Relaciones Cuba-Venezuela

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Relaciones Cuba-Venezuela
Bandera de Cuba
Bandera de Venezuela
Cuba Venezuela Locator.png
     Cuba
     Venezuela

Las Relaciones Cuba-Venezuela se refiere a las relaciones bilaterales entre Cuba y Venezuela. Las relaciones entre Cuba y Venezuela desde 1962 se vieron agravadas por la Guerra Fría, con Venezuela tendiendo a unirse a los Estados Unidos, mientras que Cuba era un aliado leal de la Unión Soviética. Un factor desestabilizador fue el supuesto apoyo cubano a la fuerza guerrillera antigubernamental que opera en áreas rurales remotas. En 1999 la relación bilateral mejoró significativamente durante la presidencia de Hugo Chávez, quien formó una importante alianza con el presidente cubano Fidel Castro y una relación comercial significativa con Cuba desde su elección en 1999. La cálida relación entre ambos países continuó intensificándose.[1]​ Después de décadas de dominación americana en el Caribe,[2][3]​ varios gobiernos de la región han comenzado a rechazar el camino de los Estados Unidos del capitalismo.[2]​ Hugo Chávez describió a Castro como su mentor[4]​ y denominó a Cuba "una democracia revolucionaria".[5]

La relación bilateral incluye la ayuda al desarrollo, las empresas conjuntas, las grandes transacciones financieras, el intercambio de recursos energéticos y la tecnología de la información, y la cooperación en los campos de los servicios de inteligencia y militares. Una característica de las relaciones entre Cuba y Venezuela es que ambas naciones están intercambiando activos entre sí, que son baratas para el país emisor pero de gran importancia para el país receptor.[6]

Historia temprana[editar]

Los lazos entre Cuba y Venezuela se remontan a la época colonial española con relaciones principalmente de carácter económico, militar, cultural e incluso familiar. Entre los firmantes del Acta de Independencia de Venezuela en 1811 se destaca el diputado Francisco Javier Yánez quien era era nativo de Camagüey. En la célebre batalla de Carabobo (1821), José Rafael de las Heras, natural de La Habana, luchó con ferocidad al lado del ejército patriota. Luego de la victoria, en el propio campo de batalla, fue promovido a coronel por el general Simón Bolívar, y ante quien el Libertador haría la promesa de "no guardar su espada hasta que Cuba estuviera libre".

En 1823 estalla la "Conspiración de los Soles y Rayos de Bolívar" para liberar a Cuba impulsada por varios factores, como la reimplantación en 1820 de la Constitución española de 1812, la consolidación de la Gran Colombia con las victorias de Simón Bolívar en Boyacá y Carabobo, el consiguiente debate político e ideológico entre liberales y absolutistas hasta que en 1823 fue aplastado el gobierno liberal en España, y el avance y consolidación de la lucha anticolonialista en el continente americano. Fue liderada por el venezolano Carlos Aponte, quien junto con un grupo de venezolanos y cubanos llegó a Cuba en una expedición.

Bandera cubana moderna diseñada por Narciso López (Caracas, 1797-La Habana, 1851)

Cuando el ejército español se retiró en derrota a Cuba después de la decisiva Batalla del Lago de Maracaibo (1823), muchos realistas venezolanos fueron exiliados como el coronel Narciso López, Marcos Maceo, quien sería el padre del revolucionario Antonio Maceo Grajales, Antonio Maceo, Calixto García de Luna e Izquierdo, quien sería el abuelo del mayor general de la Independencia cubana Calixto García. Otros continuaron sirviendo al gobierno colonial en varios puestos militares y administrativos en Cuba y España. Después de volverse contra el dominio español, se convirtieron en partidarios de la facción independista en Cuba. En 1848, durante un arresto de revolucionarios cubanos, López huyó a los Estados Unidos donde intentó liberar la isla y hacer una Cuba independiente que eventualmente se anexaría a Estados Unidos como un estado esclavista. La bandera moderna de Cuba fue enarbolada por primera vez en su primera expedición en Cardenas, fue diseñado por López, así como por el cubano Miguel Teurbe Tolon. En 1851 López y muchos expedicionarios americanos de la tercera expedición fueron derrotados y ejecutados en Castillo de Salvador de La Punta de La Habana. Antes el pelotón de fusilamiento Lopez exclamó: "Mi muerte no cambiará el destino de Cuba".

Durante la Guerra de los Diez Años (1868-1878), vinieron de Venezuela, entre otros, José Miguel Barreto Pérez, Manuel María Garrido Páez, Cristobal Mendoza, Salomé Hernández Hernández, Cristóbal Acosta, José María Aurrecoechea Irigoyen y Amadeo Manuit. Todos lucharon por la Independencia de Cuba en varias batallas que destacan por su valentía. Salomé Hernández murió en Cuba por enfermedad, mientras Acosta, Aurrecoechea Irigoyen y Manuit, ahogaron el suelo insular con su sangre, ayudando a sentar las bases de la creciente amistad y solidaridad entre Cuba y Venezuela. En Guaimaro, Carlos Manuel de Céspedes, presidente de la República en Armas el 12 de abril de 1869, designa al venezolano Cristóbal Mendoza, ministro encargado de Relaciones Exteriores, exiliado en Camaguey fue el primero en tomar las armas por la independencia de Cuba. Hijo de Cristóbal Mendoza, primer presidente de Venezuela y amigo de Bolívar que en 1814, después de la derrota de la Primera República le escribió en los siguientes términos: "Venga sin demora: venga, el país lo necesita. Vaya conquistando y seguirá organizándome, porque usted es el hombre de la organización, como yo soy de la conquista ". Cristóbal Mendoza alcanzó el rango de coronel y falleció frente al pelotón de fusilamiento español el 30 de diciembre de 1870, dos días después de caer prisionero en Najasa, Camagüey.

En 1871 el presidente Antonio Guzmán Blanco apoyó la llamada "Expedición Venezolana de la Vanguardia", que desembarcó en el departamento oriental de Cuba el 17 de junio, comandada por el brigadier cubano Rafael de Quesada. En este intento de liberar a Cuba había 200 hombres, la mayoría venezolanos, con 600 armas, municiones y 40 mulas. En Camagüey, combatieron el exitoso combate de Sabanas del Ciego, en el que las fuerzas españolas fueron diezmadas. Pero no fue un obstáculo que el patriota cubano José Marti, que implicaba en la política venezolana, fue expulsado por Guzmán Blanco en 1881. Marti debe salir apresuradamente de Caracas, donde planeaba vivir su exilio, sin ser capaz de decir adiós a sus amigos y volver a Nueva York.

Descendientes de Bolívar y familiares del mariscal Antonio José de Sucre, lucharon en la Guerra de los 95.

Siglo XX[editar]

En 1902 bajo el presidente Cipriano Castro, Venezuela y Cuba establecieron relaciones diplomáticas no mucho después de que la isla se independizara como resultado de la Guerra Hispanoamericana en 1898. En 1913, Cuba y Venezuela firmaron un tratado de extradición.[7]

Durante los años de la guerrilla de Fidel Castro que luchaba en la Sierra Maestra para derrocar al dictador Fulgencio Batista, hubo muchos gestos y acciones de solidaridad venezolana con el Movimiento 26 de Julio. De hecho, después de la caída del dictador Marcos Pérez Jiménez el 23 de enero de 1958, una campaña callejera llamada "La Marcha de Bolívar a la Sierra Maestra", logró que se recolectaran 220.000 dólares, así como una considerable cantidad de armas y municiones que fueron llevadas a Cuba por el Capitán Héctor Abdelnour Musa a bordo de un avión C-46, comprado para ese propósito. Este cargamento fue entregado a la guerrilla cubana. Las armas provienen de los arsenales del Ejército venezolano. Todo esto fue dirigido por René Estévez con el conocimiento y aprobación del entonces presidente Wolfgang Larrazabal, apoyado por su hermano Carlos y otros oficiales como Hugo Trejo. A su vez, los radiodifusores venezolanos tuvieron la iniciativa de retransmitir los partes bélicos de Radio Rebelde a través de Radio Rumbos y Radio Continente, lo que permitió conocer los avances de la guerrilla de Castro y los reveses del dictador Batista.

Con el triunfo de la Revolución Cubana, el 1 de enero de 1959, se abrió un nuevo período en las relaciones bilaterales entre La Habana y Caracas. El 3 de enero de 1959, el Ministro de Estado de Cuba solicitó al Ministerio de Relaciones Exteriores venezolano el reconocimiento del nuevo Gobierno cubano, surgido tras la caída de Batista. El 5 de enero de 1959, el Gobierno venezolano reconoce al recién establecido gobierno cubano en La Habana.

El 23 de enero de 1959 Castro visitó Venezuela. Fue su primer viaje al extranjero después de la entrada triunfal en La Habana el 6 de enero de 1959. Durante cinco días Castro fue celebrado como héroe continental por el pueblo venezolano. El viaje tuvo una razón principal: agradecer al pueblo venezolano por su valiosa contribución moral y material a la causa de Cuba Libre.

Castro fue honrado con una ceremonia de bienvenida ofrecida por el Congreso, así como en la Universidad Central de Venezuela, el Consejo Municipal de Caracas y la concentración en la Plaza El Silencio. En la Universidad Central de Venezuela, conoció a un gran poeta, el chileno Pablo Neruda, quien habló en un acto masivo de estudiantes y leyó su Canto a Bolívar. Luis Báez resumió lo que Neruda dijo: "En esta dolorosa y victoriosa hora que viven los pueblos de América, mi poema con cambios de lugar, se puede entender dirigido a Fidel Castro, porque en las luchas por la libertad el destino de un hombre para dar confianza Al espíritu de grandeza en la historia de nuestros pueblos ".

Años 1960–1999[editar]

Discurso inaugural de Rómulo Betancourt en 1959.

Las relaciones se deterioraron rápidamente después de que el presidente Rómulo Betancourt llegó al poder en 1959, cuando Castro trató de llevar la riqueza petrolera de Venezuela a su propia revolución.[8]​ En noviembre de 1961, el presidente Betancourt rompió relaciones con Cuba siguiendo una política, llamada la doctrina de Betancourt, de no tener lazos con los gobiernos que habían llegado al poder por medios no electorales.[9]​ El siguiente enero, votó para expulsar a Cuba de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y en julio de 1964 solicitó con éxito que las sanciones de la OEA fueran impuestas a Cuba después del descubrimiento de un cargamento de armas en una playa venezolana, supuestamente abandonado por cubanos para uso de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN) que buscan derrocar al gobierno para establecer un gobierno marxista. Castro había inspirado a los guerrilleros que amenazaban el gobierno de Betancourt y las elecciones programadas para 1963.[10]​ En 1966 Arnaldo Ochoa con el comandante guerrillero venezolano Luben Petkoff, tomó un bote en Pinar del Río con destino a las costas de Falcón, Venezuela, una de sus expediciones más secretas. Junto con otros 15 militares cubanos fueron enviados por Castro para fortalecer las guerrillas de Douglas Bravo que luchaban contra el gobierno de Raúl Leoni que terminó en una pérdida estratégica importante a gran costo humano. Los venezolanos entrenados por Cuba fueron desembarcados en julio de 1966. En mayo de 1967 el ejército venezolano interceptó en las playas de Machurucuto un desembarco de oficiales cubanos y guerrilleros venezolanos liderados por Guillermo Soto Rojas.[11]​ Una vez que Betancourt y su sucesor Raúl Leoni dejaron el cargo, Venezuela se identificó cada vez más con el Tercer Mundo, la actividad guerrillera disminuyó y Castro renunció a la revolución exportadora, lo que permitió un acercamiento tentativo con el gobierno venezolano. Las relaciones diplomáticas fueron restauradas en 1974 por el gobierno de Carlos Andrés Pérez, se reanudaron las entregas de petróleo y Venezuela abogó por la readmisión de Cuba a la OEA. Las tensiones repentinamente resurgieron, especialmente sobre el manejo de Venezuela del atentado terrorista perpetrado por factores anticastristas conocido como la voladura del Vuelo 455 de Cubana de Aviación en 1977 y de los cubanos que buscaron refugio en la embajada venezolana de La Habana en 1980.[12]

En 1992, Castro inicialmente denunció los intentos de golpe de Estado de Venezuela de 1992 liderados por el teniente coronel Hugo Chávez.[8]​ Sin embargo, después de que Chávez fuera indultado en 1994, Castro lo invitó a La Habana a buscar más asistencia internacional después del colapso de la Unión Soviética, que dañó la economía cubana.[8]

1999–Presente[editar]

Chávez y Castro[editar]

Chávez visitando el USS Yorktown (CG-48) USS Yorktown, un barco de la marina de los EEUU atracó en Curaçao en las Antillas holandesas, en 2002

El periodista e historiador británico Richard Gott señaló que Hugo Chávez y Fidel Castro comparten varias similitudes. Castro se convirtió en un héroe nacional en Cuba después de su fracaso el 26 de julio de 1953, y Chávez encabezó el fracasado intento de golpe de estado en febrero de 1992 Intento de Estado Castro pasó varios años en prisión y luego dirigió una guerrilla de dos años de duración antes de asumir el poder en 1959 y Chávez también llegó al poder después de pasar un período en prisión y estableció su propio movimiento político.[13]

En 1999, Chávez visitó La Habana y declaró en la Universidad de La Habana (UH), "Venezuela viaja hacia el mismo mar que el pueblo cubano, un mar de felicidad y de verdadera justicia social y paz".[14]​ Llamó a Castro "hermano" y dijo:

Aquí estamos, tan alertas como siempre, Fidel y Hugo, luchando con dignidad y coraje para defender los intereses de nuestro pueblo y para dar vida a la idea de Bolívar y Martí. En nombre de Cuba y Venezuela, pido la unidad de nuestros dos pueblos y de las revoluciones que ambos llevamos. Bolívar y Martí, un país unido![14]

Tras el Golpe de Estado en Venezuela de 2002, Chávez se acercó más a Cuba para obtener su ayuda para poder mantener el poder.[15]​ Chávez ya no podía confiar en su propio personal en su "sala de situación" y trajo el G2, una inteligencia cubana.[8]​ Un asesor de Chávez dijo que "vi su estrategia: , Manipularlo, nutrir su inseguridad, encontrar pruebas de trampas de asesinato, de traiciones, hacerle paranoico ".[8]​ Venezuela comerciaría decenas de miles de barriles de petróleo para el personal militar y de inteligencia de Cuba, mientras que Chávez también recibió asistencia con programas sociales para mantener la lealtad de los votantes.[15]

En 2005, Chávez dijo que la cooperación entre Cuba y Venezuela es un ejemplo de lo que el socialismo puede y debe hacer. Chávez dijo que no veía a Cuba como una dictadura, sino que compartió conjuntamente con Castro en un programa de televisión de seis horas en agosto de 2005. Él dijo "Es una democracia revolucionaria".[5]​ Chávez dijo que la democracia promovida por George W. Bush es "una falsa democracia de la élite" y una "democracia de bombas".[16]​ Chávez considera a Castro como su mentor.[4]

En mayo de 2008, el Ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Nicolás Maduro, encabezó una delegación en Cuba para asistir a la 12ª reunión del Órgano de Consulta Política Cuba-Venezuela,[17][18]​ se reunió con el Vicepresidente de Cuba, Carlos Lage Dávila, en la sede del Consejo de Ministros para discutir la situación en América Latina y otras cuestiones bilaterales. En la apertura de la reunión, Maduro dijo que la Revolución Cubana "nos mostró el camino de la segunda independencia real política, económica, social y cultural hace 50 años". Al describir las relaciones entre los dos países, dijo que "nuestra relación es una fraternidad profunda, duradera y estratégica, mediante la cual nos hemos convertido en un solo pueblo, una sola nación, como soñado por los padres liberadores".[17]​ Maduro mantuvo conversaciones con Raúl Castro y también discutió asuntos relacionados con las relaciones bilaterales.[19][20]

Relaciones post Chávez[editar]

Inmediatamente después de la muerte de Hugo Chávez, Castro buscó un nuevo benefactor después de que Chávez abandonara la economía venezolana en ruinas y el petróleo que se enviaba de Venezuela a Cuba comenzó a desacelerarse.[21]​ Con Cuba necesitando un nuevo apoyo, las relaciones entre Estados Unidos y Cuba comenzaron a ser restablecidas en 2014 durante el deshielo entre Estados Unidos y Cuba.[21]

Lazos económicos[editar]

El 14 de diciembre de 2004, Chávez y Castro firmaron una declaración conjunta, que decía que el neoliberalismo actúa como "un mecanismo para aumentar la dependencia y la dominación extranjera". Los dos líderes describieron el "ALCA" como una "expresión de hambre para dominar la región" y dijo que el área de libre comercio dará lugar a un aumento de la pobreza y la subordinación en América Latina. Según la declaración conjunta, la integración económica es necesaria para que las naciones latinoamericanas obtengan una posición respetada en la economía mundial, pero esta integración se basará en la cooperación mutua.[22]

El 25 de enero de 2007, Chávez y el vicepresidente de Cuba Carlos Lage firmaron un acuerdo para desarrollar una serie de proyectos de producción que involucraban níquel, electricidad y arroz. Este acuerdo también incluyó la construcción de un cable de fibra óptica bajo el agua para evitar un embargo estadounidense que estaba destinado a ser construido dentro de 2009.[23]

De 2008 a 2011, el gobierno de Hugo Chávez en Venezuela le dio a Cuba 18.000 millones de dólares en préstamos, inversiones y donaciones.[24]

Petróleo[editar]

En octubre de 2000, Chávez y Castro firmaron el Convenio Integral de Cooperación bajo el cual Venezuela enviará diariamente 53.000 metros cúbicos de petróleo a Cuba y recibirá apoyo técnico en el país. Los campos de la educación, la salud, los deportes, la ciencia y la tecnología.[25]​ En febrero de 2005, Venezuela aumentó sus envíos de crudo a Cuba a 90.000 m3 por día[1]​ lo que representa menos del 3,5% de la producción total de petróleo de Venezuela. Pero para Cuba, 90.000 m3 es de alto valor. Gran parte de este aceite obtenido de Venezuela está subvencionado. Según estimaciones de 2005, Venezuela suministrará a Cuba cerca de 20.000 m3 a 26.000 m3 de petróleo sin costo, por un "don" total de $ 6-8 mil millones hasta 2020. Cuba reexporta 40.000 a 50.000 m3 de petróleo porque Cuba produce 80.000 m3 de petróleo en el país y el consumo total de petróleo en Cuba es 120.000 m3.[6][26]

En 2007, los dos países establecieron una empresa conjunta para renovar la refinería de petróleo de Cienfuegos en Cuba. Venezuela y Cuba estaban dispuestos a invertir entre 800 y 1 billón de dólares en la etapa primaria del programa. De acuerdo con este esquema, el 51% de la planta estará en manos de Cuba y el 49% por Petróleos de Venezuela (PDVSA), la empresa venezolana de propiedad estatal.[27]​ En diciembre de 2007, Chávez asistió a la Cumbre de Petrocaribe en La Habana junto con varios primeros ministros y presidentes de todo el Caribe y Centroamérica.[28]

Cuidado de la salud[editar]

A cambio del petróleo venezolano, Cuba envía a Venezuela aproximadamente entre 30.000 y 50.000 técnicos, incluyendo médicos, entrenadores deportivos, maestros e instructores de artes que ofrecen servicios sociales, a menudo en regiones pobres. En virtud del programa "Convenio de Atención a Pacientes" implementado en el año 2000, Venezuela envía a los pacientes ya sus familiares para recibir tratamiento médico en Cuba, donde el Gobierno de Venezuela paga los gastos de transporte, y Cuba asume todos los demás gastos.[6]

En abril de 2005, los presidentes Chávez y Castro firmaron un acuerdo para aumentar el número de trabajadores de la salud en Venezuela a cambio de envíos de petróleo. Como parte del acuerdo, Cuba ayudaría a Venezuela a capacitar a 30.000 "médicos comunitarios integrales" para asistir al programa de salud pública de Venezuela, el cual incluyó el establecimiento de 1.000 centros médicos gratuitos y servicios quirúrgicos Tratamiento para aproximadamente 100.000 venezolanos en Cuba. Con la asistencia cubana, la red de Barrio Adentro cuenta con cuatro etapas, ofreciendo atención médica gratuita de 7.000 clínicas comunitarias locales hasta el nivel hospitalario. El programa se calcula que ha administrado más de 500 millones de consultas y ha salvado más de 1,4 millones de vidas desde su fundación. Mientras tanto, el envío de petróleo a Cuba se incrementa a 90.000 m3 por día.[25]​ Sólo en 2005, 50.000 venezolanos fueron a Cuba para recibir tratamiento gratuito.[5]

Conjuntamente con otros programas sociales del gobierno, Barrio Adentro ha sido un factor importante en la mejora de los indicadores de salud en la década anterior. Esto fue destacado en un estudio del Consejo de Investigaciones Económicas y Sociales que encontró que entre otros indicadores, entre 2003-2006 la mortalidad infantil disminuyó en Venezuela de 18,5 por 1000 nacimientos a 14,2 por 1.000 nacimientos.

Investigación[editar]

El Instituto Venezolano de Investigación Científica y científicos cubanos colaboraron en un proyecto de investigación para analizar el "estrés" en la producción de arroz causada por la sequía o los suelos salinos. Los hallazgos de esta investigación se presentaron en el IV Encuentro Internacional de Arroz celebrado en La Habana en 2008. Uno de los varios objetivos de este proyecto científico conjunto es comprender la efectividad de las hormonas.[29]

Lazos militares[editar]

Lazos cercanos con Cuba están ayudando a Caracas en su meta de transformar al Ejército de Venezuela; Estos comenzaron en 2004. Como parte de un esfuerzo para quitar la influencia de los EE. UU. del país, el ejército de Venezuela está intentando substituir los rifles belgas obedientes de OTAN con el AK-103. El Ejército de Cuba, que cuenta con más de 40 años de experiencia en el manejo de equipos militares soviéticos y rusos y en la capacitación de combatientes en guerrillas y operaciones de contrainsurgencia, está bien equipado para ayudar a Chávez en esta transformación militar.[6]

Vistas desde el extranjero[editar]

El periodista y politólogo estadounidense Michael Radu, en su libro Dilemas de la Democracia y la Dictadura, expresó una opinión negativa sobre estas relaciones bilaterales, afirmando que "la mayoría de las políticas de Chávez son claramente antidemocráticas, a menudo anticonstitucionales y usualmente anti- Americano y pro-Castro ".[30]​ Otro estadounidense y un neoconservador Frank Gaffney, quien es el fundador de la organización neoconservadora Centro de Política de Seguridad, expresó una opinión negativa similar en el libro "War Footing", donde escribe, "Chávez representa lo que Castro siempre quiso ser: el líder de una revolución que se extiende mucho más allá de su propio territorio, Castro ha ayudado a Chávez a aprender a socavar y desestabilizar a las democracias liberales en toda la región usando el método probado por Castro de guerra política. Castro tiene décadas de experiencia, Chávez tiene dinero y poder, es una asociación con Chávez a cargo ".[31]

El Gobierno Federal de los Estados Unidos mantiene la opinión de que tanto Chávez como Castro tratan de socavar la democracia en el Caribe[5]​ y representa a Chávez como una amenaza a la seguridad. Los críticos dicen que Chávez está utilizando las ventas de petróleo en condiciones preferenciales para aumentar su influencia política en el Caribe. Ha sido criticado por mantener relaciones amistosas con Cuba, que es un oponente de largo plazo de Estados Unidos.[32]​ En enero de 2005, la Secretaria de Estado de los Estados Unidos Condoleezza Rice llamó a Cuba "puesto de avanzada de la tiranía"[1]​ y Chávez una "fuerza negativa" en América Latina.[33]​ Chávez fue criticado por los opositores sobre la base de que estaba tratando de establecer un gobierno autoritario de tipo cubano.[32]

Pero la opinión de los Estados Unidos sobre esta cuestión ha sido criticada. Irum Abbasi, investigador del Instituto de Estudios Estratégicos de Islamabad, escribe: "Para los Estados Unidos, la verdadera cuestión nunca ha sido los derechos humanos, sino el éxito de sus regímenes de clientes en la región, lo cual es corroborado por El hecho de que tiende a pasar por alto los abusos de los derechos humanos perpetrados por los regímenes pro-estadounidenses ". Afirmó que Estados Unidos ha criticado a Cuba y Venezuela por abusos contra los derechos humanos, pero a menudo toleró e incluso apoyó regímenes que violaron los derechos humanos, pero fueron anticomunistas.[34]​ La historiadora Jane Franklin en un artículo titulado "¿Quién tiene miedo de la alianza Venezuela-Cuba?" Dio el ejemplo de que en 1952 Estados Unidos apoyó un golpe que instaló a Fulgencio Batista como dictador de Cuba y escribe " Los gobiernos no son nada nuevo, como se ha demostrado en Brasil, Chile, la República Dominicana y Haití, por nombrar algunos ". Franklin señaló que Cuba está bien desarrollada en el campo de la salud y fue una vez la única nación en América Latina que ofreció atención médica gratuita universal y con la ayuda de Cuba, Venezuela ha podido brindar atención médica gratuita a muchos de sus ciudadanos; Por lo tanto los dos países respetan la atención médica como un derecho humano básico. Respecto a la observación de Rice, ella declaró que el Gobierno de George W. Bush y los medios de comunicación han aumentado su ataque contra Chávez y Castro.[35]

Richard Gott en su libro Hugo Chávez y la Revolución Bolivariana describió a los Estados Unidos como "el principal poder imperial en la región y el campeón de la filosofía neoliberal" y dijo que Chávez y Castro habían dirigido Su retórica contra esta política de los EE. UU.. El historiador británico-paquistaní, cineasta y activista político Tariq Ali en una letra a The Guardian escribió, "El gobierno De los Estados Unidos no tiene autoridad moral para elegir a sí misma como juez de los derechos humanos en Cuba, donde no ha habido un solo caso de desaparición, tortura o ejecución extrajudicial desde 1959, y donde a pesar del bloqueo económico hay niveles de Salud, educación y cultura que son reconocidos internacionalmente ".[36]​ Abbasi señaló que los resultados recientes de las elecciones en varios países latinoamericanos indican una deriva hacia la política de izquierda que ella analiza un resultado de la cólera pública sobre el neoliberalismo.[34]

Referencias[editar]

  1. a b c Daniel P. Erikson. «Cuba». Encyclopædia Britannica Online. Consultado el 10 de junio de 2008. 
  2. a b Sujata Fernandes (20 de mayo de 2006). «Trade Treaties and US Hegemony in the Americas». Economic and Political Weekly. Archivado desde el original el 19 de junio de 2008. Consultado el 8 de junio de 2008. 
  3. «Between Bush and Chavez». BBC News. 23 de febrero de 2007. Consultado el 9 de junio de 2008. 
  4. a b «The world according to Hugo Chavez». DNA. 22 de julio de 2006. Archivado desde el original el 18 de junio de 2008. Consultado el 8 de junio de 2008. 
  5. a b c d «Venezuela ends upbeat Cuba visit». BBC News. 24 de agosto de 2005. Consultado el 9 de junio de 2008. 
  6. a b c d Javier Corrales (diciembre de 2005). «The Logic of Extremism: How Chávez Gains by Giving Cuba So Much». Inter-American Dialogue. Consultado el 28 de noviembre de 2016. 
  7. Bulletin of the Pan American Union, vol. XXXVI (1913), p. 760
  8. a b c d e Carroll, Rory (2013). Comandante : myth and reality in Hugo Chávez's Venezuela. Penguin Press: New York. pp. 98-100. ISBN 9781594204579. 
  9. Ewell, Judith. Venezuela: un siglo de cambio , p.145.
  10. Ewell, Judith. Venezuela and the United States: From Monroe's Hemisphere to Petroleum's Empire, p.216. University of Georgia Press (1996), ISBN 0-8203-1783-7
  11. Weisburd, Arthur Mark. Use of Force: The Practice of States Since World War II, p.186. Penn State Press (1997), ISBN 0-271-01680-9
  12. Ewell 1996, p.216
  13. Richard Gott (2005). Hugo Chávez and the Bolivarian Revolution. Verso. p. 12. ISBN 1-84467-533-5. 
  14. a b Richard Gott (2005). Hugo Chávez and the Bolivarian Revolution. Verso. p. 13. ISBN 1-84467-533-5. 
  15. a b «Venezuela's Expensive Friendships». Stratfor. Consultado el 20 de enero de 2016. 
  16. «Chavez tells UN Bush is 'devil'». BBC News. 20 de septiembre de 2006. Consultado el 11 de junio de 2008. 
  17. a b «Cuban Vice President Meets Venezuelan FM». Ahora. 29 de mayo de 2008. Archivado desde el original el 19 de junio de 2008. 
  18. «Venezuelan foreign minister arriving in Cuba today». Granma. 27 de mayo de 2008. Archivado desde el original el 11 de octubre de 2008. 
  19. «Raul Castro Meets Venezuelan Foreign Minister». Ahora. 30 de mayo de 2008. Archivado desde el original el 19 de junio de 2008. 
  20. «Raúl meets with Venezuelan foreign minister». Granma. 30 de mayo de 2008. Archivado desde el original el 11 de octubre de 2008. 
  21. a b «Why the United States and Cuba are cosying up». The Economist. 29 de mayo de 2015. Consultado el 14 de noviembre de 2015. 
  22. Richard Peet (2007). Geography of Power: Making Global Economic Policy. Zed Books. p. 173. ISBN 1-84277-711-4. 
  23. «Cuba, Venezuela extend ties despite Castro's illness». DNA. 25 de enero de 2007. Consultado el 8 de junio de 2008. 
  24. Lopez Ballesteros, Frank (1 de junio de 2014). «En tres años se transfirieron a Cuba 18.000 millones de dólares». El Universal. Consultado el 4 de junio de 2014. 
  25. a b Dan Erikson (diciembre de 2005). «Castro's Chávez Strategy». Inter-American Dialogue. Consultado el 28 de noviembre de 2016. 
  26. George Lake (9 de marzo de 2013). «Ploughing the Sea». The International Political Review. Archivado desde el original el 22 de abril de 2016. 
  27. «Venezuela and Cuba agree oil link». BBC News. 11 de abril de 2006. Consultado el 8 de junio de 2008. 
  28. «Cuba and Venezuela: oil and politics». BBC News. 22 de diciembre de 2007. Consultado el 8 de junio de 2008. 
  29. «Cuba and Venezuela Boost Rice Research Project». Ahora. 5 de junio de 2008. Archivado desde el original el 19 de junio de 2008. 
  30. Michael Radu (2006). Dilemmas of Democracy & Dictatorship: Place, Time, and Ideology in Global Perspective. Transaction Publishers. p. 278. ISBN 0-7658-0313-5. 
  31. Frank Gaffney (2006). War Footing: 10 Steps America Must Take to Prevail in the War for the Free World. Naval Institute Press. p. 198. ISBN 1-59114-301-2. 
  32. a b «Country profile: Venezuela». BBC News. 1 de marzo de 2008. Consultado el 9 de junio de 2008. 
  33. «Venezuela rally over rebel arrest». BBC News. 23 de enero de 2005. Consultado el 10 de junio de 2008. 
  34. a b Irum Abbasi. «Changing dynamics of US influence in Latin America». The Institute of Strategic Studies, Islamabad. Archivado desde el original el 14 de marzo de 2016. Consultado el 10 de junio de 2008. 
  35. Jane Franklin (14 de marzo de 2005). «Who's Afraid Of Venezuela-Cuba Alliance?». Z Magazine. Archivado desde el original el 19 de junio de 2008. Consultado el 10 de junio de 2008. 
  36. Human rights and Cuba

Enlaces externos[editar]