Fuerzas Armadas del Uruguay

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Fuerzas Armadas del Uruguay
Bandera del Uruguay

Cuerpos Military Cockade of Uruguay.svg Ejército Nacional: Comandante en Jefe General del Ejército Claudio Feola
Naval Jack of Uruguay.svg Armada Nacional: Comandante en Jefe Almirante Carlos Abilleira
Roundel of Uruguay.svg Fuerza Aérea: Comandante en Jefe General del Aire Hugo Marenco
Mandos
Comandante en jefe Tabaré Vázquez
Ministro de Defensa José Bayardi
Personal
Activo 15.800
Reserva 14.200
Gasto
Presupuesto US$ 219 millones (2014)[1]
% PIB 0,5 %

Las fuerzas armadas del Uruguay están subordinadas constitucionalmente al presidente de la república a través del ministro de Defensa. A 2003, Uruguay cuenta con más de 3.000 soldados uruguayos en doce misiones de paz de las Naciones Unidas. Los contigentes más grandes se encuentran en la República Democrática del Congo y en Haití. En la península de Sinaí, se encuentra un destacamento de 85 hombres.

Las Fuerzas armadas uruguayas cuentan con una fuerza total de 30.000 efectivos aproximadamente.

Organización[editar]

Las fuerzas armadas del Uruguay están formadas por las siguientes Ramas:

Historia[editar]

Históricamente, se considera que el ejército uruguayo tiene su bautismo de fuego en 1811, al comenzar el proceso emancipador del Reino de España; el prócer nacional, José Artigas, tuvo un papel decisivo en tales instancias.

También en esa etapa (hacia 1817) nace el embrión de lo que luego sería la Armada Nacional uruguaya.

Durante todo el siglo XIX, la presencia militar en la vida nacional fue intensa, con varios presidentes procedentes del medio castrense: Fructuoso Rivera, Manuel Oribe, Venancio Flores, Lorenzo Batlle, Lorenzo Latorre, Máximo Santos, y Máximo Tajes.

Entre el fin del siglo XIX y los últimos años de la década de 1960, los civiles dominan la política y los militares pasan a segundo plano. La acción del presidente José Batlle y Ordóñez evita la consolidación de cualquier forma de poderío territorial de los militares.[2]

La Constitución de 1918 limita enormemente la participación política de los militares.[2]​ Incluso, durante los golpes de Estado de 1933 y 1942, las fuerzas armadas uruguayas permanecen leales al presidente titular de turno, sin intervenir en esos episodios de quiebre institucional.[2]

Esto es así hasta que, en la década de los años 1970, intervienen en el combate a la guerrilla, lo cual desembocaría en el involucramiento de los militares en la política (véase al respecto el artículo sobre la dictadura cívico-militar de Uruguay).

Al retornar la democracia, a mediados de la década de los años 1980, los gobernantes civiles tuvieron una delicada tarea tendiente a que los militares volvieran a quedar restringidos a sus misiones constitucionales y legales (véase al respecto el artículo sobre la Ley de Caducidad).

Marco institucional[editar]

El 16 de julio de 2019 el parlamento uruguayo aprueba la reforma a la ley orgánica militar[3]​, ley identificada con el número 19.775[4]

Referencias[editar]

  1. http://www.datosmacro.com/estado/gasto/defensa/uruguay
  2. a b c «Participación política de las Fuerzas Armadas». ANEP. pp. 19 y siguientes. Consultado el 31 de enero de 2013. 
  3. El País, de Uruguay (16 Julio 2019). https://www.elpais.com.uy/informacion/politica/aprobo-reforma-ley-organica-fuerzas-armadas-senado.html. Consultado el 8 de noviembre de 2019. «la oposición indicó que hay aspectos inconstitucionales en la reforma y que le faltó debate».  Falta el |título= (ayuda)
  4. «Ley N° 19775 MODIFICACION DE LA LEY ORGANICA DE LAS FUERZAS ARMADAS». Centro de Información Oficial. Consultado el 8 de noviembre de 2019. «Promulgación: 26/07/2019 / Publicación: 05/08/2019». 

Enlaces externos[editar]