Controversias entre el Grupo Clarín y el kirchnerismo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La presidenta Cristina Fernández de Kirchner sosteniendo un ejemplar del Diario Clarín.

Desde comienzos de 2008, se produjo una serie de controversias entre el Grupo Clarín y el kirchnerismo. Estas controversias se desarrollaron en distintos ámbitos de los medios de comunicación y repercutieron en distintos aspectos de la vida nacional como la cultura, la economía y la política.

Las controversias comenzaron a ser notorias públicamente a partir del paro agropecuario patronal de 2008, pero que luego de finalizado el mismo se prolongaron en el tiempo y se mantienen en la actualidad.

Antecedentes[editar]

Presidencia de Néstor Kirchner[editar]

Según Néstor Kirchner no existe el periodismo independiente, los periodistas no se pueden aislar de la empresa que los emplea. Estas empresas son, según su punto de vista, poseedoras de un enorme poder y actores en este juego de poder, con intereses e ideología. Dichos medios actúan decisivamente en la relación entre los ciudadanos y los políticos.[1]

Según Graciela Mochkofsky,[nota 1] Kirchner interpretaba cada artículo, título y foto, cada palabra de radio como un ataque o apoyo a su gestión por parte del dueño del medio, con el objetivo de obtener ventajas económicas o políticas.[1]

Relación con el diario La Nación[editar]

El lunes 5 de mayo de 2003 el entonces candidato a presidente Néstor Kirchner se reunió con el periodista José Claudio Escribano[nota 2] para acercar posiciones con el diario que era más crítico desde lo ideológico. Según Horacio Verbitsky, Escribano le pidió a Kirchner que cumpliera un pliego de condiciones que incluía el alineamiento con Estados Unidos; un punto final a la revisión que entonces estaba haciendo la Corte Suprema a las leyes de amnistía y una condena al régimen cubano por violaciones a los derechos humanos.[2]

Kirchner respondió «mi mayor preocupación es que me acompañen los argentinos, por eso no empiezo por los empresarios ni por el embajador de ningún país. Tampoco pienso en un alineamiento automático con Estados Unidos ni buscar que me aprueben como precondición para gobernar mi país. Como es difícil que podamos ponernos de acuerdo, sería importante tratarnos con respeto.» Escribano nunca desmintió esta versión pero según Mochkofsky un ejecutivo del diario le dijo que la reunión había sido cordial y que fue Escribano quién dio por concluida la conversación de dos horas. También dijo que Escribano debió haber desmentido el artículo de Verbitsky.[2] [3]

El 15 de mayo, al día siguiente de que Carlos Menem abandonara el ballotage que debía realizarse ese domingo, Escribano publicó en La Nación un artículo en el que criticaba el discurso de Kirchner luego de ser proclamado ganador de las elecciones[nota 3] y en el que, además, se preguntaba como veían a Argentina los hombres de negocios más poderosos, a la vez que pronosticó que Argentina había resuelto darse gobierno por un año.[4] [5] [6]

Ese día, Néstor Kirchner almorzó en el programa de Mirtha Legrand donde dijo «No me molesta que me critique el doctor Escribano, porque él tiene una visión del país y yo tengo otra. Él estuvo de acuerdo con el Proceso. Yo no, yo repudio la represión y las desapariciones».[5]

Durante toda su presidencia, los periodistas del diario La Nación —en comparación con Clarín o Página/12— tuvieron poca comunicación directa con funcionarios del gobierno de Kirchner. El único que tenía acceso al Presidente, a través de Alberto Fernández, era el periodista Fernán Saguier, quien conocía a Kirchner desde 2002 cuando todavía era gobernador de Santa Cruz.[7] [8]

Kirchner comenzó a contestar públicamente las editoriales de La Nación. La prensa pasó a ocupar el rol de opositora y no de institución independiente. En forma incipiente, después de más de dos décadas, comenzaba a someterse a debate público el papel de los periodistas en la vida nacional.[9]

Relación con el Grupo Clarín[editar]

Opuesto a la relación tensa con La Nación, Néstor Kirchner tenía una relación cercana con Clarín. Según Mochkofsky, todos los presidentes anteriores a él creían en un «sistema de buen trato». Según Alberto Fernández el Grupo Clarín es un sistema absolutamente ensamblado de la noticia, sic: «se desplegaba a la mañana con un artículo en el diario que lo tomaba Magdalena Ruiz Guiñazú en Radio Mitre, pasaba 24 horas seguidas en Canal 13 y TN y, al final de día, analizaba Joaquín Morales Solá en su programa. Te terminaba de aniquilar».[10]

Durante su presidencia, Kirchner tuvo una relación muy cercana con el CEO de Clarín, Héctor Magnetto. Lo conoció durante la campaña electoral de 2003 por consejo del entonces presidente Eduardo Duhalde. Magnetto no tenía opinión formada sobre él y lo refería como «el del sur». Clarín tenía como enemigo político a Carlos Menem quien había intentado destruir el diario durante su segunda presidencia, por lo que apoyó la candidatura de Kirchner cuando todavía tenía un 8% de intención de voto.[nota 4] [11]

Por su parte la entonces primera dama Cristina Kirchner veía con recelo el acercamiento a Clarín. «Ustedes son unos tarados que creen en Clarín» (sic) reprendía a su marido y Alberto Fernández.[12]

Magnetto estaba de acuerdo con Kirchner en dos puntos fundamentales: la renegociación de la deuda y el control de la calle. Sobre el primero, Clarín, luego de la devaluación del Peso, inició en 2003 la renegociación de su deuda en Dólares de Multicanal y AGEA, por lo que apoyó en 2005 el canje de la deuda externa. Sobre el segundo ítem Magnetto aprobaba la política de no represión de Kirchner mientras dicha coyuntura no fuera muy prolongada. Otro punto que Clarín aprobó fue la renovación de la Corte Suprema de Justicia, eliminando la hasta entonces mayoría automática del menemismo. Según Mochkofsky se puede decir que Kirchner tuvo plena aprobación hasta mediados de su mandato.[nota 5] A su vez el gobierno nacional retribuía otorgando a Clarín las primicias de los actos de gobierno.[13] [14]

Durante los cuatro años y medio de presidencia de Néstor Kirchner, era él mismo quien llamaba a los diarios para protestar por algún titular o nota que aparecía en Clarín. Según Mochkofsky, un alto ejecutivo del diario le dijo «era mucho más insistente, más inmediato» que otros presidentes y políticos.[15]

Aun así la relación con el diario era buena. En noviembre de 2006 el diario Perfil publicó una nota sobre el caso Skanska tema del que Clarín se hizo eco pero que investigó meses después, en marzo de 2007. Lo mismo ocurrió con el caso Antonini Wilson donde Clarín solo reproducía la crónica.[16]

El primer desencuentro público ocurrió en marzo de 2007 cuando la Secretaria de medio ambiente Romina Picolotti, funcionaria dependiente de Alberto Fernández, denunció que la empresa Papel Prensa S.A. contaminaba el río Baradero y fijó un plazo de 180 días para cesar el derrame de efluentes contaminantes. El Grupo Clarín recurrió a la justicia para evitar una gasto de diez millones de dólares a la vez que publicó en julio una investigación en la que decía que la funcionaria hacía gastos desmedidos y realizaba contrataciones injustificadas de parientes.[nota 6] El conflicto finalizó cuando Fernández, que había sido nombrado representante del Estado en el directorio de la empresa, dijo que obligó a los demás socios de la papelera a invertir 8 millones de dólares para evitar la contaminación.[17]

La relación entre Kirchner y Magnetto siguió siendo cordial aunque de mutua desconfianza. El CEO de Clarín le exponía sus críticas y señalaba errores a la vez que le llevaba propuestas al presidente. Los temas más criticados eran la inflación y la protesta callejera que, según él, ya superada la crisis no debía permitirse cualquier manifestación. En contraposición, según Mochkofsky, Magnetto sentía desconfianza de Kirchner ya que recibió la información de que el Presidente tenía pensado adquirir parte del paquete accionario del Grupo. Esto como parte de un supuesto escenario futuro donde Magnetto hubiera fallecido.[nota 7] También según Mochkofsky, Magnetto les dijo a periodistas de su diario que Kirchner reducía todo a una lógica transaccional y que le había dicho «acompáñenme, ustedes van a ser los más ricos de la Argentina». Clarín decidió comprar Cablevisión, situación solo posible si contaba con apoyo de la Comisión de defensa de la competencia.[18]

Previo al paro agropecuario patronal[editar]

Según el periodista y economista Maximiliano Montenegro en su libro Es la eKonomía, estúpido, las controversias entre Clarín y el Kirchnerismo[nota 8] tuvieron como disparador la extorsión a la que habría sido sometido el gobierno argentino durante el paro patronal agropecuario de 2008, cuando Clarín pretendía avanzar sobre la prestadora de telefonía e Internet Telecom Argentina para así tener el triple play.[19] [20]

Según Montenegro el conflicto se inició poco tiempo antes de que Cristina Fernández de Kirchner asumiera la presidencia. En aquellos días los medios del Grupo Clarín, principalmente su diario, tenían una visión no oficialista[nota 9] pero sí positiva y optimista de la gestión de Néstor Kirchner. Este, a su vez, sostenía entre sus allegados que dicha alianza "servía".[21]

La Comisión de Defensa de la Competencia debía resolver antes que Cristina Kirchner asuma, la megafusión de las dos mayores prestadoras del servicio de televisión por cable: Multicanal, de Clarín (hoy fusionada), y Cablevisión. Ambas representaban el 75% del mercado en el Gran Buenos Aires, 85% en Santa Fe y el 94% en Córdoba. Los dueños del Grupo Clarín insistían con que dicha aprobación debía ser un dictamen por unanimidad, es decir, un dictamen único en el que se aprobara sin objeciones. Esto serviría como un escudo ante posibles impugnaciones por parte de otros operadores de cable.[22] [23]

El 7 de diciembre de 2007 la fusión fue aprobada sin la unanimidad exigida por los abogados de Clarín, lo cual no resta legitimidad a la aprobación.[24] Hubo un dictamen favorable de los vocales Humberto Guardia Mendonça y Diego Póvolo.[nota 10] José Sbatella,[nota 11] en cambio, acompañó dicha resolución pero indicando que era necesario para asegurar la competencia, que Clarín se desprendiera de los derechos de la televisación del fútbol y que vendiera activos en las localidades donde Cablevisión y Multicanal eran las dos únicas prestadoras.[25]

La Secretaría de Comercio de la Nación, acompañando la aprobación dijo que la operación tiene "potencialidades en términos del desarrollo de una red alternativa de comunicaciones, de actualización tecnológica de los consumidores y de reducción de la brecha digital". Asimismo, en el dictamen se hace referencia al "incremento del potencial competitivo de las empresas involucradas y a la posibilidad de generar economías de escala, densidad y alcance que se traduzcan en beneficios al mercado y los usuarios".[26]

Por su parte el dictamen con objeciones de Sbatella decía entre otras cosas:[27]

"En el caso de las señales y contenidos vinculados con el grupo Torneos y Competencias (TyC), en cambio la operación, tiene la potencialidad de generar un refuerzo de la posición dominante de dicho grupo en lo que se refiere a los contenidos relacionados al campeonato argentino de fútbol, que podría restringir la competencia con los operadores de televisión por cable que compiten con Multicanal y Cablevisión... Este problema ameritaría recomendar que la nueva entidad consolidada se desprenda de los activos y participaciones societarias directas e indirectas que posee actualmente en las empresas del grupo Torneos y Competencias (es decir, TRISA, TSC[nota 12] y las señales TyC Sports y TyC Max)."

"Los contenidos de los canales TyC Sports y TyC Max han sido además objeto de varios casos de conductas anticompetitivas analizadas en el pasado por esta Comisión, entre los cuales merecen señalarse 'CNDC c/ TRISA, TSC y otros'; 'Teledifusora c/ TSC'; 'Decotevé c/ TRISA y TSC'; 'Nogoyá Televisora Color c/ TSC y TRISA'. En el primero de dichos casos la conducta objetada fue la fijación de precios mínimos de reventa por parte de TRISA y TSC para los partidos de fútbol argentino que los operadores de televisión por cable comercializaban bajo la modalidad codificada. Entre los otros, las conductas denunciadas tuvieron que ver con negativas de venta y abusos de posición dominante por parte de los proveedores de señales y contenidos que supuestamente perjudicaban a los operadores televisivos independientes y beneficiaban a los operadores de televisión por cable que estaban parcialmente integrados con el grupo Torneos y Competencias."

"Los problemas de competencia generados por la integración vertical existente en el grupo Torneos y Competencias y Multicanal podrían por lo tanto exacerbarse si a dicha integración vertical se agrega el sistema de televisión por cable operado por Cablevisión. El problema potencial más grave que tiene que ver con la posibilidad de cierre de mercado de contenidos ligados al fútbol argentino para los operadores televisivos que no pertenecen a la nueva entidad fusionada, lo cual podría tener entidad de restringir la competencia entre dichos operadores y el grupo Multicanal-Cablevisión. Este efecto también puede verse como un refuerzo de la posición dominante que el grupo Torneos y Competencias parece tener en el segmento de contenidos ligados con el fútbol argentino que se incrementaría considerablemente si el mismo grupo económico tiene el control de esos contenidos y del sistema de televisión por cable operado actualmente por cablevisión."

"...Los problemas de competencia aparecen en aquellas áreas urbanas en las cuales operan tanto Cablevisión como Multicanal (21 localidades en total)… Son ciudades de más de 100.000 habitantes con un alto grado de penetración del servicio de televisión por cable. Es por eso que no parece a primera vista razonable resignar el efecto benéfico que la competencia tiene en esas áreas a los efectos de aprovechar economías de escala que, a primera vista, no parecen tan significativas.[nota 13] Sería recomendable que la nueva entidad que se consolida desmembre, en cada una de estas 21 localidades, una de las dos compañías que controla actualmente y enajene los activos de las mismas a alguna empresa diferente..."[25]

Al día siguiente Clarín se quejaba porque dicha resolución invitaba a que otros operadores de cable iniciaran acciones judiciales e impugnaciones, como finalmente sucedió.[28]

Según Montenegro, Néstor Kirchner quedó enojado con Sbatella por no haber firmado la resolución sin objeciones y por entorpecer la, hasta ahí, buena relación con el Grupo Clarín. Sbatella fue perdiendo competencias en la Comisión de Defensa de la Competencia que le eran delegadas a Guillermo Moreno. Finalmente el 8 de agosto de 2008 fue reemplazado por Ricardo Napolitani.[nota 14]

A comienzos de 2008 se comenzaba a definir si se permitía al Grupo Clarín ingresar a la prestadora de telefonía Telecom. Hacía varios meses que el multimedio venía invirtiendo en Fibra óptica en las localidades más importantes del país. Su objetivo era (y es) tener el triple play: telefonía, internet y televisión.[29] [30] Un tipo de servicio que, en ese mismo año, empezó a brindar empresas como Telecentro.[31]

Telecom Argentina es controlada por la empresa Sofora Sociedad anónima. Su paquete accionario lo poseen en un 50% el Grupo Werthein (argentino) y el otro 50% pertenece a Telecom Italia. Según Montenegro, el ministro de Planificación Federal Julio De Vido, había viajado en enero a Italia para arreglar el ingreso de Clarín a Telecom. El objetivo habría sido que los accionistas italianos vendieran su parte, obligados por una resolución de la Comisión de Defensa de la Competencia que investigaba si Telefónica (que también es prestadora en Argentina), tenía posición dominante ya que la misma había adquirido en Europa acciones de Telecom.[29]

El 50% se hubiera dividido en un 40% para Clarín y el resto entre inversores hasta entonces cercanos al Kirchnerismo: Ernesto Gutiérrez, Daniel Vila y Daniel Hadad.[32]

La ruptura con el gobierno, según Montenegro, se habría producido durante el conflicto con el campo, en donde los medios clarinistas para apretar al gobierno y apurar el negocio, hicieron una cobertura pro campo.[32]

Controversias durante el paro agropecuario patronal[editar]

El 2 de abril, la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires emitió dos declaraciones cuestionando el paro de los productores agropecuarios y el involucramiento de los medios de comunicación, a los que acusó de mostrar una visión sesgada y claramente a favor del paro, así como de los que lo apoyaban, además de acusar a los medios de ocultar información, tachando el hecho de antidemocrático, y solicitar una investigación.[33]

Han existido expresiones de periodistas no corregidas, ni enmendadas por colegas o sus superiores, que(...)llenan de vergüenza e indignación por sus contenidos clasistas y racistas, y por la supina ignorancia que revelan(...)el público de los medios ha recibido muestras inadmisibles de trato discriminatorio de los actores sociales según su capacidad económica o su pertenencias de clases ante formas similares de reclamo de derechos (...) [hubo una] notoria ausencia de contrastes en las posiciones dadas a conocer en los medios sobre las medidas de las cuatro entidades que las convocaron y todas estas cuestiones ponen de manifiesto la necesidad de la sanción de una ley democrática de radiodifusión que garantice los derechos del público a acceder a la información plural.

Caricatura de Sábat[editar]

El reconocido historietista Hermenegildo Sábat fue criticado por la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, quien se enojó tras una caricatura del dibujante en el diario Clarín (en la que esta aparece con la boca vendada), calificándola de "mensaje cuasimafioso". Esta reacción de la primera mandataria motivó un pronunciamiento de ADEPA (entidad que nuclea a algunas de las empresas dueñas de los medios de prensa de la Argentina), que expresó su preocupación por el "creciente clima de suspicacias oficiales hacia la prensa".[34] [35] [36]

Dos días después, las declaraciones y un informe complementario de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA fueron avalados por la Presidencia de la Nación el día 4 de abril, en una reunión de la presidenta con el decano de dicha facultad, Federico Schuster. Fernández de Kirchner indagó sobre la neutralidad de la libertad de prensa y si es ésta la libertad de los periodistas o la de las empresas:[37]

Yo creo que los argentinos tenemos que reflexionar sobre quiénes son los titulares de la libertad de prensa: si son las grandes empresas de comunicación o es el ciudadano y la ciudadana de a pie, como me gusta decir

Cristina Fernández[38]

Nuevamente apuntando a los medios de prensa, dijo:

Parece ser que hay una prohibición decretada desde algún lugar de que comunicar a los argentinos que las cosas nos van mejor o que también pasan cosas buenas en la República Argentina fuera algo que está de más o molesta”

Cristina Fernández[38]

En la reunión se coincidió en impulsar el existente Observatorio de la Discriminación en radio y televisión, integrado por el Comité Federal de Radiodifusión (COMFER), el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI), el Consejo de la Mujer, la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA y las demás facultades de Ciencias Sociales de las universidades nacionales que quieran sumarse.

Respuesta del diario Clarín[editar]

El diario Clarín calificó la propuesta como una iniciativa para controlar a la prensa y la comparó con un polémico proyecto de ley denominado "Ley Mordaza" impulsado por el entonces ministro de Justicia Rodolfo Barra en tiempos del ex presidente Carlos Saúl Menem.[38] [39]

La SIP (Sociedad Interamericana de Prensa), entidad que nuclea a los dueños de prensa de América, entre ellos Televisa la Organizações Globo, el propio Grupo Clarín, Grupo Mercurio de Chile, y otros, expresó a través de un comunicado su preocupación por la medida.[40]

Censura a periodista por el Grupo Clarín[editar]

Por otro lado, el Círculo Sindical de la Prensa y la Comunicación de Córdoba (Cispren) denunció la censura de que fue objeto Enrique Lacolla, en La Voz del Interior, medio perteneciente al Grupo Clarín, que fue desafectado por escribir una nota titulada "la sedición del "campo"", en el que puntualizaba la actitud de los agroexportadores y su intento de sedición. al respecto el sidicato emitió un comunicado que expresó:[41]

"El Círculo Sindical de la Prensa y la Comunicación de Córdoba denuncia y repudia un episodio de censura que resulta ejemplificador acerca de cómo los trabajadores de prensa y el derecho a la información de la ciudadanía han estado entre las principales víctimas del fuego cruzado de las últimas semanas entre los dueños del Estado, los dueños del campo y los dueños de la comunicación.(...) La desafectación de Enrique Lacolla, iniciada con el rechazo de una nota titulada “La sedición del campo”, coincide con la asunción del control total de la empresa Cimeco -propietaria de La Voz del Interior- por parte del Grupo Clarín, que participa en forma directa en los agronegocios y cuenta en su directorio con poderosos terratenientes y empresarios del sector agropecuario. El mensaje es muy claro: no hay lugar para el disenso ideológico en los grandes medios de comunicación. Y menos en momentos en que en un conflicto se dirimen intereses propios o de sus aliados.

El mismo Círculo sindical denuncia la parcialidad de ADEPA y por extensión de la SIP, y su inhabilitación para hablar de censura al expresar en el mismo comunicado:[41]

"la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (Adepa), entidad que suele enmascarar en la supuesta reivindicación de la libertad de prensa la defensa de la libertad de empresa y el monopolio informativo. Adepa ha afirmado en estos días en una solicitada: “En su diversidad, la prensa argentina ha dado sobradas muestras de ecuanimidad, objetividad y equidistancia pudiendo exhibir una trayectoria democrática que, en muchos casos, abarca vicisitudes patrias a lo largo de más de un siglo”. La declaración resulta poco menos que hipócrita, si se tiene memoria -por citar sólo algunas de estas “vicisitudes”- de la complicidad de las grandes empresas periodísticas con el genocidio perpetrado por la última dictadura militar y con el modelo económico de exclusión social concebido en esos años y profundizado durante la década de los 90, complicidad esta última que fuera compensada con la habilitación de los multimedios, es decir, la consagración del monopolio informativo. Ya el Cispren denunció la semana pasada esta impostura de Adepa, que [mientras]“advierte sobre la inconveniencia de las palabras de la Presidenta y hace gala de la vigilancia de la libertad de prensa, (...) sus socios se cansan de practicar la censura según lo dicte la conveniencia de la empresa”. El caso de Lacolla es una triste y elocuente muestra.

La noche del miércoles 14 de mayo de 2008 el Jefe de Gabinete Alberto Fernández y el Director de Relaciones Institucionales del Grupo Clarín, Jorge Rendo, se reunieron en Casa Rosada. Esa noche, la misma del acto de asunción por Néstor Kirchner de la presidencia del Partido Justicialista, ambos representantes habrían acordado bajar el nivel de confrontación.[42] [43]

Por su parte La Cámpora, agrupación juvenil peronista, suspendió su campaña gráfica "Clarín Miente" y "TN Todo Negativo". También se habría suspendido otra campaña gráfica en la que se iban a difundir fotos de Ernestina Herrera de Noble junto al dictador Jorge Rafael Videla festejando la inauguración de la planta de Papel Prensa S.A., en la que sellaron la sociedad.

Relación entre Clarín y el kirchnerismo durante el paro[editar]

Cuando Néstor Kirchner traspasó la banda presidencial a su esposa tenía un 70% de imagen positiva, la mayor de la historia para un presidente saliente. Cristina Kirchner, que había ganado en primera vuelta con el 45,29% de los votos positivos, no gozó del crédito inicial que Clarín le dio a todos los presidentes.[44]

El fin de semana inmediato a su asunción, Clarín publicó una serie de críticas al gobierno, entre ellas la crisis energética, la inflación y la manipulación de los índices oficiales que la medían así como la cercanía a Hugo Chávez.[44]

La imagen positiva del gobierno se redujo de 56% en enero de 2008 a 26% en mayo. Clarín, La Nación, Perfil, entre otros, atribuyeron esta caída a la percepción de que los votos le correspondían más a su marido, la percepción de «falta de trabajo y autoridad» ya que mantuvo prácticamente el mismo gabinete de su marido y finalmente los cambios en su aspecto físico: «le daban una apariencia de frivolidad que irritaba especialmente a las mujeres de clase media: la senadora nacional de trajes severos, a lo Hillary Clinton, se había convertido en una primera dama y luego presidente de carteras Louis Vuitton, cintura ceñida, extensiones de cabello y una interminable colección de vestidos, conjuntos y zapatos de diseño. Además siempre hablaba con el dedo levantado, como una maestra, siempre reprendiendo.»[45]

Iniciado el paro agropecuario patronal el canal Todo Noticias transmitía las 24 horas los cortes de ruta, marchas y cacerolazos en contra del gobierno. Fue así que Néstor Kirchner convoca a Héctor Magnetto a Olivos donde, según Mochkofsky, le dijo:[46]

— NK: Héctor yo necesito tenerlos en esta pelea a ustedes al lado mío. Yo los voy hacer polvo a los del campo y a vos te necesito al lado mío. Si no estás a mi lado, aquí trazo la línea.

— HM: Yo tengo una visión diferente. Este conflicto es absolutamente innecesario. Es una pelea por 2.000 millones de dólares. No amerita un conflicto de esta envergadura. Se arregla con una negociación en 72 horas.

— NK: De ninguna manera. Vos no entendés. Si yo me deshago de estos tipos, no me queda nada en frente.

— HM: Mirá, Néstor, no estás peleando contra cuatro personas, sino contra una base social mucho más amplia, geográfica y etnográficamente. Es una base social enorme. Y ésta es una pelea innecesaria.

— NK: No entendés. Lo tengo que definir políticamente.

— HM: Yo no voy a estar de ese lado. Te estás peleando con la gente, no con la dirigencia.

Los canales de televisión de Clarín continuaron su transmisión de la protesta con un sesgo «pro campo».[32] Eran comunes las coberturas de los discursos de Cristina Kirchner en donde se dividía la pantalla y se mostraba al otro lado a dirigentes como Alfredo De Angeli reaccionando en contra de lo que decía la presidente.[nota 15] [46]

Controversia por la libertad de expresión[editar]

Luego del conflicto con el campo, la pelea cambió de matiz. Por el lado del Grupo Clarín se apeló a alinearse con la oposición política. Hizo una fuerte campaña durante las elecciones legislativas de 2009, donde el Kirchnerismo perdió peso en ambas cámaras.

Durante el debate de la nueva ley de servicios de comunicación, inició una campaña institucional donde decía que el canal Todo Noticias podía desaparecer, así como varias de sus radios.

El gobierno argentino, que hasta entonces había dado escasa réplica a las ideas vertidas por los medios opositores, creó el programa 6, 7, 8 en abril de 2009. Este programa televisivo puso en debate el rol de los medios de comunicación y el papel de los periodistas.

Según Montenegro, hubo dos temas que empeoraron la relación con Clarín. Primero la televisación abierta del fútbol y posteriormente la aprobación de la nueva ley de servicios de comunicación. En el primer caso el gobierno argentino sostiene que el fútbol es parte de la cultura argentina y la gente no puede ser privada de él. Dicha situación se correspondía con las objeciones interpuestas por José Sbatella en la Comisión de Defensa de la Competencia.[47]

Uno de los aspectos relacionados a la libertad de prensa que se buscan con la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, es que la formación de la opinión pública no corresponda a grupos concentrados o a unos "pocos dueños".

Posteriormente el gobierno abrió las licencias para la creación de empresas proveedoras de televisión por cable. Dicho registro estaba cerrado desde 2000.[47]

Una medida fuertemente criticada por toda la oposición fue la caducidad de la licencia de la prestadora de acceso a internet Fibertel en 2010. Según el gobierno la empresa no existía más por una fusión hecha en 2009. Según Clarín se trató de otra embestida más del gobierno contra la libertad de expresión. Actualmente la empresa opera con otra licencia que posee el grupo.[48]

Cablevisión por su parte incumple una resolución de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual que ordena incluir en la grilla a los canales INCAA TV, CN23 y Telesur. El canal Pakapaka fue incluido el 20 de mayo de 2011 (luego de casi un año de existencia) pero solo en el plan premium. Asimismo incumple la resolución que dispone el orden en que deben estar los canales.[49] Respecto a la inclusión de canales, la empresa, que depende del Grupo Clarín, envió un comunicado en el que asegura que la señal no podía ser incorporada por "una cuestión netamente técnica". Y aseguró que hay otros cableoperadores que tampoco tienen esta señal y sin embargo "no reciben esta campaña de hostigamiento permanente".[50]

Entre 2009 y 2013 Clarín sostuvo un litigio judicial contra el Poder Ejecutivo Nacional que lo eximió de cumplir la Ley de servicios audiovisuales en lo que respecta a los topes de cantidad de licencias y participación en el mercado. Después de dos fallos favorables (Primera instancia y Procuradoría General) y uno en contra (Cámara de apelaciones) la causa fue tomada por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que dictaminó el martes 30 de octubre de 2013 con seis votos a favor y uno en contra, la constitucionalidad general de la Ley. Asimismo el máximo tribunal no emitió opinión sobre la calidad de la ley a la vez que realizó una serie de recomendaciones a la Autoridad de aplicación.[51]

Marcela y Felipe Noble Herrera[editar]

Marcela y Felipe Noble Herrera son los hijos adoptivos de Ernestina Herrera de Noble, la directora del Diario Clarín. En 2001 Madres de Plaza de Mayo hizo una presentación judicial por sospechar que son hijos de desaparecidos apropiados durante el Terrorismo de Estado. La presentación judicial fue acompañada luego por una querella de las familias Lanoscou-Miranda y García-Gualdero. En 2003 los hermanos habían ofrecido voluntariamente muestras pero para ser comparadas solo con las familias de la querella, no con todo el banco genético como pedía Abuelas de Plaza de Mayo. El caso se prolongó diez años.[52]

En junio de 2011 la Cámara de Casación resolvió que procede la extracción con o sin consentimiento pero fijando como fecha para las comparaciones genéticas las semanas del año 1978 correspondientes a la época de nacimiento de los hermanos, pero estos decidieron ofrecer voluntariamente muestras biológicas para ser comparadas con todas las muestras recolectadas hasta ese momento (9 de octubre de 2012) de familiares de niños presuntamente apropiados[53] que “no son todas las vinculadas con víctimas de la última dictadura”,[53] arrojando resultado negativo.

Utilidad pública del papel para diarios[editar]

Los informes de medios periodísticos como 6, 7, 8, Tiempo Argentino y Página/12 redujeron significativamente la imagen positiva del multimedio. En muchos de estos se mostraba su accionar fraudulento y/o complaciente con las dictaduras.

Uno de los casos que la justicia argentina está investigando desde 2010 es el de la empresa Papel Prensa S.A. la cual habría sido adquirida bajo presión a la familia de David Graiver. Esto último con la venia de la dictadura de Videla, pero a cambio de no mencionar en sus medios los crímenes de lesa humanidad, o presentándolos como cruces entre delincuentes y las fuerzas de seguridad.

Clarín empezó a promocionar la candidatura presidencial de los políticos de la oposición como Eduardo Duhalde (quien creó la llamada ley Clarín, "Ley de Preservación del Patrimonio y los Bienes Culturales", destinada mejorar la situación económica del grupo), y acusa al gobierno de "estar en contra de los medios independientes", "manipular a periodistas", de ser "corrupto" y "hacer daño al mercado argentino".

Esta última situación no se corresponde con el informe que realiza mensualmente la organización Reporteros sin fronteras, la cual a diciembre de 2010 posiciona a la libertad de prensa en Argentina en la misma escala de Europa.[54] [55]

En diciembre de 2011 se aprobó la Ley 26.736 que declara interés público la fabricación, comercialización y distribución de pasta celulosa y papel para diarios y somete el mismo al control estatal.[56]

Notas al pie[editar]

  1. Graciela Mochkofsky, Neuquén, 1969, coautora de «Los Farsantes. Caso Cóppola, una crónica del fin del menmismo» (1997); autora de «Timerman. El periodista que quiso ser parte del poder» (2003); «Tío Boris. Un héroe olvidado de la Guerra Civil Española» (2006); «La revelación. Una historia real» (2007); «Pecado original» (2011); entre otros trabajos.
  2. Escribano se retiró en 2005, luego de 50 años de escribir para dicho diario.
  3. Pidió que Kirchner despidiera al que redactó ese discurso y que «derive en otro la delicada tarea de escribir si es que aspira a ser un verdadero jefe de Estado.»
  4. Durante su primera reunión, Kirchner le aseguró que en lo general seguiría con el plan de gobierno de Duhalde y mantendría al ministro de economía Roberto Lavagna.
  5. Por entonces los grupos piqueteros contaban con la aprobación de la clase media quienes los veían como un emergente de la crisis de 2001. A su vez Kirchner por el contrario de reprimirlos, los apoyaba en discursos públicos los incluyó en la toma de decisiones y les otorgó susidios y en algunos casos cargos públicos.
  6. Fernández denunciaría que se trataba de una maniobra que obedecía a «oscuros intereses políticos».
  7. Héctor Magnetto superó en 2007 un cáncer en que le extirparon la lengua, la laringe y las cuerdas vocales.
  8. El autor utiliza la expresión «Guerra Clarín - Gobierno».
  9. Un ejemplo de esto es la cobertura que se le dio a Elisa Carrió durante su juicio con Julio De Vido. También los noticieros de Canal 13 eran críticos.
  10. Los vocales Guardia Mendonça y Póvolo respondían directamente a Guillermo Moreno quien tenían la orden de Néstor Kirchner de aprobar la resolución. Según consta en la página 99 del citado libro también solían desestimar ("cajonear") las denuncias de empresas prestadoras de televisión por cable en contra de Clarín por abuso de posición dominante y precios predatorios.
  11. José "Pepe" Sbatella (apodado al igual que Moreno "el Loco") era un militante desde los años 70 y formaba junto a Eduardo Curia y el propio Moreno una histórica guardia de economistas peronistas que se enfrentaron al cavallismo durante los noventa. Durante la mayor parte de la presidencia de Néstor Kirchner fue presidente de la Comisión de Defensa de la Competencia. Sbatella se negaba a firmar sin objeciones el dictamen que autorizaba la fusión de Multicanal con Cablevisión.
  12. TRISA es el acrónimo de "Tele Red Imagen S.A." y TSC de "Televisión Satelital Codificada S.A."
  13. Sbatella minimiza las economías de escala que se obtuvieron con la fusión y que había destacado la Secretaría de Comercio.
  14. Actualmente Sbatella forma parte del gobierno de Cristina Kirchner.
  15. N. del A: Mochkofsky no menciona a ningún dirigente en particular.

Bibliografía[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Graciela Mochkofsky: Pecado original, cit., t. II, § 11, pág. 145.
  2. a b Mochkofsky, Graciela. Pecado original. t. II § 11. p. 148. 
  3. Mochkofsky, Graciela. Pecado original. t. II § 11. p. 149. 
  4. Mochkofsky, Graciela. Pecado original. t. II § 11. p. 151. 
  5. a b Mochkofsky, Graciela. Pecado original. t. II § 11. p. 153. 
  6. «Treinta y seis horas de un carnaval decadente». Diario La Nación (15 de mayo de 2003). Consultado el 22 de diciembre de 2012.
  7. Mochkofsky, Graciela. Pecado original. t. II § 11. p. 154. 
  8. Mochkofsky, Graciela. Pecado original. t. II § 11. p. 155. 
  9. Mochkofsky, Graciela. Pecado original. t. II § 11. p. 157. 
  10. Graciela Mochkofsky: Pecado original, cit., t. II, § 12, pág. 158.
  11. Graciela Mochkofsky: Pecado original, cit., t. II, § 12, pág. 159.
  12. Graciela Mochkofsky: Pecado original, cit., t. II, § 12, pág. 160.
  13. Graciela Mochkofsky: Pecado original, cit., t. II, § 12, pág. 161.
  14. Graciela Mochkofsky: Pecado original, cit., t. II, § 12, pág. 162.
  15. Graciela Mochkofsky: Pecado original, cit., t. II, § 14, pág. 170.
  16. Graciela Mochkofsky: Pecado original, cit., t. II, § 14, pág. 171.
  17. Graciela Mochkofsky: Pecado original, cit., t. II, § 14, págs. 171 y 172.
  18. Graciela Mochkofsky: Pecado original, cit., t. II, § 14, págs. 172 a 175.
  19. «Plataforma electoral del Frente para la Victoria». Fiscal de Mesa. Consultado el 15 de septiembre de 2012.
  20. «Plataforma electoral del Frente para la Victoria». Argentina Elections - The University Of British Columbia. Consultado el 15 de septiembre de 2012.
  21. MONTENEGRO, Maximiliano, ES LA EKONOMÍA ESTÚPIDO, Buenos Aires, Planeta, 2011, op. cit., pág. 100.
  22. MONTENEGRO, Maximiliano, ES LA EKONOMÍA ESTÚPIDO, Buenos Aires, Planeta, 2011, op. cit., pág. 98.
  23. MONTENEGRO, Maximiliano, ES LA EKONOMÍA ESTÚPIDO, Buenos Aires, Planeta, 2011, op. cit., pág. 101.
  24. http://www.lanacion.com.ar/969301-el-gobierno-autorizo-la-fusion-de-multicanal-y-cablevision
  25. a b MONTENEGRO, Maximiliano, ES LA EKONOMÍA ESTÚPIDO, Buenos Aires, Planeta, 2011, op. cit., pp. 102 a 103.
  26. http://www.perfil.com/contenidos/2007/12/07/noticia_0058.html
  27. Dictamen completo de José Sbatella. Consultado el 26 de mayo de 2011.
  28. MONTENEGRO, Maximiliano, ES LA EKONOMÍA ESTÚPIDO, Buenos Aires, Planeta, 2011, op. cit., pág. 104.
  29. a b MONTENEGRO, Maximiliano, ES LA EKONOMÍA ESTÚPIDO, Buenos Aires, Planeta, 2011, op. cit., pág. 105.
  30. MONTENEGRO, Maximiliano, ES LA EKONOMÍA ESTÚPIDO, Buenos Aires, Planeta, 2011, op. cit., pág. 106.
  31. http://www.infotechnology.com/notas/148867-triple-play-el-caso-telecentro
  32. a b c MONTENEGRO, Maximiliano, ES LA EKONOMÍA ESTÚPIDO, Buenos Aires, Planeta, 2011, op. cit., pág. 107.
  33. Lock out patronal Medios de comunicación
  34. Sábat, maestro “intachable”
  35. Cristina se enojó con un dibujo de Sábat
  36. Preocupación de ADEPA por el "creciente clima de suspicacias oficiales" hacia la prensa
  37. El informe completo de la UBA, Télam, 04/04/2008
  38. a b c «Cristina avaló un informe con críticas para el periodismo» (en español). Diario Clarín, 5 de abril de 2008. Consultado el 31 de mayo de 2012.
  39. «Tiene razón» (en español). Diario Crítica, 5 de abril de 2008. Consultado el 5 de abril de 2008.
  40. «La SIP preocupada por el observatorio» (en español). Crítica de la Argentina, 09-04-2008. Consultado el 15 de abril de 2008.
  41. a b Círculo Sindical de la Prensa y la Comunicación de Córdoba. «Intolerancia y doble discurso» (en español). Crítica de la Argentina, 14-04-2008. Consultado el 31 de Mayo de 2012.
  42. Incidentes, empañan la asunción de Kirchner en el PJ
  43. Donde hubo fuego (cubitos quedan)
  44. a b Graciela Mochkofsky: Pecado original, cit., t. II, § 15, pág. 178.
  45. Graciela Mochkofsky: Pecado original, cit., t. II, § 15, págs. 178 y 179.
  46. a b Graciela Mochkofsky: Pecado original, cit., t. II, § 15, pág. 183.
  47. a b MONTENEGRO, Maximiliano, ES LA EKONOMÍA ESTÚPIDO, Buenos Aires, Planeta, 2011, op. cit., pág. 108.
  48. MONTENEGRO, Maximiliano, ES LA EKONOMÍA ESTÚPIDO, Buenos Aires, Planeta, 2011, op. cit., pág. 109.
  49. Mariotto: "Quien no cumpla la ley será sancionado".
  50. http://www.perfil.com/contenidos/2011/04/16/noticia_0031.html
  51. «Centro de Información Jurídica: La Corte Suprema declaró la constitucionalidad de la Ley de Medios.» (web). Centro de Información Jurídica (2013). Consultado el 31 de octubre de 2013.
  52. "Court rules in favor of Grandmothers." Buenos Aries Herald via buenosairesherald.com, 31 August 2010. Retrieved: 31 August 2010.
  53. a b Caso Noble Herrera: dio negativo otro análisis de ADN, El diario de la pampa, 14/10/2012, http://www.eldiariodelapampa.com.ar/index.php?option=com_content&view=article&id=119874:caso-noble-herrera-negativo-otro-analisis-de-adn-a-marcela-y-felipe&catid=71:destacadas#.UIJHGO93XTo 
  54. Informe de la web oficial de Reporteros sin fronteras. Consultado el 26 de febrero de 2011.
  55. Diario Tiempo Argentino: Elogios para la Argentina y críticas al Grupo Clarín. Consultado el 26 de febrero de 2011.
  56. Texto Ley 26.736 Consultado el 31 de mayo de 2012.

Enlaces externos[editar]