Infodemia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El término infodemia se emplea para referirse a la sobre abundancia de información sobre un tema concreto, como por ejemplo en el caso del coronavirus.[1]​ El término se deriva de la unión entre la palabra información y la palabra epidemia. Se relaciona con conceptos similares como fake news o infoxicación, en la medida que la cantidad y exposición de éstos se intensifican [2]​.

Generalmente, los datos que se difunden en una infodemia.[3]​ tienden a ser falsos, lo que desvirtúa las fuentes confiables de información que buscan ofrecer insumos relevantes acerca de un tema en específico.  La desinformación surge como el resultado de la rápida propagación de datos por los medios de comunicación de libre acceso como las redes sociales tales como Facebook, Instagram y WhatsApp. La inexistencia de filtros de veracidad en estas plataformas propicia la desinformación del público general inexperto.[4]

Las infodemias pueden propagarse por errores, desinformación y rumores durante una emergencia de salud, lo que puede dificultar una respuesta efectiva y crear confusión y desconfianza entre las personas [5]​. En el caso de brotes de rápida evolución, el ritmo de propagación de información es extremadamente acelerado, sobre todo, en la medida que se trate de un tema universal. En algunos casos, la información que se propaga es deliberadamente errónea. Sin embargo, en otros, la circulación de afirmaciones falsas previamente comunicadas, puede ser difundida con buenas intenciones por personas que no tiene fuentes o recursos para verificar la validez de la información.

Historia[editar]

En febrero de 2020, tras la pandemia del virus covid-19, la Organización Mundial de la Salud (OMS) oficializó el término para describir la exuberancia de desinformación y rumores que se crearon alrededor de la enfermedad. Al tratarse de un virus nunca antes visto, la demanda por información pertinente para entender, controlar y erradicar el virus comenzó a ser una necesidad de primera mano y de orden internacional. Con la actualización de la ciencia aumentan las expectativas de encontrar respuestas inmediatas  lo que presiona a la comunidad científica para operar a la misma velocidad de los medios sociales ya las plataformas de mensajería instantáneas.

Consecuentemente, la información circula a una velocidad mayor que las recomendaciones de las autoridades, médicos, profesionales y agentes del sector público. La falta de información veraz y de experiencias previas con un virus similar, generan confusión y miedo; dos de las grandes consecuencias de una infodemia mal controlada. Desde la oficialización del término por la OMS, se busca que las publicaciones relevantes al virus se sometan a un riguroso proceso de verificación de contenido, empero, incluso las publicaciones más especializadas no cumplen con esta medida, lo que le asigna al público objetivo la responsabilidad de consumir la información que circula sin filtros en las redes con ardua prudencia.[6]

Consecuencias[editar]

La sobreexposición de datos de fuentes poco confiables supone uno de los mayores problemas de la actualidad. La infodemia actual por el covid-19 se presenta como un obstáculo a los esfuerzos de contención del brote del virus, en la medida que propaga pánico y confusión, generando sociedad, cuando las recomendaciones de los gobiernos e instituciones internacionales recae en la unión como método de solidaridad para salvar vidas y poner fin a la crisis sanitaria.

La amenaza del virus no se limita únicamente a la comunidad sanitaria, la desinformación por Internet afecta a muchos ámbitos, desde la política hasta el cuidado del núcleo familiar. En relación con la emergencia de salud pública por el coronavirus, la desinformación obstaculiza la lucha contra la enfermedad y su contención, con consecuencias que atentan contra la vida humana.[7]

Las teorías conspirativas del origen del coronavirus son une ejemplo de fake news que componen el contenido de una infodemia al propagarse rápidamente por Internet como repercusión del acceso a la libertad de información. Para que exista una infodemia, la propagación de información debe suceder en todos los países del mundo y en muchos más idiomas que en los oficiales de las Naciones Unidas.[8]

Temáticas Principales de la infodemia del COVID-19[editar]

  • Causa y el origen del virus.
  • Síntomas y patrones de transmisión.
  • Posibles curas y tratamientos.
  • Cifras de todo tipo.
  • Patrones, impactos y efectividad de las organizaciones de salud e instituciones gubernamentales.  [9][10]

Mitigación de la infodemia[editar]

La Organización Mundial de la Salud ha comenzado una serie de esfuerzos como respuesta a la necesidad de abolir la infodemia de bulos, rumores y desinformación en cuanto a cómo se propaga, se combate y perjudica el coronavirus. La OMS se ha unido con diferentes aliados estratégicos como los gobiernos e investigadores científicos para combatir esta "pandemia virtual". Para hacerlo, la OMS difunde únicamente información de salud pública pertinente a través de sus plataformas web y redes sociales oficiales. La información es objetiva y se presenta en múltiples idiomas. Consecuentemente, las redes sociales se posicionaron como la primera línea de acción frente a la amenaza de la actual infodemia. Entre las más importantes yacen Google, Facebook, Pinterest, TikTok y Tencent.

  • Google: se lanzó una “Alerta SOS” en el motor de búsqueda de Google donde se proporciona un rápido acceso a los artículos relevantes actuales de covid-19. Entre estos se incluyen consejos de seguridad, recursos técnicos, cifras avaladas por la OMS e incluso un enlace de acceso directo al Twitter de la organización.
  • Youtube: En los videos de YouTube en donde se tratan temas relacionados con el virus se facilita un enlace para que los usuarios accedan al portal web de la OMS.
  • Facebook: en la función de búsqueda de Facebook aparece un aviso que alienta a los usuarios de la mayoría de países a consultar el sitio web de la OMS al introducir el término coronavirus.

La OMS trabaja en estrecha relación con alianzas chinas, puesto que el 99% de los casos de infección por el coronavirus se originaron en dicho país. Se realiza una selección del contenido para divulgar consejos correctos y prácticos en chino.  La compañía Tencent, ha permitido ampliar la comunicación ofreciendo artículos diarios, información e infografías de la OMS a través de herramientas digitales como WeChat, con el fin de verificar rumores crecientes en otros medios.

La OMS no solo trabaja con las redes sociales. También organiza conferencias de prensas diarias con información correcta y utilizable para que los corresponsales del mundo obtengan  flujos de información responsables. Además, la OMS colabora con periodistas y con los servicios informativos de los medios de comunicación tradicionales en los diferentes países del mundo para que las comunicaciones impresas y los canales de teledifusión prioricen los titulares de salud publica frente a los ingresos publicitarios que en muchos casos propagan el pánico.

EPI-WIN[editar]

La Red de Información de la OMS para Epidemias o (EPI-WIN) es uno de los esfuerzos de  comunicación de riesgos de la OMS para mitigar los impactos de la infodemia tras el coronavirus originado en Wuhan, China el 31 diciembre de 2019. Hace parte del Programa de Emergencia de Salud de la OMS y proporciona recursos y actualizaciones periódicas de datos, información y preguntas pertinentes durante una epidemia en desarrollo. La EPI–WIN tiene como objetivo erradicar los mitos y falacias que surgen en fuentes de información de libre acceso como las redes sociales, aprovechando las plataformas existentes en varios sectores para difundir información pertinente y comprobada por los expertos capacitados para hacerlo. Estas fuentes confiables pueden ser individuos, organizaciones paraguas, representantes y empleadores que participan en la difusión de información bilateral entre expertos y el público general.

Actualmente EPI-WIN le está apuntando a la propagación de información personalizada con sectores claros, con el objetivo de utilizar canales eficientes para ayudar a empleados y fabricantes a tomar decisiones oportunas. EPI- WIN dirige información enfocada para los sectores de viajes y turismo, negocios, alimentación, agricultura y de atención médica (salud), además de proporcional información para el público general. En la medida que crece la infodemia, los grupos de audiencia se expandirán en las próximas semanas.

[11]

EPI-WIN cubre cuatro áreas estratégicas de trabajo para responder a la infodemia:

(Directamente traducido de la página oficial de la OMS) [12]

  • Identificar: a través de la red científica y de socios de la OMS, se recopila, evalúa y evalúa la relevancia de la evidencia en tiempo real para ayudar a formular recomendaciones y políticas que tengan un impacto en la salud de las personas y las poblaciones.
  • Simplificar: este conocimiento se traduce en mensajes de cambio de comportamiento y de comportamiento. Esto incluye la serie del destructor de mitos, “Cómo hacerlo” de la OMS y videos de capacitación, preguntas frecuentes, información semanal y conjunto de diapositivas de evidencia para representantes de salud. La OMS utiliza diferentes canales de comunicación para expulsar y colocar el contenido en el lugar correcto para que se pueda encontrar.
  • Amplificar: la OMS se comunica y dialoga con las partes interesadas clave para comprender las inquietudes y las necesidades de información para adaptar el asesoramiento y los mensajes y ayudar a estas partes interesadas a dirigirse a la audiencia que representan. A través de este proceso, las partes interesadas amplifican el mensaje de salud pública correcto de manera que sea más fácil de usar y conduzca a un cambio de comportamiento. Se establecen diálogos y llamadas de participación activa para el sector de viajes y turismo, el sector de la alimentación y la agricultura, las organizaciones religiosas, las asociaciones de profesionales de la salud y la atención médica, los medios de comunicación y los periodistas, así como a los responsables de la toma de decisiones de salud pública.
  • Cuantificar: las plataformas de tecnología de redes sociales son un amplificador y un observatorio de información, correcto o incorrecto. A través de alianzas estratégicas, estas plataformas colocan información relevante y asesoramiento de la OMS en el punto de vista de los consumidores, así como ayudan a la OMS a rastrear, monitorear y cuantificar la infodemia. Existe una gran cantidad de información sobre estas plataformas que ayudan a comprender los sentimientos de la población y guían la efectividad de las medidas de salud pública.


[13]

[14]

[15]

[16]

[17]

[18]

[19]

[20]

[21]

[22]

[23]

Referencias[editar]

  1. «Glosario del coronavirus: todos los términos que rodean al Covid-19». www.nationalgeographic.com.es. 17 de marzo de 2020. Consultado el 11 de mayo de 2020. 
  2. «¿Qué es la infodemia y cómo hacerle frente?». Radio Nacional de Colombia. 21 de abril de 2020. Consultado el 11 de mayo de 2020. 
  3. Daus, Gisela (15 de mayo de 2020). «Fake news. Infodemia, la mentira como peste». Clarín (Argentina). p. https://www.clarin.com/autor/gisela-daus.html. Consultado el 25 de mayo de 2020. 
  4. «Covid-19: ¿Qué es la infodemia y cómo hacerle frente?». Radio Nacional de Colombia. 21 de abril de 2020. Consultado el 11 de mayo de 2020. 
  5. «EPI-WIN». www.who.int (en inglés). Consultado el 11 de mayo de 2020. 
  6. «La ‘infodemia’». www.milenio.com. Consultado el 11 de mayo de 2020. 
  7. Ng, Tedros Adhanom Ghebreyesus y Alex (18 de febrero de 2020). «Opinión | Desinformación frente a medicina: hagamos frente a la ‘infodemia’». El País. ISSN 1134-6582. Consultado el 11 de mayo de 2020. 
  8. Nations, United. «UN tackles ‘infodemic’ of misinformation and cybercrime in COVID-19 crisis». United Nations (en inglés). Consultado el 11 de mayo de 2020. 
  9. Network, The OECD Forum (23 de abril de 2020). «Managing the Infodemic: A critical condition for an effective global response to the COVID-19 pandemic». The OECD Forum Network (en inglés). Consultado el 11 de mayo de 2020. 
  10. «EPI-WIN». www.who.int (en inglés). Consultado el 11 de mayo de 2020. 
  11. «EPI-WIN». www.who.int (en inglés). Consultado el 11 de mayo de 2020. 
  12. «EPI-WIN». www.who.int (en inglés). Consultado el 11 de mayo de 2020. 
  13. de 2020, 4 de Abril. «Qué es la infodemia y cómo influye para promover la discriminación en medio de la pandemia de coronavirus». infobae. Consultado el 11 de mayo de 2020. 
  14. Bravo, Jorge. «Infodemia y medios públicos». El Economista. Consultado el 11 de mayo de 2020. 
  15. «"Infodemia": El problema de las fake news sobre el coronavirus». Cluster Salud | AméricaEconomía. Consultado el 11 de mayo de 2020. 
  16. SL, MOTTO Digital Agency. «Infodemia». www.redtrescero.es. Consultado el 11 de mayo de 2020. 
  17. ««infodemia», neologismo válido». www.fundeu.es. Consultado el 11 de mayo de 2020. 
  18. Nations, United. «UN tackles ‘infodemic’ of misinformation and cybercrime in COVID-19 crisis». United Nations (en inglés). Consultado el 11 de mayo de 2020. 
  19. Zarocostas, John (29 de febrero de 2020). «How to fight an infodemic». The Lancet (en inglés) 395 (10225): 676. ISSN 0140-6736. PMID 32113495. doi:10.1016/S0140-6736(20)30461-X. Consultado el 11 de mayo de 2020. 
  20. «infodemic - Wiktionary». en.wiktionary.org. Consultado el 11 de mayo de 2020. 
  21. Miller, Carl (4 de mayo de 2020). «Far-right spreads Covid-19 'infodemic' on Facebook». BBC News (en inglés británico). Consultado el 11 de mayo de 2020. 
  22. Wong, Julia Carrie (10 de abril de 2020). «Tech giants struggle to stem 'infodemic' of false coronavirus claims». The Guardian (en inglés británico). ISSN 0261-3077. Consultado el 11 de mayo de 2020. 
  23. «How experts are fighting the coronavirus 'infodemic'». World Economic Forum (en inglés). Consultado el 11 de mayo de 2020.