Araucanización

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Se denomina araucanización[1]​ al proceso de expansión y difusión de un conjunto de rasgos culturales de los araucanos, tales como la lengua mapudungún, costumbres, creencias y rituales, así como sus conocimientos sobre el tejido, metalurgia y cultivos por sobre otras parcialidades y naciones.[2][3]

Origen del concepto[editar]

El concepto araucanización se debe a Salvador Canals Frau quien lo utilizó en su contribución al primer volumen del "Handbook of South American Indians", fue desarrollado por John M. Cooper en la década de 1940.

Territorio de expansión[editar]

La araucanización fue un proceso que se extendió desde un vasto territorio inicial que actualmente comprende las regiones de la Araucanía, el Biobío, Los Ríos y Los Lagos en Chile hacia el este, atravesando la Cordillera de los Andes, para ubicarse después en el actual territorio de Argentina, primero a los valles cordilleranos y luego a la Pampa y la Patagonia oriental, empezando por el norte de la provincia del Chubut, provincias del Neuquén, Río Negro, La Pampa, el sur de las provincias de Mendoza y San Luis, y en la Provincia de Buenos Aires hasta las inmediaciones de Río Salado.

Historia[editar]

Antecedentes[editar]

El origen de los mapuche o araucanos aún es discutido; sin embargo, hacia el siglo V ya existían manifestaciones culturales en Chile que pueden rastrearse hasta la época actual, los restos de la cultura Pitrén, antecesora de la mapuche se habría extendido a las zonas norte y centro de Neuquén, en el lado este de la Cordillera de los Andes, así lo afirma el historiador José Millalén Paillal:[4]

No obstante que la historiografía tradicional chilena y argentina se ha esforzado en hacer creer que el poblamiento mapuche de la amplia zona ubicada al oriente de la cordillera de Los Andes se habría producido tardíamente entre los siglos XVIII y XIX en el marco de un proceso que han denominado "araucanización de las pampas", la revisión detallada de fuentes de los inicios del periodo colonial que reiterada y tempranamente hacen referencia a la existencia de la población Puelche (puel: este, che: gente; gente del este en mapudungun), la existencia de toponimia mapuche registrada también tempranamente por viajeros y misioneros españoles en esta zona, los datos aportados por la arqueología (cerámica del tipo Pitren en las zonas norte y centro de la provincia de Newken hacia fines del primer milenio de nuestra era), sumada a la existencia actual de memoria histórica mapuche de que el puelmapu constituye parte del territorio ancestral, hacen suponer fundadamente que su presencia en este amplio espacio del oriente cordillerano es muy anterior a lo tradicionalmente sugerido por diversos autores de ambos países.

La Sociedad Mapuche Prehispánica: Kimün, Arqueología y Etnohistoria.

José Millalén Paillal

Históricamente los mapuches se ubicaban geográficamente entre los ríos Itata y Toltén, en Chile y se encontraban emparentados lingüística y culturalmente con los grupos mapuches vecinos denominados hoy picunche y huilliche.[5]

Los mapuches presentaron una gran resistencia a la dominación tanto del Incario como de la corona española durante todo el siglo XVI, logrando expulsar a los españoles de su territorio. La Guerra de Arauco se prolongó durante toda la primera mitad del siglo XVII hasta la última gran rebelión mapuche de 1655, fecha desde la cual las relaciones fronterizas se distendieron y se produjeron importantes transformaciones sociales en el pueblo mapuche, fruto de su expansión a las pampas argentinas y la intensificación del comercio entre éstos y los criollos.[5]

Para esa época los mapuches ya hacían muestra de que el contacto con los españoles los había cambiado, pasaron de un pueblo de organización tribal a estar gobernados por varios estados independientes entre sí llamados butalmapus.[6]​ El poder se concentró en torno a las familias de los loncos ante necesidad de organizarse en las guerras contra los europeos y crear grandes ejércitos para rechazarlos, comerciar con ellos y concentrar el ganado y riquezas para tener más poder de negociación en los parlamentos con los criollos.[1][7]

Proceso de araucanización[editar]

En Chile[editar]

Previamente para mediados del siglo XVI, el área norte de Chiloé ya estaba poblada por un pueblo horticultor y pescador de lengua mapuche y que en la historiografía es conocido como cunco (a menudo considerados como una parcialidad de los huilliche), y de quienes se cree que habían arribado a la zona desde el continente unos siglos antes. A partir de esta migración, este grupo habría aculturizado parcialmente a los payos y a los chonos.

En Argentina[editar]

Iniciado en Argentina este proceso alrededor del siglo XVI sobre la región cordillerana, se desarrolló fundamentalmente durante el siglo XVIII extendiéndose paulatinamente al sur mendocino y las llanuras mediante la difusión de elementos culturales y el desplazamiento de pequeños grupos de pehuenche araucanizados y huilliches y posteriormente de mapuches de la Araucanía (los mapuches usaron los nombres tehuelche -chewelche "gente bravía"- y puelches -pwelche "gente del este"- para denominar varias de las etnias de esta región de manera un tanto inconsistente.

El interés de estos grupos mapuches por esta región se centraba, esencialmente, en su riqueza del ganado. Otra razón fue la presión demográfica que ejercían los españoles en sus campañas en la región de Arauco.[7]​ Además estaba la alta densidad demográfica de la comarca, aunque las autoridades estimaban en 100.000 ó 70.000 salvajes en 1793 y 1812 respectivamente,[8]​ la cifra real probablemente alcanzaba las 150.000 a 200.000 personas.[9]​ A partir de entonces es que empezaron las grandes migraciones a la Pampa.[10]

Ya en una fecha tan temprana como 1810 los huilliches de Valdivia migraron a las Grandes Salinas o Lagos Salados.[11]​ A estos se les sumaron la mayor de las migraciones, producida entre 1818 y 1823: la de los vorogas. Esta última inmigración, según el profesor Roberto Edelmiro Porcel —miembro de número de la Academia Argentina de la Historia— se produjo durante el transcurso de la Guerra a muerte en Chile, desde 1819 hasta 1824, mediante numerosas inmigraciones de mapuches al este de la Cordillera de los Andes, que llegaron a las Salinas Grandes, Sierra de la Ventana, Guaminí y Epecuén.[12][13][14][15]

Es así como durante la Guerra de la Independencia de Chile, los mapuches vorogas del Cautín que lucharon a favor de los españoles en apoyo del rey Fernando VII,[16]​ vencidos, huyeron a la Argentina junto con los hermanos Pincheira y sus guerrilleros realistas. En su viaje fueron acompañados por abajinos de Venancio Coñoepán de Cholchol y los huilliches de Maquehua.[17]​ El número de vorogas que cruzaron la cordillera fue de 40.000, contando lanzas y chusma,[18]​ aunque otras estimaciones rebajan la cifra a 10.000.[19]​ Tras malonear primeramente en el sur de Mendoza, San Luis, Córdoba, Santa Fe y oeste de Buenos Aires, luego ocuparon con el apoyo de los Pincheira y sus soldados las tierras de los pampas, a los que vencieron y persiguieron.[14]​ De hecho, la presión demográfica de los recién llegados se hizo sentir de inmediato, los ranqueles por ejemplo tuvieron que moverse al norte-centro de la Pampa, aunque luego se expandieron a Tandil.[11]​ Por otro lado, los tehuelches y pampas fueron desplazados hacia el norte de la Pampa o hacia la Patagonia o se mestizaron con los araucanos. Por ejemplo, los manzaneros que vivían entre el lago Nahuel Huapi y la actual San Carlos de Bariloche eran una agrupación formada por pehuenches, huilliches y tehuelches.[11]

A su vez, los vorogas fueron masacrados el 8 de septiembre de 1834 por los huilliches de Calfucurá en Masallé con la aprobación de Juan Manuel de Rosas,[15]​ el huilliche había llegado a las Grandes Salinas con apenas cien guerreros.[20]​ Algunos sobrevivientes se dispersaron y terminaron formando la tribu de Coliqueo pero la mayoría optó por el sometimiento a Calfucurá.[19]​ Esta actitud se puede deber a que en 1830, las dos tribus más poderosas de la Pampa, ranqueles y vorogas, se habían unificado bajo el mando de Yanquetruz pero al año siguiente los primeros abandonaron la alianza producto de su desconfianza a Rosas ya que creían que este planeaba atacarlos.[21]​ Así los vorogas permanecieron aliados de Buenos Aires y tuvieron que avanzar contra los tehuelches y ranqueles. Rosas, temiendo la reconstrucción de esta alianza, y esta vez no a su favor, probablemente permitió el ataque.

Otra migración de importancia fue la de los mismos Pincheira, quienes acompañados de bandoleros, guerrilleros realistas, pehuenches y algunos vorogas cruzaron en 1826 los Andes y se instalaron entre los boroanos con los que lanzaron diversos malones a lo largo de toda la Pampa por más de dos años.[22]​ Luego, en 1829 los vorogas se aliaron con Rosas y abandonaron a los realistas a cambio de poder quedarse en las Grandes Salinas. En esos mismos momentos una tropa de 30 soldados chilenos y mil lanzas abajinas y boroanas para acabar con los realistas pero al no contar con el apoyo bonaerense tuvieron que aliarse con los tehuelches septentrionales para combatirlos.[21]​ Tras dos años la tropa de disolvió, y su líder, Venancio Coñoepán, se quedó combatiendo al servicio de Buenos Aires junto a los tehuelches y pampas a los salineros, sirviendo de cinturón defensivo ante sus incursiones,[21]​ hasta que fue vencido y muerto por Calfucurá.[23]

El vado de Choel-Choel era fundamental para el control de los arreos de ganado robado con destino a Chile, a través del llamado camino de los chilenos. Alrededor de 1821, un malón de moluches apoyados por tropas regulares de Chile, provistas además de artillería, derrotó a 1.800 guerreros tehuelches, tomando el control del vado. Luego de este combate, el pueblo mapuche fue tomando posesión definitiva del territorio y mezclando su sangre con las mujeres de sus vencidos.[24]

Este proceso comenzó a ser interrumpido por la Pacificación de la Araucanía y la Conquista del Desierto en los actuales territorios de Chile y Argentina respectivamente. Entre las últimas migraciones de importancia, durante la década de 1870 se produjo la emigración de unos 10.000 mapuches cruzaron desde Chile a Argentina como consecuencia de la Pacificación de la Araucanía y durante el transcurso de la década de 1880, e igualmente otro número importante realizaría la inmigración desde Argentina hacia Chile debido a la Conquista del Desierto.[25]​ Finalmente, debido a las reducciones de territorio a que fueron sometidos varios miles de mapuches en Chile, un grupo de ellos volvería a cruzar los Andes hacia Argentina desde el lado chileno durante la última década de dicho siglo.[1]

Debate sobre la aplicación del concepto de genocidio[editar]

El concepto genocidio surgió a partir de la segnda mitad del siglo XX con el fin de señalar aquellos "actos con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso".

Existen diversas opiniones que arriban a la conclusión de que la araucanización constituyó un genocidio. Tal es la postura sostenida en la declaración efectuada por el tehuelche Roberto Chagallo[26]​ para quien en 1806, el invasor araucano Choroy con una poderosa caballería y lanzas arrasaron a la infantería tehuelche, que se defendió con boleadoras. Una posición similar es la sostenida por Roberto Edelmiro Porcel.[27]

Consecuencias[editar]

Debido a las guerras tribales y continuas venganzas, que respondían a ataques con ataques y a muertes con muertes, se produjeron enormes matanzas y pérdidas de vidas entre las distintas etnias, muriendo millares de indígenas de lanza y de chusma; muchas veces sin distinguir siquiera entre hombres, mujeres y niños.[28]

Crítica[editar]

Lenton elaboró una crítica al concepto de araucanización argumentando que el mismo se apoya sobre el concepto de nacionalismo. Indican que la presencia, en las Pampas o Patagonia extraandina, de rasgos culturales o grupos humanos cuyo origen remite a la Araucanía fue advertida muy tempranamente por cronistas, exploradores, militares y misioneros. Pero es destacado como un fenómeno importante en la medida en que comienzan a consolidarse los estados nacionales argentino y chileno, a fines del siglo XIX.

En la medida en que ambos estados fueron controlando militarmente el territorio, la cuestión indígena dejó de ser un tema importante para las élites dirigentes y el tema geopolítico pasa a ser el dominante y la cuestión indígena queda, así, absorbida por la cuestión geopolítica.

Lenton utiliza los conceptos de Estanislao Zeballos que identifica como ideólogo de la Campaña del Desierto. Señala como los grupos que fueron tenidos por 'invasores' por él eran los que estaban exactamente en los territorios donde el estado argentino tenía proyectos de expandirse. Así los indios al sur del río Negro no eran invasores en 1879, año en que tiene lugar una campaña militar que tiene como límite sur, dicha demarcación.[29]

Referencias[editar]

Notas[editar]

  1. a b c Argentina: Historiador Rodolfo Casamiquela : "Los mapuches son chilenos... no tienen derecho sobre la tierra". Diario de El Bolson BW. 12 de junio de 2007. Consultado el 27 de febrero de 2012.
  2. ORTELLI, Sandra: "La araucanización de las pampas: ¿realidad histórica o construcción de los etnólogos?", Anuario del IEHS 11, 1996, Tandil, UNCPBA, págs. 203-255.
  3. Bengoa, 2000: 54
  4. 1969-, Millalén Paillal, José, (2006). --Escucha, winka--! : cuatro ensayos de Historia Nacional Mapuche y un epílogo sobre el futuro. LOM Ediciones. ISBN 9562828514. OCLC 123502187. 
  5. a b El pueblo mapuche, sitio web Memoria chilena, consultado el 29/10/2008.
  6. Bengoa, 2000: 63-65
  7. a b Bengoa, 2000: 52-58
  8. Thayer Ojeda, Luis (1989). Orígenes de Chile: elementos étnicos, apellidos, familias. Editorial Andrés Bello. Santiago de Chile, pp. 204; 272.
  9. Bengoa, 2000: 37
  10. Bengoa, 2000: 252-253
  11. a b c Bechis, 2000: 42
  12. PORCEL, Roberto Edelmiro: "La araucanización de nuestra pampa", Buenos Aires, 2007, página 21.
  13. Neuquén, los pueblos originarios y los posteriores
  14. a b Neuquén, los pueblos originarios y los posteriores. Parte II
  15. a b Neuquén, los pueblos originarios y los posteriores. Parte III
  16. Bengoa, 2000: 146
  17. Bengoa, 2000: 109
  18. De la entrevista que hizo Mariano Grondona al profesor Roberto Edelmiro Porcel en el programa Clases del 22 de noviembre de 2009.
  19. a b Último Capítulo del libro: Salas Historia de un Matador
  20. Bechis, 2008: 38
  21. a b c Bechis, 2008: 46
  22. Bechis, 2008: 42 y 46
  23. Bechis, 2000: 149
  24. PORCEL, Roberto Edelmiro: "La araucanización de nuestra pampa", Buenos Aires, 2007, pág. 21 y 29.
  25. Bengoa, 2000: 253
  26. Chagallo Roberto. “Murieron miles y miles de mis hermanos Tehuelches en manos de Mapuches”. http://www.laangosturadigital.com.ar/v3.1/home/interna.php?id_not=33721&ori=web
  27. Porcel, Roberto Edelmiro. "Los Mapuches y los “genocidios de nuestros indios del sur” (Tehuelches)". http://www.laangosturadigital.com.ar/v3.1/home/interna.php?id_not=33837
  28. PORCEL, Roberto Edelmiro: "La araucanización de nuestra pampa", Buenos Aires, 2007, página 28.
  29. LENTON, Diana Isabel (1998). Los araucanos en la Argentina: Un caso de interdiscursividad nacionalista. Tercer Congreso de Antropología, Temuco. En Scribd Entrada del Blog Desmonumentemos a Roca del 16 de mayo de 2010

Bibliografía[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]