Posverdad

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Un cartel a favor del Brexit con una afirmación falsa sobre la cuota de membresía de la Unión Europea, citado como un ejemplo de la política de la posverdad: «Cada día enviamos a la Unión Europea 50 millones de libras esterlinas: mejor gastémoslos en nuestro sistema nacional de salud».[1]

Posverdad o mentira emotiva es un neologismo que implica la distorsión deliberada de una realidad en la que priman las emociones y las creencias personales frente a los hechos objetivos, con el fin de crear y modelar la opinión pública e influir en las actitudes sociales, tal como lo define la Real Academia Española de la Lengua (RAE).[2]

En cultura política, se denomina política de la posverdad (o política posfactual) a aquella en la que el debate está enmarcado ya no en apelaciones, sino en las emociones, desconectándose de los detalles de la política pública y por la reiterada afirmación de puntos de discrepancias en los cuales las réplicas fácticas o hechos, son ignoradas. La posverdad se diferencia de la tradicional disputa y falsificación de la realidad o veracidad, dándole una importancia «secundaria». En resumen, sería la idea según la cual «el que algo aparente ser verdad es más importante que la propia verdad».[3]

Para algunos autores la posverdad es sencillamente mentira (falsedad) o estafa encubiertas en una expresión que ocultaría la tradicional propaganda política o el uso de las relaciones públicas como instrumento de manipulación mediática.

Según el historiador italiano Steven Forti, «si hoy no cabe duda de que la posverdad es un rasgo de nuestra época... tampoco cabe duda alguna de que es la extrema derecha quien la utiliza más frecuentemente hasta convertirse en una de las características imprescindible para poderla definir y entender», hasta el punto que Forti propone llamar a la ultraderecha del siglo xxi «extrema derecha 2.0». Por ejemplo el ultraderechista ruso Aleksandr Duguin ha llegado a afirmar: «la verdad es una cuestión de creencia [...] los hechos no existen».[4]

Origen e historia del término posverdad[editar]

El concepto creció en popularidad a partir de la elección de Donald Trump, expresidente de los Estados Unidos, y de la campaña por el Brexit. Pero, su origen, sin embargo, es de principios de la década de 1990.

El origen del término post-truth, en inglés, de acuerdo al diccionario de Oxford, se empleó por primera vez en 1992. Lo hizo el dramaturgo serbio estadounidense Steve Tesich, en un artículo publicado en la revista The Nation. En el artículo, Tesich decía “Lamento que nosotros, como pueblo libre, hayamos decidido libremente vivir en un mundo en donde reina la posverdad.” Tesich reflexionaba en este texto sobre el escándalo Irán-Contra y la guerra del Golfo Pérsico. [5]

El filósofo, humanista y pensador británico, A.C Grayling, asegura que la posverdad tiene su origen en la crisis económica del 2008, debido al resentimiento económico, que facilitó la exaltación de las emociones sobre temas como la inmigración, y sembró dudas sobre los políticos. Grayling también asegura que otro ingrediente clave en la cultura de la posverdad son las redes sociales.[6]

Otro de los orígenes contemporáneos del término posverdad se le atribuye al bloguero David Roberts quien, en 2010, escribió un artículo para la revista norteamericana especializada en información medioambiental Grist, donde por primera vez se hablaba de “política de posverdad”. donde la definió como «una cultura política en la que la política (la opinión pública y la narrativa de los medios de comunicación) se han vuelto casi totalmente desconectadas de la política pública (la sustancia de lo que se legisla)». El inventor del término se refería a los políticos que negaban el cambio climático, pese a toda la evidencia científica que existía al respecto.[7]

Algunos comentaristas políticos han identificado la política posverdad como ascendente en la política de algunos países, así como en otras áreas de debate, impulsadas por una combinación del ciclo de noticias de veinticuatro horas, de un falso equilibrio mediático, y la creciente ubicuidad de los medios sociales.

Sin embargo, en 2004, el término encontró un cierto desarrollo conceptual gracias a Ralph Keyes, quien usó el concepto «era de la posverdad» en su libro The post-truth era: dishonesty and deception in contemporary life. El mismo año, el periodista estadounidense Eric Alterman habló de un «ambiente político de la posverdad» y acuñó el término «presidencia de la posverdad» en su análisis de las declaraciones engañosas o erróneas de la Presidencia de George W. Bush tras los atentados del 11 de septiembre de 2001.

En su libro de 2004 Post-democracy, Colin Crouch utilizó el concepto «posdemocracia» para dar cuenta de un modelo de política donde «las elecciones ciertamente existen y pueden cambiar los gobiernos» pero «el debate electoral público es un espectáculo estrechamente controlado, gestionado por equipos rivales de profesionales expertos en técnicas de persuasión, y considerando una pequeña gama de temas seleccionados por esos equipos». Crouch atribuye directamente al «modelo de industria publicitaria» de la comunicación política la crisis de confianza y las acusaciones de deshonestidad que se asocian con la política posverdad.

Especialmente, han recurrido al término posverdad los medios de comunicación considerados profesionales, que achacan estos sucesos a la falta de criterio de una gran parte de la sociedad, que se informa por vías alternativas de dudosa credibilidad en la red, sin un grupo editor que las avale.

El término se extendió fuertemente durante las campañas para la elección presidencial de 2016 en los Estados Unidos y el referéndum de 2016 sobre la permanencia en la Unión Europea en el Reino Unido. El término pretende describir la conmoción que han supuesto el Brexit, la derrota de Hillary Clinton y el triunfo del "No" en el Plebiscito por la paz en Colombia, acontecimientos que sobrepasan las expectativas racionales y responden más cuestiones emocionales que a la razón o lógica.[8]

El diccionario inglés Oxford declaró post-truth (posverdad) como la palabra internacional del año 2016, citando un aumento de 2 000% en su uso en comparación con 2015.

Martín Caparrós considera el término un mero sinónimo del viejo uso de la propaganda, las relaciones públicas y la comunicación estratégica como instrumentos de manipulación y control social. Considera a Edward Bernays uno de los teóricos de la propaganda ―tanto política como comercial― que creó el término relaciones públicas para sustituir las connotaciones negativas del concepto de propaganda.[9]

Descripción y usos[editar]

Un manifestante cuestionando la legitimidad del certificado de nacimiento de Barack Obama, considerado un ejemplo de posverdad.[10]

Un rasgo definitorio de la política de la posverdad es que los activistas continúan repitiendo sus puntos de discusión, incluso si los medios de comunicación o los expertos independientes demostraran que estos puntos fueran falsos.[11][12][13]​ En un modo más extremo, la política de la posverdad puede hacer uso del conspiracionismo.[14][15]

En el discurso sobre la posverdad y su conexión con la mediación, el foco está en Internet y las redes sociales como espacio predilecto para el engaño y la tergiversación.[16]​ La posverdad radica en la subordinación y reorganización de los hechos desde ideologías específicas y voluntad política,[17][18]​ lo que requiere de un mecanismo de legalización en el que se intente naturalizar la epistemología a partir de las emociones políticas. Estas, barreras de información, deben ser reales.

Las críticas basadas en los hechos de una campaña se atribuyen a un poderoso enemigo ―como el establishment, el Nuevo Orden Mundial, los sionistas o los medios de comunicación dominantes― que supuestamente tratan de desacreditarlo, lo que a su vez aleja a los votantes de estas fuentes de información.[19]​ En palabras de Norm Chomsky: “La gente ya no cree en los hechos”, y a su juicio, Trump, que ganó en las redes sociales, “representa un grave peligro”. Ha desatado de forma consciente una ola de racismo, xenofobia o sexismo que escondidos pero que potencialmente nadie había legitimado.[20]​ En esta forma de política posverdad, los rumores falsos (como las teorías de conspiración sobre el certificado de nacimiento o la supuesta religión musulmana del presidente estadounidense Barack Obama) se convierten en temas de noticias importantes.[21]

La política de la posverdad se ha aplicado como una palabra de moda[22]​ en una amplia gama de culturas políticas: un artículo en The Economist identificó la existencia de política de la posverdad en Austria, Alemania,[23]Corea del Norte, Polonia, Rusia, Turquía, Reino Unido y Estados Unidos.[24]

En 2016, la etiqueta «posverdad» fue especialmente usada para describir la campaña presidencial de Donald Trump, tanto por periodistas y columnistas[25][26][15][27][28][29]​ como por académicos de las áreas de Ciencias Políticas e Historia de Harvard.[30]​ La explicación de la posverdad también fue utilizada para describir la campaña a favor de la salida del Reino Unido de la Unión Europea en el referéndum de 2016.[1][31][25][26][32]

Cómo opera[editar]

Varias tendencias en el ámbito de los medios de comunicación han sido culpadas por el aumento de la percepción de la posverdad con la falta de rigor y sensibilidad.[33]​ La confianza en las principales instituciones, incluidas las estructuras gubernamentales y de los principales medios de comunicación, ha alcanzado mínimos históricos en países de todo el mundo.[26]​ Se ha sugerido que bajo estas condiciones los medios de noticias luchan para ganar tracción ante un público más amplio,[26][34]​ y, entonces, los políticos recurren a mensajes cada vez más drásticos.[35]

Los medios sociales añaden una dimensión adicional, ya que las redes que los usuarios crean pueden convertirse en cámaras de eco (posiblemente acentuadas por la burbuja de filtro) donde domina un único punto de vista político y el escrutinio de las reivindicaciones falla,[36][37][38]​ permitiendo la existencia de un ecosistema mediático paralelo de sitios web, editoriales y canales informativos que terminan repitiendo afirmaciones posfácticas sin refutación.[14]​ En este entorno, las campañas negativas basadas en técnicas de posverdad pueden ignorar los controles de veracidad de los hechos o desestimarlos como motivados por prejuicios.[15]

Muchos medios de noticias están obligados por las normas para garantizar imparcialidad. En algunos casos, esto conduce a un balance falso donde los puntos de vista de las minorías reciben un énfasis indebido y las exageraciones o mentiras contadas durante las campañas políticas no son adecuadamente cuestionadas.[11][39]​ Los ciclos de noticias de veinticuatro horas, que requieren informes y análisis constantes, también contribuyen a que los canales informativos recurran repetidamente a las mismas figuras públicas, lo que beneficia a los políticos más conocedores de las relaciones públicas, y conllevaría a que la presentación y la personalidad del entrevistado tenga un impacto mayor en la audiencia que los mismos hechos en análisis,[40]​ mientras que el proceso de reclamación, derecho a réplica y reconvención puede proporcionar material para varios días de cobertura de noticias a expensas de un análisis más profundo del caso.[36]

La posverdad utiliza para su funcionamiento el microtargeting, una técnica basada en algoritmos que analiza, separa y junta a las personas según su forma de pensar y sus intereses, y ofrece servicios y productos que satisfagan sus deseos para tener así a la gente dividida por ideologías y creencias. Esto provoca que las personas tengan medios de comunicación muy diferentes dependiendo de su manera de pensar. Así, una persona de ideología liberal y una socialista rara vez se informarán con medios que coincidan. Esto es así porque los medios se preocupan más en dar a cada uno su verdad que en dar la verdad de manera objetiva. Esta herramienta está presente en el mundo de la comunicación, y cada vez es más común ver interpretaciones y opiniones subjetivas sobre la realidad de cada uno que la realidad en sí. Así, la combinación entre globalización y la masificación digital ha creado que la realidad sea un mosaico en el que cada uno añade una parte de su verdad. Además, el hecho de que los algoritmos y los sistemas electrónicos analicen las fuentes, las reorganicen y las entiendan ha provocado que estos sistemas inanimados extraigan sus propias conclusiones y aprendan de ellas, cambiando los procedimientos y la manera de presentar la información. De esta manera el usuario que busca información encuentra ideas ya extraídas, y no se le permite razonar y analizar la información para obtener sus propias conclusiones. A esto se le añade el hecho de que cada vez es más común ver noticias repetidas, falsos expertos dando opiniones que confunden a la población y medios de comunicación manchados por bulos, plagios y opiniones enmascaradas como información veraz, lo que dificulta aún más que el ciudadano de a pie se informe.[41]

El sociólogo Félix Ortega cree que el funcionamiento actual de los medios hace que los ciudadanos no puedan diferenciar la verdad de la mentira. Esto se debe a la transformación de la información en propaganda, a la falta de principios y ética y a la persecución continua de intereses privados de quienes controlan los medios de comunicación, que se ven beneficiados al polarizar a la población y así tener un público fiel.[42]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Simons, Ned (8 de junio de 2016). «Tory MP Sarah Wollaston Switches Sides in EU Referendum Campaign». The Huffington Post (en inglés). Consultado el 11 de julio de 2016. 
  2. «¿Qué es la posverdad? Implicaciones y riesgos». UNIR. Consultado el 22 de noviembre de 2021. 
  3. Sanche, Ana Belen Hernandez. «Postverdad y política, ¿alguna relación?». Difusión del tejido empresarial de Aragón y sus protagonistas. Consultado el 22 de noviembre de 2021. 
  4. Forti, 2021, p. 146-147; 155. "La ultraderecha ha entendido, pues, que las fragilidades y las vulnerabilidades existentes pueden ser explotadas: deconstruyendo la realidad compartida y sembrando confusión se puede polarizar aún más la sociedad y sacar provecho a nivel electoral. De ahí su interés y sus esfuerzos para generar y difundir noticias fasas..."
  5. «Qué significa y de dónde viene el término «posverdad» | FundéuRAE». www.fundeu.es. 7 de agosto de 2017. Consultado el 22 de noviembre de 2021. 
  6. «Qué es la "posverdad", el concepto que puso de moda el "estilo Trump" en Estados Unidos». BBC News Mundo. Consultado el 22 de noviembre de 2021. 
  7. «Gallego-Díaz, S. (2016, -09-25T18:40:50Z). La era de la política posverdad. El País». 
  8. «La información en la era de la posverdad: retos, mea culpas y antídotos - El Eafitense / Edición 112 - Universidad EAFIT». www.eafit.edu.co. Consultado el 22 de noviembre de 2021. 
  9. Rafael. «EL 4D Y LA POSVERDAD». Paralelo 36 Andalucia. Consultado el 22 de noviembre de 2021. 
  10. Lewandowsky, Stephan; Ecker, Ullrich K.H.; Cook, John (2017). «Beyond Misinformation: Understanding and Coping with the “Post-Truth” Era». Journal of Applied Research in Memory and Cognition 6 (4): 353-369. ISSN 2211-3681. doi:10.1016/j.jarmac.2017.07.008. Consultado el 16 de mayo de 2018. 
  11. a b Preston, Peter (9 de septiembre de 2012). «Broadcast news is losing its balance in the post-truth era». The Guardian (en inglés). 
  12. Pérez, David (25 de octubre de 2017). «Posverdad, marca blanca de la mentira». ABC. 
  13. Elías Pérez, Carlos (1 de julio de 2021). El periodismo como herramienta contra las fake news. UNED. pp. 19-57. Consultado el 22 de noviembre de 2021. 
  14. a b Boston, Roy (22 de diciembre de 2015). «Humanists and the rise of "post-truth America"». The Humanist (en inglés). .
  15. a b c Cillizza, Chris (10 de mayo de 2016). «Donald Trump's post-truth campaign and what it says about the dismal state of US politics». The Independent. Consultado el 11 de julio de 2016. 
  16. Carrera, P (29 de noviembre de 2018). Estratagemas de la posverdad. Revista Latina de Comunicación Social. Consultado el 22 de noviembre de 2021. 
  17. Del-Fresno-García, Miguel; Manfredi-Sánchez, Juan-Luis (5 de diciembre de 2018). «Politics, hackers and partisan networking. Misinformation, national utility and free election in the Catalan independence movement». El Profesional de la Información 27 (6): 1225. ISSN 1699-2407. doi:10.3145/epi.2018.nov.06. Consultado el 22 de noviembre de 2021. 
  18. Carrera, P (29 de noviembre de 2018). Estratagemas de la posverdad. Revista Latina de Comunicación Social. Consultado el 22 de noviembre de 2021. 
  19. Deacon, Michael (9 de julio de 2016). «In a world of post-truth politics, Andrea Leadsom will make the perfect PM». The Daily Telegraph. Consultado el 11 de julio de 2016. 
  20. Ahrens, Jan Martínez (9 de marzo de 2018). «Noam Chomsky: “La gente ya no cree en los hechos”». El País. ISSN 1134-6582. Consultado el 22 de noviembre de 2021. 
  21. Harsin, Jayson. «That's Democratainment: Obama, Rumor Bombs and Primary Definers». Flow TV. Consultado el 31 de agosto de 2016. 
  22. «Qué es la "posverdad", el concepto que puso de moda el "estilo Trump" en Estados Unidos». BBC News Mundo. Consultado el 22 de noviembre de 2021. 
  23. El Cerebro Social:. Ediciones UC. pp. 307-334. Consultado el 22 de noviembre de 2021. 
  24. «The post-truth world: Yes, I’d lie to you». The Economist. 10 de septiembre de 2016. Consultado el 1 de diciembre de 2016. 
  25. a b Freedland, Jonathan (13 de mayo de 2016). «Post-truth politicians such as Donald Trump and Boris Johnson are no joke». The Guardian. Consultado el 11 de julio de 2016. 
  26. a b c d Drezner, Daniel W. (16 de junio de 2016). «Why the post-truth political era might be around for a while». The Washington Post (en inglés). 
  27. Morris, Brogan (19 de junio de 2016). «Trump's lies aren't unique to America: Post-truth politics are killing democracies on both sides of the Atlantic». Salon. Consultado el 11 de julio de 2016. 
  28. Heer, Jeet (1 de diciembre de 2015). «Donald Trump is not a liar; He's something worse: a bullshit artist». The New Republic. Consultado el 22 de julio de 2016. 
  29. Kerchick, James (29 de junio de 2016). «What Trump and the Brexiteers have in common». Los Angeles Times. Consultado el 11 de julio de 2016. 
  30. Pazzanese, Christina (14 de julio de 2016). «Politics in a "post-truth" age». Harvard Gazette. Consultado el 6 de agosto de 2016. 
  31. Dunt, Ian (29 de junio de 2016). «Post-truth politics is driving us mad». politics.co.uk. Consultado el 11 de julio de 2016. 
  32. Smith, Mikey; Bishop, Rachel (3 de junio de 2016). «Post-truth politics: Michael Gove accused of 'importing Trump campaign' to Britain with £350m a week claim». The Mirror. Consultado el 11 de julio de 2016. 
  33. «Rigor y sensibilidad en la era de la posverdad». Comunicación y Hombre. Consultado el 1 de diciembre de 2020. 
  34. Sambrook, Richard (enero de 2012). «Delivering trust: Impartiality and objectivity in the digital age». Reuters Institute for the Study of Journalism. Universidad de Oxford. 
  35. Alcorn, Gay (27 de febrero de 2014). «Facts are futile in an era of post-truth politics». The Age. Consultado el 11 de julio de 2016. 
  36. a b Gopalakrishnan, Amulya (30 de junio de 2016). «Life in post-truth times: What we share with the Brexit campaign and Trump». The Times of India. Consultado el 11 de julio de 2016. 
  37. «Free speech has met social media, with revolutionary results». New Scientist. 1 de junio de 2016. Consultado el 11 de julio de 2016. 
  38. Tett, Gillian (1 de julio de 2016). «Why we no longer trust the experts». Financial Times. Consultado el 11 de julio de 2016. 
  39. Krugman, Paul (23 de diciembre de 2011). «The Post-Truth Campaign». The New York Times. 
  40. Keyes, Ralph (2004): The post-truth era: dishonesty and deception in contemporary life (págs. 127-128). Nueva York: St. Martin's Press, 2004. ISBN 9781429976220.
  41. Aznar Fernández-Montesinos, Federico (13 de junio de 2018). «Algunas reflexiones sobre la posverdad desde la perspectiva de la seguridad». Algunas reflexiones sobre la posverdad desde la perspectiva de la seguridad. Consultado el 24 de noviembre de 2021. 
  42. «¿Qué es la ‘posverdad’ (post-truth)?». Asociación de la Prensa de Almería. Consultado el 24 de noviembre de 2021. 

Bibliografía[editar]

En español[editar]

En inglés[editar]

Enlaces externos[editar]