Lorica segmentata

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Reproducción del equipamiento típico de un legionario romano, donde se puede apreciar la parte frontal de la lorica segmentata
Lorica segmentata vista desde atrás

Lorica segmentata es el nombre que recibe la armadura que llevaron los legionarios romanos durante su época de esplendor (siglos I a. C. - III d. C.). El nombre procede de la palabra latina para «segmentada», que hace referencia a la división en placas metálicas de la armadura. Tal nombre se acuñó por vez primera en el siglo XVI, por lo que se desconoce el auténtico nombre que recibía la lorica segmentata en la época romana.

La lorica segmentata se componía de varias bandas metálicas (generalmente de hierro) que se disponían sobre el cuerpo del soldado en posición horizontal, rodeando su pecho y espalda. Estaban unidas por dentro gracias a unas bandas de cuero verticales, que estaban clavadas a cada una de las bandas metálicas. La armadura podía abrirse desde un costado para que el soldado pudiera quitársela. Además, constaba de otras bandas metálicas en posición vertical que se situaban sobre los hombros y protegían éstos. Los brazos estaban desprotegidos, aunque esto no era de gran importancia, dado que, en formación compacta, el escudo se portaba en el izquierdo y el gladius desenvainado en el derecho, pegado a la cadera, quedando así ambos protegidos.

Este tipo de armadura confería mucha mayor protección que la cota de malla, permitiendo también libertad de movimientos.

Las lorica segmentata evolucionaron a lo largo del tiempo, reconociéndose al menos tres tipos que se sucedieron entre el 20 a. C. y el 250 d. C. Sólo los legionarios, y a veces los pretorianos, llevaban este tipo de armadura: las fuerzas auxiliares, en cambio, portaban la lorica hamata (cota de malla) o bien la lorica squamata (armadura de escamas de metal superpuestas). Debido a su particular estructura, la construcción de la lorica segmentata era la que requería una mayor experiencia del herrero y por tanto costaba más dinero. A esto se debió el hecho de que entre los siglos II y III, debido a las constantes crisis económicas, este tipo de armadura desapareciese y las tropas romanas pasasen a portar únicamente cota de malla o dejasen de llevar protección, lo que causó a su vez una mayor vulnerabilidad del ejército en un periodo durante el cual se sucedía una invasión bárbara tras otra.

Enlaces externos[editar]