Homosexualidad en Japón

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Bandera gay Japón.PNG
Panel de mediados del siglo XVIII. Pintado a mano sobre seda, muestra a un samurái con su joven amante masculino.

La homosexualidad en Japón ha sido documentada desde tiempos remotos. Nunca ha sido considerada un pecado por parte de la sociedad o la religión, y solo fue restringida por prohibición legal durante un breve período de tiempo (1873-1880) para poder relacionarse un poco mas con el occidente, cuya moral es católica y protestante. Antes al contrario, en algunos momentos de la historia japonesa, el amor entre hombres se ha entendido como la forma más pura de amor.[cita requerida]

Desde finales del siglo XIX, la exposición de Japón al pensamiento occidental (incluida la sexología), y el deseo de los japoneses de mostrarse abiertos y proclives a tales civilizaciones, han influido notablemente en la consideración de la homosexualidad, tanto por parte del Estado japonés como por la propia población en general.

Actualmente se estima que el 9.2% de la población masculina, así como el 5.1% de la población femenina ha tenido alguna clase de encuentro homosexual. Según estas estadísticas, Japón sería el país con mayor porcentaje de homosexuales de Asia.[1]

Comparaciones con Occidente[editar]

Contrariamente a lo que sucede en Occidente, en Japón el sexo no se entiende en términos morales, sino en términos de placer, posición social y responsabilidad social. Aunque las actitudes modernas hacia la homosexualidad han ido cambiando, esto sigue siendo verdad hoy en día. Como en el Occidente premoderno, sólo los actos sexuales son homosexuales o heterosexuales, y no las personas que los realizan.

Terminología[editar]

Durante la era Edo, shudō (衆道), wakashudō (若衆道) y nanshoku (男色) eran los términos más usados para referirse a la homosexualidad. Estos términos no registraban ninguna identidad específica, sino que su criterio de uso se refería al comportamiento del individuo.

Actualmente, dōseiaisha (同性愛者, literalmente "persona amante del mismo sexo") y los anglicismos gei (ゲイ, adaptación de «gay»), rezu o rezubian (レズ, レズビアン, adaptación de «lesbian», lesbiana) y homo o homosekushuaru (ホモ, ホモセクシュアル, adaptación de «homosexual») son los más utilizados. Dōseiaisha se emplea para hombres y mujeres, pero gei, homosekushuaru y homo se usan casi exclusivamente para referirse a los hombres.

El término homo puede ser usado positivamente y peyorativamente. En los días que corren, los términos gei y rezu o rezubian son los más comunes dentro la comunidad gay, mientras que hay términos peyorativos como okama, que también se usan.

El calificativo gei no se emplea casi nunca cuando se habla de fuentes antiguas o históricas, ya que las connotaciones políticas y occidentales de la palabra sugieren una identidad moderna.

Historia de la homosexualidad en Japón[editar]

Fuentes históricas[editar]

La información disponible sobre la conducta homosexual tanto en Japón como en la antigua China proviene, en su mayor parte, de fuentes literarias. Aunque desde el siglo IV podemos hablar de un Japón unificado, la documentación histórica escrita comienza con el Kojiki (古事記), o literalmente Registro de cosas antiguas,[2] recopilado a comienzos del siglo VII. Mientras que las fuentes chinas del siglo VI A.C contienen referencias homosexuales, no es hasta el siglo X cuando aparecen fuentes similares japonesas. Estas fuentes, en principio, parecen seguir el mismo patrón que las chinas.

Antiguo Japón[editar]

El término japonés nanshoku (男色) es la forma japonesa de lectura de los mismo caracteres en chino, que literalmente significan colores de varón. El caracter 色 (color) todavía tiene el mismo significado de placer sexual en Japón y China. Este término se ha usado ampliamente para referirse al sexo entre hombres en el Japón antiguo.

De acuerdo a los estudios de Gary Leupp, los japoneses de edades antiguas asociaban nanshoku con China, un país del cual tomaban las ideas en las que se fundamentaron las bases de la alta cultura japonesa, incluyendo su modo de escritura (los caracteres chinos llamados kanji). La tradición japonesa del nanshoku se igualó desde la de China.

Una variedad de referencias literarias oscuras hacia el amor al mismo sexo, existen en fuentes ancestrales, pero muchas de estas son tan sutiles que terminan siendo poco fiables; otro aspecto a considerar pueden ser las declaraciones de afecto por amigos del mismo sexo, que eran comunes en aquellos días.

De todas formas, las referencias existen y se multiplican en el Período Heian, aproximadamente en el siglo XI. En el Genji Monogatari (源氏物語, Historia de Genji), los hombres son frecuentemente cautivados por la belleza de los jóvenes. En una escena el héroe es rechazado por una dama que duerme en cambio, con su hermano:

Genji acercó al joven junto a él... Genji, por su parte o por lo menos
la autora fue informada de esa manera, encontró al joven más atractivo que su fría
hermana.

Murasaki Shikibu, Genji Monogataricolor

La Historia de Genji es una novela, pero existen varios diarios de la época Heian que también contienen referencias a actos homosexuales. Algunos incluso contienen referencias a Emperadores inmersos en relaciones homosexuales, y a "hermosos jóvenes retenidos para su uso sexual" por Emperadores.

También en los Cuentos de Ise (Ise Monogatari), se puede apreciar los sentimientos de angustia reflejados en el poema que un hombre le dedica a otro,[3]

Es difícil creer
Que estés tan lejos
Porque yo
Jamás podré olvidarte
Y tu cara
Estará siempre frente a mí.

Ariwara no Narihira, Cuentos de Isecolor

Se pueden encontrar referencias a lo que Leupp denominó "problemas de identidad de sexo" en otras obras literarias, como en la historia de un joven que se enamora de una chica que en realidad es un joven travesti.

Amor homosexual monástico[editar]

La homosexualidad era común entre los sabios budistas.[1] Los monasterios budistas parecen haber sido de los primeros centros de actividad homosexual del antiguo Japón.[4] La historia de la homosexualidad en Japón parece comenzar con el gran héroe cultural Kūkai (774-835, conocido tras su muerte como Kobo Daichi), fundador de la secta budista Shingon (otro mito incluso sostiene que fue él quien inventó la homosexualidad).[5] Generalmente se decía que él fue quien introdujo el nanshoku en Japón tras volver de la China de la época T'ang en el siglo IX. Sin embargo Kūkai no trata este tema en ninguna de sus principales obras. Debe destacarse asimismo que cualquier actividad sexual estaba explícitamente prohibida por el Vinaya o código de la disciplina monástica para monjes budistas, y Kūkai era un seguidor incondicional del Vinaya. No obstante, el monte Koya, emplazamiento del monasterio de Kobo, se convirtió en sinónimo del amor entre personas del mismo sexo. Parece bastante claro que el primer grupo conocido dedicado a tratos homosexuales en Japón estaba compuesto por monjes.[5]

Sin embargo, ni el Shinto ni la interpretación japonesa del Confucianismo contienen ninguna prohibición. Bastantes monjes parecen haber interpretado que sus promesas de castidad no se aplicaban a las relaciones homosexuales; suficientes para que las historias de relaciones entre monjes y jóvenes acólitos, conocidos como Chigo Monogatari, fueran bastante populares. Se bromeaba sobre dichas relaciones, cuando las pasiones no llegaban al nivel de la violencia, lo cual era algo común. Los jesuitas informaron, espantados, sobre la sodomía que existía entre los clérigos budistas.[5]

Amor homosexual en la milicia[editar]

La homosexualidad era un modo honorable de vida entre los líderes militares y religiosos del país, y común en parte de la cultura samurái.[1] Desde círculos religiosos, el amor a un semejante del mismo sexo se difundió en la clase guerrera, donde era costumbre para un joven samurái ser aprendiz de un hombre mayor y más experimentado.[5] El joven samurái sería su amante por muchos años. A esta práctica se la llamaba como shudō, el camino del joven, y fue mantenida en alta estima por la clase guerrera.[6]

Amor homosexual en la clase media[editar]

Mientras la sociedad japonesa era pacífica, las clases medias adoptaron muchas de las prácticas de la clase guerrera, y en el caso del shudō, se le brindó una interpretación más mercantil. Los jóvenes actores kabuki a veces trabajaban en la prostitución fuera del escenario, donde eran celebrados en una manera muy similar en la que se hace con las celebridades de hoy, siendo protegidos por personas muy influyentes y ricas que llegaban incluso a competir entre sí mismos para comprar sus favores.[7] La prostitución masculina que atendía a una clientela masculina, denominada Kagema, también se encontraba disponible.

Arte del amor homosexual[editar]

Estas actividades fueron objeto de innumerables obras literarias, la mayoría de las cuales aún no han sido traducidas. Igualmente, muchos de los mejores artistas de la época, como Hokusai e Hiroshige, se vanagloriaban en documentar este tipo de amores en sus grabados, conocidos como ukiyo-e, pinturas del mundo flotante, y cuando tenían contenido erótico, en los shunga, o pinturas de primavera."[8]

Homosexualidad en el Japón moderno[editar]

A pesar de recientes tendencias y nuevos espacios de ambiente en ciudades cosmopolitas (como Tokio u Osaka) que sugieren un nuevo nivel de tolerancia, los homosexuales japoneses suelen esconder su sexualidad. Muchos incluso se casan con personas del otro sexo para evitar la discriminación.[9]

Legislación y política[editar]

Japón no tiene leyes contra la homosexualidad, y de hecho tiene algunas leyes protectoras para los homosexuales. El sexo entre adultos del mismo género que consienten al mismo es legal, pero algunas prefecturas establecen una edad de consentimiento más elevada que para la actividad sexual entre personas de distinto sexo.

A pesar de que las leyes de derechos civiles no extienden protección a la discriminación por orientación sexual, algunos gobiernos han aplicado dichas leyes. El gobierno de Tokio ha aprobado leyes que prohíben la discriminación laboral basada en la identidad sexual. Los principales partidos políticos expresan poco apoyo público para los temas de derechos LGBT. A pesar de las recomendaciones del Consejo para la promoción de los derechos humanos (Council for Human Rights Promotion), la Dieta aún no ha tomado las acciones oportunas para incluir la orientación sexual en el código de derechos civiles del país.

Algunas figuras políticas, sin embargo, comienzan a hablar públicamente de su homosexualidad. Kanako Otsuji, una congresista de Osaka, salió del armario y dijo ser lesbiana en 2005.

Cultura popular[editar]

Cierto número de personalidades que aparecen diariamente en la televisión japonesa son travestis, gays o transgénero, o cultivan dicha imagen como parte de su papel. Recientemente, un pequeño número de artistas han comenzado a hablar públicamente de su homosexualidad. Suelen aparecer en talk shows y programas parecidos. Algunos ejemplos serían la bailadora y tarento Kaba-chan, la tarento Gakuseifuku Sakamoto, el maestro ikebana Shougo Kariyazaki, el cómico Ken Maeda, y las gemelas y críticas de la cultura pop Piko y Osugi, entre otros.

Akihiro Miwa, una drag queen y antigua amante del autor Yukio Mishima, es la portavoz para anuncios de televisión de varias empresas japonesas que van desde productos de belleza a productos financieros y TEPCO. Kenichi Mikawa, una ex-ídolo cantante de pop que actualmente juega al equívoco con la vestimenta y maquillaje masculino y femenino, puede verse en varios programas de televisión, al igual que el cómico travesti Peter-san. La lirista y actriz Ataru Nakamura fue una de las primeras personalidades transexuales en ser muy famosa en Japón; de hecho, las ventas de sus canciones se incrementaron tras hablar de su operación de cambio de sexo de hombre a mujer en el show de variedades Boku no Ongaku en 2006.

Algunos presentadores que no son homosexuales han utilizado también la homosexualidad para aumentar su publicidad. Razor Ramon Hard Gay (HG), un cómico, se convirtió en famoso de la noche a la mañana después de comenzar a aparecer en público con un arnés de cuero, pantalones ajustados y gorra. Su vestimenta, nombre y movimiento de pelvis patentado le proporcionaron la adoración por parte de sus fans y el desprecio de muchos en la comunidad gay japonesa.

Manga y anime[editar]

Muchos mangas y animes tienen contenido homosexual entre hombres; están dirigidos principalmente a mujeres y se pueden adquirir generalmente en las librerías. Se emplean varios términos en Japón para referirse a ellos.

El término genéricamente empleado es "yaoi", un acrónimo de la frase "Yama nashi, ochi nashi, imi nashi", que significa "sin clímax, sin resolución, sin sentido". Una etimología popular señala que se deriva de "Yamete, oshiri (ga) itai", que literalmente significa "¡Para, me duele el culo!"

Dentro de las grandes columnas demográficas de fans en Europa y América, esta terminología está más o menos condensada dentro de "yaoi" y "shōnen-ai". Yaoi es el término usado para referirse a descripciones gráficas se sexo homosexual y/o drama de temas adultos, mientras que shōnen-ai es usado para referirse a situaciones románticas con personajes más jóvenes.

Gei-comi ("gay-comics") son cómics de corte homosexual dirigidos a hombres homosexuales. Mientras que en los comics yaoi generalmente se designa a uno de los miembros de la pareja un rol femenino, en el gei-comi ambos se describen masculinamente y en una relación de iguales.

El contenido lésbico se encuentra mucho menos publicitado, pero existe y es conocido como "Yuri". Yuri es un término mucho más amplio que yaoi, posiblemente debido a la distribución del mismo. De todas formas, los fans americanos y europeos tienden a usar yuri en referencia a historias lésbicas con escenas gráficas de sexo, y categorizan las puramente románticas como shōjo-ai. Esto frecuentemente crea confusión, ya que en Japón el término shōjo-ai no implica contenido lésbico; sí se usa para describir historias con sexo explícito entre hombres adultos y niñas menores de edad. Otra palabra que se ha hecho recientemente popular en Japón es el equivalente a yuri, "GL" (lo cual se traduce como "Girls' Love","Amor de Chicas", obviamente inspirada en "Boys' Love", "Amor de Chicos").

Algunos mangas, que generalmente se dirigen de manera abierta a un público con intereses lascivos, tienen como objetivo directo al mercado homosexual. Sin embargo, son poco comunes y generalmente no se encuentran salvo en tiendas especializadas.

Unión entre personas del mismo sexo[editar]

Con relación a la unión entre personas del mismo sexo en Japón, esto ha entrado en debate entre los legisladores para legalizar. Si bien se han planteado dos propuestas, entre la Unión civil planteada en 2002, junto a Corea del Sur y Tailandia o el Matrimonio homosexual, junto con otros países de la región como Camboya, China, Filipinas y Taiwán.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c «Homosexualidad. Entre la censura artística y aceptación». Criticarte.com. Consultado el 05-07-2007.
  2. «Kojiki, Records of Ancient Matters Yamato-Takeru Slays the Kumaso Brothers». Androphile. Consultado el 21-10-2008.
  3. Cuentos de Ise. Ariwara no Narihira, Barcelona, Paidos, 1992. ISBN 84-7509-017-6
  4. Partida al amanecer, una Antología de literatura homosexual japonesa. Paul Gordon Schalow. San Francisco, Gay Sunshine Press, 1996. ISBN 10-0940567180
  5. a b c d «La tolerancia de la homosexualidad en el Japón medieval». Isla Ternura.com. Consultado el 05-07-07.
  6. Colores Masculinos: La Construcción de la Homosexualidad en Tokugawa, Japón. Gary P. Leoupp. University of California Press, 1995.
  7. «Beautiful ways of the Samurai». Androphile. Consultado el 02-07-2007.
  8. «The japanese Hall». Androphile. Consultado el 03-07-2007.
  9. Elizabeth Floyd Ogata (24-03-2001). «'Selectively Out:' Being a Gay Foreign National in Japan». The Daily Yomiuri. Consultado el 30-08-2006.