Pseudohistoria

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pseudohistoria es una forma de discurso que intenta poner en cuestión el relato histórico, utilizando una metodología de investigación que no respeta los procedimientos y técnicas propias de la historiografía[1]​. La pseudohistoria se caracteriza por sesgar la investigación, es decir estudiar los hechos que coinciden con sus postulados previos, adecuar las hipótesis para que se ajusten a la teoría, dejar de lado las técnicas de datación, contrastación de documentos y análisis del texto, como también por ignorar deliberadamente los trabajos previos, rechazar el diálogo con otros investigadores y estudiar los hechos,, muy pocas veces los procesos históricos, utilizando modos de investigación ampliamente superados. Suele presentarse, además, como rupturista, anti académica, sensacionalista y descubridora de supuestas conspiraciones. Por lo general deja de lado las demostraciones en favor de las insinuaciones y las sospechas[2]​. En algunos casos se usa el términocriptohistoria por a analogía con 'criptozoología' para referirse al texto de carácter histórico relacionado con el ocultismo. Pseudohistoria es un concepto derivado del más amplio: pseudociencia y se relaciona muchas veces con la llamada pseudoarqueología. El uso de estos conceptos puede superponerse.

Definición y etimología[editar]

El término pseudohistoria se acuñó a principios del siglo XIX, lo que hace que la palabra sea más antigua que los términos relacionados pseudoconocimiento y pseudociencia.[3]​ En una declaración de 1815, se usa para referirse al Concurso de Homero y Hesíodo, una narración supuestamente histórica que describe una competencia totalmente ficticia entre los poetas griegos Homero y Hesíodo.[4]​ El sentido peyorativo del término, que designa un trabajo fallido o falso de la historiografía, se encuentra en otra certificación de 1815.[5]​ La pseudohistoria es similar a la pseudociencia ya que ambas formas de falsificación se logran utilizando la metodología que pretende, pero no cumple, los estándares establecidos de investigación para el campo dado de investigación intelectual del que la pseudociencia pretende ser parte, y que ofrece poca o ninguna evidencia de apoyo para su plausibilidad.[6]

Los escritores Michael Shermer y Alex Grobman definen la pseudohistoria como "la reescritura del pasado para fines personales o políticos actuales".[7]​ Otros escritores toman una definición más amplia; Douglas Allchin, un historiador de la ciencia, sostiene que cuando la historia del descubrimiento científico se presenta de una manera simplificada, con el drama exagerado y los científicos idealizados, esto crea estereotipos equivocados sobre cómo funciona la ciencia, y de hecho constituye una pseudohistoria, a pesar de estar basada en realidades hechos.[8]

Características[editar]

Robert Todd Carroll ha desarrollado una lista de criterios para identificar obras pseudohistóricas. Él declara que: "La pseudohistoria es historia pretendida que[9]​:

  • Trata mitos, leyendas, sagas y literatura similar como verdad literal.
  • No es crítico ni escéptico en su lectura de historiadores antiguos, tomando sus afirmaciones a su valor nominal e ignorando la evidencia empírica o lógica contraria a las afirmaciones de los antiguos.
  • Está en una misión, no en una búsqueda, buscando apoyar alguna agenda política o religiosa contemporánea en lugar de descubrir la verdad sobre el pasado.
  • A menudo niega que exista algo así como la verdad histórica, aferrándose a la noción escéptica extrema de que solo lo que es absolutamente cierto puede llamarse "verdadero" y nada es absolutamente cierto, por lo que nada es cierto.
  • A menudo sostiene que la historia no es más que mitos y que las historias diferentes no se pueden comparar en estándares académicos tradicionales como exactitud, probabilidad empírica, consistencia lógica, relevancia, integridad, imparcialidad, honestidad, etc., sino por motivos morales o políticos.
  • Es selectivo en el uso de documentos antiguos, citando favorablemente aquellos que se ajustan a su agenda, e ignorando o interpretando los documentos que no se ajustan.
  • Considera que la posibilidad de que algo sea verdadero es suficiente para creer que es verdad si se ajusta a la agenda de uno.
  • A menudo sostiene que existe una conspiración para reprimir sus reclamos debido al racismo, el ateísmo o el etnocentrismo, o por la oposición a su agenda política o religiosa.

Nicholas Goodrick-Clarke prefiere el término "criptohistoria". Identifica dos elementos necesarios como "Una completa ignorancia de las fuentes primarias" y la repetición de "inexactitudes y afirmaciones alocadas".[10][11]

Otras características comunes de la pseudohistoria son:

  • La vinculación arbitraria de eventos dispares para formar, según la opinión del teórico, un patrón. Esto normalmente se desarrolla luego en una teoría de conspiración postulando un agente oculto responsable de crear y mantener el patrón. Por ejemplo, la pseudohistórica El enigma sagrado une a los Caballeros Templarios, los romances medievales sobre el Grial, la dinastía franco Merovingia y el artista Nicolás Poussin en un intento de identificar a los descendientes directos de Jesús.
  • Hipotetizar las consecuencias de eventos improbables que "podrían" haber sucedido, suponiendo tácitamente que así fue.
  • Sensacionalismo o valor de impacto.

Ejemplos de pseudohistoria[editar]

Las siguientes son algunas categorías comunes de la teoría pseudohistórica, con ejemplos. Tenga en cuenta que no todas las teorías en una categoría enumerada son necesariamente pseudohistóricas; son más bien categorías que parecen atraer a los pseudohistoriadores.

Antiguos alienígenas, tecnologías antiguas y tierras perdidas[editar]

Los libros de Immanuel Velikovsky Worlds in Collision (1950), Ages in Chaos (1952) y Earth in Upheaval (1955), que se convirtieron en "súperventas instantáneos", demostraron que la pseudohistoria basada en la mitología antigua tenía potencial para un tremendo éxito financiero y se convirtió en modelos de éxito para trabajos futuros en el género.[6]

En 1968, Erich von Däniken publicó Chariots of the Gods?, donde afirma que los visitantes antiguos del espacio exterior construyeron las pirámides y otros monumentos. Desde entonces, ha publicado otros libros en los que hace afirmaciones similares. Todas estas afirmaciones han sido clasificadas como pseudohistoria.[6]​ De manera similar, Zechariah Sitchin ha publicado numerosos libros que afirman que una raza de seres extraterrestres del Planeta Nibiru conocido como los Anunnaki visitó la tierra en la antigüedad en busca de oro y seres humanos genéticamente modificados para servir como sus esclavos. Él afirma que los recuerdos de estos sucesos se registran en la mitología sumeria, así como en otras mitologías de todo el mundo. Estas especulaciones también se han categorizado como pseudohistoria.[12][13]

La hipótesis de los antiguos astronautas se popularizó aún más en los Estados Unidos por la serie de televisión History Channel Ancient Aliens.[14]​ El profesor de historia Ronald H. Fritze observó que las afirmaciones pseudohistóricas promovidas por von Däniken y el programa Ancient Aliens tienen una popularidad periódica en los EE. UU.[6][15]​ "En una cultura pop con poca memoria y un apetito voraz, los extraterrestres y las pirámides y las civilizaciones perdidas se reciclan como las modas ".[6][15]

El autor Graham Hancock ha vendido más de cuatro millones de copias de libros promoviendo la tesis pseudohistórica de que todos los principales monumentos del mundo antiguo, incluyendo Stonehenge, las pirámides egipcias y los moai de la Isla de Pascua, fueron construidos por una sola supercivilización antigua,[16]​ que Hancock dice que prosperaron de 15,000 a 10,000 AC y poseían conocimiento tecnológico y científico igual o superior al de la civilización moderna.[6]​ Primero avanzó la forma completa de este argumento en su éxito de ventas 1995 Huellas de los dioses, que ganó la aclamación popular, pero el desdén académico.[6]​ Christopher Knight ha publicado numerosos libros, incluida Uriel's Machine (2000), que exponen afirmaciones pseudohistóricas de que las civilizaciones antiguas poseían tecnología mucho más avanzada que la tecnología actual.[17][18][19][20]

La afirmación de que un continente perdido conocido como Lemuria alguna vez existió en el Océano Pacífico también ha sido categorizada como pseudohistoria.[6]

Pseudohistoria antisemita[editar]

Los Protocolos de los Sabios de Sión es una obra fraudulenta que pretende mostrar una conspiración histórica para la dominación mundial de los judíos.[21]​ El trabajo fue probado definitivamente como una falsificación en agosto de 1921, cuando The Times reveló que extensas porciones del documento fueron directamente plagiadas del diálogo satírico de 1864 de Maurice Joly El diálogo en el infierno entre Maquiavelo y Montesquieu,[22]​ así como en Biarritz (1868), la novela antisemita de Hermann Goedsche.[23]

La teoría de Khazar es una teoría académica marginal que postula que la mayor parte de los judíos europeos son de origen de Asia Central. A pesar del consenso académico general, esta teoría ha sido promovida en círculos antisemitas y antisionistas por igual, argumentando que los judíos son un elemento extraño tanto en Europa como en Palestina.[24]

La negación del Holocausto y la negación del genocidio en general se categorizan ampliamente como pseudohistoria.[7][25]​ Los principales defensores de la negación del Holocausto incluyen a David Irving y otros, que argumentan que el Holocausto, el Holodomor, el genocidio armenio y otros genocidios no tuvieron lugar o fueron exagerados en gran medida.[26]

Cronologías alternativas[editar]

Una cronología alternativa es una secuencia revisada de eventos, que se desvía de la línea de tiempo estándar de la historia mundial aceptada por los académicos. Un ejemplo de una "cronología alternativa" es la Nueva cronología de Anatoly Fomenko, que afirma que la historia registrada comenzó alrededor del año 1000 DC y todos los eventos que supuestamente ocurrieron antes de ese punto nunca sucedieron realmente o son simplemente recuentos inexactos de eventos eso sucedió después.[27]​ Otro ejemplo, un poco menos extremo, es la Nueva Cronología de David Rohl, que afirma que las líneas de tiempo aceptadas para la historia del antiguo Egipto y de Israel están equivocadas.[28]

Falsificación histórica[editar]

En el siglo VIII, un documento falsificado conocido como la Donación de Constantino, que supuestamente transfirió la autoridad sobre Roma y la parte occidental del Imperio Romano al Papa, se difundió ampliamente.[29]​ En el siglo XII, Geoffrey de Monmouth publicó Historia Regum Britanniae, una obra pseudohistórica que pretende describir la historia antigua y los orígenes del pueblo británico. El libro sintetiza tradiciones míticas celtas anteriores para inflar las hazañas del mítico Rey Arturo. El historiador contemporáneo Guillermo de Newburgh escribió alrededor de 1190 que "está bastante claro que todo lo que este hombre escribió sobre Arturo y sus sucesores, o incluso sobre sus predecesores de Vortigern en adelante, fue inventado, en parte por él mismo y en parte por otros".[30]

Revisionismo histórico[editar]

La cuestión de la autoría de Shakespeare es una teoría marginal que afirma que las obras atribuidas a William Shakespeare en realidad fueron escritas por alguien más que William Shakespeare de Stratford-upon-Avon.[31][32][33]​ Una teoría marginal revisionista similar es la teoría del mito de Jesús, que afirma que Jesús de Nazaret nunca existió como figura histórica y que su existencia fue inventada por los primeros cristianos. Este argumento actualmente encuentra muy poco apoyo entre los eruditos e historiadores de todas las religiones y ha sido descrito como pseudohistórico.[34][35][36][37][38][39][40][41][42][43]

Los revisionistas confederados (también conocidos como "revisionistas de la Guerra Civil"), la Causa perdida de la Confederación y los neo-confederados argumentan que la principal motivación de los Estados confederados era el mantenimiento de los derechos de los estados y el gobierno limitado, en lugar de la preservación y expansión de la esclavitudy.[44][45][46]

Revisionismo etnocéntrico[editar]

Las ideas más afrocéntricas (es decir, las teorías de contacto entre África y las Américas precolombinas, véase la controversia sobre la raza del Antiguo Egipto) han sido identificadas como pseudohistóricas,[47][48]​ junto con las teorías de los "arios indígenas" publicadas por nacionalistas hindúes durante los años 1990 y 2000.[49]​ La "criptohistoria" desarrollada dentro del misticismo germánico y el ocultismo nazi también ha sido clasificada como pseudohistóricas.[50]

La Teoría del lenguaje solar es una ideología pseudohistórica que sostiene que todas las lenguas descienden de una forma de proto-turco.[51]​ La teoría puede haber sido ideada en parte para legitimar los préstamos árabes en el idioma turco al afirmar que dichas palabras derivan por el contrario de las turcas.[52]

Un gran número de teorías pseudohistóricas nacionalistas tratan sobre las legendarias Diez Tribus Perdidas del antiguo Israel. El Israelismo británico, también conocido como anglo-israelismo, el ejemplo más famoso de este tipo, ha sido refutado de manera concluyente por los historiadores usando evidencia de una amplia gama de diferentes campos de estudio.[53][54][55]

Pseudohistoria racista[editar]

Josiah Priest y otros escritores estadounidenses del siglo XIX escribieron narraciones pseudohistóricas que retrataban a afroamericanos y nativos americanos en una luz extremadamente negativa.[56]​ El primer libro de Priest fue The Wonders of Nature and Providence, Displayed (1826).[57][58]​ El libro es considerado por los críticos modernos como una de las primeras obras de la pseudohistoria estadounidense moderna. Priest atacó a los nativos americanos en American Antiquities and Discoveries of the West (1833)[58][59]​ y a los afroamericanos en Slavery, As It Relates to the Negro (1843).[58][60]

Teorías de contacto transoceánicas precolombinas[editar]

La mayoría de las teorías del contacto transoceánico precolombino, excluyendo la presencia nórdica en las Américas, y otros conocimientos acreditados, han sido clasificadas como pseudohistoria, incluyendo afirmaciones de que las Américas fueron realmente descubiertas por árabes o musulmanes.[61]​ El libro de Gavin Menzies 1421: El año en que China descubrió el mundo, que defiende la idea de que los marinos chinos descubrieron América, también ha sido categorizado como una obra de pseudohistoria.[6]

Psicohistoria[editar]

La psicohistoria es el estudio de las posibles motivaciones psicológicas de algunos eventos históricos; utiliza el psicoanálisis o otras disciplinas psicológicas en colaboración con la antropología y la sociología para estudiar el origen emocional de las conductas sociales y políticas de grupos y naciones. Su más notable propulsor es Lloyd deMause, fundador de The Journal of Psychohistory, quien se ha concentrado en estudiar los tipos de crianza. Algunos historiadores lo han categorizado como pseudohistoria,[62][63]​ caracterización que no es compartida por otros[64][65][66]​.

Pseudohistoria religiosa[editar]

El enigma sagrado (1982) de Michael Baigent, Richard Leigh y Henry Lincoln es un libro que pretende mostrar que ciertas figuras históricas, como Godofredo de Bouillon, y aristócratas contemporáneos son los descendientes directos de Jesús. Los historiadores han analizado ampliamente el libro, clasificándolo como pseudohistoria, [67][68][69][70][71][72][73][74][75]​ y señalaron que ahora se sabe que las tablas genealógicas usadas en él son falsas.[76]​ Sin embargo, el libro fue un best-seller internacional[77]​ e inspiró la exitosa novela de El código Da Vinci.[78]

Otro ejemplo de pseudohistoria religiosa es la tesis, encontrada en los escritos de David Barton y otros, afirmando que Estados Unidos fue fundado como una nación exclusivamente cristiana.[79][80][81][82]​ Los historiadores tradicionales en cambio apoyan la posición tradicional, que sostiene que los padres fundadores estadounidenses tenían la intención de que la iglesia y el estado se mantuvieran separados.[83][84]

Las búsquedas del arca de Noé también se han categorizado como pseudohistoria.[85][86][87][88][89]

Referencias[editar]

  1. Garrett G. Fagan, Archaeological Fantasies: How Pseudoarchaeology Misrepresents The Past and Misleads the Public, (ISBN 978-0415305938).
  2. ALLCHIN, Douglas. Pseudohistory and Pseudoscience. En Science & Education 13: 179–195, 2004. Kluwer Academic Publishers,Netherlands.
  3. Monthly magazine and British register, Volume 55 (February 1823), p. 449, in reference to John Galt, Ringan Gilhaize: Or, The Covenanters, Oliver & Boyd, 1823.[1]
  4. C. A. Elton, Remains of Hesiod the Ascraean 1815, p. xix.
  5. The Critical review: or, Annals of literature, Volume 1 ed. Tobias George Smollett, 1815, p. 152
  6. a b c d e f g h i Fritze, Ronald H. (2009). Invented Knowledge: False History, Fake Science and Pseudo-Religions. London, England: Reaktion Books. ISBN 978-1-86189-430-4. 
  7. a b Shermer, Michael; Grobman, Alex (2009). Denying History: Who Says the Holocaust Never Happened and Why Do They Say It?. Oakland, California: University of California Press. ISBN 978-0-520-26098-6. 
  8. Allchin, D. (2004). «Pseudohistory and pseudoscience». Science & Education 1 (13): 179-95. 
  9. Carroll, Robert Todd. The skeptic's dictionary. Hoboken: John Wiley & Sons (2003), p. 305.
  10. Goodrick-Clarke 1985: 224,225
  11. Nicholas Goodrick-Clarke, The Occult Roots of Nazism, p. 225 (Tauris Parke Paperbacks, 2005 edition). ISBN 978-1-86064-973-8
  12. Michael S. Heiser. «The Myth of a Sumerian 12th Planet». Consultado el 30 de julio de 2017. 
  13. Carroll, Robert T (1994–2009). «Zecharia Sitchin and The Earth Chronicles». The Skeptic's Dictionary. John Wiley & Sons. Consultado el 30 de julio de 2017. 
  14. Fritze, Ronald H. (November 2009). «On the Perils and Pleasures of Confronting Pseudohistory». Historically Speaking 10 (5): 2-5. ISSN 1941-4188. 
  15. a b Fritze, Ronald. «Ronald H. Fritze, On his book Invented Knowledge: False History, Fake Science and Pseudo-Religions, Cover Interview». July 08, 2009. Rorotoko.com. Consultado el 17 de julio de 2012. 
  16. Sheiko, Konstantin (2012). Nationalist Imaginings of the Russian Past: Anatolii Fomenko and the Rise of Alternative History in Post-Communist Russia. Soviet and Post-Soviet Politics and Society 86. Stuttgart, Germany: Ibidem-Verlag. p. 83. ISBN 9783838259154. 
  17. Merriman, Nick, editor, Public Archaeology, Routledge, 2004 p. 260
  18. Tonkin, S., 2003, Uriel's Machine – a Commentary on some of the Astronomical Assertions.
  19. Merriman, Nick, ed. (2004). «The comforts of unreason: the importance and relevance of alternative archaeology». Public Archaeology. London: Routledge. p. 260. ISBN 9780415258890. 
  20. Tonkin, Stephen (2003). «Uriel's Machine – a Commentary on some of the Astronomical Assertions». The Astronomical Unit. Consultado el 21 de noviembre de 2013. 
  21. United States Holocaust Memorial Museum, Holocaust Encyclopedia "Protocols of the Elders of Zion", last updated 4 May 2009.
  22. Philip Graves (August 16–18, 1921). «The truth about "The Protocols"». The Times (London). 
  23. Segel, Binjamin W (1996) [1926], Levy, Richard S, ed., A Lie and a Libel: The History of the Protocols of the Elders of Zion, University of Nebraska Press, p. 97, ISBN 0-8032-9245-7 .
  24. «Jews Are Not Descended From Khazars, Hebrew University Historian Says». Haaretz (en inglés). 26 de junio de 2014. Consultado el 27 de julio de 2018. 
  25. Lipstadt, Deborah E. (1994). Denying the Holocaust: The Growing Assault on Truth and Memory. New York City, New York: Plume. p. 215. ISBN 0-452-27274-2. 
  26. Lipstadt, Deborah E. (1994). Denying the Holocaust: The Growing Assault on Truth and Memory. New York City, New York: Plume. p. 215. ISBN 0-452-27274-2. 
  27. Novikov, S. P. (2000). «Pseudohistory and pseudomathematics: fantasy in our life». Russian Mathematical Surveys 55. 
  28. "In his book A Test of Time (1995), Rohl argues that the conventionally accepted dates for strata such as the Middle and Late Bronze Ages in Palestine are wrong" – in Daniel Jacobs, Shirley Eber, Francesca Silvani, Israel and The Palestinian Territories: The Rough Guide, p. 424 (Rough Guides Ltd., 2nd revised edition, 1998). ISBN 978-1-85828-248-0
  29. «Before Jon Stewart». Columbia Journalism Review. Consultado el 19 de febrero de 2017. 
  30. Thorpe, Lewis. The History of the Kings of Britain. p. 17. 
  31. Hope, Warren and Kim Holston. The Shakespeare Controversy (2009) 2nd ed., 3: "In short, this is a history written in opposition to the current prevailing view".
  32. Potter, Lois. "Marlowe onstage" in Constructing Christopher Marlowe, James Alan Downie and J. T. Parnell, eds. (2000, 2001), paperback ed., 88–101; 100: "The possibility that Shakespeare may not really be Shakespeare, comic in the context of literary history and pseudo-history, is understandable in this world of double-agents . . ."
  33. Aaronovitch, David. "The anti-Stratfordians" in Voodoo Histories (2010), 226–229: "There is, however, a psychological or anthropological question to be answered about our consumption of pseudo-history and pseudoscience. I have now plowed through enough of these books to be able to state that, as a genre, they are badly written and, in their anxiety to establish their dubious neo-scholarly credentials, incredibly tedious. . . . Why do we read bad history books that have the added lack of distinction of not being in any way true or useful . . ."
  34. In a 2011 review of the state of modern scholarship, Bart Ehrman (a secular agnostic) wrote: "He certainly existed, as virtually every competent scholar of antiquity, Christian or non-Christian, agrees" B. Ehrman, 2011 Forged : writing in the name of God ISBN 978-0-06-207863-6. p. 285
  35. Robert M. Price (an atheist who denies the existence of Jesus) agrees that this perspective runs against the views of the majority of scholars: Robert M. Price "Jesus at the Vanishing Point" in The Historical Jesus: Five Views edited by James K. Beilby & Paul Rhodes Eddy, 2009 InterVarsity, ISBN 028106329X p. 61
  36. Michael Grant (a classicist) states that "In recent years, 'no serious scholar has ventured to postulate the non historicity of Jesus' or at any rate very few, and they have not succeeded in disposing of the much stronger, indeed very abundant, evidence to the contrary." in Jesus: An Historian's Review of the Gospels by Michael Grant 2004 ISBN 1898799881 p. 200
  37. Richard A. Burridge states: "There are those who argue that Jesus is a figment of the Church’s imagination, that there never was a Jesus at all. I have to say that I do not know any respectable critical scholar who says that anymore." in Jesus Now and Then by Richard A. Burridge and Graham Gould (Apr 1, 2004) ISBN 0802809774 p. 34
  38. Did Jesus exist?, Bart Ehrman, 2012, Chapter 1
  39. Sykes, Stephen W. (2007). "Paul's understanding of the death of Jesus". Sacrifice and Redemption. Cambridge University Press. pp. 35–36. ISBN 978-0-521-04460-8.
  40. Mark Allan Powell (1998). Jesus as a Figure in History: How Modern Historians View the Man from Galilee. Westminster John Knox Press. p. 168. ISBN 978-0-664-25703-3. 
  41. James L. Houlden (2003). Jesus in History, Thought, and Culture: Entries A–J. ABC-CLIO. ISBN 978-1-57607-856-3. 
  42. Robert E. Van Voorst (2000). Jesus Outside the New Testament: An Introduction to the Ancient Evidence. Wm. B. Eerdmans Publishing. pp. 14-16. ISBN 978-0-8028-4368-5. 
  43. Dickson, John. «Best of 2012: The irreligious assault on the historicity of Jesus». Abc.net.au. Consultado el 17 de junio de 2014. 
  44. David Barton (December 2008). «Confronting Civil War Revisionism: Why the South Went To War». Wall Builders. Consultado el 30 de diciembre de 2013. 
  45. Barrett Brown (27 de diciembre de 2010). «Neoconfederate civil war revisionism: Those who commemorate the South's fallen heroes are entitled to do so, but not to deny that slavery was the war's prime cause». TheGuardian.com. Consultado el 30 de diciembre de 2013. 
  46. «Howard Swint: Confederate revisionism warps U.S. history». Charleston Daily Mail. 15 de junio de 2011. Consultado el 30 de diciembre de 2013. 
  47. Sherwin, Elisabeth. «Clarence Walker encourages black Americans to discard Afrocentrism». Davis Community Network. Consultado el 13 de noviembre de 2007. 
  48. Ortiz de Montellano, Bernardo & Gabriel Haslip Viera & Warren Barbour (1997). «They were NOT here before Columbus: Afrocentric hyper-diffusionism in the 1990s». Ethnohistory (Duke University Press) 44 (2): 199-234. JSTOR 483368. doi:10.2307/483368. 
  49. Nanda, Meera (January–March 2005). «Response to my critics» (PDF). Social Epistemology 19 (1): 147-91. doi:10.1080/02691720500084358.  Sokal, Alan (2006). «Pseudoscience and Postmodernism: Antagonists or Fellow-Travelers?». En Fagan, Garrett. Archaeological Fantasies: How pseudoarchaeology misrepresents the past and misleads the public. Routledge. ISBN 0-415-30592-6. 
  50. Nicholas Goodrick-Clarke. 1985. The Occult Roots of Nazism: Secret Aryan Cults and Their Influence on Nazi Ideology: The Ariosophists of Austria and Germany, 1890–1935. Wellingborough, England: The Aquarian Press. ISBN 0-85030-402-4. (Several reprints.) Expanded with a new Preface, 2004, I.B. Tauris & Co. ISBN 1-86064-973-4
  51. Aytürk, İlker (November 2004). «Turkish Linguists against the West: The Origins of Linguistic Nationalism in Atatürk's Turkey». Middle Eastern Studies (London: Frank Cass & Co (Routledge)) 40 (6): 1-25. ISSN 0026-3206. OCLC 86539631. doi:10.1080/0026320042000282856. 
  52. Zuckermann, Ghil'ad (2003), Language Contact and Lexical Enrichment in Israeli Hebrew. Palgrave Macmillan. ISBN 978-1403917232 [2], p. 165.
  53. Melton, J. Gordon (2005). Encyclopedia of Protestantism. New York: Facts on File, Inc. p. 107. ISBN 0-8160-5456-8. 
  54. Cross, Frank Leslie; Livingstone, Elizabeth A. (2005). The Oxford Dictionary of the Christian Church (en inglés). Oxford University Press. ISBN 9780192802903. 
  55. Shapiro, Faydra L. (2015). Christian Zionism: Navigating the Jewish-Christian Border. Eugene, OR: Cascade Books. p. 151. 
  56. Williams, Stephen (1991). Fantastic Archaeology: The Wild Side of North American Prehistory. Philadelphia, Pennsylvania: University of Pennsylvania Press. 
  57. Priest, Josiah (1826). The Wonders of Nature , and Providence Displayed. Albany: E & E Hosford. 
  58. a b c Williams, Stephen (1991). Fantastic Archaeology: The Wild Side of North American Prehistory. Philadelphia, Pennsylvania: University of Pennsylvania Press. 
  59. Priest, Josiah (1835). American Antiquities and Discoveries in the West. Albany: Hoffman and White. 
  60. Priest, Josiah (1843). Slavery, As It Relates to the Negro. Albany: C. van Bethuysen & Co. 
  61. http://hnn.us/article/23662
  62. Barzun, Jacques (1989). Clio and the Doctors: Psycho-History, Quanto-History and History. Chicago, Illinois: University of Chicago Press. p. 3. ISBN 9780226038513. Consultado el 30 de julio de 2017. 
  63. Hunt, Lynn (2002). «Psychology, Pschoanalysis and Historical Thought -The Misfortunes of Psychohistory». En Kramer Lloyd S. and Maza, Sarah C. A Companion to Western Historical Thought. Blackwell Publishing. pp. 337-57. ISBN 0-631-21714-2. 
  64. Milburn, Michael A.; S.D. Conrad (1996). "The politics of denial". Journal of Psychohistory. 23: 238–251.
  65. Salazar, Hugo Torres. Psicohistoria: Método de Enseñanza, método de investigación. En REVISTA DE LA FACULTAD DE PSICOLOGÍA, UNMSM VOL. 9 - Nº 2 - pp. 133 - 140. ISSN: 1560-909X
  66. Hernández Sandoica, Elena. Tendencias historiográficas actuales, Madrid, Ediciones AKAL, 2004 ISBN 8446019728, 9788446019725 páginas 193y ss.
  67. Thompson, Damian (2008). Counterknowledge. How We Surrendered to Conspiracy Theories, Quack Medicine, Bogus Science and Fake History. Atlantic Books. ISBN 1-84354-675-2. 
  68. Jarnac, Pierre (1985). Histoire du Trésor de Rennes-le-Château. Saleilles: P. Jarnac. 
  69. Jarnac, Pierre (1988). Les Archives de Rennes-le-Château. Editions Belisane. «Describing The Holy Blood and the Holy Grail as a "monument of mediocrity"». Chaumeil, Jean-Luc (1994). La Table d'Isis ou Le Secret de la Lumière. Editions Guy Trédaniel. 
  70. Etchegoin, Marie-France; Lenoir, Frédéric (2004). Code Da Vinci: L'Enquête. Robert Laffont. 
  71. Introvigne, Massimo (2005). Gli Illuminati E Il Priorato Di Sion – La Verita Sulle Due Societa Segrete Del Codice Da Vinci Di Angeli E Demoni. Piemme. 
  72. Bedu, Jean-Jacques (2005). Les sources secrètes du Da Vinci Code. Editions du Rocher. 
  73. Sanchez Da Motta, Bernardo (2005). Do Enigma de Rennes-le-Château ao Priorado de Siao – Historia de um Mito Moderno. Esquilo. 
  74. Morley, Neville (1999). Writing Ancient History. Cornell University Press. p. 19. ISBN 0-8014-8633-5. 
  75. Miller, Laura (22 de febrero de 2004). «The Last Word; The Da Vinci Con». The New York Times. 
  76. Laura Miller (2006). Dan Burstein, ed. Secrets of the Code. Vanguard Press. p. 405. ISBN 978-1-59315-273-4. 
  77. Miller, Laura (22 de febrero de 2004). «The Last Word; The Da Vinci Con». The New York Times. 
  78. Miller, Laura (22 de febrero de 2004). «The Last Word; The Da Vinci Con». The New York Times. 
  79. Specter, Arlen (Spring 1995). «Defending the wall: Maintaining church/state separation in America». Harvard Journal of Law and Public Policy 18 (2): 575-90. 
  80. House Passes, Considers Evangelical Resolutions, Baltimore Chronicle
  81. David Barton – Propaganda Masquerading as History, People for the American Way
  82. Boston Theological Institute Newsletter Volume XXXIV, No. 17, Richard V. Pierard, January 25, 2005
  83. Boston, Rob (2007). "Dissecting the religious right's favorite Bible Curriculum", Americans United for Separation of Church and State, American Humanist Association. Retrieved on April 9, 2013
  84. Harvey, Paul (10 May 2011). «Selling the Idea of a Christian Nation: David Barton's Alternate Intellectual Universe». Religion Dispatches. Consultado el 9 de abril de 2013. 
  85. Fagan, Brian M.; Beck, Charlotte (1996). The Oxford Companion to Archaeology. Oxford, England: Oxford University Press. ISBN 0-19-507618-4. 
  86. Cline, Eric H. (2009). Biblical Archaeology: A Very Short Introduction. Oxford, England: Oxford University Press. ISBN 0-19-974107-7. 
  87. Feder, Kenneth L. (2010). Encyclopedia of Dubious Archaeology: From Atlantis to the Walam Olum. Santa Barbara, California: ABC-CLIO. ISBN 0-313-37919-X. 
  88. Rickard, Bob; Michell, John (2000). «Arkeology». Unexplained Phenomena: A Rough Guide Special. London, England: Rough Guides. pp. 179-83. ISBN 1-85828-589-5. 
  89. Dietz, Robert S. "Ark-Eology: A Frightening Example of Pseudo-Science" in Geotimes 38:9 (Sept. 1993) p. 4.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]