Akbar

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Retrato de Akbar.

Yalaluddin Muhammad Akbar (15 de octubre de 1542 - 27 de octubre de 1605), más conocido como Akbar el Grande, fue un gobernante del Imperio mogol desde 1556 hasta 1605. Se le considera el mayor de los emperadores mogoles.

Carrera política[editar]

Akbar nació en Urmakot. Era hijo de Humayun y de Hamida Begun. Su padre fue expulsado del trono de la India tras una serie de decisivas batallas contra el afgano Sher Shah Suri. Después de más de 12 años de exilio, Humayun recobró el trono aunque fue unos meses antes de su muerte en 1556. Akbar le sucedió el mismo año, bajo la regencia de Bairam Khan, un noble que se dedicó a repeler a los diferentes pretendientes al trono y que supo mantener el orden y la disciplina dentro del ejército. Una vez estuvo restablecido el orden, Akbar tomó las riendas del gobierno en marzo de 1560.

Algunos historiadores especulan que Bairan Khan intentó destronar o asesinar a Akbar cuando este alcanzó la mayoría de edad. Tal vez por eso, Akbar, que sospechaba de las ambiciones de Khan, le sugirió que realizara una peregrinación a La Meca y ordenó que le asesinaran.

El 5 de noviembre de 1556, el ejército mogol derrotó a las fuerzas del general hindú Hemu en la segunda batalla de Panipat, lo que aseguró el trono de Akbar.

Cuando subió al trono, sólo una pequeña parte de lo que antiguamente constituía el imperio mogol estaba todavía bajo su control y Akbar se prometió a sí mismo que recuperaría todo el territorio. Expandió el imperio mogol incluyendo Malwa (1562), Guyarat (1572), Bengala (1574), Kabul (1581) y Kandesh (1601). Akbar instaló gobernadores en las provincias conquistadas que quedaron bajo su autoridad. En 1568 se produjo el famoso asedio de Chitor.

Akbar no quiso que su corte estuviera demasiado cerca de la ciudad de Delhi. Ordenó que se trasladara a la ciudad de Fatehpur Sikri, cerca de Agra, pero este emplazamiento se convirtió en inviable (por falta de agua).

Religión[editar]

Durante el reinado de Akbar, el imperio mogol incluía a hindúes y musulmanes. Las dos creencias religiosas estaban separadas por profundas diferencias; los musulmanes podían comer vaca, algo prohibido para los hindúes que la consideran un animal sagrado. Lo mismo ocurría con las bebidas alcohólicas o el cerdo pero a la inversa. La mayoría del pueblo era hinduista mientras que los gobernantes eran musulmanes.

Akbar potenció la tolerancia entre religiones. Intentó que se reconciliaran las diferencias creando una nueva religión a la que llamó Din-i-Ilahi que incorporaba tanto al islam como al hinduismo. Rechazó el impuesto de la yizia que se aplicaba a los no musulmanes. El emperador se casó también con diversas princesas indias, aunque este gesto se considera más político que un intento de reconciliación entre religiones. En su corte recibió a representantes del cristianismo, tanto de las iglesias nativas de la India, como no indios. Numerosos jesuitas participaron en encuentros organizados por Akbar.[1]

Patrón de las artes[editar]

Aunque Akbar era analfabeto, amaba el conocimiento y tenía por costumbre invitar a personas de diversas religiones para discutir sobre asuntos mundanos. Fue mecenas de numerosos talentos literarios como los hermanos Feizi y Abul Fazl. Ordenó transcribir numerosos escritos científicos del sánscrito al idioma persa.

Últimos años[editar]

Los últimos años del reinado de Akbar estuvieron distorsionados por los problemas de sus hijos. Dos de ellos murieron en la juventud, y el tercero, Salim, conocido después como el emperador Jahangir, se rebeló en diversas ocasiones contra su padre. Todos estos problemas afectaron la salud de Akbar que murió en Agra el 27 de octubre de 1605. Sus restos reposan en un mausoleo en Sikandra.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]