Marcos de Niza

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Marcos de Niza fue un fraile franciscano que nació alrededor del año 1495 y murió en desgracia, en la ciudad de México, el 25 de marzo de 1558. Su nacionalidad es incierta, algunos historiadores piensan que era francés en tanto otros lo consideran italiano.

Los antecedentes[editar]

En 1528 naufragó en las costas de Florida la expedición encabezada por Pánfilo de Narváez, de ella hubo cuatro supervivientes que atravesaron a pie y durante ocho años el suroeste de los Estados Unidos y norte de México hasta llegar a Culiacán Sinaloa lugar en donde encontraron una villa española. De esa expedición de supervivencia Álvar Núñez Cabeza de Vaca escribió una narración titulada "Naufragios" en la cual describe sus vivencias y las de sus tres compañeros; Alonso del Castillo Maldonado, Andrés Dorantes de Carranza y un esclavo llamado Esteban (Estebanico) quien sin duda alguna fue el primer hombre nacido en África en poner pie en lo que hoy son los Estados Unidos.

La expedición[editar]

A su regreso a la Nueva España narraron historias de riquezas fantásticas que habían escuchado en su largo viaje por lo que al oírlas el virrey Antonio de Mendoza organizó una expedición encabezada por el fraile franciscano Marcos de Niza quien llevaba como guía a Estebanico. Durante el viaje en un lugar llamado Vacapa (probablemente ubicado en algún lugar del estado de Sonora) envió el fraile a Estebanico por delante para investigar. Poco después Estebanico reclamó la presencia del fraile por haber escuchado de los nativos historias de ciudades colmadas de riquezas.

Al enterarse de eso fray Marcos de Niza supuso que se trataban de las "Siete Ciudades de Cíbola y Quivira" (una leyenda europea derivada de las novelas de caballería de boga en esa época).

Estebanico no esperó al fraile sino que siguió avanzando hasta llegar a Háwikuh Nuevo México en donde encontró la muerte a manos de los nativos que hicieron huir a sus acompañantes.

Relato del viaje[editar]

El fraile regresó a la Ciudad de México narrando que había continuado la exploración después de la muerte de Estebanico y había avistado a lo lejos una ciudad más grande que la gran Tenochtitlan (Ciudad de México) y que los nativos de allí usaban vajillas de plata y oro, decoraban sus casas con turquesas y usaban perlas gigantescas, esmeraldas y otras joyas más.

Parte la segunda expedición[editar]

Al escuchar esas noticias el virrey Antonio de Mendoza no perdió el tiempo, organizó una gran expedición militar para tomar posesión de aquellas riquísimas tierras que el fraile le había narrado con profusión de detalles.

Al mando de la misma quedó un amigo del Virrey, Francisco Vázquez de Coronado, quien llevaba como guía al fraile Marcos de Niza. El 22 de abril de 1540 salió Coronado de Culiacán al mando de un pequeño grupo de expedicionarios, en tanto el grueso de la expedición iría más lentamente al mando de Tristán de Arellano (en cada villa española se reorganizaba la expedición terrestre), a la vez que partía otra expedición por mar al mando de Fernando de Alarcón para abastecer a la expedición de tierra.

Coronado atravesó el actual estado de Sonora e ingresó al ahora estado de Arizona. Allí comprobó que las historias de Marcos de Niza eran falsas al no encontrar ninguna riqueza de las que el fraile había mencionado. Además resultó falsa la aseveración del fraile que desde aquellas tierras se podía ver el mar, ya que como le dijeron los nativos a Coronado y lo comprobó él mismo, el mar se encontraba a muchos días de camino.

Su legado[editar]

En el suroeste de Estados Unidos muchas escuelas y centros comerciales llevan su nombre como homenaje a quien se piensa encabezó la primera expedición española por esas tierras.

[editar]

Algunos historiadores piensan que fray Marcos de Niza jamás viajó más allá del estado mexicano de Sonora en el primer viaje y consideran que se concretó a enviar a Estebanico de avanzada y con la información que le enviaba este y junto con las novelas de caballería que el fraile había sin duda leído, armó el mito de "Las siete ciudades de Cíbola".

Fallecimiento[editar]

Murió desprestigiado en la ciudad de México en marzo de 1558.

Véase también[editar]

Referencias[editar]