Guillermo IV del Reino Unido

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Guillermo IV del Reino Unido
Rey del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, Rey de Hannover y Duque de Brunswick - Luneburgo
William IV.jpg
Rey del Reino Unido
26 de junio de 1830 - 20 de junio de 1837
Predecesor Jorge IV
Sucesor Victoria
Rey de Hanóver;
Duque de Brunswick-Luneburgo
(Como Guillermo I)
26 de junio de 1830 - 20 de junio de 1837
Predecesor Jorge IV
Sucesor Ernesto Augusto I
Información personal
Cónyuge Adelaida de Sajonia-Meiningen
Descendencia Carlota de Clarence
Isabel de Clarence
Casa real Casa de Hannover
Padre Jorge III del Reino Unido
Madre Carlota de Mecklemburgo-Strelitz
Nacimiento 21 de agosto de 1765
Londres, Inglaterra
Fallecimiento 20 de junio de 1837
(71 años)
Londres, Inglaterra
Entierro Capilla de San Jorge, Castillo de Windsor
Himno real God Save the King
Coat of Arms of the United Kingdom (1816-1837).svg
Escudo de Guillermo IV del Reino Unido

Guillermo IV del Reino Unido fue rey del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, y de Hannover, y duque de Brunswick-Luneburgo desde el 26 de junio de 1830 hasta su muerte en 1837.

Primeros años[editar]

Guillermo IV, hijo del rey Jorge III y hermano menor y sucesor de Jorge IV, fue el penúltimo monarca de la casa de Hannover. Durante su juventud, sirvió en la Marina Real; por ello más adelante le apodaron el Rey Marinero. Durante su reinado se promovieron varias reformas: la Ley de Pobres fue revisada, el gobierno municipal democratizado, el trabajo de niños fue restringido y la esclavitud suprimida en todo el Imperio Británico. La legislación más importante de la reforma del reinado de Guillermo IV fue el Acta de Reformas de 1832, que modernizaba el sistema electoral británico. Guillermo IV no intervino en política tanto como su hermano o su padre, aunque fue el último monarca en designar un Primer Ministro en contra de la voluntad del Parlamento (en 1834).

Guillermo Enrique nació el 21 de agosto de 1765 en el palacio de Buckingham, tercero de los 15 hijos del rey Jorge III del Reino Unido y de la duquesa Carlota de Mecklemburgo-Strelitz. Por ser el tercero en la línea de sucesión -detrás del príncipe de Gales y del duque de York-, no se esperaba que heredara la corona. Fue bautizado en la Gran Cámara del Consejo del palacio de St. James el 18 de septiembre de 1765, siendo sus padrinos sus tíos-abuelos, los duques de Gloucester y de Cumberland, y su tía paterna, la Princess Royal, Augusta Federica.

A los 13 años ingresó en la Marina Real y estuvo presente en la batalla del Cabo de San Vicente en 1780. Sirvió en Nueva York durante la Guerra de la Independencia de los Estados Unidos. Obtuvo el rango de Teniente en 1785 y el de Capitán al año siguiente. En 1786, fue enviado a servir en las Indias Occidentales.

Guillermo intentó ser ungido como duque, al igual que sus hermanos mayores, y recibir una concesión parlamentaria similar. Pero su padre se mantuvo renuente a ello. Para presionar al rey, Guillermo amenazó con postularse a la Cámara de los Comunes por el distrito electoral de Totnes, en Devon. Derrotado, Jorge III lo nombró duque de Clarence y de St. Andrews en 1789, diciendo al parecer: "sé que con esto doy un voto más a la oposición".

El recién nombrado duque dejó de servir activamente en la Marina Real en 1790. Le promovieron a Almirante en su retiro. Cuando el Reino Unido declaró la guerra a Francia en 1793, Guillermo estaba impaciente por servir a su país, pero no fue destacado en ningún puesto. En su lugar, pasó algo de tiempo en la Cámara de los Lores. Allí defendió los gastos exorbitantes de su hermano, el príncipe de Gales, que había presentado al Parlamento una demanda para cancelar sus deudas. También intervino en favor de la esclavitud (que, aunque había sido virtualmente suprimida en el Reino Unido, todavía existía en las colonias británicas): utilizó su experiencia en las Indias Occidentales para defender su posición.

Después de dejar la Marina Real, el duque de Clarence sostuvo una larga relación con una actriz irlandesa, Dorothea Bland, más conocida por su nombre artístico, Mrs. Jordan. Desde 1791 tuvieron 10 hijos, quienes recibieron el apellido Fitzclarence. La relación duraría veinte años hasta 1811, en que terminó por razones políticas. El 13 de julio de 1818, en el palacio de Kew, Guillermo se casó con Adelaida de Sajonia-Meiningen, princesa a la que triplicaba en edad. De este matrimonio nacieron 5 hijos, de los que ninguno llegó a la edad adulta:

  • Carlota Augusta Luisa (n. y m. Fürstenhof, Hannover, 27-3-1819).
  • Un aborto (Dunquerque, Francia, 5-9-1819).
  • Unos hijos gemelos (n. muertos, Bushy Park, Middlesex, 23-4-1822).

El hermano mayor de Guillermo, el príncipe de Gales, había sido Príncipe Regente desde 1811 debido a la enfermedad mental de su padre, el rey Jorge III. En 1820, al morir el soberano, la corona pasó al Príncipe Regente, que se convirtió en rey Jorge IV. Como el nuevo rey no tenía ningún hijo vivo en aquel momento (su única hija, la princesa Carlota, murió de parto en 1817), Guillermo, duque de Clarence, se encontraba entonces en el segundo lugar de la línea sucesoria, precedido solamente por su hermano, Federico, duque de York. Cuando éste falleció en 1827, Guillermo, con 62 años de edad, se convirtió en el heredero del trono. Ese mismo año Jorge IV designó a Guillermo Gran Lord Almirante, cargo que había estado en comisión (es decir, ejercido por un grupo en lugar de un solo individuo) desde 1709. Mientras estuvo en el cargo, Guillermo procuró tomar el control en solitario de los asuntos navales, aunque la ley le requirió que actuara, en la mayoría de las circunstancias, bajo el acuerdo de por lo menos dos miembros de su consejo. El rey solicitó su dimisión en 1828, a lo que accedió el duque de Clarence.

Reinado[editar]

Guillermo IV del Reino Unido

Cuando Jorge IV murió sin hijos el 26 de junio de 1830, el duque de Clarence ascendió el trono como Guillermo IV, siendo coronado junto con su esposa en la abadía de Westminster, el 8 de septiembre de 1831. A diferencia de su extravagante hermano, Guillermo IV detestaba toda pompa y ceremonia. En contraste con Jorge IV, que pasaba la mayoría de su tiempo en el castillo de Windsor, Guillermo IV era conocido, especialmente al comienzo de su reinado, por caminar, sin escolta, a través de Londres o Brighton. Hasta la Crisis de la Reforma fue muy popular entre sus súbditos.

Al principio del reinado de Guillermo IV, Arthur Wellesley, el Duque de Wellington era el Primer Ministro. Durante la elección general de 1830 (la muerte del monarca requirió nuevas elecciones), sin embargo, los Tories de Wellington perdieron ante los Whigs de Charles Grey. Al convertirse en Primer Ministro, Lord Grey anunció inmediatamente que procuraría reformar el sistema electoral, que había sufrido pocos cambios desde el siglo XV. Las inconsistencias del sistema eran enormes; por ejemplo, las ciudades grandes, tales como Mánchester y Birmingham, no elegían miembros, mientras que las ciudades pequeñas, tales como Old Sarum (con siete votantes), elegían a dos miembros del Parlamento cada uno. A menudo, las ciudades aún más pequeñas -conocidas como burgos podridos y ciudades bolsillo- eran "compradas" por aristócratas, cuyos "candidatos" eran invariablemente nominados al Parlamento por sus pobladores.

Monumento en el Museo Marítimo Naval de Greenwich, Reino Unido

Como monarca, Guillermo IV desempeñó un papel importante en la Crisis de la Reforma. Cuando la Cámara de los Comunes desestimó la Primera Ley de la Reforma en 1831, el ministerio de Lord Grey pidió la disolución inmediata del Parlamento y nuevas elecciones generales. Al principio, Guillermo IV vaciló en usar sus poderes para disolver el Parlamento, pues las elecciones apenas si habían sido celebradas un año antes. Sin embargo, le irritó la conducta de la oposición, que solicitó formalmente la aprobación de una directiva, o una resolución, en la Cámara de los Lores en contra de la disolución. Considerando el movimiento de la oposición como un ataque personal a su poder, Guillermo IV entró en persona en la Cámara de los Lores, donde se discutía sobre si aprobar o no la directiva, y clausuró el Parlamento. El rey había enviado comisionados como era (y sigue siendo) acostumbrado, que habrían tenido que aguardar el final de la discusión, pero la llegada del monarca alteró la situación. Guillermo IV procedió a disolver el Parlamento, forzando las nuevas elecciones para la Cámara de los Comunes, que dieron una gran victoria para los reformadores. Sin embargo, aunque la Cámara de los Comunes estaba claramente a favor de la reforma parlamentaria, la Cámara de los Lores seguía oponiéndose de manera implacable a ella. Tras el rechazo de la Segunda Ley de la Reforma (1831) por la Cámara Alta, mucha gente empezó a agitarse en favor de la reforma; algunos partidarios de la misma fueron más drásticos, participando en varios "complots reformadores". La nación se encontró entonces en su mayor crisis política desde la Revolución Gloriosa de 1688.

Ante el apoyo popular a la reforma, el ministerio de Grey rechazó aceptar la derrota ante la Cámara de los Lores y reintrodujo la ley. Fue aprobada fácilmente en la Cámara de los Comunes, pero encontró nuevamente dificultades en la Cámara de los Lores. Ante la presión popular, los Lores no rechazaron la ley totalmente, sino que fueron preparando el momento de cambiar su decisión mediante enmiendas. Frustrado por la actitud recalcitrance de los Lores, Grey sugirió al rey que "hundiera" la Cámara de los Lores creando un número suficiente de nuevos títulos nobiliarios que aseguraran la aprobación de la Ley de la Reforma.

Cuando Guillermo IV rechazó esta idea, citando las dificultades que ocasionaría una extensión permanente de los pares, Grey y sus ministros dimitieron. El rey procuró restaurar al duque de Wellington en el cargo, pero antes tuvo conocimiento de una resolución oficial de la Cámara de los Comunes solicitando la vuelta de Grey. Siguiendo el consejo del duque de Wellington, el rey aceptó readmitir a Grey como Primer Ministro. También acordó crear nuevos pares si la Cámara de los Lores continuaba planteando dificultades, si bien no fue necesario recurrir a una medida tan extraordinaria, ya que los opositores a la ley acordaron finalmente abstenerse. Por lo tanto, el Parlamento aprobó la ley, que se convirtió en el Acta de la Reforma de 1832. El Parlamento procedió a otras reformas, incluyendo la abolición de la esclavitud en todo el Imperio Británico y la restricción del trabajo infantil.

Durante el resto de su reinado, Guillermo IV interfirió activamente en política sólo una vez -en 1834- cuando se convirtió en el último soberano en elegir un Primer Ministro en contra de la voluntad del Parlamento. Dos años después de la aprobación del Acta de la Reforma, el Primer Ministro se convirtió en un gobernante impopular; también perdió el apoyo del rey debido a su colaboración en la reforma de la Iglesia de Irlanda. En 1834, Lord Grey dimitió y fue sustituido por uno de los Whigs de su gabinete, William Lamb, 2° vizconde de Melbourne. La mayor parte de la administración de Melbourne incluyó a los mismos miembros que la administración Grey; este nuevo gobierno se ganó la aversión de muchos, pero conservaba una mayoría abrumadora en la Cámara de los Comunes. Sus procedimientos de reforma, sin embargo, desagradaban al rey.

En octubre de 1834, el ministro Whig John Charles Spencer, vizconde Althorp heredó un título nobiliario, lo que provocó que pasase de la Cámara de los Comunes a la de los Lores. Debido a su pase a la Cámara Alta, fue forzado a renunciar a sus cargos de Líder de la Cámara de los Comunes y Ministro de Hacienda -puestos que tradicionalmente no podía ejercer un miembro de la Cámara de los Lores-. Todos admitieron que la pérdida de Lord Althorp requería una reconstrucción parcial del gabinete, pero Guillermo IV declaró que el ministerio había sido debilitado más allá de una posible restauración. El rey utilizó el retiro de Lord Althorp -no del gobierno, pero sí de una Cámara a otra- como el pretexto para cambiar el gobierno en su totalidad.

Con Lord Melbourne fuera de escena, Guillermo IV decidió confiar el poder a un Tory, Sir Robert Peel. Puesto que Peel estaba entonces en Italia, se designó provisionalmente al duque de Wellington como Primer Ministro. Cuando Peel regresó y asumió personalmente la dirección del gobierno, fue consciente de la imposibilidad de gobernar con una gran mayoría Whig en la Cámara de los Comunes. Por lo tanto, el rey disolvió el Parlamento y forzó unas nuevas elecciones. Aunque los Tories ganaron más asientos que en la elección anterior, todavía seguían en minoría. Peel permaneció en el cargo durante algunos meses, pero dimitió después de una serie de derrotas parlamentarias. El gobierno de Lord Melbourne fue restaurado, permaneciendo en el poder durante el resto del reinado de Guillermo IV.

Guillermo IV murió en el castillo de Windsor el 20 de junio de 1837, a los 71 años de edad, siendo sepultado en la Capilla de San Jorge en Windsor.

Como no le sobrevivió ningún descendiente legítimo, la corona del Reino Unido pasó a su sobrina de 18 años, Victoria de Kent. Dado que la Ley Sálica estaba en vigor en Hannover, una mujer no podía reinar allí; por tanto, la corona de Hannover y el ducado de Brunswick-Luneburgo pasaron al siguiente hermano de Guillermo, Ernesto Augusto, duque de Cumberland. Con la muerte de Guillermo IV terminó la unión personal del Reino Unido y de Hannover, existente desde 1714.

Descendencia ilegítima[editar]

Dejó una larga descendencia ilegítima:

— Con: Dorotea Bland, "Mrs. Jordan" (n. 1761 - m. 1816), actriz:

  • Jorge Augusto FitzClarence (n. 29-1-1794 - m. cometiendo suicidio, Londres, 20-3-1842), creado 1.er conde de Munster; casado con María Wyndham.
  • Enrique Edmundo FitzClarence (n. 27-3-1795 - m. noviembre de 1817).
  • Sofía FitzClarence (n. agosto de 1796 - m. 10-4-1837), casada con Felipe Sidney, Barón de l'Isle y Dudley.
  • María FitzClarence (n. 19-12-1798 - m. 13-7-1864), casada con Carlos Fox.
  • Federico FitzClarence (n. 9-12-1799 - m. 30-10-1854), casado con Lady Augusta Boyle.
  • Isabel FitzClarence (n. 17-1-1801 - m. Edinburgo, 16-1-1856), casada con Guillermo Hay, conde de Erroll.
  • Adolfo FitzClarence (n. 18-2-1802 - m. 17-5-1856).
  • Augusta FitzClarence (n. 17-11-1803 - m. 8-12-1865), casada primero con Juan Kennedy-Erskine y luego con Lord Juan Gordon Halyburton.
  • Augusto FitzClarence (n. 1-3-1805 - m. 14-6-1854), casado con Sarah Gordon.
  • Amelia FitzClarence (n. 21-3-1807 - m. Londres, 2-7-1858), casada con Lucius Cary, vizconde Falkland.

Títulos[editar]

Árbol genealógico[editar]

Precedido por:
Jorge IV
Rey del Reino Unido
1830 - 1837
Coat of Arms of the United Kingdom (1816-1837).svg
Sucedido por:
Victoria
Rey de Hanóver
1830 - 1837
Sucedido por:
Ernesto Augusto I