Fake news

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Reporteros con diversas formas de "noticias falsas" de una ilustración de Frederick Burr Opper publicada en 1894

Las noticias falsas, conocidas también con el anglicismo fake news, son un tipo de bulo que consiste en un contenido pseudoperiodístico difundido a través de portales de noticias, prensa escrita, radio, televisión y redes sociales y cuyo objetivo es la desinformación.

Se diseñan y emiten con la intención deliberada de engañar, inducir a error, manipular decisiones personales, desprestigiar o enaltecer a una institución, entidad o persona u obtener ganancias económicas o rédito político. Al presentar hechos falsos como si fueran reales, son consideradas una amenaza a la credibilidad de los medios serios y los periodistas profesionales, a la vez que un desafío para el público receptor.[1]

La difusión de noticias falsas con el objeto de influir en las conductas de una comunidad tiene antecedentes desde la antigüedad, pero dado que su alcance está relacionado directamente con los medios de reproducción de información propios de cada etapa histórica, su área y velocidad de propagación resultaba escasa en las etapas históricas previas a la aparición de los medios de comunicación de masas. El desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación permitió que la dispersión de noticias falsas[2]​ y su utilización para fines políticos se transformara en una preocupación global.[3]

Las noticias ficticias publicadas en medios satíricos, si bien son formas de desinformación, no son consideradas fake news en sentido estricto, ya que su objetivo humorístico, su evidente falsedad y el contexto del medio en que se emiten, no llevan a confusión a los lectores. Las notas de las publicaciones The Onion, Charlie Hebdo, Barcelona, El Mundo Today o Actualidad Panamericana son ejemplo de este tipo de noticias ficticias.[4]

La expresión fake news [5]​ fue elegida "Palabra del año 2017" por el diccionario Collins,[6]​ y noticias falsas fue candidata a "palabra del año 2017" de la Fundéu BBVA.[7]

Definición[editar]

Las definiciones de fake news destacan el concepto de intencionalidad, unido a la idea de falsedad. La Fundéu BBVA plantea como alternativa a 'noticias falsas' el uso de la expresión noticias falseadas, debido a que el adjetivo «falseado [...] sugiere un matiz de adulteración o corrupción premeditadas».[8]​ En español, la definición de bulo es «noticia falsa propalada con algún fin», por lo que es habitual hablar de noticias falsas y bulos como sinónimos.

El Diccionario Cambridge define a las fake news como «historias falsas que parecen ser noticias, difundidas en internet o usando otros medios, generalmente creadas para influir en las opiniones políticas o como una broma», agregando un comentario respecto de la preocupación existente en cuanto al poder de las fake news de afectar resultados electorales.[9]​ El diccionario Collins las define como «información falsa, a menudo sensacional, diseminada bajo la apariencia informes de noticias».[10]​ Algunos, sobre todo el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, han ampliado el significado de "noticias falsas" para incluir noticias negativas sobre su presidencia.[11][12]

Claire Wardle, especialista en Comunicación y Periodismo, describe el fenómeno como un «ecosistema completo de información», que debe analizarse teniendo en cuenta «Los diferentes tipos de contenido que se crea y se difunde. Las motivaciones de quienes crean este contenido. Las formas en que se divulga este contenido».[13]

Jonathan Albright, Director de Investigación del Tow Center for Digital Journalism de la Universidad de Columbia, señala que si bien aún no existe una definición precisa, «Se trata de un contenido que puede ser viral y que muchas veces está sacado de contexto. Está relacionado con la desinformación y la propaganda, y se asemeja a un engaño intencional».[14]

Axel Gelfert, del Departamento de Filosofía, Literatura, Historia de la Ciencia y Tecnología Universidad Técnica de Berlín, propone definir a las noticias falsas como una presentación deliberada de información falsa o imprecisa "por diseño", entendiendo que la expresión "diseño" refiere a la planificación sistemática de las características de las fuentes y canales por los cuales se propagan las noticias falsas.[15]

El autor británico Terry Pratchett, que tenía experiencia como periodista y oficial de prensa, fue uno de los primeros en por la difusión de noticias falsas en Internet. En una entrevista de 1995 con Bill Gates, fundador de Microsoft, dijo: "Digamos que me llamo Instituto para Algo-u-otro y decido promover un tratado falso que dice que los judíos fueron los únicos responsables de la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto no sucedió y se publica en Internet y está disponible en los mismos términos que cualquier pieza de investigación histórica que haya sido revisada por pares y así. Existe una especie de paridad de estima de la información en la red. Está todo ahí: no hay forma de saber si todo esto tiene algún fondo o si alguien acaba de inventarlo". Gates se mostró optimista y no estaba de acuerdo, diciendo que las autoridades en la red indexarían y verificarían hechos y reputaciones de una manera más sofisticada que en forma impresa. Pero fue Pratchett quien "predijo con precisión cómo Internet propagaría y legitimaría las noticias falsas".[16]

Categorías[editar]

Claire Wardle definió la desinformación como la «creación y difusión deliberada de información que se sabe es falsa», a diferencia de la información errónea, que es la «difusión involuntaria de información falsa». Estableció siete categorías ordenadas según su grado de intención de engaño deliberado.[13]

  1. Sátira o parodia: el objetivo no es el engaño, sino la sátira, pero la información tiene el potencial de inducir a error, dado que su formato es similar al de las noticias auténticas.[Nota 1]
  2. Conexión falsa: los titulares no resumen con exactitud el contenido de la nota periodística.[Nota 2]
  3. Contenido engañoso: uso engañoso de información para enmarcar un tema o una persona.[Nota 3]
  4. Contexto falso: el contenido genuino se enmarca en un contexto falso.[Nota 4]
  5. Contenido impostor: las fuentes genuinas son suplantadas.[Nota 5]
  6. Contenido manipulado: la información o imágenes genuinas son manipuladas.[Nota 6]
  7. Contenido inventado: contenido totalmente falso, creado con el objetivo de dañar o engañar.[Nota 7]

Motivaciones[editar]

Eliot Higgins, verificador de hechos y fundador de Bellingcat, —una red de investigación en línea—, identifica cuatro motivos que impulsan a los creadores de noticias falsas y los resume en «las "cuatro P": Pasión, Política, Propaganda y Pago».[17]

Claire Wardle agrega otros cuatro motivos y diseña un gráfico que sintetiza la articulación de los motivos por los cuales se crean noticias falsas, con el grado de propósito de engaño deliberado.[13]

Desinformación
Categorías
Motivaciones
Sátira o parodia Conexión falsa Contenido engañoso Contexto falso Contenido impostor Contenido manipulado Contenido inventado
Periodismo deficiente Sí  Sí  Sí 
Parodia Sí  Sí  Sí 
Provocación Sí  Sí  Sí 
Pasión Sí 
Partidismo Sí  Sí 
Provecho económico Sí  Sí  Sí 
Poder o influencia política Sí  Sí  Sí  Sí 
Propaganda Sí  Sí  Sí  Sí  Sí 

Ejemplos en la historia[editar]

Durante las décadas iniciales de la era común, los primeros cristianos fueron perseguidos debido a que circulaban rumores según los cuales ejecutaban “prácticas repugnantes” como el incesto, el infanticidio y el canibalismo. Siglos después, estas mismas acusaciones pesarían sobre paganos, judíos y supuestos herejes.[18]

El Gran incendio de Roma, sobre cuyo origen aún existen dudas, derivó en julio de 64 en una de las más recordadas persecuciones a los cristianos. Según la versión más difundida, entre el pueblo de Roma corrieron rumores que afirmaban que el emperador Nerón había ordenado que se provocara el incendio que destruyó una buena parte de la ciudad; a fin de desviar las sospechas que caían sobre él, Nerón acusó a los cristianos.[19]

Durante la Edad Media se produjeron en Europa varios episodios violentos originados en las acusaciones conocidas genéricamente como Libelos de sangre.[20]​ En 1475 se difundió en Trento la acusación de un supuesto crimen ritual practicado por judíos del cual resultó víctima un niño de dos años llamado Simón. Varios miembros de la comunidad judía fueron condenados a muerte y el niño fue canonizado como mártir. En 1965, revisado el caso se comprobó que los judíos condenados eran inocentes y se suprimió el culto del niño.[21]​ Pese a la revisión del caso, algunos grupos antisemitas o de posturas radicales aún sostienen en la actualidad que Simón de Trento fue efectivamente un niño martirizado por los judíos.[22]

Luego del descubrimiento de América, se difundieron en Europa relatos acerca de sitios de inmensa riqueza, como los que dieron forma a la leyenda del País de Jauja, la Ciudad de los Césares o El Dorado. Estos relatos, en ocasiones en forma de romance, se difundían en forma oral en las ferias y mercados, con el objeto de impulsar a los hombres a unirse a las tripulaciones que viajaban a América.[23]​ Ya avanzada la etapa de la colonización, se produjeron informes y escritos que describían a los habitantes originarios como seres sin ningún tipo de valor, depositarios de todos los vicios con lo cual, quedaban justificadas todas las acciones de los conquistadores contra ellos.[24]

Hacia el s. XVII, era frecuente en Francia la distribución de panfletos impresos en hojas pequeñas con el objeto de difundir falsedades. Los más ampliamente conocidos fueron los libelos dirigidos a atacar al cardenal Mazarino y sus políticas.[25]

Un caso de noticias falsas fue el Gran Engaño de la Luna de 1835. El New York Sun publicó artículos sobre un astrónomo de la vida real y un colega inventado que, según el engaño, había observado una extraña vida en la Luna. Los artículos de ficción atrajeron con éxito a nuevos suscriptores, y el periódico sufrió muy poca reacción después de que admitió el mes siguiente que la serie había sido un engaño.[26][27]​ Tales historias estaban destinadas a entretener a los lectores y no a engañarlos.[28]

El periodismo amarillo alcanzó su punto máximo a mediados de la década de 1890, caracterizando el periodismo sensacionalista que surgió en la guerra de circulación entre el New York World de Joseph Pulitzer y el New York Journal de William Randolph Hearst. Pulitzer y otras editoriales de periodismo amarillo, mediante noticias falsas, incitaron a Estados Unidos a la Guerra Hispanoamericana, que se precipitó cuando el USS Maine explotó en el puerto de La Habana, Cuba.[29]

Ya en el s. XX, la propaganda nazi incorporó las técnicas de comunicación de masas más avanzadas de su tiempo, como la radio, para distribuir sus mensajes atrayendo amplias capas sociales.[30]​ Medios de prensa escrita como Der Stürmer y Der Angriff afirmaban que los enemigos políticos del régimen, especialmente los judíos, eran responsables del malestar y las dificultades que enfrentaba la sociedad alemana en el período de entreguerras, logrando así el consenso, la aprobación y la colaboración de miles de personas.[31]

En 2001, el Departamento de Defensa de los Estados Unidos creó en secreto una Oficina de Influencia Estratégica (OIE), con la misión de difundir información falsa que sirviera a la causa de Estados Unidos en la guerra de Afganistán. Se permitió que la OIE deliberadamente difundiera información falsa, dirigida en particular a los medios de comunicación extranjeros. Oficialmente, el OIE se disolvió después de que los periodistas revelaran su existencia.[32]

Siglo XXI[editar]

El desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación permitió en el lapso 2000-2017 un incremento del 976.4% en el número de personas en el mundo con acceso a internet. Más de la mitad de la población mundial es usuaria de internet en la actualidad.[33]

En 2008 se publicaron los resultados de un estudio que analizó las afirmaciones que George W. Bush y los más altos funcionarios de su administración realizaron a lo largo de dos años a partir del 11 de septiembre de 2001, en relación con la amenaza que representaba Irak para la seguridad nacional. Los investigadores encontraron 935 declaraciones con información falsa, propagadas por los principales medios de comunicación masiva, que en su momento afirmaban haber realizado una validación independiente de la información. La conclusión del estudio afirma que la administración Bush impulsó a su país a la guerra de Irak «sobre la base de información errónea que propagó metódicamente».[34]

Durante la campaña que llevó a Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, se divulgó un supuesto informe producido por el FBI según el cual existiría un acuerdo secreto entre Vladimir Putin y Trump, quien habría recibido ayuda y apoyo del Kremlin durante los últimos años.[35]​ Meses después, el Comité de Seguridad del Senado inició una investigación sobre el caso, ante lo cual el presidente Trump solicitó se investigara acerca de las noticias falsas producidas por los medios estadounidenses.[36]
La campaña de Trump había utilizado las redes sociales como instrumento de divulgación,[Nota 8]​ a diferencia de Clinton, que se había basado en anuncios televisivos y en otros medios tradicionales.[37]​ Los mensajes políticos distribuidos mediante Facebook, Instagram o Twitter llegaron a unos 126 millones de personas en Estados Unidos. Un procedimiento de minería de datos aplicado a los perfiles de los usuarios, permitió la difusión de mensajes diferentes, diseñados según los intereses y preocupaciones de los destinatarios, dirigidos de modo específico a las personas preocupadas por la inmigración —especialmente de personas provenientes del mundo islámico—, el control de las fronteras, la legislación sobre las armas, etc.[38]​ Muchas historias de noticias falsas en línea a favor de Trump provienen de una ciudad de Macedonia del Norte llamada Veles, donde aproximadamente 7 organizaciones de noticias falsas diferentes están empleando a cientos de adolescentes para producir y plagiar rápidamente historias sensacionalistas para diferentes compañías y partidos con sede en EE. UU.[39]

Por su parte, Donald Trump utiliza reiteradamente la expresión fake news como respuesta a todas las críticas a su gestión, desprestigiando a los medios de prensa tradicionales y cancelando la discusión abierta y argumentada sobre sus políticas. Esta actitud prontamente fue adoptada por diversos líderes mundiales, que encontraron que la deslegitimación de los medios de prensa o las instituciones que informan sobre hechos que les son adversos, es un recurso inmediato y efectivo para acallar las críticas.[40]
Donald Trump anunció la creación de los Fake News Awards, premios que finalmente fueron otorgados en enero de 2018 a los medios de prensa que, en su opinión, fueron los "más deshonestos, corruptos y/o distorsionados en su cobertura política", especialmente The New York Times y un artículo del premio Nobel de Economía Paul Krugman.[41]

Las redes sociales fueron el medio para la propagación de información distorsionada en relación con el Plebiscito sobre los acuerdos de paz de Colombia de 2016,[42]​ el Referéndum de independencia de Cataluña de 2017,[43]​ y el brexit.[44]

En julio de 2018 se dio a conocer un informe emitido por un comité de expertos bajo la órbita de la Cámara de los Comunes del Reino Unido, en el que se mencionan campañas de análisis de audiencia objetivo, desinformación o manipulación de la opinión pública que a partir de 2013 habrían tenido relación en mayor o menos grado con los procesos eleccionarios o referéndum de Kenia, Ghana, México, Brasil, Australia, Tailandia, Malasia, Indonesia, India, Nigeria, Pakistán, Filipinas, Alemania, Inglaterra, Eslovaquia, Perú, Francia, Italia, Guyana y Argentina, entre otros.[45]​ En este último caso, el informe se basa en las declaraciones de Alexander Nix, ex CEO de Cambridge Analytica, acerca de una "Campaña anti-Kirchner", previa a las elecciones presidenciales de 2015.[46]

Pandemia de 2019-2020[editar]

En el marco de la emergencia global producida a raíz de la pandemia de enfermedad por coronavirus de 2019-2020, diversas instituciones de administraciones nacionales alertaron acerca de la reproducción de fake news. La Organización Mundial de la Salud (OMS) acuñó la expresión "infodemia"[47]​ para referirse a la sobreabundancia y multiplicación de información falsa en relación con el brote epidémico,[48]​ lo que podría resultar un factor de riesgo adicional para la efectiva contención de la epidemia.[49]

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la OMS afirmó:

La lucha contra los rumores y la desinformación es una parte vital de la batalla contra el virus.[50]

Entre las fake news que se multiplicaron en las primeras semanas del brote, se destacaron aquellas que vinculaban la propagación del virus con el clima del lugar, las que indicaban que el contagio podía evitarse mediante baños en agua caliente, secadores de mano, lámparas ultravioleta o rociando el cuerpo con alcohol o cloro o las que indicaban que la ingesta de ajo era una medida preventiva adecuada para evitar el contagio, entre otras.[51]
Durante los primeros días de abril de 2020 circuló en las redes sociales una noticia que aseguraba que la tecnología involucrada en la telefonía 5G era la causa de la propagación del virus a escala mundial. En el Reino Unido, varias instalaciones fueron incendiadas y se llegó a temer que estos ataques se repitieran en otros países europeos.[52]

Un estudio realizado a partir de mitad de enero de 2020, encontró que existían más de 4 millones de mensajes diarios, en todos los idiomas y en todo el mundo, relacionados con la pandemia. Los investigadores observaron que, si bien nunca llegaban a desaparecer, las fake news en los mensajes tendían a disminuir en relación directa al acercamiento del brote al país en donde esos mensajes eran emitidos.[53]

Fake news y posverdad[editar]

El concepto de posverdad, que se refiere a «toda información o aseveración que no se basa en hechos objetivos, sino que apela a las emociones, creencias o deseos del público»,[54]​ forma parte del «ecosistema de información» o «infraestructura de información» que habilita la propagación de información falsa. Según el filósofo A.C. Grayling «Todo el fenómeno de la posverdad es sobre: 'Mi opinión vale más que los hechos'. Es sobre cómo me siento respecto de algo»[55]
En este contexto, el entonces portavoz de la Casa Blanca expresó que «la comunidad mundial considera al líder iraquí, Saddam Hussein, como una amenaza» frente a la evidencia de las falsedades que la administración Bush divulgó para conducir a su nación a la Guerra de Irak;[34]​ Donald Trump opinó que «El concepto de calentamiento global fue inventado por los chinos» para justificar la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París;[56]​ y la asesora de la Casa Blanca Kellyanne Conway habló de «hechos alternativos» para referirse al discutido número de asistentes a la asunción de Trump.[57]

Fake news en Internet[editar]

Las raíces de las noticias falsas[editar]

Las raíces de las "noticias falsas" del Informe sobre las tendencias mundiales de la UNESCO[58]

El término "noticias falsas" ganó importancia en el contexto electoral en Europa Occidental y América del Norte. Está determinado por el contenido fraudulento en formato de noticias y su velocidad.[58]​ Según Bounegru, Gray, Venturini y Mauri, las noticias falsas son cuando una mentira deliberada "es recogida por docenas de otros blogs, retransmitida por cientos de sitios web, publicada en miles de cuentas de redes sociales y leída por cientos de miles" que luego se convierte efectivamente en "noticias falsas". La naturaleza cambiante de los modelos de negocios en línea fomenta la producción de información que es "digna de hacer clic" e independiente de su precisión.

La naturaleza de la confianza depende de las suposiciones de que las formas de comunicación no institucionales están más libres de poder y son más capaces de reportar información que los medios tradicionales son percibidos como incapaces o no dispuestos a revelar. La disminución de la confianza en muchos medios tradicionales[59]​ y el conocimiento de los expertos[60]​ han creado un terreno fértil para que las fuentes de información alternativas, a menudo oscuras, parezcan autorizadas y creíbles. En última instancia, esto deja a los usuarios confundidos sobre los hechos básicos.[61]​ Las empresas de Internet con credibilidad amenazada tienden a desarrollar nuevas respuestas para limitar las noticias falsas y reducir los incentivos económicos para su proliferación.[62]

En sitios web[editar]

Cuando Internet se hizo accesible por primera vez para uso público en la década de 1990, su propósito principal era buscar y acceder a información. A medida que se introdujeron noticias falsas en Internet, algunas personas tuvieron dificultades para encontrar información veraz. El impacto de las noticias falsas se ha convertido en un fenómeno mundial.[63]​ Las noticias falsas a menudo se difunden mediante el uso de sitios web de noticias falsas que, para ganar credibilidad, se especializan en crear noticias que llamen la atención, que a menudo se hacen pasar por fuentes noticiosas conocidas.[64][65][66]​ Jestin Coler, quien dijo que lo hace por "diversión",[67]​ ha indicado que ganaba 10.000 dólares al mes por la publicidad en sus sitios web de noticias falsas.[68]​ En 2019, el inventor de la World Wide Web, Tim Berners-Lee, afirmó que las noticias falsas eran una de las tres nuevas e inquietantes tendencias de Internet más importantes que primero deben resolverse, si se quiere que Internet sea capaz de realmente "servir a la humanidad." Las otras dos nuevas tendencias inquietantes que Berners-Lee describió como amenazadoras a Internet fueron el reciente aumento en el uso de Internet por parte de los gobiernos tanto para fines de vigilancia ciudadana como para fines de guerra cibernética y el aspecto polarizado de las conversaciones en Internet.[69]​ Las investigaciones han demostrado que las noticias falsas dañan las redes sociales y los medios de comunicación en línea mucho más que los medios impresos y televisivos tradicionales. Después de que se realizó una encuesta, se descubrió que el 58% de las personas tenían menos confianza en las noticias de las redes sociales en comparación con el 24% de las personas en los medios tradicionales después de conocer las noticias falsas.[70]

Cómo se propagan y se vuelven virales las noticias falsas[editar]

Las noticias falsas tienden a volverse virales entre el público. Con la presencia de plataformas de redes sociales como Twitter, es más fácil que la información falsa se difunda rápidamente. Las investigaciones han descubierto que la información política falsa tiende a difundirse "3 veces" más rápido que otras noticias falsas.[71]​ En Twitter, los tweets falsos tienen muchas más posibilidades de ser retuiteados que los verdaderos. Más aún, son los humanos los responsables de difundir noticias e información falsas en lugar de bots y granjas de clics. La tendencia de los humanos a difundir información falsa tiene que ver con el comportamiento humano. Según la investigación, los seres humanos se sienten atraídos por eventos e información que son sorprendentes y nuevos y, como resultado, provocan una gran excitación en el cerebro.[72][73]​ Esto, en última instancia, lleva a los humanos a retuitear o compartir información falsa, que generalmente se caracteriza por títulos de clickbait y llamativos. Esto evita que las personas se detengan para verificar la información. Como resultado, se forman comunidades masivas en línea alrededor de una noticia falsa sin ninguna verificación previa de los hechos o verificación de la veracidad de la información.

Popularidad de las noticias falsas[editar]

Las noticias falsas se han vuelto populares en varios medios y plataformas. Los investigadores del Pew Research Center descubrieron que más del 60% de los estadounidenses acceden a las noticias a través de las redes sociales en comparación con los periódicos y revistas tradicionales.[74]​ Con la popularidad de las redes sociales, las personas pueden acceder fácilmente a noticias falsas o contenido similar. Un estudio analiza la cantidad de artículos de noticias falsos a los que acceden los espectadores en 2016 y encontró que cada individuo estaba expuesto a al menos uno o más artículos de noticias falsos a diario. Como resultado, las noticias falsas son omnipresentes entre la población de espectadores y resultan en su capacidad para difundirse a través de Internet.

Bots inteligentes[editar]

El desarrollo de algoritmos que crean bots y las diversas iniciativas para la creación de sitios web, nos obliga a comprender una gama de casos donde los algoritmos, la automatización y la inteligencia artificial pueden mejorar el periodismo, como en la búsqueda computacional de historias y la producción automatizada de contenido. Es evidente que los periodistas deben desarrollar un ojo crítico para ver los pros y los contras de los algoritmos y su uso en el periodismo y en la sociedad en general. Igual de importante es tener conocimientos sobre cómo se implementan los algoritmos de noticias y cómo se usan en el trabajo. [75]

Trolls de Internet[editar]

En la jerga de Internet, un troll es una persona que siembra la discordia en Internet al iniciar discusiones o molestar a la gente, al publicar mensajes inflamatorios, extraños o fuera de tema en una comunidad en línea (como un grupo de noticias, un foro, una sala de chat o un blog) con la intención de provocar en los lectores una respuesta emocional o una discusión fuera del tema, a menudo para diversión del troll. Los trolls de Internet también se alimentan de la atención.[76]

La idea de los trolls de Internet ganó popularidad en la década de 1990, aunque su significado cambió en 2011. Si bien alguna vez denotó provocación, ahora es un término ampliamente utilizado para significar el abuso y el mal uso de Internet. El trolling viene en varias formas y está estrechamente relacionado con las noticias falsas, ya que los trolls de Internet ahora se interpretan en gran medida como perpetradores de información falsa, información que a menudo los reporteros y el público pueden transmitir sin saberlo.[77][78]

Al interactuar entre sí, los trolls a menudo comparten información engañosa que contribuye a las noticias falsas que circulan en sitios como Twitter y Facebook.[76]​ En las elecciones estadounidenses de 2016, Rusia pagó a más de 1.000 trolls de Internet para hacer circular noticias falsas y desinformación sobre Hillary Clinton. También crearon cuentas en las redes sociales que se asemejaban a los votantes de importantes estados indecisos, difundiendo puntos de vista políticos influyentes.[79][80]

Respuesta[editar]

Durante las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2016, la creación y cobertura de noticias falsas aumentó sustancialmente.[81]​ Esto resultó en una respuesta generalizada para combatir la difusión de noticias falsas.[65][82][83][84]​ El volumen y la renuencia de los sitios web de noticias falsas a responder a las organizaciones de verificación de datos ha planteado un problema para inhibir la propagación de noticias falsas mediante la verificación de datos únicamente.[85]​ En un esfuerzo por reducir los efectos de las noticias falsas, los sitios web de verificación de datos, incluidos Snopes y FactCheck.org, han publicado guías para detectar y evitar sitios web de noticias falsas.[65][86]​ También han surgido nuevas lecturas críticas de eventos y noticias de los medios con énfasis en el literalismo y la lógica. Los sitios de redes sociales y los motores de búsqueda, como Facebook y Google, recibieron críticas por facilitar la difusión de noticias falsas. Ambas corporaciones han tomado medidas para prevenir explícitamente la difusión de noticias falsas. Los críticos, sin embargo, creen que se necesita más acción.[84]

Después de las elecciones estadounidenses de 2016 y el período previo a las elecciones alemanas, Facebook comenzó a etiquetar y advertir sobre noticias inexactas[87][88]​ y se asoció con verificadores de datos independientes para etiquetar las noticias inexactas, advirtiendo a los lectores antes de compartirlas.[87][88]​ Después de que una historia sea marcada como disputada, será revisada por verificadores de datos externos. Luego, si se ha demostrado que es una noticia falsa, la publicación no se puede convertir en un anuncio ni promocionar.[89]​ La inteligencia artificial es una de las tecnologías más recientes que se están desarrollando en Estados Unidos y Europa para reconocer y eliminar las noticias falsas mediante algoritmos.[83]

En marzo de 2018, Google lanzó Google News Initiative (GNI) para combatir la propagación de noticias falsas. Lanzó GNI bajo la creencia de que el periodismo de calidad y la identificación de la verdad en línea son cruciales. GNI tiene tres objetivos: "elevar y fortalecer el periodismo de calidad, desarrollar modelos comerciales para impulsar el crecimiento sostenible y empoderar a las organizaciones de noticias a través de la innovación tecnológica".[90]​ Para lograr el primer objetivo, Google creó el Disinfo Lab, que combate la difusión de noticias falsas en momentos cruciales como elecciones o noticias de última hora. La compañía también está trabajando para ajustar sus sistemas para mostrar contenido más confiable en momentos de noticias de última hora.[90]

Los legisladores argelinos aprobaron en abril de 2020 una ley que penaliza las "noticias falsas" consideradas perjudiciales para el "orden público y la seguridad del Estado".[91]​ En Singapur se aprobó una ley similar en 2019, aunque ésta fue criticada por políticos de oposición, grupos de derechos humanos, periodistas y académicos.[92][93][94]

Autorregulación y control[editar]

La preocupación por la influencia de fake news en algunos momentos políticos clave, como los procesos electorales por ejemplo, ha llevado a varios líderes mundiales a impulsar legislación para el control de la difusión de información falsa en las redes sociales.[Nota 9]​ Entre otros, Angela Merkel impulsó una ley que aplica altas multas a las plataformas que no eliminen en un plazo de 24 horas mensajes de odio, xenofobia o noticias falsas,[95]​ y Emmanuel Macron anunció recientemente una ley que se aplicará sobre los contenidos emitidos por medios audiovisuales y redes sociales.[96]

Este problema se discutió en una sesión plenaria del Parlamento Europeo. El debate se desarrolló entre quienes sostienen que deben implementarse controles y supervisión estrictos, considerando los riesgos que los contenidos falsos implican para las democracias liberales, y quienes sostienen que estos controles representan una forma de censura, los que representaría un retroceso en cuanto a los derechos a la libre expresión. Una tercera argumentación apunta a la autorregulación y al desarrollo de acciones para que los lectores puedan detectar la información verdadera de aquella que no lo es.[97]

En los últimos tiempos se han desarrollado numerosas acciones que buscan que las personas incrementen su nivel de atención y discernimiento sobre las noticias que reciben, a fin de detectar las fake news y evitar su divulgación.[98][99]​Facebook distribuyó un decálogo de claves que permitirían identificar contenido falso,[100]​ y en algunos medios de prensa se publicaron las direcciones de portales web especializados en detectar contenido falso.[101]

Identificación de noticias falsas[editar]

Infografía de la campaña desarrollada por la Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios y Bibliotecas (IFLA)

La Federación Internacional de Asociaciones e Instituciones de Bibliotecas (IFLA) publicó un resumen en forma de diagrama para ayudar a las personas a reconocer las noticias falsas.[102]​ Sus puntos principales son:

  • Considerar la fuente (para comprender su misión y propósito)
  • Leer más allá del titular (para comprender toda la historia)
  • Verificar los autores (para ver si son reales y creíbles)
  • Evaluar las fuentes de apoyo (para asegurarse de que apoyan las afirmaciones)
  • Verificar la fecha de publicación (para ver si la historia es relevante y está actualizada)
  • Preguntar si es una broma (para determinar si está destinado a ser una sátira)
  • Revisar los propios prejuicios (para ver si están afectando el juicio)
  • Preguntar a los expertos (para obtener la confirmación de personas independientes con conocimientos).[86]

La Red Internacional de Verificación de Datos (IFCN), lanzada en 2015, apoya los esfuerzos de colaboración internacional en verificación de hechos, brinda capacitación y ha publicado un código de principios.[103]​ En 2017, introdujo un proceso de solicitud y selección para organizaciones periodísticas.[104]

A partir de 2017, los niños de Taiwán estudian un nuevo plan de estudios diseñado para enseñar la lectura crítica de propaganda y la evaluación de fuentes. El curso, denominado "alfabetización mediática", ofrece formación en periodismo en la nueva sociedad de la información.[105]

Detectar noticias falsas en línea[editar]

Las noticias falsas se han vuelto cada vez más frecuentes en los últimos años, con más de 100 artículos incorrectos y rumores que se propagan incesantemente solo con respecto a las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2016. [42] Estos artículos de noticias falsas tienden a provenir de sitios web de noticias satíricas o sitios web individuales con un incentivo para propagar información falsa, ya sea como clickbait o para cumplir un propósito.[106]​ Dado que normalmente esperan promover intencionalmente información incorrecta, estos artículos son bastante difíciles de detectar.[107]​ Al identificar una fuente de información, se deben tener en cuenta muchos atributos, incluidos, entre otros, el contenido del correo electrónico y las interacciones en las redes sociales.[107]​ Específicamente, el lenguaje suele ser más incendiario en las noticias falsas que en los artículos reales, en parte porque el propósito es confundir y generar clics.[107]​ Además de eso, los investigadores han determinado que las señales visuales también juegan un factor en la categorización de un artículo, específicamente algunas características pueden diseñarse para evaluar si una imagen es legítima y proporciona más claridad sobre las noticias.[107]​ También hay muchas características del contexto social que pueden influir, así como el modelo de difusión de las noticias. Sitios web como Snopes tratan de detectar esta información manualmente, mientras que ciertas universidades están tratando de construir modelos matemáticos para hacerlo por sí mismas.[106]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. The Onion, por ejemplo, publicó el 30 de octubre de 2017 que según un estudio científico "los continentes podrían haberse distanciado luego de una crisis emocional."
  2. Una nota del 26 de diciembre de 2016 en el Excélsior de México tuvo como título «Cadáveres del tsunami de 2004 siguen a la deriva 12 años después», afirmación que sugiere la presencia en el mar de cuerpos flotando sin rumbo. El contenido de la nota informaba sobre "400 cuerpos [que] permanecen sin identificar".
  3. En ocasiones, un contenido netamente publicitario se enmascara en un formato que induce al lector a considerarlo como contenido informativo. Entran en esta categoría las conocidas como "publinotas". El diario La Nación, de Buenos Aires publicó el 10 de octubre de 2014 dentro de la sección Sociedad, entre otras informaciones, la nota Spotify, entre los servicios de Arnet y Personal cuyo contenido incluía en lugar destacado las ventajas del servicio y su costo de suscripción.
  4. El 11 de enero de 2015, medios de prensa de todo el mundo difundieron una imagen en la que se apreciaba a un grupo de líderes mundiales encabezando la marcha multitudinaria convocada en París en repudio al atentado contra la sede del semanario Charlie Hebdo. Por ejemplo, el diario Semana (Colombia) titulaba Líderes mundiales encabezaron la masiva marcha en París. Poco después se difundió otra imagen del mismo instante, tomada desde un ángulo distinto, en la que se observa que los 50 líderes mundiales se encontraban alejados de los manifestantes y rodeados de efectivos de seguridad: Charlie Hebdo: foto de los líderes mundiales en la marcha genera polémica en Internet
  5. A principios de 2018, el Departamento de Estado de los Estados Unidos dio a conocer su informe anual acerca de la situación de los derechos humanos en el mundo. Los medios de comunicación rusos criticaron este informe argumentando que en él se ocultaban las múltiples y graves violaciones a los derechos humanos en todo el territorio de Ucrania. En el marco del conflicto que enfrenta a Kiev con Moscú, la prensa rusa difundió el informe, omitiendo el párrafo que señala que los problemas se concentran en las regiones de Donetsk y Lugansk, que permanecen como "territorios temporalmente ocupados" por grupos armados controlados por Rusia.
  6. Una fotografía tomada en un supermercado de Nueva York fue alterada digitalmente a fin de que no resultaran legibles los carteles, publicidades y otras palabras en inglés. La imagen así alterada fue presentada como evidencia del desabastecimiento en Venezuela y reproducida por decenas de medios de comunicación. La manipulación fue revelada varios años después.
    El diario El País de España publicó en 2015 una nota acerca de la pobreza en Argentina, ilustrada con la imagen de una niña recogiendo vasos descartables en un vertedero. La imagen original era la foto de tapa del libro Ethics for International Business, aparecido en 2005, de John M. Kline, un catedrático de la Universidad de Georgetown.
  7. Entre 2001 y 2003, el entonces presidente George W. Bush realizó centenares de declaraciones acerca de la amenaza que representaba para los Estados Unidos la acumulación de armas de destrucción masiva por parte de Irak, justificando así la invasión de marzo de 2003. Pocos meses después, quedaba asegurada la inexistencia de cualquier tipo de armas de esas características.
  8. Según un estudio desarrollado en Estados Unidos, el 62% de la población adulta elige las redes sociales como su fuente de información primaria, en un contexto en que cada usuario actúa simultáneamente como emisor y receptor de información no verificada, que se propaga sin control.
  9. Hacia el 2016, las redes sociales eran la fuente primaria de información del 46% de las personas de la Unión Europea. De este grupo, en 60% tiende a propagar los contenidos sin haberlos leído completamente o haber verificado su certeza, según informa el Foro Europa Ciudadana.

Referencias[editar]

  1. «‘Fake news’ challenges audiences to tell fact from fiction». UN News (en inglés). 1 de mayo de 2018. 
  2. Daus, Gisela (20 de abril de 2020). «Ernesto Calvo y Natalia Aruguete. El maléfico encanto de las noticias falsas». Clarín (Argentina). p. https://www.clarin.com/autor/gisela-daus.html. Consultado el 25 de mayo de 2020. 
  3. «Fake news: an insidious trend that's fast becoming a global problem». The Guardian (en inglés). 2 de diciembre de 2016. 
  4. «El reto de hacer sátira en la era de las fake news». Expansión. 
  5. Gisela Daus (20 de junio de 2019). «Batalla desigual contra las fake news. Entrevista con la experta internacional Carla Robbins». Diario Clarín. p. https://www.clarin.com/autor/gisela-daus.html. Consultado el 3 de julio de 2019. 
  6. «Etymology Corner - Collins Word of the Year 2017». Collins (en inglés). 2 de noviembre de 2017. 
  7. ««Turismofobia», «noticias falsas» y «bitcóin» entre las candidatas a palabra del año 2017 de la Fundéu BBVA». Fundéu BBVA. 19 de diciembre de 2017. 
  8. «noticias falsas o falseadas, mejor que fake news». Fundéu. 28 de septiembre de 2017. 
  9. «Significado de “fake news” - en el Diccionario Inglés». Cambridge Advanced Learner's Dictionary & Thesaurus. Cambridge University Press. 
  10. «Definición de fake news». Collins English Dictionary. HarperCollins Publishers. 
  11. Hambrick, David; Marquardt, Madeline (6 de febrero de 2018). «Cognitive Ability and Vulnerability to Fake News». Scientific American (en inglés). Springer Nature America. Consultado el 11 de agosto de 2020. 
  12. Shafer, Jack (18 de enero de 2018). «Donald Trump’s Fake News Mistake». Politico (en inglés). Consultado el 11 de agosto de 2020. 
  13. a b c Claire Wardle (14 de marzo de 2017). «Noticias falsas. Es complicado.». First Draft. Harvard Kennedy School’s Shorenstein Center. 
  14. Blanca Pallaro (3 de octubre de 2017). «Jonathan Albright: “Las fake news juegan un rol clave en elecciones”». NACION Data. Diario La Nación (Argentina). 
  15. Gelfert, Axel (2018). «Fake News: A Definition». Informal Logic (en inglés) 38 (1): 84-117. doi:10.22329/il.v38i1.5068. 
  16. Flood, Alison (30 de mayo de 2019). «Terry Pratchett predicted rise of fake news in 1995, says biographer». The Guardian (en inglés). Londres: Guardian News and Media. Consultado el 11 de agosto de 2020. 
  17. Robert Hackwill (24 de enero de 2017). «Everything you always wanted to know about fake news but were afraid to google». Euronews (en inglés). 
  18. Mario Madrid-Malo Garizábal (2005). «Papas calumniados». TÚ ERES PEDRO: el papado en la historia. Editorial San Pablo. p. 256. ISBN 9789586927277. 
  19. «El gran incendio de Roma». Agencia de Informaciones Mercosur (AIM). 16 de julio de 2014. ISSN 2451-8115. Archivado desde el original el 29 de enero de 2018. Consultado el 29 de enero de 2018. 
  20. Phyllis Goldstein (2012). «El poder de una mentira (1144-1300)». A Convenient Hatred: The History of Antisemitism. Facing History and Ourselves. ISBN 978-0981954387. 
  21. Ramón Rabre (24 de marzo de 2016). «San Simón de Trento, niño mártir». Religión en Libertad. Fundación Nueva Evangelización para el siglo XXI. 
  22. «La Iglesia de San Simón de Trento se convertirá en una sinagoga». Católicos Alerta - Defendiendo nuestra Fe. (Grupo que declara su no reconocimiento a la Iglesia post Concilio Vaticano II y a los papas Juan Pablo II y Benedicto XVI). 24 de marzo de 2014. 
  23. Depping, Georg Bernhard (1844). «79 - Descripción de la Isla de Cucaña, y de los regalos y holgura que en ella se gozan.». Romancero castellano. pp. 477-481. «Esta pintura hecha para el vulgo está sacada de un impreso en medio pliego en IV, cuyo título es "Noticias ciertas en que se contiene el descubrimiento de una isla la más rica y abundante de todo cuanto hai en el mundo, compuestas por un soldado que iba en el navio que la descubrió." En Zaragoza, por Manuel Roman. Sin fecha.». 
  24. Oswaldo Albornoz Peralta (1 de septiembre de 2000). «JUSTIFICACIÓN DE LA CONQUISTA Y DOMINACIÓN DE LOS INDÍGENAS AMERICANOS». Universitat de València. 
  25. Linda Kiernan (5 de agosto de 2017). «‘Frondeurs’ and fake news: how misinformation ruled in 17th-century France». The Independent (en inglés). 
  26. Soll, Jacob (18 de diciembre de 2016). «The Long and Brutal History of Fake News». Politico (en inglés). Consultado el 11 de agosto de 2020. 
  27. «"The Great Moon Hoax" is published in the "New York Sun"». History (en inglés). A&E Television Networks. Consultado el 11 de agosto de 2020. 
  28. Borel, Brooke (4 de enero de 2017). «Fact-Checking Won’t Save Us From Fake News». FiveThirtyEight (en inglés). Consultado el 11 de agosto de 2020. 
  29. «U.S. Diplomacy and Yellow Journalism, 1895–1898» (en inglés). Washington: Departamento de Estado de Estados Unidos - Oficina del Historiador. Consultado el 11 de agosto de 2020. 
  30. «Propaganda and Fake News - Lessons from the Past». Thinking ahead for Europe (en inglés). CEPS - Centre for European Policy Studies. 18 de diciembre de 2017. Archivado desde el original el 1 de noviembre de 2018. Consultado el 29 de enero de 2018. 
  31. Junior Aguirre Gorgona (25 de enero de 2018). «El Holocausto y las Fake News». El Mundo CR. San José, Costa Rica: Sociedad Periodística El Mundo. 
  32. Ramonet, Ignacio (10 de julio de 2003). «Mentiras de Estado». Le Monde diplomatique. Le Monde diplomatique edición chilena. Archivado desde el original el 14 de diciembre de 2018. Consultado el 13 de diciembre de 2018. 
  33. «The Internet Big Picture - World Internet Users and 2017 Population Stats». Internet World Stats. 3 de diciembre de 2017. 
  34. a b Douglass K. Daniel (22 de enero de 2008). «Study: False Statements Preceded War» (en inglés). Global Policy Forum. 
  35. Henry Kamen (20 de enero de 2017). «'Fake news' o la política del engaño». El Mundo (España). 
  36. «Trump pide al Senado investigar "fake news" sobre Rusiagate». El Universal (México). 5 de octubre de 2017. 
  37. Judit Figueras (7 de noviembre de 2017). «Facebook, el arma de Trump en las elecciones del 2016». El Periódico (Catalunya). 
  38. «"Hillary Clinton es Satanás": qué dicen los anuncios que Rusia puso en Facebook durante la campaña presidencial de Estados Unidos». BBC Mundo. 2 de noviembre de 2017. 
  39. Kirby, Emma Jane (6 de diciembre de 2016). «La ciudad europea que hizo una fortuna a base de crear noticias falsas sobre las elecciones de Estados Unidos». Londres: BBC. Consultado el 11 de agosto de 2020. 
  40. Steven Erlanger (14 de diciembre de 2017). «Los políticos adoptan la excusa de ‘noticias falsas’ de Trump». The New York Times. 
  41. «Los polémicos "premios a las noticias falsas" otorgados por Donald Trump a algunos medios de comunicación críticos de su gobierno». BBC Mundo. 18 de enero de 2018. 
  42. «Las cinco mentiras del plebiscito que circularon por WhatsApp». Semana (Colombia). 29 de septiembre de 2016. 
  43. Álvaro Palazón (28 de octubre de 2017). «Las noticias falsas sobre Cataluña que no te debes creer». HuffPost. 
  44. Carlos Fresneda (14 de noviembre de 2017). «Rusia usó más de 400 cuentas falsas en Twitter para interferir en el Brexit». El Mundo (España). 
  45. The Digital, Culture, Media and Sport Committee (24 de julio de 2018). «Disinformation and ‘fake news’: Interim Report» (en inglés). House of Commons. p. 55. 
  46. Digital, Culture, Media and Sport Committee (6 de junio de 2018). «Oral evidence: Fake News, HC 363» (en inglés). Preguntas Q3395 a Q3399. House of Commons. 
  47. Gisela Daus (15 de mayo de 2020). «Fake news. Infodemia, la mentira como peste». Clarín (Argentina). p. https://www.clarin.com/autor/gisela-daus.html. Consultado el 25 de mayo de 2020. 
  48. «La infodemia y el peligro de la desinformación durante la pandemia». Unidiversidad. 18 de marzo de 2020. 
  49. Tedros Adhanom Ghebreyesus; Alex Ng (18 de febrero de 2020). «Desinformación frente a medicina: hagamos frente a la ‘infodemia’». El País. 
  50. Alejandra Folgarait (9 de marzo de 2020). «Coronavirus: Medidas para frenar la pandemia de fake news y pánico». SAC - Sociedad Argentina de Cardiología. 
  51. «Bulos y fake news del coronavirus que explica la OMS». AS. 21 de marzo de 2020. 
  52. «Por una fake news que culpaba al 5G del avance del coronavirus, salieron a quemar antenas en Inglaterra». Clarín. 6 de abril de 2020. 
  53. Jordi Pérez Colomé (25 de marzo de 2020). «La amenaza del coronavirus impulsa la demanda de información fiable frente a las ‘fake news’». El País. 
  54. «El término posverdad entrará en el Diccionario antes de final de año». Real Academia Española. 27 de noviembre de 2017. 
  55. Sean Coughlan (12 de enero de 2017). «Qué es la "posverdad", el concepto que puso de moda el "estilo Trump" en Estados Unidos». BBC Mundo. 
  56. «Cambio climático, 'un cuento chino'». El Mundo (España). Carlos Fresneda. 9 de noviembre de 2016. 
  57. «"Hechos alternativos": la primera guerra de Donald Trump como presidente es contra los medios de comunicación». BBC Mundo. 23 de enero de 2017. 
  58. a b Tendencias mundiales en libertad de expresión y desarollo de los medios: informe mundial 2017-2018. París: UNESCO. 2018. ISBN 978-92-3-300105-3. Consultado el 12 de agosto de 2020. 
  59. «2016 Edelman Trust Barometer - global results» (en inglés). Edelman. Consultado el 12 de agosto de 2020. 
  60. Morozov, Eugeny (8 de enero de 2017). «Moral panic over fake news hides the real enemy – the digital giants». The Guardian (en inglés). Londres: Guardian News and Media. Consultado el 12 de agosto de 2020. 
  61. Barthel, Michael; Mitchell, Amy; Holcomb, Jesse (15 de diciembre de 2016). «Many Americans Believe Fake News Is Sowing Confusion» (en inglés). Pew Research Center. Consultado el 12 de agosto de 2020. 
  62. Wingfield, Nick; Isaac, Mike; Benner, Katie (14 de diciembre de 2016). «Google and Facebook Take Aim at Fake News Sites». The New York Times (en inglés). Nueva York: The New York Times Company. Consultado el 12 de agosto de 2020. 
  63. «Fake news: an insidious trend that's fast becoming a global problem». The Guardian (en inglés). Londres: Guardian News and Media. 2 de diciembre de 2016. Consultado el 12 de agosto de 2020. 
  64. Chen, Adrian (2 de junio de 2015). «The Agency». The New York Times (en inglés). Nueva York: The New York Times Company. Consultado el 12 de agosto de 2020. 
  65. a b c Lacapria, Kim (14 de enero de 2016). «Snopes’ Field Guide to Fake News Sites and Hoax Purveyors». Snopes (en inglés). Snopes Media Group. Consultado el 12 de agosto de 2020. 
  66. Gilbert, Ben (15 de noviembre de 2016). «Fed up with fake news, Facebook users are solving the problem with a simple list». Business Insider (en inglés). Insider. Consultado el 12 de agosto de 2020. 
  67. «What's "fake news"? 60 Minutes producers investigate» (en inglés). CBS. 26 de marzo de 2017. Consultado el 11 de agosto de 2020. 
  68. Pelley, Scott (26 de marzo de 2017). «How fake news becomes a popular, trending topic» (en inglés). CBS. Consultado el 12 de agosto de 2020. 
  69. Berners-Lee, Tim (12 de marzo de 2019). «Las tres amenazas que se ciernen sobre la web». El País. Madrid: Ediciones El País. Consultado el 12 de agosto de 2020. 
  70. «Fake news hurts trust in media, mainstream outlets fare better: poll» (en inglés). Londres: Reuters. 30 de octubre de 2017. Consultado el 12 de agosto de 2020. 
  71. Vosoughi, Soroush; Roy, Deb; Aral, Sinan. «The spread of true and false news online» (en inglés). Consultado el 12 de agosto de 2020. 
  72. Berger, Jonah; Milkman, Katherine (2011). «What Makes online Content Viral?» (en inglés). Consultado el 12 de agosto de 2020. 
  73. Itti, Laurent; Baldi, Pierre. «Bayesian Surprise Attracts Human Attention» (en inglés). Consultado el 12 de agosto de 2020. 
  74. Gottfried, Jeffrey; Shearer, Elisa (26 de mayo de 2016). «News Use Across Social Media Platforms 2016» (en inglés). Pew Research Center. Consultado el 12 de agosto de 2020. 
  75. Jesús Miguel Flores Vivar. “Datos masivos, algoritmización y nuevos medios frente a desinformación y fake news. Bots para minimizar el impacto en las organizaciones”. Comunicación y Hombre. 2020, nº 16, pp 101-114. https://comunicacionyhombre.com/article/datos-masivos-algoritmizacion-nuevos-medios-frente-desinformacion-fake-news-bots-minimizar-impacto-las-organizaciones/
  76. a b «How Trolls Are Ruining the Internet». Time (en inglés). 18 de agosto de 2016. Consultado el 12 de agosto de 2020. 
  77. Binns, Amy (2012). «DON'T FEED THE TROLLS!: Managing troublemakers in magazines' online communities» (en inglés). Universidad de Lancashire Central. Consultado el 12 de agosto de 2020. 
  78. «The Twitter Paradox: How A Platform Designed For Free Speech Enables Internet Trolls» (en inglés). NPR. 26 de octubre de 2016. Consultado el 12 de agosto de 2020. 
  79. Watson, Kathryn (30 de marzo de 2017). «Russian bots still interfering in U.S. politics after election, says expert witness» (en inglés). CBS. Consultado el 12 de agosto de 2020. 
  80. Abramson, Alana (6 de septiembre de 2017). «Facebook Says Russian Accounts Bought $100,000 in Ads During the 2016 Election». Time (en inglés). Consultado el 12 de agosto de 2020. 
  81. Drobnic Holan, Angie (13 de diciembre de 2016). «2016 Lie of the Year: Fake news». Politifact (en inglés). Poynter Institute. Consultado el 13 de agosto de 2020. 
  82. Van der Linden, Sander; Maibach, Edward; Cook, John; Leiserowitz, Anthony; Lewandowsky, Stephan (Diciembre de 2017). «Inoculating against misinformation». Science (en inglés) (American Association for the Advancement of Science) 358 (6367): 1141-1142. ISSN 0036-8075. Consultado el 13 de agosto de 2020. 
  83. a b Marr, Bernard (1 de marzo de 2017). «Fake News: How Big Data And AI Can Help». Forbes (en inglés). Forbes Media. Consultado el 13 de agosto de 2020. 
  84. a b Wakabayashi, Daisuke; Isaac, Mike (25 de enero de 2017). «In Race Against Fake News, Google and Facebook Stroll to the Starting Line». The New York Times (en inglés). Nueva York: The New York Times Company. Consultado el 13 de agosto de 2020. 
  85. Gillin, Joshua (27 de enero de 2017). «Fact-checking fake news reveals how hard it is to kill pervasive ‘nasty weed’ online». Politifact (en inglés). Poynter Institute. Consultado el 13 de agosto de 2020. 
  86. a b Kiely, Eugene; Robertson, Lori (18 de noviembre de 2016). «How to Spot Fake News». FactCheck.org (en inglés). Universidad de Pennsylvania - Annenberg Public Policy Center. Consultado el 11 de agosto de 2020. 
  87. a b Stelter, Brian (15 de enero de 2017). «Facebook to begin warning users of fake news before German election» (en inglés). Atlanta: CNN. Consultado el 13 de agosto de 2020. 
  88. a b Hazard Owen, Laura (15 de diciembre de 2016). «Clamping down on viral fake news, Facebook partners with sites like Snopes and adds new user reporting». NiemanLab (en inglés). Cambridge: Nieman Foundation. Consultado el 13 de agosto de 2020. 
  89. Chowdhry, Amit (5 de marzo de 2017). «Facebook Launches A New Tool That Combats Fake News». Forbes (en inglés). Forbes Media. Consultado el 13 de agosto de 2020. 
  90. a b Locklear, Mallory (20 de marzo de 2018). «Google puts $300 million towards fighting fake news». Engadget (en inglés). Verizon Media. Consultado el 13 de agosto de 2020. 
  91. Rahmouni, Zahra (23 de abril de 2020). «Algeria rights groups say government cracking down on critics» (en inglés). Doha: Al Jazeera. Consultado el 13 de agosto de 2020. 
  92. «Entra en vigencia en Singapur la ley de 'noticias falsas'». El Tiempo. Bogotá: Casa Editorial El Tiempo. 4 de octubre de 2019. Consultado el 13 de agosto de 2020. 
  93. «Singapore controversial 'fake news' law goes into effect» (en inglés). Doha: Al Jazeera. 2 de octubre de 2019. Consultado el 13 de agosto de 2020. 
  94. García, José (4 de diciembre de 2019). «Singapur pretende que su ley contra las fake news sea aplicada por Facebook en todo el planeta». Xataka. Consultado el 13 de agosto de 2020. 
  95. «Alemania prepara duro castigo a redes sociales por mensajes de odio o noticias falsas». La Nación (Costa Rica). 5 de abril de 2017. 
  96. Marc Bassets (4 de enero de 2018). «Macron anuncia una ley contra las noticias falsas». El País (España). 
  97. «El debate sobre cómo combatir las noticias falsas en las redes sociales llega al Parlamento Europeo». Foro Europa Ciudadana. Abril de 2017. 
  98. «El presidente de la AMI, Javier Moll, frente a las 'fake news': "estamos siempre con la verdad y el periodismo riguroso"». La Vanguardia. 
  99. «¿Esta noticia es falsa?». Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios y Bibliotecas. Consultado el 21 de mayo de 2020. 
  100. Ivan Nava (13 de abril de 2017). «10 claves para identificar fake news, según Facebook». Revista Merca2.0 (México). 
  101. «Cómo detectar las fake news en redes sociales». Europa Press. Agencia Europa Press. 6 de julio de 2017. 
  102. «¿Esta noticia es falsa?». IFLA. Consultado el 11 de agosto de 2020. 
  103. «Commit to transparency — sign up for the International Fact-Checking Network's code of principles» (en inglés). IFCN. Consultado el 11 de agosto de 2020. 
  104. «About the International Fact-Checking Network» (en inglés). St. Petersburg: The Poynter Institute. Consultado el 11 de agosto de 2020. 
  105. Smith, Nicola (7 de abril de 2017). «Schoolkids in Taiwan Will Now Be Taught How to Identify Fake News». Time (en inglés). Consultado el 11 de agosto de 2020. 
  106. a b Allcott, Hunt; Gentzkow, Matthew (Enero de 2017). «Social Media and Fake News in the 2016 Election» (en inglés). Cambridge: National Bureau of Economic Research. Consultado el 11 de agosto de 2020. 
  107. a b c d Shu, Kai; Silva, Amy; Wang, Suhang; Tang, Jiliang; Liu, Huan (3 de septiembre de 2017). «Fake News Detection on Social Media: A Data Mining Perspective» (en inglés). Consultado el 11 de agosto de 2020. 

Enlaces externos[editar]