Demografía de Cantabria

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Pirámide demográfica de Cantabria según el Padrón municipal de habitantes de 2006.
Mapa municipal de Cantabria con sus núcleos de población.

En el año 2013 Cantabria tenía una población de 591.888 habitantes según el Instituto Nacional de Estadística (lo que representa el 1,26% de la población de España).

Entonces, Cantabria sólo superaba, demográficamente hablando, a una comunidad autónoma, La Rioja (323.609) y a las dos ciudades autónomas Ceuta (84.180) y Melilla (83.679) (ver tabla). En cuanto a provincias, ocuparía el puesto 28.º de 50 provincias que hay en España (ver tabla).

Tiene una densidad de población de 111,1 habitantes/km² y una esperanza de vida al nacer en el año 2011 de 83,11 años: 80,11 años para los varones y 85,98 años para las mujeres. Siendo la esperanza de vida en España según el Instituto Nacional de Estadística de 80,3 años de media: 78,94 para los hombres y 84,91 para las mujeres.[1]

Comparada con otras regiones españolas, Cantabria no ha experimentado altas tasas de inmigración, puesto que en 2007 un 4,7% de la población de Cantabria era inmigrante mientras que en el mismo año en el total de la población española el 9,93% era inmigrante. Los principales países de origen de dichos inmigrantes son Colombia, Rumania, Ecuador, Perú, Moldavia y Marruecos por este orden.[2]

Las principales poblaciones cántabras se encuentran en la zona litoral, destacando dos ciudades, la capital cántabra, Santander, con 177.123 habitantes y Torrelavega, como segundo núcleo urbano e industrial de Cantabria, con una población de 54.827 habitantes. Ambas ciudades forman una conurbación, denominado área metropolitana de Santander-Torrelavega.

Poblamiento del territorio y movilidad demográfica[editar]

Desde una perspectiva geodemográfica en Cantabria los fenómenos más relevantes son el aumento de la movilidad geográfica de la población, el mayor grado de integración de sus espacios rurales, el creciente y acelerado proceso de periurbanización, la transformación de las estructuras agroganaderas, la despoblación de las áreas de montaña así como de los valles interiores del sur, el proceso de urbanización acelerado y, finalmente, el desarrollo de un sector terciario fundamentado en el comercio y los servicios. Así mismo, factores como el largo proceso de industrialización de la región, la mejora de las comunicaciones dentro de esta y con el exterior y la tendencia creciente y acelerada hacia la concentración de la población en los espacios urbanos y costeros más accesibles y mejor comunicados han afectado a la demografía, economía y calidad de vida en Cantabria, provocando fuertes desequilibrio intrarregionales.

Esta variabilidad hace que actualmente la región presente un territorio desarticulado. El modelo industrial y urbano tradicional heredado de siglos pasados ha favorecido y fomentado el dinamismo de los espacios de la comarca costera (central y oriental fundamentalmente) en contraposición a los valles del interior, a excepción del valle del Besaya, que representan la periferia regresiva. Es en este último caso, y a medida que el tamaño de la entidad de población disminuye, cuando la crisis demográfica más se acentúa, favorecida por una falta de dotación de servicios (en especial educativos), problemas de accesibilidad y sensación de aislamiento, dificultades para el matrimonio, la falta de oportunidades laborales, etc.[3]

Por otro lado en Cantabria el proceso de urbanización sigue un patrón claro, extendiéndose desde los núcleos urbanos más importantes -Santander y Torrelavega-, hacia los espacios periféricos inmediatos, dando lugar a procesos conurbanos y de periurbanización a los largo de los grandes ejes de transporte por carretera, que consolidan y aceleran progresivamente este proceso. Este esquema se empieza a perfilar en la década de los años cincuenta del siglo XX y ha persistido hasta la actualidad, acelerándose en los últimos veinte años. La gran comarca costera de La Marina es donde se concentran las grandes industrias, las iniciativas turísticas y los grandes equipamientos y las infraestructuras de transporte y comunicaciones. La agrupación de la población en esta franja supone el 80% sobre el total regional, lo que da lugar a uno de sus elementos más definitorios; el continuo urbanizado. En él se integran y confunden entidades municipales distintas, con flujos constantes entre núcleos de población y un intenso tráfico rodado de vehículos.

El río Besaya se une a las aguas del Saja a la altura de la localidad de Ganzo, dentro del municipio de Torrelavega.

Sobre esta red urbana basculan los valles interiores de La Montaña próximos a La Marina. Valles que están articulados por sus principales ejes fluviales: los ríos Nansa, Saja-Besaya, Pas-Pisueña, Miera, Asón y Agüera. Son espacios bien conectados con los grandes ejes de comunicación de la región, y no tanto en las comunicaciones transversales. Debido a la orografía los núcleos de población se localizan concentrados y compactos en los valles occidentales, mientras que el poblamiento es mucho más laxo y diseminado en los valles orientales. Son entidades de escaso tamaño cuya localización ha estado condicionada por los ejes fluviales, al igual que la red de comunicaciones.

El máximo grado de dispersión se alcanza en los montes pasiegos, donde los condicionantes del medio físico han tenido un escaso peso como factor determinante a la hora de explicar las formas de organización territorial, traducidas en una ocupación sistemática del espacio, con el prado y la cabaña como elementos paisajísticos característicos.

No obstante hay que señalar que en las últimas décadas estos condicionantes físicos han pasado a un segundo lugar frente a los componentes económicos. Factores como el desarrollo industrial o turístico de la comarca costera de Cantabria son claves a la hora de explicar los importantes desequilibrios que existe en estos valles frente a La Marina, lo que ha propiciado la sangría demográfica ya señalada.

En el caso de la comarca meridional de Campoo y los Valles del Sur, la organización de su sistema de asentamientos rurales se asemeja más a la de las comarcas septentrionales castellanas que a la de la España atlántica. Así, su topografía más suave, su marcada vocación agroganadera, la ocupación del territorio en núcleos que concentran la población y su dispersión regular en el espacio la señalan como una de las áreas de más marcada personalidad geográfica de la región.

La villa de Potes.

Significativas y especiales son las características del poblamiento en Liébana. Sus condicionantes geográficos, ya descritos con anterioridad, han propiciado que presente un esquema organizativo más complejo que el del resto territorio cántabro. La comarca posee un número significativo de entidades de población que gravitan hacia Potes, la población más importante y nudo de comunicaciones sobre la que se articula el resto del espacio.

En su conjunto los núcleos de población lebaniegos se asientan a lo largo de los pequeños valles del Deva, Quiviesa o Bullón pero con la característica de que frecuentemente estos no se sitúan en sus zonas más bajas y llanas sino que es habitual que se ubiquen a media ladera o incluso en las cumbres.

Municipios de Cantabria[editar]

Mapa demográfico. Habitantes por núcleos de población en el año 2005.

Los municipios más y menos poblados[editar]

Los municipios más importantes desde el punto de vista demográfico (más de 10.000 habitantes; datos (INE 2014) son los siguientes:

  1. Santander (176.064 habitantes).
  2. Torrelavega (54.827 habitantes).
  3. Castro Urdiales (32.309 habitantes).
  4. Camargo (31.334 habitantes).
  5. Piélagos (24.077 habitantes).
  6. El Astillero (18.005 habitantes).
  7. Santa Cruz de Bezana (12.369 habitantes).
  8. Laredo (11.934 habitantes).
  9. Los Corrales de Buelna (11.448 habitantes).
  10. Santoña (11.382 habitantes).


Los municipios menos importantes desde el punto de vista demográfico (menos de 400 habitantes; datos INE 2013) son los siguientes:

  1. Tresviso (70 habitantes).
  2. Pesquera (71 habitantes).
  3. Tudanca (151 habitantes).
  4. Polaciones (225 habitantes).
  5. Las Rozas de Valdearroyo (284 habitantes).
  6. Lamasón (294 habitantes).
  7. Pesaguero (324 habitantes).
  8. Valdeprado del Río (327 habitantes).
  9. Anievas (333 habitantes).
  10. Valle de Villaverde (340 habitantes).

Área metropolitana de Santander-Torrelavega[editar]

El área metropolitana de Santander-Torrelavega es una conurbación o conjunto de núcleos urbanos encabezados por las áreas urbanas de Santander (271.780) y Torrelavega (130.869), en la comunidad autónoma de Cantabria.[4] Su población en 2013 es de 402.649 habitantes, con una superficie de 664,3 km².[5]

Este eje abarca la mayor parte de los servicios (sanidad, educación...) y alberga la mayoría de las grandes empresas de la comunidad autónoma de Cantabria. Según la lista de las áreas metropolitanas que sobrepasaban en 2013 los 300.000 habitantes en España, dicha conurbación ocupa la 20º posición.[6]

El caso de Santander[editar]

Imagen espectral de la Bahía de Santander tomada por el satélite LandSat de la NASA.

Santander posee 176.064 habitantes, de los cuales 94635 son hombres y 81429 mujeres por lo que el 29,9 % de la población total de la comunidad autónoma vive en la capital (datos del 2014).

Santander ocupa el puesto 37º en la lista de los municipios de más de 150.000 habitantes en España (con datos del año 2013; ver tabla).

Su tendencia demográfica está prácticamente estancada desde el año 1981 ya que la caída de la natalidad y el leve incremento de la mortalidad por el elevado número de población adulta (en 1996 la edad media era de 40 años) es compensado por saldos migratorios positivos, fundamentalmente desde comienzos de los años 90. Así mismo, la escasez de viviendas en la capital y sus altos precios ha traído parejo un desplazamiento de la población en edad fértil hacia los municipios de la periferia, en especial al denominado "Arco de la Bahía de Santander" de 259.158 habitantes y al eje conurbano Santander-Torrelavega de 383.360 habitantes.

Más del 70% de la población activa trabaja en el sector terciario, por lo que la dependencia económica del comercio y los servicios es muy alta en Santander.

Santander es una de las ciudades más seguras de España con una tasa de delitos en los seis primeros meses del año 2007 de las más bajas del país (36,2 infracciones penales por cada 1.000 habitantes frente a las 50 de la media nacional y las 70 de la Unión Europea).[7]

El caso de Torrelavega[editar]

Ayuntamiento de Torrelavega.

La población del Torrelavega es de 54.827 habitantes según el padrón de 2013, de los cuales, 28681 son mujeres y 26.146 son varones (INE 2013), por lo que un 9,3% de los cántabros viven en Torrelavega, siendo este municipio el segundo más poblado de toda Cantabria. Su tendencia demográfica está prácticamente estancada desde el año 2000, ya que la baja natalidad, unida al progresivo envejecimiento de la población son compensados por flujos migratorios que, desde comienzos de los años 90 y, principalmente, con destino a su periferia (en barrios como La Inmobiliaria), protagonizan no residentes latinoamericanos y de Europa del Este.

Además, la escasez y consiguiente encarecimiento de las viviendas en el núcleo urbano se han reflejado en un proceso de periurbanización o desplazamiento de la población hacia los municipios de su entorno más cercano, como San Felices de Buelna, Cartes, Los Corrales de Buelna, entre otros.

El caso de Castro Urdiales[editar]

El caso de Castro Urdiales es significativo. Aunque oficialmente su población de derecho es de 32.309 habitantes (INE 2013) lo que le convierte en el tercer municipio más poblado de Cantabria, debido a su proximidad con el área metropolitana de Bilbao su población de hecho (población flotante que aún no estando empadronada en el municipio reside en él regularmente) es mucho mayor que la población de derecho, superando los 60000 habitantes. Por causa de esto, los servicios municipales de los que dispone el Ayuntamiento se ven desbordados por el incremento de la población en la época estival. El atractivo turístico de la zona es un factor determinante de este incremento.

Localidades más pobladas[editar]

Ayuntamiento de Castro Urdiales, tercera localidad y tercer municipio más poblado de Cantabria.

Las localidades más pobladas de Cantabria, con datos del año 2013 (INE) son las siguientes:

  1. Santander ( 134.715 hab.) del municipio de Santander.
  2. Torrelavega (26.814 hab.) del municipio de Torrelavega.
  3. Castro Urdiales (25.514 hab.) del municipio de Castro Urdiales.
  4. Peñacastillo ( 17.433 hab.) del municipio de Santander.
  5. San Román de la Llanilla (13.014 hab.) del municipio de Santander.
  6. Muriedas (13.008 hab.) del municipio de Camargo.
  7. El Astillero (11.947 hab.) del municipio de El Astillero.
  8. Laredo (11.185 hab.) del municipio de Laredo.
  9. Santoña (11.104 hab.) del municipio de Santoña.
  10. Campuzano (10.835 hab.) del municipio de Torrelavega.
  11. Reinosa (9.919 hab.) del municipio de Reinosa.
  12. Cueto (9.639 hab.) del municipio de Santander.
  13. Maliaño (9.595 hab.) del municipio de Camargo.
  14. Los Corrales de Buelna (9.458 hab.) del municipio de Los Corrales de Buelna.
  15. Colindres (8.307 hab.) del municipio de Colindres.
  16. Tanos (6.209 hab.) del municipio de Torrelavega.
  17. Renedo de Piélagos (5.183 hab.) del municipio de Piélagos.
  18. Cabezón de la Sal (5.145 hab.) del municipio de Cabezón de la Sal.
  19. Suances (5.034 hab.) del municipio de Suances.
  20. Santa Cruz de Bezana (4.902 hab.) del municipio de Santa Cruz de Bezana.

Histórico de la población de Cantabria[editar]

Envejecimiento de la población[editar]

Crecimiento vegetativo en Cantabria por municipio.s en el año 2008. Datos (INE 2008-2009)
     Disminución de población.      Aumento de población.

El despoblamiento y envejecimiento demográfico de la "Cantabria interior" viene estando presente en la región desde hace varias décadas. Las regiones del interior no gozan del atractivo turístico que supone la costa, o del impulso que supone la cercanía de los servicios la capital Santander.

La mayoría de las localidades del sur de la comunidad autónoma sufren una fortísima caída de la natalidad, el estancamiento de la mortalidad en valores altos como consecuencia del progresivo envejecimiento de la población y los saldos vegetativos y migratorios constantemente negativos. A excepción de Reinosa, el resto de municipios del interior de Cantabria no superan los 10.000 habitantes.

A pesar de ello, y en comparación con otras comunidades autónomas, Cantabria presenta un porcentaje menor de población mayor de 65 años que Castilla y León (22,60%), Asturias (21,96%), Galicia (21,48%) y Aragón (20,47%). Con datos del INE 2006.

Crecimiento sostenido[editar]

La población cántabra inicia, en el siglo XVIII, una fase de crecimiento sostenido que ya no se interrumpe hasta la década de los 90 del siglo XX. Si en la primera mitad de la centuria se advierte un saneamiento demográfico, en la segunda el impulso es claro en toda la región.

Tal incremento guarda una estrecha relación con el aumento de los indicadores económicos, y sobre todo, de la producción agrícola, aunque las estructuras económicas y sociales siguen siendo las propias del Antiguo Régimen.

No es extraño, pues, que cuando se llega al límite que permite el régimen de economía antigua, y al no existir mutaciones cualitativas, la población montañesa se vea obligada a frenar su ritmo.

Esto es lo que sucede a partir de los últimos decenios del siglo XVIII. En esta época reaparecen con fuerza los viejos correctivos (crisis de subsistencias), encargados de acompasar población y recursos. Bien ilustrativos de ello son las crisis de 1789, 1804 y 1811, por sólo citar algunos ejemplos. No hay que olvidar tampoco los efectos devastadores de la Guerra de la Independencia en la región, así como el alcance de la emigración.

Las tasas de crecimiento en el primer tercio del siglo XIX (siempre inferiores a las del país en su conjunto y similares a otros lugares de la Cornisa Cantábrica) no acaban de recuperarse hasta después de la Guerra Carlista, y no por efecto de ésta. Es desde mediados del siglo cuando el comportamiento demográfico montañés se despega definitivamente de Castilla. La década de los años sesenta del siglo XIX representa para Cantabria uno de los momentos más brillantes de su desarrollo económico, manifestado en el control del comercio cerealístico antillano, en la inauguración del ferrocarril de Alar a Santander, en la construcción del Canal de Castilla, en el desarrollo del tráfico de cabotaje, asó como la existencia de algunos ensayos aún muy tímidos de especialización agrícola. Estos son los fenómenos que están en la base del crecimiento de la población.[8]

Revolución demográfica[editar]

Durante el primer tercio del siglo XX se consolidan los cambios en la estructura y comportamiento de la población cántabra, insinuados tímidamente desde finales del siglo XVIII en algunos lugares.

La natalidad, que siempre se había mantenido en un tono elevado, no desciende hasta la segunda década de la centuria actual. En cambio la mortalidad sí que había iniciado su tendencia a la caída mucho antes, pero todavía a mediados del siglo XIX las tasas de mortalidad infantil eran demasiado elevadas.

En vísperas de la Guerra Civil la tasa regional de mortalidad había traspasado el umbral de los 15 por mil, en el decenio 1921-1930 la tasa de mortalidad infantil se quedó en 3,78 por mil. En otras palabras, al finalizar el primer tercio del siglo XX, Cantabria había visto realizada, por fin la revolución demográfica. Las causas, según citan los expertos, serian el mejoramiento de las condiciones sanitarias, el progreso industrial y la especialización en gran parte del campo montañés y los avances en la medicina.[8]

Gráfico de población 1900-2010[editar]

Gráfica de evolución demográfica de Demografía de Cantabria entre 1900 y 2010


Gráfico de población 1990-2012[editar]

Gráfica de evolución demográfica de Demografía de Cantabria entre 1990 y


Pirámide demográfica[editar]

Pirámide Demográfica. 2010.
Cantabria

División menor: 2000 habitantes.
Fuente: Instituto Nacional de Estadística de España
Gráfica elaborada por: Wikipedia



Referencias[editar]

  1. INE (2013). «Movimiento Natural de la Población e Indicadores Demográficos Básicos. Datos definitivos de 2013 y avanzados del primer semestre de 2014.».
  2. Instituto Cántabro de Estadística (2008). «Instituto Cántabro de Estadística - Datos de la inmigración en Cantabria 2004-2006». Consultado el 12/02/2008.
  3. Reques Velasco, Pedro; et al. (1998). Consejería de Educación y Juventud del Gobierno de Cantabria, ed. Mapa escolar de Cantabria. Estudio de base para la planificación de los servicios educativos no universitarios de la región. Santander. p. 281. 
  4. Proyecto AUDES5. «Datos de áreas urbanas en 2013 según el proyecto AUDES5».
  5. Proyecto AUDES5 (2008). «Conurbaciones en 2013 según el proyecto AUDES5».
  6. Proyecto AUDES5. «Proyecto AUDES5 Datos de población oficiales del INE (01-01-2013) Real Decreto 1358/2005, de 18 de noviembre. (Datos de conurbación para Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla. Datos de área metropolitana para el resto).».
  7. El Diario Montañés (2007). «La capital cántabra es una de las ciudades más seguras de Europa» (en español). Consultado el 10-07-2007.
  8. a b Linares Argüelles, Mariano; Pindado Uslé, Jesús; Aedo Pérez, Carlos. (1985). «Tomo III». Gran Enciclopedia de Cantabria. Santander: Editorial Cantabria, S.A. ISBN 84-86420-03-2. 

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]