Tecnología educativa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Teléfono inteligente con un programa para usar en los cursos de matemáticas para niños de primaria patrocinados por Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, Campus Ciudad de México.
Maestra enseñando el uso del dispositivo a sus alumnos en una escuela primaria en Santa Fe, Ciudad de México

La tecnología educativa es el resultado de las prácticas de diferentes concepciones y teorías educativas para la resolución de un amplio espectro de problemas y situaciones referidos a la enseñanza y el aprendizaje, apoyadas en las Tecnologías de la Información y Comunicación, TIC.

Se entiende por tecnología educativa el acercamiento científico basado en la teoría de sistemas que proporciona al educador las herramientas de planificación y desarrollo a través de recursos tecnológicos con el fin de mejorar los procesos de enseñanza y de aprendizaje maximizando el logro de los objetivos educativos y buscando la efectividad del aprendizaje. Las exigencias del mundo actual hacen que sea necesario desarrollar diversas estrategias para educar tanto en la tecnología como por medio de ella.

Olguín, E. (2012) la define desde el plano educativo considerando que "es el resultado de las aplicaciones de diferentes concepciones y teorías educativas para la resolución de un amplio espectro de problemas y situaciones referidos a la enseñanza y el aprendizaje, apoyadas en las Tecnologías de la Información y Comunicación".

Evolución[editar]

La evolución de la tecnología educativa, que como disciplina nació en Estados Unidos en la década de 1950, ha dado lugar a diferentes enfoques o tendencias que se conocen como enseñanza audiovisual, enseñanza programada, Tecnología instruccional, Diseño curricular o Tecnología crítica de la enseñanza.

Moreira, M. (2009) menciona que su evolución como disciplina ha transcurrido por cinco momentos:

Etapa Hechos
Década de los cuarenta y cincuenta Las raíces de esta disciplina se encuentran en la formación militar norteamericana.
Década de los sesenta Fascinación por los audiovisuales y la influencia conductista.
Década de los setenta Enfoque técnico-racional para el diseño y evaluación de la enseñanza.
Década de los ochenta y noventa Crisis de la perspectiva tecnócrata sobre la enseñanza y surgimiento de interés por las aplicaciones de las tecnologías digitales.
Comienzo del siglo XXI Eclecticismo teórico e influencia de las tesis postmodernas.

Los recursos técnicos son los que se utilizan para realizar un trabajo en específico con una técnica que lo caracteriza o bien con herramientas específicas, por ejemplo, una máquina de refrescos utiliza cierta técnica que consta de varios pasos: se introduce una moneda, la máquina la acepta, se aprieta un botón de refresco, la máquina lo percibe y entrega el refresco, todos estos pasos son técnicas.

Un aspecto que lo hace tangible son las diversas piezas informáticas denominadas plataformas didácticas tecnológicas. Las plataformas tienen diferentes objetivos, como gestionar los contenidos o la creación de los mismos. Al utilizarlas se busca encontrar métodos para volver factible el conocimiento mediado, actualmente por los medios tecnológicos, desde el punto de vista del método heurístico.

Las aplicaciones de la tecnología educativa a la pedagogía son diversas, dependiendo de las necesidades, contextos y objetivos a conseguir. Por ejemplo, dentro de la educación a distancia, se posibilita cubrir diferentes necesidades como en el ámbito de la educación para la salud, al desarrollar cursos de prevención de adicciones, cuidado e higiene personal, transtornos alimenticios, entre otros.

Por otro lado, en la modalidad presencial es de suma importancia que el maestro en el aula realice una planificación educativa cuando haga uso de la tecnología educativa, tomando en cuenta distintos aspectos como: su objetivo de aprendizaje, población a la que va dirigida, infraestructura tecnológica, pertinencia de la actividad y evaluación.

Tecnologías aplicadas a la educación

Las TIC han influenciado los procesos educativos tanto de la educación en modalidad presencial, abierta o a distancia, así como las formas de comunicación entre los actores educativos lo cual permite nuevas formas de interacción, así como una oportunidad de responder a las necesidades que demanda la sociedad, mediante su inclusión en la planificación curricular.

Dependiendo del tiempo y las necesidades varían las tecnologías que se utilizan en la educación [1] , algunas de las herramientas que se pueden utilizar son:

  • Servicios en la nube: Google Drive, One Drive y Dropbox.
  • Mensajería: Skype, WhatsApp, Hangouts y correo electrónico.
  • Presentaciones de contenido: Slideshare, Prezi, entre otros.
  • Herramientas colaborativas: foros, Blogs, wikis y Webquest.

La Web ha ido evolucionando, actualmente se ha clasificado en Web 1.0, Web 2.0, Web 3.0.

Fundamentos de la tecnología educativa[editar]

El objetivo de la tecnología educativa es mejorar el proceso de enseñanza y aprendizaje. Sus herramientas e instrumentos permiten crear materiales didácticos en soportes que se llaman medios educativos:

  • Un medio educativo es cualquier instrumento u objeto que sirve como canal para transmitir información entre varias personas. Estos pueden ser visuales, como por ejemplo: transparencias o artículos periodísticos; auditivos, como una grabación o una canción; o audiovisuales, como la televisión o un vídeo en una computadora. (May, en Ríos 1995)
  • A partir del uso de los medios didácticos, se crean los materiales didácticos, que son instrumentos que facilitan la enseñanza y aprendizaje. Se caracterizan por despertar el interés del estudiante adaptándose a sus características, por facilitar la labor docente y, por ser sencillos, consistentes y adecuados a los contenidos. (ENTS-UNAM, 2007)

Desde la década de 1970, se integran en la educación formal considerados como el único medio y parte de la panacea que ayudará a resolver los problemas de calidad y cobertura que tienen los sistemas educativos nacionales. Durante las décadas siguientes han demostrado que son un gran apoyo si se considera su incorporación en la educación por su construcción pedagógica y no por la calidad del material, el precio o el medio que empleado.

Su uso en las aulas, en la modalidad presencial, sirve al docente como una herramienta para la presentación de información sobre la que se tendrá que reflexionar, analizar y utilizar para desarrollar diversas actividades de manera individual y en equipo. Desde el uso de un libro, pizarras de gis o electrónicas, hasta hardware y software especializados para la educación, los cuales son recurridos por las instituciones escolares con el objetivo de que los estudiantes aprendan y cumplan con los resultados de aprendizaje esperados.

En otras modalidades educativas, como la educación abierta y la educación a distancia, en las que hay una separación física entre el estudiante y el docente, así como entre estudiantes, se ha consolidado su uso debido a la incorporación de las Tecnologías de la Información y Comunicación con el fin de compartir materiales didácticos así como para la comunicación entre los distintos participantes.

Graells (2007) expresa que tienen tres grandes grupos para dividirlos y son los convencionales, audiovisuales y las nuevas tecnologías, entre los cuales el último juega un gran papel en la actualidad debido a la expansión de Internet en el desarrollo de ambientes de aprendizaje basado en el contexto del alumno, la cultura institucional y los aprendizajes esperados.

Es así como la Tecnología Educativa se inserta en los espacios formales e informales de la educación mediante los materiales didácticos, lo que ha hecho que cada vez gane un mayor terreno para su utilización en el aula y en espacios de formación abierta y a distancia debido a que sus principales usos son:

  • La generación de estrategias de aprendizaje basadas en el trabajo individual o colectivo.
  • El acceso a la información presentada en diferentes formatos de acuerdo a los estilos de aprendizaje, con el fin de que el estudiante desarrolle procesos cognitivos para generar su propio conocimiento.
  • Los materiales didácticos se convierten en mediadores de los saberes (contenidos, habilidades y actitudes) que debe saber el estudiante.
  • Facilitan la preservación y consulta de información en cualquier momento.
  • Se puede distribuir con mayor facilidad la información a los estudiantes, sin la necesidad de que coincidan en el mismo espacio y tiempo con el docente o sus compañeros.
  • Agilizan los procesos de organización y administración escolar.
  • Favorecen la creatividad y el uso de la imaginación.
  • Desarrollan capacidades para el aprendizaje autónomo.
  • Utilizan interfaces y movimientos atractivos para el usuario.

Tecnología educativa apropiada y crítica[editar]

La conceptualización de Tecnología Educativa que se ha presentado antes muchas veces es aplicada de modo descontextualizado, sobre todo en las propuestas educativas de los países del sur del mundo, hoy con las TIC. Desde la década de los 90, el concepto de «Tecnología Educativa Apropiada y Crítica» rescata por un lado, todos los movimientos que nacen en la década de 1980 en Inglaterra que incorporan estas líneas y, la revalorización de los recursos no convencionales para la educación, desde los artesanales, cotidianos, que no requieren alto equipamiento o infraestructura, hasta los electronificados más actuales y sofisticados, que hoy son ya más baratos, muchos se consiguen de modo gratuito en Internet, con la posibilidad del open source, o sea con muchas facilidades.[2]

En la tecnología educativa apropiada y crítica, toman vigor las tecnologías de la información y del conocimiento. Estas constituyen redes que favorecen el aprendizaje colaborativo. Se podría pensar en un modelo circular de la comunicación, es decir, las comunicaciones son bidireccionales y dan lugar a la construcción en conjunto del mensaje o del conocimiento. Por ser un modelo circular, los sujetos no son considerados ni el origen ni el fin de la comunicación, sino que simplemente participan en ella. Esto a su vez permite que el alumno adquiera un rol activo en su proceso de aprendizaje. De esta forma son los alumnos, junto con los profesores, quienes construyen el conocimiento utilizando como soporte las redes, al mismo tiempo que se favorece el desarrollo de las facultades superiores del pensamiento de los alumnos.

Fainholc (2008) señala 6 enunciados sobre la Tecnología Educativa Crítica:

1- Pedagogía práctica de la ética comunicativa, reconstructiva y crítica, de respeto a la diversidad, multiculturalista para la convivencia solidaria.

2- Apropiación de recursos tecnológicos a escala humana propiciando equidad, participación igualitaria y autodominio personal y colectivo.

3- Resignificación de la incertidumbre para superar fragmentaciones diversas y ampliando la reflexión y la lucidez junto a otras formas de pensamiento teórico-práctico.

4- Desmistificación epistemológica en la navegación interactiva e interconectiva para fortalecer la lectura crítica y la comprensión, en apuestas hermenéuticas.

5- Construcción de la "telemática-global" por mediaciones/negociaciones significativas y valiosas para el desarrollo socio-cognitivo en la práctica cotidiana.

6- Desarrollo de la moral autónoma y la autorregulación racional y madura en contextos educativos metatécnicos.[3]

Lo «apropiado» además da cuenta de los rasgos de apropiación en términos de aprendizaje y socioculturalmente, para no solo aterrizarlos a los contextos locales (en síntesis con los globales:"glocales") sino capitalizar la memoria colectiva de los pueblos, en sus valores y comportamientos.

Al referirse a la "crítica", se apela a la Teoría Crítica, reconociendo que la realidad como la interpretación del mundo, la persona y la vida, no se inscriben ya más en paradigmas lineales y reducidos, sino que debe rescatar para su entendimiento y aplicación de conceptos, artefactos, etc.

Modelos de distribución de TIC en la escuela[editar]

Modelo de laboratorio o gabinete de informática[editar]

Nace a mediados de la década de 1980 (entre 1985-1990). Es resultado de iniciativas económicas y pedagógicas. Este proyecto implicaba dos modalidades: como apoyo didáctico en el aula y para la enseñanza del LOGO y el BASIC.

Dentro del marco pedagógico, el modelo de laboratorio estaba incluido en una materia específica de informática que enseñaba a utilizar algunos programas. Las clases eran llevadas a cabo por ingenieros o técnicos del área de informática u ocasionalmente eran utilizadas por profesores que proponían alguna actividad específica a realizar con las máquinas.

El modelo de laboratorio posibilita la distribución de un número considerable de alumnos por equipo, sentados frente a las máquinas y de espaldas al docente y entre sí (configuración habitual), tiene una fuerte importancia hacia el trabajo individual. También, los alumnos reciben instrucciones dirigidas a desarrollar habilidades en el manejo del teclado, adquieren conocimientos básicos sobre el funcionamiento de las diferentes partes de las computadoras, practican con procesadores de texto y quizás aprendían algo de programación, mediante algún lenguaje como el BASIC.

Cabe destacar que las aulas estaban equipadas por equipos de diferentes generaciones, por lo que no todos los dispositivos contaban con las mismas funciones. Esta heterogeneidad de equipos reflejaba así una heterogeneidad de saberes en el grupo escolar. Este modelo, fue muy utilizado en Argentina y en otros países estuvo muy criticado debido a que no lograba efectuar una integración de currículum y quedaba restringido al uso de algunos docentes. Además pone en evidencia dificultades operativas en la escuela, es decir, la utilización de estos espacios depende de la autorización de ciertos actores de la institución.

Modelo 1 @ 1[editar]

La primera experiencia de este proyecto tuvo lugar en Uruguay, por medio del Plan Ceibal (Conectividad Educativa de Informática Básica para el Aprendizaje en línea).

En Argentina, surge en la década de 1990, la primera provincia partícipe de este modelo, fue San Luis a cargo del proyecto “Todos los chicos en la Red”, el cual consistió en la entrega de computadoras para niños de nivel primario, que contaban con un software de apoyo escolar de determinadas localidades de la provincia, zona rurales y semi-rurales, y un ordenador portátil a cada maestro de las escuelas además de ser capacitados. La iniciativa del proyecto obtuvo buenos resultados, en relación a los alumnos con las tecnologías y los docentes con las mismas. Esto demuestra que tal iniciativa es efectiva para achicar la brecha digital en el acceso a las nuevas tecnologías de los sectores más pobres.

En la provincia de Río Negro este modelo, al igual que la provincia desarrollada anteriormente, consiste en la distribución de equipos de computación portátiles a estudiantes y docentes de forma individual, es así que cada uno podrá realizar múltiples tareas, –buscar información, leer textos, consultar libros, ver imágenes, tomar fotografías entre otros– conseguir acceso personalizado, directo ilimitado –el equipo no es compartido– y ubicuo –se produce y consumen contenidos en cualquier lugar –lo que facilita el trabajo dentro y fuera de la clase y la movilidad de puestos de trabajo en el aula–.

El objetivo de este proyecto, es optimizar la calidad educativa y formar a los jóvenes de las escuelas secundarias. Además, los alumnos tendrán la posibilidad de manejar grandes volúmenes de información y el uso individual de los dispositivos permite darles continuidad a las tareas tanto dentro y fuera del aula.

Sin embargo, el modelo es exitoso cuando responde a una necesidad del proceso enseñanza aprendizaje; cuando existe un piso básico de cultura tecnológica que asegura su utilización de forma efectiva y cuando es posible garantizar la dotación de aparatos a todos los alumnos y no solo a una parte o sector de ellos.

Cabe destacar que en la implementación del modelo 1 @ 1, se produjo un cambio en el rol del docente, es decir, él no es la única fuente de la información, sino que los estudiantes tienen un papel más activo que el que tradicionalmente cumplen en las aulas.Ya que con sus computadoras portátiles tienen acceso a construir sus propios conocimientos de forma autónoma y múltiple y muchas veces fuera del aula. Al mismo tiempo, las propuestas pedagógicas podrán ser flexibles, y el uso de los dispositivos se adecuará a las actividades a llevar a cabo.

Aulas digitales móviles[editar]

Este modelo se orienta a instituciones educativas de nivel primario, cuyo objetivo se fundamenta en la introducción de los alumnos al uso de herramientas digitales necesarias para desenvolverse en su vida futura. Dentro de la institución, este modelo posibilitará –en algunos casos– disponer de un servidor de aula, Netbooks, un enrutador, un proyector digital, un pizarrón digital, altavoces, una impresora, una cámara de fotos y pendrives, por ello surge una nueva configuración del aula.
El uso de dicho equipamiento motiva en gran medida el interés de los alumnos por el aprendizaje y aumenta el compromiso con la tarea cotidiana, en algunos casos en alumnos con dificultades de adaptación o capacidades intelectuales distintas.

Con su utilización:

  • Se motiva el trabajo colaborativo en el uso diario de tecnología: consultas en pequeños grupos, consultas puntuales individuales marcaban el trabajo diario de los alumnos.
  • Se genera un interés en el resto del cuerpo docente por el modelo y por el uso de las TIC en educación en general.
  • El uso del equipamiento contribuye al trabajo más ordenado en el aula.
  • El uso de los dispositivos en las escuelas supera la cuestión instrumental, se combinan con propuestas nuevas, con la motivación por la investigación y la innovación y con la idea de trabajar en una modalidad educativa diferente para un mejor resultado en la generación de conocimientos y aprendizajes.

Las principales funcionalidades que nos aportan las pizarras PDI son:

  • Se puede proyectar e interactuar con cualquier tipo de información procedente de una computadora, de esta manera se convierte en un segundo gran monitor de la misma, que permite a profesores y alumnos visualizar y comentar de manera colectiva todo tipo de información y recursos disponibles: presentaciones multimedias, documentos, apuntes, trabajos de clase, vídeos, fotos, etc, y por supuesto, toda la información que encuentren de interés en Internet.
  • La PDI posee además uno o varios marcadores para que el docente o alumno pueda realizar actividades a “mano alzada” (dibujos, esquemas, gráficos, resúmenes de clase, o correcciones sobre texto), en forma digital sobre la misma pizarra. Estas actividades luego se podrán imprimir, grabar en el disco de la computadora o enviarlas por correo electrónico al resto de la clase.
  • La PDI integra todos los recursos tecnológicos clásicos (el proyector de diapositivas, el retroproyector de transparencias, los reproductores de vídeo y audio, la televisión, etc).
  • Posibilita el uso colectivo en clase de charlas, debates, y conferencias, a través del correo electrónico, chat, o videoconferencia, con otros estudiantes, profesores o especialistas, de todo el mundo.
  • Motiva al alumno en las actividades del aula, participan más, tienen mayor autonomía y disponen de más oportunidades para el desarrollo de competencias tan importantes en la sociedad actual como buscar, seleccionar, y validar información, para luego realizar sus trabajos y presentarlos ante la clase.

Por medio del proyecto, será el docente quien decida cómo y de qué forma se dan los usos de los dispositivos (programación de actividades, configuración del espacio de aprendizaje, entre otras decisiones). Es así que generará las condiciones necesarias para que el proceso de enseñanza aprendizaje resulte un ejercicio de construcción colaborativa. Además, permite controlar por medio de un servidor los sitios con que los alumnos interactúan.

Didácticamente se trabaja desde la teoría constructivista, la cual permite que el aprendizaje sea apreciado como proceso y no como instrucción, al crearse dentro del aula un clima motivacional de cooperación, donde cada alumno reconstruye y resignifica su aprendizaje con el resto del grupo.

Por lo cual la principal característica del ADM es la gran flexibilidad que posee para trabajar en red.

Todo el equipamiento (computadoras, impresora, proyector, y pizarra digital) se encuentra conectado entre sí a través de una red inalámbrica interna (sin cables). Esto permite que alumnos y docentes intercambien experiencias, utilicen softwares educativos, proyecten actividades multimedia, accedan a los recursos que nos brinda Internet, o trabajen colaborativamente en proyectos educativos.

El docente, desde su portátil, es quien lleva el control de la clase (a través de un software específico) administrando, facilitando y controlando todos los recursos y acciones de sus alumnos.

También el alumno, desde su portátil, tiene la posibilidad de mostrar su producción al resto de la clase, imprimir su actividad, o simplemente enviarle su tarea al docente (para su corrección) sin tener que levantarse de su lugar de trabajo. El alumno podrá intercambiar experiencias y actividades con sus compañeros y con el docente (participación activa y significativa).

La conexión con internet del Aula Digital Móvil, permite que alumnos y docentes utilicen una gran variedad de recursos para complementar sus clases. Podrán así por ejemplo; realizar tareas de investigación, trabajos colaborativos e intercambio de experiencias con alumnos y docentes de diferentes escuelas del mundo, o utilizar las herramientas WEB 2.0 gratuitas que actualmente están disponibles (blogs, webquest, wikis, podcast, etc.).

Modelo de instrucción[editar]

Se observa que el modelo de instrucción consta de cuatro elementos básicos:

La formulación de los objetivos obliga a reflexionar hacia dónde se quiere llegar en la instrucción, para de ahí seleccionar las estrategias más adecuadas para conseguirlo (¿Cómo logró esto?). El tercer paso es seleccionar los materiales (medios y recursos) convenientes para el establecimiento de la estrategia elegida, para llevar más adelante la evaluación (resultados de los pasos anteriores) de acuerdo con los objetivos establecidos y por último, tener presente que es importante realiza una retroalimentación.

Varios investigadores, entre los que se incluyen Charles F. Hoban, James D. Finn y Edgar Dale, descubrieron que los medios y recursos didácticos pueden aportar las siguientes ventajas:

  • Proporcionan una base concreta para el pensamiento conceptual donde todo no es realmente cierto.
  • Tienen un alto grado de interés para los estudiantes.
  • Hacen que el aprendizaje sea más permanente.
  • Ofrecen una experiencia real que estimula la actividad por parte de los alumnos.
  • Desarrollan continuidad de pensamiento.
  • Contribuyen al aumento de los significados.
  • Proporcionan experiencias que se obtienen mediante materiales y medios.

Reflexiones finales[editar]

La Tecnología Educativa, como disciplina pedagógica, debe establecer un paso entre las teorías instruccionales basadas en el conductismo, a recuperar los elementos de los nuevos paradigmas de las ciencias sociales y los elementos críticos del currículum, pasar de la construcción de materiales que solo presenten información al desarrollo de objetos de aprendizaje basados en secuencias del aprendizaje.

El uso de instrumentos tecnológicos son un excelente apoyo para el alumno cuando están planteados para que genere su propio conocimiento y desarrolle estrategias de aprendizaje autónomo. Lamentablemente en muchas ocasiones se valora más el instrumento que el proceso del alumno, como si el material que tiene un mayor valor económico, es más funcional educativamente.

No se puede dejar de lado la idea de utilizar las TIC para enseñar, pero tampoco podemos volcarnos a una inercia de utilizarlas de manera acrítica y que no considere los elementos del contexto y las necesidades del alumno, la institución y de su sociedad ya que solo así se crearán materiales de calidad y cualidad.

Por último, la responsabilidad de quienes usan materiales didácticos no está solamente en sus procesos de diseño y producción, sino también en el uso que se le den para el cumplimiento de los objetivos y de los resultados de aprendizaje que se deseen obtener.

El uso de las nuevas tecnologías en la educación debería verse como fuente de provecho para mejorar nuestra calidad educativa.

La tecnología educativa permite la creación de modelos de enseñanza flexibles que aportan soluciones significativas a los problemas que confronta el sector educativo, en este sentido además de cerrar las brechas para el acceso a la tecnología abre la posibilidad de generar aprendizajes tanto en los estudiantes como el saber docente, en este sentido la Organización de la Naciones Unidas (ONU), promueve la integración de la tecnología a la enseñanza y la formación docente permanente como aspecto fundamental para lograr una educación de calidad.

Referencias[editar]

  1. GM, Jesús (17 de octubre de 2007). [: http://es.slideshare.net/monroy/tecnologia-educativa-138736 «Tecnología educativa»]. 
  2. Fainholc, Beatriz (2008). «La tecnología educativa apropiada y crítica». Archivado desde el original el 30 de noviembre de 2015. Consultado el 13 de agosto de 2012. 
  3. Fainholc, Beatriz (2008). La tecnología educativa apropiada y crítica. Archivado desde el original el 30 de noviembre de 2015. 

Bibliografía[editar]

  • Fainholc, Beatriz (2008). «La tecnología educativa apropiada y crítica». Archivado desde el original el 30 de noviembre de 2015. Consultado el 13 de agosto de 2012.
  • Balaguer. (Comp.) (2009), Uruguay: Una computadora para cada niño. Plan CEIBAL. Los ojos del mundo en el primer modelo OLPC a escala nacional. Cap.2 ¿Otra vez el mismo error?
  • Corbella Ruiz, M. (2007)Revista Iberoamericana de Educación a Distancia 10.2 : 232-233.
  • Dussel, I – QUEVEDO, l. (2010): Educación y nuevas tecnologías: los desafíos pedagógicos ante el mundo digital. Fundación Santillana, Cap. 3. También disponible en la Web (ver enlace externo).
  • Esteves, J. (2008). La tercera revolución educativa. España: Paidós.
  • Gross Salvat, B.: (2000) El ordenador invisible. Hacia la apropiación del ordenador en la enseñanza. Cap. 1 Barcelona. Gedisa.
  • Hess, R. (2013). Las Tecnologías Educativas bajo un paradigma Construccionista: Un Modelo de Aprendizaje en el contexto de los Nativos Digitales. Brasil: Revista Iberoamericana de Estudios en Educación.

Enlaces externos[editar]