Bronquiolitis

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Bronquiolitis
Bronchiolitis chest X-ray.jpg
Rayos X de tórax mostrando hiperinflación con diafragma aplanado y atelectasias bilaterales en un recién nacido de 16 días.
Clasificación y recursos externos
CIE-10 J21
CIE-9 466.1
CIAP-2 R78
DiseasesDB 1701
MedlinePlus 000975
PubMed Buscar en Medline mediante PubMed (en inglés)
eMedicine emerg/365
MeSH D001988
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

La bronquiolitis es la inflamación de las vías aéreas pequeñas, fundamentalmente en niños menores de 2 años.[1] En la mayoría de los casos, la bronquiolitis es precursora de asma y se caracteriza por secreción nasal, tos y dificultad para respirar en lactantes con o sin fiebre, precedido por una infección respiratoria alta, tal como una coriza o una otitis media.[2] La causa más frecuente es viral (coronavirus, virus sincitial respiratorio, Paramyxoviridae y otros).[3]

En adultos, la bronquiolitis es una lesión que se desarrolla en los pulmones de pacientes fumadores y aunque en general tiene buen pronóstico, tiende a evolucionar hacia la fibrosis pulmonar y ocasionar en el paciente franca limitación funcional y muerte.[4]

El tratamiento para los recién nacidos con bronquiolitis incluye la administración de oxígeno suplementario, succión nasal, toma de abundantes líquidos para prevenir la deshidratación y otras terapias apoyo. Los niños de alto riesgo que deben ser hospitalizados incluyen aquellos menores de tres meses de edad y aquellos obtenidos de un parto prematuro, o que tengan una enfermedad cardiopulmonar subyacente, inmunodeficiencia, dificultad respiratoria o insuficiente oxigenación.[5] El uso de corticosteroides sigue siendo controversial.

Epidemiología[editar]

La bronquiolitis suele ser una infección estacional característica de las temporadas frías—principalmente en invierno y otoño—[6] y afecta por igual a lactantes del género masculino que el femenino, aunque puede verse una leve tendencia a favorecer a los varones hasta una relación de 1,25-1.7:1 con las niñas.[7] [8] Aunque los datos son incompletos, la frecuencia de la bronquiolitis en países en vías de desarrollo parece ser muy similar a los indicados en los Estados Unidos y otros países desarrollados.[9] [7]

La bronquiolitis aguda viral es una enfermedad común en la infancia que afecta a niños menores de 2 años en quienes representa la causa más frecuente de consulta hospitalaria durante las épocas de invierno.[6] [10] Es la infección respiratoria más frecuente en lactantes, afectando al 11 - 12%, de los cuales 2% llega a requerir hospitalización. El pico de incidencia de la enfermedad se encuentra en edades entre los 3 y 6 meses, con un 50% de los casos y el período de incubación es de 7 días con epidemias que suelen durar 5 meses.[11]

Los niños que nacieron prematuramente constituyen un grupo de riesgo más susceptible a la bronquiolitis por razón de su menor grado de maduración pulmonar.[11]

Etiología[editar]

La bronquiolitis es causada generalmente por el virus sincitial respiratorio (VSR) en el 60 - 80% de los casos.[3] Otros microorganismos que pueden causar esta enfermedad incluyen influenza, parainfluenza, coronavirus, virus de la parotiditis, rinovirus.[1] La bacteria Mycoplasma pneumoniae puede ser causante del 5% de los casos de bronquiolitis.[12] Los adenovirus suelen ser los causantes de los cuadros más graves y floridos de bronquiolitis. Ocasionalmente se ven casos de bronquiolitis causados por enterovirus o el virus del sarampión.Últimamente se han encontrado nuevos agentes virales causales de la bronquiolitis como son bocavirus en el 15% y metaneumovirus en el 5%.[13]

La fuente de infección suele ser un niño mayor con una infección respiratoria superior y que una semana antes le transmite la infección al entrar en contacto con el lactante.[11] Se ha demostrado que la contaminación ambiental es capaz de desencadenar crisis bronquiales obstructivas en niños con síntomas respiratorios.[14]

Patogenia[editar]

Microscopía electrónica del virus respiratorio sincitial, la principal causa de bronquiolitis en menores de 2 años de edad.

Siguiendo los criterios de McConnochie se considera bronquiolitis como el primer episodio agudo de dificultad respiratoria con sibilancias, precedido por un cuadro catarral de vías altas (rinitis, tos con/sin fiebre), que afecta a niños menores de 2 años, aunque preferentemente se da en el primer año de vida.[15]

La bronquiolitis es un proceso inflamatorio infeccioso en los bronquiolos de las vías aéreas más distantes, causa que conlleva a la producción excesiva de moco, muerte de las células epiteliales, infiltrado de células linfocitarias y neutrofílicas y edema de la capa submucosa.[8] Todo ello produce un estrechamiento de las vías respiratorias pequeñas, una disminución de la ventilación en las zonas afectadas causando un trastorno en la relación ventilación:perfusión y suministro inadecuado de oxígeno.[7] En los casos más graves de bronquiolitis se produce necrosis del epitelio bronquiolar.[3]

Las células epiteliales liberan citocinas y quimiocinas, las cuales amplifican la respuesta de reclutamiento de células inmunes a las vías aéreas afectadas provocando una regulación anormal de linfocitos T, hiperproducción de inmunoglobulina IgE y liberación de mediadores inmunitarios adicionales. El interferón y las interleucinas 4, IL-8 e IL-9 se encuentran en elevadas concentraciones en las secreciones de las vías respiratorias de pacientes con bronquiolitis.[16]

En infecciones por el virus sincitial respiratorio, se pueden aislar IgE específica contra el virus, así como IgA secretora contra el virus en la mucosa nasal. Los niños con elevados niveles de IgE pudieran tener factores genéticos y ambientales que los predisponen a tener asma en los primeros años de vida.[2]

Cuadro clínico[editar]

En un caso típico, la bronquiolitis se presenta en un niño menor de dos años quien presenta un cuadro agudo de obstrucción de las vias respiratorias inferiores, caracterizado por tos, silbidos en el pecho, crepitantes, subcrepitantes y respiración entrecortada y rápida de varios días de evolución, habitualmente precedido de sintomatología respiratoria de las vias altas (como un resfriado común).[1] Otros síntomas incluyen piel azulada por falta de oxígeno, falta de respiración o dificultad respiratoria, fiebre, tiraje intercostal y aleteo nasal en bebés.[11] Los datos radiológicos pueden mostrar atrapamiento aéreo y aplanamiento de los arcos costales.[17]

Los factores de riesgo para el desarrollo de la enfermedad son: edad menor de 6 meses, falta de lactancia materna, hacinamiento, asistencia a guarderías y convivientes fumadores.[10] Los factores de riesgo para enfermedad severa son: edad menor de 3 meses,[10] antecedente de nacimiento prematuro, y presencia de enfermedades asociadas (cardiopatías congénitas, enfermedad pulmonar o neuromuscular crónica, o inmunodeficiencias).

ENFERMEDADES EN ÉPOCA INVERAL[editar]

== estas enfermedades afectan a todos los grupos de edad de la población, los más vulnerables son los niños y las personas mayores y aunque las acciones de la Secretaría de Salud, se intensifican en esta temporada, para poder atender a las personas enfermas, lo más importante son las medidas preventivas que todos podemos realizar pues  Durante la época invernal se presentan frentes fríos y masas de aire que hacen que la temperatura descienda mucho, provocando frío y cuando esto sucede, todos estamos propensos a desarrollar de forma más fácil alguna enfermedad respiratoria llámese gripa o influenza, tos, catarro, dolor de oídos y garganta, bronquitis y neumonía, enfermedades que se agudizan en temporada de frío y que se pueden prevenir y controlar adecuadamente. Entre las acciones de prevención está la aplicación de la vacuna contra la Influenza, sobre todo a niños y niñas de entre seis a 23 meses de edad y con prioridad a quienes presentan problemas respiratorios crónicos, enfermedades congénitas cardiovasculares, metabólicas y renales. También es muy importante para las personas mayores de 65 años que presentan problemas relacionados a Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), Diabetes Mellitus fuera de control, enfermedades cardiovasculares y asma. A continuación te menciono algunas de las recomendaciones para evitar las IRAS: ==

== 1. Abrigarse bien y evitar cambios bruscos de temperatura. Es importante cubrir boca y nariz al salir a la calle o a espacios libres. ==

== 2. Consumir frutas y verduras ricas en vitamina A y C, como son la zanahoria, papaya, guayaba, naranja, mandarina, lima, limón y piña, entre otras y/o fortalecer el sistema inmunológico con algún complemento vitamínico. ==

== 3. Lavarse las manos con frecuencia, en especial después de tener algún contacto con personas enfermas. ==

== 4. Evitar acudir a sitios concurridos si se tienen síntomas de alguna enfermedad respiratoria, para evitar el contagio. ==

== 5. Evitar la automedicación, ya que es importante que el médico determine el tipo de enfermedad, bacteria o virus y si hay necesidad de que el tratamiento se reciba a nivel familiar. ==

== 6. Cumplir con el tratamiento médico completo, para evitar recaídas o complicaciones mayores. ==

== 7. Descansar y tomar abundantes líquidos durante el día en caso de enfermedad. ==

==
8. Dejar de fumar o no hacerlo en lugares cerrados y cerca de niños, ancianos ==

Diagnóstico[editar]

El diagnóstico se determina fundamentalmente por el examen clínico,[18] debiéndose cumplir los siguientes requisitos, siguiendo los criterios de McConnochie:

  1. Edad < 1 año: algunos autores la alargan a los 18-24 meses.
  2. Primer episodio: criterio indispensable.
  3. Cuadro clínico: tos, rinorrea, fiebre y dificultad respiratoria. En la exploración destacarán la taquipnea, tiraje intercostal y la auscultación de sibilancias espiratorias.

Habitualmente no se necesitan exámenes complementarios para realizar el diagnóstico, puede ser necesario realizar radiografías de tórax para descartar una posible neumonía u otras complicaciones. No todos los pacientes con bronquiolitis necesitan una radiografía de tórax, solo aquellos niños en los que se considere que presentan una complicación o se esté estableciendo otros diagnósticos diferenciales. Es posible realizar la detección de antígeno de VSR por técnicas de inmunofluorescencia sobre secreciones de la nasofaringe.[18] El hemograma puede mostrar un conteo de glóbulos blancos variable con cierta neutrofilia inicial.

Después de un cuadro agudo, puede ocurrir que las vías respiratorias continúen muy sensibles durante varias semanas, contribuyendo a la aparición recurrente de tos y silbidos torácicos. Existe una relación con la aparición de asma a una edad más avanzada: posibles explicaciones son que la bronquiolitis causa asma debido a que produce una inflamación por un período largo de tiempo, o los niños que están destinados a ser asmáticos son más propensos a desarrollar bronquiolitis.

El diagnóstico diferencial cuenta con otras causas de dificultad respiratoria, como una laringitis o un cuerpo extraño incrustado en las vías respiratorias altas, adenoides hipertróficas, intoxicación con aspirina y fibrosis quística, entre otras patologías.[18]

Tratamiento[editar]

Criterios de hospitalización de niños con bronquiolitis[5]
Edad: Menores de 3 meses
Edad gestacional: Menor de 34 semanas
Inmunodeficiencia o patología cardiopulmonar de base
Frecuencia respiratoria: > 70 respiraciones por minuto
Distrés respiratoria con oxigenoterapia, letargo
Atelectasia o consolidación en radiografía de tórax

En la mayoría de los niños, la bronquiolitis es una enfermedad autolimitada y puede ser manejada en la casa del paciente. Sin embargo, para niños con factores de riesgo considerables o severos, incluyendo enfermedades concomitantes o preexistentes, bajo peso, prematuridad o desnutrición, entre otros, el manejo de la infección debe ser supervisado por un entorno médico.[19]

El tratamiento de la bronquiolitis se ha modificado poco a lo largo de los años, no existen tratamientos cuya efectividad se haya demostrado y, por lo tanto, en muchos casos, la efectividad de la estrategia terapéutica empleada carece de evidencias concluyentes.[20]

La terapia es principalmente de apoyo donde la oxigenación e hidratación constituye el pilar fundamental.[19] En ocasiones se precisa la administración de terapia intravenosa, especialmente en niños muy pequeños en los que la dificultad respiratoria puede ser tan importante que dificulte la alimentación.[11] También puede ser necesario suministrar oxígeno para mantener los niveles de oxígeno en la sangre, y en casos severos el niño puede necesitar ventilación mecánica. Se deben usar antipiréticos para el control de la fiebre. Diferentes publicaciones presentan opiniones contradictorias acerca de la validez de la fisioterapia respiratoria en pacientes con bronquiolitis.[6]

No se ha demostrado si la nebulización o la humidificación templada sea beneficiosa, y tampoco existen pruebas de que la humidificación en sí misma tenga ningún efecto positivo en el tratamiento de la bronquiolitis.[20]

La ribavirina es una droga antiviral que tiene cierto efecto en las infecciones por VSR, utilizado hace unos años pero que se encuentra en desuso en el momento actual porque su efectividad es controvertida.[11] Generalmente no está admitido el uso de antibióticos salvo que se sospeche infección bacteriana. Las drogas brocodilatadoras pueden producir cierto efecto en algunos niños, así como el anticolinérgico bromuro de ipratropio.[5] La adrenalina nebulizada parece producir mejoría en estos niños pero al terminar su período de acción puede producir un efecto de rebote, en que aumenta el cuadro obstructivo de las vías respiratorias, por lo cual su utilización sigue siendo controvertida. No está indicada la administración de corticoides de forma rutinaria, para ayudar a desinflamar los bronquiolos y aliviar el proceso obstructivo.[18] Pueden proporcionar algún beneficio pero estudios de metaanálisis han producido resultados inconsistentes.

Prevención[editar]

Hasta la fecha, no hay una vacuna disponible para prevenir la infección por el virus sincitial respiratorio. Sin embargo, la profilaxis en lactantes con palivizumab, un anticuerpo monoclonal para bebés que estén en alto riesgo de desarrollar enfermedad severa a partir del VSR,[1] como los recién nacidos prematuros, ofrece una reducción del riesgo de hospitalización en un 45-55% de los casos.[21] Por lo general se indica una vez al mes por inyección intramuscular en una dosis de 15 mg/kg, durante la época estacional de mayor riesgo.[5]

Otra opción para bebés con alto riesgo de infección por el virus sincitial respiratorio, es la inmunoglobulina anti RSV por vía intravenosa (RSV-di [RespiGam]). La Academia estadounidense de Pediatría (AAP) recomienda profilaxis con palivizumab o RSV-IG en lactantes y niños de alto riesgo.

La rentabilidad de la profilaxis de la bronquiolitis es incierta. Un estudio sugiere que la profilaxis proporciona ahorros verdaderos, mientras que otros informes estiman costos mucho más altos al prevenir los casos.[5]

El uso de medidas de control de infecciones puede reducir la transmisión nosocomial de infecciones del virus sincitial respiratorio.[5]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d [MedlinePlus] (noviembre de 2007). «Bronquiolitis» (en español). Enciclopedia médica en español. Consultado el 4 de diciembre de 2008.
  2. a b SANCHEZ D, Ignacio, NAVARRO M, Héctor, BERTRAND N, Pablo et al. Análisis acústico de las sibilancias en lactantes con obstrucción bronquial aguda: Estudio de seguimiento. Rev. méd. Chile. [online]. jul. 2002, vol.130, no.7 [citado 05 diciembre de 2008], p.760-767. Disponible en la World Wide Web: [1]. ISSN 0034-9887.
  3. a b c Harrison Principios de Medicina Interna 16a edición (2006). «Capítulo 170. Infecciones respiratorias virales comunes y síndrome respiratorio agudo grave (SARS)» (en español). Harrison online en español. McGraw-Hill. Consultado el 5 de diciembre de 2008.
  4. GARRIDO, L, GLEDHILL, T, FUENTES, Z et al. Bronquiolitis Respiratoria como causa de Fibrosis Pulmonar (Br-Fp): Estudio Histopatológico y Ultraestructural de tres casos. RFM. [online]. jul. 2003, vol.26, no.2 [citado 05 diciembre de 2008], p.112-115. Disponible en la World Wide Web: [2]. ISSN 0798-0469.
  5. a b c d e f «Treating Acute Bronchiolitis Associated with RSV» (en inglés). Am Fam Physician 69:  pp. 325–30. 2004. http://www.aafp.org/afp/2004/0115/p325.html. Consultado el 25 de febrero de 2010. 
  6. a b c BOHE, Liliana, FERRERO, María Elisa, CUESTAS, Eduardo et al. Indicación de la fisioterapia respiratoria convencional en la bronquiolitis aguda. Medicina (B. Aires). [online]. mayo/jun. 2004, vol.64, no.3 [citado 05 diciembre de 2008], p.198-200. Disponible en la World Wide Web: [3]. ISSN 0025-7680.
  7. a b c Louden, Mark (noviembre de 2007). «Pediatrics, Bronchiolitis» (en inglés). Emergency medicine. eMedicine.com. Consultado el 4 de diciembre de 2008.
  8. a b DeNicola, Lucian Kenneth (septiembre de 2008). «Bronchiolitis» (en inglés). Infectious Diseases. eMedicine.com. Consultado el 4 de diciembre de 2008.
  9. RUDAN, Igor and WHO CHILD HEALTH EPIDEMIOLOGY REFERENCE GROUP et al. Global estimate of the incidence of clinical pneumonia among children under five years of age (en inglés). Bull World Health Organ [online]. 2004, vol.82, n.12 [cited 2010-02-25], pp. 895-903. ISSN 0042-9686. doi: 10.1590/S0042-96862004001200005.
  10. a b c ZAMORANO W, Alejandra, MARQUEZ U, Sonia, ARANGUIZ R, Juan Luis et al. Relación entre bronquiolitis aguda con factores climáticos y contaminación ambiental. Rev. méd. Chile. [online]. oct. 2003, vol.131, no.10 [citado 04 diciembre de 2008], p.1117-1122. Disponible en la World Wide Web: [4]. ISSN 0034-9887.
  11. a b c d e f Inarejos García, María (2007) (en español). Enfermería pediátrica. Elsevier, España. pp. 223. ISBN 8445813994. http://books.google.co.ve/books?id=GcceC86adxUC. 
  12. Davila Aguero G. Micoplasma en patología pulmonar pediátrica. Rev Peru Pediatr. 2007; 60(2):101-4. ISSN 1993-6826.
  13. García-García ML, Calvo Rey C, Revuelta Ruiz C, Pozo Sánchez F, Casas Flecha I, Pérez-Breña P. Bronquiolitis aguda: ¿es el virus respiratorio sincitial el único protagonista?. Hospital de Leganés. 22/05/2009.
  14. Saskia C van der Zee, Gerard Hoek, H Marike Boezen, Jan P Schouten, Joop H van Wijnen, Bert Brunekreef. Acute effects of urban air pollution on respiratory health of children with and without chronic respiratory symptoms (artículo completo disponible en inglés). Occup Environ Med 1999; 56: 802-12. Último acceso 4 de diciembre de 2008.
  15. J Díez Domingo, M Ridao López, I Úbeda Sansano, A Ballester Sanz. Incidencia y costes de la hospitalización por bronquiolitis y de las infecciones (en español). Anales de Pediatría. ISSN:1695-4033
  16. McNamara PS, Flanagan BF, Hart CA, Smyth RL. Production of chemokines in the lungs of infants with severe respiratory syncytial virus bronchiolitis (en inglés). J Infect Dis. Apr 15 2005;191(8):1225-32. Último acceso 4 de diciembre de 2008.
  17. NANDI-LOZANO, Eugenia; ESPINOSA, Luz Elena; VINAS-FLORES, Lucía and AVILA-FIGUEROA, Carlos. Infección respiratoria aguda en niños que acuden a un centro de desarrollo infantil. Salud pública Méx [online]. 2002, v. 44, n. 3 [cited 2008-12-05], pp. 201-206. Available from: [5]. ISSN 0036-3634. doi: 10.1590/S0036-36342002000300002.
  18. a b c d Torres Morera, Luis Miguel (2002) (en español). Tratado de cuidados críticos y emergencias. Arán Ediciones. pp. 2098-2099. ISBN 849591302X. http://books.google.co.ve/books?id=-bZQZQhitGYC. 
  19. a b Udeani, John (septiembre de 2007). «Bronchiolitis» (en inglés). Obstructive Airways Diseases. eMedicine.com. Consultado el 5 de diciembre de 2008.
  20. a b F. Martinón-Torres, A. Rodríguez Núñez y J.M. Martinón Sánchez. Bronquiolitis aguda: evaluación del tratamiento basada en la evidencia (An Esp Pediatr 2001; 55: 345-354). Último acceso 5 de diciembre de 2008.
  21. Administración de Drogas y Alimentos: Palivizumab for Intramuscular Administration (en inglés). Último acceso 5 de diciembre de 2008.

Enlaces externos[editar]