Ariana Dumbledore

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda


Ariana Dumbledore
Personaje de Harry Potter
Primera aparición Harry Potter y las Reliquias de la Muerte
Información
Sexo Femenino. Cabello: Amarillo. Ojos: Azules. Piel: Blanca
Nacimiento 1885-1899
Especialidad Hermana de Albus Dumbledore y Aberforth Dumbledore
Nacionalidad Inglesa
[editar datos en Wikidata ]

Ariana Dumbledore es un personaje ficticio de la saga Harry Potter creada por J. K. Rowling, es hermana de Albus Dumbledore y Aberforth Dumbledore, cuyo nombre y personaje es mencionado por primera vez en la séptima entrega del libro Harry Potter y las reliquias de la muerte.

Biografía[editar]

Ariana fue la única hija de Kendra Dumbledore y Pércival Dumbledore, hermana menor de Albus Dumbledore y de Aberforth Dumbledore. Nació un año después que su hermano Aberforth. Su personaje fue introducido por primera vez en Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Dado que Ariana fue agredida por tres muggles (que se asustaron al descubrir sus poderes mágicos) hasta tal punto de dejarla traumatizada, no asistió a Hogwarts como lo hicieron sus otros dos hermanos, además de que provocara un descontrol en sus poderes y atacase involuntariamente con magia a cualquier persona cercana a ella. Percival, su padre, enfureció y atacó a los tres muggles que habían agredido a Ariana, y por ello fue encerrado en Azkaban hasta su muerte.

En el libro su participación es poca, solo lo que cuenta Aberforth a Harry. Ya que nunca hablaba, o nunca hacía nada por expresarse más que el hecho de tener miedo. De su vida personal se sabe que nunca se relacionó con otras personas más que con su familia, a la que quería y admiraba.

Por causa de su problema con la magia, en la familia se le daba cuidado especial a Ariana; sobre todo por parte de sus padres y por su hermano Aberforth, pues Albus no le prestaba demasiada atención. Después del arresto de Percival, la familia Dumbledore se mudó al Valle de Godric (Godric's Hollow) . Allí mantenían a Ariana escondida, porque tenían miedo de que fuera enviada al hospital San Mungo, o de que alguien resultara herido por sus poderes incontrolados.

Independientemente de esto el poder dentro de Ariana siguió creciendo (como lo hizo en sus otros dos hermanos) y en periodos de ira, miedo, tristeza, este se descontrolaba y ella no podía hacer nada, provocando maldiciones, transformaciones y todo tipo de hechizos.

Kendra, su propia madre murió por culpa de uno de esos ataques mágicos cuando Ariana tenía 14 años, y Albus se vio obligado a cuidar de ella y de su hermano Aberforth. Sus hermanos comenzaron a temer que la comunidad de magos descubriera el caso de Ariana y que ésta fuera apresada como un mago peligroso según el Estatuto de Secretismo Internacional, y posiblemente fuese asesinada.

Cuando llegó Gellert Grindelwald al Valle de Godric Albus empezó a desatender a su hermana, concentrado en hacer planes con él para buscar las legendarias Reliquias de la muerte.

Una noche, Aberforth culpó a Albus de no preocuparse por su hermana y de perder el tiempo en ideas locas. Grindelwald, que estaba allí, se puso furioso y discutió con Aberforth, provocando un duelo de magos entre los tres. Cuando Ariana vio lo que estaba ocurriendo, quiso intervenir y perdió el control de sus poderes, hasta que una maldición asesina la alcanzó, y murió por causa de Dumbledore, o al menos este así lo cree.

El mago escapó a la colera de este par de hermanos, y empezó a asesinar a gente inocente y cometer actos tenebrosos. Cinco años más tarde se batió en duelo con Albus, y éste lo venció y lo encerró en la prisión Nurmengard, vengando así la muerte de su hermana y consiguiendo la Varita de Saúco, una de las tres Reliquias.

Su hermano favorito Aberforth mantiene su retrato en el cuarto de arriba del pub Cabeza de Puerco, el establecimiento que posee en Hogsmeade. El retrato juega un papel crucial en el libro siete, ya que cubre un túnel secreto que Neville creó, y que conecta la Sala de los Menesteres de Hogwarts y esta recámara, y sirve para evacuar a magos menores de edad y permitir la entrada de la Orden del Fénix al colegio.

Esta entrada es muy útil debido a que las otras están resguardadas por Dementores, Mortífagos y criaturas peligrosas al mando de Voldemort. Este retrato se puede mover de lugar sin que se vea el túnel por detrás; no se sabe de ningún otro retrato que tenga la misma función que este.