Quivira

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Quivira es el nombre de una ciudad imaginaria llena de riquezas, de la que hablaba una leyenda española posterior al siglo XII. A partir del siglo XVI algunos exploradores de Nueva España creyeron que esa ciudad existía realmente, y la buscaron por Norteamérica.

Leyenda original española[editar]

El origen de la leyenda está en un hecho histórico: La conquista de la ciudad de Mérida por los moros en 713.

Según la leyenda, siete obispos huyeron de la ciudad, salvando sus vidas y algunas reliquias valiosas. Estos habrían acabado estableciéndose en un lugar lejano y desconocido, donde habrían fundado las ciudades de Cíbola y Quivira, llegando a acumular muchas riquezas, sobre todo oro y piedras preciosas. Se llegó a decir que cada uno de los siete obispos habría fundado una ciudad construida con oro.

Expediciones en Norteamérica[editar]

Naufragio de la expedición de Narváez a La Florida (1528)[editar]

Sin relación con la leyenda, en 1528 Pánfilo de Narváez dirigió una expedición que naufragó en La Florida. Solamente cuatro náufragos consiguieron regresar andando hasta Sinaloa, en Nueva España. Álvar Núñez Cabeza de Vaca fue uno de ellos. En su libro de viaje afirmó que algunos nativos les contaron leyendas sobre ciudades con grandes riquezas.

Expedición de fray Marcos de Niza[editar]

Cuando lo supo, el virrey Antonio de Mendoza organizó una expedición de reconocimiento dirigida por el fraile franciscano Marcos de Niza. Este llevaba de guía a Estebanico, otro de los supervivientes de la expedición de Narváez. Cuando llegaron a Vacapa (probablemente en el actual estado mexicano de Sonora), fray Marcos de Niza ordenó a Estebanico que se adelantara a investigar, y este afirmó que había vuelto a escuchar las leyendas.

Asociación de la leyenda española con los relatos de los nativos[editar]

Fray Marcos de Niza concluyó que los nativos hablaban de las "Siete Ciudades de Cíbola y Quivira" de la leyenda española. Estebanico no esperó al fraile, sino que siguió avanzando hasta llegar a Háwikuh Nuevo México. Allí lo mataron los nativos y la expedición dio la vuelta.

Expedición de Coronado[editar]

Cuando Fray Marcos de Niza regresó a Ciudad de México, dijo al Virrey que había llegado a ver una ciudad más grande que Tenochtitlan, la Ciudad de México precolonial, la ciudad más grande del continente. En ella la gente usaría vajilla de plata y oro, decoraría sus casas con turquesas y tendría perlas gigantescas, esmeraldas y más joyas.

El Virrey organizó una expedición militar para tomar posesión de aquellas tierras. Puso al mando a su amigo Francisco Vázquez de Coronado. Fray Marcos de Niza iba como guía.

El 22 de abril de 1540 Coronado salió de Culiacán al mando de una avanzadilla de expedicionarios. El grueso de la expedición fue detrás al mando de Tristán de Arellano. Fernando de Alarcón llevó una expedición marítima paralela de abastecimiento. Coronado atravesó lo que es hoy Sonora y entró en Arizona. Allí no encontró riquezas y dio por falsa la historia.

La Gran Quivira[editar]

La Gran Quivira (antes Pueblo de Las Humanas) es el nombre actual de las ruinas de un asentamiento indígena en Nuevo México.

Quivira (punto de partida de la expedición de López de Cárdenas)[editar]

Francisco Vázquez de Coronado llamó Quivira a un asentamiento indígena del que ya no se conoce la ubicación. Este es representativo porque desde él partió García López de Cárdenas en la primera visita documentada de un europeo al Gran Cañón del Río Colorado.

Referencias[editar]