Relación ventilación perfusión

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Se llama así a la relación entre la ventilación alveolar por minuto y el flujo circulatorio pulmonar por minuto.

Datos[editar]

Suele expresarse como V/Q, donde V es ventilación pulmonar y Q es flujo. Con valores normales de V y de Q, que oscilan en los 4,2 L/minuto para V y en 4 - 5 L/minuto para Q, esta relación es de alrededor de 0.8 - 1, valores a los que se optimiza el intercambio gaseoso a través de la barrera alvéolo capilar.

Esta relación puede estar aumentada, cuando el alvéolo funciona normalmente pero, por algún motivo (por ejemplo trombosis pulmonar) no hay un flujo adecuado de sangre. En esta circunstancia no hay intercambio gaseoso y el aire contenido en el alvéolo no es aprovechado en la oxigenación de la sangre circulante.

En el extremo opuesto, la relación ventilación/perfusión puede estar disminuida a partir de una circulación pulmonar normal, pero un alvéolo obstruido o colapsado. En esta circunstancia la sangre pasa por el alvéolo sin oxigenarse.

Por supuesto que pueden darse ambas circunstancias a la vez (alteración de la función del alvéolo y de la circulación pulmonar) y todo un abanico de situaciones intermedias entre los extremos descritos.

La perfusión máxima en un pulmón en condiciones normales se alcanza a una altura media de éste, más concretamente a la altura del corazón. Debido a la acción de la gravedad, la parte superior del pulmón tiene carencia de presión sanguínea y la parte inferior un exceso. Para compensar este trastorno el pulmón ventila más en la parte superior y menos en la parte inferior.

En resumen si se produce un trastorno vascular de las regiones pulmonares como una embolia u obstrucción capilar diriamos que la relación V/Q aumenta y de contrario modo si se produce una copalso alveolar o insuficiencia de o2 del alveolor diriamos que la relación V/Q disminuye, del porcentaje o valores normales 0,8 a 1.