Numeración de las artes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La enumeración de las artes proviene de una clasificación realizada durante el período helenístico, en la cual se fijó como al arte más importante a la poesía. De ella, se argumentaba, provenían todas las demás artes.

La clasificación de las artes (véase Arte#Clasificación) propia de la ideología feudal en la Alta Edad Media las dividió entre artes liberales (las que liberaban del trabajo manual, aceptables para los estamentos privilegiados) y artes mecánicas (las que implicaban trabajo manual, y por tanto eran incompatibles con ese estatus). Las artes liberales se numeraron como siete (las siete artes), identificadas con el sistema educativo carolingio: trivium (gramática, retórica y dialéctica) y quadrivium (aritmética, geometría, astronomía y música). También fueron numeradas como siete las mecánicas.[1]

A partir del Renacimiento, la puesta en valor de la figura del artista y su actividad (identificadas con las del humanista) determinó la creación de nuevos conceptos: el de artes mayores (numeradas como tres -pintura, escultura y arquitectura-); y del de bellas artes (numeradas como cinco -pintura, escultura, música, poesía y danza-).[2] La superposición de ambos da una numeración de seis artes (número que coincide con el de una clasificación china de las artes -).[3]

No hay una ordenación universalmente aceptada entre esas seis artes (pintura, escultura, arquitectura, música, danza y poesía -o literatura-) que identifique un primer arte, segundo arte, tercer arte, cuarto arte, quinto arte o sexto arte. No obstante, sí que se utiliza la expresión séptimo arte para identificar al nuevo arte que se añada a la lista. Muy habitualmente se suele denominar así al cine, desde que Ricciotto Canudo acuñara la expresión en su Manifiesto de las siete artes (1911).[4] Las expresiones octavo arte, noveno arte, décimo arte, etc. se utilizan de forma menos unívoca, para identificar como artes, y por tanto prestigiarlos, poniéndolos al mayor nivel posible entre todas las manifestaciones artísticas y culturales, al cómic, la fotografía, la televisión, la publicidad, los videojuegos, el origami, etc.[5]

Notas[editar]

  1. Radulfo de Campo Lungo
  2. Charles Batteux, 1746.
  3. Había cinco cánones y seis clásicos, también llamados seis artes: poesía, documentos, ritual, música, cambios, y chunquiu (traducido como "primaveras y otoños", que se refiere a títulos y categorías). Antonio José Doménech del Río y Ramón N. Prats, Pensamiento y religión en Asia oriental, UOC, 2005 ISBN 8497881311 pg. 77 y ss.
  4. Emilio C. García Fernández y Santiago Sánchez GonzálezGuía histórica del cine, Complutense, 2002, ISBN 8474916739, pg. 45.
  5. Uso bibliográfico de "octavo arte", "noveno arte" y "décimo arte"