Tracia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Tracia
(Θράκη (Thráki) - Trakya- Тракия (Trakija))
Thrace modern state boundaries.png
Localización de Tracia (fondo países actuales)
Localización geográfica / administrativa
Continente (o sub) Europa meridional
Región Península balcánica
Isla
País(es) Flag of Bulgaria.svg Bulgaria
Flag of Greece.svg Grecia
Bandera de Turquía Turquía
División(es) Provincias de Burgas, Sliven, Yambol, Stara Zagora, Haskovo, Plovdiv, Kardzhali, Pazardzhik y Smolyan (BUL)
Macedonia Oriental y Tracia (GRE)
Adrianópolis y zonas europeas de los vilayatos de Estambul y Canakkale (TUR)
Características
Límites Danubio, Macedonia, mar Negro y mar Egeo
Divisiones Tracia turca y Tracia griega
Área(s) protegida(s)
Superficie - km²
Longitud - km
Anchura - km
Punto más bajo
Coordenadas 42°0′N 26°0′O / 42.000, -26.000


Coordenadas: 42°0′N 26°0′O / 42.000, -26.000
Mapa de localización
Tracia
Tracia
Geolocalización en los Balcanes
Provincia romana de Tracia (también aparecen Panonia, Mesia, Dacia, Macedonia e Ilírico)

Provincia romana de Tracia (también aparecen Panonia, Mesia, Dacia, Macedonia e Ilírico)
Thema bizantino de Tracia (ca. 1045)
Thema bizantino de Tracia (ca. 1045)
Mapa de la Antigua Tracia (Abraham Ortelius, 1585)
Mapa de la Antigua Tracia (Abraham Ortelius, 1585)

Tracia (en griego Θράκη, Thráki; en turco Trakya; en búlgaro Тракия, Trakija) es una región del sureste de Europa, en la península de los Balcanes, al norte del mar Egeo, enclavada en Bulgaria, Grecia y la Turquía europea.

En su época, esta región histórica se extendía desde Macedonia hasta el mar Negro y desde el mar Egeo hasta el río Danubio. Ocupa la punta del sudeste de la península balcánica y comprende el nordeste de Grecia, el sur de Bulgaria, y la zona europea de Turquía. Sus límites han variado en diferentes períodos. Las montañas Ródope separan la Tracia griega de la búlgara y el río Evros separa la Tracia turca de la griega, denominadas en ocasiones «Tracia occidental» y «Tracia oriental», respectivamente.[1]

Las ciudades principales de la zona son Estambul (antes Constantinopla), Kallipolis, Edirne (antes Adrianópolis) y Tekirdag, todas ellas en Turquía. En la zona griega se distinguen Komotini, Xánthi y Alejandrópolis como las ciudades más grandes. La región de Tracia es esencialmente agrícola, y en ella se producen tabaco, arroz, trigo, algodón, seda, aceite de oliva y frutas.

Historia[editar]

Mitología griega[editar]

Fue el escenario de uno de los doce trabajos de Hércules, el de las yeguas de Diomedes, en el cual Hércules debía traerle a su primo Euristeo las yeguas carnívoras del rey Diomedes.

Un rey mítico de Tracia, Tereo, es el arquetipo del violador y el marido cruel en una leyenda popularizada, sobre todo, a través de la versión presentada por Ovidio en Las metamorfosis. Tereo desencadenó la furia y venganza de su esposa Procne, tras violar a su hermana Filomela (o Filomena). Los reyes aseguraban que descendían de Hermes, y el culto a Orfeo era muy importante. Introdujeron en la corriente cultural helena una de las ideas más relevantes de la historia: la que decía que los humanos tenemos alma, y que ésta es eterna, como algo aparte del cuerpo, y les despertó anhelos de inmortalidad. Por eso fueron tan ostentosos en los entierros, mausoleos, y tesoros que acompañaban al difunto.

Historia antigua[editar]

Los habitantes pueden ser originarios de varios lugares, sin saberse con certeza. Algunos de los posibles lugares de origen son las islas del mar Egeo (basta nombrar la isla de Samotracia), y las estepas norte del río Danubio.

Aunque los griegos les llamaron bárbaros ("bárbaro" no implica atraso, simplemente traduce -extranjero-), tenían una cultura muy refinada, como demuestran los tesoros arqueológicos Rogozen, Vulchitrun o Letnitsa, entre otros. Los griegos tuvieron muchas relaciones comerciales con ellos, por sus minerales, las rosas, el vino y el castóreo.

Esta zona estuvo, en la antigüedad, habitada por numerosas tribus guerreras de tracios que nunca absorbieron la cultura griega, y formaban pequeños reinos por separado.

Debido a sus codiciables recursos, los griegos los sometieron hacia el 600 a. C., y los utilizaron en la explotación de las minas de oro y plata del lugar. Eran a menudo reclutados como mercenarios, por su gran eficacia, y por su número. Tenían una gran riqueza, debido a los altos impuestos que imponían los reyes sobre los productos mineros, principal fuente de recursos de los tracios.

Aunque formaban un territorio con religión y costumbres comunes, no estaban del todo cohesionados. El pueblo más fuerte y duradero dentro de los tracios fue el de los odrisios, con Teres, su rey, como unificador de Tracia.

Uno de los personajes más famosos de esta región es el gladiador Espartaco.

Tenían costumbres raras a ojos griegos, como la de que lloraban cuando nacía un niño, por todo lo que tendría que sufrir, y porque hacían bromas y reían cuando enterraban a alguien, porque éste no volvería a sufrir, y se dirigiría a una vida feliz y eterna, sin padecer los sufrimientos de la Tierra.

Fueron también los primeros en crear el primer oro trabajado del mundo, en Varna, en el 4500 a. C.

Desde el 512 a. C. hasta el 479 a. C., los tracios fueron dominados por los persas. Sin embargo, hacia el 431 a. C., Tracia fue unida en un reino por Sitalces, quien colaboró con Atenas en la Guerra del Peloponeso. A su muerte, en el 428 a. C., el reino se dividió nuevamente.

Tracia fue anexionada al Imperio romano en el año 46, por el Emperador Claudio. En esta época, las ciudades principales de Tracia eran Sardica (hoy Sofía), Philippopolis (hoy Plovdiv) y Adrianopolis (hoy Edirne). Durante el gobierno romano la zona fue ampliamente beneficiada, pero desde las invasiones bárbaras del siglo III hasta los tiempos modernos, esta zona fue a menudo campo de batalla de diversas disputas. La más famosa de estas batallas, la de Adrianópolis es la del año 378, en la que los visigodos, presionados por los hunos, atravesaron el Danubio y destruyeron allí al ejército del Imperio romano de Oriente, mataron al emperador Valente y se extendieron por los Balcanes saqueando todo a su paso.

Tracia en la Edad Media[editar]

Durante el siglo VII, la parte norte de Tracia pasó a manos búlgaras y la parte sur al Imperio bizantino, pero durante el siglo XIII toda la región formó parte del Segundo Imperio búlgaro, después de un breve período en manos del Imperio latino de Constantinopla.

En 1361, los turcos otomanos conquistaron Adrianópolis (Edirne), y en 1453, después de la caída de Constantinopla, toda Tracia fue parte del Imperio otomano.

Historia moderna[editar]

Tras ser brevemente atribuida casi en su totalidad a Bulgaria en el Tratado de San Stefano en 1878,[1] el norte de Tracia fue anexado por la provincia de Rumelia del Este, entidad búlgara autónoma perteneciente al Imperio otomano. El resto del territorio volvió a control otomano.[1] En 1885 Bulgaria, que se había independizado en 1878, se anexó la provincia de Rumelia, conociéndose desde entonces como Tracia solo a su parte sur, que aún seguía en manos turcas.

Después de la Primera Guerra Balcánica (1912-1913), el Imperio otomano cedió el resto de Tracia Occidental y parte de Tracia Oriental a Bulgaria, incluyendo Adrianópolis (Edirne).[1] Pero luego de la Segunda Guerra Balcánica (1913), en la que Bulgaria fue vencida, esta devolvió a los turcos toda Tracia al este del río Maritsa.[1] Durante la Primera Guerra Mundial el reparto de la Tracia Oriental varió ligeramente debido a la entrega por parte del Gobierno de Constantinopla de ciertos pequeños enclaves fronterizos a Bulgaria.[1]

Después de la Primera Guerra Mundial, y tras la Conferencia de Paz celebrada en París, Grecia recibió de Bulgaria la Tracia Occidental (Tratado de Neuilly, 1919) y recibiría de Turquía (Tratado de Sèvres, 1920) la Tracia Oriental y la mayoría de las islas del mar Egeo, excepto la zona de los Estrechos (Bósforo y Dardanelos) y (Estambul). Pero los griegos debieron librar duras luchas contra la población y el ejército turco para ocupar el lugar.

El tratado de Sèvres, que nunca entró en vigor,[2] fue reemplazado en 1923 por el Tratado de Lausana, que repuso a Turquía toda la zona de Tracia al este del río Maritsa.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Bulgaria ocupó la parte griega de Tracia (1941-1944), pero al finalizar la contienda, se repusieron las fronteras greco-búlgaras de 1919 y greco-turcas de 1923.

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]