Revolución haitiana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Revolución haitiana
Guerras revolucionarias francesas
Fecha 22 de agosto de 1791-18 de noviembre de 1803
Lugar La Española
Resultado Victoria haitiana
Consecuencias Expulsión del gobierno colonial francés.
Abolición de la esclavitud en Haití.
Cambios territoriales Establecimiento de un Haití independiente el Año Nuevo de 1804.
Franceses ocupan el Santo Domingo español hasta 1808.
Beligerantes
Primera fase:
Flag of Haiti 1791.svg Esclavos rebeldes
Segunda fase:
Flag of Royalist France.svg Realistas franceses
Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg Imperio español
Union flag 1606 (Kings Colors).svg Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda
Tercera fase:
Flag of France.svg Facción de L'Ouverture
Cuarta fase:
Flag of Haiti 1803.svg Haití
Union flag 1606 (Kings Colors).svg Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda
Primera fase:
Flag of French-Navy-Revolution.svg Monarquía constitucional francesa
Segunda fase:
Flag of France.svg Primera República Francesa
Flag of Haiti 1791.svg Esclavos rebeldes
Tercera fase:
Flag of France.svg Facción de Rigaud
Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg Capitanía General de Santo Domingo
Cuarta fase:
Flag of France.svg Primera República Francesa
·Banner of 1st Polish Legion in Italy.jpg Legiones polacas
Comandantes
Primera fase:
Flag of Haiti 1791.svg Dutty Boukman 
Flag of Haiti 1791.svg André Rigaud
Flag of Haiti 1791.svg Hyacinthe
Flag of Haiti 1791.svg Jean-François Papillon
Flag of Haiti 1791.svg Georges Biassou
Segunda fase:
Flag of Royalist France.svg Paul-Louis Dubuc
Union flag 1606 (Kings Colors).svg John Whitelocke
Union flag 1606 (Kings Colors).svg John Whyte
Union flag 1606 (Kings Colors).svg Sir Thomas Maitland
Tercera fase:
Flag of France.svg Toussaint L'Ouverture
Cuarta fase:
Flag of France.svg Toussaint L'Ouverture  (P.D.G.)
Flag of Haiti 1803.svg Jean-Jacques Dessalines
Primera fase
Flag of Royalist France.svg Vizconde de Blanchelande
Flag of French-Navy-Revolution.svg Marqués de Caradeux
Flag of French-Navy-Revolution.svg Léger-Félicité Sonthonax
Segunda fase:
Flag of Haiti 1791.svg Toussaint L'Ouverture
Flag of Haiti 1791.svg Hyacinthe 
Flag of Haiti 1791.svg Jean-François Papillon
Flag of Haiti 1791.svg Georges Biassou
Flag of Haiti 1791.svg André Rigaud
Flag of France.svg Étienne de Lavaux
Flag of France.svg Conde de Hédouville
Flag of France.svg Julien Raimond
Tercera fase
Flag of Haiti 1791.svg André Rigaud
Cuarta fase
Flag of France.svg Charles-Victoire-Emmanuel Leclerc 
Flag of France.svg Vizconde de Rochambeau  Rendición
[editar datos en Wikidata]

La revolución haitiana (1791-1804) fue el primer movimiento revolucionario de América Latina[1] y culminó en la abolición de la esclavitud en la colonia francesa de Saint-Domingue y la proclamación del Primer imperio de Haití.

Saint-Domingue pasó de ser una colonia regida por un sistema de castas, la más rica posesión colonial de su tiempo,[2] a ser el lugar de la primera y única rebelión de esclavos exitosa de la historia, además de ser una de las revoluciones más radicales.[3]

Antecedentes[editar]

Sistema de plantaciones[editar]

Mackandal en moneda de 20 gourde de 1968.

La riqueza de la caña de azúcar gracias a la esclavitud en las Antillas produjo una mayor competencia entre las potencias europeas por la posesión de las islas.[4] En 1603 los españoles abandonan la mitad occidental de La Española, permitiendo que veinte años más tarde comenzara la colonización francesa en la Tortuga. La concentración en el lado occidental se debió a los constantes ataques de piratas en el noroeste. Los galos estaban dirigidos por François Levasseur, quien fue muerto por sus hombres, deseosos de no quedar bajo el control parisino, habría que esperar hasta la expedición de Bertrand d’Ogeron para que los forajidos se sometieran.[3] Durante los años 1660 sus asentamientos se expanden por la costa occidental mientras los ingleses en 1655 conquistan Jamaica; el poderío español en el mar Caribe se reduce a Cuba, Puerto Rico y Santo Domingo, todos territorios poco poblados y desarrollados.[5] La colonia de boucaniers, «bucaneros», comenzó con una economía de subsistencia basada en la producción de café y añil a manos de los engagés, sirvientes blancos que seguían a sus patrones a la isla o presos que hacían trabajos forzados. Estos engagés quedaban libres a los tres años de servicio y convivieron cotidianamente con los primeros negros traídos por los économe, especialistas en la trata de esclavos. Sin embargo, en esas primeras etapas la principal razón de la existencia de la colonia eran los flibuste, filibusteros, que atacaban el comercio español, su botín financio las primeras haciendas.[6] El 1680 el ministro Jean-Baptiste Colbert elevó los aranceles al tabaco, principal producto de producción de la isla. La mayoría de los propietarios quebraron y vendieron sus tierras, unos pocos las compraron y empezaron a producir azúcar, añil, algodón y café.[3]

Todo el siglo XVIII existió un próspero comercio transoceánico en todo el Caribe que ni las guerras, ni la piratería, ni los desastres naturales pudieron detener. Después del primer tercio de la centuria se expandió un sistema de riego desarrollado en Francia, permitiendo que las plantaciones en Jamaica y Saint-Domingue pasaran de la pequeña producción local (rara vez superior a los cincuenta esclavos, como en Brasil, Martinique o Barbados) a grandes haciendas (con cientos de trabajadores). En consecuencia, tanto la riqueza de los amos como la población de esclavos aumentó.[7]

Cimarronaje[editar]

Naturalmente, algunos esclavos huyeron a las selvas y montañas y se volvieron «cimarrones», marron. Cerca de un quinto eran mujeres. Podían vivir solos, en pequeños grupos y hasta en grandes poblados. Algunos huían para evitar un castigo y volvían cuando se les prometía el perdón, otros lo hacían conscientemente para ser libres. Usualmente se llevaban poca ropa y comida para ir ligeros, armas blancas y si podían una mula, caballo o canoa.[8] Desconocían cómo les iría pero trataban de buscar a los pueblos de esclavos en zonas montañosas y selváticas aisladas. La mayoría huían al lado español, en las montañas meridionales de Bahoruco, zona donde se habían establecido los taínos que huyeron de las encomiendas españolas, específicamente Plymouth y Maniel.[9] Organizados en pequeñas bandas atacaban pueblos y haciendas, motivando expediciones de castigo y recaptura, las que se mostraron inútiles y en 1785 las autoridades decretaron una amnistía a los cimarrones y reconocieron su independencia.[10] Por esa época el cimarronaje descendió en número.[3] Este fenómeno tiene sus similes con lo sucedido en las montañas Blue de Jamaica, en la Guayana Holandesa, los palenques de Nueva Granada, América Central, Nueva España y Cuba, los cumbe de Venezuela y los quilombos de Brasil.[11]

El primer líder de peso de estos fue François Mackandal (en), nacido hacia 1728 en África Occidental, fue capturado, importado y vendido al plantador Lenormand de Mezy a los doce años. En 1752 se fugó[3] y gracias a su condición de houngan, «sacerdote vudú», se volvió un gran cabecilla.[12] Fue capturado y quemado en la hoguera en Le Cap el 20 de enero de 1758.[13] Los hougan dirigían las ceremonias de sacrificios de animales para obtener sangre asistidos por los hounsi, sus sirvientes. Aunque por ley todos los esclavos debían ser bautizados, la nula formación llevaba a un fuerte sincretismo religioso.[14] Aunque las leyes también mandaban a los amos a dar cristiana sepultura a los africanos, la mala vigilancia o complacencia de los amos permitía a los negros realizar ceremonias animistas.[15] El vudú era una forma de resistencia, con redes por toda la colonia y con cientos de sacerdotes.[3]

Otras formas de resistir a la esclavitud (y perjudicar a sus amos) eran el suicidio y el infanticidio, pero solo reforzaban la visión negativa que los blancos tenía de los negros, seres destinados a la autodestrucción si carecían de amos.[16]

Saint-Domingue en 1789[editar]

La Española después del Tratado de Aranjuez de 1777. En amarillo el Este español, en naranja el departamento Norte, el rosado el Oeste y en verde el Sur.

A finales de siglo las colonias francesas del Caribe producían un tercio de los ingresos galos.[1] La principal era Saint-Domingue por producir dos tercios del azúcar del mundo, 140 millones de libras en ese producto cada año. Habían 789 plantaciones de algodón, 3.100 de café, 3.100 de índigo (añil), 673 de víveres y casi 800 ingenios de azúcar.[3]

Su población estaba clasificada en castas: en la cúspide estaban los blancs, «blancos» europeos y criollos; más abajo los gens de couleur, «gentes de color» (también llamados affranchis o «libertos», blanchet o «muletón», y faux blanc, «falsos blancos»), es decir, los noirs, «negros», y mulâtres, «mulatos», manumisos; en último lugar estaban los esclaves, «esclavos». Los primeros se dividían en grands blancs o blancs-blancs, «grandes blancos» o «blancos-blancos», nobles terratenientes y ricos burgueses, y los petits blancs, «pequeños blancos», propietarios medianos y pequeños y trabajores. Los segundos eran artesanos, capataces o empleados domésticos de los grandes blancos.[17] La mayoría de los burócratas, ricos burgueses y pequeños blancos vivían en las ciudades costeras, mientras que los admnistradores de plantaciones en campo. Sin embargo, las diferencias sociales no eran tan importantes como las raciales, los blancos actuaban en bloque para enfrentar a los libres de color.[18] Los libertos gozaban de leyes que les permitían vestir algunas prendas, habitar ciertos lugares o acceder a cargos públicos que estaban prohibidos a los esclavos,[19] además, competían con los pequeños blancos por las posibilidades de ascenso social.[20] Muchas de las milicias se constituían de libres de color entre 15 y 55 años deseosos de trabajo estable y respeto en la sociedad. Eran los blanc-soldat o négre-blanc. También se constituyeron en 1707 los maréchaussée, cuerpos militares de libertos con la única misión de perseguir a los cimarrones.[21] A finales del siglo de las Luces la mayoría de los dueños de las grandes plantaciones no vivían en la isla, aunque viajaban constantemente a inspeccionarlas, en su lugar las dirigían los procureur, que asumían todos sus poderes y deberes a cambio de un alto salario y estaban dispuestos a todo por mantener alta la producción.[22] Solamente los criollos vivían en el campo de Saint-Domingue.[3] Cada vez más franceses viajaban a la colonia para conseguir algún buen empleo, hacer fortuna y volver a Francia.[23] Estos grandes blancos eran dos tercios de los europeos y eran dueños de tres cuartos de las plantaciones y esclavos. Los pequeños blancos eran el tercio restante. Cerca de un cuarto de las propiedades estaban concentradas en manos de libertos, algunos especialmente ricos, pero en desventaja por el sistema de castas.[3]

La población servil decuplicaba a los blancos[24] y constituían la mitad del millón de esclavos antillanos.[25] Dos tercios eran africanos importados, llamados bozales y considerados menos sumisos y que sufrían las peores condiciones de vida. Solo un tercio habían nacido en la isla y nunca habían experimentado la libertad.[3] [26] Esto se debía a que la tasa de mortalidad excedía a la de natalidad entre los esclavos, declinando su población entre un 2 y 5% anual por la dureza del trabajo, mala alimentación, poco abrigo, nula atención médica y exceso de población masculina (la falta de mujeres hacia descender la natalidad). La esperanza de vida en promedio no pasaba los quince años para los nacidos ahí y era menor para los recién llegados. La mayoría de los negros eran hombres entre 17 y 35 años. Sólo la importanción constante podía permitir a las haciendas producir.[27] Los esclavos se organizaban en ateliers, grupos de trabajo. Primero salían las mujeres y hombres más fuertes a realizar los trabajos más duros a pleno sol: cortar árboles, extraer rocas, plantar cafetales, cortar las cañas de azúcar y construir diques y canales.[28] Los turnos duraban veinte horas, de noche iban directamente a dormir en las cases a negres. Estos esclavos tenían el beneficio de una mayor ración de comida y tafia. Operaban bajo la permanente supervisión de un empleado o capataz, generalmente blanco, el maitre sucrier, algunas veces era un negro (incluso esclavo) pero esto llevaba a fricciones con el commandeur, jefe del grupo de esclavos encargado de respetar los ritomos de trabajo (muchos de ellos fueron los dirigentes de la rebelión).[29] Se prohibía el trabajo en los días fastos.[3] Los negros hablaban kreyòl.[30]

Un símbolo de riqueza en esa sociedad era la posesión de gran número de esclavos domésticos.[31] Estos continuían los negres a talent, encargados del interior de la grande case (vivienda del amo), fabricar artesanias y cuidar animales.[32] Las mujeres hacían los mismos trabajos que los hombres, salvo que el embarazo avanzado lo impidiera.[33]

Saint-Domingue se dividía en tres provincias o departamentos: Norte, Oeste y Sur. La primera contaba con el rico puerto de Le Cap o Cap-Français, el «París del Caribe», donde vivía una importante población liberta entre la que estaban varios líderes revolucionarios.[34] Su población era de 6.000 blancs, 9.000 affranchis y 170.000 esclaves.[35] Era una fértil planicie donde se concentraban la mayoría de las plantaciones[34] y estaba separada del resto de la colonia por los montes Massif. También congregaba a la mayoría de los grandes blancos, siempre deseosos de mayor autonomía.[36] La segunda provincia, el Oeste, empezó a prosperar después del traslado de la capital a Port-au-Prince en 1751, ciudad que contaba con una rica vida cultural y económica, además de fomentarse allí muchos vicios a ojos de la época (teatros, salones y burdeles), como en Le Cap.[37] Ahí reside el gobernador general y el grueso de las tropas reales.[3] La tercera estaba rezagada económicamente, contaba con una menor población y su geografía la mantenía apartada del resto de la colonia, aunque también le permitía a los numerosos libertos que la poblaban establecer un lucrativo contrabando con Jamaica.[34] Al no haber muchas haciendas la tierra estaba vacante para los libertos y sus sueños de pequeñas propiedades. Su capital era Les Cayes o Aux Cayes.[3]

Casta Población estimada
Richardson, 1992[38]
Población estimada
Louis, 1999[39]
Colonos blancos 30.000 30.000-40.000
Libertos negros y mulatos 28.000 25.000-50.000
Esclavos negros 452.000 465.000-510.000
Total 510.000 520.000-600.000

El gobierno colonial lo dirigía un gobernador general ayudado por un intendente, ambos nombrados personalmente por el monarca y enfrentados frecuentemente con los terratenientes deseosos de mayor autonomía.[40] El primero se encargaba de mantener la defensa externa y el orden interno y comandar las fuerzas militares, aunque podía intervenir en asuntos civiles, tales como la distribución de la tierra, la trata de esclavos y la contratación de funcionarios o presidir los Consejos Superiores, principales tribunales de justicia. El segundo de encargaba de la gestión pública, la hacienda y la justicia.[3] Los hacendados también odiaban a los mercaderes por las leyes de monopolio comercial que les permitían vender sus productos sólo a ellos.[41] Sin embargo, ese monopolio no había impedido el enriquecimiento para los terratenientes, comerciantes y las arcas estatales.[3] La administración colonial era detestada por la mayoría de los blancos y libertos, esto propisiaria alianzas entre sí contra ella, usándose mutuamente para conseguir sus objetivos de casta.[42]

Según las leyes de la época, los esclavos no podían casarse sin permiso del amo, portar armas, tener propiedades, participar de un juicio, etc. Si herían o mataban a su amo su castigo era una muerte lenta y dolorosa como la mutilación de miembros y la hoguera, pero si el propietario acababa con ellos debía pagar una multa. Para ofensas menores se utilizaba el latigo, cadenas, máscaras de hierro o collares de ahorque. Las pocas limitaciones al poder de los amos se debían a que se buscaba mejorar la producción y asegurar la reproducción de los esclavos, que estaban jurídicamente cosificados, lo que se veía como unas injustas interferencias por los blancos y las solían ignorar.[3]

Impacto de la revolución francesa[editar]

Los Estados Generales, cuerpo consultivo de la monarquía formado por los estamentos del reino, se constituyeron en Asamblea Nacional que inició un radical cambio político, jurídico y social. El 26 de agosto de 1789 se publica la Declaración de los derechos del hombre, que proclamaba a todos los hombres libres e iguales, entrando en conflicto con la situación de Saint-Domingue, obligando a decidir si este principio se extendía a toda la población de la colonia.[43]

Los grandes blancos vieron la oportunidad de despojar a los funcionarios reales del control de la isla, abolir las regulaciones comerciales para acrecentar su riqueza e independizarse,[19] pero cuando los esclavos se enteraron tomaron partido por los contrarrevolucionarios y británicos, temerosos que si había independencia quedarían completamente en manos de sus amos y su vida sería aún más dura.[36] Sin embargo, durante los primeros dos años el conflicto se centro entre facciones de blancos independentistas, blancos leales a la metrópolis y libertos. Los negros quedaron al margen.[24]

Los libres de color reclamaban en París la igualdad de derechos desde antes de la revolución. Liderados por Julien Raimond (fr) y Jacques-Vincent Ogé (en) se dirigieron ante la Asamblea Nacional y después a la Convención Nacional, consiguiendo la igualación legal para todos los hombres libres. Ogé volvió a la colonia en octubre de 1790 y consideró que esto contemplaba el derecho a votar pero el gobernador general, el vizconde de Blanchelande (fr), se negó a permitir a los libertos votar.[13] El día 23 se Ogé se alzó con ayuda de Jean-Baptiste Chavannes (fr) y formó una milicia de mulatos cerca de Le Cap. Las autoridades coloniales reaccionaron, huyeron al territorios español pero los ibéricos se negaron a darles refugio y los entregaron el 20 de noviembre. Ogé fue ejecutado brutalmente el 6 de febrero y Chavannes el 23.[44]

Una pequeña revuelta estalló el 24 de enero de 1791 en Port-Salut, cerca de Les Cayes. Los 200 rebeldes son rápidamente vencidos pero al mismo tiempo se organiza una guerrilla de mulatos al mando de André Rigaud. El 3 de marzo se produce un pequeño motín de los soldados negros en Port-au-Prince, animados por los 1.000 radicales franceses traídos como refuerzos pedidos por el gobernador general; el movimiento es sofocado sin problemas nueve días después y los amotinados deportados.[44] [45]

El 15 de mayo la Asamblea Nacional decidió dar la igualdad política a los libertos, cuando las noticias llegaron a la isla el 8 de julio los blancos empezaron a tramar su reacción.[44]

Revolución[editar]

Primera fase: 1791-1793[editar]

Juramento de Bois Caïman[editar]

Incendio de una plantación en el Plaine du Cap en 1791, ilustración militar francesa de 1833.

Tras varias semanas de organizarse en secreto, durante la noche del 14 y 15 de agosto, en Bois Caïman se da una ceremonia vudú (fr) liderada por el esclavo jamaicano y houngan Dutty Boukman. Frente a doscientos participantes, todos siervos de la plantación de Lenormand de Mézy, y asistido por la mambo, alta sacerdotisa vudú, Cécile Fatiman (en), él hace el siguiente juramento:[44]

El Buen Señor que creó la Tierra, que nos da la luz desde lo alto, que soporta el océano y hace al trueno rugir. ¡Escuchar bien, todos ustedes! Este dios, oculto en las nubes, nos observa. Él ve todo lo que el hombre blanco hace. El dios del hombre blanco lo llama a cometer crímenes; nuestro dios sólo pide obras buenas de nosotros. ¡Pero este dios que es bueno ordena venganza! Él dirigirá nuestras manos; Él nos ayudará. Tiren la imagen del dios de los blancos que tiene sed de nuestras lágrimas y escuchen a la voz de la libertad que habla en el corazón de todos nosotros.[46]

Aunque los esclavos del distrito de Limbé se adelantaron, se sublevaron y pronto todo el estado de Chabaud estaba en llamas. La mayoría se apego al plan y durante la noche del 21 y 22 de agosto los jefes Jeannot Bullet (en), Jean-François Papillon (en) y Georges Biassou empezaron a destruir las plantaciones Clément, Noé, Molines y Flaville y arrasaron el estado de Tremes. El 23 Bouckman marcha con 2.000 rebeldes desde Acul al distrito de Limbé, masacrando a los blancos y negros leales y quemaron sus propiedades. En la mañana del 24 Port-Margot es saqueada pero al día siguiente las milicias francesas dispersan a los esclavos en Plaisance, los vencidos se retiran y atrincheran en Champagne Ravine.[44] El 30 y 31 Boukman ataca con 15.000 seguidores Le Cap, donde se refugian los blancos, donde el gobernador general se había atrincherado con las milicias y repele el asalto.[47]

Para mediados de septiembre todo el norte estaba en llamas, los blancos sobrevivientes debían atrincherarse en algunas guarniciones aisladas, 200 plantaciones de azúcar y 1.200 de café estaban destruidas y 40.000 de los 170.000 negros de la provincia estaban sublevados.[45] [47] El día 2 de ese mes estallan los primeros enfrentamientos en las montañas Charbonnière, donde la partida de mulatos de Rigaud, Louis-Jacques Beauvais, Pierre Pinchinat y Jean-Pierre Lambert se estaba concentrando. Una columna de colonos enviados desde Port-au-Prince los atacó pero fue vencida en Croix des Bouquets. El 29 llega a la capital el Centurion con armas para ayudar a las tropas coloniales.[48] Pronto Beauvais, Pinchinat y 1.500 guerrilleros se unieron a la guarnición de Port-au-Prince después de negociar con las autoridades. Por entonces, los blancos desarmaron a todos los libertos de la Jérémie y son obligados a abordar barcos que estaban en cuarentena por viruela, provocando la muerte de muchos de ellos. En la capital los prisioneros cimarrones son expulsados a la costa de los Mosquitos.[49] Poco después Boukman muere en combate.

El 21 de noviembre estallan disturbios en la capital, siendo masacrados muchos libertos por los blancos revolucionarios, otros huyen y forman nuevas guerrillas. Frente a esa situación los británicos empezaron a apoyar a los monárquicos franceses (incluyendo varios libertos ) contra los republicanos (que buscan unir fuerzas con los esclavos rebeldes) y los españoles esperaban que se debiliten mutuamente para después conquistar la provincia.[50] [51] El 29 llegan los comisionados civiles Frédéric Ignace de Mirbeck y Philippe-Rose Roume et d'Edmond de Saint-Léger e intentan negociar con los negros. La disciplina de las tropas coloniales se desvanece, en la capital el 11 de diciembre varias unidades de marineros se amotinan y casi arrestan a su almirante, el conde Grimoüard, de treinta ocho años.[51] El almirante encontró a la muerte sólo tres años después.

El 15 de enero de 1792 Papillon tomó Ouanaminthe. En la noche del 22 a 23 Biassou saqueaba Le Cap para robar las municiones.[50] [51] La cimarrona Romaine Rivière la Prophétesse, con 1.300 seguidores,[50] [51] ocupa los territorios entre Jacmel y Léogâne entre noviembre de 1791 y marzo de 1792. Era descendiente de los kongos y basaba su poder en una mística religiosa que mezclaba tradiciones católicas marianas, africanas y telepatía.[52] Murió en 1795.

El 4 de marzo la Asamblea Nacional ordena reconocer la igualdad política a los libertos,[50] [53] pero el general en jefe de las fuerzas francesas, el rico marqués de Caradeux, famoso por su crueldad y condiciona la igualdad para los mulatos en la exigencia de apoyarlo en la guerra.[54] Con un ejército de libertos monárquicos lanza una ofensiva sobre la planicie de Cul de Sac, pero es vencido el 22 de marzo en Croix des Bouquets por 10.000 a 15.000 negros al mando del joven houngan Hyacinthe, de apenas veintidós años. Esto provoca revueltas en Mirebalais, Arcahaye, Petite Rivière, Verettes y Saint Marc.[53] [55]

Durante una visita a Le Platons, región montañosa en el suroeste de la colonia, el vizconde intenta negociar con los jefes rebeldes locales, Armand y Maréchal (o Martial), que mandan una banda de 2.000 mulatos. Sin embargo, el 29 de julio los insurgentes atacan la hacienda Bérault y la destruyen, poco después incursionan en Torbeck y suman cientos de voluntarios. En respuesta, el vizconde organiza tres columnas que avanzan sobre Le Platons, pero los rebeldes las emboscan por separado. El gobernador general debe retirarse cuatro días después a Les Cayes tras sufrir 200 bajas y perder dos cañones. El 10 toma un barco a Le Cap.[53] [55]

Llegada de Sonthonax[editar]

El 29 de abril la Asamblea Nacional nombró comisionados civiles para la colonia a Léger-Félicité Sonthonax, Étienne Polverel y Jean Antoine Ailhaud. Estos llegaron a Le Cap el 18 de septiembre con 6.000 soldados. De inmediato buscaron calmar la situación e imponer la autoridad revolucionaria. Primero deportaron al anterior gobernador general (que será guillotinado en París poco después por monárquico), después negociaron el apoyo de los libertos y desterraron a todos los blancos que se negaban a reconocer la igualdad política de todos los hombres libres (muchos sospechosos de realismo). Sin embargo, se negaron a ceder a las demandas de los esclavos y la guerra continuó en el norte.[53] [55] El 21 de septiembre se proclama la Primera República Francesa.[56]

El 9 de enero de 1793 el coronel republicano Olivier Harty, comandante en jefe de la provincia sur,[57] con un ejército de 2.000 soldados del batallón Aube y milicianos libertos entrenados por Jean Kina ataca Le Platons con la intención de aniquilar a los rebeldes ahí ocultos. Unos tres mil guerrilleros de Armand y Maréchal logran retirarse a Macaya mientras centenares de mujeres, niños, heridos y ancianos que vivían en su campamento quedan atrás y son masacrados el día 13.[55] Poco después Harty, nacido irlandés, fue enviado de vuelta a Francia y sometido a juicio, aunque fue reintegrado en 1795 al ejército revolucionario, alcanzará el grado de teniente general en 1815 y morirá en Estrasburgo en 1822.[58]

El 21 de enero el rey Luis XVI de Francia es guillotinado y se inicia una guerra oficialmente con británicos y españoles. Durante ese verano milicias hispanas se sumaran a las fuerzas de Papillon y Biassou en las campañas al norte de la isla. Al mismo tiempo, Hyancinthe anima a los cimarrones de Bahoruco a sumarse a la rebelión y atacar Fond Parisien, y a Jean Pineau a rebelarse en Cul-de-Sac, mientras los republicanos están ocupados en acabar con los blancos realistas. El 4 de abril, Sonthonax y Polverel zarpan desde Le Cap con media docena de barcos sobre Port-au-Prince contra el marqués de Borel, quien estaba organizando a los criollos monárquicos contra las reformas radicales de los republicanos y expulsado a los 2.000 soldados mulatos de la ciudad. El puerto fue bloqueado y el 12 de abril sus defensas fueron bombardeadas. Borel, sabiendo que la mayoría de sus 3.000 plazas eran negros poco fiables, huyó a Jamaica. Al día siguiente se negoció la rendición de la capital y los comisionados entraron victoriosos el 14.[56] [55] Durante las siguientes semanas más de un millar de monárquicos o sospechosos de serlo son arrestados y deportados, el resto huye. Además, los soldados mulatos son reorganizados en las légion de l'égalité, «legiones de la igualdad». Entre tanto, en el Santo Domingo español se publica la declaración de guerra contra los franceses y comienzan las preparaciones para una campaña en el norte de la isla.[59]

La situación de Sonthonax y Polverel se hará crítica el 20 de junio, cuando los prisioneros políticos de Le Cap se subleven y consigan que 2.000 marineros se les unan en la captura del arsenal. Ambos comisionados debieron huir a la plantación Bréda, a las afueras de la ciudad al día siguiente, mientras que en las calles de la urbe se daban feroces combates donde miles de esclavos se vieron involucrados. Desesperados por controlar la situación, los comisionados decretan que se dará la libertad, ciudadanía francesa y plenos derechos políticos a todo esclavo que se una a las fuerzas republicanas. Gracias a esta medida, los 3.000[60] a 10.000[61] negros que el cimarrón Jean-Louis Pierrot tenía en las colinas alrededor de Le Cap (parte de la fuerza invasora hispano-rebelde) asaltaron el puerto el 22, quemándolo por completo. Cinco días más tarde los comisionados volvieron pero la mayoría de los negros seguían escépticos frente a su promesa. Aunque muchos líderes rebeldes empezaban a pensar el abandonar a los españoles porque estos no se mostraban interesados en abolir la esclavitud, se negaban a unirse a los republicanos porque la población no combatiente seguiría en condición servil.[55] [59]

Debido a esto, cuando el grueso de los hispano-rebeldes llegaron a Le Cap Sonthonax decretó el 20 de agosto la abolición completa de la esclavitud en el Norte, ganándose el apoyo de los negros. Sin embargo, el coste fue la alienación de los blancos y mulatos cuando se proclamó lo mismo en el Oeste el 21 de septiembre.[59] [62] Dos días después Port-au-Prince es rebautizado como Port-Républicain.[59] Hasta entonces, entre 10.000 y 20.000 blancos murieron en la rebelión servil y los sobrevivientes huyeron principalmente a los incipientes Estados Unidos; la población blanca casi desapareció.[63]

Segunda fase: 1793-1798[editar]

Intervención británica[editar]

Desde Kingston, el 9 de septiembre, zarpa una flota encabezada por el buque insignia de 64 cañones HMS Europa (bajo las órdenes del capitán George Gregory) y conformada por el sloop francés capturado Goéland de 14 piezas (comandante Thomas Wolley) y la goleta Flying Fish (teniente coronel John Whitelocke); arribó diez días después a Jérémie sin encontrar resistencia con la intención de apoyar a los blancos monárquicos de Paul-Louis Dubuc. Whitelocke desembarcó con 700 soldados y tomó el puerto en nombre de su país. El 21 Ford y Whitelocke marcharon a Cap du Môle, llegaron a la siguiente jornada y convencieron a la guarnición, formada principalmente por irlandeses, de sumarse a sus fuerzas. El 4 de octubre los británicos intentan llegar a Cape Tiburòn, en el extremo suroeste de la península homónima, pero al no encontrar los refuerzos realistas prometidos se retiraron.[59] [64]

Louverture recibe a un general inglés, por Grenier de Saint-Martin Francisque (1793-1867), 1821.

El 2 de enero de 1794, tras recibir 800 refuerzos de Jamaica Ford despachó a la fragata Penelope de 32 cañones al mando del capitán Bartholonew Samuel Rowley a Port-au-Prince para proponer la rendición de la capital colonial, pero la respuesta negativa hace que Rowley inicie el bloqueo del muelle. El 3 de febrero los británicos y monárquicos franceses toman Cape Tiburòn encontrando poca resistencia. El 19 capturan el fuerte Acul. Gracias a esto el extremo occidental de la península del Tiburón quedaba en su poder.[64] [65] El 28 de enero un escuadrón a cargo del comodoro Gabriel de Aristizábal y Espinoza captura Bayahá, haciéndose con 1.031 prisioneros, 40 cañones, todo el arsenal y un pequeño puerto. El 3 de febrero el gobernador español, Joaquín García y Moreno, llega para establecer allí su base de operaciones contra Port-au-Prince y Le Cap.[66]

Sin embargo, los republicanos reaccionaron. El 4 de febrero la Convención Nacional abolió oficialmente la esclavitud en todas las posesiones francesas ultra marítimas. Gracias a esto, el jefe negro Alou se une a Sonthenax en la defensa de Port-au-Prince durante marzo sólo para ser asesinado por su rival affranchi, Louis-Jacques Beauvais (fr). Hyacinthe también es asesinado por mulatos en esos meses.[64] [65] Poco después, el 15 de marzo estallan dos días de disturbios cuando los soldados republicanos libertos se amotinan y arrestan a Sonthonax, furiosos porque la abolición ponía fin a sus ventajas sobre los negros. En los combates muchos blancos no combatientes son asesinados.[65] Pero más importante es que el brigadier Toussaint Louverture, un antiguo esclavo del hacendado Dominique Toussaint que consiguió su manumisión y se unió a los españoles al estallar la revuelta, abandona a los hispanos el 25 de junio con 4.000 soldados para unirse al general de división Etienne Laveaux (fr) para luchar por la República contra los ingleses, españoles, realistas y mulatos.[67] [68] Laveaux había sido nombrado nuevo gobernador general el 14 de octubre del año anterior.

El 19 de mayo llegaba el brigadier John Whyte con tres regimientos para asumir el mando de las fuerzas británicas y de inmediato empieza a planificar el asalto de Port-au-Prince. El 31 de ese mes se inicia el ataque, una flota compuesta por los buques de guerra Europa, Irresistible (74 cañones a las órdenes del capitán John Henry), Belliqueux (capitán James Brine y 64 cañones) y Sceptre (capitán James Richard Dacres), 3 fragatas, 3 sloop y 12 transportes para 1.465 soldados. Por tierra marchaba una columna de 1.000 blancos realistas al mando del coronel y barón de Montalembert desde Léogâne, y 1.200 libertos al mando del hacendado Jean-Baptiste Lapointe (para esa época muchos terratenientes poseían verdaderos ejércitos privados) desde Arcahaie.[69] Los defensores son apenas 1.200 mulatos.[65] El asalto es interrumpido por un aguacero hasta el 3 de junio, ese día las fragatas Hermione (capitán John Hills) e Iphigenia (Patrick Sinclair) bombardean las posiciones francesas en Bernadou, distrayendo a los franceses mientras Whyte avanza por tierra. A la siguiente jornada la ciudad cae definitivamente en manos inglesas, mientras Sonthonax y Polverel huyen a Jacmel, pero poco después son capturados y son enviados a Londres 14 de junio (serán liberados a finales de año), al igual que Whitelocke, encargado de llevar las noticias de la victoria. Poco después, los monárquicos entraban en Saint-Joseph y Léogâne, aprovechando de vengarse despiadadamente de los republicanos hasta que los británicos imponen orden.[68] [70]

Al acabar aquel año de 1794 los ingleses controlan Jérémie, Cape Tiburòn, Port-au-Prince, Saint-Marc y Cap du Môle. Los republicanos controlan Les Cayes, Macaya, Petit-Goâve, Léogâne, Jacmel y Port-de-Paix y las islas de Tortuga y Gonâve. Los esclavos rebeldes controlaban las zonas montañosas del centro y norte del país, las áreas fronterizas con el Santo Domingo español y las ciudades de Le Cap y Gonaïves.[68] Sin embargo, la ocupación británica estaba condenada. En los primeros dos meses perdieron 40 oficiales y 600 hombres en campaña, quedando reducidas sus tropas a 828 soldados, la mayoría enfermos por enfermedades tropicales. Peor, los habitantes de Saint-Domingue (blancos, mulatos y negros) se negaban a enrolarse en sus filas.[70]

Mientras Louverture rápidamente se hace con un importante territorio en la zona norte mientras los anglo-hispanos son diezmados por las enfermedades y sus aliados locales están más preocupados en mantener sus propios dominios. En la Navidad los británicos son forzados a retirarse de Cape Tiburòn a Cape Doña María por una fuerza francesa venida de Les Cayes.[68] [70]

Pronto los mulatos empiezan a enfrentarse con sus aliados. En marzo de 1795 Rigaud y Beauvais reclaman que Léogâne quede bajo su autoridad. Como los ingleses se niegan, someten al fuerte Bizoton, cerca de la capital, a un asedio de dos meses. Port-Républiquen sufre la falta de agua cuando los negros de Cul de Sac cortan los suministros. Al final, los británicos reciben refuerzos y consiguen recuperar el control de los alrededores de la ciudad.[71] El 22 de julio se firma el Tratado de Basilea entre Francia y España. Esta última, vencida en la Guerra de los Pirineos, entrega Santo Domingo, la mitad occidental de La Española, a cambio de los territorios peninsulares ocupados por los franceses. Cuando la noticia de este cambio de soberanía llega a la isla en octubre se produce una emigración masiva.[68] [71]

Retirada británica[editar]

El gobernador general Laveaux era visto con sospecha por los mulatos, por su abierta simpatía por los negros recientemente manumisos. Debido a esto, el 20 de marzo de 1796 en Le Cap se produce un motín entre los mulatos y es arrestado pero Louverture reacciona de inmediato y marcha con 10.000 negros desde Gonaïves.[72] [71] Laveux es liberado y el 31 de marzo Louverture es nombrado teniente general, segundo al mando del gobernador, pero él es verdadero dueño de la colonia.[73]

Mientras tanto, el 21 de marzo, los ingleses de Port-au-Prince atacan Léogâne con los buques de guerra Leviathan (74 cañones, capitán John Thomas Duckworth), Swiftsure (74 cañones, capitán Robert Parker) y Africa (64 cañones, capitán Roddam Home), las fragatas Ceres (32 cañones, capitán James Newman) e Iphigenia (32 cañones, capitán Francis Farrington Gardner) y los sloop Cormorant (18 cañones, capitán Joseph Bingham), Lark (16 cañones, capitán William Ogilvy) y Sirène (presa francesa, 16 cañones, capitán Daniel Guerin). [74] [75] La fuerza terrestre se compone de 2.000 casacas rojas y 1.200 realistas al mando del mayor general Gordon Forbes.[71] La ciudad había sido recapturada por los republicanos, que se habían atrincherado bien, pudieron rechazar el ataque y dañar gravemente al Leviathan y el Africa.

En cambio, en el sur estalla un conflicto entre negros y mulatos ese verano. Todo empezó cuando desembarcaron los tres nuevos comisionados civiles el 11 de mayo, uno de ellos era Sonthonax. Pocos meses después Laveaux es enviado de vuelta a Francia y Sonthonax queda al mando. Abiertamente favorables a las exigencias de los negros, ordenaron a los mulatos atacar a los ingleses. Así Rigaud organizó un ataque con 1.200 mulatos contra Cape Tiburòn, resultando en un fracaso rotundo. Las cuatro columnas de su ejército fueron diezmadas y en la base de Les Cayes los oficiales mulatos empiezan a cuestionar el liderazgo francés, siendo arrestados. Rigaud volvió con 3.000 a 4.000 mulatos a la ciudad y se enfrentó a los negros para controlar la situación, durante los enfrentamientos los pocos blancos que quedaban en la ciudad fueron masacrados.[74] [71] Poco después, en junio, los españoles se retiran oficialmente de Santo Domingo pero los franceses no toman posesión.

Finalmente, temeroso del poder alcanzado por Louverture, Sonthonax empieza a conspirar con los mulatos para desplazarlo del mando. Sin embargo, el teniente general se enteró y obligó a Laveux y Sonthonax a abandonar la isla el 22 de agosto de 1797.[76] Después que en febrero de 1798 los negros de Louverture y 2.000 mulatos de Pétion asediaran y masacraran a 300 milicianos negros realistas en fuerte La Coupe los británicos se atrincheran en la capital. A mediados de marzo de diezmados por las enfermedades tropicales y las guerrillas, empiezan a negociar con Louverture, quien es el hombre más poderoso de Saint-Domingue. El brigadier Thomas Maintland acuerda la retirada el 23 de abril,[73] realizada el 8 de mayo desde Port-au-Prince, Saint-Marc y Les Cayes con rumbo a Jamaica. A los británicos los acompañan casi todos los blancos y mulatos que quedaban, concentrándose en Môle-Saint-Nicolas bajo la protección de la Royal Navy para una eventual evacuación. El 31 de agosto esta finalmente se produce.[74] [77] Los ingleses habían movilizado 31.000 hombres para esta guerra y cerca de 23.000 perdieron la vida en Saint-Domingue.[78] El 13 de junio Louverture firma un tratado secreto con EEUU y Reino Unido para que se mantengan al margen de los eventos internos de Saint-Domingue. A cambio, el caudillo negro se compromete a no exportar su revolución a las otras islas caribeñas, el miedo a esto había sido una de las causas principales de la ofensiva aliada.[79]

Francia vuelve a intentar imponer en Saint-Domingue enviando como nuevo gobernador general al conde de Hédouville y al comisionado civil Raimond. Estos llegan el 29 de marzo y son desplazados de las negociaciones por Louverture, empezando a conspirar con Rigaud en su contra e intentando desmovilizar a las milicias de negros. Esto permite a Louverture a sublevar a los libertos del norte en su contra. El 23 de octubre son obligados a regresar a la metrópolis.[74] [77] Louverture ahora tiene un ejército de 51.000 efectivos, 3.000 de ellos blancos.[80] Rigaud veía en Louverture la única amenaza a su poder después que sus negros habían obligado a la guarnición de Léogâne que mandaba Pétion a evacuar la ciudad, siendo ocupada el 14 de mayo.[77] Saint-Domingue quedaba dividida entre los mulatos de Rigaud en el sur y los negros de Louverture en el sur.

Tercera fase: 1799-1801[editar]

André Rigaud.

Se conoce como Guerre des Couteaux, «Guerra de los Cuchillos» (fr), al enfrentamiento entre ambos caudillos que deseaban el poder completo sobre la isla.

Rigaud temía a Louverture, contaba con más 15.000 soldados pero las fuerzas de su rival norteño le sobrepasaban tres a uno.[81] Las tensiones empezaron el 21 de febrero de 1799, cuando envió emisarios a la catedral de Port-Républican (antiguo Port-au-Prince) para anunciar su intención de tomar Jacmel y Léogâne bajo su control. La guerra estalló entre el 15 y 16 de junio, cuando Petit-Goâve fue asaltada por los ejércitos meridionales y la mayoría de los negros residentes acabaron masacrados. Los mulatos rápidamente conquistaron Jacmel y Grand Goâve pero la capital es defendida tenazmente por la guarnición leal a Louverture. Además, la región norte contaba con un fuerte sentimiento negro y recibía el apoyo anglo-estadounidense.[74] [77]

Toussaint L'Ouverture.

En octubre el general Henri Christophe asedia a los mulatos de Rigaud en Jacmel, mientras Louverture avanza sobre la provincia meridional. La guarnición de Jacmel resiste a las órdenes de Alexandre Pétion, sufriendo hambre hasta el 11 de marzo de 1800, cuando evacúa la ciudad. La guerra acaba en julio, cuando el general Jean-Jacques Dessalines entraba triunfante en Les Cayes. Durante el conflicto se producen muchas matanzas y se dan cientos de ejecuciones tras acabar las hostilidades, pues muchos mulatos eran sospechosos de conspirar a favor del retorno de Rigaud. Este último huyó para exiliarse en Francia. Unas diez mil vidas pudieron perderse durante el conflicto, también conocido como guerre du Sud, «guerra del Sur».[82] Dessalines queda como gobernador del recién conquistado sur.[77] El poder de Louverture sobre la mitad occidental de la isla queda asegurado.

Faltaba reclamar la parte oriental. Finalmente un ejército de 10.000 negros cruza la frontera al mando de su sobrino e hijo adoptivo, el general Hyacinthe Moïse, y llega ante las murallas de Santo Domingo el 25 de enero de 1801. El gobernador Joaquín García y Moreno apenas tenía 650 hombres para ofrecer resistencia y la mitad se cambia de bando en cuanto llegan los negros.[77] [83] Los criollos y refugiados franceses refugiados en el fuerte San Gerónimo y en la ciudad se rinden al día siguiente y se deja como gobernador de l'Est, «el Este», al hermano menor del teniente general, de unos cuarenta años, brigadier Paul Louverture. El caudillo es dueño de toda La Española, sin embargo, en octubre se descubre una conspiración para derrocarlo en Le Cap, encabezada por su propio sobrino, Louverture decide arrestarlo y ejecutarlo el 9 de noviembre.[84]

Cuarta fase: 1802-1804[editar]

Batalla en Santo Domingo, cuadro de January Suchodolski sobre un choque entre tropas polacas al servicio de Francia y rebeldes haitianos.

El Primer Cónsul Napoleón Bonaparte deseaba reimponer el dominio efectivo sobre la colonia, disputar el Caribe a los ingleses y crear un imperio colonial. Sin embargo, sólo envió la expedición una vez que logró la paz con los británicos el 1 de octubre, muy superiores navalmente. A cargo de la misma estaba su cuñado, Charles-Victoire-Emmanuel Leclerc, zarpando de Brest el 14 de diciembre. La flota estaba al mando del almirante Louis Thomas Villaret de Joyeuse (fr) y contaba con 21 fragatas y 35 buques de línea. Poco después, fueron zarpando refuerzos desde Tolón (14 de febrero de 1802) a cargo del contralmirante conde Ganteaume (fr) y desde Cádiz (17 de febrero dirigida por el contraalmirante conde de Linois. Desde Santiago de Cuba se unió el almirante Federico Gravina con barcos españoles.[85]

Los franceses estimaban las fuerzas de Louverture en 16.000 plazas (5.000 en el Norte, 4.000 en el Oeste, 4.000 en el Sur y 3.000 en el Este).[86] En realidad posiblemente eran 25.000 regulares y 30.000 milicianos.[87] Durante la revolución más de 100.000 esclavos tomaron las armas.[88]

Leclerc llegó a la bahía de Samaná el 29 de enero de 1802, seguido de cerca por un contingente del conde de La Touche-Tréville (fr). El 3 de febrero Villaret de Joyeuse y Gravina llegan a Le-Cap y asaltan la ciudad dos días más tarde. El 5 de febrero el general Jean Boudet (fr) desembarcó en Port-Repúblique desde barcos comandados por Leclerc y La Touche-Tréville. El 6 de febrero, el vizconde de Rochambeau (fr) atacó fuerte Dauphin. Tres días después el general Boudet tomaba Léogâne.[89] El 11 de febrero Boudet envía a 2.000 soldados hacia Croix des Bouquet, entrando en ella sin encontrar resistencia. Dos días después el mismo general desembarca en Saint Marc con 2.400 hombres, pero su flotilla (tres buques y la fragata Aigle) son dañados por las baterías en tierra. Posteriormente envía al coronel, el vizconde de Hénin (fr), a capturar Mirebalais y Trianon, misión que cumple en dos semanas, dejando el sur bajo completo control francés.[90] A cargo del lado oriental estaba el general barón Kerverseau, de cincuenta y un años. El barón vencía el 16 de febrero a los rebeldes en Bayaguana y cuatro días después entraba en Santo Domingo, convirtiéndose en gobernador del Este.[91]

En esos momentos, los 10.000 negros de Louverture y Christophe se dispersaron por el norte en pequeñas partidas mientras una guerrilla de 1.500 rebeldes operaba a las órdenes de Dessalines en Crête-à-Pierrot. El 26 de abril Christophe se rinde con 1.200 seguidores y el 6 de mayo Louverture pide la paz. Sin embargo, los franceses empiezan a ser diezmados por las enfermedades tropicales pero no todas fueron buenas noticias para los rebeldes. El 7 de junio Louverture es capturado por el general Brunet después de prometerle una tregua para negociar la paz. El líder negro es enviado en el Héros al exilio. A finales del mes siguiente llegaron noticias que en Guadeloupe se había reestablecido la esclavitud, los negros habían perdido la ciudadanía francesa y se restableció la importación de nuevos africanos, esto atemorizó a la población y la pusó contra los franceses. En menos de un mes el apoyo popular hizo recuperar a los rebeldes gran parte del territorio, mientras Leclerc intentaba atemorizar a los negros con masacres o ejecutarlos en crucifixiones y despedazamientos con perros. En octubre Christophe se reintegra a los rebeldes y Pétion vuelve del exilio. El vómito negro mató a Leclerc en la noche del 2 de noviembre en La Tortuga. Le sucede Rochambeau como gobernador general y comandante en jefe. Para entonces los franceses estaban atrincherados en las ciudades bajo su control.[90] [85]

El 16 de enero de 1803 los rebeldes toman Anse-à-Veau y poco después, una partida de 2.000 negros asaltan Cape Tiburòn. Al mes siguiente, las milicias mulatas de Port Salut se sublevan contra sus comandantes franceses. Poco después, Nicolas Geffrard (padre del futuro presidente haitiano Fabre Geffrard) y el coronel Laurent Férou (fr) asedían Les Cayes. El 5 de marzo desembarcan 1.200 soldados franceses y polacos a las órdenes del general Jean Sarrazin (en), de inmediato son enviados a liberar a Les Cayes de su asedio pero antes tratan de tomar Cape Tiburòn, sufren 300 bajas y sufren del vómito negro en Les Cayes.[90]

Al comenzar junio los británicos comienzan a bloquear los puertos de Saint-Domingue, complicando aún más la situación de los franceses. Para agosto deben evacuar Jérémie y el 3 de septiembre la guarnición de Saint-Marc, al mando del brigadier Hénin, prefiere rendirse al capitán James Walker del Vanguard y ser evacuado a Môle-Saint-Nicolas, evitando morir a manos de Dessalines. Cinco días más tarde, en fuerte Dauphin, tras soportar el bombardeo del navío inglés Thesus, la guarnición que mandaba el general Dumont se rinde al capitán John Bligh y negocia ser evacuada a Le Cap.[90]

Dessalines inició su ofensiva y tomó las posiciones franceses uno por uno hasta arrinconarlos en Le Cap. El 18 de noviembre el general François Capois (fr) asaltaba con 15.000 soldados el fuerte de Vertières, dejando la ciudad indefensa. Frente a la segura aniquilación, el vizconde dedice capitular con los 5.000 sobrevivientes. La Royal Navy los evacúa a Jamaica.[92]

De los 33.000 soldados, marineros y personal civil de la expedición (incluyendo los refuerzos recibidos) 29.000 murieron, principalmente por el vómito negro.[93] Estas fuerzas incluyeron 5.280 soldados polacos, de los que 4.000 murieron en la guerra, 700 volvieron a Francia, 400 se quedaron en Saint-Domingue y algunas docenas huyeron a EEUU o a otras islas caribeñas.[94] Otras fuentes dicen que de 6.000 polacos sólo 330 volvieron a Francia.[95]

Desde el inicio de la guerra hasta la rendición del vizconde la población de Saint-Domingue se había reducido de 520.000 a 350.000 personas.[96] Según el historiador estadounidense Robert L. Scheina (n. 1941), la revolución habría costado la vida a 200.000 esclavos y libertos, 75.000 combatientes leales a Francia (40.000 entre 1802 y 1803), 45.000 leales a Gran Bretaña (13.000 por enfermedad entre 1793 y 1798) y 25.000 a 50.000 no combatientes europeos o criollos.[97]

Consecuencias[editar]

Jean-Jacques Dessalines.

Finalmente, el Año Nuevo de 1804 se proclamó la independencia de Haití (o Ayití) con Dessalines como gobernador vitalicio, aunque el 8 de octubre se autocoronó emperador con el nombre de Jacobo I.[98] Entre sus primeras medidas destaca la masacre de los criollos blancos que quedaban en Haití junto a numerosos mulatos.[99] Entre 3.000 y 5.000 personas perdieron la vida y prácticamente apenas quedaron blancos en el país.[100]

Sin embargo, las potencias de esa época no reconocieron inmediatamente la independencia de Haití y no perdonaron la revolución de los esclavos; se le impusieron bloqueos económicos y no se ayudó al desarrollo del estado (por ejemplo, EEUU solo reconoció la independencia de Haití en 1862).[101]

Jacobo I decidió reunificar la isla después que en enero de 1805 el general Ferrand atacara aldeas fronterizas desde el Este para esclavizar a adolescentes. Dessalines invadió con un poderoso ejército de 21.000 hombres el antiguo territorio español arrasando todo a su paso. Asedio Santo Domingo en marzo pero fue incapaz de tomar la ciudad fortificada y finalmente en mayo llegó una flota francesa al mando del contraalmirante conde de Missiessy y le obligó a levantar el sitio.[102] Durante su retirada destruyó Santiago de los Caballeros y Moca.[103] La derrota lo desprestigio y el 17 de octubre de 1806 fue asesinado en Pont Rouge, cerca de la capital, por los mulatos Pétion y Christophe, que acabaron dividiendo Haití en dos: el sur para Pétion y el norte para Christophe.

Christophe, general que en la campaña de 1805 destruyó Moca, Santiago, Monte Plata, San Pedro de Macorís y Cotuí, proclamó el Estado de Haití y se hizo elegir su presidente el 17 de febrero de 1807. En respuesta Pétion se proclamó presidente de la República de Haití el 9 de marzo de 1807, iniciándose una guerra que duró hasta 1810. La capital norteña fue Milot, aunque después pasó a Cap-Haïtien (Le Cap). El 28 de marzo de 1811 Christophe estableció el Reino de Haití con sí mismo como el rey Enrique I. Su reinado se prolongó hasta una revuelta palaciega el 8 de octubre de 1820, donde acabo quitándose la vida. Su hijo, Jacques-Victor Henri de Haití (fr), fue asesinado diez días más tarde. En diciembre de 1810 Rigaud volvió a Haití y se autoproclamó presidente del departamento Sur, enfrentándose a Pétion pero murió el 18 de septiembre siguiente en Les Cayes y el territorio fue reconquistado fácilmente.

Mapa de La Española entre 1806 y 1808.

En octubre de 1808 el rico hacendado Juan Sánchez Ramírez se alza en armas contra los franceses. Con refuerzos traídos de Puerto Rico y milicianos locales armó una hueste de 2.000 guerrilleros que venció al mes siguiente a Ferrand, quien se suicidó tras la derrota.[104] Su sucesor, el brigadier Joseph-David de Barquier (fr), se atrinchera en Santo Domingo, donde lo bloquean los británicos. En julio de 1809 se rinde, los prisioneros franceses son llevados a Jamaica y Santo Domingo vuelve a soberanía española. Hay gran dedicación a reconstruir las fortalezas contra las amenazas haitiana y francesa.

Pétion dio su apoyo a Simón Bolívar financiando la Expedición de los Cayos. En 1816 se proclama presidente vitalicio y cierra el Senado, pero dos años después muere y es sucedido por su protegido: Jean-Pierre Boyer. Éste recupera el control del norte haitiano tras morir Christophe en 1820 y unifica toda la isla después de la Independencia Efímera, invadiendo el Estado Independiente de Haití Español con una hueste de 12.000 soldados.[105] Se mantuvo en el poder hasta 1843, cuando un golpe de estado le obliga a exiliarse y sumerge a Haití en el caos hasta 1847, permitiendo a los orientales el independizarse y proclamar la República Dominicana en 1844. A la anarquía le puso fin el presidente vitalicio Faustin Soulouque, quien en 1849 crea el Segundo imperio de Haití con el como Faustino I, que durá hasta su derrocamiento una década más tarde por el duque de Tabara, Fabre Geffrard, un nuevo presidente vitalicio pero que es derrocado en 1867. En definitiva, después de independizarse Haití vivió gobiernos débiles y/o autoritarios, golpes de estado y corrupción.

Referencias[editar]

  1. a b Lerman, Gabriel. "La república negra". Suplemento Radar Libros del diario Página 12. Publicado el 20 de junio de 2010. Consultado el 24 de noviembre de 2010. Reseña sobre el libro La oscuridad y las luces de Eduardo Gruner (Edhasa, 2010) que aborda sobre este proceso.
  2. Andrews, 2007: 96
  3. a b c d e f g h i j k l m n ñ o Martínez Peria, 2010
  4. Klein, 2013
  5. Klein, 2013
  6. Fick, 1990: 15
  7. Klein, 2013
  8. Fick, 1990: 51
  9. Fick, 1990: 51-52
  10. Fick, 1990: 52
  11. Fick, 1990: 55
  12. Carpentier, Alejo (2006) [1949]. The Kingdom of This World. Farrar, Straus and Giroux, pp. 7. Traducción español-inglés por Harriet de Onís. ISBN 9780374530112. Digitalizado en 2013. Véase sección en Macandal.
  13. a b Haitian history: The Haitian Revolution. The Slave Rebellion of 1791. Originalmente en "Haiti: a country study", Federal Research Division Library of Congress, edición de Richard A. Haggerty, diciembre de 1989. Digitalizado en Kreyol.com, 2002. Consultado el 15 de diciembre de 2011.
  14. Fick, 1990: 43
  15. Fick, 1990: 44
  16. Fick, 1990: 46, 48
  17. Fick, 1990: 15; Heinl, 1996: 45
  18. Fick, 1990: 17
  19. a b Weil, 1985
  20. Fick, 1990: 18
  21. Fick, 1990: 18, 20, 52
  22. Fick, 1990: 16
  23. Fick, 1990: 16
  24. a b Rogozinski, 1999: 164-165
  25. Fick, 1990: 15; Klein, 1999: 32-33
  26. Fick, 1990: 25; James, 1989: 17
  27. Fick, 1990: 27; Matthewson, 2003: 3
  28. Fick, 1990: 27
  29. Fick, 1990: 29-31
  30. Louis, 1999: 18
  31. Fick, 1990: 16
  32. Fick, 1990: 30
  33. Fick, 1990: 31
  34. a b c Dubois, 2004
  35. Fick, 1990: 304, nota 109.
  36. a b Knight, 1990: 204-208
  37. Fick, 1990: 16
  38. Richardson, 1992: 166
  39. Louis, 1999: 18
  40. Fick, 1990: 17
  41. Fick, 1990: 24
  42. Fick, 1990: 25
  43. Blakburn, 2001
  44. a b c d e Marley, 2008: 532
  45. a b Marley, 1998: 350
  46. Fick, 1990: 93
  47. a b Marley, 2008: 533
  48. Marley, 1998: 350-351; Ibíd., 2008: 533
  49. Marley, 2008: 533-534
  50. a b c d Marley, 1998: 351
  51. a b c d Marley, 2008: 534
  52. Ramsey, 2011: 45
  53. a b c d Marley, 2008: 535
  54. Geggus, 2002: 105
  55. a b c d e f Marley, 1998: 352
  56. a b Marley, 2008: 536
  57. Fick, 1990: 315
  58. Lacroix, 1995: 479-480
  59. a b c d e Marley, 2008: 537
  60. Marley, 1998: 352; Ibíd., 2008: 537
  61. Accilien, 2006: 50
  62. Marley, 1998: 352-353
  63. Wepman, 2008: 84
  64. a b c Marley, 1998: 353
  65. a b c d Marley, 2008: 538
  66. Marley, 2008: 537-538
  67. Marley, 2008: 538-539
  68. a b c d e Marley, 1998: 354
  69. Marley, 1998: 353-354
  70. a b c Marley, 2008: 539
  71. a b c d e Marley, 2008: 540
  72. Marley, 1998: 354-355
  73. a b Marley, 2008: 541
  74. a b c d e Marley, 1998: 355
  75. Attack on Leogane
  76. Marley, 2008: 540-541
  77. a b c d e f Marley, 2008: 542
  78. Madiou, 1847: 313
  79. Langley, 2010: 13
  80. Gutiérrez, 2007: 76
  81. Rodríguez, 1997: 327
  82. Hall, Alin Louis. "La contribution de la péninsule du Sud au processus de création d’Haïti (2 de 2)". Le Nouvelliste. Publicado el 7 de julio de 2016. Consultado el 14 de noviembre de 2016.
  83. Marley, 2005: 97
  84. Marley, 1998: 355-356
  85. a b Marley, 1998: 356
  86. Métral, 1825: 33
  87. Steward, 1914: 111
  88. Lockard, 2010: 524
  89. Marley, 2008: 543
  90. a b c d Marley, 2008: 544
  91. Wilson, 1887: 527-528
  92. Accilien, 2006: 50
  93. Wilson, 2007: 79
  94. Corbett, Bob (1995). "A Review of Jan Pachonski and Reuel K. Wilson. Poland's Caribbean Tragedy: A Study of Polish Legions in the Haitian War of Independence 1802–1803". Hartford Web Publishing.
  95. Urbankowski, 1997: 155-165
  96. Titus, 2012: 6
  97. Scheina, 2003: 1772
  98. Marley, 2008: 560
  99. Marley, 2008: 559
  100. Girard, 2011: 319-322
  101. «Las relaciones interamericanas desde la Revolución haitiana hasta la Guerra de Secesión en EE. UU.» página 34, consultado: 24/11/2010.
  102. Édouard Thomas Burgues de Missiessy. Copro.
  103. Marley, 2005: 97
  104. Marley, 1998: 378
  105. Moya, 2001: 23

Bibliografía[editar]

  • Accilien, Cécile; Jessica Adams & Elmide Méléance (2006). Revolutionary Freedoms: A History of Survival, Strength and Imagination in Haiti. Coconut Creek: Educa Vision. Ilustrado por Ulrick Jean-Pierre. ISBN 9781584322931.
  • Blakburn, Robin (2001). "The Force of Example". En The Impact of the Haitian Revolution in the Atlantic World. Editador por David P. Geggus. Columbia: University of South Carolina Press.
  • Dubois, Laurent (2004). Avengers pf the New World: The Story of the Haitian Revolution. Cambridge: The Belknap Press of Harvard University Press.
  • Fick, Carolyn E. (1990). The Making of Haiti: The Saint Domingue Revolution from Below. University of Tennessee Press. ISBN 9780870496677.
  • Geggus, David Patrick (2002). Haitian Revolutionary Studies. Bloomington: Indiana University Press. ISBN 9780253109262.
  • Girard, Philippe R. (2011). The Slaves Who Defeated Napoleon: Toussaint Louverture and the Haitian War of Independence 1801–1804. Tuscaloosa: University of Alabama Press. ISBN 9780817317324.
  • Gutiérrez Félix, Euclides (2007). Haití y la República Dominicana: un origen y dos destinos. Santo Domingo: Corripio.
  • Heinl, Robert (1996). Written in Blood: The History of the Haitian People. New York: Lanham.
  • James, C.L.R. (1989). The Black Jacobins: Toussaint L'ouverture and the San Domingo Revolution. New York: Vintage.
  • Klein, Herbet S. (1999). Transatlantic Slave Trade. Cambridge University Press. ISBN 9780521465885.
  • Klein, Herbet S. & Ben Vinson III (2013). Historia mínima de la esclavitud en América Latina y en el Caribe. México: El Colegio de México & Centro de Estudios Históricos.
  • Knight, Franklin W. (1990). The Caribbean: The Genesis of a Fragmented Nationalism. Nueva York: Oxford University Press. ISBN 0-19-505441-5.
  • Langley, Lester D. (2010) [1989]. America and the Americas: The United States in the Western Hemisphere. Atenas: University of Georgia Press. ISBN 9780820328898.
  • Lockard, Craig A. (2010). Societies, Networks, and Transitions: A Global History: Since 1450. Tomo II. Boston: Cengage Learning. ISBN 9781439085363.
  • Louis, Liliane Nérette (1999). When Night Falls, Kric! Krac!: Haitian Folktales. Westport: Greenwood Publishing Group. Edición de Fred J. Hay. ISBN 978-1563085796.
  • Madiou, Thomas (1847). Histoire d'Haïti. Tomo I. Puerto Príncipe: Courtois.
  • Marley, David F. (1998, 2008). Wars of the Americas: A Chronology of Armed Conflict in the New World, 1492 to the Present. Santa Bárbara: ABC CLIO.
  • Marley, David F. (2005). Historic Cities of the Americas: The Caribbean, Mexico and Central America. Santa Bárbara: ABC-CLIO. ISBN 9781576070277.
  • Martinez Peria, Juan Francisco. "Haití, el Antiguo Régimen". La revista del Centro Cultural de Cooperación Floreal Gorini. Enero/Abril 2010, n° 8. ISSN 1851-3263. Citado el 12 de noviembre de 2016.
  • Matthewson, Tim (2003). A Pro-Slavery Foreign Policy: Haitian-American Relations During the Early Republic. Praeger. ISBN 9780275980023.
  • Métral, Antoine (1825). Histoire de l'expédition des Français à Saint-Domingue sous le consulat de Napoléon Bonaparte. París: Fanjat Ainé.
  • Moya Pons, Frank (1974). Historia colonial de Santo Domingo. Santiago de los Caballeros: Universidad Católica Madre y Maestra.
  • Moya Pons, Frank (2001). Historia del Caribe. Traducción inglés-español por Angels Solà. Editado por Leslie Bethell. Barcelona: Crítica. ISBN 9788484322221.
  • Ramsey, Kate (2011). The Spirits and the Law: Vodou and Power in Haiti. University of Chicago Press. ISBN 9780226703800.
  • Régent, Frédéric (2015). "Revolution in France, revolutions in the Caribbean". En Alan Forrest & Matthias Middell. The Routledge Companion to the French Revolution in World History. Routledge, pp. 61-76. ISBN 9781317413875.
  • Richardson, Bonham C. (1992). The Caribbean in the Wider World, 1492-1992: A Regional Geography. Cambridge University Press. ISBN 0-521-35977-5.
  • Rodríguez, Junius P. (1997). The Historical Encyclopedia of World Slavery: A-K. Tomo I. Santa Bárbara: ABC-CLIO. ISBN 9780874368857.
  • Rogozinski, Jan (1999). History of the Caribbean. Nueva York: Facts on File. ISBN 0-8160-3811-2.
  • Scheina, Robert L. (2003). Latin America’s Wars. The Age of Caudillo, 1791-1899. Tomo I. Washington DC: Potomac Books. ISBN 9781597974776.
  • Steward, Theophilus Gould (1914). The Haitian Revolution, 1791 to 1804: Or, Side Lights on the French Revolution. Nueva York: Crowell.
  • Titus, Rubens Francois (2012). Roadmap to Haiti's Next Revolution: A Plan for Diaspora Haitians to Contribute to a Peaceful Turnaround. Bloomington: iUniverse. ISBN 9781475934274.
  • Torres Ramírez, Bibiano; José Jesús Hernández Palomo, José Jesús Hernández Palomo (1986). Andalucía y América en el Siglo XIX. Tomo I. Sevilla: CSIC-Dpto. de Publicaciones. ISBN 9788400063856.
  • Urbankowski, Bohdan (1997). Józef Piłsudski: marzyciel i strateg. Varsovia: Wydawnictwo ALFA.
  • Weil, Thomas E.; Jan Knippers Black; Howard I. Blustein; Kathryn T. Johnston; David S. McMorris & Frederick P. Munson (1985). Haiti: A Country Study. Washington D.C.: The American University Foreign Area Handbook Series.
  • Wepman, Dennis (2008) [2002]. Immigration. Nueva York: Infobase Publishing. ISBN 9781438108100.
  • Wilson, James Grant & John Fiske (1887). Appleton's cyclopaedia of American biography. Nueva York: D. Appleton.
  • Wilson, Samuel P. (2007) [1999]. The Emperor's Giraffe and other stories of cultures in contact. Boulder; Oxford: Westview Press. ISBN 9780813335858.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]