T-1000

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

T-1000 es el androide del futuro contra el que deben enfrentarse Sarah y John Connor con la ayuda del T-800 para poder cambiar el futuro, en la segunda película de la saga Terminator, El juicio final. En aquel film es interpretado por Robert Patrick, mientras que en Terminator Genysis el T-1000 es interpretado por Lee Byung Hun.

El T-1000 es un prototipo creado por Skynet para ejecutar y cumplir misiones de asesinato, no es tan fuerte como el T-800 pero es más avanzado. Diseñado para cambiar el rumbo de la guerra, Skynet calcula que utilizando todos sus recursos para construir 2000 de estas unidades, controlarían y dominarían al mundo en aproximadamente 6 meses, por lo que cabe notar que Skynet desgastaría y saturaría su procesador de red y perdería toda su inteligencia global.

James Cameron comentó: "Si el T-800 era un Panzer, un tanque dentro de un cuerpo humano, el T-1000 debería parecer mas a un Porsche un asesino mas astuto, un amenazador que no usaría la fuerza bruta como su principal arma sino la intimidación."

La tecnología utilizada por Skynet para fabricar al T-1000 es totalmente diferente de la de los demás robots. Y es que el T-1000 no es un robot normal y corriente, sino que está compuesto por una "polialeación mimética" de metal líquido junto con nanochips que le permite autorregenerarse.

De esta manera, el T-1000 puede cambiar de forma simplemente ordenando a algunas partes de su cuerpo a modificar su posición actual. Puede imitar cualquier objeto (o persona) que toque, imitar su voz y puede desarrollar por sí mismo instrumentos simples (cuchillas, palancas), aunque no armas más sofisticadas que incluyan mecanismos complicados como una bomba, ya que esta requiere de químicos y demás compuestos de los cuales el T-1000 no dispone. Además también es capaz de copiar objetos de su mismo tamaño por contacto físico, como paredes o suelos. En consecuencia, su segunda limitante es que no puede adoptar la forma de objetos o seres que sean más pequeños que él mismo. Aunque no dispone de un endoesqueleto, no es fácil eliminarlo definitivamente debido a que además posee la capacidad de reconstruir su cuerpo cuando es destrozado o dañado, a menos que se logre inmovilizar por completo sus partes (por ejemplo recurriendo a la congelación acelerada o hipereficaz) o bien exponerlo forzadamente a un medio que las desintegre por completo rápidamente, impidiendo que se autorepare o recupere su forma normal (por ejemplo bañarlo en metal fundido o en ácido). Su cerebro dispone de las mismas habilidades que el T-800 y la misma capacidad de aprendizaje, pero se diferencia en que el T-1000 sólo tiene un modo de funcionamiento: autónomo. Esto quiere decir que Skynet no controla a su robot en ningún momento, y es libre de hacer lo que quiera. Lo anterior implica que, para mantenerlo como un robot útil a sus propios fines, Skynet necesitaba disponer de un aliciente lo suficientemente eficiente para mantener sus acciones orientadas a dichos fines.

Véase también[editar]