Toussaint Louverture

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
François Dominique Toussaint-Louverture.

François Dominique Toussaint-Louverture (Pronunciación en francés: /fʁɑ̃swa dɔminik tussɛ̃ luvɛʁtyʁ/; La Española, 20 de mayo de 1743 – Fuerte de Joux, La Cluse-et-Mijoux, cerca de Pontarlier, Francia, 7 de abril de 1803) fue un político y militar, el más importante de entre los dirigentes de la Revolución haitiana. Llegó a ser gobernador de Saint Domingue, que era el nombre dado por los franceses a Haití. Su legado es el haber sentado las bases para la erradicación definitiva de la esclavitud en Haití y posteriormente, a consecuencia de ello, en el mundo entero.

Biografía[editar]

Orígenes y juventud[editar]

Su abuelo, Tatin, nació en Dahomey (actual Benín), al parecer en el seno de la familia real Allada. Deportado a La Española, su padre, Hyppolite Gaou fue vendido como esclavo al gerente de la hacienda del Conde de Breda en la plantación en la que Toussaint (de ahí su nombre completo Toussaint de Breda) nació, en la provincia del Norte, cerca de Cap-Français. Su dueño, Baillon de Libertat, era relativemente humanitario, animó a Toussaint para que aprendiera a leer y a escribir e hizo de él su chofer y contramaestre en la hacienda. A pesar de su escasa estatura le valieron el mote de Fatras-Bâton, llegó a ser un jinete reputado y un gran conocedor de las plantas medicinales. Se casó con una mujer libre llamada Suzanne con la que tuvo dos hijos: Isaac y Placide. Toussaint fue liberado en 1776, a los 33 años. Según indican los archivos coloniales, alquiló una granja de café de unas quince hectáreas con trece esclavos.

El rebelde aliado con España[editar]

La Revolución francesa tuvo una gran repercusión en la parte francesa de la isla de La Española. En un primer momento, los grandes terratenientes blancos vieron la posibilidad de independizarse y los pequeños la de lograr la igualdad con los grandes. Los esclavos y los pequeños propietarios negros, por su parte, esperaban adquirir un estatus similar al de los pequeños terratenientes blancos.

En agosto de 1791, los esclavos de la llanura del Norte de la parte francesa de La Española, capitaneados por Boukman, el jamaiquino, se rebelaron tras la ceremonia de Bois-Caïman. Toussaint Bréda se convirtió en el edecán de Georges Biassou, comandante de los esclavos que se refugiaron en la parte española de la isla, y se aliaron con éstos en 1793 para expulsar a los franceses esclavistas. Toussaint fue instruido en el terreno militar por los españoles. Dirigiendo una tropa de más de 3.000 soldados, consiguió en pocos meses algunas victorias. Fue entonces cuando se le apodó L'Ouverture (que significa el iniciador). Se convirtió en general del ejército del rey de España.

El 29 de agosto de 1793 Toussaint hizo pública su proclamación, en la que se presentaba como el líder de los negros:

Hermanos y amigos. Soy Toussaint Louverture; quizás el conocimiento de mi nombre haya llegado hasta vosotros. He iniciado la venganza de mi raza. Quiero que la libertad y la igualdad reinen en Santo Domingo. Trabajo para que existan. Uníos, hermanos, y luchad conmigo por la misma causa. Arrancad de raíz conmigo el árbol de la esclavitud.

Vuestro muy humilde y muy obediente servidor, Toussaint Louverture, General de los ejércitos del rey, para el bien público.

Pero su rápida fama despertó la desconfianza de sus jefes Jean-François y Biassou, que planearon un complot del que escapó, pero en el que murió su hermano pequeño Jean-Pierre. La poca atención prestada por los españoles le convenció de que éstos pretendían desestabilizar a los franceses, pero no pretendían abolir la esclavitud.

Los comisarios de la República Francesa, Léger-Félicité Sonthonax y Étienne Polverel, habían llegado a La Española en septiembre de 1792 para hacer valer los derechos de la gente de color. La parte francesa de la isla estaba invadida por la Marina británica y por las tropas españolas, a las que se habían unido numerosos monárquicos franceses blancos. El 29 de agosto de 1793, el mismo día de la proclamación de Toussaint, Sonthonax liberó a todos los esclavos para que éstos se unieran a la Revolución.

El 16 de Pluvioso del año II (4 de febrero de 1794), un grupo de delegados haitianos entre los que estaba Jean-Baptiste Belley, liberto y diputado negro del departamento del Norte de la parte francesa de La Española, ganó la votación y la Asamblea Constituyente ratificaba esta decisión y abolía la esclavitud en todos los territorios de la República Francesa.

General de la República[editar]

Por medio del general en jefe Étienne Lavaux, los comisarios intentaron convencer a Louverture de que se uniera a la República. Pero hubo que esperar hasta el 5 de mayo de 1794 para que Toussaint abandonara a sus aliados españoles, quienes no pretendian abolir la esclavitud. El ejército que estaba a su mando, en el que había soldados negros, mulatos e incluso algunos blancos atacó a sus antiguos aliados y les arrebató una decena de ciudades. En un año, rechazó a los españoles hasta la frontera oriental de la isla y consiguió derrotar a sus antiguos jefes, que habían permanecido leales a España. En julio de 1795, la Convención le ascendió al rango de general de brigada. En marzo de 1796, salvó a Lavaux, con problemas por su severidad tras una rebelión de mulatos en Cap Français. Como recompensa éste lo nombró Teniente General de la colonia. El Directorio le ascendió a general de división en agosto de 1796.

El camino hacia el poder absoluto[editar]

Pero el talento de Louverture no era exclusivamente militar. Por donde pasaba confirmaba la emancipación de los esclavos. Trataba de que las plantaciones se volvieran a poner en marcha, e invitaba a los colonos, incluso a aquellos que habían luchado contra la República, a que volvieran, a pesar de las opiniones contrarias de las autoridades francesas. Sin embargo la lucha contra los británicos resultó más complicada. Toussaint no pudo echarlos ni del Norte ni del Oeste. En el Sur, el general mulato André Rigaud lograba contenerlos, pero no era capaz de rechazarlos.

EL regreso de Sonthonax como comisario civil en mayo de 1796 hizo planear sombras a las ambiciones de Toussaint Louverture de convertirse en el único dirigente. Consiguió que Lavaux y Sonthonax fueran elegidos en septiembre de 1796 diputados ante el Directorio para que de ese modo volvieran a la metrópoli: el primero desde octubre, el segundo en agosto de 1797. Pero para tranquilizar a Francia, envió a sus dos hijos a estudiar a París.

Gracias a las armas llegadas con la comisión de 1796, Louverture contaba con un ejército de 51.000 soldados (entre ellos 3.000 blancos). Reemprendió la lucha contra los británicos y tuvo diversas victorias, aunque ninguna de ellas fue decisiva. Cansados por esa resistencia y con poco que ganar en esa guerra, los británicos decidieron negociar. Louverture consiguió apartar de las negociaciones al último comisario civil Julien Raimond y al último general en jefe, Hédouville, llegado en marzo de 1798. Para deshacerse de Hédouville, Louverture alertó a los negros del Norte, que el 16 de octubre de 1798 se rebelaron contra el general, que había ordenado el desarme de los negros, lo que obligó a Hédouville a reembarcarse precipitadamente hacia Francia junto a numerosos blancos. El 31 de agosto de 1798, los británicos dejaban la isla de La Española.

Una vez libre de los controles franceses, Toussaint se volvió contra el jefe de los mulatos, Rigaud. Louverture aprovechó un incidente y le provocó, con lo que Rigaud inició las hostilidades en junio de 1799. Toussaint, secundado por Jean-Jacques Dessalines y Henri Christophe derrotó a las tropas de su enemigo tras una sangrienta guerra.

Deseoso de restablecer la economía del país, Louverture publicó el 12 de octubre de 1800 un reglamento de cultivos que obligaba a los negros a trabajos forzados en las plantaciones, por lo que hubo bastante descontento. A finales de octubre los negros del Norte se rebelaron y llegaron incluso a degollar a los blancos. En pocos días, Toussaint dispersó a los rebeldes y ordenó fusilar a 13 cabecillas, entre los que estaba su propio sobrino, el general Moise. Para conseguir el apoyo de los blancos volvió a llamar a los huidos y decretó que el catolicismo pasara a ser la religión oficial.

Tratando de unificar la isla, se dirigió hacia la parte española de la isla, y la conquistó en un mes, en enero de 1801. A tenor de los términos del tratado de Basilea que ponía fin al conflicto franco-español, pasó a dominio francés toda La Española. El 9 de mayo de 1801 proclamó una constitución autonomista que le concedía plenos poderes perpetuos.

La caída[editar]

Napoleón Bonaparte, cuyo poder en Francia era cada vez mayor, deseaba restablecer el dominio de los colonos franceses para conseguir recuperar la pujanza de la industria azucarera. Envió a La Española un ejército de 25.000 soldados al mando de su cuñado, el general Leclerc en diciembre de 1801 para recordar a Louverture su promesa de resarcir a los colonos y para, oficiosamente, restablecer la esclavitud. Pero Louverture no se dejó engañar fácilmente. Se replegó hacia posiciones más seguras, a la vez que seguía una política de tierra quemada ante la llegada de las tropas francesas hasta finales de enero de 1802. Leclerc derrotó primero a las tropas de Dessalines y luego a las de Christophe. Leclerc había traído de Francia a los hijos de Louverture, y se los envió en signo de buena voluntad. el 2 de mayo de 1802, Toussaint ofreció su capitulación a cambio de quedar libre y de que sus tropas se integraran en el Ejército francés.

Pero Leclerc no aceptó estos términos. Por medio de una treta captura a Louverture el 7 de junio de 1802, y lo envía a Francia junto a su familia. Al ser embarcado, predijo:

Al derrocarme, sólo se ha abatido el tronco del árbol de la libertad de los negros. Pero éste volverá a brotar de sus raíces, porque son muchas y muy profundas.

Fue encarcelado en el Fort de Joux, en las montañas del Jura, la región más fría de Francia. Murió allí el 7 de abril de 1803 a causa de una enfermedad y la falta de asistencia médica.

Los franceses no consiguieron restablecer la esclavitud en Saint Domingue. Gracias al poderío militar construido en tiempos de Louverture, los negros derrotaron a los franceses en la batalla de Vertières en 1803. El 1 de enero de 1804, su nuevo líder, Jean-Jacques Dessalines, proclamó la independencia del país, al que bautizó con su nombre aborigen Haití que significa tierra montañosa.

Bibliografía[editar]

  • (en francés) Pierre PLUCHON : Toussaint Louverture - Paris, Fayard 1989
  • (en francés) Mémoires du général Toussaint L'Ouverture, écrits par lui-même, por Toussaint Louverture, Joseph Saint-Rémy, 1853.

Enlaces externos[editar]