Novela del dictador

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La novela del dictador es un subgénero narrativo característico de la literatura hispanoamericana que aborda la constante histórica de las dictaduras militares en los países hispanoamericanos. Centradas preferentemente en el tema del caudillismo, estas novelas examinan la relación entre el poder, la dictadura y la literatura, y se presentan en ocasiones como alegorías del papel desempeñado por el escritor latinoamericano en una sociedad dirigida autoritariamente. Aunque está más asociado con el Boom Latinoamericano, en realidad tiene sus raíces con el Facundo del argentino Domingo Faustino Sarmiento publicado en el año 1845. Es una crítica indirecta al gobierno del caudillo Juan Manuel de Rosas junto con la figura de otro caudillo Facundo Quiroga; Facundo es considerado el libro precursor de este subgénero. Establecido por Sarmiento, el objetivo de la novela del dictador no es analizar los gobiernos dictatoriales con un enfoque histórico, pero examina la naturaleza de las dos figuras (Rosas y Quiroga) y la autoridad en general.

Para que un libro sea considerado una novela del dictador, debe poseer fuertes temas políticos trazados en un contexto histórico importante, que críticamente examina el poder ejercido por una figura autoritaria, y de esta manera usarla para estudiar las dictaduras en general. Mientras que muchas novelas del dictador se centran en un dictador histórico concreto (en ocasiones, con rasgos ficticios), no se dedican, sin embargo, a analizar, por ejemplo, las normas, economía o política de su régimen en el mismo sentido en que lo haría una obra histórica. Ejemplos de novelas de este tipo son Yo el Supremo (1974), del paraguayo Augusto Roa Bastos, sobre Gaspar Rodríguez de Francia de Paraguay, y La Fiesta del Chivo (2000), del peruano Mario Vargas Llosa, sobre Rafael Leónidas Trujillo, de la República Dominicana. Alternativamente, un carácter puramente ficticio puede crearse para conseguir el mismo fin; un montaje con distintos tipos de dictadores está ejemplificado en el dictador en la obra El recurso del método (1974) del cubano Alejo Carpentier.

Otras novelas son El Señor Presidente (1946), de Miguel Ángel Asturias, Conversación en La Catedral (1969), otra novela de Vargas Llosa, El otoño del patriarca (1975), de Gabriel García Márquez, La maravillosa vida breve de Óscar Wao (2007), del dominicano-estadounidense Junot Díaz, Maten al león (1969), del mexicano Jorge Ibargüengoitia e incluso Facundo o civilización y barbarie en las pampas argentinas (1845) del argentino Domingo Faustino Sarmiento o Tirano Banderas (1926), del español Ramón María del Valle-Inclán.

La novela del dictador ha sido extraordinariamente influyente en el desarrollo de la tradición literaria hispanoamericana. Muchos de sus autores rechazaron los modos tradicionales de narración y desarrollaron un estilo propio, difuminado los límites entre lector, narrador, punto de vista, personajes y la historia misma. Además de examinar la autoridad del líder, los autores valoraron su propio papel como dispensadores paternalistas de conocimiento, en una especie de desafío a las propias dictaduras.[cita requerida]