Alarico I

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Alarico I
Rey de los visigodos
02-ALARICO.JPG
Información personal
Reinado 395410
Nacimiento h. 370
Isla de Peuce, Dobruja
Fallecimiento 410 (a los 40 años)
Cosenza, Calabria
Entierro desconocido, posiblemente el río Busento
Sucesor Ataúlfo
Familia
Dinastía Baltinga
Padre Rocesthes
[editar datos en Wikidata ]

Alarico I (gótico Allareiks 'rey de todos'), nacido en la isla de Peuce (Tracia), en el delta del Danubio en el año 370 y fallecido en Cosenza en el año 410, fue rey de los visigodos (395410) de la dinastía baltinga, hijo (o nieto paterno) del caudillo visigodo Rocesthes.[1]

Biografía[editar]

La fecha de su nacimiento se discute, dando los estudiosos como fechas probables el 370 y el 375.

Su infancia transcurrió en el interior del Imperio romano, pues su pueblo había conseguido un pacto con el emperador Teodosio I y estaban asentados como foederati en Mesia desde el año 382 (tras los acontecimientos que llevaron a la insurrección de los godos y la derrota y muerte del emperador de Oriente, Valente, en la Batalla de Adrianópolis en 378).[2]

Acaudilló un ejército visigodo aliado de los romanos (387–395), y se proclamó rey (395–410) coincidiendo con la muerte de Teodosio I y sin que sus herederos (Arcadio y Honorio) ciertamente se enteraran. Según las crónicas de San Isidoro, «Los godos, rehusando el patrocinio de foedus romano, constituyen en asamblea a Alarico en rey suyo, juzgando que era indigno ser súbdito del poder de Roma, de cuyas leyes y compañía se habrían separado vencedores en la batalla». El rey Alarico fue crucial en el proceso de descomposición del Imperio romano de Occidente.[3] [4]

En el año 396 condujo las hordas visigodas a través de Macedonia, Tracia, Fócida y Beocia, atacando y arrasando las ciudades griegas de Corinto, Esparta, Argos y Megara, amenazando al gobierno de Constantinopla, pero, atacado por Estilicón, se vio forzado a replegarse. Estilicón tenía problemas con Arcadio y con la creciente influencia de su favorito Rufino, que acabaría asesinado. El joven emperador Arcadio encontraría una solución pactando con los visigodos, y consigue asentar a Alarico y sus gentes en Iliria, zona que pertenecía por entonces al imperio oriental, pero que se disputaba con la parte occidental por su proximidad a Italia. Esto pasó el problema visigodo de la zona oriental del imperio a la occidental, al alejar al peligroso Alarico de Constantinopla, y enervó a Estilicón que acabó por desentenderse de cualquier problema oriental o de Arcadio. En el año 400, envalentonado y descontento con sus nuevas tierras, quizás ansioso de poder, Alarico marchó sobre Italia para ser detenido por Estilicón, quien lo derrotó en Verona y el 6 de abril de 402 en la definitiva batalla de Pollentia forzándolo a retirarse de Italia.

Es probable que Alarico y Estilicón tratasen una tregua o alianza para hacer frente a los problemas que estaban destruyendo la parte occidental del Imperio (vándalos y godos en el norte de Italia, insurrección de las tropas de Britania y pronunciamientos de militares que se proclamaban césares, y, además, suevos, vándalos y alanos cruzando el Rin en 406). Lo cierto es que Estilicón cayó finalmente en desgracia, y el emperador Honorio acabará por mandar su ejecución en 408. Los visigodos de Alarico, aprovechando la débil situación del Imperio de Occidente, fuerzan al emperador Honorio a refugiarse en la inexpugnable ciudad de Rávena y marchan de nuevo sobre Italia, llegando incluso a saquear la ciudad de Roma en agosto del año 410 (tras tres asedios e intentos frustrados de llegar a un acuerdo con Honorio). Alarico reclamó al emperador Honorio ser nombrado general de los ejércitos del Imperio (magister militum), pretensión que no vería jamás cumplida. Sin embargo, de Roma se llevó como botín a la hermanastra del emperador, a la princesa Gala Placidia.

Desde que tomé Roma en mis manos, nadie ha vuelto a menospreciar el poder de los godos. Lo que impulsó el afán de conquistas y el deseo de aventuras dio grandeza a un pueblo necesitado de patria.

Alarico I, rey de los visigodos
Alarico siendo entrerrado, obra de 1895 por Heinrich Leutemann.

Aquel primer saqueo de la Roma clásica conmocionó al mundo civilizado de aquel tiempo, como se desprende, por ejemplo, de la obra de San Agustín, obispo de la ciudad de Hipona. Alarico empezó a soñar con el norte de África, por lo que partió hacia la Reggiana con la intención de embarcar hacía el «granero de Roma». Quizás una gran tormenta se lo impidió, lo cierto es que los visigodos eran un pueblo aguerrido y endurecido, pero no destacaban precisamente por sus conocimientos náuticos, así que el paso a África no dependía de ellos. Además, la Fortuna no le sonrió, y Alarico encontrará la muerte prematuramente en Cosenza a la edad de 35 años. Para su enterramiento desviaron el curso del río Busento a su paso por Cosenza y enterraron a Alarico y su tesoro en el lecho del río, devolviendo luego el río a su curso normal y matando a los esclavos que realizaron la obra.[5]

Alarico fue suegro del futuro rey visigodo Teodorico I y padre de una hija que casó con Brond, rey de los anglosajones. Estos últimos fueron padres de Friwin de Morinie, bisabuelo de Cerdic de Wessex, fundador de la Casa Real de Wessex en Inglaterra.

Aunque se habla de él como el primero de los reyes visigodos, fue más bien un caudillo militar y nunca llegó a pisar la península Ibérica. La línea de reyes godos empieza propiamente con su sucesor, primo y cuñado, Ataúlfo, que, casado con Gala Placidia en 414, encontró la muerte en la ciudad de Barcino en 415. Sin embargo, lo cierto es que aunque el Reino visigodo de Tolosa como estado federado de Roma (418–476) estaba asentado en la Aquitania secunda, por lo que su política e intervenciones militares quedaban lejos de Hispania, las intervenciones de Teodorico I (418–453) en Hispania van a ser numerosas, ya sea como pueblo federado de Roma o por iniciativa propia. A pesar de todo, sólo tras la derrota visigoda en la batalla de Vouillé y el periodo llamado interregnum visigodo (507–549), tendrá lugar el nacimiento del Reino visigodo de Toledo.

Notas[editar]

  1. Biografías y vidas - Alarico I [1]
  2. Biografía de Alarico I [2]
  3. Barbero de Aguilera y Vigil M.: La formación del feudalismo en la Península Ibérica.
  4. ArteHistoria - Alarico I [3]
  5. Juan Antonio Cebrián: La aventura de los godos . pág 23 ISBN 84-226-9803-X

Referencias[editar]

  • «Biografía de Alarico I» (en español) (Web). Consultado el 6 de noviembre de 2009.
  • ArteHistoria - Junta de Castilla y León. «Alarico I» (en español) (Web). Consultado el 6 de noviembre de 2009.
  • EntradaGratis.com. «Alarico I» (en español) (Web) págs. 2. Consultado el 6 de noviembre de 2009.
  • Enciclonet.com. «Alarico I, Rey Visigodo (370-410)» (en español) (Web). Consultado el 6 de noviembre de 2009.

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Fritigerno
Caudillo de los Tervingios
387-395
Sucesor:
no tuvo


Predecesor:
Nuevo título
Rey de los visigodos
395410
Sucesor:
Ataúlfo