Ricardo III de Inglaterra

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ricardo III
Rey de Inglaterra e Irlanda
King Richard III.jpg
Información personal
Otros títulos Duque de Gloucester
Reinado 25 de junio de 1483 -
22 de agosto de 1485
Coronación 6 de julio de 1483
Nacimiento 2 de octubre de 1452
Castillo de Fotheringay,
Northamptonshire
Fallecimiento 22 de agosto de 1485
(32 años)
Campos de Bosworth,
Leicester
Entierro Abadía de Grey Friars,
Leicester
Predecesor Eduardo V
Sucesor Enrique VII
Familia
Casa real Casa de York
Padre Ricardo, tercer duque de York
Madre Cecily Neville, Duquesa de York
Consorte Anne Neville
Descendencia Edward de Middleham
John de Gloucester (ilegítimo)
Katherine Plantagenet (ilegítimo)

Firma Firma de Ricardo III

Coat of Arms of Richard III of England (1483-1485).svg
Escudo de Ricardo III

[editar datos en Wikidata]

Ricardo III de Inglaterra (Castillo de Fotheringay, Northamptonshire, 2 de octubre de 1452Campos de Bosworth, Leicester, 22 de agosto de 1485) fue rey de Inglaterra desde 1483 hasta su muerte. Último monarca de la Casa de York, su derrota y muerte en la batalla de Bosworth[1] supuso el fin tanto de los Plantagenet como de la guerra de las Dos Rosas y el advenimiento de los Tudor.

Infancia[editar]

Nació como el octavo y más joven —y cuarto superviviente— de los hijos varones de Ricardo, tercer duque de York, y de Cecilia Neville. Hasta hace poco se creía una leyenda la idea de que era un hombre deforme, jorobado y cojo de nacimiento, obra sobre todo de una ficción realizada por Tomás Moro en su discutida obra histórica inglesa, que causó una honda impresión en Shakespeare y lo inspiró en la realización (entre 1591 y 1592) de su célebre tragedia histórica The Life and Death of King Richard III, inspirada en la segunda edición de las Chronicles (1587) de Holinshed, donde el monarca aparece reflejado como un hombre jorobado, ambicioso, cruel y sin escrúpulos. Sin embargo, el reciente descubrimiento de su cadáver arroja algo de luz sobre este respecto, pues el esqueleto identificado sin género de dudas como perteneciente a Ricardo III presenta una fortísima escoliosis, que podría ser origen de dificultades al caminar y de deformidad en la postura. No obstante, Dr Stuart Hamilton, patólogo forense, afirma que Ricardo no nació con la escoliosis, sino que empezó a producirse durante la adolescencia, posiblemente de 10 a 13 años.[2]

Ricardo pasó la mayor parte de su niñez en el castillo de Middleham, en Wensleydale. Cuando su padre y su hermano mayor Edmund murieron en la batalla de Wakefield, Ricardo quedó bajo la tutela de su tío Richard Neville, decimosexto conde de Warwick, el famoso «hacedor de reyes», cuya intervención sería fundamental para deponer a Enrique VI y coronar al hermano de Ricardo Eduardo IV de Inglaterra. Durante su estancia en las tierras de Warwick, Ricardo desarrolló una profunda amistad con Francis Lovell, que duraría toda su vida. Otra compañía de su niñez fue la hija de Warwick, Ana Neville, con la que posteriormente se casaría.

Al morir su padre y su hermano Edmund, la madre de Ricardo, la duquesa de York, lo envió a los Países Bajos, lejos del alcance de la vengativa reina consorte de Enrique VI, Margarita de Anjou, junto a su hermano Jorge, más tarde duque de Clarence. Regresaron a Inglaterra tras la derrota de Lancaster en la batalla de Towton, para participar en la coronación de su hermano mayor como Eduardo IV. Entonces, Ricardo fue nombrado duque de Gloucester y armado caballero. Tras ello, fue enviado a las posesiones de Warwick en Middleham para su educación caballeresca. Con alguna interrupción, permaneció allí hasta principios de 1465, cuando tenía 12 años.

Ricardo se vio envuelto en la dureza de la política con la Guerra de las Rosas desde una temprana edad, ostentando diversos cargos.

Por una segunda vez en su juventud, Ricardo tuvo que buscar asilo en los Países Bajos, que formaban parte del ducado de Borgoña. Su hermana Margarita había contraído matrimonio con Carlos el Temerario, duque de Borgoña en 1468. Ricardo huyó junto a su hermano el rey en octubre de 1470 después de que Warwick se pasara al bando de Margarita de Anjou. Con sólo 18 años, Ricardo desempeñó un papel crucial en dos batallas que propiciaron la restauración de Eduardo en la primavera de 1471: Barnet y Tewkesbury.

Reinado de Eduardo IV[editar]

Retrato de Ana Neville.

Durante el reinado de Eduardo IV, Ricardo demostró su lealtad y habilidad como comandante militar en el norte al noreste de York, en el castillo de Middleham, donde se había establecido con Anne Neville, su esposa, quien pronto le dio un hijo legítimo, Eduardo de Middleham, príncipe de Gales (1473-1484). Se lo recompensó con grandes posesiones en el norte de Inglaterra y fue designado gobernador del Norte y con el título escocés e inglés de guardián de marchas (gardien des marches o lord warden of the Marches), convirtiéndose en el noble más rico y poderoso de Inglaterra. El 17 de octubre de 1469, se lo nombró condestable de Inglaterra. En noviembre reemplazó a William Hastings, primer barón de Hastings, como Justicia Mayor del Norte de Gales. El año siguiente, fue designado administrador y chambelán del Sur de Gales. El 18 de mayo de 1471, se lo nombró gran chambelán y lord almirante de Inglaterra. Por el contrario, su hermano Jorge, duque de Clarence, cayó en desgracia con Eduardo y fue ejecutado por traición.

Ricardo controló el Norte de Inglaterra hasta la muerte de Eduardo IV. Allí, especialmente en la ciudad de York, donde fue muy querido, elevó las iglesias de Middleham y Barnard al estatus de colegiatas. En 1482, Ricardo recuperó Berwick-upon-Tweed del reino de Escocia, la última vez que esta población cambió de manos entre los dos reinos.

Ascenso al trono[editar]

The Two Princes Edward and Richard in the Tower, 1483 por Sir John Everett Millais, 1878, parte de la colección de pintura Royal Holloway

Tras la muerte de Eduardo IV, el 9 de abril de 1483, los hijos del rey difunto (sobrinos de Ricardo), Eduardo V, de 12 años y Ricardo, duque de York, de 9, fueron los siguientes en la línea de sucesión. Ricardo fue nombrado lord Protector del joven rey por lo que tuvo disputas con la familia de la madre, los Woodville, por el ejercicio del poder. El hermano de Elizabeth, Anthony Woodville, segundo conde de Rivers y otros fueron llevados al castillo de Pontefract y ejecutados por planear el asesinato de Ricardo. Él se llevó a Eduardo y a su hermano pequeño a la fortaleza de la Torre de Londres siguiendo el consejo del barón Hastings. Todavía hoy en día se ignora qué sucedió con los «príncipes de la Torre», y desde siempre la historia ha sospechado que Ricardo III los asesinó o mandó asesinarlos, como en efecto se muestra en la pieza Ricardo III de Shakespeare.

Poco después, Ricardo dictó sentencia de muerte contra Hastings, acusado de unirse a la conspiración de los Woodville, instigado por su amante, Jane Shore, que también era amante de Thomas Grey, primer marqués de Dorset, hijo de Elizabeth Woodville. Hastings fue decapitado el 13 de junio en la Torre de Londres, siendo esta la primera ejecución llevada a cabo allí. Ricardo puso a su viuda Katherine directamente bajo su protección.

El 22 de junio de 1483, en la catedral de San Pablo se dictó una sentencia declarando que el matrimonio de Eduardo IV y Elizabeth Woodville era ilegítimo, por lo que Ricardo y no su sobrino era el rey legítimo.

El Parlamento aprobó el titulus regius apoyando a Ricardo por la prueba aportada por el testimonio de un obispo que declaró que Eduardo IV había contraído matrimonio con Eleanor Butler, que aún vivía cuando se casó con Elizabeth Woodville. El 6 de julio de 1483, Ricardo fue coronado en la Abadía de Westminster.

Los jóvenes príncipes no fueron vistos nunca más, habiendo una gran controversia en la actualidad acerca de su paradero.

Ricardo y su mujer Ana fundaron el King's College y el Queens' College en Cambridge e hicieron donaciones a la Iglesia. Planeó la creación de un coro en la catedral de York con más de 100 sacerdotes. Ricardo también fundó el College of Arms.

Rebelión de 1483[editar]

En 1483, una conspiración se gestó entre parte de la nobleza descontenta, muchos de ellos partidarios de Eduardo IV. La conspiración fue dirigida por el antiguo aliado de Ricardo, Henry Stafford, segundo duque de Buckingham. En un principio planeaban deponerlo para restaurar a Eduardo V. Cuando se difundió el rumor de que Eduardo y su hermano estaban muertos, Buckingham intervino, proponiendo a Enrique Tudor, quien era descendiente ilegítimo de la casa Lancaster, su vuelta del exilio para subir al trono y casarse con Isabel de York. Por su parte él reclutaría una fuerza considerable de sus tierras y de Las Marcas. Enrique, exiliado en Bretaña, contaba con el apoyo del valido Pierre Landais, quien se proponía que su victoria forjaría una alianza entre Bretaña e Inglaterra.

La flota de Enrique navegó hacia una tormenta, teniendo que regresar a Bretaña. Las tropas de Buckingham tuvieron también problemas con la tormenta y desertaron cuando Ricardo se acercaba. Buckingham trató de escabullirse disfrazado, pero fue capturado por la recompensa que se ofreció por él. Fue encarcelado, acusado de traición, y ejecutado en Salisbury el 2 de noviembre. Su viuda, Catherine, se casó con Jasper Tudor, quien se unió con su sobrino Enrique para organizar otra rebelión.

Ricardo intentó aproximarse a Landais ofreciendo apoyo militar al débil ducado de Francisco II a cambio de Enrique. Enrique huyó a París, donde encontró apoyo en la regente Ana de Beaujeu, quien le proporcionó tropas para la invasión de 1485.

Muerte en la batalla de Bosworth[editar]

El 22 de agosto de 1485, Ricardo se enfrentó con las fuerzas lancasterianas de Enrique Tudor en la batalla de Bosworth. Las fuerzas de Ricardo han sido calculadas en 8000 y las de Tudor en 5000, pero no se puede conocer una cifra exacta. Durante la batalla, Ricardo fue traicionado por el barón Stanley, a quien había hecho conde de Derby en octubre, William Stanley y Henry Percy, cuarto duque de Northumberland. El cambio de bando de los Stanley debilitó seriamente la fortaleza del ejército de Ricardo, teniendo un efecto decisivo en el resultado de la batalla. También la muerte de John Howard, I duque de Norfolk, su fiel compañero, parece haber tenido un efecto desmoralizador en Ricardo y sus hombres. Las crónicas cuentan que Ricardo luchó con bravura y habilidad durante la batalla, descabalgando a John Cheney, un famoso campeón de justas y matando al portaestandarte de Enrique, William Brandon, y prácticamente llegando hasta el propio Enrique, pero finalmente se vio rodeado y asesinado. La tradición dice que sus últimas palabras fueron «traición, traición, traición, traición, traición».

Polidoro Virgilio, cronista oficial de Enrique Tudor, escribiría más tarde: «El rey Ricardo, solo, murió luchando como un hombre bajo la mayor de las presiones de sus enemigos». El cuerpo desnudo de Ricardo fue expuesto probablemente en la colegiata de la Anunciación de Nuestra Señora y después ahorcado por Enrique Tudor, ahora Enrique VII, antes de ser enterrado en la iglesia de la hermandad franciscana de los Grey Friars, en Leicester. En 1495, Enrique VII pagó 50 libras por un monumento de mármol y alabastro y, según la tradición, durante la disolución de monasterios, su cuerpo se arrojó al cercano río Soar, aunque hay pruebas de que el memorial era visible en 1612 en un jardín construido en un lateral de Grey Friars. La localización exacta se había perdido tras 500 años de desarrollo urbanístico, habiendo una placa conmemorativa en el lateral de la catedral donde pudo haber sido enterrado. Sin embargo, en el verano de 2012 fue encontrado un esqueleto bajo un estacionamiento público en Leicester, donde se hallaba la antigua iglesia de la hermandad franciscana de los Grey Friars, que finalmente ha sido reconocido por un equipo de arqueólogos liderado por Richard Buckley como perteneciente al monarca, más allá de cualquier duda razonable, como demuestran las pruebas de ADN.[3] [4]

Según otra tradición, Ricardo consultó a un vidente en la ciudad de Leicester antes de la batalla, quien predijo que «donde tu espuela golpee en el camino a la batalla se romperá tu cabeza en el regreso». En el camino a la batalla, su espuela golpeó el pretil del Bow Bridge. De acuerdo con la leyenda, al volver de la batalla con su cuerpo sobre un caballo, su cabeza golpeó en la misma piedra y se rompió.

Las crónicas galesas cuentan que Wyllyam Gardynyr mató a Ricardo con un hacha. Otras crónicas dicen que fue Rhys ap Thomas.

Ricardo III fue el último rey de Inglaterra muerto en batalla —los otros fueron Harold Godwinson y Ricardo I, Corazón de León—.

Enrique Tudor sucedió a Ricardo, convirtiéndose en Enrique VII, intentando cimentar la sucesión casándose con la heredera yorkista, Isabel de York, hija de Eduardo IV y sobrina de Ricardo III y matando a todos los demás.

Descubrimiento de sus restos mortales[editar]

El 24 de agosto de 2012, la Universidad de Leicester junto al Ayuntamiento de Leicester, en asociación con la "Richard III Society" (Sociedad de Ricardo III), comunicaron que habían unido fuerzas para comenzar una búsqueda de los restos del Rey Ricardo. La búsqueda se puso en marcha gracias a Philippa Langley, secretaria de la "Richard III Society", y miembro del proyecto "Buscando a Ricardo", también una iniciativa de la Sociedad. El proyecto fue encabezado por ULAS (Servicio Arqueológico de la Universidad de Leicester), que, junto a expertos, se dispusieron a localizar el yacimiento perdido de lo que era antiguamente la Iglesia de Greyfriars (demolida bajo el reinado de Enrique VIII durante la disolución de los monasterios) y a descubrir si los restos seguían enterrados allí. La búsqueda localizó la Iglesia de Greyfriars mediante la comparación de puntos fijos en mapas de una secuencia histórica. De esta manera pudieron identificar sus cimientos bajo un estacionamiento de coches en el centro de la actual ciudad, y ahí es donde había sido enterrado el cuerpo de Ricardo de prisa y sin suntuosidad alguna en 1485.

Ubicación de la Iglesia de Greyfriars en Leicester, superpuesta sobre un mapa moderno de la zona. El punto azul señala el centro del coro y donde se encontró el esqueleto de Ricardo III en septiembre de 2012.

El 5 de septiembre de 2012, los excavadores afirmaron haber identificado la Iglesia de Greyfriars. Dos días más tarde, se confirmó el hallazgo de la ubicación del jardín de Robert Herrick, donde se encontraba el monumento a Ricardo III a principios del siglo XVII. También se halló un esqueleto humano bajo el coro de la iglesia.

El 12 de septiembre se comunicó que el esqueleto encontrado durante la búsqueda podría ser aquel de Ricardo III. Se dieron varios motivos: el cuerpo era de un varón adulto; estaba enterrado bajo el coro de la iglesia; padecía de escoliosis severa de la columna vertebral, lo que hiciera que un hombro del individuo estuviera más alto que el otro (cuya gravedad dependería de la severidad de la condición). Además, había lo que parecía ser una punta de flecha incrustada en la columna vertebral y lesiones perimortem en el cráneo. Éstas incluían un orifico poco profundo, causado por una daga rondel, y una depresión craneal, infligida por una espada. La base del cráneo también padecía de una cavidad enorme al haberse introducido un arma enastada, probablemente una alabarda, en los últimos momentos con vida del monarca. El Dr Stuart Hamilton, patólogo forense, afirmó que esta herida habría expuesto el cerebro de Ricardo y que le habría llevado a la muerte en muy poco tiempo. Dra. Jo Appleby, la osteo-arqueóloga que excavó el esqueleto, estuvo de acuerdo, describiendo ésta última como "una herida mortal de campo de batalla en la base del cráneo". La base del cráneo también padecía de otra herida mortal al haberse introducido un arma que lo atravesó, dejando atrás un agujero irregular. El análisis más a fondo del interior del cráneo reveló una marca correspondiente y opuesta a la herida, mostrando que la cuchilla había penetrado el cráneo a una profundidad de 10,5 cm.[5] En total el esqueleto contaba con 10 lesiones: 4 heridas leves en la parte superior del cráneo, 1 lesión de puñal en la mejilla, 1 corte en la mandíbula, 2 heridas fatales en la base del cráneo, 1 corte de cuchilla en las costillas y 1 herida de puñal en la pelvis infligida después de la muerte del Rey. Está generalmente aceptado que después de fallecer, el cuerpo desnudo de Ricardo se arrojó sobre un caballo, los brazos colgando por un lado y las piernas y el trasero por otro. Esto habría presentado un objetivo muy oportunista para los espectadores, y el ángulo del corte en la pelvis insinúa que uno de ellos le apuñaló la nalga derecha con fuerza considerable, dado que el corte se extiende desde la parte trasera hasta la parte delantera del hueso coxal. Además, poca duda cabe de que esta herida se le haya infligido como acto de humillación.[6] También es posible que haya sufrido heridas adicionales que no dejaran rastro en el esqueleto.

En 2004, John Ashdown-Hill, historiador británico, había usado la investigación genealógica para rastrear descendientes matrilineales de Ana de York, la hermana mayor de Ricardo. Logró encontrar a una sobrina bisnieta del rey en la decimosexta generación y en la misma línea materna directa. Ésta se llamaba Joy Ibsen (nacida Brown) y era de origen británico aunque emigró a Canadá después de la Segunda Guerra Mundial, falleciendo en 2008. Analizaron el ADN mitocondrial de Joy Ibsen y pertenece al Haplogrupo J de ADN mitocondrial, que por deducción, también debería ser el Haplogrupo de ADN mitocondrial de Ricardo III. El 24 de agosto de 2012, el hijo de Joy, Michael Ibsen, dio una muestra de raspado bucal al equipo de investigadores. Se comparó su ADN mitocondrial pasado por la línea materna directa con muestras de los restos humanos del sitio de excavación para identificar al Rey.

El 4 de febrero de 2013, la Universidad de Leicester confirmó que el esqueleto pertenecía a Ricardo III más allá de toda duda razonable. Esta conclusión se basó en pruebas de ADN mitocondrial, análisis de tierra, y pruebas dentales (le faltaban varias muelas a la mandíbula, a causa de caries), además de características físicas del esqueleto que son extremadamente consistentes con relatos contemporáneos sobre la apariencia de Ricardo. El equipo declaró que la "punta de flecha" encontrada con el cuerpo, era de hecho un clavo de la Edad Romana que ya se hallaba fortuitamente en la tumba cuando se sepultó al monarca. El equipo también concluyó que es muy poco probable que llevara casco en sus últimos momentos. En la tierra analizada de los restos del Rey Plantaganet se hallaron huevos microscópicos de ascáride. Se encontraron varios huevos en muestras tomadas de la pelvis, donde habrían estado los intestinos, pero no se encontraron en muestras tomadas del cráneo y en la tierra alrededor de la tumba sólo había muy pocos. Los hallazgos insinúan que la gran concentración de huevos en la zona pélvica probablemente surgió a causa de una infección de ascáride de cual padecía, en vez de residuos humanos que se tirasen allí más tarde, afirman los investigadores. El alcalde de Leicester declaró que el esqueleto del rey se volvería a enterrar en la Catedral de Leicester a principios de 2014, pero una revisión judicial de esa decisión supuso un año de retraso para el reentierro. Se inaugurará un museo de Ricardo III en los edificios escolares de la Edad Victoriana junto a la tumba en julio de 2014.

La propuesta de enterrar al Rey en Leicester ha dado lugar a cierta controversia. Entre los que estuvieron en contra de la decisión, se encuentran quince parientes de Ricardo y la "Plantagenet Alliance" (Alianza Plantagenet), quienes son de la opinión que el cuerpo debería volverse a enterrar en la ciudad de York, como el Rey habría deseado, según ellos. En agosto de 2013, presentaron una demanda con el fin de impugnar la petición de Leicester sobre enterrar el cuerpo en su catedral y proponer que los restos se enterraran en York. Sin embargo, Michael Ibsen, el que dio la muestra de ADN para identificar al Rey, estuvo a favor de la petición que se sepultara el cuerpo en la Catedral de Leicester. No obstante, el 20 de agosto un juez dictaminó que los oponentes estaban en su derecho impugnar el entierro del monarca en Leicester, a pesar de haber una cláusula en el contrato que autorizaba las excavaciones requiriendo ahí su entierro. Éste también instó que las dos partes resolvieran la disputa entre ellos para "evitar embarcando en la Guerra de las Dos Rosas, La Secuela". La "Plantagenet Alliance" y los quince "descendientes colaterales [indirectos]" también tuvieron que hacer frente al desafío que "Las matemáticas básicas muestran que Ricardo, que tuvo cinco hermanos y ningún hijo superviviente, podría tener millones de "descendientes colaterales" y que ellos no representan "las únicas personas que puedan hablar de su parte", como afirmó un miembro. Una resolución judicial de mayo de 2014 decretó que "no hay ninguna base de derecho público para que el tribunal interfiera con las decisiones en cuestión." La ceremonia de entierro está programada para la primavera de 2015 y tendrá lugar en la Catedral de Leicester.

El 5 de febrero de 2013, Caroline Wilkinson, catedrática de la Universidad de Dundee, dirigió una reconstrucción facial forense de Ricardo III, encargada por "la Richard III Society", basada en cartografías en 3D de su cráneo. La cara se describe como "afectuosa, joven y seria". El 11 de febrero de 2014, la Universidad de Leicester anunció el proyecto de secuenciar el genoma completo de Ricardo III junto a aquel de uno de sus parientes vivos, Michael Ibsen, cuyo ADN mitocondrial confirmó la identificación de los restos excavados. Ricardo III será la primera persona antigua de identidad histórica conocida en tener el genoma secuenciado. [7] [8]

El 26 de marzo de 2015 el cuerpo de quien fuera el último rey medieval de Inglaterra finalmente será sepultado en la Catedral de Leicester. La ceremonia, que será retransmitida en televisión, será el punto culminante de una semana dedicada a este rey de terrible reputación y que varias asociaciones pugnan por rehabilitar. El último rey de la dinastía Plantagenet será trasladado el 22 de marzo a la Universidad de Leicester en un féretro de plomo y de ahí partirá al lugar donde sucedió la batalla de Bosworth, en la que encontró la muerte. Luego se instalará una capilla ardiente de tres días en la Catedral de Leicester, abierta al público, para rendir homenaje al Rey Ricardo. [9]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]

Wikinoticias


Predecesor:
Eduardo V
Rey de Inglaterra y Señor de Irlanda
Coat of Arms of Richard III of England (1483-1485).svg

14831485
Sucesor:
Enrique VII
Predecesor:
William Neville, 1º Conde de Kent
Lord High Admiral
14621470
Sucesor:
Ricardo Neville, 16º Conde de Warwick
Predecesor:
Ricardo Neville, 16º Conde de Warwick
Lord High Admiral
14711483
Sucesor:
John Howard, I duque de Norfolk