Batalla de Adrianópolis

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Adrianópolis
Guerra Gótica (376–382)
Bataille-andrinople-I-es.svg
Esquema de la disposición de las tropas
Fecha 9 de agosto del 378
Lugar Noroeste de Adrianópolis, Tracia
Coordenadas 41°48′N 26°36′E / 41.8, 26.6


Coordenadas: 41°48′N 26°36′E / 41.8, 26.6
Resultado Victoria visigoda decisiva
Beligerantes
Godos
· Tervingios
· Greutungos
Alanos
Hunos
Imperio romano de Oriente
Mercenarios francos
Comandantes
Caudillo Fritigerno
Duce Alateo
Duce Safrax
Emperador Valente
General Sebastián
General Trajano
General Flavio Ricomero
General Víctor
Fuerzas en combate
Cifras de Lago:[1]
11.500 jinetes, 122.500 infantes pesados y 21.000 ligeros
Cifras de Jorgensen:[2]
15.000
Cifras de MacDowall:[3]
>10.000
Cifras de Frassetto:[4]
~30.000
Cifras de Burns:[5]
50.000 infantes y 50.000 jinetes
Cifras de Lago:[1]
7.500 jinetes, 21.000 legionarios y 28.000 auxiliares
Cifras de Jorgensen:[6]
20.000
Cifras de MacDowall:[7]
15.000-20.000
Cifras de Frassetto:[8]
30.000-40.000
Cifras de Burns:[9]
40.000 infantes y 20.000 jinetes
Bajas
Desconocidas Dos tercios del ejército destruido[10]

La Batalla de Adrianópolis (en latín: Proelium Hadrianopolitanum) fue un enfrentamiento armado que se libró el 9 de agosto de 378 d. C. en las llanuras al noroeste de la ciudad romana de Adrianópolis (actual Edirne, en la Turquía europea). En ella se enfrentaron las fuerzas de Fritigerno, jefe de los tervingios, y el ejército del Imperio romano de Oriente comandado por el propio Emperador Flavio Julio Valente (328-378), que murió en la batalla y cuyo ejército fue aniquilado.[11]

Fue el último combate en el que los romanos emplearon sus clásicas legiones, pues a partir de entonces los ejércitos comenzaron a poner más énfasis en la caballería y las pequeñas divisiones armadas, como los comitatenses.[12] El reemplazo que la caballería hizo de la infantería está documentado desde el siglo IV con cronistas como Marcelino; en el siglo XX el profesor británico Norman H. Baynes documentó este hecho.[13]

La derrota romana es solo comparable a desastres como Cannas (216 a. C.), Arausio (105 a. C.), Carras (53 a. C.), Teutoburgo (9 d. C.), Aquileya (170) y Edesa (259 ó 260). El desarrollo de la batalla se conoce realmente bien gracias sobre todo al relato de dos historiadores romanos contemporáneos: Amiano Marcelino (c.320-c.400) y Paulo Orosio (c.383-c.420).

Antecedentes[editar]

Migración de los godos[editar]

Los godos procedían originalmente del sur de Escandinavia, pero a partir del siglo I a. C. emigraron hacia el sudeste, asentándose dos siglos más tarde en las grandes llanuras al norte del Mar Negro.[14] Allí se dividieron con el tiempo en dos ramas, los ostrogodos (del gótico Ost Goths, "godos del este") y los visigodos (en gótico Wiss Goths, "godos del oeste"), separados por el río Dniéster. Sin embargo, dichos nombres los recibirán recién durante el siglo V, tras establecerse en Italia e Hispania, respectivamente; por aquella época eran denominados tervingios a los occidentales y greutungos a los orientales.[15]

Los tervingios se extendieron enseguida hacia el suroeste, cruzando con frecuencia la frontera romana y realizando todo tipo de saqueos, hasta que llegaron a un acuerdo por el que los romanos les cedían la provincia de Dacia (oeste de la actual Rumania) a cambio de la paz durante el reinado de Aureliano, entre 270-275.[14] Constantino el Grande (272-337) les convirtió en federados del Imperio (foederati) y les encargó la defensa del limes danubiano a cambio de importantes sumas de dinero, pero pronto llegaron los problemas. Si los romanos tenían que pagar a los bárbaros para que los defendieran, ¿quién les impediría recibir más dinero que el de una legión cualquiera? A pesar de las crisis económicas de los siglos III y IV los romanos seguían teniendo mucho dinero, sólo había que cogerlo. Así que, cada vez que los godos estimaban que les convenía un aumento de su sueldo, cruzaban en armas el Danubio, saqueaban un par de ciudades y volvían a sus tierras, comunicando a los romanos que seguirían haciéndolo mientras los subsidios no se les aumentasen.[16] Así lo hicieron en 365, cuando apoyaron al usurpador Procopio (326-366), y en 369, luego Valente consiguió infligirles una seria derrota militar.[17]

Al siguiente año, los godos se encontraron a sus espaldas con un enemigo con el que no contaban: los hunos. Este pueblo de jinetes asiáticos derrotó estrepitosamente a los alanos del Volga y se extendió rápidamente por las estepas de la moderna Rusia,[18] enfrentándose a los greutungos en 370, que fueron también vencidos y forzados a servir en su ejército junto con otros pueblos germánicos. Las noticias relatadas por los refugiados greutungos pusieron a sus hermanos del oeste en pie de guerra, pero cuando en 376 los hunos atravesaron el Dniéster para enfrentarse a ellos, los godos occidentales fueron derrotados igualmente.[19] Al contrario que sus hermanos orientales, los visigodos tuvieron ocasión de huir y la aprovecharon, solicitando a los romanos cruzar el Danubio e instalarse esta vez en la provincia de Moesia, en las actuales Bulgaria y Serbia. Los romanos no rechazaron la propuesta, pues les convenía para defender los Balcanes de la previsible futura invasión de los hunos.[20] Las diversas confederaciones tribales germánicas sumaban entre 25.000 y 100.000, pero su constante crecimiento las hacia competir cada vez por los limitados recursos de Germania y Escandinavia haciendo inevitable que trataran de inmigrar al rico territorio romano, ya fuera pacifica o violentamente.[21]

Historiadores romanos cifraron la masa de refugiados en un millón de personas[22] de las que hasta un quinto eran guerreros,[23] sin embargo, la cifra es considerada por muchos historiadores modernos una exageración. La mayoría de los eruditos consideran que las diversas hordas bárbaras que invadieron el Imperio tenían entre veinticinco y noventa mil miembros, de los que una quinta parte podían empuñar un arma.[24] Estas huestes estaban violentamente enemistadas entre sí, por esto sus incursiones «fueron, pues, ataques locales con fuerzas limitadas», aunque desde una perspectiva histórica a largo plazo parezcan un único proceso migratorio.[24] Además, estas masas humanas son difíciles de calcular numéricamente porque usualmente se conformaban de diversas tribus unidas y separadas durante la migración. A los tervingios se les sumaron contingentes de greutungos, alanos, hunos y hasta romanos (esclavos fugitivos, desertores y buscadores de oro). Precisamente, el tamaño de estas tribus significo que los grandes enfrentamientos entre germanos y romanos rara vez involucraron más de 20.000 combatientes.[24]

Se presentaban voluntarios para cultivar y defender una zona fronteriza escasamente poblada, donde las pocas legiones y los mercenarios francos se habían mostrado insuficientes frente a las invasiones anteriores de los propios godos y otros pueblos bárbaros. Los godos se asentaron en Moesia de forma prácticamente independiente, sólo condicionados a pagar determinados impuestos y servir en el ejército cuando fuera necesario, por lo que comenzaron a recibir nuevas armas y adiestramiento en las técnicas de guerra romanas.[25] También gozaron a partir de ese momento de la ciudadanía romana.[26]

La imposible convivencia[editar]

Sólido romano con la efigie del emperador Valente.

La instalación de los tervingios fue vista como el ingreso de un ente autónomo, pagano, y posiblemente violento por amplios sectores del mundo romano. Sin embargo, Valente considero que los godos rápidamente asumirían las costumbres del Imperio y que al estar acorralado entre las legiones y los hunos atrás suyo, no se atreverían a sublevarse. Para hacer más defendible su decisión el Emperador ordeno que los godos tenían que convertirse al cristianismo y entregar sus armas para pasar.[27] Los bárbaros así lo hicieron, aunque su desarme nunca fue muy completo y su conversión fue a la herejía del arrianismo. Por su parte, quería nuevos reclutas para luchar en su guerra contra el Imperio sasánida por el control de Armenia.[28]

El problema empezó porque los Balcanes, región relativamente pobre, sufría de una corrupción endémica entre los funcionarios imperiales deseosos de hacer prosperar sus fortunas personales. Además, estaban las heridas aun abiertas por el reciente conflicto, así no fue sorprendente el abuso que ejercieron el "dux" Máximo (comandante de las tropas fronterizas) y el "comes" Lupicino (gobernador y recaudador de impuestos de "Moesia") sobre los necesitados refugiados, tanto así que se relata, eran capaces de obligarlos a vender a sus niños como esclavos por perros para comer.[29]

Esto empezó a causar molestias entre los líderes germánicos. Mientras Fritigerno (gótico "Frithugarnis") empezaba a desplazar del liderazgo a Alavivo (gótico "Alavivus"), el jefe que había llevado a los godos al sur del Danubio,[30] Atanarico, anterior líder de los tervingios, abandonado por la mayoría de su gente tras sus derrotas ante los hunos para huir con Alavivo,[31] llegó a la frontera romana con sus últimos seguidores y no era el único, pues los greutungos habían llegado capitaneados por Alateo y Safrax y los taifalos hicieron lo mismo encabezados por Farnobio.[32] Todos pidieron asilo y fueron rechazados por los funcionarios imperiales, cuya capacidad militar estaba excedida ya por los tervingios y sin duda estaban aterrados por estos nuevos contingentes.

Los temores se probaron ciertos cuando los greutungos empezaron a traspasar sin permiso la frontera con el serio peligro que se unieran a los tervingios. Mientras Atanarico volvió a refugiarse a los Cárpatos (gótico "Caucaland"), montes que habían servido de refugio a los godos tras su derrota frente a los hunos, hasta que en 381 fue depuesto por una conspiración auspiciada por Fritigerno para que sus seguidores se le unieran, moriría un año después.[33] Además, hartos del hambre, los tervingios abandonaron la zona donde estaban acampados a orillas del Danubio y se desplazaron a Marcianópolis (actual Devnja, Bulgaria).[34] Los godos estaban a punto de rebelarse pero los romanos no tenían fuerzas en la región para detenerlos. Ese miedo llevó a Lupicino a planificar el asesinato o secuestro de los líderes godos Alavivo y Fritigerno. Los invito a cenar a la ciudad para supuestamente alagarlos y negociar con ellos, pero debían dejar a sus guardaespaldas afuera del cuartel donde se llevaría a cabo el evento. El plan era matar a los guerreros godos en el exterior y ocuparse de sus cabecillas en el interior, sin embargo, no todo salió según los planes. Los tervingios asesinaron a numerosos romanos y, como sucedería muchas veces durante esa guerra, robaron sus armas y armaduras; por otra parte, aunque Alavivo murió Fritigerno sobrevivió, aunque se desconoce si escapo o negocio con Lupicino.[35]

Sin importar como escapo, en cuanto Fritigerno se reunió con su gente empezó a saquear los campos alrededor de Marcianópolis, entre tanto, Lupicino se dedico a reunir un ejército para acabar con el problema en que se habían convertido los germanos. En la batalla que siguió los tervingios sumarían 7.000 u 8.000 guerreros, la mayoría a pie, pues el hambre los habría forzado a sacrificar la mayoría de sus caballos. Muchos iban mal armados y estaban desesperados por el hambre.[36] Lupicino probablemente contara con 5.000 hombres ya que debió dejar parte importante de sus tropas vigilando a los greutungos o en la base de Nicópolis ad Istrium.[37] Probablemente ninguno de los dos bandos tuviera más de un millar de jinetes entre sus filas.

La batalla se resolvió rápidamente, cuando ambos ejércitos se vieron en los campos cercanos de Adrianópolis, formaron uno frente al otro y los godos cargaron temerariamente contra sus enemigos, haciéndolos romper filas y masacrando a la mayoría.[38] Lupicino consiguió escapar a la ciudad y los combatientes germánicos se apropiaron de las armas de sus enemigos caídos. Los campos se Tracia quedaron a merced de las partidas de saqueadores tervingios, en tanto que las guarniciones de las ciudades tuvieron que atrincherarse en sus muros.

La revuelta goda[editar]

Poco después de su inesperada victoria a Fritigerno se le sumaron contingentes de greutungos liderados por Aleteo y Safrax que habían cruzado furtivamente poco tiempo atrás.[39] Más encima se le sumaron los godos que servían en el ejército romano en Adrianópolis, expulsados de la ciudad por sus comandantes romanos, no sin antes robar gran cantidad de armamento por orden de sus caudillos Sueridas y Colias. También contaba con gran número de esclavos de origen godo que se fugaron para unírsele, buscadores de oro que vivían en las montañas y prisioneros romanos que desertaron.[40] Así el caudillo tervingio podía contar con alrededor de 10.000 a 12.000 combatientes con los que decidió tomar Adrianópolis tras fracasar unas nuevas negociaciones, pero sus fuerzas se mostraron incapaces de traspasar las sólidas defensas. Prudentemente abandono el asedio en cuanto empezaron a aparecer los primeros signos del invierno y dejo a sus guerreros dedicarse a saquear las zonas rurales cercanas en busca de provisiones.

A pesar de todo, los godos aun sufrían serios problemas de avituallamiento, por lo que seguían abiertos a lograr un nuevo tratado, donde consiguieran nuevas tierras para cultivar.[41] Forzados a dividirse en pequeñas partidas de saqueadores eran vulnerables a que una por una éstas fueran derrotadas por los romanos, sin embargo, a lo largo de la guerra Fritigerno demostrara su habilidad para coordinarlas y mantener su dominio personal, acertando siempre en cuando dispersarse y cuando reagruparse.

Consciente de que debía hacer algo, Valente opto por hacer la paz con los sasánidas pero demoraría su tiempo, aparte de tener que dejar un fuerte contingente en Armenia que garantizara el respeto de cualquier tratado.[42] Esto no impidió el envío de refuerzos a cargo de Profuturo y Trajano. El sobrino del Emperador, su colega occidental, Graciano el Joven (359-383), envió a tropas auxiliares francas lideradas por Flavio Ricomero desde la Galia, pero es probable que la mitad de sus soldados desertaran antes de llegar a Tracia.[43] Fue entonces que los tervingios y aliados quedaban atrapados en las montañas de los Balcanes, dispersos y hambrientos en el refugio que habían escogido los pasos fueron bloqueados por los romanos esperando así matarlos de hambre, pero una enorme banda de greutungos cruzo la frontera por la desembocadura del Danubio.[44] Era ya el año 377, y poco después enfrentaban en la batalla de Ad Salices (latín "en los Sauces") al ejército reunido por Ricomero, Trajano y Profuturo. El combate termino indeciso y con gran número de bajas para ambos bandos.[45] Después los romanos se refugiaron en Marcianópolis y los germanos lentamente avanzaron hacia el sur en su persecución, una vez llegados a esa ciudad se sumaron a su hueste un importante grupo de jinetes alanos y hunos.[46] Ricomero volvió a la Galia por refuerzos y Valente ordeno a Saturnino aislar a los tervingios en las montañas, esto hubiera sido posible de no ser por la llegada de los greutungos, alanos y hunos, los bárbaros volvían a saquear a placer la región. Entre tanto Frigérido, gobernador de Panonia leal a Graciano, quedo a cargo de proteger Beoria después de haber traído refuerzos tiempo atrás junto a Ricomero.[47] Finalmente, decidió volver a Pannonia, durante el viaje de regreso se encontró una poderosa banda de taifalos y greutungos encabezada por Farnobio, quien había cruzado el Danubio con Aleteo y Safrax pero se había separado para atacar la desprotegida Iliria. La mayoría de los invasores murieron, incluido su comandante, los sobrevivientes se rindieron y fueron enviados a ser peones en el norte italiano.[48]

Para ese entonces era obvio para todo mundo que sólo una campaña militar de grandes proporciones podría expulsar a los godos de Tracia, pero era obvio que Fritigerno no se quedaría sin hacer nada mientras los emperadores romanos se coordinaban.[49] El jefe godo sabía que tenía que actuar o sería aniquilado en un movimiento de tenezas.[50]

El plan de contraataque romano[editar]

Típico equipo de un soldado romano en la época de las invasiones bárbaras.

Graciano decidió partir con un poderoso ejército a auxiliar a su tío, pero esto fue aprovechado por los alamanes para incursionar en la Galia a comienzos de 378. A pesar de ser rechazados, el clan de los lentienses cruzó el Rin y Graciano debió dar media vuelta y guerrear con ellos. En la batalla de Argentovaria los bárbaros terminaron aplastados.[51] Este evento comprobó a Graciano que estaba obligado a dejar un gran porcentaje de sus fuerzas en la Galia, reduciéndose mucho la ayuda que lideraría al este.[52] Durante su marcha, los romanos occidentales sufrirán una emboscada a manos de los alanos.

Es que en efecto, los godos no eran la única amenaza al territorio romano. Hunos y alanos representaban también una amenaza y algunas ya asaltaban la frontera danubiana, los cuados, los taifalos, los alamanes y los francos querían cruzar la frontera para refugiarse de los nómades orientales y saquear el débil pero muy rico Imperio.[53] Para emporar la situación, los sasánidas solo respetarían el acuerdo si gran cantidad de tropas romanas, en preferencia las mejores, se quedaban en Armenia. Ante el enorme problema, los romanos necesitaban ganar tiempo para reunir un ejército poderoso. El comandante elegido para tal misión fue Sebastián, quien escogió 2.000 hombres para llevar a cabo una exitosa campaña de guerrillas.[54] El general romano conseguiría expulsar las partidas de godos de los alrededores de Adrianópolis, acabando con algunas y las contenía en un área restringida.[55] Esto obligo a Fritigerno a reunir sus fuerzas y moverse a Cabyle, por el otro bando, Valente ya tenía todo su ejército reunido en Melantias y decidió marchar sobre Adrianópolis.

Durante la marcha Sebastián se unió al grueso de la tropa romana que acampo a las afueras de la ciudad.[56] Enterado, Fritigerno decidió intentar dar un rodeo y apoderarse de Niké, pueblo entre Adrianópolis y Constantinopla; de tener éxito podría dejar sin suministros al emperador. Sin embargo, no consiguió llegar a Niké, el Emperador se dio cuenta antes y se preparo para la batalla.

El ejército romano[editar]

El núcleo de su fuerza de combate fueron las veteranas legiones palatinae, apoyados por los auxilia palatinae y los limitanei y comitatenses.[57] Sin embargo, mientras la importancia de la caballería aumentaba en el ejército imperial el equipo y disciplina de los infantes había decaído en calidad desde épocas clásicas como durante las Guerras Marcómanas, a pesar de que el papel decisivo en las batallas seguía en manos de la infantería.[58] Las armas y protecciones de cada soldado eran muy distintas, la conocida lorica segmentata había sido reemplazada por la menos eficiente cota de malla; la clásica espada corta romana, el gladius, había sido desplazado por una mucho más larga, la spatha, siendo sustituida la estocada por el tajo; y la jabalina de los legionarios, llamada pilum, había prácticamente desaparecido.[59]

Valente dejo el tesoro imperial destinado a financiar la campaña a salvo en Adrianópolis, y llamó a sus principales lugartenientes a un concejo de guerra para resolver si combatir o no. Su fuerza era probablemente superior a los 20.000 combatientes, sin embargo, debió dejar una guarnición importante en la urbe.[60] Según los exploradores la hueste goda no disponía de más de 10.000 guerreros, era la oportunidad de acabar con los germanos antes de que se escabulleran pero el César estaba dubitativo. Es posible que el Emperador dispusiera de entre 15.000 y 20.000 soldados disponibles para ir al campo de batalla, aunque probablemente la primera cifra se acercara más a la realidad ya que disponer de una aparente ventaja numérica de dos a uno Valente no hubiera dudado en atacar.[61] Lo que desconocía el Emperador era que gran parte de la caballería bárbara estaba pastando fuera de la vista de sus exploradores. [62] También estaba la posibilidad de esperar a Graciano, quien había enviado mensajeros pidiendo que paciencia a su tío, sin embargo, el contingente que lo seguía debía ser bastante limitado, Valente sabría que de esperarlo tendría solo un pequeño apoyo militar pero al precio de compartir la gloria de una victoria.[63] Finalmente, primo la opinión de parte importante de sus generales y cortesanos y el César se decidió por atacar.

El ejército germánico[editar]

Los tervingios habían recolectado las armas de los romanos muertos en los enfrentamientos anteriores y se les unieron numerosos contingentes de greutungos, alanos y hasta hunos, principalmente como caballería.[64] Además, contaban con gran cantidad de desertores, esclavos fugitivos y otros romanos incorporados a sus filas.[65]

Aunque algunos historiadores modernos han estimado que hasta 75.000 tervingios cruzaron el Danubio inicialmente,[66] es bastante probable que fueran mucho menos, aun teniendo en cuenta que se sumaron contingentes de otras tribus, especialmente greutungos. Quizás unas 30.000 personas transportadas en 2.000 o 5.000 carromatos, siempre necesitados de provisiones, avanzaban lentamente.[67] A pesar de lo que digan fuentes antiguas de que cada noche los godos formaban un solo gran círculo con sus carromatos (gótico laager) con sus familias y animales al interior, sin embargo, esto hubiera sido demasiado lento para formar y muy difícil de defender por su extensión.[68] Lo más probable es que los bárbaros al acampar formaran varios campamentos según los diversos clanes, cercanos entre sí y todos alrededor de alguna fuente de agua.

Posiblemente la horda germánica sumara poco más de 10.000 combatientes, es decir, los exploradores del Emperador no estaban completamente equivocados.[69] Quizás fueran hasta 15.000 guerreros, pero unos 4.000 jinetes estaban pastoreando lejos del campamento cuando Valente ataco.[70]

Batalla[editar]

Desarrollo de la batalla.

El 9 de agosto de 378 Valente inicio su marcha hacia el campamento de los godos, llegando cerca de las 14:00 horas, con sus tropas agotadas por recorrer unos 13 km bajo su ardiente sol veraniego y mediterráneo.[71] A pesar de dicho factor ordeno a su ejército tomar posiciones para el combate, mientras la vanguardia (parte de la caballería) formaban una pantalla.[72]

Los jinetes romanos se ubicaron en los flancos, mientras la infantería pesada y los auxiliares se desplegaron en el centro de la línea. Al contemplar esto Fritigerno opto por intentar ganar tiempo parlamentando mientras enviaba mensajeros a su caballería, que en ese entonces estaba lejos pastando; un sacerdote fue enviado ante el Emperador pero fue devuelto a los germanos.[73] Los bárbaros, ya conscientes que tendrían que luchar, dejaron a sus familias tras las líneas defensivas de carromatos y salieron al campo abierto para luchar. Entre tanto, Fritigerno intento nuevamente dialogar con el Emperador, mientras que unidades de escaramuzadores romanos tanteaban las posiciones godas para impedir ataques sorpresivos o descubrir posibles emboscadas y sus puntos débiles. Una de estas unidades, al mando de Casio y Bacurio empezó el combate con el enemigo en el ala derecha de la línea romana, pronto toda la caballería romana de dicho flanco se vio involucrada y acabo rechazada.[74] Para empeorar las cosas para el César, la caballería bárbara a cargo de Aleteo y Safrax llego en esos momentos poniendo en fuga a sus contrincantes.

En esos precisos momentos los tervingios se decidieron por atacar a la infantería romana en el centro, aprovechando que ésta aun no terminaba de tomar posiciones.[75] Tras una lluvia de flechas y jabalinas, la moral de los romanos se fue al piso y aunque los legionarios del ala izquierda consiguieron abrir una brecha entre sus enemigos en su línea, como la caballería aun no estaba formada no pudieron aprovechar ese éxito. Cuando la caballería goda ataco ese sector del ejército enemigo los jinetes romanos lograron hacerlos retroceder hasta la barricada de carromatos, pero al no contar con el apoyo de la caballería que había quedado de reserva producto del caos tuvieron que terminar huyendo.[76] Fue entonces que vino el desastre, la caballería bárbara aprovecho para flanquear el centro de la línea romana y los legionarios y auxiliares que combatían a pie se vieron rodeados. Algunas unidades rompieron filas y huyeron, siendo cazados por los jinetes enemigos; otras, como los veteranos lanciarii y matiarii, permanecieron firmes alrededor del César hasta que una flecha acabo con su vida, otra versión del fin de Valente dice que sucedió en una pequeña granja cercana donde se refugió hasta que los godos le prendieron fuego con todos adentro. El cuerpo del Emperador jamás fue encontrado.

Después de Adrianópolis[editar]

Via Egnatia, principal vía romana de los Balcanes. Adrianópolis está cerca de su recorrido, no lejos del punto en que la orientación cambia hacia el sureste y conduce a Constantinopla (Bizancio). De haber tomado Adrianópolis, los godos habrían llegado a la capital imperial rápidamente y sin oposición.

La derrota del ejército de Constantinopla le había costado la vida a su César, a los generales Sebastián y Trajano, a 35 tribunos y a dos tercios del ejército.[77] Graciano, enterado del destino de su tío, simplemente dio media vuelta a defender su propio imperio.

Por su parte, los godos aprovecharon de marchar inmediatamente contra Adrianópolis, deseosos de apoderarse del tesoro imperial, pero sus repetidos asaltos serán rechazados por la guarnición local y los supervivientes.[78] Aunque muchos romanos desertaron, incluyendo los candidati, la guardia personal de Valente, nunca lograron que les abrieran las puertas y Fritigerno se decidirá por dirigirse a Perinto (actual Mármara Ereglisi, Turquía). Desde ahí fueron contra la propia Constantinopla, pero tras contemplar sus sólidas defensas y sufrir una sangrienta salida de unidades de mercenarios sarracenos contra su campamento.[79]

La escasez crónica de víveres que sufrían los bárbaros los llevo a marchar a Tracia, luego Iliria y finalmente a Dacia. Este respiro fue aprovechado por Graciano para imponer orden en Constantinopla.

Consecuencias[editar]

La primera y obvia consecuencia de la aplastante derrota del Imperio romano de Oriente fue el trono vacante que Valente dejó en Constantinopla. Antes de que el caos se adueñase de Oriente, el emperador de Occidente y sobrino del difunto, Graciano, encargó su gobierno al general hispano Flavio Teodosio, que fue coronado en 379 y llegaría a ser conocido como Teodosio el Grande. Teodosio adquirió el trono de Occidente años más tarde y fue el último hombre que gobernó el Imperio romano en su totalidad. Teodosio dirigió personalmente una nueva campaña contra los godos que terminó al cabo de dos años, tras los cuales consiguió derrotarlos y negociar un pacto en 382 con su nuevo jefe, Atanarico, que volvía a restituirlos como foederati en Moesia. Fritigerno no es mencionado, es posible que hubiera muerto o perdido el liderazgo que ejercía entre los germanos.[80]

Aunque el nuevo pacto supuestamente devolvía la situación al statu quo inicial, lo cierto es que ya nada volvería a ser igual para los godos ni para los romanos. Tras Adrianópolis, los visigodos fueron plenamente conscientes de su fuerza y continuaron extorsionando a los romanos cada vez que les parecía conveniente. El que llegó más lejos con esta política fue Alarico I, que incluso aspiró a ocupar algún cargo importante en el gobierno del Imperio de Oriente. Al no ver resueltas sus demandas, sometió a los Balcanes a una nueva política de saqueos, llegando a entrar en Atenas. Sólo cesó en su empeño cuando Rufino, el prefecto del pretorio del hijo de Teodosio, Arcadio, le reconoció como magister militum de la provincia de Iliria.[81] Las desavenencias de Alarico con sus nuevos vecinos occidentales (que no reconocían el gobierno de Oriente ni el de Alarico sobre Iliria) conducirían en último término al saqueo de Roma en 410.[82]

Solidus de Teodosio I, quien fue nombrado emperador de Oriente por Graciano.

La derrota de Adrianópolis tuvo también sus consecuencias en la forma romana de hacer la guerra. Tras la masacre romana, fue imposible recuperar el número de soldados y oficiales perdidos en la batalla y hubo que reestructurar el ejército, abandonando el clásico sistema de legiones. A partir de entonces (fue Teodosio quien exportó el nuevo modelo a Occidente), el ejército romano se dividió en pequeñas unidades de limitanei (guardias fronterizos, muchas veces bárbaros federados) dirigidas por un duque (dux) que gobernaba una zona fronteriza desde una fortaleza particular, más un ejército móvil (comitatenses) que se desplazaba de un lugar a otro según apareciesen los problemas.[83] Este nuevo sistema de defensa sería el embrión del futuro sistema feudal vigente durante la Edad Media. La batalla de Adrianópolis también demostró la eficacia de la caballería en la guerra, por lo que su número aumentó en los nuevos ejércitos en detrimento de la infantería.[84] Las nuevas unidades de caballería solían estar formadas asimismo por mercenarios bárbaros, fundamentalmente hunos, sármatas o persas, que combatían con espada larga y lanza y fueron a su vez los precursores de los caballeros medievales.

La presión demográfica de las tribus germánicas finalmente se desataba sobre el debilitado Imperio. La población de estos bárbaros había crecido constantemente de uno o dos millones en tiempos del Principado, duplicándose para la época de Valente.[85] Finalmente, las grandes confederaciones tribales empezaban a asentarse en territorio romano (cincuenta o sesenta millones de habitantes, la mitad en Europa).[86] Los visigodos acabaron en Hispania (posiblemente cuarenta o cincuenta mil), los ostrogodos en Italia (quizás apenas cuarenta mil), hérulos y suevos (veinticinco a treintaicinco mil cada uno) en Italia y Galicia respectivamente.[87] Muy pocos en comparación a las enormes poblaciones que invadieron.[88]

Finalmente, el caos ocasionado por los godos en Adrianópolis fue aprovechado por los hunos para cruzar el Danubio e imitar la política de saqueos y extorsiones que tan buenos resultados había dado a los godos. La victoria se había vuelto un ejemplo para el resto de las tribus que el Imperio era vulnerable, motivando a muchos a invadirlo y exigir tierras donde asentarse.[89] En diciembre de 406 el Rin se congelara y 200.000 suevos, alanos y vándalos (silingos, lacringos y asdingos o victovales) vieron su oportunidad para entrar en territorio romano y no dudaron en aprovecharla.[90] Cruzaron cerca de Moguntiacum (actual Maguncia), pero tras años de saqueo en la Galia los romanos contratarían a los ya llamados visigodos para acabar con estas tribus, la lenta persecución terminaría por llevar a los godos a Hispania.[91] Cuando Atila llegó al trono huno en 434, esta política era algo común para su pueblo, y fue él quien la llevó a su máxima expresión acelerando la caída del Imperio romano de Occidente.

Referencias[editar]

  1. a b Lago, José I. "La batalla de Adrianópolis". En Los visigodos. Historialago.com. Publicado el 30 de abril de 2003. Consultado el 15 de junio de 2014.
  2. Jorgensen, 2009: 53
  3. MacDowall, 2011: 69
  4. Frassetto, Michael (2003). Encyclopedia of Barbarian Europe: Society in Transformation. Santa Bárbara: ABC CLIO, pp. 170. ISBN 978-1-57607-263-9.
  5. Burns, T.S. (1973). "The Battle of Adrianopolis". Historia, no. 22, pp. 336-345.
  6. Jorgensen, 2009: 51, 53
  7. MacDowall, 2011: 64, 68-70
  8. Frassetto, 2003: 170
  9. Burns, 1973: 336-345
  10. Jorgensen, 2009: 51; MacDowall, 2011: 80
  11. Zósimo, Nueva historia, libro IV.
  12. MacDowall, 2011: 89-90
  13. Baynes, 1985: 106-107.

    La primera gran batalla de la caballería es la tremenda lucha entre Constantino y el emperador rival Magencio... La lección fue todavía más patente con la derrota de Roma en Adrianópolis en el año 378, donde el éxito de los godos se debió a una brillante carga de caballería.

    .
  14. a b Collins, 2005: 10
  15. MacDowall, 2011: 29-30
  16. MacDowall, 2011: 8-9
  17. MacDowall, 2011: 9, 16, 34
  18. MacDowall, 2011: 9
  19. MacDowall, 2011: 12
  20. MacDowall, 2011: 13
  21. Jones, 1998: 8, 266
  22. Engels, 2012: 82-83
  23. MacDowall, 2011: 69
  24. a b c Maier, 1994: 126
  25. MacDowall, 2011: 13
  26. Sanz, 2001: 82-84. Como consecuencia del reclutamiento masivo de mercenarios bárbaros en los ejércitos de Constantino I el Grande y las constantes guerras civiles llevaron al desguarnecimiento y despoblación de los limes, ya a mediados del s. IV era común que los emperadores permitieran la colonización de territorios fronterizos por germanos para asegurar su defensa: francos, alamanes, sajones y camabos en el Rin y cuados, godos y sármatas en el Danubio.
  27. Jorgensen, 2009: 51
  28. Jorgensen, 2009: 52
  29. MacDowall, 2011: 13-14
  30. MacDowall, 2011: 35
  31. MacDowall, 2011: 34
  32. MacDowall, 2011: 14
  33. MacDowall, 2011: 14, 34
  34. MacDowall, 2011: 14, 40
  35. MacDowall, 2011: 40-41
  36. MacDowall, 2011: 30, 42-43
  37. MacDowall, 2011: 42-43
  38. MacDowall, 2011: 44
  39. Jorgensen, 2009: 52
  40. MacDowall, 2011: 30, 32, 36-37, 42, 44-45, 52
  41. MacDowall, 2011: 35-36, 48
  42. MacDowall, 2011: 49
  43. MacDowall, 2011: 50-51
  44. MacDowall, 2011: 51
  45. MacDowall, 2011: 52-54
  46. MacDowall, 2011: 55-56
  47. MacDowall, 2011: 49, 56
  48. MacDowall, 2011: 32, 37, 56-57
  49. MacDowall, 2011: 57-58
  50. MacDowall, 2011: 63
  51. MacDowall, 2011: 59
  52. MacDowall, 2011: 64
  53. MacDowall, 2011: 45, 48, 59
  54. MacDowall, 2011: 60
  55. MacDowall, 2011: 62-63
  56. MacDowall, 2011: 64-65
  57. MacDowall, 2011: 23-24
  58. MacDowall, 2011: 25
  59. MacDowall, 2011: 22, 24
  60. Jorgensen, 2009: 53
  61. MacDowall, 2011: 64, 68-70
  62. Jorgensen, 2009: 53
  63. MacDowall, 2011: 68
  64. MacDowall, 2011: 30-31
  65. MacDowall, 2011: 29
  66. Jorgensen, 2009: 52
  67. MacDowall, 2011: 72-73
  68. MacDowall, 2011: 73
  69. MacDowall, 2011: 69-70
  70. Jorgensen, 2009: 53
  71. MacDowall, 2011: 71
  72. MacDowall, 2011: 72
  73. MacDowall, 2011: 70-71
  74. MacDowall, 2011: 76-77
  75. MacDowall, 2011: 77
  76. MacDowall, 2011: 80
  77. MacDowall, 2011: 80
  78. MacDowall, 2011: 81
  79. MacDowall, 2011: 81, 84
  80. Halsall, 2007: 182
  81. MacDowall, 2011: 86
  82. MacDowall, 2011: 88
  83. MacDowall, 2011: 89
  84. MacDowall, 2011: 8, 90
  85. Jones, 1998: 9
  86. Jones, 1998: 8
  87. Jones 1998: 267
  88. Jones, 1998: 9
  89. MacDowall, 2011: 89
  90. Keay, S.J. (1988). Roman Spain. Berkeley: University of California Press, pp. 204. ISBN 978-0-52006-380-8.
  91. Danver, Steven L. (2010). Popular Controversies in World History: Investigating History's Intriguing Questions. Santa Bárbara: ABC-CLIO, pp. 251. ISBN 978-1-59884-078-0.

Bibliografía[editar]

Clásicas:

Modernas:

  • Baynes, Norman H. (1985) [1925]. El Imperio bizantino. México: Fondo De Cultura Económica. Traducción de María Luisa Díaz Canedo & Francisco Giner de los Ríos.
  • Collins, Roger (2005) [2004]. Historia de España: La España visigoda, 409-711. Tomo IV. Barcelona: Editorial Critica. Traducción de Mercedes García Garmilla. ISBN 978-8-48432-636-6.
  • Engels, Friedich (2012) [1884] El origen de la familia, la propiedad privada y estado. Moscú: Editorial Progreso. Digitalizado por Juan Fajardo y corregido por Javier Bodega.
  • Halsall, Guy (2007). Barbarian Migrations and the Roman West, 376-568. Cambridge: Cambridge University Press. ISBN 978-0-52143-491-1.
  • Jones, Michael E. (1998) [1996]. The End of Roman Britain. Cornell University Press. ISBN 978-0-80148-530-5.
  • Jorgensen, Christer (2009) [2007]. Grandes batallas. Los combates más trascendentes de la Historia. Barcelona: Parragon Books. ISBN 978-1-40755-248-4.
  • MacDowall, Simon (2011) [2001]. El ocaso de Roma. Adrianópolis. Madrid: Osprey Publishing. Traducción de Oriol Poveda Guillén. ISBN 978-84-473-7336-9.
  • Maier, Franz Georg (1994) [1963]. Las Transformaciones del mundo mediterráneo: siglos III-VIII. Madrid: Siglo XXI de España Editores. Traducción de Pedro Viadero. ISBN 978-8-43230-067-7.
  • Sanz Serrano, Rosa (2001). “Las penetraciones bárbaras”. En La caída del Imperio Romano y la génesis de Europa: cinco nuevas visiones. Madrid: Editorial Complutense. ISBN 978-8-47491-620-1.

Enlaces externos[editar]