Batalla de Ad Salices

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Ad Salices
Guerra Gótica (376-382)
Fecha Septiembre de 377
Lugar Ad Salices, en la desembocadura del río Danubio
Coordenadas 43°13′00″N 27°35′00″E / 43.2167, 27.5833Coordenadas: 43°13′00″N 27°35′00″E / 43.2167, 27.5833
Resultado Indeterminado
Beligerantes
Imperio romano de Oriente Godos
· Greutungos
Comandantes
Flavio ​​Ricomero
Trajano
Profuturo
Desconocido
Fuerzas en combate
5.000-6.000, la mayoría infantería[1] Menos de 10.000[1]

La Batalla de Ad Salices fue una batalla librada en septiembre del 377 en el contexto de la Guerra Gótica, probablemente a unos 15 km de Marcianópolis, en la estación de Ad Salices, cercana a la desembocadura del Danubio.

Antecedentes[editar]

Sin tropas, que se habían perdido en la batalla de Marcianópolis, para hacer frente a la revuelta, Valente llamó a sus tropas de Armenia, comandadas por los generales Trajano, que conducía la infantería, y Profuturo, que conducía la caballería, y pidió apoyo a Flavio Graciano, emperador del Imperio Romano de Occidente, que envió Frigérido, gobernador de Panonia, con sus tropas y refuerzos francos de Flavio ​​Ricomero.[2]

Las tropas avanzaron hacia el norte donde se reunieron para el enfrentamiento con los godos rebeldes dirigidos por Fritigerno que estaban saqueando la región de Tracia, desde su campamento fortificado.[3] Sin embargo, un numeroso contingente de godos (probablemente greutungos) aprovecho que la frontera romana estaba indefensa y cruzo el Danubio por su desembocadura, así que los romanos debieron avanzar contra la nueva amenaza.[4]

La batalla[editar]

El ejército reunido por Ricomero se componía de 5.000 a 6.000 hombres, muchos de ellos de mala calidad. Había limitanei locales, tropas venidas de Armenia no acostumbradas a pelear contra germanos y auxiliares traídos desde la Galia muy mermados por las deserciones.[1] El ejército godo no debía muy superior en número o los romanos no hubieran presentado batalla, pero eran menos de los 10.000 tervingios que habían acompañado a Fritigerno a asediar Adrianópolis tras vencer en Marcianópolis. Algunos germanos estaban armados con equipo romano y tenían algunos desertores romanos entre sus filas. Llevaban a sus familias en los carromatos.[5]

La batalla duró todo el día; el ala izquierda romana fue puesta en retirada pero llegaron refuerzos a este lado y consiguieron mantenerse. No hubo un ganador claro pero las pérdidas romanas fueron tan grandes que dejaron el camino abierto a los godos, que por su lado también tuvieron muchas bajas.[6] Estos últimos continuaron su avance hacia Marcianópolis donde se les sumó un contingente de alanos y hunos, posteriormente llegaron a Dibaltum y de ahí a Beroia para unirse a Fritigerno.[7] Tras su victoria anterior, a Fritigerno y sus tervingios ya se le habían añadido otros grupos de greutungos hasta alcanzar los 15.000 combatientes, este nuevo contingente le aportaba quizás unos 4.000 nuevos guerreros, la mayoría a caballo.[8]

Consecuencias[editar]

Mientras la nueva tropa goda vencía en Ad Salices Fritigerno se había refugiado en las regiones montañosas de los Balcanes donde había quedado inmovilizado porque Flavio Saturnino, comandante romano en la comarca, había bloqueado los pasos esperando que los godos murieran de hambre.[9] La estrategia de Saturnino hubiera podido tener éxito, pero el fracaso de Ricomero de detener la nueva horda goda en Ad Salices («en los Sauces») debió retirarse hacia el sur. Quedaba a cargo de la situación el general Sebastián, que organizaba una exitosa campaña de guerrillas con el objetivo de debilitar a los godos y darle tiempo al emperador de reunir un poderoso ejército.[10]

Frigérido, que fue nombrado magister militum del ejército romano en Iliria, era una amenaza para los godos y atacaron al grupo de greutungos y taifalos liderado por Farnobio, que murió a principios del invierno de 377 en un combate donde también cayeron el grueso de sus seguidores.[11] La guerra continuó y el 9 de agosto de 378, Fritigerno vengó en la batalla de Adrianópolis, donde Valente murió,[12] la derrota de sus parientes en Naisso de 109 años antes.

Referencias[editar]

  1. a b c MacDowall, 2011: 52
  2. Herwig Wolfram. History of the Goths. Thomas J. Dunlap, trans. Berkeley: University of California Press, 1988. (en inglés)
  3. Hahn, Irene (2007). «The Day of the Barbarians: The Battle That Led to the Fall of the Roman Empire». Book review. Consultado el 19 de abril de 2008.
  4. MacDowall, 2011: 51
  5. MacDowall, 2011: 53
  6. MacDowall, 2011: 53-54
  7. MacDowall, 2011: 55-56
  8. Jorgensen, 2009: 51-53
  9. MacDowall, 2011: 51-52
  10. MacDowall, 2011: 60
  11. MacDowall, 2011: 57
  12. Gregorio de Tours, The History of the Franks. (en inglés)

Bibliografía[editar]

  • Jorgensen, Christer (2009) [2007]. Grandes batallas. Los combates más trascendentes de la Historia. Barcelona: Parragon Books. ISBN 978-1-40755-248-4.
  • MacDowall, Simon (2011) [2001]. El ocaso de Roma. Adrianópolis. Madrid: Osprey Publishing. Traducción de Oriol Poveda Guillén. ISBN 978-84-473-7336-9.

Véase también[editar]