Tántalo (elemento)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Ta»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Hafnio ← TántaloTungsteno
  Lattice body centered cubic.svg
 
73
Ta
 
               
               
                                   
                                   
                                                               
                                                               
Tabla completaTabla ampliada
Tantalum single crystal and 1cm3 cube.jpg
Información general
Nombre, símbolo, número Tántalo, Ta, 73
Serie química Metales de transición
Grupo, período, bloque 5, 6, d
Masa atómica 180,9479 u
Configuración electrónica [Xe] 4f14 5d3 6s2
Dureza Mohs 6,5
Electrones por nivel 2, 8, 18, 32, 11, 2
Apariencia Azul grisáceo
Propiedades atómicas
Radio medio 145 pm
Electronegatividad 1,5 (escala de Pauling)
Radio atómico (calc) 200 pm (radio de Bohr)
Radio covalente 138 pm
Estado(s) de oxidación 5, 4, 3, 2, -1
Óxido Óxido de tántalo
1.ª energía de ionización 761 kJ/mol
2.ª energía de ionización 1500 kJ/mol
Líneas espectrales
Tantalum spectrum visible.png
Propiedades físicas
Estado ordinario Sólido
Densidad 16650 kg/m3
Punto de fusión 3290 K (3017 °C)
Punto de ebullición 5731 K (5458 °C)
Entalpía de vaporización 743 kJ/mol
Entalpía de fusión 31,6 kJ/mol
Presión de vapor 0,776 Pa a 3269 K
Varios
Estructura cristalina Cúbica centrada en el cuerpo
Calor específico 140 J/(K·kg)
Conductividad eléctrica 7,61 × 106 S/m
Conductividad térmica 57,5 W/(K·m)
Módulo elástico 186 GPa
Coeficiente de Poisson 0,34
Isótopos más estables
Artículo principal: Isótopos del tántalo
iso AN Periodo MD Ed PD
MeV
179TaSintético1,82 aε0,110179Hf
180TaSintético8,125 hε
β+
0,854
0,708
180Hf
180W
180mTa0,012%> 1,2 × 1015 aβ-
ε
0,075
0,075
180W
180
Hf
181Ta99,988%Estable con 108 neutrones
Valores en el SI y condiciones normales de presión y temperatura, salvo que se indique lo contrario.

El tántalo,[1]​ anteriormente también conocido como tantalio,[2][nota 1]​ es un elemento químico de número atómico 73, que se sitúa en el grupo 5 de la tabla periódica de los elementos. Su símbolo es Ta. Se trata de un metal de transición raro, azul grisáceo, duro, que presenta brillo metálico y resiste muy bien la corrosión. Se encuentra en el mineral tantalita. Es fisiológicamente inerte, por lo que entre sus variadas aplicaciones, se puede emplear para la fabricación de instrumentos quirúrgicos y en implantes. El tántalo es una elección razonable cuando se requiere una alta resistencia a la corrosión. Aunque el tántalo no sea un metal noble, es comparable a estos en lo que respecta a la resistencia química. Además, el tántalo es muy fácil de conformar, incluso netamente por debajo de la temperatura ambiente, a pesar de su estructura cristalina cúbica centrada en el espacio. La resistencia a la corrosión del tántalo lo convierte en un material valioso en un gran número de aplicaciones químicas.[3]​ Este material «inflexible» se utiliza, por ejemplo, para producir intercambiadores de calor para el sector de la construcción de aparatos, carros de carga para la construcción de hornos, implantes para la tecnología médica y componentes de capacitores para la industria electrónica.

Historia[editar]

El tántalo fue descubierto en Suecia en 1802 por Anders Ekeberg, en dos muestras minerales; una de Suecia y la otra de Finlandia. [4][5]​ Un año antes, Charles Hatchett había descubierto el columbio (hor neobio),[6]​ y en 1809 el químico inglés William Hyde Wollaston comparó su óxido, columbita con una densidad de 5.918 g/cm3,con la del tántalo, tantalita con una densidad de 7.935 g/cm3. Concluyó que los dos óxidos, a pesar de su diferencia en la densidad medida, eran idénticos y mantuvo el nombre de tántalo.[7]​ Después de que Friedrich Wöhler confirmara estos resultados, se pensó que el columbio y el tántalo eran el mismo elemento. Esta conclusión fue discutida en 1846 por el químico alemán Heinrich Rose, quien argumentó que había dos elementos adicionales en la muestra de tantalita, y los nombró en honor a los hijos de Tántalo: niobio (de Niobe, la diosa de las lágrimas), y pelopio (de Pélope). [8][9]​ El supuesto elemento "pelopium" se identificó posteriormente como una mezcla de tantalio y niobio, y se descubrió que el niobio era idéntico al columbio ya descubierto en 1801 por Hatchett.

Las diferencias entre el tántalo y el niobio fueron demostradas inequívocamente en 1864 por Christian Wilhelm Blomstrand,[10]​ y Henri Etienne Sainte-Claire Deville, así como por Louis J. Troost, que determinó las fórmulas empíricas de algunos de sus compuestos en 1865. [10][11]​ Otra confirmación vino del químico suizo Jean Charles Galissard de Marignac,[12]​ en 1866, que demostró que sólo había dos elementos. Estos descubrimientos no impidieron que los científicos publicaran artículos sobre el llamado ilmenio hasta 1871.[13]​ De Marignac fue el primero en producir la forma metálica del tántalo en 1864, cuando redujo el cloruro de tántalo calentándolo en una atmósfera de hidrógeno.[14]​ Los primeros investigadores sólo habían podido producir tántalo impuro, y el primer metal dúctil relativamente puro fue producido por Werner von Bolton en Charlottenburg en 1903. Los alambres fabricados con tántalo metálico se utilizaron para los filamentos de las bombillas hasta que el tungsteno lo sustituyó en su uso generalizado.[15]

El nombre de tántalo deriva del nombre del mitológico Tántalo, hijo de Júpiter y padre de Niobe en la mitología griega. En la historia, sufrió un castigo mítico por entregarles la bebida de los dioses (la ambrosía) a los humanos, después de la muerte Zeus lo condenó a la sed eterna y así debía permanecer de pie hasta las rodillas en el agua con una fruta perfecta que crecía por encima de su cabeza, lo que lo tentaba eternamente. (Si se inclinaba para beber el agua, ésta se escurría por debajo del nivel que podía alcanzar, y si alcanzaba la fruta, las ramas se alejaban de su alcance.)[16]​ Anders Ekeberg escribió "Este metal lo llamo tantalio ... en parte en alusión a su incapacidad, cuando se sumerge en ácido, para absorberlo y ser saturado."[17]

Durante décadas, la tecnología comercial para separar el tantalio del niobio implicaba la cristalización fraccionada del heptafluorotantalato de potasio a partir del oxipentafluoroniobato de potasio monohidratado, un proceso que fue descubierto por Jean Charles Galissard de Marignac en 1866. Este método ha sido sustituido por la extracción con disolventes a partir de soluciones de tantalio que contienen flúor.[11]

Características principales[editar]

El tántalo es un metal gris, brillante, pesado, dúctil, de alto punto de fusión, buen conductor de la electricidad y del calor y muy duro. Es muy resistente al ataque por ácidos; se disuelve empleando ácido fluorhídrico o mediante fusión alcalina. Es muy parecido al niobio y se suele extraer del mineral tantalita, que en la naturaleza aparece generalmente formando mezclas isomorfas con la columbita que se conocen con el nombre de coltán.

Alcanza el máximo estado de oxidación del grupo +5.

Ocurrencia[editar]

Tantalita, distrito de Pilbara, Australia

Se estima que el tántalo constituye aproximadamente 1 ppm[18]​ o 2 ppm[19]​ de la corteza terrestre por peso. Hay muchas especies de minerales de tántalo, solo algunos de los cuales hasta ahora están siendo utilizados por la industria como materia prima: tantalita (una serie que consta de tantalita-(Fe), tantalita-(Mn) y tantalita-(Mg) ) microlita (ahora un nombre de grupo), wodginita, euxenita (en realidad euxenita-(Y)), y policrasa (en realidad policrasa-(Y)).[20]​ Tantalita ( Fe, Mn)Ta2O6 es el mineral más importante para la extracción de tantalio. La tantalita tiene la misma estructura mineral que la columbita (Fe, Mn) (Ta, Nb)2O6; cuando hay más tantalio que niobio se llama tantalita y cuando hay más niobio que tantalio se llama columbita (o niobita). La alta densidad de tantalita y otros minerales que contienen tantalio hace que el uso de separación por gravedad sea el mejor método. Otros minerales incluyen samarskita y fergusonita.

Aplicaciones[editar]

Capacitor de tántalo.
Monedas bimetálicas con centro de tántalo emitidas por el banco de Kazajistán. La primera imagen en estado original y la segunda coloreado en azul violáceo.

Se utiliza casi exclusivamente en la fabricación de condensadores electrolíticos de tántalo; por tanto, es un componente esencial de los dispositivos electrónicos muy compactos: teléfonos móviles, GPS, satélites artificiales, armas teledirigidas, televisores de plasma, videoconsolas, ordenadores portátiles, PDAs, MP3, MP4, etc.

El Ta2O5-SiO2 es utilizado como catalizador en la síntesis de butadieno a partir de etano.[21]

En los últimos años el tántalo se ha introducido también en el mercado numismático de la moneda de colección, siendo Kazajistán el primer país del mundo en acuñar monedas realizadas con tántalo tanto en su estado natural como coloreado mediante diferentes métodos de oxidación que logran alterar su color original.[22]

También se utiliza en implantes de rodilla, cadera y columna, siendo la Compañía Zimmer Biomet (Warsaw,IN,EE. UU.) el fabricante con mucha masa .

No se ha detectado contaminación relacionada con el uso humano del elemento.[23]

Producción[editar]

El tántalo se extrae del coltán (columbita + tantalita), cuyo mayor productor es la República Democrática del Congo, con cerca del 9 % de las reservas mundiales estimadas.

Notas[editar]

  1. De acuerdo a la nueva nomenclatura acordada entre la Real Academia Española, la Real Sociedad Española de Química y otras instituciones, se suprime tantalio como variante de tántalo, único nombre que debe figurar para el elemento de número atómico 73.[1]​ Dicho cambio, aprobado el 1.º de febrero de 2017, supone la actualización entre otros del Diccionario de la lengua española en próximas ediciones.

Referencias[editar]

  1. a b «Nombres y símbolos en español acordados por la RAC, la RAE, la RSEQ y la Fundéu». 1 de marzo de 2017. Archivado desde el original el 5 de julio de 2017. Consultado el 4 de abril de 2017. 
  2. Echevarría, A., Robledo S. y Bejarano, G. (2017). «Influencia de las nanopartículas de Ag sobre las propiedades mecánicas y tribológicas y en el efecto citotóxico y bactericida de los recubrimientos de TaN(Ag)». Revista de Metalurgia (Centro Nacional de Investigaciones Metalúrgicas) 53 (1). ISSN 0034-8570. Consultado el 5 de abril de 2017. 
  3. «European Commission (2010). Critical Raw Materials for the EU. Report of the Ad-hoc Working Group on Defining Critical Raw Materials.». European Commission. Apr 29, 2015. 
  4. Ekeberg, Anders (1802). biodiversitylibrary.org/item/15589#page/265/mode/1up «Of the Properties of the Earth Yttria, compared with those of Glucine; of Fossils, in which the first of these Earths in contained; and of the Discovery of a metallic Nature (Tantalium)». Journal of Natural Philosophy, Chemistry, and the Arts 3: 251-255. 
  5. Ekeberg, Anders (1802). org/details/kungligasvenskav2231kung «Uplysning om Ytterjorden egenskaper, i synnerhet i aemforelse med Berylljorden:om de Fossilier, havari förstnemnde jord innehales, samt om en ny uptäckt kropp af metallik natur». Kungliga Svenska Vetenskapsakademiens Handlingar 23: org/details/kungligasvenskav2231kung/page/68 68–83. 
  6. Griffith, William P.; Morris, Peter J. T. (2003). «Charles Hatchett FRS (1765–1847), Chemist and Discoverer of Niobium». Notes and Records of the Royal Society of London 57 (3): 299-316. JSTOR 3557720. S2CID 144857368. doi:10.1098/rsnr.2003.0216. 
  7. Wollaston, William Hyde (1809). «On the Identity of Columbium and Tantalum». Philosophical Transactions of the Royal Society of London 99: 246-252. JSTOR 107264. S2CID 110567235. doi:10.1098/rstl.1809.0017. 
  8. Rose, Heinrich (1844). «Ueber die Zusammensetzung der Tantalite und ein im Tantalite von Baiern enthaltenes neues Metall». Annalen der Physik (en alemán) 139 (10): 317-341. Bibcode:1844AnP...139..317R. doi:10.1002/andp.18441391006. 
  9. Rose, Heinrich (1847). «Ueber die Säure im Columbit von Nordamérika». Annalen der Physik (en alemán) 146 (4): 572-577. Bibcode:1847AnP...146..572R. doi:10.1002/andp.18471460410. 
  10. a b Marignac, Blomstrand; H. Deville; L. Troost; R. Hermann (1866). «Tantalsäure, Niobsäure, (Ilmensäure) und Titansäure». Fresenius' Journal of Analytical Chemistry 5 (1): 384-389. S2CID 97246260. doi:10.1007/BF01302537. 
  11. a b Gupta, C. K.; Suri, A. K. (1994). Extractive Metallurgy of Niobium. CRC Press. ISBN 978-0-8493-6071-8. 
  12. Marignac, M. C. (1866). «Recherches sur les combinaisons du niobium». Annales de Chimie et de Physique (en francés) 4 (8): 7-75. 
  13. Hermann, R. (1871). «Fortgesetzte Untersuchungen über die Verbindungen von Ilmenium und Niobium, sowie über die Zusammensetzung der Niobmineralien (Investigaciones adicionales sobre los compuestos de ilmenio y niobio, así como la composición de los minerales de niobio)». Journal für Praktische Chemie (en alemán) 3 (1): 373-427. doi:10.1002/prac.18710030137. 
  14. «Niobium». Universidade de Coimbra. Archivado desde html el original el 10 de diciembre de 2007. Consultado el 5 de septiembre de 2008. 
  15. Bowers, B. (2001). «Escaneando nuestro pasado desde Londres La lámpara de filamento y los nuevos materiales». Proceedings of the IEEE 89 (3): 413. S2CID 28155048. doi:10.1109/5.915382. 
  16. Lempriere, John (1887). Lempriere's Classical Dictionary. p. org/details/lemprieresclassi00lemp_0/page/659 659. 
  17. Greenwood, Norman N.; Earnshaw, Alan (1997). Chemistry of the Elements (2nd ed.). Butterworth-Heinemann. p. 1138. ISBN 978-0-08-037941-8.
  18. Emsley, John (2001). «tantalio». En Oxford University Press, ed. Nature's Building Blocks: An A-Z Guide to the Elements. Oxford, Inglaterra, Reino Unido. p. /page/420 420. ISBN 978-0-19-850340-8. 
  19. Agulyansky, Anatoly (2004). The Chemistry of Tantalum and Niobium Fluoride Compounds. Elsevier. ISBN 978-0-444-51604-6
  20. «Minas, minerales y más». Mindat.org. 
  21. F. Burriel Martí, F. Lucena Conde, S. Arribas Jimeno, J. Hernández Méndez (2006). «Química analítica de los cationes: Niobio». Química analítica cualitativa (18.ª edición edición). Thomson. pp. 463-469. ISBN 84-9732-140-5. 
  22. «WBCN Kazakhstan». web.archive.org. 4 de marzo de 2016. Archivado desde el original el 4 de marzo de 2016. Consultado el 8 de octubre de 2020. 
  23. Filella, M.; Rodríguez-Murillo, J. C. (2017-09). «Less-studied TCE: are their environmental concentrations increasing due to their use in new technologies?». Chemosphere 182: 605-616. ISSN 1879-1298. PMID 28525874. doi:10.1016/j.chemosphere.2017.05.024. Consultado el 2 de septiembre de 2021.