Lápiz

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Lápices de colores»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Lápices de distintos tipos.

Un lápiz o lapicero es un instrumento de escritura o de dibujo. Consiste en una mina o barrita de pigmento (generalmente de grafito y una grasa o arcilla especial, pero puede también ser pigmento coloreado de carbón de leña) y encapsulado generalmente en un cilindro de madera fino, aunque las envolturas de papel y plásticas también se utilizan.

Descubrimiento del depósito de grafito[editar]

Piedra de grafito.

Poco antes de 1665 (algunas fuentes dicen 1600), un depósito enorme de grafito fue descubierto en Seathwaite Fell, cerca de Borrowdale, Cumbria, Inglaterra.[1] Los lugareños descubrieron que era muy útil para marcar ovejas. Este depósito particular de grafito era extremadamente puro y sólido, y podría ser fácilmente aserrado en barritas. Éste era y sigue siendo el único depósito de gran escala de grafito encontrado en esta forma sólida.[2] La química estaba en su infancia y los químicos de la época consideraron que esa sustancia era probablemente una forma de plomo; por lo tanto, fue llamado plumbago (en latín, plomo). El valor del grafito pronto pasó a ser enorme, principalmente porque podría ser utilizado para alinear los moldes para las bolas de cañón, y el control de las minas fue asumido y resguardado por la Corona británica.

El grafito, al ser blando, requiere un tipo de casco o cubierta. Las minas de grafito, al principio, se envolvían en cordeles o en el cuero de oveja para darles estabilidad. La fama de la utilidad de estos primeros lápices se extendió, atrayendo la atención de artistas por todo el “mundo conocido”.

Aunque se encontraron depósitos de grafito en otras partes del mundo, no poseían la misma pureza y calidad que los de Borrowdale, y el grafito tuvo que ser reducido a polvo para eliminar impurezas. Inglaterra continuó disfrutando de un monopolio en la producción de lápices hasta que se encontró un método de reconstituir el polvo del grafito. Los lápices cuadrados distintivos ingleses continúan haciéndose con barritas cortadas de grafito natural desde 1860. Hoy, la ciudad de Keswick, cercana a la zona del hallazgo original del bloque de grafito, tiene un museo del lápiz.

La primera tentativa de fabricar las minas con grafito pulverizado se llevó a cabo en Núremberg, Alemania, en 1662. Se utilizó una mezcla de grafito, sulfuro, y antimonio.

Aunque la mina del lápiz en inglés es comúnmente llamado “lead” (plomo), los lápices no contienen plomo en sus componentes. El grafito de una mina de lápiz no es venenoso; el grafito es inofensivo si se consume.[3]

Incorporación de la cubierta de madera[editar]

Cubierta del lápiz: la secuencia superior muestra el antiguo método, que requería que los pedazos de grafito fueran cortados a medida.La secuencia inferior es el método contemporáneo, usando tiras de grafito y arcilla.

Fueron los italianos los primeros en idear una sujeción de madera. La pareja Simonio y Lyndiana Bernacotti fueron los primeros que crearon diseños para el lápiz moderno de madera; sin embargo, su versión era chata, ovalada, un tipo de lápiz muy compacto. Al principio ahuecaban un cilindro de madera de enebro para luego insertar la mina de grafito. Poco después crearon una técnica mejorada: preparaban dos medio cilindros de madera, colocaban entre ellos la mina de grafito y luego pegaban las dos mitades. Esencialmente, el mismo método sigue vigente hoy día.

Los lápices ingleses y alemanes no estaban al alcance de los franceses durante las guerras napoleónicas. El interés de un oficial del ejército de Napoleón cambió esta situación de dependencia. En 1795 Nicholas Jacques Conté inventó un método para endurecer el grafito pulverizado mezclándolo con arcilla y horneándolas convenientemente. Variando la proporción de grafito/arcilla se obtenían diferentes durezas de la mina. Este método de fabricación, que había sido descubierto anteriormente por el austriaco Josef Hardtmuth de Koh-I-Noor en 1790, sigue funcionando hoy.

Los colonos estadounidenses importaron los lápices de Europa hasta después de la Guerra de Independencia de los Estados Unidos. Benjamin Franklin hizo la publicidad de los lápices para la venta en su gaceta de Pensilvania en 1729 y George Washington utilizó un lápiz de tres pulgadas cuando exploró el territorio de Ohio en 1762. Se dice que William Munroe, ebanista en Concord, Massachusetts, hizo los primeros lápices de madera estadounidenses en 1812. Ésta no era la única fábrica de lápices en Concord. Según Henry Petroski, el filósofo transcendentalista Henry David Thoreau descubrió cómo hacer un buen lápiz a raíz de grafito de baja calidad usando la arcilla como cubierta; esta invención fue incitada por la fábrica de lápices de su padre en Concord, que empleó el grafito encontrado en Nuevo Hampshire en 1821 por Charles Dunbar.

El método de fabricación de lápices de Munroe era cuidadosamente lento, y en la ciudad vecina de Acton, el dueño de un molino de lápices llamado Ebenezer Wood estableció el método precisado para automatizar este proceso en su propio molino del lápiz situado en el arroyo de Nashoba, a lo largo del camino viejo de Davis. Para ello utilizó la primera sierra circular en la producción del lápiz y construyó las primeras cubiertas de lápiz hexagonales y octogonales que tenemos hoy. Ebenezer no patentó su invención y compartía sus técnicas con quien le preguntara. Uno de ésos era Eberhard Faber, de Nueva York, que se convirtió en el líder de la producción del lápiz.

Joseph Dixon, inventor y empresario implicado en el granito de Tantiusques mina en Sturbridge, Massachusetts, desarrolló medios para producir lápices masivamente. Antes de 1870, la Joseph Dixon Crucible Company era ya el distribuidor autorizado y consumidor de grafito más grande del mundo, que más adelante se convertiría en Dixon Ticonderoga, la compañía contemporánea proveedora de lápices y elementos artísticos.[4] [5]

Borrador incluido[editar]

Dibujo del lápiz con borrador en su extremo, de su solicitud de patente.

El 30 de marzo de 1858, Hymen Lipman recibió la primera patente por pegar un borrador al extremo de un lápiz.[6] En 1862 Lipman vendió su patente a Joseph Reckendorfer por $100.000, que fueron destinados a demandar al fabricante del lápiz Faber por infracción.[7] En 1875 el Tribunal Supremo de los Estados Unidos dictaminó contra Reckendorfer declarando la patente como inválida.[8]

Fabricación[editar]

Los lápices modernos se fabrican industrialmente mezclando polvo de grafito y arcilla molidos finamente, agregando agua, formando minas largas que se cuecen en un horno (compartimientos térmicamente aislados). Las minas resultantes se sumergen en aceite o cera fundida, que filtra en los agujeros minúsculos del material, dando por resultado una escritura más lisa. Un tablón de enebro o de cedro de incienso con varios surcos paralelos largos se corta para formar un listón, y las tiras de grafito y arcilla se insertan en los surcos. Otro tablón acanalado se pega encima, de manera que el ensamble final es cortar todo en lápices individuales, que luego se barnizan o se pintan.

Graduación y clasificación[editar]

Representación circular de los valores del lápiz según su dureza (9H-9B).
Dos lápices HB. Uno de graduación n.º 2, y otro n.º 2 1/2.

Muchos lápices en el mundo, y casi todos en Europa, se clasifican con el sistema europeo que usa una graduación continua descrita por H (para la dureza; del inglés Hard = ‘duro’) y B (para el grado de oscuridad; del inglés Black = ‘negro’), así como F (para el grado de finura; del inglés Fine = ‘fino’). El lápiz estándar para escritura es el HB. Según Petroski, este sistema se habría desarrollado a principios del siglo XX por Brookman, fabricante inglés de lápices. Utilizó la "B" para el negro y la "H" para la dureza; el grado de un lápiz se describió por una secuencia de H sucesivas y B sucesivas, tal como BB o BBB para minas cada vez más suaves, y HH o HHH para minas cada vez más duras.[9]

Hoy en día, el sistema de clasificación de lápices se extiende desde muy duro con trazo fino y claro, hasta blando de trazo grueso y oscuro, abarcando desde el más duro al más blando, como se ve en el siguiente ejemplo:

9H 8H 7H 6H 5H 4H 3H 2H H F HB B 2B 3B 4B 5B 6B 7B 8B 9B
Duro Medio Blando

Koh-I-noor ofrece veinte graduaciones de 10H a 8B para sus 1500 series;[10] Derwent produce veinte graduaciones de 9H a 9B para sus lápices gráficos y Staedtler produce diecinueve de 9H a 8B para sus lápices de Mars Lumograph.[11] El mercado principal para tan amplia gama de grados es el de los artistas, que están interesados en crear una gama completa de tonos de gris claro a negro. Los ingenieros prefieren lápices más duros que permitan un mayor control de la forma de la mina. Esto se refleja en la manera en que se empaquetan los lápices. Por ejemplo, para sus lápices gráficos, Derwent ofrece tres paquetes de 12 lápices cada uno: Técnico (graduación dura de 9H a B), para bosquejos (graduación suave de H a 9B), y de diseño (con graduación media de 4H a 6B).

Los lápices clasificados mediante este sistema se utilizan para medir la dureza y la resistencia de barnices y de pinturas. La resistencia de una capa de barniz o pintura (también conocida como la "dureza del lápiz") se determina como el grado del lápiz más duro que no marca la capa, cuando éste es presionado firmemente contra la capa a un ángulo de 45º.[12] [13]

Otro método común utiliza una escala numérica para señalar la graduación de un lápiz. Fue creado por Conté y adoptado inicialmente en los Estados Unidos por Thoreau en el siglo XIX. La tabla siguiente muestra las equivalencias aproximadas entre los dos sistemas:

Tono U.S.A. Mundial
#1 = B
#2 = HB
#2½ * = F
#3 = H
#4 = 2H

*También visto como 2-4/8, 2.5, 2-5/10. Aunque estén aceptados extensamente, no todos los fabricantes lo utilizan; por ejemplo, Faber-Castell utiliza una tabla diferente de equivalencias en sus lápices Grip 2001: 1=2B, 2=B, 2 1/2=HB, 3=H, 4=2H. Para los lápices de grafito, los diversos grados de lápiz se obtienen alterando la proporción de grafito y arcilla: cuanta más arcilla se utilice, más duro es el lápiz. Dos lápices del mismo grado y de diferentes fabricantes no producirán el mismo tono ni tendrán necesariamente la misma dureza.

Color exterior[editar]

Lápices de colores.

La mayoría de los lápices fabricados en los Estados Unidos están pintados exteriormente de amarillo.[14] Según Henry Petroski,[15] esta tradición comenzó en 1890 cuando la L&C Hardtmuth Company de Austria-Hungría introdujo su marca de fábrica «Koh-I-Noor», tomando su nombre del famoso diamante. La intencionalidad era convertirse en el mejor y más costoso lápiz del mundo y, en un momento en que la mayoría de los lápices eran pintados en colores oscuros o ni siquiera se pintaban, los de Koh-I-Noor eran amarillos para distinguirse. El color se pudo haber inspirado por la bandera austrohúngara; era también sugestivo del Oriente, en un momento en que el grafito de la mejor calidad venía de Siberia. Otras compañías copiaron el color amarillo de modo que sus lápices fueran asociados a esta marca de fábrica de alta calidad, y eligieron marcas de fábrica con referencias orientales explícitas, tales como Mikado (retitulado Mirado) y Mongol.

No todos los países utilizaron el amarillo en sus lápices; los lápices alemanes, por ejemplo, son a menudo verdes, basados en los colores de la marca registrada de Faber-Castell, una importante compañía alemana fabricante de artículos de escritorio.

Los lápices de color (es decir, aquellos con mina de color) generalmente están pintados exteriormente del mismo color que la mina.

Tipos de lápiz[editar]

Según su material de fabricación[editar]

Lápices de grafito[editar]

Éstos son los tipos más comunes de lápices. Se hacen de una mezcla de arcilla y grafito y su oscuridad varía de gris claro a negro. Su composición permite trazos más lisos.

Lápices de carbón de leña[editar]

Se hacen del carbón de leña y proporcionan negros más llenos que los lápices del grafito, pero tienden a manchar fácilmente y son más abrasivos que el grafito. Los lápices en tono sepia y blancos están también disponibles para la técnica duotone.

Lápices de crayón[editar]

Conocidos comúnmente como lápices coloreados, éstos tienen centro de cera con el pigmento y otros aditivos. Múltiples colores se mezclan a menudo juntos. La variedad de un set de lápices de crayón se puede determinar por el número de colores únicos que contiene.

Lápices de grasa[editar]

También conocidos como marcadores de China. Escriben virtualmente en cualquier superficie (incluyendo vidrio, plástico, metal y fotografías). Los lápices de grasa más comúnmente encontrados están envueltos en papel (Berol y Sanford adhesivos), pero pueden también estar envueltos en madera (Staedtler Omnichrom).

Lápices de Acuarela[editar]

Éstos se diseñan para el uso con técnicas de acuarela. Los lápices se pueden utilizar solos para las líneas agudas y en negrilla. Los trazos hechos por el lápiz se pueden también saturar con agua y extender con pinceles.

Según su utilidad[editar]

Dos lápices de madera, dos lápices de carbón y dos lápices de grasa.

Lápices de carpintería[editar]

Estos lápices tienen dos características principales: su forma ovalada les evita rodar y su mina es fuerte. El lápiz más viejo que subsiste es un lápiz de carpintería alemán que data a del siglo XVII y ahora está en la colección de Faber-Castell y Lyra Industrial.

Lápices de copiado[editar]

Estos son lápices de grafito con un tinte agregado que crea una marca indeleble. Fueron inventados a fines del siglo XIX para la imprenta de la prensa y como un substituto práctico para las plumas. Sus marcas son a menudo visualmente indistinguibles de las de los lápices estándar del grafito, pero cuando están humedecidas sus marcas se disuelven a una tinta coloreada, que luego se imprime a otra pieza de papel. Se utilizó hasta comienzos del siglo XX, en que el bolígrafo los sustituyó lentamente.

Lápices de color borrable[editar]

Contrario a los lápices de color a base de cera éstos pueden ser borrados fácilmente. Se usa principalmente en bosquejos, donde el objetivo es crear un esquema usando el mismo color que otros medios (tales como lápices de cera, o pinturas de acuarela) llenarían, o cuando el objetivo es explorar el bosquejo del color. Algunos animadores prefieren lápices borrables de color a los lápices del grafito porque estos no manchan fácilmente, y los diversos colores permiten una mejor separación de objetos en el bosquejo. Copio-editores los encuentran útiles también, pues sus marcas se destacan más que el grafito pero pueden ser borradas.

No reproducibles[editar]

O los Non-photo lápices azules hacen marcas que no son reproducidas por las fotocopiadoras (Sanford's Copy-not o Staedtler' Mars Non-photo) o por las copiadoras whiteprint (Staedtler' s Mars Non-Print).

Lápiz de estenógrafo[editar]

Se espera que estos lápices sean muy confiables, y su mina es a prueba de roturas. Los lápices del estenógrafo se afilan a veces en ambos extremos

Lápiz de golf[editar]

Los lápices de golf son generalmente cortos (una longitud común es los 9 cm) y muy baratos. También se conocen como lápices de biblioteca, ya que muchas bibliotecas los ofrecen como instrumentos de escritura desechables e inderramables.

Según su forma[editar]

  • Triangular
  • Hexagonal
  • Redondeada
  • Flexible (plástico maleable)
  • Ovalada

Datos relevantes y otros[editar]

Lápices flexibles.
  • El lápiz tiene un ancestro que fue el estilete, que era un palito de metal que los romanos usaban para raspar el papiro.
  • En la antigüedad los lápices eran envueltos en pieles de animales. En el siglo XVIII fue inventado el lápiz de madera por los italianos.
  • El corte transversal de un lápiz puede ser circular, elíptico, hexagonal o triangular.
  • Un lápiz que tenga más arcilla que grafito es un lápiz más resistente, más durable y escribe claro, y un lápiz que tenga una cantidad mayor de grafito que de arcilla es un lápiz menos resistente, menos durable y escribe oscuro. En la escala que se diferencia con las letras B (del inglés Black = ‘negro’) y H (del inglés Hard = ‘duro’), el lápiz identificado con H es más duro y el B es más blando. Los lápices de la gama B se usan preferentemente en dibujo artístico (especialmente sombreado, ya que son más susceptibles al difuminado y los H en dibujo técnico.
  • El primero que agregó un borrador al final del lápiz fue Lipman en 1858.
  • Se fabrican 18 mil millones de lápices por año, es decir 50.000.000 por día o 500 por segundo.
  • Si trazamos una línea recta con un lápiz "HB" hasta acabar el grafito, tendrá una longitud de 56 km.

Portaminas[editar]

Minas para lápices mecánicos.

Hay también lápices que utilizan métodos mecánicos para empujar la mina a través de un agujero hacia el extremo. Los borradores son también desprendibles (y así reemplazables), y cubren generalmente un lugar para almacenar las minas en la parte superior del portaminas. Éste tipo de lápices mecánicos (o portaminas) son populares por su longevidad y el hecho de que nunca necesitan ser afilados.

Los tipos de mina se basan en el grosor y al igual que los lápices pueden variar en los tonos y firmezas, inclusive existen minas de colores. Los tamaños comunes son 0.3, 0.5, 0.7, 0.9, 1.1, 1.3, y 1.6 milímetros. El tamaño de 2.0 milímetros es de uso común en el diseño, ilustraciones, e ingeniería. Por otra parte, las minas de 0.5 y 0.7 suele ser usada de manera más general para trabajos escolares y de oficina.

Suele suceder que, para algunas marcas, las minas usadas en los portaminas son demasiado frágiles, lo que ocasiona que se rompan con frecuencia en la escritura cotidiana, o también sucede cuando el dibujante aprieta muy fuerte el lápiz y ocasiona una rotura de la mina, sin embargo, existen nuevas tecnologías que usan polímeros para reforzar la estructura de las minas, siendo éstas, características de marcas de prestigio. No obstante, suele importar más el trazo y la fuerza con la que es usado un lapicero, que la marca de las minas que se usan.

Otros tipos de lápices[editar]

  • Lápiz cuadra crómico, levemente agrandado con cuatro colores repartidos igualmente en la extremidad. El uso de cada color en el dibujo se logra girando el lápiz entre los dedos.
  • Lápiz pastel
  • Lápiz del penique
  • Lápiz de acuarela

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. «Graphite from the Plumbago Mine, Borrowdale, England». Department of Physics at Michigan Technological University. Consultado el 27-03-2008.
  2. «Lakeland's Mining Heritage». www.cumbria-industries.org.uk. Consultado el 27-03-2008.
  3. Graphite – Identificación, toxicidad, uso, potencial de contaminación del agua, toxicidad ecológica e información regularadora.
  4. Dixon Ticonderoga Company.
  5. Mina de grafito de Tantiusques.
  6. US Patent 19783 Combinación de Lápiz y Borrador por H. Lipman.
  7. Petroski, Henry (1990). The Pencil: A History of Design and Circumstance. New York: Alfred A. Knopf. ISBN 0-394-57422-2; ISBN 0-679-73415-5, page 171.
  8. Reckendorfer v. Faber 92 U.S. 347 (1875).
  9. Petroski 1990, page 157.
  10. Koh-i-noor Catalog: Graphite Pencis.
  11. Staedtler Mars Lumograph Pencils, retrieved Aug 21, 2007.
  12. Este método de prueba constituye el estándar ISO 15184:1998 Pinturas y barnices -- Determinación de la dureza de la capa por medio de pruebas http://www.iso.org/iso/iso_catalogue/catalogue_tc/catalogue_tc_browse.htm?commid=47996. Véase http://www.pra-world.com/technical/testingphysicalhardness.htm para una descripción de la prueba. Desafortunadamente, la dureza de los lápices no es estrandarizada. Por esta razón, el estándar especifica varias marcas de lápices que son usadas en esta prueba.
  13. Simmons, Mac, "Prueba de dureza del lápiz", Woodwork, April 2000, p76, Disponible en http://www.pencilpages.com/articles/simmons.htm, retrieved Sept. 13, 2007.
  14. El 75% de los 2.8 millones de lápices hechos en los Estados Unidos son pintados de amarillo (Steve Ritter "Pencils & Pencil Lead", Chemical & Engineering News, Volume 79, Number 42 page 35, Oct 15, 2001.
  15. Petroski, 1990, pages 162-163.

Enlaces externos[editar]