Gerardo Machado

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Gerardo Machado y Morales
Gerardo Machado

25 de mayo de 1925-24 de agosto de 1933
Vicepresidente   Carlos de la Rosa
Predecesor Alfredo Zayas
Sucesor Alberto Herrera y Franchi

Datos personales
Nacimiento 28 de septiembre de 1871
Bandera de Cuba Camajuaní, Cuba
Fallecimiento 29 de marzo de 1939 (67 años)
Bandera de los Estados Unidos Miami Beach, Florida, EUA
Partido Partido Liberal
Cónyuge Elvira Machado Nodal
Hijos Laudelina, Ángela Elvira y Berta Machado y Machado
Profesión militar y empresario
Religión católica

Gerardo Machado y Morales (28 de septiembre de 1871, Camajuaní29 de marzo de 1939, Miami Beach) fue el quinto presidente de la República de Cuba.

Infancia, juventud y camino hacia el poder[editar]

Nació el 28 de septiembre de 1871 en Camajuaní (Cuba), hijo de criollos que pertenecían a una clase no muy acomodada. Su padre era un colono canario proveniente de la isla de La Palma[1] [2] Ingresó muy joven al llamado Ejército Libertador, en el que se fue destacando hasta llegar a ser general. Combatió en la zona de Las Villas junto a José Miguel Gómez, que años después, lo reconocería como Secretario de Gobernación.

En 1917 participó en la Rebelión de La Chambelona, una pequeña guerra política que culminó con la derrota del Partido Liberal, al que pertenecía Machado. Fue un importante ejecutivo de la General Electric Co. y vicepresidente de la Cuban Electric Company.

Gobierno[editar]

En 1924, durante la campaña presidencial, anuncia su programa electoral en que destacan sus proyectos en cuanto a bienestar social, educación, sanidad y viales. La consigna de su campaña era: "agua, caminos y escuelas". Fue electo Presidente de la república y asumió el cargo el 20 de mayo de 1925. Durante su gobierno destacan la construcción del Capitolio de La Habana, la Carretera Central y diversos, así como importantes logros económicos. Su mandato se caracterizó por la bonanza económica, pero también por la represión de las fuerzas opositoras. Cuba había encontrado en Machado a un presidente honrado, pero fue ese mayoritario respaldo el que le cegó, ya que intentó modificar la constitución de 1901 para ser reelegido, pretensión que estaba expresamente prohibida.

Fortalecimiento de la oposición. Caída de Machado[editar]

Machado fue reelecto como presidente, violentando de esta manera la Constitución cubana. Durante su gobierno, se presentaron importantes figuras políticas, tal es el caso de Manuel Dorta Duque, Pastor González y un joven Antonio Guiteras Holmes. El 10 de enero de 1929, Mella es asesinado y esto levanta los ánimos opositores.

Los mandos militares, molestos con ese pacto, retiraron su apoyo al presidente, decisión respaldada por el grupo político mayoritario, el ABC. En ese momento crucial, el Ejército y el ABC eran los dos poderes fácticos en Cuba, por lo que, de acuerdo con los EEUU, forjaron una alianza que derrocó al dictador Machado el 12 de agosto de 1933 y relegó a la insignificancia a los comunistas.

La violencia popular se desató en todo el país y la venganza contra los machadistas fue total: saqueo de sus viviendas, linchamientos, incendios y la cruel eliminación de cualquier organización que hubiese apoyado a la dictadura. Se creó entonces un gobierno provisional pactado entre el ABC y el embajador Welles, que tuvo a Carlos Manuel de Céspedes Quesada como presidente.

Pese a los esfuerzos por estabilizar la situación, el experimento apenas duró un mes y el 4 de septiembre de 1933 un grupo de sargentos liderados por Fulgencio Batista se hizo con el control del Ejército. El Directorio Revolucionario vio en esta insubordinación su gran oportunidad y pactó con los sargentos la formación de un nuevo gobierno. Entre ambos no había afinidad ideológica o de clase (unos eran campesinos y los otros intelectuales y universitarios), pero sí generacional, lo que unido a su afán de alcanzar el poder y establecer una democracia nacionalista les convirtió en compañeros de viaje.

El catedrático universitario Ramón Grau San Martín fue elegido presidente del nuevo gobierno y Fulgencio Batista y Zaldivar, ascendido a general y nombrado nuevo jefe de las fuerzas armadas. Se inició entonces un período de cierta calma política, si bien las brutales escenas de violencia callejera quedaron grabadas en la mente de los cubanos. Una minoría las rechazó, pero gran parte del pueblo aceptó que la violencia era un arma política que podía ser utilizada contra los adversarios.

Valoración[editar]

El comunista y destacado poeta e intelectual cubano Rubén Martínez Villena lo llamó: "Asno con Garras", calificativo con el cual se le conoció posteriormente, pese a que su gobierno fue responsable de numerosas obras de carácter público y administrativo que aún se encuentran entre los grandes monumentos civiles cubanos, como el Capitolio de La Habana y la Carretera Central de Cuba que une la isla de punta a punta.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]

Precedido por:
Alfredo Zayas
Presidente de Cuba
1925–1933
Sucedido por:
Alberto Herrera y Franchi (provisional)