Mothers of the Disappeared

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
«Mothers of the Disappeared»
Canción de U2
Álbum The Joshua Tree
Publicación 9 de marzo de 1987
Grabación Julio a diciembre de 1986 en Malbeach (Dublín)
Género Rock
Duración 5:14
Discográfica Island
Escritor(es) Bono (letra)
U2 (música)
Productor(es) Brian Eno y Daniel Lanois
Canciones de The Joshua Tree
«Exit»
(10)
«Mothers of the Disappeared»
(11)
[editar datos en Wikidata ]

«Mothers of the Disappeared» (en español, «Madres de los desaparecidos») es una canción de la banda irlandesa de rock U2. Es la undécima y última pista de su álbum de 1987 The Joshua Tree. El cantante del grupo, Bono, se inspiró para escribir su letra en sus experiencias en Nicaragua y El Salvador en julio de 1986, después de que U2 se comprometiera con Amnistía Internacional en el evento A Conspiracy of Hope Tour e investigara sobre las Madres de Plaza de Mayo, un grupo de mujeres cuyos hijos han sido desaparecidos en el contexto de las dictaduras militares de Argentina y Chile.[1] Durante su visita a América Central se reunió con COMADRES, una organización similar cuyos hijos habían atravesado la misma situación en El Salvador.[2] Bono sintió empatía por ambos grupos y quiso mostrar su apoyo hacia la causa.

La canción se compuso en guitarra acústica y la melodía proviene de una que Bono creó en Etiopía en 1985 para enseñar a los niños los cuidados básicos de higiene. La letra posee críticas implícitas a la presidencia de Ronald Reagan, quien apoyó dos regímenes sudamericanos que estuvieron al frente del gobierno por golpes de Estado y dieron apoyo económico al Gobierno militar de El Salvador.[3] Greg Garret, autor del libro We Get to Carry Each Other: The Gospel according to U2 y Lisa Hand, autora del artículo «Joshua Tree Blooms», publicado en el periódico Sunday Independent, interpretaron que su temática es un examen de las fallas y contradicciones en la política exterior de los Estados Unidos.[4] [5]

U2 tocó «Mothers of the Disappeared» siete veces en la gira de 1987 Joshua Tree Tour y algunas grabaciones figuraron hacia el final de la película de 1988 Rattle and Hum. La interpretaron en cuatro conciertos de la gira PopMart Tour en 1998 en Sudamérica y las Madres subieron al escenario con los músicos en dos ocasiones, una de las cuales se teletransmitió en Chile. Bono aprovechó la oportunidad para pedir a Augusto Pinochet que revelara a las Madres la localización de los cuerpos de sus hijos. La tocaron tres veces en la gira U2 360° Tour y una de ellas fue dedicada a Fehmi Tosun, un kurdo desaparecido forzosamente en Turquía en 1995. La crítica recibió favorablemente el tema y algunos lo describieron como «potente»,[6] «un tributo emotivo»[7] y que posee «una belleza y tristeza increíbles».[8] Bono regrabó el tema a capela en 1998 para el álbum ¡Ni un paso atrás!

Proceso de creación y grabación[editar]

Las sesiones de grabación para The Joshua Tree comenzaron en enero de 1986 en Danesmoate House en Dublín (Irlanda) y continuaron durante todo el año.[9] U2 interrumpió brevemente su trabajo en junio para unirse a la gira A Conspiracy of Hope, patrocinada por Amnistía Internacional. Tras el primer concierto, en San Francisco, Bono conoció a René Castro, un artista plástico de Chile. Castro fue torturado y encerrado dos años en un campo de concentración por el gobierno militar, ya que su arte criticaba al régimen de Augusto Pinochet, que tomó el poder por medio de un golpe de Estado en 1973.[10] Castro enseñó a Bono un mural en el Mission District que representaba la difícil situación que estaban atravesando la Argentina y su país natal en aquel entonces.[11] También supo sobre las Madres de Plaza de Mayo, un grupo de mujeres cuyos hijos fueron desaparecidos forzosos durante la dictadura en Argentina.[1] Los desaparecidos eran estudiantes que se oponían al Gobierno durante la guerra sucia y al golpe de Estado que hizo que Jorge Rafael Videla llegara al poder.[12] Este grupo llevó adelante una campaña para encontrar información sobre el lugar donde estaban los cuerpos de sus hijos y las circunstancias de su muerte; en muchos casos, habían sido secuestrados, torturados y asesinados.[13] [14]

Inspirado en el mural, Bono se tomó una pausa de grabar hasta julio, y viajó a Nicaragua y El Salvador con su esposa, Alison Hewson, para conocer de primera mano el malestar de la clase obrera que sufrió conflictos políticos y la intervención del Ejército estadounidense. Durante su estadía allí, trabajaron con el Central American Mission Partners (CAMP), una organización defensora de los derechos humanos y el desarrollo económico.[15] En El Salvador, tuvieron reunión con integrantes del Comité de Madres Monseñor Romero (COMADRES), una organización de mujeres cuyos hijos fueron desaparecidos por el Gobierno de dicho país durante la guerra civil debido a que se oponían al régimen imperante en aquel momento.[2] [3] En un momento, durante el viaje, Bono, Alison y un miembro del CAMP sufrieron un tiroteo de las tropas del Gobierno cuando iban a prestar auxilio a un grupo de granjeros. Los disparos fueron una advertencia y, según el escritor John Luerssen, el incidente hizo que Bono se diera cuenta de que «no les importaba su incursión y podían matarlos si consideraban que estaban obligados a ello».[2]

«Recuerdo [a Daniel Lanois] cuando estábamos terminando "Mothers of the Disappeared" volviéndose loco y tocando en la mesa de mezcla como Mozart en el piano, con la cabeza hacia atrás con brisa imaginaria, todo eso con una lluvia torrencial allá afuera y yo cantando In the rain we see their tears ("en la lluvia vemos sus lágrimas"), las lágrimas de los desaparecidos. Y cuando escuchas esa mezcla de hecho puedes escuchar la lluvia allá afuera. Fue realmente mágico».
—Bono.[16]

En 2006, Bono recordó otra experiencia que tuvo en El Salvador, donde vio un cadáver arrojado a la ruta desde una camioneta. Comentó al respecto: «La gente simplemente desaparecía. Si eras parte de la oposición, encontrarás una camioneta de vidrios polarizados estacionada en la puerta de tu casa. Si eso no te detiene, entonces vendrán y te matarán, sin un juicio previo».[14] [17] Bono comprendió la causa de las Madres y COMADRES y quiso rendirles un tributo.[14] Sus experiencias en América Central inspiraron la letra de «Mothers of the Disappeared» y otro tema de The Joshua Tree, «Bullet the Blue Sky».[18] [19]

«Mothers of the Disappeared» fue creada y mezclada en la casa nueva de The Edge en Melbeach, que la banda utilizó como estudio.[9] [20] Bono compuso el tema en la guitarra acústica de su suegra y el baterista Larry Mullen Jr creó un loop para su instrumento que luego Brian Eno utilizó como sample durante la producción.[14] [20] [21] La melodía proviene de una canción que Bono compuso en Etiopía en 1985 para enseñar a los niños los cuidados básicos de higiene.[14] El productor Daniel Lanois fue quien más trabajó en la mezcla de la canción. Bono, con la intención de comparar el estudio en sí a un instrumento, describió la labor de Lanois como una «interpretación».[21]

Al final de la letra de la canción y de los créditos de The Joshua Tree, U2 hizo incluir las direcciones de varias secciones de Amnistía Internacional con el compromiso de que los ingresos de la canción serían donados a la organización.[22] [23] [24] En 1998, Bono regrabó la canción a capela en inglés y español para el álbum ¡Ni un paso atrás!, junto con una recitación del poema «Mother of God» de William Butler Yeats.[25] Este álbum fue ideado por las Madres en conmemoración de la desaparición de sus hijos.[26] La canción también figuró en la película de 1999 20 años... 20 poemas... 20 artistas.[27] [28]

Descripción y temática[editar]

«Había una relación de amor y odio hacia Estados Unidos. Gran parte de ese álbum refleja los sentimientos de Bono regresando de El Salvador y la gira Conspiracy of Hope y viendo el lado brutal de la política exterior estadounidense».
—Larry Mullen Jr.[29]

«Mothers of the Disappeared» dura 5:14 minutos y está compuesta en un compás de cuatro por cuatro y en la tonalidad de la mayor.[30] La canción comienza con el sonido de la lluvia golpeando un techo, que se funde los primeros catorce segundos con el bajo de Adam Clayton y un loop procesado de batería de Mullen, que reverbera en el ambiente. Tras treinta y dos segundos después, se puede escuchar la batería de Mullen, con un golpe esporádico cada cuatro o cinco segundos.[16] Cincuenta segundos más adelante, la batería comienza a ser más regular y la guitarra de The Edge ingresa, acompañada por los sintetizadores de Brian Eno.[30] La primera estrofa comienza en el minuto 1:28 y su progresión armónica es de la5-mi5-fa menor-re-la5, repetida en todas ellas.[30] En el minuto 2:41 ingresa el teclado de Eno y la canción adquiere una progresión armónica de re-re5-la5, mientras que Bono canta en falsete.[16] La segunda estrofa comienza en el minuto 3:01. Su letra finaliza en el 3:37 y la canción recupera la progresión armónica de re-re5-la5. Los acordes crecen en volumen hasta el minuto 4:33, donde comienza la coda; la parte de teclado se termina y la guitarra toca la nota la antes de fundirse en los próximos ocho segundos con el bajo. El sintetizador, la batería y el loop siguen hasta el final de la canción, y desaparecen gradualmente en los últimos treinta segundos.[16]

Eno utilizó un piano como instrumento de percusión y mezcló el resultado con el loop de batería con un pedal de efectos PCM70 para crear un sonido que Clayton describió como «inquietante, extraño y tenebroso».[14] [20] [21] Lanois afirmó que el procesamiento de la batería de Mullen, que acabó siendo un sonido similar a un zumbido, resultó ser la columna vertebral y la personalidad de la canción.[21] Clayton lo describió como lo que «evoca aquella oscuridad siniestra de los escuadrones de la muerte».[18] [21] Colm O'Hare de Hot Press consideró que fue «el elemento sónico clave» porque evoca «un sentido abstracto de la maldad y el pánico».[20]

El apoyo de Ronald Reagan hacia los gobiernos militares en América Central y del Sur es un tema mencionado en la canción.

En diciembre de 1986, Bono afirmó que tenía una relación bipolar con Estados Unidos y que esto influyó sobre su forma de trabajar en el álbum. Sobre su encuentro con COMADRES en El Salvador y el impacto de esto en la canción, comentó: «No tengo dudas de que la presidencia de Ronald Reagan apoyó al régimen que cometió esas atrocidades. Dudo que la gente de Estados Unidos siquiera tenga conciencia de esto. No pretendo convencerlos, contarles dónde están o abrir sus ojos de forma drástica, pero me afecta a mí, a las letras que escribo y la música que componemos».[31] En 2007, Clayton comentó: «Miramos a Estados Unidos con una lente europea, en una época en la que Gran Bretaña estaba gobernada por Margaret Thatcher, quien hizo que los mineros quebraran, [...] así que estábamos cantando desde la misma partitura que The Clash, pero más focalizados en la injusticia dentro y fuera de Estados Unidos».[32] Afirmó que «“Mothers of the Disappeared” no solo era un reflejo de lo que pasó bajo el gobierno militar en Chile, sino que también [lo era] de los Estados Unidos, que apoyaron dicho gobierno» y describió la letra de Bono como «prehistórica», ya que «se conecta con algo muy primitivo».[16] [14]

Greg Garrett, un profesor inglés de Baylor University, vio la canción como un intento de «[responder] a deseos crecientes de hacer justicia y llamar la atención sobre las fallas estadounidenses en dicha cuestión»; además, afirmó que los regímenes de Sudamérica recibieron el apoyo de Estados Unidos por sus posturas anticomunistas, si bien sus tácticas se oponían a valores democráticos de los que «Estados Unidos se jacta de ser campeón del mundo».[4] Lisa Hand de Sunday Independent comentó la influencia del tema de Estados Unidos: «No se limita a la música, sino que se extiende a la letra. Sin embargo, lejos de ser un tributo a los carteles llenos de estrellas, los versos reflejan las mentiras políticas y ambigüedades que existen en Estados Unidos. “Mothers of the Disappeared” y “Bullet the Blue Sky” tienen una mirada dura de la intervención [del país] en Sudamérica».[5] Richard Harrington de The Washington Post describió la canción como «simplemente un lamento de gran belleza y tristeza que suplica que las batallas ideológicas de derecha e izquierda no eclipsen el asunto más importante de lo que es correcto e incorrecto».[22] El escritor David Kootnikoff la describió como un «[retrato] del sueño americano podrido».[33]

Interpretaciones en directo[editar]

Las Madres subieron al escenario durante un concierto de la banda en Santiago de Chile.

U2 interpretó por primera vez «Mothers of the Disappeared» el 14 de abril de 1987 en San Diego, en la primera etapa de su gira Joshua Tree Tour, donde cerró el concierto con esta canción en vez de con «40».[34] Se tocó tres veces más en la manga; dos veces para abrir un segmento de encore y una vez para finalizar el programa principal.[35] U2 la reutilizó siete meses más tarde en la tercera sección de la gira, en el encore de los cuatro últimos conciertos.[11]

Las dos últimas interpretaciones en Tempe (Arizona), el 19 y 20 de diciembre de 1987, se filmaron para Rattle and Hum.[11] U2 cantó la frase «El pueblo vencerá» hacia el final de la canción. Bono mencionó que las Madres usan esta frase como lema. The Edge dijo: «Estamos tan cercanos a la parte hispanohablante del mundo que sentimos que la gente en el concierto comprendería la frase».[11] Bono añadió que cerraron cada concierto desde 1983 con «40», así que pensaron que usar desde ese entonces «Mothers of the Disappeared». Explicó que «si la gente de Arizona lo canta y si se incluye en el video y en el disco, lo reconocerán en cualquier lugar donde toquemos. Será un experimento interesante».[11] Pensaban usar las imágenes para cerrar la película, pero luego la banda decidió no hacerlo.[11] «Pride (In the Name of Love)» fue la canción final de la interpretación en directo y «All I Want Is You» se usó para los créditos.[36]

Solo Bono y The Edge interpretaron la canción en varias ocasiones, como un concierto en Buenos Aires.

Tras los siete conciertos de Joshua Tree Tour, U2 no volvió a tocar la canción hasta 1998, en la cuarta etapa de la gira PopMart Tour. Se interpretó en tres conciertos de Argentina y en uno en Chile, al final del programa. Bono cantó la frase «El pueblo vencerá» en cada ocasión.[26] La primera interpretación fue el 5 de febrero de 1998 en Buenos Aires, donde las Madres se unieron a la banda en el escenario.[26] Solo Bono y The Edge tocaron el tema, de espaldas a imágenes de las Madres, transmitidas desde una pantalla de video. Hacia el final, los integrantes del grupo miraron a las Madres y aplaudieron, algo que el público imitó. Parte de la interpretación se incluyó después en el documental televisivo Classic Albums: The Joshua Tree.[21]

El coste de las entradas era demasiado caro para muchos fanes de Sudamérica, así que la banda transmitió el concierto del 11 de febrero en Chile en directo por televisión.[37] Con la certeza de que mucha gente del país estaría mirando, tocaron «Mothers of the Disappeared» en vez de «Wake Up Dead Man».[26] [37] El estadio en el que estaban tocando había sido antes un campo de concentración del régimen de Pinochet tras el golpe de Estado.[38] Nuevamente, fue interpretada solamente por Bono y The Edge de espaldas a la filmación acerca de las Madres y ellos las invitaron a subir al escenario por segunda vez. Las Madres llevaron fotografías de sus hijos y hablaron brevemente de ellos durante la canción, algo que tuvo en el público una recepción polarizada. Bono pidió a Pinochet que «diga a esas mujeres dónde están los restos de sus hijos».[37] [38]

Se interpretó de nuevo «Mothers of the Disappeared» en la cuarta etapa del Vertigo Tour, el 26 de febrero de 2006 en Santiago y el 2 de marzo en Buenos Aires.[39] [40] Aunque toda la banda la ensayó, solo el cantante y el guitarrista interpretaron un arreglo similar al de la gira PopMart Tour. The Edge tocó el tema en un charango que el presidente de Chile, Ricardo Lagos, le había regalado a Bono aquel día.[39] [41] Se incluyó en tres conciertos de la tercera etapa de U2 360° Tour, en el lugar de «MLK».[42] [43] Le dedicaron una actuación en Estambul (Turquía) a Fehmi Tosun, un kurdo secuestrado y desaparecido en octubre de 1995.[44] Su esposa y su hija fueron testigos del rapto, aunque nunca se ha hallado más información sobre su desaparición.[45] [46]

Recepción[editar]

Según Luerssen la canción es «bien conocida» en América Central y del Sur y a veces las Madres «la tocan como acto de rebeldía».

«Mothers of the Disappeared» tuvo una recepción crítica positiva. Steve Morse de The Boston Globe llamó «potente» a la canción y describió la segunda voz como similar a un coro en su ternura.[6] Don McLee de Chicago Sun-Times la consideró «un himno a los derechos humanos».[47] Andrian Thrills de NME la llamó un «lamento simple y despojado de tristeza y belleza sorprendente».[8] Nicholas Jennings de Maclean's consideró que era la canción «más de actualidad» de The Joshua Tree.[48] El periodista de música Andrew Mueller comentó que el tema era «un final intencionadamente modesto».[49] En Rolling Stone, Steve Pond afirmó: «“Mothers of the Disappeared” está construida con imágenes desoladoras de pérdida, pero la ambientación es suave y reconstituyente: música de gran tristeza, pero también de indecible compasión, aceptación y calma».[50] Lennox Samules de The Dallas Morning News afirmó que hay «una tristeza inefable en el canto de Bono y en imágenes como Night hangs like a prisoner / Stretched over black and blue ("La noche cuelga como un prisionero / extendida sobre azul y negro")» y la llamó «un tributo emotivo» a la gente de todo el mundo que haya perdido seres queridos debido a guerras y conflictos. Añadió: «Lo que es notable en la canción es que, pese al dolor intrínseco, permanece extrañamente limpia. Aún en medio de la podredumbre, el exceso y el horror, Bono puede hallar la esperanza y la absolución».[7] En 2006 Bono la describió como «un bello final para el álbum» y al respecto afirmó: «Esta canción significa tanto para mí como cualquier otra del álbum, para mí todo acaba ahí». También dijo que era un tema del que «estaba muy orgulloso hoy en día».[51]

Bono dijo que «estaba muy orgulloso hoy en día» de la canción.

Barbara Jaeger de The Bergen Record comparó «Mothers of the Disappeared» con «New Year's Day» y «Pride (In the Name of Love)» y afirmó que la banda usó ambas para «concientizar políticamente e incentivar el compromiso social».[52] Trece años más tarde, Ryan Jones, en su reseña del álbum de U2 All That You Can't Leave Behind (2000) para la misma publicación, comentó que la canción «Peace on Earth» contenía ecos de «Mothers of the Disappeared» en su letra y en el tono de la instrumentación del preludio.[53] En su reseña del álbum de 2009 No Line on the Horizon, Mueller dijo que el cierre, «Cedars od Lebanon», «respeta esta tradición optimista e intuitiva del grupo de finalizar sus álbumes con melancolía» y la comparó con «Mothers of the Disappeared».[54] Mcleese consideró que la canción tenía sus raíces «en la pureza folclórica de la música irlandesa tradicional».[47] Según Luerssen la canción es «bien conocida» en América Central y del Sur y a veces las Madres «la tocan como acto de rebeldía».[55] Art for Amnesty citó la canción y el efecto que tuvo en difundir el mensaje humanitario de Amnistía Internacional como una de las razones por las que U2 recibieron el reconocimiento Ambassador of Conscience Award otorgado por la organización en 2005.[56]

Sobre el aplauso que el público dedicó a las Madres durante el concierto de la gira PopMart Tour en Buenos Aires, la revista de U2 Propaganda dijo que fue el resultado de «lo más emotivo que se ha visto jamás en un escenario de rock. Fue una de esas ideas que podrían haber funcionado de una u otra forma, pero la empatía evidente del público hacia esas mujeres lo hicieron un momento inolvidable».[57] Tras la transmisión del concierto en Chile, Bono comentó: «Fue asombroso y desconcertante descubrir que en nuestra gira más pop algunos de los mejores espectáculos hayan sido en sitios politizados como en Santiago, Sarajevo, Tel Aviv, [...] allí la música significaba más que entretenimiento».[58] Añadió: «El haber podido dirigirme al general Pinochet desde el escenario en directo en Chile y decirle: "Devuelva los muertos a los vivos. Por favor, general Pinochet, dígale a esas mujeres dónde están los restos de sus hijos e hijas" fue un momento extraordinario [...] ciertamente, en mi vida y en la de U2».[59] Cuando le preguntaron si alguna reacción negativa del público decepcionó al grupo, Bono contestó que no y afirmó que «eso prueba para mí que el público del rock no son cobayos. [...] Si no coinciden contigo, te lo harán saber, pero eso no significa que no sean fanes. [...] Me sentí halagado al tocar no solo para gente que sí estaba de acuerdo con nosotros».[37] Se consideró que la interpretación de U2 inspiró una protesta en el gobierno chileno contra Pinochet, que estaba en el proceso de convertirse en un senador vitalicio tras haber renunciado a ser el jefe de las Fuerzas Armadas. El partido opositor envió a las Madres, quienes llevaban fotos de sus hijos desaparecidos y pidieron información sobre la localización de sus cuerpos.[37] [59]

Se han hecho varias versiones de la canción. Vitamin String Quartet incluyó el tema en su álbum tributo de 2004 The String Quartet Tribute to U2's The Joshua Tree.[60] Paddy Casey grabó una versión para el álbum de caridad hacia las víctimas del terremoto del océano Índico de 2004 Even Better Than the Real Thing Vol. 3 en 2005.[61]

Créditos[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Citas
  1. a b McGee (2008), p. 98
  2. a b c Luerssen (2010), p. 185
  3. a b Luerssen (2010), pp. 192–193
  4. a b Garrett (2009), p. 97
  5. a b Hand, Lisa (8 de marzo de 1987). «'Joshua Tree' Blooms». Sunday Independent. 
  6. a b Morse, Steve (1 de marzo de 1987). «U2's The Joshua Tree: A Spiritual Progress Report». The Boston Globe. p. B32. 
  7. a b Samuels, Lennox (5 de abril de 1987). «U2's Latest LP: Variation on a Theme». The Dallas Morning News. p. 10C. 
  8. a b Thrills, Adrian (14 de marzo de 1987). «Cactus World View». NME. 
  9. a b McGee (2008), p. 93
  10. de la Parra (2003), p. 76
  11. a b c d e f de la Parra (2003), pp. 119–121
  12. Graham (2004), p. 35
  13. Stokes (2005), p. 77
  14. a b c d e f g McCormick (2006), p. 184
  15. Luerssen (2010), pp. 183–184
  16. a b c d e (2007) Notas de The Joshua Tree Edición del vigésimo aniversario de U2 [Boxset]. Canadá: Island Records (B0010304-00).
  17. Assayas (2005), p. 182
  18. a b c Dalton, Stephen (8 September 2003). «How the West Was Won». Uncut. 
  19. Cogan (2008), p. 125
  20. a b c d O'Hare, Colm (21 de noviembre de 2007). «The Secret History of 'The Joshua Tree' page 16». Hot Press (en inglés). Consultado el 16 de septiembe de 2011. 
  21. a b c d e f King, Philip, and Nuala O'Connor (directores) (1999). Classic Albums: U2 – The Joshua Tree (Documental televisivo). Isis Productions.
  22. a b Harrington, Richard (22 de marzo de 1987). «U2 Can Be Famous; Breaking Into the Big Time With 'Joshua Tree'». The Washington Post. p. G1. 
  23. a b c The Joshua Tree (Vinilo). Reino Unido: Island Records. 1987. U2 6.
  24. Morse, Steve (24 de mayo de 1987). «Politics and Music: Rock's New Social Consciousness». The Boston Globe. p. B1. 
  25. (1998) Notas de ¡Ni un paso atrás! de varios artistas [CD]. Argentina: PolyGram (PAGINA12)
  26. a b c d de la Parra (2003), pp. 218–219
  27. «Las Madres de Plaza de Mayo, con el grupo U2». La Nación. 5 de febrero de 1998. Archivado desde el original el 24 de septiembre de 2011. Consultado el 24 de septiembre de 2011. 
  28. «Rosario, capital del rock». La Nación. 4 de marzo de 1998. Archivado desde el original el 24 de septiembre de 2011. Consultado el 24 de septiembre de 2011. 
  29. McCormick (2006), p. 186
  30. a b c Chipkin (1999), pp. 88–91
  31. «The Enduring Chill: Bono and the Two Americas». Propaganda (4). diciembre de 1986. 
  32. Cosyns, Simon (30 de noviembre de 2007). «It's a miracle of a record... much better than the band who made it at the time – Bono». The Sun. p. 74. 
  33. Kootnikoff (2010), p. 63
  34. de la Parra (2003), p. 97
  35. de la Parra (2003), pp. 99–100, 102
  36. U2, Phil Joanou (director) (27 de octubre de 1988). Rattle and Hum (Película). Paramount Pictures.
  37. a b c d e McCormick (2006), p. 282
  38. a b Kavanagh, Justin (12 de septiembre de 2009). «U2: Local Act, Global Horizon (Part II)». The Globalist. Consultado el 24 de septiembre de 2011.
  39. a b Williams, Willie (26 de febrero de 2006). «Willie's Diary: Show Day, Santiago». U2.com. Live Nation. Consultado el 25 de septiembre de 2010.
  40. Cohen, Jonathon (6 de enero de 2007). «From Joshua Trees to Palm Trees». Billboard 119 (1) (Nielsen Business Media). pp. 16–17. ISSN 0006-2510. 
  41. «U2 take learning to Edge». The Sun. 28 de febrero de 2006. p. 25. 
  42. «Mothers of the Disappeared» (en inglés). U2.com. Live Nation. Consultado el 22 de septiembre de 2010.
  43. Williams, Willie (12 de septiembre de 2010). «Willie's Diary: Absolutely Torrential» (en inglés). U2.com. Live Nation. Consultado el 13 de octubre de 2010.
  44. «Istanbul, TR» (en inglés). U2.com. Live Nation (6 de septiembre de 2010). Consultado el 24 de septiembre de 2010.
  45. Kurdish Human Rights Project (2004), p. 107
  46. Amnesty International (1996), p. 48
  47. a b McLeese, Don (8 de marzo de 1987). «'Joshua Tree' marks year of U2». Chicago Sun-Times. p. 2. 
  48. Harrington, Nicholas (30 de marzo de 1987). «The Joshua Tree». Maclean's Magazine. 
  49. Mueller, Andrew (abril de 2009). «The Joshua Tree». The Ultimate Music Guide (U2) (Uncut). p. 59. 
  50. Pond, Steve (9 de abril de 1987). «Review: The Joshua Tree» (en inglés). Rolling Stone. Archivado desde el original el 30 de enero de 2010. Consultado el 6 de abril de 2012.
  51. Assayas (2005), p. 187
  52. Jaeger, Barbara (10 de mayo de 1987). «The Rise of U2». The Bergen Record. p. E01. 
  53. Jones, Ryan (29 de octubre de 2000). «Guitar-driven U2 Gets Reacquainted With an Old Friend». The Bergen Record. p. Y01. 
  54. Mueller, Andrew (25 de febrero de 2009). «Rock juggernaut's 12th studio album is a grower». Uncut. 
  55. Luerssen (2010), p. 348
  56. «Amnesty honours U2 as Ambassador of Conscience». Irish Independent (en inglés). 10 de diciembre de 2005. Archivado desde el original el 24 de septiembre de 2011. Consultado el 24 de septiembre de 2011. 
  57. «'Click.' Inside PopMart. 'Click.'». Propaganda (28/29). julio de 1998. 
  58. Bono (febrero de 1999). «The World Put Its Arms Around Us». Q (149). 
  59. a b Bono; Adora Mills (8 de mayo de 1998). Entrevista exclusiva con Bono (transmisión radial). 99X Atlanta.
  60. «The String Quartet Tribute to U2's The Joshua Tree» (en inglés). Billboard. Archivado desde el original el 2013-01-1830 de enero de 2011. Consultado el 7 de abril de 2012.
  61. «Various Artists – Even Better Than the Real Thing Vol 3 (Songs of U2)» (en inglés). Raidió Teilifís Éireann (18 de abril de 2005). Archivado desde el original el 30 de enero de 2011. Consultado el 7 de abril de 2012.
Bibliografía

Enlaces externos[editar]