Reino de la Araucanía y la Patagonia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Royaume d'Araucanie et de Patagonie
Reino de la Araucanía y la Patagonia
1860-1862
Bandera Escudo
Bandera Escudo
Lema nacional: Independencia y libertad (en francés, Indépendance et liberté)
Himno nacional: Himno a Orélie Antoine I (Wilhelm Frick Eltze, 1864[1]​)
Ubicación de Reino de la Araucanía
Capital Perquenco
Idioma oficial mapudungun
Gobierno Monarquía constitucional
Período histórico Siglo XIX
 • Proclamación de Orélie Antoine I 17 de noviembre de 1860
 • Arresto de Orélie Antoine I 5 de enero de 1862

El Reino de la Araucanía y la Patagonia (en francés: Royaume d'Araucanie et de Patagonie), también denominado Reino de Nueva Francia (en francés: Royaume de Nouvelle-France) fue un estado no reconocido instituido en territorio mapuche y tehuelche por un decreto proclamado el 17 de noviembre de 1860 de Antoine de Tounens, un procurador del Tribunal de primera instancia de Périgueux en Francia y un aventurero francés quien afirmó que las regiones de la Araucanía y la Patagonia oriental no necesitaban depender de ningún otro estado. recibió la ayuda de algún jefe mapuche que querían mantener su independencia del gobierno chileno. Antoine de Tounens fue arrestado el 5 de enero de 1862 por las autoridades chilenas y fue encarcelado y declarado loco por un juicio del tribunal de Santiago del 2 de septiembre de 1862.[2]​ y fue expulsado a Francia el 28 de octubre de 1862.[3]​ Más tarde Antoine de Tounens intentó tres veces regresar a Araucana para reclamar su reino pero fue expulsado todo el tiempo. Desde su muerte, existe una línea sucesoria de pretendientes al trono.

Historia[editar]

Orélie Antoine de Tounens con vestido tradicional mapuche.

En 1858, Antoine de Tounens, un procurador del Tribunal de primera instancia de Périgueux en Francia después de ser influenciado por el libro "La Araucana" por Alonso de Ercilla, decidió ir a Araucanía para fundar un reino.[4]​.

Antoine de Tounens llegó en 1858 al puerto de Coquimbo y después de pasar algún tiempo en casa de una dama francesa en Valparaíso y Santiago, se dirigió a la zona de la Araucanía desde el puerto de Valdivia. Allí se contactó con el lonco Quilapán, al que sugirió la idea de fundar un Estado para el pueblo mapuche con la promesa de lograr apoyo diplomático francés para los mapuches durante la época final de la Guerra de Arauco. Su propósito era, según aseguraba en su correspondencia, «civilizar a los araucanos».[5]

Quilapán permitió el ingreso de Tounens a sus tierras, cuyo paso estaba prohibido para los huincas (extranjeros), quien el 17 de noviembre de 1860 fundó allí el Reino de la Araucanía, del cual fue proclamado rey bajo el nombre de Orélie Antoine I.[6]

En los días siguientes, Tounens promulgó la constitución del reino y, según algunos, el 20 de noviembre del mismo año declaró la anexión de la Patagonia, estableciendo como límites el río Biobío en Chile por el norte, el océano Pacífico por el oeste, el océano Atlántico por el este desde el río Negro en la actual Argentina hasta el estrecho de Magallanes, límite austral continental del Reino.

Un año después de esta proclama, un parlamento mapuche compuesto por un grupo de jefes locales (arribanos, habitantes de los valles de la Precordillera), aceptó supuestamente sus pretensiones.[7]

Las fuentes históricas, escasas, aseguran que tuvo cierto contacto con algunas autoridades del pueblo mapuche, si bien el sedicente rey nunca tuvo el control de ningún punto del territorio. Las autoridades tradicionales mapuches continuaron en funciones, no se alteraron las costumbres y el estado nunca llegó a establecerse. Tounens fue aceptado por la comunidad, en especial por Quilapán, como un extranjero capaz de logar el apoyo de una potencia europea; no hay indicios de que lo reconociera como soberano, si bien siguió algunos de sus consejos y le permitió usar el título de rey.[8]

Los mapuches conocidos como abajinos, gente de los llanos del Valle Central, entre los ríos Biobío y Toltén, nunca reconocieron a Tounens y lo denunciaron ante Saavedra.

Tounens viajó a Valparaíso para dar a conocer su reino al gobierno de Chile, en aquel entonces bajo la presidencia de Manuel Montt, quien no reconoció el nuevo Estado. Después de regresar a la Araucanía, el gobierno chileno bajo el mandato del nuevo presidente José Joaquín Pérez ordenó la búsqueda y arresto del rey Orélie Antoine, bajo los cargos de perturbación al orden público. Uno de sus acompañantes, criollo y probablemente miembro del ejército chileno, lo entregó a orillas del río Malleco, en enero de 1862, siendo trasladado a Nacimiento y luego a Los Ángeles.

Antoine de Tounens fue juzgado loco por un fallo de la corte de Santiago del 2 de septiembre de 1862[9]​ y Fue expulsado a Francia el 28 de octubre de 1862.[10]

En Europa, Tounens promocionó su aventura, siendo apoyado por algunos empresarios para financiar un segundo viaje, realizado a fines de 1869. Sin embargo, durante aquellos años, el gobierno chileno había realizado maniobras militares en el territorio para incorporarlo a la República, por lo que Tounens no fue recibido con el apoyo anterior, debiendo huir a Buenos Aires. Se supone que en esta ocasión arribó con un navío cargado con armas y algunos petrechos militares.[11]

Tras intentar dos nuevos ingresos en 1874 y 1876, murió el 17 de septiembre de 1878.

Un testimonio oral de su presencia aparece en boca de Juan Calfucurá quien dijo a su entrevistador cincuenta años después de la aventura de Tounens:

"Mi padre protegió al rey Aurelio. En la segunda entrada que hizo en la Araucanía, el coronel Saavedra ofreció paga al que lo matase. Entonces Aurelio tuvo miedo y mi padre me mandó dejarlo a Salinas Grandes a las posesiones de Cafulcurá...Dicen ahora que ese rey era loco. Así sería. El hombre ese vivía retirado. No le gustaban las fiestas. Conversaba con los caciques viejos y los visitaba seguido. No se le conocieron mujeres. Vestía el traje mapuche y se dejaba melena larga como los indios. Comía sus mismos alimentos. Partía muchas manzanas para secarlas al sol y comerlas así".

Juan Calfucurá[12]

El 28 de agosto de 1873, el tribunal de París dictaminó que Antoine de Tounens, conocido como "rey de Araucania y Patagonia", no justificó su condición de soberano.[13]

Antoine de Tounens murió en la miseria el 17 de septiembre de 1878 en Tourtoirac en Francia.

Territorio[editar]

Extensión del territorio reclamado por el Reino sobre fronteras actuales.

El territorio reclamado por el Reino correspondía básicamente a aquellas comarcas que no habían sido sometidas por los gobiernos de la República Argentina y la República de Chile. Tounens las consideraba Terra nullius ya que, como asegura en su proclamación, "... no depende de ningún otro estado; ... se halla dividida por tribus..."

Gran parte de la Patagonia oriental ubicada al sur del río Colorado se encontraba habitada por los pueblos indígenas, mientras que al occidente de los Andes el límite entre mapuches y chilenos estaba definido por el río Biobío, de acuerdo a lo estipulado en el Parlamento de Quilín de 1641. En ambos casos los estados argentino y chileno reivindicaban dichos espacios como propios en virtud del principio de uti possidetis ya que habían sido nominalmente parte del imperio español, conforme la concesión del papa Alejandro VI según las llamadas Bulas Alejandrinas; la Patagonia se inscribía en la Gobernación de Nueva León, concedida por la corona española al noble gallego-portugués don Simón de Alcazaba y Sotomayor.

Es así que diversos asentamientos existían hacia el sur de los límites mencionados; Valdivia, Osorno y el archipiélago de Chiloé habían sido territorios hispanos con aterioridad a la independencia de Chile y fueron posteriormente incorporados a este país, mientras su gobierno avanzaba en la colonización de Llanquihue desde 1845, especialmente con inmigrantes de origen alemán. Asimismo existieron poblaciones de fundación hispánica al oriente de la cordillera de los Andes, tales como Carmen de Patagones. El territorio en torno al estrecho de Magallanes y Tierra del Fuego también, fue habitado por pobladores chilenos y argentinos desde los años 1840.

Los grupos indígenas mapuches y tehuelches ocupaban el territorio que Tounens reclamaba como su reino, la mayor parte de ellos resistiendo con diferentes estrategias la presión de los estados nacionales surgidos de la independencia.

En Chile, reconocidos como parte de un conflcito y firmantes de tratados con el gobierno central, los mapuches alternaban las alianzas y los ataques con el gobierno de Santiago. No siempre sus acciones eran coordinadas, ya que no había una autoridad central; algo que Tounens menciona, también, en su proclamación; "... un gobierno central es reclamado, tanto por el interés particular como en el orden general..." A tenor de sus declaraciones posteriores y en consonancia con el pensamiento eurocéntrico de su época, él sería el indicado para organizar la resistencia indígena estableciendo una monarquía similar a las europeas.

En Argentina, donde la presencia del francés fue esporádica, los mapuches y los pueblos "araucanizados" llamados genéricamente "pampas", resistían por medio de incursiones (malones) a través de la extensa y permeable frontera entre sus dominios (los criollos lo llamban "el desierto") y las poblaciones dependientes del los estados provinciales. También aceptaban firmar tratados con los gobiernos (y a veces con las facciones polìticas) de Argentina y en numerosas ocasiones se reconocían como "argentinos". La prensa porteña, sin embargo, solía mencionarlos como "chilenos" con propósitos propagandísticos. Excepto con Calfucurá, quien lo recibió por la amistad que lo unía a Quilapán, Tounens no tuvo contacto con grupos indígenas de esta región, mucho menos con los tehuelches, moradores de la Patagonia que el francés también reclamaba. Hay que notar que los mapas europeos y estadounidenses de la época muestran al territorio al sur del río Negro como una entidad aparte respecto de Chile o de Argentina; lo que expresa sin dudas la pretensión de las potencias de lograr derechos sobre esas tierras pobladas por "salvajes" y sin control pleno de los estados nacionales vecinos.

En los años sucesivos, el territorio reivindicado por el aventurero francés, que Argentina y Chile consideraban propio sería efectivamente ocupado por ambas repúblicas a través de campañas militares conocidas como la Pacificación de la Araucanía en Chile y la Conquista del Desierto en Argentina; como también por exploraciones militares y el establecimiento de poblaciones criollas e inmigrantes venidas de Europa. Los indígenas que se resistieron fueron exterminados o perseguidos a ambos lados de la Cordillera y quienes se sometieron recibieron algunas parcelas para el cultivo o la ganadería. En ninguno de estos momentos históricos, el supuesto reino de Araucania fue mencionado, ni sus proclamados reyes, intervinieron de alguna manera en la defensa del territorio que reclamaban.

Actualmente, los mapuches, en especial en Chile, reivindican sus derechos ante los atropellos del estado y de grandes propietarios privados que, como Tounens, pretenden arrogarse su representación.

Constitución[editar]

Desde 1851, Orélie Antoine de Tounens fue procurador del Tribunal de primera instancia del distrito de Périgueux.

La Constitución del Reino de la Araucanía fue el pretendido texto fundamental de la monarquía constitucional del Reino de la Araucanía y la Patagonia. Redactada por el abogado y aventurero francés Orélie Antoine de Tounens, fue promulgada el 17 de noviembre de 1860, con la proclamación de este último como Rey de la Araucanía y la Patagonia, bajo el nombre Orélie Antoine I. Nunca tuvo vigencia y en ella no participaron los pobladores mapuches, ni se tuvo en cuenta sus tradiciones.

La carta constitucional constaba de nueve títulos integrados por un total de 64 artículos. El preámbulo se basaba en cinco principios: a) un rey o reina siguiendo el orden hereditario; b) un grupo de ministros dependientes directamente del rey; c) un Consejo de Privilegiados, compuesto por los nobles del reino; d) un Consejo de Estado, que se encarga junto con los ministros de hablar en nombre del gobierno y, e) un cuerpo legislativo electo por sufragio universal.

Pretendientes al trono de Araucania y Patagonia después de Antoine de Tounens[editar]

El 28 de agosto de 1873, el tribunal de París dictaminó que Antoine de Tounens, conocido como "rey de Araucania y Patagonia" no había jistificado su condición de soberano.[14]

Antoine de Tounens no tuvo hijos, pero desde su muerte en 1878, ciudadanos franceses sin ninguna relación familiar con él se declaran pretendientes al trono de la Araucanía y la Patagonia sin que quede claro que los mapuches aceptan o están informados.[15]

En 1882, tres años y medio después de la muerte de Antoine de Tounens, un francés Achille Laviarde declaró que Antoine de Tounens lo había nombrado heredero del trono de Araucania por un testamento. Achille Laviarde se declaró rey de Araucania bajo el nombre de Aquiles I.

Los pretendientes al trono de Araucania y la Patagonia son designados como soberanos de fantasía[16][17][18][19][20]​, "teniendo solo pretensiones imaginarias de un reino sin existencia legal y sin reconocimiento internacional".[21]

No obstante, el pretendiente al trono Philippe Boiry ha afirmado que el título habría sido preservado en la persona de Laure Thérèse Cros, hija de Antoine Hippolyte Cros. A la muerte de Laure Thérèse Cors, le habría sucedido su hijo, Jacques Antoine Bernard, quien en 1951 habría abdicado en favor de Boiry. La principal evidencia esgrimida es una carta de consentimiento de Antonio III y un certificado en el que se consigna la abdicación y transmisión de la sucesión del título, con fecha 12 de mayo de 1951.

Los reyes o pretendientes que sucedieron al fundador jamás visitaron el Reino hasta que Boiry estuvo un par de semanas en Argentina y Chile en abril de 1989. En esa oportunidad, declaró que se titulaba príncipe y no rey puesto que su reino «ha sido conquistado y destruido».[22]

El periodista Enrique Oliva, corresponsal del diario Clarín de Buenos Aires en Francia, denunció en varios artículos de prensa al supuesto monarca; por vender títulos nobiliarios "tan falsos como su presunta majestad". En su libro; "El Rey de la Araucania y Patagonia", de 1995, Oliva con el seudónimo de Lepot, explica la historia del "reino", al que niega toda existencia real, e impugna la sucesión de Boiry. En una publicación francesa, del año siguiente, Oliva escribió un capítulo, titulado "Le Roi de Patagonie", donde ratifica sus dichos. Boiry, a su vez, presentó una demanda ante la justicia francesa reclamando una indemnización y con la pretensión de validar su título por vía judicial; la corte desestimó estas denuncias en 1997.[23]​ Actualmente existen dos personas que reclaman la sucesión al trono de este estado inexistente, cada una de las cuales mantiene sitios de Internet y ejercen sus "derechos" otorgando falsos títulos nobiliarios. También aparecen reclamos sucesorios en algunos sitios de Internet que apelan a supuestas instituciones y designaciones para ocupar el puesto ante la eventualidad de la restauración de la Carta Patente de 1908.[24]

Cultura[editar]

Notas y referencias[editar]

Referencias[editar]

  1. El himno, en realidad, es una parte de una opereta que satiriza a Oréllie. THE OPERA OF GUILLERMO FRICK AND THE ARAUCANIAN NATIONAL ANTHEM. Consultado 11/05/2016
  2. Robert L. Scheina, Latin America's Wars: The age of the caudillo, 1791-1899, Brassey's, Incorporated, 2003, página 367.
  3. Jacques Lagrange, Le roi français d'Araucanie, PLB, 1990, página 11.
  4. Christian Rudel, Le Chili, KARTHALA Editions, 2011, página 114.
  5. Sarramone, Alberto. Orllie-Antoine I: un rey francés de Araucanía y Patagonia p. 73/74
  6. Bengoa, José. Historia del pueblo mapuche: (siglo XIX y XX) Ediciones Sur, Santiago 1996 (primera edición 1985). Página 186 y ss.
  7. Bengoa, José. Historia del pueblo mapuche: (siglo XIX y XX) Ediciones Sur, Santiago 1996 (primera edición 1985), página 188.
  8. Bengoa, José. Historia del pueblo mapuche: (siglo XIX y XX) Ediciones Sur, Santiago 1996 (primera edición 1985), página 188.
  9. Robert L. Scheina, Latin America's Wars: The age of the caudillo, 1791-1899, Brassey's, Incorporated, 2003, página 367.
  10. Jacques Lagrange, Le roi français d'Araucanie, PLB, 1990, página 11.
  11. Bengoa, José. Historia del pueblo mapuche: (siglo XIX y XX) Ediciones Sur, Santiago 1996 (primera edición 1985), página 187, nota.
  12. Guevara, Tomás. Las últimas familias i costumbres araucanas, Santiago de Chile, 1913.Citado por Bengoa, página 188, nota 2
  13. Le XIXe siècle : journal quotidien politique et littéraire,1873.
  14. Le XIXe siècle : journal quotidien politique et littéraire,1873.
  15. Anthony Peregrine, France's forgotten monarchs, Telegraph 5 de febrero de 2016.
  16. Bruno Fuligni, Politica Hermetica Les langues secrètes, Edición L'Age d'homme, 1999, página 135.
  17. Journal du droit international privé et de la jurisprudence comparée, 1899, página 910.
  18. Henri Montaigu Histoire secrète de l'Aquitaine, Edición A. Michel, 1979, página 255.
  19. Camille Lavoix Argentine : Le tango des ambitions, Edición Nevicata 2015, página
  20. Bulletin de la Société de géographie de Lille, 1907, página 150.
  21. Intermédiaire des chercheurs et curieux, 1972, página 51.
  22. http://www.drault.com/pdb/Personajes/detounens-juicio.html
  23. http://www.lanacion.com.ar/68698-la-justicia-no-le-creyo-al-rey-de-la-patagonia
  24. El sitio http://reinodelapatagonia.7p.com/ (hoy desaparecido) reivindicaba al estanciero Astolfo Pazos y Cucullu (1926-2011), noble español vinculado a la Casa del Codesal, como rey en virtud de cierta Logia San Ceferino
  25. «Premios Goya 1987 - Mejor película extranjera de habla hispana». www.premiosgoya.com. s/f. Consultado el 4 de febrero de 2018. 
  26. http://www.imaginacionatrapada.com.ar/Cine/la_pelicula_del_rey.htm
  27. http://www1.rionegro.com.ar/diario/2009/03/27/1238122482165.php
  28. Rey (2017) en IMDB. Consultado 1 de febrero de 2018
  29. Película chilena se sumerge en la historia del Rey de La Araucanía en El Mostrador 13 diciembre, 2017. Consultado 1 de febrero de 2018

Bibliografía[editar]

  • Bengoa, José (1996). Historia del pueblo mapuche (siglo XIX y XX). Santiago de Chile: Ediciones Sur. 
  • Boiry, Philippe (Felipe I de la Araucanía) (1989). Histoire du Royaume d'Araucanie (1860-1979): Une dynastie de princes françaises en Amérique Latine (en francés). París: S.F.A. 
  • Braun Menéndez, Armando (1973). El reino de Araucanía y Patagonia. Buenos Aires: Editorial Francisco de Aguirre. 
  • Galatoire, Adolfo José (1967). Reyes franceses para la Patagonia. Buenos Aires: Revista Todo es Historia, Nº8. 
  • Galatoire, Adolfo José (1972). ¿Quién fue el rey de la Patagonia?. Buenos Aires: Editorial Plus Ultra. 
  • Lepot, François (1995). El rey de la Patagonia. Buenos Aires: Editorial Corregidor. 

Enlaces externos[editar]