Filtro burbuja

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Burbuja de filtro»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Eli Pariser en su Charla Ted de Filtros Burbujas

Un filtro burbuja es el resultado de una búsqueda personalizada en donde el algoritmo de una página web selecciona, a través de predicciones, la información que al usuario le gustaría ver basado en información acerca de él mismo (en base a su localización, historial de búsquedas, elementos a los que les dio click en el pasado, etcétera) y, como resultado, los usuarios son alejados de la información que no coincide con sus puntos de vista, aislándolos efectivamente en burbujas ideológicas y culturales propias del usuario.

El término fue acuñado por el ciberactivista Eli Pariser; de acuerdo a Pariser, gracias a los filtros burbuja, los usuarios son menos expuestos a puntos de vista conflictivos y son aislados intelectualmente en su propio sesgo informativo. Pariser relata un ejemplo en donde un usuario hace una búsqueda en Google con las siglas "BP" y obtiene como resultado noticias acerca de British Petroleum mientras que otro usuario, haciendo exactamente la misma búsqueda, obtuvo información acerca del derrame de petróleo Deepwater Horizon siendo los dos resultados de búsqueda muy diferentes entre ellos.[1][2][3][4]​ Un ejemplo de filtros burbuja son los resultados de la búsqueda personalizada de Google y el hilo de noticias personalizadas de Facebook .

El efecto burbuja puede tener implicaciones negativas en el discurso cívico, de acuerdo con Pariser, pero hay opiniones contrastantes que dicen que el impacto es mínimo[4]​ y solucionable.[5]

Por lo tanto, los filtros burbujas son el universo propio, personal y único de información que cada uno vive en la red.[6]​ Lo que haya en los filtros burbuja depende de quién es uno y lo que uno hace, el problema de esto es que no decidimos lo que ingresa y más importante aún, no vemos qué es lo que se elimina.

Según Mark Zuckerberg: «Saber que una ardilla muere en tu jardín puede ser más relevante para tus intereses que saber que muere gente en África».[7]

Concepto[editar]

Pariser define los filtros burbujas como "el ecosistema personal de información que ha sido provisto por algoritmos".[1]​ Otros términos han sido utilizados para describir este fenómeno, incluyendo "marcos ideológicos",[2]​ "una esfera figurada que te rodea mientras navegas en Internet".[8]

El filtro burbuja es resultante de un proceso de personalización para lo que se ha tenido en cuenta los clics del pasado del usuario, el historial de búsquedas, la ubicación geográfica del usuario, entre otros parámetros. Los filtros se sirven de estas herramientas y del análisis que estos hacen del comportamiento de los usuarios para ofrecer productos atractivos y cada vez más personalizados.

El historial de búsqueda es creado a través del tiempo cuando un usuario indica que un tópico le interesa a través de "dar clics a enlaces, viendo amigos, poniendo películas en lista de reproducción, leyendo noticias" y otras más.[8]​ Una firma de Internet, utiliza entonces esta información para, estratégicamente, publicar anuncios para los usuarios o para hacer aparecer esos anuncios de forma casi permanente en las páginas de resultados del buscador.[8]​ La preocupación de Pariser es, de alguna forma, similar a la hecha por Tim Berners-Lee en su reporte de 2010 de The Guardian a través de un efecto Hotel California ("Puedes registrarte, pero no puedes darte de baja"), lo cual sucede cuando las redes sociales de Internet no dejan que el usuario vea contenido de la competencia - como forma de obtener un mayor alcance de todos los usuarios de Internet. Se vuelve un "silo de contenido cerrado" con el riesgo de fragmentar la World Wide Web, de acuerdo con Berners-Lee.[9]​ De esta forma, se puede tener en cuenta el contraste de conceptos en los cuáles la World Wide Web surgió, siendo ideada como un espacio donde todos los usuarios podrían compartir, conocer o informarse sin límites algorítmicos que limiten su consumo.[10]

En la burbuja de filtros, Pariser advierte que el lado negativo de filtrar búsquedas es que "nos vuelve más cerrados a nuevas ideas, materias e información importante"[11]​ y "crea la impresión de que nuestros limitados intereses son los únicos que existen".[2]

A partir de estas consecuencias, suceden dos fenómenos: por una parte, el usuario se aleja de la información con la que no simpatiza, aislándose en su burbuja ideológica, ya que solamente consume contenido ajustado a sus preferencias. Esto genera que la red pierda su sentido como herramienta de empoderamiento, crítica y exposición de la diversidad.

De acuerdo a Pariser, los efectos que van en detrimento de los filtros burbuja, incluyen daño a la sociedad en general en el sentido de que tiene la posibilidad de "determinar el discurso cívico" y generar "mentes cerradas", promoviendo ciudadanos más vulnerables a "propaganda y manipulación".[2]​ Pariser menciona al respecto:

Un mundo construido desde lo familiar es un mundo donde no hay nada que aprender... (ya que hay) auto propaganda invisible, que nos adoctrina con nuestras propias ideas.

Eli Pariser in The Economist, 2011[12]

Ejemplos[editar]

Se pueden encontrar filtros burbuja en:

  • Google: refina los resultados de búsqueda de acuerdo con las consultas previas de los usuarios y los links que siguieron. Google rastrea más de 57 variables – dirección IP, la marca de la computadora, la ubicación, la ocupación, el software, el tamaño de las fuente - para determinar cuáles son los resultados de búsqueda que serán más relevante para cada persona. Lo “relevante” es en lo que la persona hace clic primero.[13][14]
  • Bing: recopila datos para mejorar y personalizar la experiencia[15]​ de sus usuarios. Algunos de estos datos son consultas de búsqueda, ubicación, términos de búsqueda o del comando que los usuarios proporcionan, junto con la dirección IP, los identificadores exclusivos incluidos en sus cookies, la fecha y hora de la búsqueda, la configuración del navegador de dicho usuario, y otra información sobre la interacción con sus servicios.[15]
  • Yahoo!: utiliza la información personal de sus usuarios con los fines de personalizar la publicidad y el contenido que ven. Yahoo! recopila información personal de las personas al “registrarse en Yahoo!, al utilizar productos o servicios de Yahoo!, al visitar páginas de Yahoo! o de ciertos socios de Yahoo!, y al acceder a promociones u ofertas”,[16]​ además de información sobre transacciones con la compañía y con algunos de sus socios de negocios, y registra automáticamente información del ordenador y navegador.[16]
  • Facebook ofrece sus servicios, personaliza el contenido y proporciona sugerencias para cada persona gracias al uso que hace de información que se rastrea con los clics de los usuarios, lo que los usuarios comparten, y los contactos con los que interactúan los internautas, datos incluidos en el contenido con el que interactúan, las acciones e información de otras personas que puedan incluir a los usuarios, además de información sobre los dispositivos electrónicos con los que acceden a Facebook, información de compras y transacciones dentro de los servicios de Facebook, así como información adicional proporcionada por socios de la compañía.[14][17]
  • Twitter: usuarios de esta plataforma pueden optar por proporcionar información adicional para ayudar a Twitter a mejorar y a personalizar su experiencia en sus Servicios, esto abarca contenido y anuncios. Esta información incluye la agenda de contactos, la ubicación, cookies, Datos de registro, y Datos de widgets.[18]
  • Tumblr: los anuncios que aparecen dependen de información proporcionado a Tumblr y a Yahoo!. Obtienen estos datos a través del historial de búsqueda, las recomendaciones de los amigo de los usuarios, las aplicaciones utilizadas o los intereses, edad, género o ubicación, entre otros.[19]
  • YouTube: Google recopila información para brindar "los videos de YouTube que le pueden gustar"[20]​ a cada usuario. Recopila información sobre los servicios que el usuario utiliza y el modo en que los utiliza, como por ejemplo, cuando mira un video en YouTube.[20]
  • The New York Times: utiliza la información que recolecta "para permitir que la publicidad se dirija a los usuarios para quienes dicha publicidad es más pertinente". El sitio web recolecta información cuando sus miembros interactúan con sus servicios, tanto información personal como "información no personal recabada por medio de la tecnología".[21]
  • Washington Post: lleva información y contenido adaptado a los intereses y necesidades individuales al utilizar información proporcionada por los usuarios cuando se registran, al interactuar con sus servicios, o por fuentes de terceros.[22]
  • Google Noticias: utiliza la información que recoge para "ofrecer contenido personalizado como, por ejemplo, resultados de búsqueda y anuncios más relevantes".[20]

Reacciones[editar]

Hay reportes contradictorios acerca del alcance que tiene la filtración de información y si es benéfico o dañino. El analista Jacob Weinberg en Slate hizo un pequeño experimento no científico para probar la teoría de Pariser que incluía analizar cinco asociaciones con diferentes ideologías con exactamente el mismo propósito- el resultado de los cinco estudios fueron casi idéntico en cuatro de los casos, indicando que una burbuja de filtros no era, en efecto, lo que permite decir que una situación no adoctrina a todas las personas.[2]

El profesor de leyes de Harvard Jonathan Zittrain discutió el alcance que tiene la personalización del filtrado de información y como distorsiona los resultados de búsqueda de Google. Zittrain argumenta que "los efectos de la personalización de búsqueda han sido ligeros".[2]​ Más aun, hay reportes de que los usuarios pueden deshabilitar las funcionalidades de personalización en Google si escogen[23]​ eliminar el historial web y a través de otros métodos.[4]​ Un vocero de Google dijo que los algoritmos se añadieron al motor de búsqueda de Google para poder "limitar la personalización y promover la variedad" de los resultados.[2]

Sin embargo, se ha dicho que Google puede mantener registro de los historiales de búsqueda de los usuarios sin tener una cuenta personal de Google o sin haber iniciado sesión.[4]​ Se hizo un reporte que sugirió que Google tiene información que "vale por 10 años" obtenida de diferentes fuentes como Gmail, Google Maps, y otros servicios además de su motor de búsqueda.[3]​ El analista Doug Gross de CNN sugirió que las búsquedas filtradas parecían ser de más ayuda para los consumidores que para los ciudadanos, y podrían ayudar a un consumidor que está buscando "pizza" a encontrar opciones de entrega en su área local basado en búsquedas personalizadas y filtrando adecuadamente tiendas distantes al consumidor.[3]

Se está de acuerdo en que sitios de Internet como Washington Post, The New York Times, y otras están dirigiendo su esfuerzo para crear motores personalizados de información, con el objetivo de ajustar los resultados de búsqueda a aquellos resultados con los que el usuario esté de acuerdo o sean de su agrado.[2]

Alternativas para contrarrestar el sesgo informativo[editar]

Periser cree que empresas como Facebook y Google deberían crear espacios abiertos y transparentes de comunicación con sus usuarios, que permitan además, la exposición a ideas diferentes, mediante, por ejemplo, el control y la regulación del alcance de sus algoritmos. Por otro lado, los usuarios no solo deberían saber cómo decide Facebook qué muestra y qué no, sino que debería permitir el acceso a los datos que tienen de sus usuarios.

Desde el plano del usuario, éste también debería hacer el esfuerzo para “encontrar nuevas ideas”, ya sea buscándolas activamente o engañando a los algoritmos al mostrar preferencias por temas y puntos de vista diferentes. También se pueden borrar las cookies, usar navegadores en modo incógnito y revisar o borrar los datos que los servicios tengan de nosotros.

Desde los usuarios[editar]

Los usuarios pueden realizar muchas acciones para explotar sus filtros burbuja, tal como se mencionó anteriormente, realizando un esfuerzo consciente para evaluar qué información se están exponiendo y pensando críticamente si se relacionan con una amplia gama de contenido. Este punto de vista sostiene que los usuarios deben cambiar la psicología de cómo se acercan a los medios. La clasificación social y otras prácticas discriminatorias atribuidas a algoritmos que aprenden de las búsquedas son también una problemática que debe ser tenida en cuenta a la hora de hacer una crítica sobre lo que motores de búsqueda reproducen. También es una preocupación el efecto de los filtros burbuja en la democracia, ya que se manipulan las noticias, se contribuye la proliferación de "noticias falsas" y puede influir en la orientación política, incluida la forma en que los usuarios votan.

Casos y Herramientas de Expansión Informativa para Usuarios

Sitios web como AllSides y HiFromTheOtherSide tienen como objetivo exponer a los lectores a diferentes perspectivas con contenido diverso, dando oportunidades de contradecir nuestras creencias y opiniones. Por ejemplo, Escape Your Bubble era un proyecto donde se les pedía a los usuarios que indiquen un partido político específico del que desean estar más informados. Luego, sugería artículos para ser leídos en relación con ese partido político, alentando a los usuarios a educarse más sobre la otra parte.

Por otro lado, también hay aplicaciones destinadas a romper el sesgo informativo, como Read Across the Aisle, una aplicación de noticias que revela si los usuarios leen o no diversas fuentes nuevas que incluyen múltiples perspectivas. Cuando los usuarios solo leen las noticias desde una perspectiva, la aplicación lo comunica al usuario y alienta a los lectores a explorar otras fuentes con puntos de vista opuestos. Aunque las aplicaciones y los complementos son herramientas que los humanos pueden usar, Eli Pariser afirmó "ciertamente, aquí hay una responsabilidad individual de buscar realmente nuevas fuentes y personas que no sean como uno".

Otra alternativa, enfocada al consumo de publicidad personalizada, es la posibilidad de los usuarios de bloquearlas al eliminar su historial de búsqueda, desactivar los anuncios segmentados o descargar extensiones del navegador tales como AdBlock o extensiones que promuevan el debilitamiento de los filtros burbujas. Extensiones como Escape your Bubble para Google Chrome tienen como objetivo ayudar a curar contenido y evitar que los usuarios solo estén expuestos a información sesgada, mientras que las extensiones de Mozilla Firefox como Lightbeam y las cookies autodestructivas permiten a los usuarios visualizar cómo se hace un seguimiento de sus datos. También existen motores de búsqueda anónimos o no personalizados como YaCy, duckduckgo o StartPage evitan que las empresas recopilen sus datos de búsqueda web.

Desde las empresas[editar]

Las empresas de medios digitales deben ser capaces de formar espacios de transparencia para que los usuarios accedan a otros tipos de contenidos, por fuera de un espacio mediático destinado a lo mercantil, ya que el consumo no puede estar influenciado solo por lo que conviene económicamente, sino que también debe estar dispuesto como una posibilidad de conocimiento y exposición de pluralidad de miradas y realidades distintas.[24]

Casos de empresas contrarrestando los filtros burbuja

A continuación, se presentan algunas acciones de empresas que empezaron a limitar la formación de filtros burbujas.

A raiz de las recientes noticias sobre el filtrado de la información en las redes sociales, Facebook reconoció la presencia de filtros burbujas y avanzó hacia su eliminación. Por ejemplo, en enero de 2017, Facebook eliminó la personalización de su lista de temas de tendencia. Facebook también está intentando pasar por un proceso de investigación por el cual solo se mostrarán los artículos de fuentes confiables. Junto con el fundador de Craigslist, Facebook busca "aumentar la confianza en el periodismo en todo el mundo para informar mejor".

Del mismo modo, Google, desde el 30 de enero de 2018 también ha reconocido la existencia de filtros burbuja dentro de su plataforma debido a que las búsquedas actuales de Google obtienen resultados clasificados algorítmicamente en función de la "relevancia".

Mozilla, cuyos servicios alojan el motor web Firefox, anunció la formación de la Iniciativa de Confianza en la Información de Mozilla (MITI). El MITI serviría como un esfuerzo colectivo para desarrollar productos, investigaciones y soluciones basadas en la comunidad para combatir los efectos de los filtros burbuja y la proliferación de noticias falsas. El equipo de Mozilla lidera la iniciativa, luchando para combatir la desinformación, con un enfoque específico en el producto con respecto a la alfabetización, la investigación y las intervenciones creativas.

Ética Digital[editar]

Rais Busom en su artículo titulado "Prolegómenos para una ética digital"[25]​ describe una serie de cuestiones para pensar una ética digital. Este punto de partida puede contribuir a pensar las relaciones que debemos anteponer para pensar los filtros burbuja y las acciones frente a los medios digitales masivos y las acciones frente a otros usuarios o los contenidos que rechazamos consumir.

El autor establece una serie de principios en los que se basa la ética digital:

  1. Responsabilidad: la ética digital debe ser planteada como un deber y no un derecho.
  2. Universalidad Dinámica: la colaboración de un mundo digital tiene carácter universal, por lo tanto, un grupo tiene responsabilidad de la acción de sus partes.
  3. Autodeterminación Digital: este punto hace referencia a la libertad digital, definida por la acción colectiva. La libertad de la colectividad de un grupo debe ser libre también para establecer sus propias normas.
  4. Racionalidad Práctica: la razón debe ser la base para establecer comportamientos y tomar decisiones.
  5. Intersubjetividad: Como subjetividad de muchos individuos, los cuales en colectividad forman una intersubjetividad.

Una vez establecidos estos principios, se infieren deberes digitales como:

  1. Deber de conexión: es un deber el estar conectado.
  2. Deber de transparencia: es un deber la trazabilidad transparente de nuestros actos.
  3. Deber de ecuanimidad: el aspecto más social de esta ética es la necesidad de asegurar las mismas oportunidades y condiciones para todos.
  4. Deber de participación: la participación colectiva e individual deber ser garantes de perdurabilidad.
  5. Deber de protección: ayudar, escuchar y mantener el respeto hacia el otro.

Se plantea al usuario una nueva dicotomía de consumos de medios digitales: desde un punto ético y crítico se puede generar un espacio de conversación y por el otro lado, un espacio de cuestionamiento que delibere en pensamientos abiertos sobre cuestiones que pueden entorpecer una comunicación efectiva entre usuarios, que en definitiva, son ciudadanos de una sociedad.

Citas[editar]

Damos forma a nuestras herramientas, luego ellas nos dan forma a nosotros.

Marshall McLuhan

La burbuja de filtros es el universo propio, personal, único, de información que uno vive en la red. Y lo que haya en la burbuja de filtros depende de quién uno es, y de lo que uno hace. Pero la cosa es que uno no decide que es lo que entra. Y, más importante aún, no vemos qué es lo que se elimina.

Eli Pariser

Durante algún tiempo, parecía que Internet iba a redemocratizar por completo la sociedad. Blogueros y periodistas reconstruirían sin ayuda alguna los medios de comunicación público. Sin embargo, la era de una conexión cívica con la que tanto soñaba no ha llegado.

Eli Pariser

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Parramore, Lynn (10 de octubre de 2010). «The Filter Bubble» (en inglés). The Atlantic. Consultado el 20 de abril de 2011. «Since Dec. 4, 2009, Google has been personalized for everyone. So when I had two friends this spring Google "BP," one of them got a set of links that was about investment opportunities in BP. The other one got information about the oil spill...» 
  2. a b c d e f g h Weisberg, Jacob (10 de junio de 2011). «Bubble Trouble: Is Web personalization turning us into solipsistic twits?» (en inglés). Slate. Consultado el 15 de agosto de 2011. 
  3. a b c Gross, Doug (19 de mayo de 2011). «What the Internet is hiding from you» (en inglés). CNN. Consultado el 15 de agosto de 2011. «I had friends Google BP when the oil spill was happening. These are two women who were quite similar in a lot of ways. One got a lot of results about the environmental consequences of what was happening and the spill. The other one just got investment information and nothing about the spill at all.» 
  4. a b c d Boutin, Paul (20 de mayo de 2011). «Your Results May Vary: Will the information superhighway turn into a cul-de-sac because of automated filters?» (en inglés). The Wall Street Journal. Consultado el 15 de agosto de 2011. «By tracking individual Web browsers with cookies, Google has been able to personalize results even for users who don't create a personal Google account or are not logged into one.» 
  5. Zhang, Yuan Cao; Séaghdha, Diarmuid Ó; Quercia, Daniele; Jambor, Tamas (febrero de 2012). «Auralist: Introducing Serendipity into Music Recommendation». ACM WSDM (en inglés). 
  6. TED2011 (marzo de 2011). «Eli Pariser: cuidado con la "burbuja de filtros" en la red.» (Vídeo). TED. Consultado el 20 de octubre de 2016. 
  7. Kirkpatrick, David (2010). The Facebook Effect: The Inside Story of the Company That Is Connecting the World (en inglés). Simon & Schuster. p. 296. ISBN 978-1439102121. Consultado el 13 de febrero de 2017. 
  8. a b c Lazar, Shira (1 de junio de 2011). «Algorithms and the Filter Bubble Ruining Your Online Experience?» (en inglés). Huffington Post. Consultado el 15 de agosto de 2011. «a filter bubble is the figurative sphere surrounding you as you search the Internet.» 
  9. Bosker, Bianca (22 de noviembre de 2010). «Tim Berners-Lee: Facebook Threatens Web, Beware» (en inglés). The Guardian. Consultado el 22 de agosto de 2012. «Social networking sites are threatening the Web's core principles ... Berners-Lee argued. "Each site is a silo, walled off from the others," he explained. "The more you enter, the more you become locked in...» 
  10. Van Dijck, José. La Cultura de la Conectividad. 
  11. «First Monday: What's on tap this month on TV and in movies and books: The Filter Bubble by Eli Pariser» (en inglés). USA Today. 2011. Consultado el 20 de abril de 2011. «Pariser explains that feeding us only what is familiar and comfortable to us closes us off to new ideas, subjects and important information.» 
  12. «Invisible sieve: Hidden, specially for you» (en inglés). The Economist. 30 de junio de 2011. Consultado el 27 de junio de 2011. «Mr Pariser’s book provides a survey of the internet’s evolution towards personalisation, examines how presenting information alters the way in which it is perceived and concludes with prescriptions for bursting the filter bubble that surrounds each user.» 
  13. Shelley, Anne (1 de enero de 2012). «Book review of Eli Pariser’s The filter bubble: What the Internet is hiding from you». First Monday (en inglés) 17 (6). ISSN 1396-0466. doi:10.5210/fm.v17i6.4100. Consultado el 6 de noviembre de 2016. 
  14. a b Pariser, Eli (2011). The Filter Bubble: How the New Personalized Web Is Changing What We Read and How We Think. Penguin Books. ISBN 0143121235. 
  15. a b «Declaración de privacidad». privacy.microsoft.com. Consultado el 6 de noviembre de 2016. 
  16. a b «Política de privacidad de Yahoo». policies.yahoo.com. Consultado el 6 de noviembre de 2016. 
  17. «Política de datos». www.facebook.com. Consultado el 6 de noviembre de 2016. 
  18. «Privacy Policy». Twitter. Consultado el 6 de noviembre de 2016. 
  19. «La publicidad en Tumblr y cómo te afecta». www.tumblr.com. Consultado el 6 de noviembre de 2016. 
  20. a b c «Política de Privacidad – Privacidad y Condiciones – Google». www.google.com. Consultado el 6 de noviembre de 2016. 
  21. «Política de Privacidad – Español». Consultado el 6 de noviembre de 2016. 
  22. «Privacy Policy». Washington Post (en inglés). Consultado el 6 de noviembre de 2016. 
  23. Ludwig, Amber. «Google Personalization on Your Search Results Plus How to Turn it Off» (en inglés). NGNG. Archivado desde el original el 17 de agosto de 2011. Consultado el 15 de agosto de 2011. «Google customizing search results is an automatic feature, but you can shut this feature off.» 
  24. Ruiz, Carlos. La Digitalización del Otro. 
  25. Rais Busom. «Prolegómenos para una ética digital». 

Bibliografía Recomendada[editar]

  • Pariser, Eli. The Filter Bubble: What the Internet Is Hiding from You, Penguin Press Nueva York, mayo de 2011. ISBN 978-1-59420-300-8
  • Green, Holly (29 de agosto de 2011). «Breaking Out of Your Internet Filter Bubble». Forbes. Consultado el 4 de diciembre de 2011. 
  • Friedman, Ann. "Going Viral." Columbia Journalism Review 52.6 (2014): 33-34. Communication & Mass Media Complete.
  • Metz, Cade. Google, Facebook, and Microsoft Are Remaking Themselves Around AI, Wired Magazine. Consultado el 21 de noviembre de 2016.
  • Mostafa M. El-Bermawy. Your Filter Bubble is Destroying Democracy. Wired Magazine. Consultado el 21 de noviembre de 2016.

Enlaces externos[editar]