Passer montanus

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Symbol question.svg
 
Gorrión molinero
Passer montanus saturatus s2.JPG
Ejemplar de P. m. saturatus en Japón.
Estado de conservación
Preocupación menor (LC)
Preocupación menor (UICN 3.1)[1]
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Aves
Orden: Passeriformes
Familia: Passeridae
Género: Passer
Especie: P. montanus
(Linnaeus, 1758)
Distribución
Passermontanusmap.png
     Zona de cría.     Presente todo el año.     Zona de invernada.
Subespecies

Véase el texto

Sinonimia
  • Fringilla montana Linnaeus, 1758[2]
  • Loxia scandens Hermann, 1783[3]
  • Loxia hamburgia Gmelin, 1789[2]
  • Passer arboreus Foster, 1817[2]
  • Pyrgita septentrionalis Brehm, 1817[2]
  • Passer saturatus Stejneger, 1885[2]
  • Passer catellatus Kleinschmidt, 1935[4]
[editar datos en Wikidata]

El gorrión molinero (Passer montanus)[5] [n. 1] es una especie de ave paseriforme de la familia Passeridae. Es un ave pequeña, con la nuca y píleo de color castaño y una mancha negra sobre cada mejilla blanca. Ambos sexos tienen igual plumaje, y los jóvenes son una versión más clara del adulto. Habita en la mayor parte de Eurasia templada y el sudeste de Asia, y se ha introducido en otras regiones, como en los Estados Unidos. Aunque se reconocen varias subespecies, la apariencia apenas varía un poco entre ellas. Construye su nido en una cavidad natural, el agujero de un edificio o un nido abandonado por otras especies. La puesta consta de cinco o seis huevos, los cuales eclosionan en menos de dos semanas. Este gorrión se alimenta principalmente de semillas, y en menor medida de invertebrados, sobre todo durante la temporada de reproducción. Al igual que con otros pájaros pequeños, es común que sufra infecciones por parásitos, enfermedades, o sea depredado por rapaces. La esperanza de vida es de aproximadamente dos años.

Está muy extendido en los pueblos y ciudades de Asia oriental, pero en Europa reside en bosques y campos abiertos, mientras que su pariente, el gorrión común, anida en las zonas más urbanas. Aunque a nivel mundial está catalogada como una especie bajo preocupación menor, en Europa occidental ha habido una gran disminución en las poblaciones, debido en parte a los cambios en las prácticas agrícolas que implican un aumento del uso de herbicidas y pérdida de rastrojos en invierno. En Asia oriental y el oeste de Australia es considerada como una plaga, aunque también ha servido de inspiración en el arte oriental.

Descripción[editar]

Un macho con plumaje desgastado.

La mayoría de gorriones mide de promedio 10-20 cm (3.9-7.9 in) de longitud,[5] tiene un plumaje predominantemente pardo o grisáceo, con cola corta y cuadrada, y pico corto y cónico. El gorrión molinero es ligeramente más pequeño (aproximadamente en un 10 %) que el gorrión común.[7] Sus medidas son 12.5-14 cm (5-5.5 in) de longitud,[8] una envergadura de aproximadamente 21 cm (8.3 in) y un peso de 24 g (0.85 oz).[9] En el adulto, el píleo y la nuca son de color castaño, y bajo el oído tiene una mancha negra en forma de riñón que contrasta con la mejilla blanca pura; el mentón, la garganta y la zona entre el pico y la garganta son negras. Las partes superiores del cuerpo y las alas son de color marrón claro con franjas negras, destacando dos líneas blancas distintivas en las alas. Las patas son marrones claras, mientras que el pico, de un tono azul plomizo en verano, llega a ser casi negro en invierno.[10]

Esta especie es la única de su grupo taxonómico sin diferencias en el plumaje entre los sexos. El plumaje juvenil se asemeja mucho al adulto, aunque los colores tienden a ser más oscuros.[11] Los jóvenes tienen las mejillas y la mancha de la garganta en tonos parecidos a la ceniza y las partes superiores del cuerpo son opacas con franjas grises verticales. El patrón de colores en el rostro se identifica con facilidad a cualquier edad;[7] en la cabeza del macho joven se observa una coloración gris parda, mientras que en el adulto el píleo es cobrizo, sin tonos grises.[8] Los adultos y jóvenes hacen una lenta muda completa en otoño,[12] época del año en la que aumentan su masa corporal y reducen la grasa almacenada. A la vez que ocurren estos cambios, aumenta la cantidad de agua y sangre en el cuerpo para apoyar al crecimiento activo de plumas.[13]

Llamada de contacto
Llamadas del ave en un bosque del óblast de Moscú, Rusia.

No tiene un canto afinado (o es bastante silencioso), aunque sus vocalizaciones incluyen una serie tschip en las llamadas excitadas de machos sin pareja o en cortejo. Utiliza otros chirridos monosilábicos en los contactos sociales, y la llamada de vuelo es un teck áspero.[7] Un estudio comparativo de las vocalizaciones de una población de aves procedentes de Alemania introducida en Misuri demostró que, en comparación con los gorriones europeos, las aves estadounidenses tenían una variedad reducida de sílabas compartidas —o memes— y una mayor estructura dentro de la población. Esto podría ser el resultado del pequeño tamaño de la primera población en América del Norte y la consiguiente pérdida de la diversidad genética.[14]

Taxonomía[editar]

Descripción de los gorriones común y molinero en Systema naturæ.[n. 2]
Una pareja ilustrada en Nederlandsche Vogelen (1750).
Un gorrión molinero (arriba) acompañado de un escribano nival, por Louis Agassiz Fuertes (1902).

El gorrión molinero es una de las especies constituyentes del género Passer —clasificado dentro de la familia de los gorriones del Viejo Mundo—. Es un grupo de pequeñas aves paseriformes que contiene entre 15 y 25 especies.[16] Estudios genéticos indican que el gorrión molinero se separó relativamente pronto de los demás miembros eurasiáticos de su género, es decir, antes de la especiación de P. domesticus, P. flaveolus y P. hispaniolensis.[17] [18] Contrario a las suposiciones de muchos norteamericanos, ninguna de las especies euroasiáticas está relacionada con el chingolo arbóreo (Spizelloides arborea), que es un gorrión del Nuevo Mundo.[19]

El nombre binomial se deriva de dos vocablos latinos: passer, «gorrión», y montanus, «de las montañas» (y este de mons, «montaña»).[9] La especie fue descrita por primera vez por Carlos Linneo, en su Systema naturæ (1758) como Fringilla montana.[15] Posteriormente, fue trasladada con el gorrión común desde los pinzones (familia Fringillidae) al nuevo género Passer creado por el zoólogo francés Mathurin Jacques Brisson en 1760.[20] El nombre común gorrión molinero alude a su preferencia por los granos de cereal que molían las ruedas de los antiguos molinos españoles.[21] [22] [23] El epíteto específico montanus no detalla adecuadamente las preferencias de hábitat de esta especie; probablemente el nombre común alemán Feldsperling («gorrión de campo») se acerque más a hacerlo.[24]

Subespecies[editar]

La especie varía poco en apariencia en toda su distribución geográfica y las diferencias entre las siete subespecies existentes reconocidas son leves. Aunque se han propuesto, al menos, quince subespecies, la mayoría son híbridos de las subespecies enumeradas.[10] [25]

P. m. montanus (la subespecie nominal).
P. m. tibetanus en Sikkim.
Ejemplar de P. m. malaccensis en Manado.

Distribución y hábitat[editar]

Grupo sobre las ramas de un árbol.

El área de reproducción natural comprende la mayor parte de la Europa templada y Asia hasta el sur del paralelo 68°  N[n. 3] y desde el sudeste asiático hasta Java y Bali.[27] En Europa está ausente en Islandia, en algunas regiones de Escocia e Irlanda, así como grandes partes de Escandinavia, Finlandia, Grecia y parcialmente en Asia Menor.[27] Antiguamente anidaba en las islas Feroe, Malta y Gozo.[7] [10] En el sur de Asia se encuentra principalmente en las zonas templadas.[28] [29] Es sedentaria en la mayor parte de su distribución geográfica, pero las poblaciones más septentrionales migran al sur para el invierno,[30] por lo que la densidad poblacional se eleva en los meses de invierno en el norte de África, sur de Europa, Turquía y el norte del subcontinente indio.[27] Algunos grupos más reducidos abandonan el sur de Europa hacia el norte de África y Oriente Medio.[27] La subespecie P. m. dilutus llega a la franja costera de Pakistán en invierno y bandadas de miles de estas aves pueden atravesar el este de China en otoño.[10]

La especie se ha introducido fuera de su distribución geográfica natural, pero no siempre ha podido establecerse permanentemente, quizá debido a la competencia con el gorrión común.[27] Fue introducida con éxito en Cerdeña, el este de Indonesia, Filipinas, las islas Canarias y Micronesia,[31] pero las introducciones en Nueva Zelanda y las Bermudas no permanecieron. Ciertas poblaciones que viajaron en barcos lograron colonizar la isla de Borneo. También ha aparecido como vagabundo natural en Gibraltar, Túnez, Argelia, Egipto, Israel y Dubái.[10] [32] Un pequeño grupo cruza el estrecho de Gibraltar entre septiembre y mediados de noviembre para pasar el invierno en el norte de África; regresan en marzo o abril.[27]

Nido bajo la teja de una casa de madera en Japón.

Los miembros de Passer se encuentran, por lo general, en hábitats abiertos —ligeramente boscosos—, aunque varias especies, en particular el gorrión común (P. domesticus), se han adaptado a las zonas urbanas.[33] En América del Norte, una población de alrededor de 15 000 aves se estableció en St. Louis, en las áreas limítrofes de Illinois y en el sudeste de Iowa.[34] Este grupo desciende de doce aves importadas de Alemania y liberadas a finales de abril de 1870, como parte de un proyecto para aumentar la avifauna nativa norteamericana. Dentro de su limitada distribución geográfica en los Estados Unidos, la especie tiene que competir con el gorrión común en los centros urbanos y, por lo tanto, se encuentra principalmente en parques, granjas y bosques rurales.[14] [35] En ese país se le conoce como «gorrión alemán» (German sparrow), para distinguirla del chingolo arbóreo (American tree sparrow), especie nativa del continente, y el gorrión común (también conocido por el nombre “English” sparrow, «gorrión inglés»), pues este último está mucho más extendido.[36] En Australia, está presente en Melbourne, ciudades del centro y norte de Victoria y algunas localidades de Riverina en Nueva Gales del Sur.[31] En Australia Occidental es una plaga para la agricultura, donde muchas veces llega en barcos desde el sudeste de Asia.[37]

A pesar de lo que indica su nombre científico, Passer montanus no habita en zonas muy montañosas y solo alcanza 700 m (2300 ft) en Suiza, aunque ha nidificado a 1700 m (5600 ft) en el norte del Cáucaso y hasta 4270 m (14 010 ft) en Nepal.[7] [10] En Europa, se encuentra con frecuencia en acantilados costeros, edificios vacíos, sauces desmochados a lo largo de los cursos lentos de agua, o en el campo abierto con pequeños parches aislados de bosque.[7] El gorrión molinero manifiesta una fuerte preferencia por hábitats cercanos a humedales y rechaza anidar en explotaciones agrícolas mixtas gestionadas de manera intensiva.[38]

Por lo general, cuando el gorrión molinero y el gorrión común habitan en la misma zona,[5] este último nidifica en las zonas urbanas mientras que el gorrión molinero lo hace en el campo; [10] en gran parte de Australia sucede lo opuesto.[37] En regiones con pocos árboles, como en Mongolia, ambas especies pueden utilizar estructuras artificiales para anidar.[39] El gorrión molinero es un ave rural en Europa, pero es urbana en el este de Asia; en Asia meridional y central, ambos paséridos pueden establecerse en los alrededores de ciudades y pueblos.[10] En algunas partes del Mediterráneo, como en Italia, tanto P. montanus como P. hispaniolensis y P. italiae habitan en colonias.[40]

Comportamiento y ecología[editar]

Reproducción[editar]

Huevos en la colección del Museo de Toulouse.
Un macho con material para nido en el pico.
Un polluelo.

El ave alcanza la madurez sexual un año después de la eclosión,[41] y habitualmente construye su nido en la cavidad de un árbol o en la pared rocosa de acantilados. Algunos nidos no están en el interior de agujeros, sino que están construidos entre las raíces sobresalientes de retamos o algún arbusto similar.[42] Puede anidar en cavidades sobre el techo de las casas;[5] en los trópicos, las copas de árboles de palma o el tejado de verandas pueden servir como sitios de anidación.[43] Esta especie puede reutilizar nidos con forma de cúpula que fueron abandonados por urracas, o un nido de ramitas (en uso o no) de un ave de gran tamaño, como la cigüeña blanca, el pigargo europeo, el águila pescadora, el milano negro o la garza real. A veces intenta apoderarse del nido de otras aves en cavidades o espacios cerrados, como los aviones, las golondrinas común y barranquera o el abejaruco europeo.[44]

Las parejas pueden reproducirse de forma aislada o en colonias,[45] y utilizan fácilmente las cajas nido. En un estudio realizado en España, las cajas nido elaboradas con una mezcla de madera y hormigón (nidales de cemento) tuvieron un índice de ocupación mucho más alto que las cajas nido de madera (76.5 % frente a 33.5 %), y las aves que se alojaron en nidales de cemento tuvieron nidadas más pronto, un período de incubación más corto y realizaron más intentos de reproducción por temporada. El tamaño de la puesta y la condición física de los polluelos no fue diferente entre las dos clases de cajas nido, pero el éxito reproductivo aumentó en los nidales de cemento —posiblemente porque los nidos de hormigón eran 1.5 °C más calientes que sus contrapartes de madera—.[46]

En Europa central la temporada de reproducción comienza a mediados de abril y se extiende hasta principios de mayo.[12] Durante la primavera el macho canta cerca del sitio de anidación para declarar su territorio y atraer a una pareja. También puede transportar material para construir el nido en la cavidad de nidificación.[10] La exhibición y la construcción del nido se repite en otoño. Los lugares preferidos para la exhibición de otoño son viejos nidos de gorriones molineros, especialmente aquellos en los que habían incubado los polluelos. En pocas veces ocupan nidos vacíos o construidos por gorriones comunes y otras aves para la exhibición de otoño, como páridos, papamoscas cerrojillos o colirrojos reales.[47]

Nido entre las tejas de una casa.
Un nidal de cemento.

El nido está compuesto de heno, hierba, lana u otro material,[42] y forrado con plumas[48] que favorecen el aislamiento térmico.[49] Un nido completo consta de tres capas; base, forro y cúpula.[47] La puesta típica consiste en cinco o seis huevos[33] (en Malasia suelen ser cuatro huevos),[43] de color blanco a gris claro y fuertemente marcados con pequeñas manchas, puntos o lunares;[50] miden 20 x 14 mm (0.79 x 0.55 in)[51] y pesan 2.1 g (0.074 oz), de los cuales el 7 % corresponde al cascarón.[9] Ambos padres incuban durante 12-13 días antes de la eclosión. Los polluelos nacen desnudos y altriciales, y son cuidados por sus padres de 15 a 18 días antes de que abandonen el nido. La nidada puede tiener dos o tres polluelos adicionales cada año.[9] [12] Los jóvenes tienen una muda completa unas cinco a ocho semanas luego de emplumecer y reciben su primer plumaje adulto aproximadamente unos 77 días después.[12]

Las aves que anidan en colonias producen más huevos y polluelos en su primera puesta que las parejas solitarias, pero ocurre todo lo contrario en la puesta segunda y tercera.[52] Las hembras que copulan con mayor frecuencia suelen poner más huevos y tienen un período de incubación más corto, por lo que el acoplamiento podría traducirse como un indicador de la capacidad reproductiva de las parejas.[53] El gorrión molinero es monógamo (una vez se forma la pareja, la relación existe hasta que uno de los dos muere),[48] pero se ha documentado un grado significativo de promiscuidad. En un estudio realizado en Hungría, más del 9 % de los polluelos descendía de un padre distinto y el 20 % de las nidadas tenía al menos un polluelo en la condición anterior.[54]

Se ha documentado la hibridación entre el gorrión molinero y el gorrión común en muchas partes del mundo: los machos híbridos tienden a parecerse al gorrión molinero, mientras que las hembras son más similares al gorrión común.[55] [56] Una población nidificante en los Ghats orientales de la India,[57] supuestamente introducida,[10] posiblemente hibridó con gorriones comunes.[29] Al menos en una ocasión, una pareja de ambas especies ha engendrado descendencia fértil.[58] [59] [60] En Malta se informó de una hibridación salvaje entre P. montanus y los gorriones residentes —estos últimos, a la vez, eran híbridos de los gorriones moruno y casero—.[10] [56]

Alimentación[editar]

En el bebedero.
Una bandada fotografiada en la República Checa.

Los gorriones se alimentan principalmente de semillas en el suelo.[61] El gorrión molinero encuentra su alimento escudriñando el suelo en bandadas, muchas veces junto a pinzones, escribanos u otros gorriones. Su principal alimento son semillas de herbáceas (como las pertenecientes a los taxones Caryophyllaceae y Chenopodium), aunque también consume invertebrados[62] y maníes que obtiene de comederos artificiales.[10] Durante la época de cría la alimentación de los polluelos requiere aumentar la captura de invertebrados como insectos, cochinillas de humedad, milpiés, ciempiés, arañas y murgaños.[63] Los adultos se acercan a los humedales en busca de invertebrados para sus polluelos. Los sitios acuáticos juegan un papel importante en la diversidad y disponibilidad de dichas presas, permitiendo una nidada exitosa a lo largo de los dos meses que dura la temporada de reproducción.[38] El paso de la agricultura tradicional a otra más intensiva ha hecho que grandes extensiones de terreno dejen de proporcionar los nutrientes suficientes para este párido. La proximidad y disponibilidad de las semillas no influyen en la elección del sitio de anidación ni afecta negativamente al tamaño de la nidada.[38]

En invierno, cuando las semillas tienen más probabilidades de convertirse en un factor limitante clave,[38] [62] los miembros en una bandada forman jerarquías de dominio lineales. Para el gorrión molinero, la posición en la jerarquía no depende del tamaño de la mancha en la garganta, cosa que sí ocurre en el gorrión común en el que el tamaño de dicha mancha actúa como un «indicador» de su eficacia biológica.[64] [65] [66] [n. 4]

El peligro de depredación afecta las estrategias de alimentación. Según un estudio publicado por el Departamento de Zoología Evolutiva de la Universidad de Debrecen (Hungría), las fuentes de alimento más lejanas eran visitadas por bandadas más pequeñas, que pasaron menos tiempo alimentándose y estuvieron más alerta. En el estudio, los gorriones que se abastecieron de comida o buscaron alimento directamente se denominaron «productores» y los que acababan de unirse a una bandada que había encontrado comida se llamaron «oportunistas». Este oportunismo aumentaba un 30 % en sitios de alimentación a cielo abierto, aunque esto no se debió a una mayor vigilancia contra los depredadores. Una posible explicación es que los sitios con mayor riesgo son utilizados por aves con menores reservas de grasa corporal.[68]

Supervivencia[editar]

El gavilán común es uno de los principales depredadores del gorrión molinero.

Los depredadores incluyen varias aves de Accipiter, Falco y Strigiformes, como el gavilán común (Accipiter nisus),[63] el cernícalo vulgar (Falco tinnunculus),[69] el mochuelo común (Athene noctua)[70] [71] y, en ocasiones, el búho chico (Asio otus) y la cigüeña blanca (Ciconia ciconia).[72] [73] Aparentemente, el riesgo de depredación es mínimo durante su muda otoñal, pese a contar un menor número de plumas de vuelo en ese momento.[74] Los nidos pueden sufrir incursiones de urracas, arrendajos, comadrejas, ratas, gatos y serpientes constrictoras, como la culebra de herradura.[75] [76] [77] Se encontrado diversas especies de piojos aviares en los adultas, jóvenes y en sus nidos.[78] [79] Los ácaros del género Knemidocoptes han infestado poblaciones enteras y provocan lesiones en las patas y dedos.[80] En los polluelos, el parasitismo por larvas califóridas (Protocalliphora) es un factor significativo en la mortalidad de los jóvenes.[81] El tamaño del huevo no influye mortalidad de los polluelos, no obstante los nacidos de huevos grandes crecen más rápido.[82]

El gorrión común es propenso a infecciones bacterianas y virales. Las bacterias constituyen un factor importante en la eclosión fallida de los huevos y en la mortalidad de los polluelos;[83] en Japón, por ejemplo, hubieron muertes masivas debido infecciones por salmonela.[84] En otros análisis de laboratorio, se encontraron parásitos de la malaria aviar en muchas poblaciones.[85] En China, las aves podrían hospedar una cepa de H5N1 que fue muy virulenta en pollos.[86] La respuesta inmunológica del gorrión molinero es menos vigorosa que la del gorrión común y ha sido propuesta como un factor en el potencial invasivo de este último. Ambas especies son las víctimas más frecuentes de atropellamiento en las carreteras de Europa central, oriental y meridional.[87] La edad máxima registrada es de 13.1 años,[41] pero la mayoría no supera los tres años.[9]

Estado de conservación[editar]

Las rastrojeras nivales son una fuente de recursos alimenticios de la temporada.

El ave tiene una distribución geográfica extensa, pero con límites poco definidos. Su población mundial se desconoce, pero incluye un estimado de 52 a 96 millones de individuos en Europa. Aunque las tendencias poblacionales no han sido evaluadas, no se contempla que la especie se haya acercado a límites preocupantes como para activar el protocolo de disminución poblacional de la Lista Roja de la UICN (es decir, una disminución mayor del 30 % en diez años o en tres generaciones consecutivas). Por estos motivos, a nivel mundial el estado de conservación de la especie se evalúa como de «preocupación menor».[1]

Aunque el gorrión molinero ha ampliado su distribución geográfica en Fenoscandia y Europa oriental, las poblaciones en gran parte de Europa occidental han disminuido[7] [88] —una tendencia observada en otras aves de zonas agrícolas, como las alondras, el triguero y la avefría norteña—. Entre 1980 y 2003, el número de aves de zonas agrícolas se redujo en un 28 %.[89] Este desplome de las poblaciones parece haber sido particularmente grave en Gran Bretaña, donde se produjo un descenso del 95 % entre 1970 y 1998,[90] e Irlanda, que solo tenía entre 1000 y 1500 parejas a finales de 1990.[7] [91] En las islas británicas tales descensos podrían deberse a fluctuaciones naturales, a las que los gorriones molineros son proclives.[40] En este caso, el rendimiento de la puesta mejoró considerablemente a medida que disminuye el número de individuos, lo que indica que la disminución en la puesta no fue responsable de la reducción de la población y que la supervivencia era un factor crítico.[92] La intensificación y especialización agrícola —en particular, el uso de herbicidas y una tendencia creciente en las cosechas de sembrados otoñales a expensas de cosechas de sembrados primaverales que producen rastrojeras en invierno—, probablemente sea la causa de un fuerte descenso en la población, ya que estos cambios reducen la cantidad de insectos disponibles para los polluelos.[89]

En la cultura popular[editar]

Crioceris asparagi (una plaga hortícola), es una de las presas favoritas del gorrión molinero.
Detalle de suzume odori, por Katsushika Hokusai.
Emblema (mon) del clan samurái Uesugi.

El gorrión molinero es considerado plaga en algunos países. En Australia, por ejemplo, causa daños en muchos cultivos de cereales y frutas, y estropea cultivos de cereales, alimento para animales y grano almacenado con sus excrementos. Las normas de cuarentena prohíben la circulación de esta especie en Australia Occidental.[37]

En abril de 1958, el presidente chino Mao Zedong intentó reducir los daños a los cultivos generados por gorriones molineros (estimados en 4.5 kg o 9.9 lb de grano por ave cada año) mediante la movilización de tres millones de personas y muchos espantapájaros para llevar a muerte a estas aves por agotamiento. Aunque inicialmente exitosa, la «gran campaña de gorriones» había pasado por alto las poblaciones de langostas y otras plagas de insectos consumidas por las aves. Las consecuencias fueron el desplome de la producción de las cosechas y una hambruna que provocó la muerte de 30 millones de personas entre 1959 y 1961,[34] [93] así como una proliferación masiva de plagas de insectos entre la primavera y el verano de 1959 en Shanghái y otras ciudades. El 18 de marzo de 1960, Mao tomó la decisión personal de suspender la lucha contra los gorriones.[n. 5] No obstante, la preferencia del ave por ciertas especies de insectos ha conducido a su uso en la agricultura para controlar las plagas en árboles frutales y a Crioceris asparagi.[96]

Durante mucho tiempo esta ave ha inspirado obras de arte chino y japonés, frecuentemente ilustrada sobre ramitas de plantas o en bandadas volando en el cielo,[93] y las representaciones de artistas orientales como Utagawa Hiroshige fueron retomadas en los sellos postales de Antigua y Barbuda, China, Gambia y la República Centroafricana. Otras ilustraciones más sencillas se utilizaron en los sellos de Bélgica, Bielorrusia, Camboya, Estonia y Taiwán.[97] El peculiar aleteo de estas aves dio origen a una danza tradicional japonesa, el suzume odori (雀踊り? , «danza de los gorriones»), que fue representada por artistas como Hokusai.[98] [99] En las Filipinas, donde es una de varias especies conocidas vulgarmente como maya —y en ocasiones se le denomina específicamente como mayang Simbahan («maya de iglesia» o «gorrión de iglesia»)—, el gorrión molinero es el ave más común en las ciudades. Muchos filipinos en las ciudades lo confunden con la anterior ave nacional de Filipinas, el capuchino castaño (Lonchura atricapilla) —también llamado maya, pero se le diferenció específicamente en el lenguaje popular como mayang pula («maya roja»)—.[100]

Fuentes[editar]

Notas[editar]

  1. También es conocido como gorrión doméstico.[6]
  2. Aunque Linneo se limita a establecer el distribución geográfica como en Europa, el espécimen tipo proviene de Bagnacavallo (Italia).[15] [4] El texto de Linneo para el gorrión molinero dice, literalmente, «P[inzón] con alas y cola oscuras, cuerpo negro y gris, con un par de líneas blancas en las alas».
  3. En latitudes más al norte los veranos son demasiado fríos y con temperaturas medias por debajo de los 12 °C en julio.
  4. Los estudios solo han mostrado de manera concluyente que las manchas aumentan de tamaño con la edad.[67]
  5. A principios del siglo xxi, el gobierno chino comenzó una campaña para proteger a los gorriones.[94] [95]

Referencias[editar]

  1. a b BirdLife International (2012). «Passer montanus». Lista Roja de especies amenazadas de la UICN 2013.1 (en inglés). Consultado el 15 de noviembre de 2013. 
  2. a b c d e Summers-Smith, 1988, pp. 216, 307-314.
  3. Stresemann, E (1920). «The new names in J. Hermann's Tabula Affinitatum Animalium. Novitates Zoologicae (en inglés) (Tring: Zoological Museum) 27: 327-332. ISSN 0950-7655. OCLC 26608275. 
  4. a b Clancy, Philip Alexander (1948). «Remarks on Passer montanus (Linnaeus) in the Western Palsearctic Region, with special reference to Passer catellatus Kleinschmidt 1935: England». Bulletin of the British Ornithologists' Club (en inglés) (Londres: British Ornithologists' Club) 68 (7): 132-137. ISSN 0007-1595. 
  5. a b c d Svensson, Lars; Mullarney, Killian; Zetterstrom, Dan; Grant, Peter R (2010). «Gorriones, Passeridae». Guía de aves: España, Europa y región mediterránea. Manuel Pijoán (trad.) (Segunda edición). Barcelona: Omega. p. 372. ISBN 978-8-428-21533-6. OCLC 733965282. 
  6. Eurasian Tree Sparrow (Passer montanus) (Linnaeus, 1758) en Avibase.
  7. a b c d e f g h Snow, David; Perrins, Christopher M (1998). The Birds of the Western Palearctic (BWP), concise edition (2 volumes) (en inglés). Oxford: Oxford University Press. pp. 1513-1515. ISBN 0-19-854099-X. OCLC 37180316. 
  8. a b Mullarney et al., 1999, p. 342.
  9. a b c d e «Tree Sparrow Passer montanus [Linnaeus, 1758]». Bird Facts (en inglés). Thetford: British Trust for Ornithology. Consultado el 30 de enero de 2009. 
  10. a b c d e f g h i j k l m n ñ o p q Clement, Harris y Davis, 1993, pp. 463-465.
  11. Mullarney et al., 1999, p. 343.
  12. a b c d Harrison, Collin; Castell, Peter (2004). Jungvögel, Eier und Nester der Vögel Europas, Nordafrikas und des Mittleren Ostens (en alemán). Wiebelsheim: Aula Verlag. p. 426. ISBN 3-89104-685-5. OCLC 76549392. 
  13. Lind, Johan; Gustin, Marco; Sorace, Alberto (2004). «Compensatory bodily changes during moult in Tree Sparrows Passer montanus in Italy». Ornis Fennica (en inglés) (Helsinki: Suomen Lintutieteellinen Yhdistys) 81: 1-9. ISSN 0030-5685. 
  14. a b Lang, AL; Barlow, JC (mayo de 1997). «Cultural evolution in the Eurasian Tree Sparrow: Divergence between introduced and ancestral populations». The Condor (en inglés) (Washington D. C.: Cooper Ornithological Society) 9 (2): 413-423. doi:10.2307/1369948. ISSN 0010-5422. JSTOR 1369948. OCLC 5554113728. 
  15. a b c Linnæus, Carolus (1758). «Aves». Systema naturæ per regna tria naturæ, secundum classes, ordines, genera, species, cum characteribus, differentiis, synonymis, locis (en latín) I (Décima edición). Estocolmo: Holmiae (Laurentii Salvii). p. 183. doi:10.5962/bhl.title.542. ISBN 978-0-66-553008-1. OCLC 49076342. LCC 03022973. 

    F. remigibus rectricibusque fuscis, corpore griseo nigroque, alarum fascia alba gemina.

  16. Anderson, 2006, p. 5.
  17. Allende, Luis M; Rubio, Isabel; Ruíz-del-Valle, Valentin; Guillén, Jesus; Martínez-Laso, Jorge; Lowy, Ernesto; Varela, Pilar; Zamora, Jorge et al. (2001). «The Old World sparrows (genus Passer) phylogeography and their relative abundance of nuclear mtDNA pseudogenes». Journal of Molecular Evolution (en inglés) (Nueva York: Springer Science) 53 (2): 144-154. doi:10.1007/s002390010202. ISSN 0022-2844. OCLC 5648357971. PMID 11479685. Archivado desde el original el 21 de julio de 2011. 
  18. Arnaiz-Villena, A; Gómez-Prieto, P; Ruiz-de-Valle, V (2009). «Phylogeography of finches and sparrows». En Rechi, Leopold J. Animal genetics (en inglés). Nueva York: Nova Science Publishers. pp. 1-54. ISBN 978-1-60741-844-3. OCLC 427608827. 
  19. Byers, Clive; Curson, Jon; Olsson, Urban (1995). Sparrows and Buntings: a Guide to the Sparrows and Buntings of North America and the World (en inglés). Mountfield: Pica Press. pp. 267-268. ISBN 1-873403-19-4. OCLC 34107632. 
  20. Brisson, MJ (1760). Ornithologie; ou, Méthode contenant la division des oiseaux en ordres, sections, genres, espèces & leurs variétés (en francés) I. París: Chez C.J.-B. Bauche. p. 36. doi:10.5962/bhl.title.51902. OCLC 17476120. 
  21. Mangas Morales, R (2005). Guía de aves de la Vega del Henares y de la Campiña. Tierra de Guadalajara 57. Guadalajara: Aache. p. 81. ISBN 978-8-496-23650-9. OCLC 433033487. 
  22. Mejía, T; Ruiz, G; Zamora, E (1983). «Los nombres del «gorrión común» y del «campestre» en los Atlas Lingüísticos españoles». Archivo de filología aragonesa (Zaragoza: Institución Fernando el Católico). 32-33: 325-364. ISSN 0210-5624. 
  23. «El Gorrión Molinero Passer montanus.». Comunicaciones I.N.I.A. Serie Recursos naturales (Madrid: Instituto Nacional de Investigaciones Agrarias, Ministerio de Agricultura de España) (51-58): 73. 1989. ISSN 0210-3338. 
  24. a b Summers-Smith, 1988, p. 217.
  25. Vaurie, Charles; Koelz, W (1949). «Notes on some Ploceidae from western Asia». American Museum Novitates (en inglés) (New York: American Museum of Natural History) (1406): 22-26. ISSN 1937-352X. OCLC 44879480. 
  26. a b c d Summers-Smith, 1988, p. 216.
  27. a b c d e f Fry y Keith, 2004, p. 33.
  28. Raju, K; Krishna, SR; Price, Trevor D (1973). «Tree Sparrow Passer montanus (L.) in the Eastern Ghats». Journal of the Bombay Natural History Society (en inglés) (Bombay: Bombay Natural History Society) 70 (3): 557-558. ISSN 0006-6982. 
  29. a b Rasmussen, Pamela C; Anderton, John C (2005). Birds of South Asia: The Ripley Guide (en inglés). Barcelona: Lynx Edicions y el Instituto Smithsoniano. p. 498. ISBN 84-87334-67-9. OCLC 60359701. 
  30. Arlott, Norman (2007). Birds of the Palearctic: Passerines (en inglés). Londres: Collins. p. 222. ISBN 0-00-714705-8. OCLC 68769964. 
  31. a b Fry y Keith, 2004, p. 32.
  32. Fry y Keith, 2004, pp. 32-33.
  33. a b Sánchez-Aguado, FJ (junio de 1984). «Fenología de la reproducción y tamaño de puesta en el Gorrión Molinero Passer montanus L.». Ardeola (Madrid: SEO/BirdLife) 31 (1): 33-45. ISSN 0570-7358. Consultado el 24 de octubre de 2015. 
  34. a b Cocker, Mark; Mabey, Richard (2005). Birds Britannica (en inglés). Londres: Chatto & Windus. pp. 442-443. ISBN 0-7011-6907-9. OCLC 60512849. 
  35. Barlow, Jon C; Leckie; Poole, eds. (2000). «Eurasian Tree Sparrow (Passer montanus. The Birds of North America Online (en inglés). Ithaca: Cornell Lab of Ornithology, Universidad Cornell. Consultado el 30 de enero de 2009. 
  36. Forbush, Edward Howe (1908). «Birds of field and garden». Useful birds and their protection (en inglés) (Tercera edición). Boston: Massachusetts State Board of Agriculture. p. 306. OCLC 9922911. 
  37. a b c Massam, Marion. «Sparrows». Farmnote No. 117/99 (en inglés). Perth: Agriculture Western Australia. Archivado desde el original el 14 de marzo de 2011. Consultado el 1 de febrero de 2009. 
  38. a b c d Field, Rob H; Anderson, Guy (noviembre de 2004). «Habitat use by breeding Tree Sparrows Passer montanus.». Ibis (en inglés) (Tring: British Ornithologists' Union) 146 (2): 60-68. doi:10.1111/j.1474-919X.2004.00356.x. ISSN 0019-1019. OCLC 5157026230. 
  39. Melville, David S; Carey, Geoff J (1998). «Syntopy of Eurasian Tree Sparrow Passer montanus and House Sparrow P. domesticus in Inner Mongolia, China». Forktail (en inglés) (Sandy: The Oriental Bird Club) 13: 125. ISSN 0950-1746. 
  40. a b Summers-Smith, 1988, p. 220.
  41. a b «An Age entry for Passer montanus». AnAge, the animal ageing and longevity database (en inglés). Londres: Human Ageing Genomic Resources. Consultado el 30 de enero de 2009. 
  42. a b Coward, Thomas Alfred (1930). Families Corvidae to Sulidae. The Birds of the British Isles and their eggs (en inglés) I (Tercera edición). Londres: Frederick Warne. pp. 56-58. ISBN 0-7232-0999-5. OCLC 715659433. 
  43. a b Robinson, Herbert C; Chasen, Frederick Nutter (1927-1939). «Chapter 55». Birds of the Malay Peninsula (en inglés). Londres: H. F. & G. Witherby. pp. 284-285. OCLC 504359355. 
  44. Czechowski, Pawel (2007). «Nesting of Tree Sparrow Passer montanus in the nest of Barn Swallow Hirundo rustica. En Pinowski, Jan. International Studies on Sparrows (en inglés) (Varsovia: Uniwersytet Zielonogórski) 32: 35-37. ISSN 1734-624X. Archivado desde el original el 23 de septiembre de 2011. 
  45. Hegyi, Z; Sasvári, L (1994). «Alternative reproductive tactics as viable strategies in the Tree Sparrow (Passer montanus. Ornis Hungarica (en inglés) (Budapest: Magyar Madártani és Természetvédelmi Egyesület) 4: 9-18. ISSN 1215-1610. 
  46. García-Navas, Vicente; Arroyo, Luis; Sanz, Juan José; Díaz, Mario (febrero de 2008). «Effect of nestbox type on occupancy and breeding biology of tree sparrows Passer montanus in central Spain». Ibis (en inglés) (Tring: British Ornithologists' Union) 150 (2): 356-364. doi:10.1111/j.1474-919X.2008.00799.x. ISSN 0019-1019. OCLC 437896162. Archivado desde el original el 30 de septiembre de 2010. 
  47. a b Pinowski, Jan; Pinowska, Barbara; Barkowska, Miloslawa; Jerzak, Leszek; Zduniak, Piotr; Tryjanowski, Piotr (junio de 2006). «Significance of the breeding season for autumnal nest-site selection by Tree Sparrows Passer montanus. Acta Ornithologica (en inglés) (Varsovia: Instytut Zoologiczny w Polska Akademia Nauk) 41 (1): 83-87. doi:10.3161/068.041.0103. ISSN 0001-6454. OCLC 4954549647. 
  48. a b Fry y Keith, 2004, p. 34.
  49. Pinowski, Jan; Haman, Andrzej; Jerzak, Leszek; Pinowska, Barbara; Barkowska, Miloslawa; Grodzki, Andrzej; Haman, Krzysztof (octubre de 2006). «The thermal properties of some nests of the Eurasian Tree Sparrow Passer montanus. Journal of Thermal Biology (en inglés) (Ámsterdam: Elsevier Science) 31 (7): 573-581. doi:10.1016/j.jtherbio.2006.05.007. ISSN 0306-4565. OCLC 442685544. Archivado desde el original el 31 de octubre de 2011. 
  50. «Eurasian Tree Sparrow Passer montanus. Bird guide (en inglés). Ithaca: Cornell Lab of Ornithology, Universidad Cornell. Consultado el 30 de enero de 2009. 
  51. Félix, Jiří; Hísek, Kvĕtoslav (ilust.); Becker, Georges (trad.) (1986). «Moineau friquet Passer montanus». Oiseaux des Pays d'Europe. La Nature à livre ouvert (en francés). París: Éditions Gründ. p. 302. ISBN 2-700-01504-5. OCLC 492804511. 
  52. Sasvari, L; Hegyi, Z (abril de 1994). «Colonial and solitary nesting choice as alternative breeding tactics in tree sparrow Passer montanus». Journal of Animal Ecology (en inglés) (Cambridge: British Ecological Society/Cambridge University Press) 63 (2): 265-274. doi:10.2307/5545. ISSN 0021-8790. JSTOR 5545. OCLC 5545851251. 
  53. Heeb, P (junio de 2001). «Pair copulation frequency correlates with female reproductive performance in Tree Sparrows Passer montanus.». Journal of Avian Biology (en inglés) (Oxford: Nordic Society Oikos/Blackwell Publishers) 32 (2): 120-126. doi:10.1034/j.1600-048X.2001.320204.x. ISSN 0908-8857. JSTOR 3677657. OCLC 5553887920. 
  54. Seress, G; Szabó, K; Nagy, D; Liker, A; Pénzes, Z (2007). «Extra-pair paternity of tree sparrow (Passer montanus) in a semi-urban population». TISCIA (en inglés) (Szeged: Ökológiai Tanszék, Szegedi Tudományegyetem) 36: 17-21. Archivado desde el original el 9 de diciembre de 2008. 
  55. Cordero, P (1991). «Phenotypes of adult hybrids between House Sparrows Passer domesticus and Tree Sparrow Passer montanus.». Bulletin of the British Ornithologists' Club (en inglés) (Londres: British Ornithologists' Club) 111: 44-46. doi:10.1007/BF01661107. ISSN 0007-1595. 
  56. a b McCarthy, Eugene M (enero de 2006). «Old World Sparrows - Familiy Passeridae». Handbook of Avian Hybrids of the World (en inglés). Oxford: Oxford University Press. pp. 269-271. ISBN 978-0-19-518323-8. OCLC 71810621. Archivado desde el original el 1 de julio de 2015. Consultado el 26 de octubre de 2015. 
  57. Raju, KSR Krishna; Price, Trevor D (1973). «Tree Sparrow Passer montanus (L.) in the Eastern Ghats». Journal of the Bombay Natural History Society (en inglés) (Bombay: Bombay Natural History Society) 70 (3): 557-558. ISSN 0006-6982. 
  58. Solberg, EJ; Ringsby, TH (octubre de 1996). «Hybridisation between house sparrow Passer domesticus and tree sparrow Passer montanus. Journal of Ornithology (en inglés) (Berlín: Blackwell Wissenschafts-Verlag) 137 (4): 525-528. doi:10.1007/BF01661107. ISSN 0021-8375. OCLC 5655023415. Archivado desde el original el 15 de febrero de 2012. 
  59. Solberg, EJ; Ringsby, TH; Altwegg, A; Sæther, B-E (enero de 2000). «Fertile House Sparrow x Tree Sparrow (Passer domesticus × Passer montanus) hybrids?». Journal of Ornithology (en inglés) (Berlín: Blackwell Wissenschafts-Verlag) 141 (1): 10-104. doi:10.1007/BF01651777. ISSN 0021-8375. OCLC 5648923101. Archivado desde el original el 15 de febrero de 2012. 
  60. Solberg, EJ; Jensen, H; Ringsby, TH; Sæther, B-E (julio de 2006). «Fitness consequences of hybridization between house sparrows (Passer domesticus) and tree sparrows (P. montanus. Journal of Ornithology (en inglés) (Berlín: Blackwell Wissenschafts-Verlag) 147 (3): 504-506. doi:10.1007/s10336-005-0033-5. ISSN 0021-8375. OCLC 5659234598. Archivado desde el original el 15 de febrero de 2012. 
  61. Clement, Harris y Davis, 1993, pp. 442-467.
  62. a b Sánchez-Aguado, FJ (junio de 1986). «Sobre la alimentación de los Gorriones Molinero y Común (Passer montanus L. y P. domesticus L.), en invierno y primavera». Ardeola (Madrid: SEO/BirdLife) 33 (1-2): 17-33. ISSN 0570-7358. Consultado el 24 de octubre de 2015. 
  63. a b «Tree sparrow – Passer montanus – Family: Fringillidae/Passeridae». Natural England (en inglés). Londres: Department for Environment, Food and Rural Affairs of the United Kingdom. Archivado desde el original el 20 de julio de 2011. Consultado el 31 de enero de 2009. 
  64. Torda, G; Liker, A; Barta, Z (2004). «Dominance hierarchy and status signalling in captive tree sparrow (Passer montanus) flocks». Acta Zoologica Academiae Scientiarum Hungaricae (en inglés) (Budapest: Természettudományi Múzeum/Biológiai Tudományok Osztálya, Magyar Tudományos Akadémia) 50 (1): 35-44. ISSN 0001-7264. 
  65. Clement, Harris y Davis, 1993, p. 444.
  66. Anderson, 2006, pp. 202-203.
  67. Anderson, 2006, pp. 224-225, 244-245.
  68. Barta, Zoltán; Liker, András; Mónus, Ferenc (febrero de 2004). «The effects of predation risk on the use of social foraging tactics». Animal Behaviour (en inglés) (Londres: Baillière Tindall) 67 (2): 301-308. doi:10.1016/j.anbehav.2003.06.012. ISSN 0003-3472. OCLC 4641597132. 
  69. Costantini, David; Casagrande, Stefania; Di Lieto, Giuseppe; Fanfani, Alberto; Dell'Omo, Giacomo (septiembre de 2005). «Consistent differences in feeding habits between neighbouring breeding kestrels». Behaviour (en inglés) (Leiden: E.J. Brill) 142 (9): 1409-1421. doi:10.1163/156853905774539409. ISSN 0005-7959. OCLC 4638958682. Archivado desde el original el 10 de julio de 2007. 
  70. Shao, M; Hounsome, T; Liu, N (marzo de 2007). «The summer diet of the Little Owl (Athene noctua) in the desert of north-west China». Journal of Arid Environments (en inglés) (Londres: Academic Press) 68 (4): 683-687. doi:10.1016/j.jaridenv.2006.08.010. ISSN 0140-1963. OCLC 442384191. 
  71. Obuch, Ján; Kristin, Anton (2004). «Prey composition of the little owl Athene noctua in an arid zone (Egypt, Syria, Iran)». Folia Zoologica (en inglés) (Praga: Zoologická komise, Československá akademie věd) 53 (1): 65-79. ISSN 0139-7893. 
  72. Berthold, Peter (julio de 2004). «Aerial "flycatching": non-predatory birds can catch small birds in flight». Journal of Ornithology (en inglés) (Berlín: Blackwell Wissenschafts-Verlag) 145 (3): 271-272. doi:10.1007/s10336-004-0041-x. ISSN 0021-8375. OCLC 5659469668. 
  73. Bertolino, Sandro; Ghiberti, Elena; Perrone, Aurelio (diciembre de 2001). «Feeding ecology of the long-eared owl (Asio otus) in northern Italy: is it a dietary specialist?». Canadian Journal of Zoology (en inglés) (Ottawa: National Research Council of Canada) 79 (12): 2192-2198. doi:10.1139/z01-182. ISSN 0008-4301. OCLC 5140570745. 
  74. Lind, J (2001). «Escape flight in moulting Eurasian Tree Sparrows (Passer montanus. Functional Ecology (en inglés) (Oxford: British Ecological Society/Blackwell Scientific Publications) 15: 29-35. doi:10.1046/j.1365-2435.2001.00497.x. ISSN 1365-2435. 
  75. Veiga, JP (enero de 1990). «A comparative study of reproductive adaptations in house and tree sparrows». The Auk (en inglés) (Washington D. C.: American Ornithologists' Union) 107 (1): 45-59. ISSN 0004-8038. JSTOR 4087801. OCLC 5550761411. 
  76. Cordero, PJ; Salaet, M (1990). «Breeding season, population and reproduction rate of the tree sparrow (Passer montanus, L.) in Barcelona, NE Spain». En Pinowski, J; Summers-Smith, J Denis. Granivorous birds in the agricultural landscape (en inglés). Varsovia: Instytut Ekologii w Polska Akademia Nauk/Polish Scientific Publishers. pp. 169-177. ISBN 83-01-08460-X. OCLC 25749064. 
  77. Cordero, PJ (1991). «Predation in House Sparrow and Tree Sparrow (Passer sp.) nests». En Pinowski, J; Kavanagh, PP; Górski, W. Nestling mortality of granivorous birds due to microorganisms and toxic substances (en inglés). Varsovia: Instytut Ekologii w Polska Akademia Nauk/Polish Scientific Publishers. pp. 111-120. ISBN 83-01-10476-7. OCLC 27911689. 
  78. Skoracki, M (diciembre de 2002). «Three new species of the ectoparasitic mites of the genus Syringophiloidus Kethley, 1970 (Acari: Syringophilidae) from passeriform birds from Slovakia». Folia Parasitologica (en inglés) (Praga: Parasitologický-Biologický ústav, Československá akademie věd) 49 (4): 305-313. doi:10.14411/fp.2002.057. ISSN 0015-5683. OCLC 5525898112. PMID 12641205. 
  79. Boonkong, Suthasanee; Meckvichai, Wina (1987). «Arthropod parasites of the tree sparrow (Passer montanus Linnaeus, 1758) in Bangkok, Thailand». Journal of the Scientific Society of Thailand (en inglés) (Bangkok: Science Society of Thailand [สมาคมวิทยาศาสตร์แห่งประเทศไทย]) 13 (4): 231-237. doi:10.2306/scienceasia1513-1874.1987.13.231. ISSN 0303-8122. 
  80. Mainka, SA; Melville, DS; Galsworthy, A; Black, SR (1994). «Knemidocoptes sp. on wild passerines at the Mai Po nature reserve, Hong Kong». Journal of Wildlife Diseases (en inglés) (Lawrence: Wildlife Disease Association) 30 (2): 254-256. doi:10.7589/0090-3558-30.2.254. ISSN 0090-3558. OCLC 119253022. PMID 8028111. 
  81. Puchala, Peter (agosto de 2004). «Detrimental effects of larval blow flies (Protocalliphora azurea) on nestlings and breeding success of Tree Sparrows (Passer montanus)». Canadian Journal of Zoology (en inglés) (Ottawa: National Research Council of Canada) 82 (8): 1285-1290. doi:10.1139/z04-111. ISSN 0008-4301. OCLC 5140571423. 
  82. Pinowska, Barbara; Barkowska, Miloslawa; Pinowski, Jan; Bartha, Andrzej; Hahm, Kyu-Hwang; Lebedeva, Natalia (diciembre de 2004). «The effect of egg size on growth and survival of the Tree Sparrow Passer montanus nestlings». Acta Ornithologica (en inglés) (Varsovia: Instytut Zoologiczny w Polska Akademia Nauk) 39 (2): 121-135. doi:10.3161/068.039.0209. ISSN 0001-6454. OCLC 4954549589. 
  83. Pinowksi, J; Barkowska, M; Kruszewicz, AH; Kruszewicz, AG (1994). «The causes of the mortality of eggs and nestlings of Passer spp.». Journal of Bioscience (en inglés) (Bangalore: Indian Academy of Science) 19 (4): 441-451. doi:10.1007/BF02703180. ISSN 0250-5991. OCLC 202183698. 
  84. Une, Yumi; Sanbe, Asuka; Suzuki, Satoru; Niwa, Takeshi; Kawakami, Kazuto; Kurosawa, Reiko; Izumiya, Hidemasa; Watanabe, Haruo et al. (marzo de 2008). «Salmonella enterica Serotype Typhimurium Infection Causing Mortality in Eurasian Tree Sparrows (Passer montanus) in Hokkaido». Japan Journal of Infectious Diseases (en inglés) (Tokio: National Institute of Infectious Diseases [国立感染症研究所]) 61: 166-167. ISSN 1344-6304. OCLC 264125536. Archivado desde el original el 24 de septiembre de 2011. 
  85. Shurulinkov, Peter; Golemansky, Vassil (2003). «Plasmodium and Leucocytozoon (Sporozoa: Haemosporida) of wild birds in Bulgaria». Acta Protozoolica (en inglés) (Varsovia: Instytut Biologii Doświadczalnej im. Marcelego Nenckiego, Polska Akademia Nauk) 42: 205-214. ISSN 0065-1583. OCLC 209853961. Archivado desde el original el 13 de junio de 2004. 
  86. Kou, Z; Lei, FM; Yu, J; Fan, ZJ; Yin, ZH; Jia, CX; Xiong, KJ; Sun, YH; Zhang, XW; Wu, XM; Gao, XB; Li, TX (diciembre de 2005). «New genotype of Avian Influenza H5N1 Viruses isolated from Tree Sparrows in China». Journal of Virology (en inglés) (Baltimore: American Society for Microbiology) 79 (24): 15460-15466. doi:10.1128/JVI.79.24.15460-15466.2005. ISSN 0022-538X. OCLC 106699916. PMC 1316012. PMID 16306617. 
  87. Erritzoe, J; Mazgajski, TD; Rejt, L (2003). «Bird casualties on European roads — a review». Acta Ornithologica (en inglés) (Varsovia: Instytut Zoologiczny w Polska Akademia Nauk) 38 (2): 77-93. doi:10.3161/068.038.0204. ISSN 0001-6454. OCLC 922460707. 
  88. BirdLife International, ed. (2004). «Passer montanus, Eurasian Tree Sparrow». Birds in Europe: population estimates, trends and conservation status. Conservation Series No. 12 (en inglés). Cambridge: BirdLife International. Consultado el 13 de octubre de 2015. 
  89. a b BirdLife International, ed. (8 de junio de 2005). «Research highlights decline of farm and forest birds». Cambridge: BirdLife International. Archivado desde el original el 7 de junio de 2007. Consultado el 3 de febrero de 2009. 
  90. «Tree sparrow». Conservation case studies (en inglés). Edimburgo: Royal Society for the Protection of Birds. Archivado desde el original el 15 de enero de 2010. Consultado el 3 de febrero de 2009. 
  91. «Tree sparrow on the increase on east coast». RTÉ News (en inglés). Dublín: RTÉ Commercial Enterprises Ltd. 23 de enero de 2012. Consultado el 13 de octubre de 2015. 
  92. «Tree Sparrow Passer montanus. Breeding Birds in the Wider Countryside (en inglés). Thetford: British Trust for Ornithology. Archivado desde el original el 27 de febrero de 2008. Consultado el 3 de febrero de 2009. 
  93. a b McCarthy, Michael (2 de agosto de 2006). «The secret life of sparrows». The Independent (en inglés). Londres: Independent Print Ltd. Archivado desde el original el 14 de octubre de 2015. Consultado el 30 de enero de 2009. 
  94. Buckley, Chris (2 de abril de 2002). «Beijing Journal; From Pest to Meal: A Leap Forward?». The New York Times (en inglés). Nueva York: The New York Times Company. ISSN 0362-4331. Consultado el 13 de octubre de 2015. 
  95. «China protege a sus gorriones tras perseguirlos durante décadas». El Siglo de Torreón. Torreón: Cía. Editora de la Laguna. EFE. 26 de diciembre de 2002. Consultado el 13 de octubre de 2015. 
  96. Dix, ME; Johnson, RJ; Harrell, MO; Case, RM; Wright, RJ; Hodges, L; Brandle, JR; Schoeneberger, MM; Sunderman, NJ; Fitzmaurice, RL; Young, LJ; Hubbard, KG (marzo de 1995). «Influences of trees on abundance of natural enemies of insect pests: a review». Agroforestry Systems (en inglés) (Dordrecht: Springer Netherlands) 29 (3): 303-311. doi:10.1007/BF00704876. ISSN 0167-4366. OCLC 5654886888. 
  97. Scharning, Kjell. «Stamps showing Eurasian Tree Sparrow Passer montanus (en inglés). Tjøme: autopublicada. Consultado el 18 de febrero de 2009. 
  98. «Sketches by Hokusai (Hokusai Manga. Nipponia No. 27 (en inglés). 15 de diciembre de 2003. Consultado el 6 de febrero de 2009. 
  99. Hillier, JR (1980). The art of Hokusai in book illustration (en inglés). Londres: Sotheby Parke Bernet. p. 101. ISBN 978-0-856-67066-4. OCLC 6424400. 
  100. «Amending Sections 6 and 13 of Fish and Game Administrative Order No. 5 re: closed seasons for certain species of buds and mammals». Fisheries Administrator Order. Manila: Department of Agriculture and Commerce of Philippines. 28 de octubre de 1935. Archivado desde el original el 8 de mayo de 2012. Consultado el 27 de octubre de 2015. 

Bibliografía consultada[editar]

Enlaces externos[editar]