Kendō

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Combate de kendō o shiai.

El kendō en japonés: (剣道) es un gendai budō, o arte marcial japonés moderno formativo que destaca por el uso y manejo del sable de bambú o shinai. El nombre significa "camino del sable" y proviene de los ideogramas 剣 ken: sable / espada y 道 : camino, sendero, vía.

El kendō es considerado el heredero directo de varias de las escuelas de esgrima japonesa clásica conocidas como ryū; siendo influido especialmente por la escuela Ono-ha Ittō-ryū; en estas escuelas o "Ryu" se entrenaban los legendarios guerreros medievales japoneses o samurái en el arte clásico de la esgrima con sable o kenjutsu.

En el kendo se enfrenta al oponente portando una armadura (bōgu) y un sable de bambú (o shinai); asimismo como en todo arte marcial tradicional hay formas preestablecidas o kata, las cuales son ejecutadas en parejas y con sables de madera o (bokuto).

Es importante notar que en algunas ocasiones como en exhibiciones, las kata se ejecutan con el sable japonés real o (katana), y que además el kendō, es el arte marcial y deporte de combate que más ha influido junto con el judo; al desarrollo metodológico, pedagógico y, en la terminología, de las artes marciales japonesas modernas desarrolladas en el siglo XX o gendai budō. Como el karate-dō, y el aikidō; debido a que varios de los maestros fundadores y/o difusores de estas disciplinas en Japón y en occidente, lo practicaron como parte de su formación marcial.

Historia, antecedentes y orígenes[editar]

En Japón, desde sus orígenes, de entre varias armas, la espada viene siendo reverenciada. Eso se debe al hecho de existir muchas historias relacionadas con la espada en los mitos y leyendas japonesas.* Además, las espadas eran ofrecidas como tesoro divino a los templos o recibidas como símbolos de nombramiento de un generalísimo.

La espada, así reverenciada, era eficaz como artefacto de seguridad y también necesaria para protegerse de la invasión enemiga y para preservar la paz y el orden establecido. Además de eso, era respetada como cimiento espiritual de su portador, expresando lo sagrado.

Esa tradición de ver la espada como objeto sagrado y como tesoro perdura hasta hoy en la cultura japonesa. Pienso que esa percepción especial de los japoneses en relación a la espada ejerce influencia en la manera cómo los japoneses perciben el Kendo desde su creación en la edad media japonesa, en su pasado reciente, viniendo hasta los días de hoy. O sea, creo que la espada está ligada a la cultura japonesa en los siguientes sentidos:

   Ser justicia que excluye a la maldad y los malos espíritus;
   Ser símbolo de majestad, de función y de posición;
   Simbolizar el compromiso y dar valor a la lealtad;
   Simbolizar el dominio del grupo y la paz.

Fueron desarrolladas investigaciones, bajo varios enfoques, sobre el uso de la espada japonesa en el período feudal, que perduró 700 años, desde el inicio de la era Kamakura, en 1192 d.C., hasta la restauración Meiji, en 1868 d.C.

Por ejemplo, hasta el año 940 d.C., toda espada recta (chokuto) tenía doble filo (hiradzukuri). Se supone que la técnica para manejarla era relativamente simple.

La hoja recta, de ese entonces, paso por un proceso de transformación hasta presentar una curvatura y adquirir un filo y lomo (shinogidzukuri). Esa transformación fue un largo proceso moldeado en los campos de batalla hasta que la superioridad de ese nuevo formato prevaleciese.

Junto con el cambio en su formato, la técnica de su uso también evolucionó, o co-evolucionó, ya que forma y técnica son causa y consecuencia una de la otra. La técnica fue perfeccionada, tornándose más compleja.

Por el hecho de haber adquirido la espada un formato de hoja curva y con lomo, surgió una técnica de manejo perfecta en los campos de batalla, que fue instituida como la técnica de la esgrima japonesa. Y vino a afirmarse como la base técnica del Kendo actual.

Alrededor del año 1350 d.C., el uso de la espada japonesa dio un gran salto. A partir de 1467 d.C., por cerca de 100 años, el Japón pasó por un período de guerras civiles. Como consecuencia, para autoprotección o para proyectarse en la vida, surgieron muchos que quisieron aprender las técnicas de Kendo y de a poco ese “camino” alcanzó la más completa prosperidad.

Como consecuencia, la técnica fue estructurada bajo el nombre de Kenpo y de ella surgieron especialistas en Kendo, siendo que muchas escuelas se tornaron en trasmisoras de esos conocimientos particulares a cada una de ellas. De entre esas escuelas de Kendo de la época, podemos citar a las 3 más tradicionales: Shintoryu, Kageryu y Chujiryu.

El método de entrenamiento de Kendo de aquella época no usaba espada de bambú, ni protectores como usamos actualmente y, por consistir el entrenamiento sin protección de rostro y manos y empuñando una espada de madera, no permitía golpear libremente. Cada escuela practicaba repetidamente sus técnicas elaboradas, parando los golpes muy próximos a las manos y el rostro, sin golpearlos.

El cúmulo de horas de entrenamiento hacía que la persona lograse parar el golpe próximo a la piel del oponente, el grado de proximidad reflejaba el nivel de desenvolvimiento del practicante.

En ese período, la era Muromachi, el Kendo era llamado Heiho, el camino del soldado.

A partir de 1615 d.C., con el sistema feudal ya instalado, fue establecido el sistema de clases. Ese sistema propició al Kendo un desarrollo especial, como algo propio de la clase guerrera con un entrenamiento estimulante como forma de perfeccionarse. Así, de entre estos guerreros, las técnicas de Kendo fueron exploradas, formadas y estructuradas.

Por un lado, se puede considerar que el Kendo, recibiendo la influencia del Zen-budismo y del Confucionismo, renovó sus técnicas al mismo tiempo en que ganaba en elementos morales y espirituales. Luego comenzó a ser practicado por lo guerreros como un entrenamiento educacional que controlaba la formación del carácter guerrero para la vida cotidiana y para las actitudes espirituales. Eso significaba que el desarrollo espiritual conquistado por medio de la práctica de Kendo conducía al camino de la formación del ser humano, cuyo objetivo era el ideal de elevar el nivel espiritual cotidiano.

Por otro lado, también, se puede pensar que el estímulo al desarrollo de la interrelación entre estética y técnica, se debe a la fuerte característica cultural japonesa de buscar la estética.

Alrededor de 1712 d.C., Yamada Heisaemon y Naganuma Shiro de la escuela Jikishinkageryu y Nakanishi Chuzo de la escuela Ittoryu, aproximadamente en 1754 d.C., propusieron protectores primitivos para el entrenamiento en sus escuelas y pasaron a utilizar la espada de bambú, con un formato de Kendo próximo al que conocemos en la actualidad.

En ese entrenamiento eran exigidos muchos elementos espirituales, que fueron cultivados, probablemente, como telón de fondo para manifestar la técnica dentro del proceso de entrenamiento y como usar de forma mejor y más correcta la espada de bambú, según los cánones del sable.

Como consecuencia, el Kendo, dentro del proceso de entrenamiento de sus técnicas, desarrolló la relación entre naturaleza humana y técnica, construyendo así las bases de una filosofía del Kendo como camino de búsqueda para la vida y la existencia humana.

Desde el inicio del cierre de Japón al mundo exterior, en 1639 d.C., hasta el año 1866 d.C., en los casi 230 años que corresponden a la era de aislamiento de Japón, debido a la continua paz reinante, las armas de fuego fueron abolidas y el desarrollo de esos artefactos fue interrumpido. A pesar de eso, el uso de la espada perduró a lo largo de los siglos. Y como consecuencia, el Kendo, de ser un camino cuya técnica era puesta al servicio de la lucha, que ponía en juego la vida o la muerte, acaba por alcanzar un elevado nivel, cuyo camino validaba la educación y formación del ser humano.

Como resultado del pueblo japonés, que desde sus inicios cultivó una educación basada en el camino de la pluma y de la espada, surgió el Kendo, que se desenvolvió pretendiendo la formación del ser humano y propiciando el camino del guerrero. Toda la evolución de este arte marcial ocurre en la era feudal, que duró 700 años, terminando en 1868 d.C. con la restauración Meiji. Como primer paso para la modernización, fueron introducidos muchos elementos culturales de la civilización europea en Japón y la cultura tradicional fue dejada en segundo plano. En 1876, la clase de los guerreros -los samuráis- fue extinta y, al mismo tiempo, la práctica del Kendo en las escuelas fue abolida, llegando este arte marcial a enfrentarse con el peligro y la extinción.

Más tarde, en 1890 d.C., el Kendo volvió a ser practicado en las escuelas como actividad extracurricular y, nuevamente, poco a poco, prosperó.

En 1895 d.C. fue creada la Asociación Dai Nippon Butokukai, congregando a todas las escuelas de Kendo. Fue establecida una política de difusión y de desenvolvimiento de la orientación de este arte marcial, cuyas actividades prosperaron en todo el territorio japonés.

Mientras tanto, con la derrota en la Segunda Gran Guerra Mundial y por orden del Comando Supremo de la Tropas Aliadas en Japón, en diciembre de 1945, la práctica del Kendo fue totalmente prohibida por ser considerada una manifestación del ultranacionalismo de pre-guerra y parte importante del entrenamiento militar durante la guerra.

En 1952 d.C., con la entrada en vigor del Tratado de Paz, el Kendo comenzó a transitar el camino de la revitalización, y en ese mismo año fue creada la Liga Nacional de Kendo.

La tradición de Kendo no permaneció como era otrora, se fue adecuando a los tiempos nuevos y fueron introducidas modificaciones para adaptarlo a la sociedad moderna, formando el embrión del Kendo contemporáneo. Eso innegablemente significa una transición y una transmisión exitosa.

Cuando de la práctica del Kendo, de entre los elementos que expresan la técnica, según el grado de desenvolvimiento técnico del practicante, son de fundamental importancia el espíritu y el modo de encarar la vida del practicante, especialmente en cuanto a las reglas de etiqueta que el mismo internalizó.

Principalmente, en relación al espíritu podemos decir que los tratados de transmisión de Kendo en las escuelas como Shinteitoryu, Kyoshinmeichiryu y Nenryu apuntan a que el entrenamiento espiritual es apenas necesario y, sí, una tarea física extremadamente difícil de ser cumplida.

Además de eso, la racionalización y la ética, que impregnan las relaciones humanas, las reglas de etiqueta, que se desarrollan a partir del deseo de disfrutar de esa actividad y que privilegian el decoro, la comprensión y el respeto al oponente, se efectivizan en el practicante de Kendo por la habilidad conquistada a través del entrenamiento.

Esa postura hace nacer un “algo” en términos espirituales globales. Ese “algo” es, al mismo tiempo, la persona y el camino de la espada que la misma recorre. De esa manera, se desarrollan gradualmente y se subliman las técnicas de Kendo, incorporado a su cultura, como una forma de llevar la vida de sus practicantes y sus elementos espirituales. Estructuralmente, también, fue transmitida una correlación estrecha de interdependencia entre sus elementos y podemos decir que, hoy en día, se constituye en una organización cultural propia del Japón.

Siendo así, podemos pensar que la estructura de la etiqueta en relación al oponente, en especial dentro del estilo de vida y la técnica de Kendo, cultivada a lo largo de un proceso histórico, es el elemento central de esa cultura tradicional. El Kendo, comienza con una reverencia y termina con una reverencia. La relación de los participantes en el entrenamiento es de compañeros que aprenden juntos el Kendo, y es central la idea de que no son oponentes en una relación de enfrentamiento.

El vencer o perder una lucha es una cuestión casual y natural. El comportamiento que evidencia la preocupación con la lucha como algo sin consecuencia futura, algo apenas del momento presente, debe estar siempre en la mente de los practicantes. Debe ser enfatizado un comportamiento severo en relación a sí mismo, lo que lleva al practicante a regular su yo, para, construyendo su interioridad, elevarse espiritualmente. Y es consecuencia de ese comportamiento que nació el espíritu cortés que reverencia al compañero y al honor.

En el entrenamiento, cuando está descontrolada la excitación psicológica, decurrente de severos ataques y defensas, es fundamental que los participantes se hagan una cortés reverencia, refrenando esa excitación. A través de ese gesto, se cree que se está forjando su propia interioridad que controla las acciones.

El hecho de obedecer a un formato así de rígido propicia el autocontrol y la autodisciplina y es algo que lleva al “camino” – DO – que busca la existencia y la formación de la vida humana. Es algo que educa el espíritu y ennoblece el corazón para la justicia del ser humano.

En resumen, el Kendo es una práctica que privilegia la reverencia correcta y la cortesía para con el oponente y la actitud severa para consigo mismo, cuyo sentido está en la educación de un espíritu justo y honrado. Así, observado este arte marcial a través de la historia, vemos que esta práctica posee un profundo contenido espiritual y educacional.

Mirando el futuro, percibimos que el Kendo, por tener ese carácter espiritual, no perderá sus características y su fuerte ligazón con la cultura japonesa. Con el transcurrir del tiempo, y siempre apoyándose en las tradiciones del pasado, buscará nuevos métodos y conocimientos para llevarlo a una posición más valiosa y de destaque espiritual. Pienso que esa es la misión de los que practican Kendo.

Graduaciones[editar]

El nivel de un practicante de kendo se mide, como en otras artes marciales formativas modernas o Gendai Budo, por el sistema (kyū- dan) como en el caso del Karate-Do y el Judo por medio de graduaciones. En el caso del kendo, existen seis grados básicos o kyū (sexto kyū siendo el más bajo y primer kyū el más alto) y ocho grados intermedios y avanzados o dan, el primer dan o shodan es el más bajo y el más alto que se puede alcanzar por medio de exámenes es el octavo dan o hachidan. El examen de octavo dan permanece como el examen más exigente de todos en Japón, lo aprueba generalmente menos del uno por ciento de los aspirantes (se le considera aún más difícil que el examen estatal para convertirse en abogado, considerado el más duro del país).

Si bien los grados kyū se exhiben por medio de cinturones de colores en otras artes marciales tradicionales como el Karate-Do y el Judo, y los grados dan por medio del cinturón negro, en el kendo no hay signos visibles que indiquen el grado de la persona. En su filosofía la graduación no tiene importancia: lo relevante es el kendo que el practicante hace y demuestra. La obtención de los grados básicos o intermedios o kyū están regulados por las organizaciones nacionales, cada país establece las reglas para su obtención, los grados superiores o dan están regulados por la Federación Internacional de Kendo o FIK.

Requisitos para obtener el grado dan dentro de las organizaciones afiliadas a la FIK.
Grado Requisito Edad requerida
1-dan 1-kyū y de 4 a 5 años de entrenamiento constante Por lo menos 13 años de edad.
2-dan Por lo menos 1 año de entrenamiento después de recibir 1-dan
3-dan Por lo menos 2 años de entrenamiento después de recibir 2-dan
4-dan Por lo menos 3 años de entrenamiento después de recibir 3-dan
5-dan Por lo menos 4 años de entrenamiento después de recibir 4-dan
6-dan Por lo menos 5 años de entrenamiento después de recibir 5-dan
7-dan Por lo menos 6 años de entrenamiento después de recibir 6-dan
8-dan Por lo menos 10 años de entrenamiento después de recibir 7-dan Por lo menos 46 años de edad.

Partes del bōgu (armadura)[editar]

Vestuario y partes de la armadura o bogu.
  • Men: Protector de la cabeza y el cuello, forrado y con una rejilla en la parte delantera llamada men-gane para proteger la cara. La rejilla del men nunca debe tocar el piso del dojo, se considera una falta de respeto.
  • Tenugüi: Es un pañuelo que se coloca entre la cabeza y el men, su función es amortiguar un poco los golpes y recoger el sudor de la cabeza y los cabellos para que no entren en los ojos.
  • Kote: Protector de la mano y antebrazo. Opcionalmente también se pueden llevar guantes de tela antes de ponerte los kote, así el sudor no estropea dicha parte de la armadura.
  • : Protector del tórax y abdomen. La parte superior puede estar forrada en cuero o en cuerina, y es denominada mune. La parte inferior se denomina do-dai, antiguamente estaba hecha de láminas de bambú recubiertas en distintos tipos de cuero (desde venado, hasta piel de tiburón) los cuales podían tener o no una capa de laca. Actualmente también se pueden encontrar do-dai de materiales sintéticos (ej.: fibra).
  • Tare: Protector de la parte pélvica. Es un mandil grueso compuesto por faldones.

El bogu es usado sobre ropa que consiste en una chaqueta de algodón gruesa (el kendōgi) y un par de pantalones de anchos plieges similares a una falda o hakama. Un pañuelo amplio hecho material suave (tenugüi, a menudo decorado con caligrafía japonesa y símbolos poderosos) que se usa debajo del casco o men para absorber el sudor y minimizar el roce.

Las armaduras o bogu también son llamados kendōgu, y varían según su calidad de amortiguación de impactos y precio, dependiendo de la cantidad de milímetros que separan las costuras (cuantos menos milímetros, mejor). El precio también varía dependiendo si la manufactura del bogu fue artesanal o industrial. Independientemente de la calidad del bogu, un practicante siempre debe ser muy atento en su mantenimiento, higiene, y aspecto general.

Uno se coloca la armadura de la siguiente manera:

  • En seiza siempre se realizan las siguiente maniobras
  • Colocarse el tare.
  • Colocarse el .
  • Colocarse el tenugüi y el men.
  • Colocarse el kote izquierdo primero, y luego el derecho.

Hay que tener en cuenta que los himos (cordones) al amarrarlos deben coincidir todos al mismo largo.

Para sacarse la armadura se sigue el proceso inverso, empezando por el kote derecho.

Cuando se empaqueta la armadura debe tenerse presente que:

  • No deben quedar himos (cordones) sueltos o colgando del paquete que conforma la armadura.
  • No deben mostrarse las partes huecas de la armadura hacia el frente.
  • Debe quedar bien empaquetada, simboliza una técnica depurada y un respeto por el oponente.

Para guardarla se extiende el tare (protector de muslos, y de la entrepierna) o el (protector del abdomen) en la estera o tatami, es más correcto poner el tare antes, pero el absorbe mejor los golpes y al ser colocada así previene que se estropeen otras partes del bōgu, después se pone encima con la parte de la cintura o del cuello de la siguiente pieza que hayas elegido dejar para después, si es el tare o el , después se introduce el men (casco) con la rejilla hacia arriba y el tenugi (pañuelo amplio) dentro, luego se insertan los kotes (o protectores de antebrazos) dentro del men, y por último los guantes dentro de los kotes, así si se tienen muñequeras que se llevan en algunos casos para prevenir lesiones. Todos los himos deben quedar bien recogidos dentro de sus respectivas piezas.

El kendō como deporte competitivo o shiai[editar]

El kendō es un método de entrenamiento para el combate con sable de listones de bambú o shinai.

La práctica del kendō va desde un aspecto meramente deportivo (shinai), hasta la práctica de formas tradicionales con el sable japonés (Nihon Kendo Kata) que recopilan varias de las técnicas provenientes de las escuelas clásicas de kenjutsu, pasando por un marcado desarrollo de los valores de la persona. Todo esto lo hace difícil de definir, ya que busca ser algo más que un arte marcial tradicional (budō), y algo más que un deporte competitivo. A los kendōka (practicantes de kendo) les gusta definirlo como un modo de vida. Además de que su filosofía puede aplicarse para enfrentar cualquier tipo de adversidad.

Aprendiendo el arte del kendō[editar]

El peso total del equipo es cerca de 5 kilogramos. Durante una sesión de entrenamiento, se pierde tanta agua como en un día de verano fuerte o una sesión de aeróbica de alto impacto. El combate y la práctica del kendō es de hecho un gran ejercicio cardiovascular incluso si no se está interesado/a en participar en competiciones.

Los principiantes siempre empiezan a entrenar sin armadura. Se comienza por aprender varias técnicas de movimiento de los pies (ashi sabaki), del cuerpo (Tai sabaki) y los cortes principales o suburis, buscando la obtención de un completo control del sable de practica o Shinai, que debe ser dominado antes de que sea tiempo para ponerse la armadura o bōgu y empezar a golpear con fuerza sobre el oponente; posteriormente se ejecutan todos los cortes con la armadura completa en contra de un oponente. Las pocas técnicas de corte necesitan ser practicadas y refinadas una, y otra vez siguiendo el método kaisen o de mejoramiento continuo encontrado en todo arte marcial japonés; entre las varias técnicas y tácticas hay: contraataques, técnicas de evaluación de la situación, técnicas de movimiento rápido, desplazamiento tácticos, fintas, amagues, etc. Y el desarrollo de la resistencia y la agilidad.

Uno de los principios del kendō es llamado "KI-KEN-TAI no ichi", que significa que el espíritu, (Ki) la espada (Ken) y el cuerpo (Tai) tienen que actuar a la vez, el KI se demuestra gritando, el KIAI, la zona de ataque simultáneamente al golpe, demostrando la total implicación, física y mental, en el ataque

El shinai consiste tradicionalmente de cuatro listones de bambú unidos por correas de cuero y un mango de cuero. Hoy en día también hay shinai hechas de grafito disponibles, o inclusive hechos de material de fibra de carbono mucho más durable, adecuadas para los propósitos del entrenamiento.

Nombre de las superficies de contacto donde está permitido el ataque[editar]

  • Men: Cabeza. Consiste en un golpe vertical que golpea en la frente del adversario con el shinai. El ataque se debe llevar a cabo con contundencia y pretendiendo que el arma llegue al menos hasta la mitad del cráneo.
  • Kote: Antebrazo. Se trata de seccionar uno de los antebrazos con la que sostiene la espada el adversario, está permitido atacar ambos brazos si el oponente tiene una guardia alta, y solo el derecho si su guardia es baja.
  • : Abdomen. Normalmente se golpea en el lado derecho del abdomen, ya que se considera que tradicionalmente en el izquierdo el oponente lleva las saya (funda de las espadas) y podría frenar el golpe de tal forma que quedase tu espada atascada o la herida infligida no fuese mortal, aunque en combate está permitido y es puntuable golpear ambos lados. La espada entra diagonalmente por el abdomen cortando desde el hígado hasta el ombligo.
  • Tsuki: Garganta. Es un golpe pocas veces utilizado en combate porque su ejecución requiere de gran exactitud debido al área sensible en la que se realiza la estocada, por esta razón usualmente no está permitido en combates de practicantes con graduaciones menores al primer dan.

Influencias en otras artes marciales[editar]

El Kendo ha influenciado a todas las artes marciales japonesas desde hace siglos debido a que la principal arma del guerrero medieval japonés o samuréi era su espada, y a que muchos de los maestros fundadores de estas disciplinas fueron formados en Kendo. Esta influencia es aún notoria en las artes marciales formativas de hoy en día o gendai budō, como el aikidō, el judo, el ninjutsu, el jiu-jitsu, y el karate.

En el judo varios de los agarres fundamentales, y variaciones de estos durante los lanzamientos son similares a las formas de agarrar el sable de bambú o shinai en el kendō. Es importante notar que en el judo así como en el jiu-jitsu tradicional , el aikidō, y el ninjutsu, preservan dentro de sus respectivos programas para los grados altos o dan, las técnicas tachi-dori, destinadas a defenderse de un atacante con sable.

Respecto al karate-dō japonés, tanto su metodología de aprendizaje y su forma de ejecución tradicional ha sido influenciada por el kendo. En el karate-dō japonés estilo shotokan, se adaptaron los ejercicios por parejas o de combate preestablecido a 5, 3 y 1 pasos o Gohon, Sambon e Ippon kumite. Además del uso de la mano sable, conocida como tegatana o shuto en bloqueos, chequeos, agarres y golpes. Incluso se adoptó la altura baja de algunas de las posiciones de pies teniendo en cuenta las katas de los estilos de esgrima tradicional japonesa o kenjutsu, y la forma de transmisión de la potencia en algunos golpes. Ya que el hijo del maestro Gichin Funakoshi fundador del estilo; Yoshitaka Funakoshi lo practicó; así como su sucesor el maestro Masatoshi Nakayama quien en 1949 fundó la conocida JKA o Japan Karate Association. Fueron ellos quienes incorporaron varios de los principios físicos, técnicos, tácticos y metodológicos del kendo al combate sin armas. Es por eso que al Karate-Dō tradicional japonés se le considera un sistema de esgrima corporal. Incluso en el karate deportivo actual, donde se marca un punto sobre una zona de contacto permitida, mediante un gesto de puño o pie, con una superficie de contacto legal (ej: el empeine o planta del pie), el participante debe marcar y alejarse del oponente a similitud del kendo.

Asimismo el Aikido, deriva parte de su táctica y varias técnicas de algunos de los estilos clásicos de la esgrima con sable, o kenjutsu como el Onna-ha Itto Ryu kenjutsu y el Yagyu Ryu kenjutsu por esta razón parte de sus desplazamientos y los varios movimientos de algunas técnicas que están asimismo basados en la trayectoria de los cortes puede ser vistos aún en el kendo y Iaido (arte de desenfundar el sable y cortar en un solo gesto) actuales.

En Corea el arte marcial moderno del sable coreano o Hankumdo copió el uniforme del kendo en su totalidad, así como varios aspectos técnicos, tácticos y los rituales, o ceremonia. Aunque sus formas o kata están más basados en las artes marciales chinas y nativas.

En las Filipinas, el arte marcial de la esgrima con armas tradicionales (sean bastones, dagas cuchillos y/o armas flexibles) llamado Eskrima / kali / arnis, ha adaptado parte de la armadura del kendo para hacer su práctica deportiva (combate con bastones) más segura, y real al mejorar el grado de contacto.

Igualmente varias escuelas de artes marciales modernas no tradicionales, es decir híbridas, han incluido el combate con sables de practica hechos en espuma flexible llamadas "chambara", con el fin de realizar coreografías o practicar combates simulados al punto, o bien adoptando algunas técnicas del Kendo de forma irregular.


El kendō en España y Latinoamérica[editar]

Distribución de las federaciones de kendō. En verde oscuro las federaciones reconocidas por la FIK. En verde claro Federaciones reconocidas por otros organismos o en proceso de reconocimiento por el FIK.

Actualmente, el kendō se encuentra extendido por muchos países, aunque en general es un arte aún no muy conocido.

En España, el kendō llegó en la década de 1970, y no fue hasta la década de 1980 cuando las escuelas comenzaron a ser importantes, en parte debido a las películas de artes marciales, y el anime japonés muy populares en esa época, especialmente debido a la influencia de la serie Ranma 1/2.

En España existen algo más de una decena de escuelas, algunos ejemplos son Kenwakai, Zanshin y Aranami (en Madrid), Kishinkai (Córdoba), Teidesan (Tenerife), Renshinkan y el club de la Universidad de Valladolid, Kenshinkai (en Murcia), Ishindenshin (Almería).

En los últimos años, este arte ha comenzado a crecer notablemente, en especial en las grandes ciudades como Madrid y Barcelona y zonas de Andalucía como Jaén, Córdoba o Sevilla.

En Perú también se practica, El Club Kendō San Marcos (UNMSM, Lima) viene desarrollando convocatorias abiertas para incentivar que los estudiantes practiquen esta arte marcial y no solo ello incluso el instituto peruano-japonés que viene desarrollando su disciplina bandera.

En Colombia la Federación Colombiana de Kendō formada en el 2010, tiene varios clubes a lo largo del país, en diferentes ciudades; estos son el club Haku Ryu (Manizales), Musahi Dojo (Cajicá), Ken Zen Dōjō Colombia (sensei Esteban Hernández, en Medellìn) y los dojos Akitsu Kendo Kai y el de la academia de artes marciales Templo del Silencio (sensei Leonardo López), en Bogotá. En Ibagué se encuentra el Dōjō Bokuto Ryū y el Dōjō Nippon Budokan en Cali.

En Puerto Rico se creó la All Puerto Rico Kendo Federation en el 1996, tiene 2 clubes en la isla, en dos pueblos; estos son: En el Pueblo de Mayaguez ZEN PUERTO RICO KENDO ROMMEI (sensei Miguel Alicea Colon). En el Pueblo de Cataño Chiyuu Ke Kendo Dojo (sensei Marcos Orengo).

Artes marciales derivadas[editar]

  • Hankumdo o método moderno de esgrima con espada coreano.

Véase también[editar]

  • Arte marcial.
  • Samurái, guerrero feudal japonés.
  • Kenjutsu, métodos y escuelas clásicas o ryū de esgrima japonesa .
  • Iaidō, arte marcial japonés que consiste en el desenvaine y corte con el sable en un solo gesto.
  • Battōjutsu, conjunto de métodos de escuelas clásicas de esgrima con espada (ryū) y con otras armas.
  • Budō, camino del guerrero japonés.
  • Gendai budō, artes marciales formativas del Japón originadas al final del siglo XIX y principios del XX.
  • Koryū budō, artes marciales clásicas del Japón originadas antes del siglo XIX.
  • Kata, formas preestablecidas y recopilación gestual de técnicas y tácticas contra uno o más adversarios.
  • Kirikaeshi, ejercicio de perfeccionamiento técnico realizado en el arte del kendō.
  • Jiu-jitsu, arte marcial basado en lanzamientos, luxaciones, estrangulaciones y golpes, practicado por los samuráis.
  • Aikidō, arte marcial basado en la esgrima con sable o kenjutsu, y en el jiu-jitsu.
  • Karate, arte marcial a modo de esgrima corporal, que usa fundamentalmente golpes de puño, mano abierta y patadas, basado en las tradiciones marciales desarrolladas en la isla de Okinawa, con base en algunos estilos de kung fu chinos e influenciado, en el siglo XX por el judo, el kendō, y el iaidō japoneses.
  • Shotokan, primer estilo japonés de karate. Influenciado por el Kendo en su metodología tradicional y estilo de competencia al punto en zonas de contacto permitidas.
  • Judo, arte marcial de lucha cuerpo a cuerpo basado en el jiu-jitsu, hoy día deporte olímpico.
  • Kobudō, o arte marcial de las otras armas tradicionales japonesas y de Okinawa; diferentes al sable.
  • Ninjutsu, arte marcial del sigilo practicado por algunos samuráis, y por los ninja, basado en el kobudō y en el jiu-jitsu.
  • Zen, rama/secta filosófica del budismo adoptada por los guerreros feudales japoneses o samurái.
  • Esgrima, occidental, deporte olímpico.
  • Eskrima, filipina, disciplina también llamada "kali" o "arnis", arte marcial especializado en el manejo de diferentes armas tradicionales tanto contundentes, como de corte y flexibles, provenientes de las islas del sureste asiático.

Enlaces externos[editar]