Metaverso

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Réplica del centro de estudios localizado en el principal campus universitario de Saint Leo, Florida, realizada en Second Life, un ejemplo del metaverso.

El metaverso o metauniverso (acrónimo de «meta» -más allá- y «universo») es un concepto que denota la siguiente generación de internet,[1]​ que describe una experiencia inmersiva y multisensorial en el uso aplicado de diversos dispositivos y desarrollos tecnológicos en internet.[2]​ El término proviene de la novela de ciencia ficción Snow Crash, escrita por Neal Stephenson.[3][4]​  

El metaverso generalmente está compuesto por múltiples espacios virtuales tridimensionales, compartidos y persistentes, vinculados a un universo virtual percibido.[5]

En un sentido más amplio, el metaverso puede no solo referirse a los mundos virtuales, sino a las experiencias multidimensionales de uso y aplicación de Internet en su conjunto, especialmente el espectro combinando de la web 2.0, la realidad aumentada, la tecnología de tercera dimensión y la realidad virtual[6].

Los metaversos son entornos donde los humanos interactúan social y económicamente como avatares, a través de un soporte lógico en un ciberespacio, el que actúa como una metáfora del mundo real, pero sin las limitaciones físicas o económicas allí impuestas.

Hasta ahora se han identificado usos aplicados de los metaversos en el terreno del entretenimiento, la teleeducación,[7][8]​ la tele salud y especialmente en el campo de la economía digital,[9]​ en donde comienzan a emerger nuevas formas de valor como los token no fungibles (NFT por sus siglas en inglés).[10]

Si bien la experiencia más exitosa y reconocida de Metaversos ha sido Second Life, se espera que la corporación Meta (anteriormente conocida como Facebook, Inc.), propiedad del magnate estadounidense Mark Zuckerberg, sea la que lidere la implementación y los nuevos desarrollos en el campo de los metaversos en los próximos años, puesto que es la compañía global que más recursos humanos y tecnológicos está invirtiendo en este campo tecnológico, incluyendo tecnología de software y hardware.[11]

Historia[editar]

El término metaverso tiene su origen en la novela Snow Crash publicada en 1992 por Neal Stephenson, que recrea un universo consensuado basado en nuestro propio universo (Stephenson 1993, p.25). En la novela el término metaverso hace referencia a un mundo virtual ficticio[12]​ o un espacio virtual colectivo y compartido con frecuencia creado por convergencia y compatibilización con un aspecto de la realidad externa.


En palabras de Neal Stephenson,[13]​ el metaverso es

"Mi idea surgió cuando me encontré con que algunas palabras existentes tales como realidad virtual eran simplemente demasiado torpes para utilizarlas" Neal Stephenson[14]"Las palabras "avatar" (en el sentido en que es usado en esta novela) así como "metaverso" , son invenciones propias que surgieron cuando ciertos términos existentes (como "realidad virtual") eran demasiado imprecisos para ser usados".[15]

El modelo de ciudad simulada aparece en el Metaverse (Metaverso), una construcción ficticia, digital, programada a partir de código binario (a base de unos y ceros). Se trata de un “computer-graphic protocol” de “pieces of software” [16]

Un año después de la publicación de la novela de Neal Stephenson, la casa editorial estadounidense Steve Jackson Games, especializada en juegos de rol, de mesa y de cartas, lanzó un MOO llamado "The Metaverse", como parte de su BBS, Illuminati Online.

En 2003 la empresa desarrolladora de Software Linden Lab, presenta oficialmente su mundo de realidad virtual 3D, denominado: Second Life, un software con experiencias inmersivas, inspiradas en el concepto de metaverso, la cual puede ser diseñada por los usuarios, quienes interactúan, juegan y hacen negocios.[17]

Para el otoño de 2021, el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, anuncia de manera oficial que los Metaversos serán parte fundamental de la visión de su compañía, al punto que decidió cambiar el nombre del corporativo a Meta.[18]​ El anuncio anticipa que en los próximos 10 años, META dedicará buena parte de sus esfuerzos a la creación de un Metaverso abierto e interoperable con otras plataformas ya existentes.[19]

El aporte de Neal Stephenson[editar]

La novela de Snow Crash, escrita por Neal Stephenson, no solo aporta los elementos anales que permiten comprender las múltiples dimensiones del concepto de Metaverso, sino que propone un modelo de implementación práctico, aplicable al mundo real.

Otro de los aspectos que se destaca de la obra de Stephenson, es la anticipación anacrónica, ya que fue escrito antes de que se pudiera poner en práctica en el ciberespacio, es decir que para el momento de su publicación el concepto se podría describir como una visión de futuro no materializable en ese punto de la historia. La obra que Stephenson propone, podría decirse que de forma prospectiva define los mecanismos y requisitos necesarios para la implementación y consolidación de los Metaversos,

En la obra de Neal Stephenson, el Metaverso se presenta a sus usuarios como un entorno urbano, desarrollado en torno a una única carretera de 100 metros de ancho denominada la Calle (Street) que recorre totalmente la circunferencia de 65536 km (216 km) de una esfera perfecta de color negro, carente de detalle.

El estado virtual pertenece a la "Global Multimedia Protocol Group", que es la parte ficticia de la "Association for Computing Machinery", y está disponible para ser comprado, para después allí construir edificios. Al ser una realidad virtual que no tiene porque obedecer a las leyes de la Física, el tamaño y la forma de los edificios está sujeto sólo a la voluntad de quienes lo levantan (y al espacio que puedan comprar, obviamente), pudiendo contratar arquitectos para que los diseñen, o diseñándolos ellos mismo si no disponen del dinero necesario o tienen el ánimo para hacerlo.

Los usuarios del Metaverso acceden a él a través de terminales personales que proyectan una imagen de realidad virtual de gran calidad en unas gafas que utiliza el usuario, o a través de terminales públicas en cabinas, que ofrecen una imagen de baja calidad, en blanco y negro y granulada.

Stephenson también describe una subcultura de gente que prefiere estar continuamente conectada a terminales portátiles, llevando gafas y otros equipamientos. Este tipo de personas son llamados "gárgolas", debido a su apariencia grotesca. Los usuarios viven su experiencia en primera persona.

Dentro del Metaverso, los usuarios individuales aparecen como iconos (avatares) de cualquier forma, con la única restricción de la altura, "para evitar por ejemplo que la gente tenga una altura de una milla". El transporte en el metaverso está limitado a los existentes en la realidad, a pie, o en vehículo (por ejemplo el monorail, que recorre toda la Calle parando en 256 paradas exprés —Express Ports—, localizadas en intervalos de 256 km, o en paradas locales —Local Ports—, situadas a un kilómetro una de otra); quienes tengan conocimientos de programación pueden crearse vehículos propios (motocicletas por ejemplo) capaces de alcanzar velocidades enormes debido a que no están afectados por las leyes de la física o la termodinámica del mundo real.

Características del Metaverso[editar]

Edward Castronova, profesor de Economía y Telecomunicaciones en la Universidad de Indiana, ha realizado estudios acerca de los Metaversos,[20]​ en los cuales identifica tres características fundamentales:

  • Interactividad: El usuario es capaz de comunicarse con el resto de usuarios, así como de interactuar con el Metaverso. Esto implica además, que sus comportamientos pueden ejercer influencia sobre objetos u otros usuarios.
  • Corporeidad: El entorno al que se accede, está sometido a ciertas leyes de la física, y tiene recursos limitados. Además, dicho acceso se hace en primera persona.
  • Persistencia: Aunque no esté ningún usuario conectado al Metaverso, el sistema sigue funcionando y no se para. Además, las posiciones en las que se encontraban los usuarios al cerrar sus sesiones serán guardadas, para volver a cargarlos en el mismo punto cuando vuelvan a conectarse.

Si se analiza el concepto de Metaverso desde un sentido más amplio que la definición de mundo virtual que le otorgó Stephenson en 1991, podemos distinguir los distintos mundos sintéticos, como pertenecientes a cuatro tipos distintos.

  • Juegos y mundos virtuales: A este tipo pertenecen los más similares al comentado en la novela Snow Crash. Se trata de entornos virtuales totalmente inmersivos, en los que el usuario se sumerge en una experiencia de contacto con otros usuarios y elementos dentro de un mundo virtual. Este contacto puede estar orientado a un juego (por ejemplo World of Warcraft o Tibia), o más bien orientado al aspecto social del metaverso, como en Second Life.
  • Mundos espejo: Son representaciones virtuales detalladas de uno o varios aspectos del mundo real. El ejemplo más claro es el de Google Earth, que representa la geografía mundial mediante imágenes aéreas.
  • Realidad aumentada: Consisten en la aplicación de la tecnología de mundos espejo para aplicaciones reales, que solucionan ciertas situaciones en nuestra vida cotidiana. Estas herramientas expanden el mundo físico perceptible por los usuarios, estableciendo una nueva dimensión de información útil.
  • Lifelogging: Engloba los sistemas que recogen datos sobre la vida cotidiana, con el fin de ser aplicados mediante estadísticas.

El caso Second Life[editar]

Philip Rosedale, fundador de Second Life.

Second Life (abreviado SL, en español Segunda vida) es una Comunidad Virtual lanzada en junio de 2003, desarrollado por Linden Lab, disponible para los usuarios de forma gratuita en Internet. Sus usuarios, conocidos como "residentes", pueden acceder mediante el uso de uno de los múltiples programas de interfaz llamados viewers (visores), los cuales les permiten interactuar entre ellos mediante un avatar. Los residentes pueden así explorar el mundo virtual, interactuar con otros residentes, establecer relaciones sociales, participar en diversas actividades tanto individuales como en grupo y crear y comerciar propiedad virtual y ofrecer servicios entre ellos. SL está destinado a mayores de 18 años.

Aunque muy limitado en sus interfaces gráficas, Second Life es considerado como una de las primeras experiencias masivas del uso aplicado de Metaversos o Metauniversos, logrando consolidar en poco tiempo una exitosa comunidad de usuarios, con uso extendidos que van más allá del entretenimiento, consolidándose en terrenos como el de la educación.[7]

Para el académico Israel Márques el estudio de las dinámicas complejas entre avatares, usuario, la plataforma de Second Life y el propio metaverso, consolidó nuevas vías de investigación para el estudio de las posibilidades y desafíos de la educación en el siglo XXI.

Impacto en la educación[editar]

La posibilidad de una educación extramural, es decir por fuera del aula de clases, fue propuesta en la década de los años 60 por Marshall McLuhan, quien propuso el concepto de "El aula sin muros" en el texto: : "El aula sin muros: investigaciones sobre técnicas de comunicación[21]​", concepto con el que propuso re pensar la educación más allá de las paredes de la escuela, es decir, más allá de las instituciones formales de educación[21]​.

"Hoy en nuestras ciudades, la mayor parte de la enseñanza tiene lugar fuera de la escuela. La cantidad de información comunicada por la prensa, las revistas, las películas, la televisión y la radio, exceden en gran medida a la cantidad de información comunicada por la instrucción y los textos en la escuela. Este desafío ha destruido el monopolio del libro como ayuda a la enseñanza y ha derribado los propios muros de las aulas de modo tan repentino que estamos confundidos, desconcertados". (Carpenter y McLuhan, 1968: 235-236)[21].

Gracias a la tecnología digital y fenómenos como la web 2.0, la realidad aumentada y la realidad virtual, existen importantes proyectos que materializan el uso de los Metaversos aplicados en el campo de la educación, recogiendo muchos de los planteamientos propuestas en su momento por Marshall McLuhan, tal y como viene ocurriendo con la iniciativa presentada por el polémico empresario Mark Zuckerberg, quien decidió apostar por los Metaversos, al punto que decidió cambiar el nombre de su conglomerado de Facebook por Meta.[22]

Algunos de los posibles usos que podrían tener los Metaversos en experiencias educativas son:

  • Prácticas en laboratorio: experiencias inmersivas que ayudan a comprender las herramientas de las que disponen y permiten con mucha mayor seguridad realizar experimentos multipropósito.
  • Eventos: acudir a exposiciones o jornadas donde la información se presenta a través de experiencias inmersivas.
  • Visitas a museos o empresas donde los Metaversos está incorporados en los recorridos mediante información audiovisual. Los estudiantes aprenden sobre el tema de la visita al mismo tiempo que desarrollan la destreza tecnológica.
  • Aprendizajes experimentales: casi todas las destrezas permiten utilizar los Metaversos haciendo el contenido más atractivo. Por ejemplo, en arquitectura e ingeniería los modelos en 3D son muy útiles para los estudiantes.

Impacto en la economía digital[editar]

En el texto Metauniversos el Internet del Futuro,[9]​ el experto académico en transformación digital: Gabriel E. Levy B[23]​., afirma que uno de los mayores impactos que traerá los Metaversos para la humanidad, no será necesariamente en el terreno del entretenimiento, en donde por supuesto tiene un espacio ganado por su naturaleza, sino que posiblemente el mayor impacto se dará en la economía digital, ya sea a través del creciente mercado de los Token No Fungibles NFT,[10]​ el mundo de la simulación inmobiliaria, el diseño de ciudades inteligentes,[24]​ el mercado del arte digital, o simplemente el comercio minorista de cualquier tipo de producto, factor que se verá potenciando por el acelerado crecimiento de la implementación de tecnologías digitales luego de la pandemia de 2020.[9]

De igual forma para Levy Bravo,[23]​ las compañías como Facebook (ahora Meta Platforms[25]) o Google serán uno de los mayores potenciadores de la implementación de los Metaversos, no solo por su músculo financiero, cantidad de usuarios o mecanismos de financiación, sino por la experiencia en la innovación en el sector TI, lo cual muy probablemente le permitirá estas compañías liderar el desarrollo e implementación de las tecnologías asociadas a los Metaversos, muy seguramente antes que cualquier otro centro de investigación u Organización Global, lo cual representa un gran riesgo de monopolización:

"Debe evitarse una concentración en este mercado, pues estos desarrollos deberían servir a toda la humanidad por igual y no exclusivamente a un grupo de Silicon Valley, tal y como ocurrió con otros servicios digitales[9]​".

Implementaciones aplicadas de los Metaversos[editar]

A lo largo del tiempo, ha habido varias implementaciones en software del concepto presentado de "metaverso", con un mayor o menor grado de similitud.

  • 1992 - Neal Stephenson, publica su novela Snow Crash en donde se menciona y describe el concepto de Metaverso
  • 1993 - Steve Jackson Games lanzó un MOO llamado "The Metaverse", como parte de su BBS, Illuminati Online.
  • A mediados de los 90, SenseMedia creó un MOO llamado SnowMOO, también basado en Snow Crash.
  • 1995 - Active Worlds, que estaba completamente basado en Snow Crash, popularizó el proyecto de crear el metaverso, distribuyendo mundos de realidad virtual capaces de implementar al menos el concepto de metaverso.
  • 1998 - Se creó el mundo virtual 3D online "There". Los usuarios aparecen como avatares y, además del aspecto social, se pueden comprar objetos y servicios usando la moneda virtual "therebucks", que pueden ser adquiridos a cambio de dinero real.
  • 1998 - Blaxxun ("Black Sun Interactive") consiste en comunidades virtuales 3D que emplean tecnología VRML como Cybertown, ICity, o Jewel of Indra.
  • 2003 - Linden Lab crea mundo virtual 3D Second Life. El objetivo establecido para el proyecto es crear un mundo como el metaverso diseñado por los usuarios, en el que los usuarios puedan interactuar, jugar, y hacer negocios. Se emplea la moneda virtual Linden dollars, que no solo se podrá comprar, sino también vender por dinero real, como si de una divisa real se tratase. Se usa desde una perspectiva en tercera persona, aunque está disponible una vista en primera persona. Su actual tecnología no permite la percepción foto-realista descrita en la novela Snow Crash.
  • 2004 - El proyecto [Open Source Metaverse Project]] comenzó en 2004 pero paró su desarrollo unos años después en vista del triunfo de Second Life.
  • 2004 - IMVU comenzó como un cliente de mensajería instantánea, pero fue evolucionando y se convirtió en un mundo virtual de comunicación y juegos.
  • 2005 - Solipsis es un sistema libre de código abierto, cuyo objetivo es prestar la infraestructura para un territorio virtual público.
  • 2005 - The Croquet Project unió diversas iniciativas anteriores para crear un entorno de desarrollo de software de código abierto, para crear aplicaciones multiusuario intensamente colaborativas en distintos sistemas operativos y máquinas, con el objetivo de ser más extensible que las tecnologías propietarias existentes tras mundos colaborativos como Second Life. Se ha utilizado para construir mundos virtuales como Arts Metaverse. A partir de 2009 se continuó en el proyecto Open Cobalt.
  • 2005 - El Proyecto Croquet unió diversas iniciativas anteriores para crear un kit abierto de desarrollo de aplicaciones multiusuario en línea.
  • Tradky Software desarrolla mundos virtuales orientados a profesionales, un ejemplo de los mismos son sus Ferias virtuales, y también tiene museos y ciudades virtuales, etc.
  • 2013 - El maestro de física Shawn Young crea un juego de rol en línea llamado Classcraft. Con este juego cambió la perspectiva de participación en el aula. Su intención era ayudar a sus alumnos a tener éxito en la escuela.
  • 2015 - Esteban Ordano y Ariel Mielich crean el proyecto Decentraland, que es una plataforma de blockchain y metaverso que comercializa con monedas virtuales como (ETH) y (MANA).
  • Varios juegos en línea multijugador pueden ser considerados como metaversos (por ejemplo el World of Warcraft o el Tibia), a pesar de que se centren en la jugabilidad más que en el aspecto social.
  • 2021- Facebook anuncia, como visión corporativa para los próximos 10 años, que dedicará buena parte de sus esfuerzos a la creación de un metaverso abierto e interoperable con otras plataformas ya existentes.

Referencias[editar]

  1. Duan, Haihan; Li, Jiaye; Fan, Sizheng; Lin, Zhonghao; Wu, Xiao; Cai, Wei (17 de octubre de 2021). Metaverse for Social Good: A University Campus Prototype. Association for Computing Machinery. pp. 153-161. ISBN 978-1-4503-8651-7. doi:10.1145/3474085.3479238. Consultado el 10 de noviembre de 2021. 
  2. Lee, Paul; Braud, Tristan; Pengyuan Zhou; Lin, Addison Wang; DianLei Xu; Zijun, Jerry Lin; Abhishek Kumar; Bermejo, Carlos et al. (2021). All One Needs to Know about Metaverse: A Complete Survey on Technological Singularity, Virtual Ecosystem, and Research Agenda (en inglés). doi:10.13140/RG.2.2.11200.05124/7. Consultado el 10 de noviembre de 2021. 
  3. Castaños, Mikel Peregrina (23 de mayo de 2012). «Megalópolis y ciberpolis en "Snow Crash", de Neal Stephenson». Ángulo Recto. Revista de estudios sobre la ciudad como espacio plural 4 (1): 187-202. ISSN 1989-4015. doi:10.5209/rev_ANRE.2012.v4.n1.39290. Consultado el 10 de noviembre de 2021. 
  4. Internet Archive, Neal (1993). Snow crash. New York : Bantam Books. ISBN 978-0-553-56261-3. Consultado el 10 de noviembre de 2021. 
  5. «Web Archive of IEEE VW Standard Working Group» (en inglés). 8 de junio de 2014. Archivado desde el original el 8 de junio de 2014. Consultado el 29 de enero de 2016. 
  6. Smart, J.M.; Cascio, J.; Paffendorf, J. (2007). «Metaverse Roadmap Overview» (en inglés). Accelerated Studies Foundation. 
  7. a b Marques, Israel (13 de febrero de 2011). «METAVERSOS Y EDUCACIÓN: Second Life como plataforma educativa». Reserachgate. Consultado el 01/11/2021. 
  8. J. D. Anacona,, E. E. Millán y C. A. Gómez. «Application of metaverses and the virtual reality in teaching». Scielo. Consultado el 01/11/2021. 
  9. a b c d Levy Bravo, Gabriel Ernesto. «Metauniversos y el Internet del Futuro». Web. Consultado el 31 de octubre de 2021. 
  10. a b Cifuentes, Valeri (18 de agosto de 2021). «El Millonario Negocio de los NFT». Forbes. Consultado el 31 de octubre de 2021. 
  11. «¿Qué hay detrás de la apuesta de Zuckerberg y Facebook por el metaverso?». abc. 29 de octubre de 2021. Consultado el 1 de noviembre de 2021. 
  12. Snow Crash.
  13. «Neal Stephenson». Archivado desde el original el 29 de diciembre de 2011. 
  14. «Y ahora el metaverso». Revista Transformación Digital. 30 de julio de 2021. Consultado el 1 de noviembre de 2021. 
  15. En la sección de reconocimientos de la propia novela "Snow Crash", Stephenson escribió : The words "avatar" (in the sense it is used here) and "Metaverse" are my invention, which I came up with when I decided that existing words (such as "virtual reality") were simply too awkward to use.
  16. Castaños, Mikel Peregrina (23 de mayo de 2012). «Megalópolis y ciberpolis en "Snow Crash", de Neal Stephenson». Ángulo Recto. Revista de estudios sobre la ciudad como espacio plural 4 (1): 187-202. ISSN 1989-4015. doi:10.5209/rev_ANRE.2012.v4.n1.39290. Consultado el 10 de noviembre de 2021. 
  17. «¿Qué pasó con Second Life?». BBC News Mundo. 21 de noviembre de 2009. Consultado el 1 de noviembre de 2021. 
  18. Tiempo, Casa Editorial El. «Facebook cambia de nombre y ahora se llamará Meta». Portafolio.co (en spanish). Consultado el 1 de noviembre de 2021. 
  19. Rodríguez, Pablo (29 de octubre de 2021). «Zuckerberg se lo juega todo al metaverso, y arriesga muchísimo: ninguna tecnológica había invertido tanto en un solo proyecto hasta la fecha». Xataka. Consultado el 1 de noviembre de 2021. 
  20. Márquez, Israel V. (1 de julio de 2011). «Metaversos y educación: Second Life como plataforma educativa». Revista ICONO 14. Revista científica de Comunicación y Tecnologías emergentes 9 (2): 151-166. ISSN 1697-8293. doi:10.7195/ri14.v9i2.30. Consultado el 1 de noviembre de 2021. 
  21. a b c Carpenter, Edmund; McLuhan, Marshall (1968). El aula sin muros: investigaciones sobre técnicas de comunicación (en inglés). Ediciones de Cultura Popular. Consultado el 1 de noviembre de 2021. 
  22. Pascual, Manuel G. (30 de octubre de 2021). «‘Metaverso’: el mundo virtual donde Zuckerberg quiere que compres, te diviertas y trabajes». El País. Consultado el 1 de noviembre de 2021. 
  23. a b «Gabriel E. Levy B. - Académico». 
  24. Levy Bravo, Gabriel Ernesto. «METAVERSO COMO HERRAMIENTA PARA EL DISEÑO DE SMARTCITIES». Andinalink Smartcities. Consultado el 31 de octubre de 2021. 
  25. Artículo Periodistico. «Facebook Trabaja en la Construcción del Metaversos». DW Alemanía (Berlín, Alemanía). Consultado el 31 de octubre de 2021. 

Enlaces externos[editar]