Educación no formal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La educación no formal (ENF) hace referencia a todas aquellas actividades que se llevan a cabo fuera del ámbito escolar, así mismo pretendiendo desarrollar competencias y facultades intelectuales y morales de los individuos. Se entiende pues como "educación no formal el conjunto de procesos, medios e instituciones específicas y diferencialmente diseñados, en función de explícitos objetivos de formación o de instrucción, que no están directamente dirigidos a la provisión de los grados propios del sistema educativo reglado".(Trilla, 1998:30)

La educación no formal es un tipo de educación que va a comprender todos los procesos y prácticas que involucren a un grupo social heterogéneo, pero cuya estructura institucional no certifica para ciclos escolarizados, es decir, que tiene una intencionalidad educativa y una planificación del proceso enseñanza-aprendizaje, solamente que ésta va a ocurrir fuera del ámbito de la escolar.

Antecedentes históricos de la educación no formal[editar]

El término de educación no formal se acuñó para satisfacer la demanda que la sociedad le hace a la educación, para los años sesenta un análisis educativo detectó lo que en ese tiempo se llamó "crisis mundial de la educación", crisis que en forma especial se daba en los sistemas educativos formales (escuelas). Los sistemas educativos formales se seguían manteniendo bajo los mismos medios , instituciones y principios convencionales con los que habían estado funcionando hasta el momento y difícilmente estaban en disposición de satisfacer la demanda educativa que la misma sociedad les hacía. La escuela comenzaba a ser severamente cuestionada, pero a finales de los años sesenta y durante la década de los años setenta empezó a verla luz cuando las críticas se dirigieron de forma global a la Institución. El conjunto de estas críticas hacían que la confianza en dicha Institución, la cual se convirtió en una panacea, fuera cada vez menor.

Actualmente, y como resultado de todo esto, encontramos que la escuela sigue ocupando un lugar importante dentro de la sociedad, sin embargo, ya no es ninguna clase de monopolio educativo, en primer lugar por que la escuela es solamente uno de varios medios por el cual se da un proceso de enseñanza-aprendizaje momentáneo, y en segundo lugar por que el marco institucional y metodológico de la escuela no es siempre el idóneo para atender todas las necesidades y demandas educativas que se van presentando. Por lo anterior, surgió la necesidad de crear nuevos medios y entornos educativos que fueran funcionalmente complementados con la escuela, a los que se les nombró "no formales", es entonces cuando a finales de los años setenta se acomoda en el lenguaje pedagógico el término "Educación no formal".

La educación no formal comenzó a ser popular en 1967 con la Internacional Conference on World Crisis in Education que se celebró en Virginia, EE.UU., la elaboración de un documento base para los trabajos de este congreso le fue encargado al Instituto Internacional de Planeamiento de la Educación de la UNESCO dirigido en aquel entonces por P.H. Coombs, en el cual se hacía énfasis en la necesidad de desarrollar medios educativos diferentes a los convencionales, a estos medios se les adjudicó el nombre de educación informal y formal. Para 1968, Coombs y sus colaboradores propusieron la distinción entre la educación formal, no formal e informal, en 1974 ya se definían estos conceptos de la siguiente manera: la educación formal es la institucionalizada, cronológicamente graduada y jerárquicamente estructurada, comprende desde los primeros años de escuela primaria hasta los últimos años de la universidad, la educación no formal es toda actividad educativa, organizada y sistemática que se da fuera del marco oficial de la institución escolar, para facilitar el aprendizaje a niños como a adultos, la educación informal es un proceso que se da durante toda la vida de una persona, en el cual se adquieren y acumulan conocimientos, habilidades y actitudes mediante las experiencias propias de cada individuo y la relación con el medio ambiente.

También para inicios de los años setenta se formaron grupos institucionalizados para el estudio de la educación no formal, así mismo, el concepto de educación no formal fue acogido por la UNESCO. Cabe destacar que el Bureau Intenational d' Éducation como revistas internacionales de educación comenzaron a dedicar números enteros al tema educación no formal. La Enciclopedia Internacional de la Educación en su tercer volumen incluyó ocho artículos específicamente dedicados a la educación no formal, en 1981 se dio el Seminario Iberoamericano sobre "Modalidades no formales en la educación de adultos", organizado por la Universidad Autónoma de Barcelona, en 1983 se celebró en Salamanca el Seminario Interuniversitario de Teoría de la Educación en el cual se abordaron conceptos de educación formal, no formal e informal, una prioridad para el futuro, y para 1991 en Llanes se celebró el X Seminario Interuniversitario de Teoría de la Educación que fue dedicado a la educación no formal.

Historia[editar]

Philip H. Coombs[editar]

Philip Hall Coombs, en su libro La crisis mundial de la educación (1968), resultado de la Conferencia Internacional sobre la Crisis Mundial de la Educación en 1967, es el primero en categorizar la educación según sus objetivos, sus prácticas pedagógicas, y los espacios físicos en que los que se desarrollan.

Su propuesta se sustenta en la necesidad del estudio interdisciplinar para explicar la complejidad educativa, enfatizando el reconocimiento de los "otros sistemas de enseñanza", que posteriormente denominaría educación formal "[...]que afecta (sic) la vida de muchas personas y cuando están bien enfocadas contienen un alto potencial para contribuir rápida y substancialmente al desarrollo individual y nacional",[1] es decir, este tipo de educación es una alternativa que permite trascender a lo normativo y por tanto es necesario organizarlas desde la perspectiva de desarrollo del Estado.

De este modo establece las categorías de en educación formal, no formal e informal, definiendo los conceptos como:

  • Educación formal como “el sistema educativo altamente institucionalizado, cronológicamente graduado y jerárquicamente estructurado que se extiende desde los primeros años de la escuela primaria hasta los últimos años de la universidad”.
  • Educación no formal como “toda actividad organizada, sistemática, educativa, realizada fuera del marco del sistema oficial, para facilitar determinadas clases de aprendizaje a subgrupos particulares de la población, tanto adultos como niños”.
  • Educación informal como “un proceso que dura toda la vida y en el que las personas adquieren y cumulan conocimientos, habilidades, actitudes y modos de discernimiento mediante las experiencias diarias y su relación con el entorno”.  

Coombs denomina indistintamente como educación no formal e informal a la diversidad de procesos educativos no escolares situados al margen del sistema de la enseñanza normada por considerar poco operativo que una sola expresión designara al excesivamente amplio y diverso sector educativo no escolar. 

Educación no formal según los tipos de naciones[editar]

Coombs realiza una diferenciación del concepto de acuerdo a los tipos de naciones, industrializadas y en vías de desarrollo.

Naciones industrializadas[editar]

Según Coombs, la educación no formal o informal en las naciones industrializadas está encaminado a compensar y complementar las deficiencias del sistema formal de educación para satisfacer:[2]

  • Movilidad laboral; convertir impleables en empleables
  • Actualización/Capacitación constante en favor de la productividad
  • Mejora en la calidad de vida; enriquecer el ocio
Naciones en vías de desarrollo[editar]

Por sus características distintas, las naciones en vías de desarrollo utilizan la educación no formal como medio para compensar la falta de bases sólidas del sistema educativo, enfocándose en la atención a quienes jamás accedieron al sistema educativo, o en su defeco, a quienes desertaron y buscan reintegrarse a un modelo educativo.

Antonio Colom[editar]

Antonio Colom propone como modo de análisis y distinción entre la educación formal y no formal la idea de complementarientdad y continuidad. La distinción entre ambos tipos de educación "no depende pues de ninguna variable pedagógica siendo en todo caso jurídico el que más claramente sirve para discriminar ambos tipos de educación."[3]

Objetivos de la educación no formal[editar]

Los objetivos de la educación no formal, se pueden enlistar de la siguiente forma:

  • Crear programas educativos que propicien actitudes, valores, competencias y formas de organización social, capaces de operar en el cambio y que atiendan las necesidades existentes.
  • Crear programas de capacitación que amplíen las oportunidades de empleo, mejora en el ingreso familiar y modificación de condiciones de vida.
  • Transmisión de conocimientos básicos y habilidades para la comunicación y la integración de la sociedad.
  • Los programas van dirigidos a personas distintas en edad, género, estatus social, raza, etc.

Factores que influyen para que la educación no formal esté vigente[editar]

  • Crecimiento de la demanda educativa.
  • Rentabilidad en la inversión de la educación en comparación a la convencional.
  • La tecnología de información y comunicación posibilita un aprendizaje metódico y efectivo fuera de la institución escolar, sirve de base a formas de enseñanza no presenciales y potencia enormemente el aprendizaje independiente.
  • La escuela ha estado más concentrada en la transmisión del saber que en generar el "saber hacer", completamente ajena al mundo laboral, cabe destacar el desfase existente entre lo que los sistemas educativos producen en cuanto a formación profesional y los requerimientos del mercado laboral, ante tal ineficiencia, la educación no formal se ha preocupado por crear programas para solventar esta deficiencia.
  • Todos los cambios en torno a la vida familiar, el mundo del trabajo, el medio urbano, la marginación, etc., crean nuevas y distintas necesidades educativas que han de ser colmadas por la educación no formal.
  • La crisis escolar contribuye sin duda alguna a crear medios, recursos e incluso instituciones no formales que complementen , suplan o sustituyan la educación convencional para el beneficio de un grupo específico de individuos.

Véase también[editar]

Artículos conexos[editar]

Referencias[editar]

  1. Coombs, Philip Hall (2006). «V». La crisis mundial de la educación. Madrid: Santillana. p. 201. 
  2. Coombs, Philip Hall (2006). «V». La crisis mundial de la educación. Madrid: Santillana. p. 206. 
  3. Colom Cañellas, Antonio (6 de septiembre de 2005). «Continuidad y complementariedad entre la educación formal y no formal». Revista educación. 

Bibliografía[editar]

  • Aparici, R. y Osuna, S (2010). “Educomunicación y cultura digital” en Aparici, R. (Coord.) Educomunicación más allá del 2.0. Barcelona: Gedisa, pp. 307-318.
  • Bolaños, Martínez Víctor Hugo. Compendio de historia de la educación en México. Editorial Porrúa. México, 2002.
  • Buckingham, D. (2008). Más allá de la tecnología. Aprendizaje en la era de la cultura digital. Madrid: Manantial; pp. 222-229.
  • Consejo Nacional para la vida y el trabajo. Innovación para la educación y la capacitación. Miguel Ángel Porrúa Editores. México, 2004.
  • De Oliveira, I. (2010). “Caminos de la educomunicación: utopías, confrontaciones y reconocimientos” en *Aparici, R. (Coord.) Educomunicación más allá del 2.0. Barcelona: Gedisa, pp. 151-170.
  • Delors, Jacques. La educación encierra un tesoro. Editorial UNESCO. México, 1996.
  • Fuenzalida, V. (2005) Expectativas educativas de las audiencias televisivas. Buenos Aires: Norma; pp.13-50.
  • Martín Barbero, J. (2001) La Educación desde la comunicación. Buenos Aires: Norma.
  • Prieto Castillo, D. (2010). “Construir nuestra palabra de educadores” en Aparici, R. (Coord.) Educomunicación más allá del 2.0. Barcelona: Gedisa, pp. 27-40.
  • Prieto, Figueroa Luis Beltrán. Principios generales de la educación. Monte Ávila Editores, C.A. Caracas, Venezuela, 1985.
  • Ramírez, Grajeda Beatriz, Anzaldúa Arce Raúl E. Formación y tendencias educativas. UNAM-Azcapotzalco. México, 2002.
  • Sarramona Jaume, Vázquez Gonzalo, Colom Antoni J. Educación no formal. Editorial Ariel Educación. Barcelona, 1998.
  • Suárez Díaz Reynaldo. La educación. Editorial Trillas. México, 1980.
  • Torres Martín César, Pareja Fdz. de la Reguera José Antonio. La educación no formal y diferenciada. Editorial CCS. Madrid, 2007
  • Trilla, J. et al. (2003). La educación fuera de la escuela. Ámbitos no formales y educación social. Barcelona: Ariel Educación.

Otras referencias[editar]

Enlaces externos[editar]