Alfabetismo digital

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Alfabetización digital»)
Saltar a: navegación, búsqueda

Alfabetismo digital, también conocido como alfabetización digital y alfabetización multimedia, es la habilidad para localizar, organizar, entender, evaluar y analizar información utilizando tecnología digital. Implica tanto el conocimiento de cómo trabaja la alta tecnología de hoy día como la comprensión de cómo puede ser utilizada. La alfabetización digital esta vinculada con la Red y las competencias requeridas para desempeñarse en el entono creado por lenguajes multimediáticos. Las personas digitalmente alfabetizadas pueden comunicarse y trabajar más eficientemente especialmente con aquellos que poseen los mismos conocimientos y habilidades. Además cuentan con las capacidades para entender el lenguaje y para poder construir procesos comunicativos que se despliegan en los entornos digitales.

Las investigaciones con respecto a la alfabetización digital se focalizan en aspectos más amplios, vinculados con el aprendizaje de cómo efectivamente hallar, usar, resumir, evaluar, crear y transmitir información utilizando tecnologías digitales, y no solo con la habilidad para usar una computadora.

El alfabetismo digital incluye el conocimiento del hardware de las computadoras, del software (particularmente aquellos que más frecuentemente se utilizan en los negocios), de Internet, de los teléfonos celulares o móviles, de los PDAs y de otros dispositivos digitales.

El alfabeta digital además de saber usar la tecnología, la aplica en su vida cotidiana; en sus hogares, centros de trabajo, escuelas, etc, y, además, usan la tecnología para crear nuevos espacios de interacción y socialización, como por ejemplo: las redes sociales.

Certificaciones[editar]

La certificación oficial de alfabetismo digital permite a los empleados validar sus conocimientos sobre los medios digitales. El currículo para obtenerla a menudo cambia a medida que la tecnología avanza haciendo necesario la recertificación para mantenerse competitivo.

La Fundación ECDL, establecida por el Consejo Europeo de Sociedades de Informáticos Profesionales (CEPIS) licencia y gobierna a nivel mundial el ECDL y el ICDL. Estas letras son las siglas de palabras en inglés que traducidas equivalen a Licencia Europea para Manejo de Computadoras y a Licencia Internacional para Manejo de Computadoras respectivamente. Ambas licencias representan niveles globales de solvencia de usuarios finales de computadoras que implican una certificación de alta calidad designada y aprobada por expertos internacionales en la materia y respaldada por gobiernos, sociedades informáticas, organizaciones internacionales y corporaciones de todo el mundo.

Certiport Internet e IC3 son considerados a menudo como un estándar de alfabetismo digital entre profesionales y educadores[1] puesto que verifica los conocimientos y habilidades fundamentales de una persona con respecto a las computadoras y al uso de Internet.

Alfabetismo digital por ámbito[editar]

En el trabajo[editar]

Quienes logran la alfabetización digital tienen más probabilidades de obtener seguridad económica.[2] Muchos trabajos requieren un conocimiento laboral de las computadoras y de Internet para efectuar funciones básicas. En la medida en que la tecnología inalámbrica se perfecciona, más trabajos requieren conocimientos sobre teléfonos celulares y PDAs (los que a veces se combinan en forma de teléfonos inteligentes).

Muchos trabajos de cuello blanco, cada vez más, se efectúan fundamentalmente con computadoras y dispositivos móviles. En muchos de estos trabajos se utilizan pruebas de alfabetización digital para contratar y ascender laboralmente. A veces las compañías efectúan sus propios exámenes a los empleados, otras veces solicitan una certificación oficial.

Como la tecnología se ha tornado más barata y accesible, más trabajadores de cuello azul están necesitando del alfabetismo digital. Se espera que fabricantes y minoristas, por ejemplo, registren y analicen datos sobre productividad y tendencias del mercado para mantener la competitividad. En la construcción a menudo se hace uso de computadoras para incrementar la salud de los empleados.[3]

Los reclutadores de recursos humanos utilizan bolsas de trabajo en la web para hallar potenciales empleados, magnificando de esta manera la importancia del alfabetismo digital como medio para conseguir un trabajo.

En la educación[editar]

La alfabetización digital en el ámbito educativo es un reto orientado a la formación de ciudadanos críticos que sean capaces de vivir en una sociedad de la información en constante crecimiento.

Los centros educativos están continuamente actualizando sus planes de estudios para mantenerse al día con acelerados desarrollos tecnológicos. Esto a menudo incluye computadoras en las aulas, la utilización de software para exponer los planes de estudio y materiales de estudio disponibles on-line para los estudiantes. Algunas aulas están diseñadas para utilizar pizarras digitales interactivas y dispositivos de respuesta de la audiencia (audience response systems en inglés). Estos sistemas son muy efectivos cuando los profesores están también digitalmente alfabetizados.

Los profesores habitualmente imparten enseñanzas de alfabetismo digital proporcionando a estudiantes que utilizan las computadoras, las competencias y conocimientos necesarios para comprender y beneficiarse de la sociedad de la información en la que viven actualmente. Estas enseñanzas incluyen la habilidad para verificar la existencia de fuentes creíbles en la red y para citar los sitios Web. Google y Wikipedia que son usados por los estudiantes para “las investigaciones de la vida diaria”, así como los recursos que le ayuden a resolver problemas y a desarrollar su competitividad continuamente[4]

A menudo se requiere que los educadores tengan certificados de alfabetismo digital para enseñar cierto software y sobre todo para prevenir el plagio entre los estudiantes.

Las bibliotecas han aumentado el uso de juegos tales como la Digital Literacy Contest (Competencia de Alfabetismo Digital) para incrementar la atención sobre el alfabetismo digital.[5] [6]

La importancia de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) para la enseñanza y el aprendizaje es ampliamente reconocida. A nivel global, el uso de las TIC en el ámbito educativo está asociado con las llamadas habilidades del siglo XXI (cf Binkley et al, 2010; Ahonen y Kinnunen, 2014), las cuales consisten en desarrollar el pensamiento creativo y crítico, la resolución de problemas, la comunicación y la colaboración. Dichas habilidades se espera que los estudiantes de hoy las adquieran para integrarlas en la vida personal y laboral. Valtonen, T. (2015). The impact of authentic learning experiences with ICT on pre-service teachers' intentions to use ICT for teaching and learning. COMPUTERS & EDUCATION, 49-58 [7]

Colegios y universidades están trabajando duro para ofrecer alta calidad en la educación y para convertirse en instituciones atractivas, innovadoras y socialmente útiles. El uso de herramientas digitales se considera importante para este logro. Por ejemplo, el objetivo de un estudio a este respecto es examinar cómo la gestión universitaria puede estimular la enseñanza de académicos para continuar e incrementar el uso de las TIC en la enseñanza y el aprendizaje. Debido a la continua introducción de nuevas tecnologías, los cambios en la educación superior están en curso, por lo tanto, la identificación de formas de motivar a los profesores para utilizar las TIC se ha convertido en una preocupación importante para la gestión universitaria. Boe, T. (2015). How to stimulate the continued use of ICT in higher education: Integrating Information Systems Continuance Theory and agency theory. COMPUTERS IN HUMAN BEHAVIOR, 375-384. [8]

Alfabetización en Internet: del acceso a la comprensión critica.

David Buckingham (2007) propone superar el concepto funcional de alfabetización digital, ya que actualmente pareciera reducirse a un conjunto mínimo de habilidades que le permiten al usuario operar de manera eficiente con herramientas de software o llevar a cabo tareas básicas de recuperación de información. Surge entonces la necesidad de ampliar esta concepción, principalmente en el campo de la educación, puesto que las TIC ya no involucran solo a las computadoras, si no que los medios digitales son "formas culturales" relacionadas de manera inextricable con otros medios visuales y audiovisuales.

Nicholas Burbules y Thomas Callister (2000) van algo más allá: argumentan que los usuarios de la web deben ser "hiperlectores", capaces de leer de modo selectivo y evaluar y cuestionar la información que encuentran en la red. Los "hiperlectores" comparan diferentes fuentes de información, evalúan el modo en que se reclama y establece la autoridad en los sitios, analizan quien produjo el sitio y porque, y reflexionan acerca de que puede estar ausente y porque.

Por su parte, Laura Gurak argumenta de modo similar en favor de lo que denomina la "ciberalfabetizacion". Sostiene que: "Para estar verdaderamente alfabetizados en la red, los usuarios deben entender las fuerzas económicas y políticas que están determinando a las tecnologías de la información. La autora señala que la "alfabetización tecnológica" se limita a que el usuario aprenda a usar una computadora y un teclado o a hacer búsquedas en Internet. En cambio, una "alfabetización critica" supondría la capacidad de comprender y arribar a juicios fundados respecto del lugar de la tecnología dentro de la sociedad y la cultura. Gurak argumenta que Internet no es en modo alguno una tecnología neutra: ha sido definida en modos particulares por fuerzas sociales, sobre todo por poderosos intereses comerciales, gubernamentales y militares que determinaron su estructura básica, y en este sentido, la alfabetización se encuentra inextricablemente vinculada a cuestiones más generales de poder social.

En la sociedad[editar]

El alfabetismo digital ayuda a la gente a comunicarse y mantenerse al día de las tendencias sociales. El alfabetismo en las redes sociales y en sitios web 2.0 ayuda a la gente a mantenerse en contacto con otros, transmitir información en el momento adecuado y hasta ayudar a la venta de bienes y servicios. Esto está muy difundido entre las generaciones más jóvenes, aunque sitios tales como Linkedln lo han hecho valioso para profesionales más veteranos.

El alfabetismo digital también previene la creencia de falsas alarmas que se difunden en la red o son el resultado de manipulaciones fotográficas. Los fraudes por E-mail y el phising a menudo se aprovechan de los analfabetos digitales perjudicándolos económicamente y haciéndolos vulnerables al robo de identidad.

Impacto global[editar]

Los gobiernos del mundo han enfatizado la importancia del alfabetismo digital para sus economías. Según HotChalck (TizaCaliente), un recurso de la web para educadores: “Las Naciones con un sistema centralizado de educación, tales como China, están liderando el cambio e implementando con más rapidez programas de entrenamiento en alfabetismo digital. Para esos países las noticias son buenas.”

Muchas naciones en desarrollo también están prestando atención a la educación que incluya el alfabetismo digital con el fin de poder competir globalmente.

Personas económica, social y regionalmente marginadas se han beneficiado de los programas ECDL/ICDL de la Fundación ECDL a través de fondos y soporte provenientes de iniciativas de la responsabilidad social corporativa, de fondos de agencias de desarrollo internacional y de organizaciones no gubernamentales.

El secretario de Educación de las Filipinas Jesli Lapus ha enfatizado la importancia del alfabetismo digital en la educación Filipina. Afirma que la resistencia al cambio es el mayor obstáculo para la mejora de la educación de la nación en el mundo globalizado. En 2008, Lapus fue incluido en el Salón de la Fama de los “Campeones del Alfabetismo Digital” de Certiport por su trabajos en la difusión del alfabetismo digital.[9]

La brecha digital[editar]

El alfabetismo digital y el acceso digital se han tornado cada vez más importantes como diferenciadores competitivos.[10] Hacer un puente sobre las brechas económicas y de desarrollo dependen en gran medida de incrementar el alfabetismo digital y el acceso para gente que ha sido dejada fuera de la revolución de las tecnologías de la información y la comunicación.

La Alianza Global de las Naciones Unidas para la Información y las Tecnologías de las Comunicaciones y el Desarrollo (GAID[11] intenta enfrentar este conjunto de factores en un plano internacional y global. Muchas organizaciones (P. ejemplo Per Scholas para poblaciones necesitadas en los Estados Unidos) centran su atención en estos temas a nivel nacional, local y comunitario.

Objetivos de la educación mediática[editar]

  • Colaboración: el docente no tiene que estar por encima del alumno. El profesor lo tiene que ir guiando convirtiéndolo en auto-aprendizaje.
  • Competencias de la comunicación: se utilizarán los métodos tradicionales como los nuevos, como la multimedia; va a saber utilizar imágenes, sonidos y palabras.
  • Motivación: motivar a los alumnos a la participación tanto verbal como virtual.
  • Multitarea: que los maestros pongan tareas, trabajos y actividades más dinámicas en las que utilicen los medios audiovisuales, computadoras, etcétera.
  • Pensamiento no lineal: que tengan la mente abierta tanto emocionalmente como cognoscitivamente.
  • Criterio: evaluar la información que se nos da y no solo quedarse con la opinión respecto a lo que diga una página, si no buscar más información.
  • Inteligencia colectiva: reunir información y compartirla con otros.
  • Conexión: buscar, sintetizar y distribuir información.

Véase también[editar]

Notas[editar]

Enlaces externos[editar]