Artes liberales

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Trivium»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Las siete artes liberales – Imagen del Hortus deliciarum de Herrad von Landsberg (siglo XII).

Artes liberales es la expresión de un concepto medieval, heredado de la antigüedad clásica, que hace referencia a las artes (disciplinas académicas, oficios o profesiones) cultivadas por hombres libres; por oposición a las artes serviles (oficios viles y mecánicos), propias de los siervos o esclavos.

La personificación como figuras femeninas de las siete artes liberales (Trivium et Quadrivium) es un tema iconográfico muy utilizado en el arte medieval y de la Edad Moderna.

Las siete artes: Trivium et Quadrivium[editar]

La enumeración de siete artes liberales ya aparece en una obra del escritor latino Martianus Capella (Satyricon o De Nuptiis Philologiae et Mercurii et de septem Artibus liberalibus libri novem, entre 410 y 429).[1] En la segunda mitad del siglo VI, Casiodoro procuró cristianizarlas y sistematizarlas como un cuerpo enciclopédico de conocimientos en sus Institutiones saecularium litterarum. Su uso en las escuelas monásticas y catedralicias de la Alta Edad Media generalizaron el concepto, que se fijó particularmente a finales del siglo VIII, cuando Trivium et Quadrivium se adoptaron como currículum educativo por Alcuino de York para la Escuela Palatina de Aquisgrán. Así, se dividían los dos grupos de estudios:

  • Trivium significa en latín "tres vías o caminos"; agrupaba las disciplinas relacionadas con la elocuencia, según la máxima Gram. loquitur, Dia. vera docet, Rhet. verba colorat ("la gramática ayuda a hablar, la dialéctica ayuda a buscar la verdad, la retórica colorea las palabras). Así comprendían la gramática (lingua -"la lengua"-), dialéctica (ratio -"la razón"-) y retórica (tropus "las figuras").
  • Quadrivium significa "cuatro caminos"; agrupaba las disciplinas relacionadas con las matemáticas, según la máxima Ar. numerat, Geo. ponderat, As. colit astra, Mus. canit. ("la aritmética numera, la geometría pondera, la astronomía cultiva los astros, la música canta"); Arquitas (428 a. C. - 347 a. C.) sostuvo que la matemática estaba constituida por tales disciplinas también. Se estudiaba así la aritmética (numerus -"los números"-), geometría (angulus -"los ángulos"-), astronomía (astra -"los astros"-) y música (tonus "los cantos").[2]

Otras enumeraciones y otras artes[editar]

También existen enumeraciones más complejas, como la de Enrique de Villena el nigromántico, que lista cien artes o "ciencias" (todas las cuales habrían sido conocidas por Virgilio), de las cuales sesenta son "lícitas" y cuarenta "vedadas" (prohibidas, por derivarse de la magia o "malas artes").[3]

Como "artes liberales" se designaban en los studia generalia y la universidad medieval a los estudios que tenían como propósito acceder a las destrezas intelectuales especulativas, y los conocimientos "generales" y "universales", antes que a destrezas prácticas y concretas de ocupaciones especializadas. A partir del Renacimiento, la consideración humanista de ciertas artes obviamente "manuales" como sublimes, llevó a los artistas y tratadistas de arte a esforzarse (con fuerte oposición) por definirlas como bellas artes o artes mayores, reservando para otras, menos prestigiosas (las artesanías), las denominaciones de artes decorativas o artes menores.[4]

Desarrollo del concepto en la Edad Media[editar]

El ámbito y alcance de las artes liberales evolucionó en el tiempo. Inicialmente se refería a la educación de las élites en los clásicos. Boecio ("el último romano, el primer escolástico"), en un intento casi desesperado de transmitir a los nuevos dueños de Italia la civilización clásica, permanece en el reino de los ostrogodos para intentar enseñarles los rudimentos de trivium y quadrivium. Del siglo VI en adelante, el sistema medieval de estudios académicos se corresponderá con el esquema doble de los contenidos del trivium y el quadrivium. Debido a la opinión negativa que algunos Padres de la Iglesia manifestaron en relación con la cultura antigua, el cristianismo altomedieval no consideraba prioritaria la enseñanza de las artes liberales. Inicialmente, en las escuelas monásticas y episcopales se enseñaba los rudimentos imprescindibles para entender la Biblia y el canto, dejando de lado las "sutilezas" de la gramática y de la oratoria. No será hasta el diseño educativo de Alcuino cuando las artes liberales pasaron a conformar la parte central del currículo. En las universidades medievales, al trabajo preparatorio del trivium seguían las enseñanzas superiores del quadrivium, esquema que ha pasado a conocerse como "educación clásica", y que no sufrió innovaciones de importancia hasta una nueva época de transformaciones intelectuales, el denominado renacimiento del siglo XII.

El título de "bachiller en artes" era el grado universitario inicial, conferido en la facultad de artes; al que seguía, si se continuaban los estudios, el grado de magíster y el grado superior de doctor.

Extensión del concepto: profesiones liberales[editar]

La separación de las "humanidades" o "letras" y de las "ciencias" o "ciencias útiles", desde la época de la Ilustración, inició el problema de las dos culturas, que implica cuestionar si ambas se incluyen en el concepto de "artes liberales". Aún es común excluir de las artes liberales ocupaciones específicas como la agricultura, la ingeniería, la economía y el mundo empresarial y de los negocios. Sin embargo, las disciplinas que vienen siendo universitarias desde la Edad Media, como el Derecho y la medicina son consideradas comúnmente como profesiones liberales. Oficios anejos, como la cirugía y la farmacia, de mucha menor consideración social en las edades Media y Moderna, se han prestigiado hasta identificarse con la medicina. En la Edad Contemporánea, el concepto de profesiones liberales pasó a identificar no sólo a las actividades que requerían formación universitaria, sino a nuevas profesiones como el periodismo (que con el tiempo también pasó a enseñarse en la universidad) y, en general, a todas las que permiten mantener despachos profesionales, donde un profesional ejerce de forma autónoma un oficio reconocido socialmente y con algún grado de institucionalización (colegios profesionales, deontología profesional, etc.) También fue decisiva la conformación de un nuevo concepto de ética del trabajo, identificado con las transformaciones sociales e ideológicas que desde la Reforma protestante llevaron con distinto ritmo a unos y otros países (en mayor medida protestantes, pero también católicos) al triunfo del capitalismo y la revolución industrial.[5]

Materialismo histórico[editar]

Según el materialismo histórico, la consideración negativa del trabajo[6] propia de la justificación ideológica de los modos de producción esclavista y feudal marcaba una nítida oposición entre el trabajo intelectual (estado idealizado de las clases altas de Grecia y Roma,[7] y único consentido a los estamentos privilegiados del feudalismo y el Antiguo Régimen) y el trabajo manual (propio de las clases populares).[8]

Véase también[editar]

Referencias bibliográficas[editar]

  • Charles Blaich, Anne Bost, Ed Chan, e Richard Lynch (2004) Defining Liberal Arts Education. Center of Inquiry in the Liberal Arts.
  • Ricardo da Costa. "Las definiciones de las siete artes liberales y mecánicas en la obra de Ramon Llull", Revista Anales del Seminario de Historia de la Filosofía. Madrid: Publicaciones Universidad Complutense de Madrid (UCM), vol. 23 (2006), p. 131-164 (ISSN 0211-2337)
  • Sister Miriam Joseph (2002) The Triviuum: The Liberal Arts of Logic, Grammar, and Rhetoric. Paul Dry Books.
  • Brand Blanshard (1973) The Uses of a Liberal Education: And Other Talks to Students. Open Court.
  • Pierre Riché - Jacques Verger (2006) Des nains sur des épaules de géants. Maîtres et élèves au Moyen Âge. Tallandier

Notas[editar]

  1. Lingua, tropus, ratio, numerus, tonus, angulus, astra.

    Gram loquiter, Dia vera docet, Rhe verba colorat

    Mu canit, Ar numerat, Geo ponderat, Ast colit astra.

    ... las obras son en tres maneras; es a saber: comunes, serviles, y liberales. Comunes son las que convienen a todos sean libres o siervos, como el caminar, pasear, saltar, y tocar instrumentos. Las serviles son las que son propias de siervos y criados, y se contienen en este verso:

    Rus, nemus, arma, rates.

    Vulnera, lana, faber.

    Rus, significa la agricultura: nemus el arte venatoria: arma, la militar, rates, vulnera, la quirúrgica, y farmacópica: lana, la textoria y semejantes: y faber la fabril que contiene en sí muchas. Las obras liberales son las que convienen a las personas nobles, y se ordenan a instruir el entendimiento, las cuales se incluyen en este verso:

    Lingua, tropus, ratio,

    Numerus, tonus, angulus.

    Lingua significa la gramática: tropus la retórica: ratio la dialéctica: numerus la aritmética, tonus la música; y angulus la geometría. De estas obras sólo las que son propiamente serviles se prohíben en este precepto, como consta de las palabras del Éxodo: omne opus servile non facietis in eo.

  2. Marcos de Santa Teresa, op. cit.:

    P. ¿Es obra servil prohibida en día de fiesta el pintar? R. Que lo es; porque el arte de pintar, sea con pincel, o ahuja es mecánica, y como tal contenida en la textoria, o fabril. Y aunque no pocas veces se ejerciten en ella las personas nobles por recreación o gusto, no por eso deja de serlo, así como otras obras lo son aunque las ejerzan los nobles por los dichos motivos. Mas no es obra servil formar con la pluma algunas figuras para la instrucción. Y así pueden los arquitectos formar en día de fiestas las trazas de los edificios que después han de construir.

  3. Max Weber, La ética protestante y el espíritu del capitalismo, 1905.
  4. Véase también Pensamiento económico medieval y Votos monásticos#Pobreza.
  5. Platón, en La República, confiaba a los filósofos el gobierno.
  6. En términos del materialismo histórico se interpreta la filosofía griega y el sistema político de la democracia ateniense como los elementos superestructurales de un sistema socioeconómico que permite en los ciudadanos una libertad personal sin precedentes, al tiempo que una parte también sin precedentes de la producción se efectúa con mano de obra esclava (Perry Anderson, Transiciones de la antigüedad al feudalismo y e va).

Enlaces externos[editar]