Arquetipo junguiano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El arquetipo es lo que a priori establece la experiencia humana. El arquetipo está ligado a la propia estructura del cerebro, y es lo que condiciona los esquemas de pensamiento y de representación.

Arquetipo remite a un constructo propuesto por Carl Gustav Jung para explicar las «imágenes arquetípicas», es decir, todas aquellas imágenes oníricas y fantasías que correlacionan con especial similitud motivos universales pertenecientes a religiones, mitos, leyendas, etc. Se tratarían de aquellas imágenes ancestrales autónomas constituyentes básicos de lo inconsciente colectivo.[1]

Concepto[editar]

El regreso de Perséfone, por Frederic Leighton (1891). Hermes ayuda a Perséfone a volver con su madre Deméter, tras forzar Zeus a Hades para que la devolviera.

A fin de diferenciar y no confundir qué es y qué no es un arquetipo, Jung deja claro que «No se trata, pues, de representaciones heredadas, sino de posibilidades heredadas de representaciones. Tampoco son herencias individuales, sino, en lo esencial, generales, como se puede comprobar por ser los arquetipos un fenómeno universal».[2]

De la amplia gama de arquetipos existentes, como pueden ser el nacimiento, la muerte, el puer aeternus, dios, el viejo sabio, cuaternidad, mándala, trickster, padre, madre, héroe, etc., así como otras imágenes presentes en sueños y fantasías con un fuerte significado emocional: grupos numéricos, una montaña, un reloj, un padre dominante, un amigo traicionero, etc., cinco son los que han alcanzado un desarrollo superior al de cualquier otro:[1] ánima, ánimus, sombra, persona, sí-mismo.

Los arquetipos se manifiestan a nivel personal (a través de los complejos) y a nivel colectivo (como características de todas las culturas). Jung pensaba que la tarea de cada generación es comprender en forma diferente su contenido y efectos.[3]

Como última elaboración del concepto Jung habla de «una tendencia innata a generar imágenes con intensa carga emocional que expresan la primacía relacional de la vida humana».

Bibliografía[editar]

El « Árbol de la Vida » es un arquetipo presente en la mayoría de las culturas. Principalmente hace referencia al desarrollo natural y armonioso de la personalidad.[4] [5]
Bibliografía general

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Polly Young-Eisendrath y Terence Dawson. Introducción a Jung, 444.
  2. Carl Gustav Jung. Los arquetipos y lo inconsciente colectivo. Páginas 65-66, § 136.
  3. Daryl Sharp, Lexicón Jungiano, 30.
  4. Árbol de la Vida vigilado por dos panteras que aportan el cuerno de la abundancia (bajo-relieve en el pórtico sur de la Iglesia de peregrinación de la Asunción, en Maria Saal, distrito de Klagenfurt, Carintia, Austria).
  5. Conceptos Esenciales de Cábala: El Árbol Sephiroth o de la Vida, sitio digital 'The Fausto Rocks Yeah'.