Aeropuerto de Texcoco

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Aeropuerto de Texcoco (cancelado), anteriormente: Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM)
IATA: MEX
OACI: MMMX
NAICM.jpg
Vista aérea del terreno del NAICM en junio de 2018
Localización
Coordenadas 19°30′00″N 98°59′00″O / 19.5, -98.983333333333Coordenadas: 19°30′00″N 98°59′00″O / 19.5, -98.983333333333
Ubicación Estado de México
País México
Elevación 2,230 m / 7,316 pies (msnm)
Sirve a Ciudad de México
Detalles del aeropuerto
Tipo público
Operador Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México
Pistas
Dirección Largo Superficie
metros pies
35L/17R (planeada) 4,500 14,763 asfalto
35R/17L (en construcción) 5,000 16,404 asfalto
36L/18R (en construcción) 5,000 16,404 asfalto
35R/17L (planeada) 4,500 14,763 asfalto
01L/19R (planeada) 4,500 14,763 asfalto
01R/19L (en construcción) 4,000 13,123 asfalto
Mapa
NAICM ubicada en Estado de México
NAICM
NAICM
NAICM (Estado de México)
Sitio web

Se refiere hoy en día como el Aeropuerto de Texcoco, al proyecto que anteriormente se llamaba el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad México (NAICM), el proyecto designado para la construcción de un aeropuerto civil en el área de la Zona Federal del ex lago de Texcoco, a 15 km del centro de la Ciudad de México[1]​. El gobierno de México anunció la suspensión de las obras el jueves 3 de enero de 2019[2]​ a favor de construir un nuevo aeropuerto internacional en una base aérea: el Aeropuerto Internacional de Santa Lucía.

La selección del sitio se llevó a cabo con base en estudios técnicos y de factibilidad realizados, entre otros, por la Organización de Aviación Civil Internacional (ICAO), la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA), Arup, la corporación MITRE, el Instituto Politécnico Nacional, la Universidad Autónoma de Nuevo León y la Universidad Nacional Autónoma de México.[cita requerida]

Antecedentes[editar]

Ante la imposibilidad de expandir el actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) para satisfacer la demanda de pasajeros prevista a largo plazo, en la década de 1990 el gobierno federal empezó a estudiar la construcción de un nuevo aeropuerto en el valle de México. Los estudios de factibilidad señalaron dos sitios viables: Zapotlán de Juárez, en el estado de Hidalgo (la opción denominada Tizayuca) y la Zona Federal del ex vaso de Texcoco, en el Estado de México. En el 2001, el gobierno seleccionó el sitio de Texcoco para la construcción del nuevo aeropuerto, debido a la inutilidad agrícola del páramo texcocano (el cual presenta una salinidad demasiado alta para usos agrícolas), a que una parte de los terrenos ya eran propiedad federal, a la lejanía del sitio de Tizayuca (que se encuentra más cerca de la ciudad de Pachuca que de la Ciudad de México), a la menor población expuesta al ruido, a la menor expansión urbana asociada y a un impacto ambiental similar en ambos sitios.[3]

Sin embargo, tal proyecto se canceló en el 2002, debido a inconformidades de ejidatarios de San Salvador Atenco, que rechazaron un decreto expropiatorio que ofrecía el valor registrado ante catastro por sus tierras el cual no aceptaron y a la muerte de un opositor al proyecto debido a golpes recibidos durante un enfrentamiento con la Policía Federal Preventiva.[4]​ Ante la cancelación, el gobierno federal se vio obligado a construir una segunda terminal en el AICM, como solución a corto plazo. Sin embargo, tal adecuación no logró incrementar la capacidad aeroportuaria de manera significativa, debido a que el AICM continuó presentando problemas de capacidad, por la configuración de sus pistas y de su espacio aéreo, lo que ocasionó que en el 2014 (tan solo seis años después de la inauguración de la Terminal 2) el aeropuerto volviera a saturarse. Ante esta situación, se continuó con el estudio de alternativas para la construcción de un nuevo aeropuerto, lo que provocó el relanzamiento del proyecto de Texcoco en el 2014 y que se omitieran los terrenos que causaron el conflicto social en el 2002.[5]

Estudios de factibilidad[editar]

Las siguientes organizaciones estuvieron a cargo de los estudios de factibilidad que dieron como resultado la selección del sitio de Texcoco:[6]

Proyecto hidráulico[editar]

Sitio del NAICM en 2015
Proyecto hidráulico del NAICM

A diferencia de los otros aeropuertos construidos sobre terrenos del ex lago de Texcoco (AICM y Santa Lucía), el NAICM cuenta desde su concepción con un proyecto hidráulico que previene inundaciones de comunidades cercanas, garantiza su viabilidad a largo plazo y restaura parte del ambiente originario de la región. El proyecto hidráulico del aeropuerto se centra en el saneamiento y la rehabilitación de canales, así como en la construcción de nuevas plantas de tratamiento y lagunas de regulación.[cita requerida]

Entre las obras en proceso, se tiene:[8]

  • Construcción de cinco lagunas de regulación y rehabilitación de las lagunas existentes, para incrementar su capacidad de 13 millones de m3 de agua, en el 2014, a 45 millones de m3 de agua, en el 2020.[cita requerida]
  • Rectificación de 83 km de cauces para mejorar su capacidad de conducción de agua.[cita requerida]
Aeropuertos construidos en el exlago de Texcoco

El aeropuerto también contará con un sistema de recarga del acuífero que inyectará 3.37 veces más agua que la consumida por el aeropuerto. La capacidad de los sistemas de recarga del acuífero será de 6.4 millones de m3 de agua al año evitando con esto inundaciones en la Ciudad de México.[9]

El lago Nabor Carrillo no se secará y continuará siendo un cuerpo de agua durante todo el año.[10]​ El nivel de agua del lago Nabor Carrillo se mantendrá todo el año en al menos 5.9 millones de m3 de agua.[11]

Geotecnia[editar]

El área ocupada por la Ciudad de México es susceptible a hundimientos causados por la sobreexplotación de acuíferos para proveer agua a la población. Los tres aeropuertos construidos en la región son susceptibles a hundimientos que, a largo plazo, generan problemas de mantenimiento en pistas e instalaciones. Estos problemas son más notables en el viejo aeropuerto, ya que se encuentra en la zona con tasas de hundimiento de 30 cm/año, mientras que el NAICM se encuentra sobre terrenos con tasas de hundimiento cercanas a 15 cm/año.[12]​ En el proyecto del nuevo aeropuerto se controlan asentamienntos diferenciales en el edificio terminal de pasajeros con la losa de cimentación que funciona como una balsa que al mismo tiempo esta sobre más de 1500 pilotes que funcionan por fricció, dicha cimentación la realizó ARUP, así como las pistas que por el sistema de precarga evitan asentamienntos futuros evitando los problemas del AICM cpn esto reduciendo el costo de mantennimiento .[13]

La base aérea de Santa Lucía también es susceptible a hundimientos y no cuenta con estudios ni proyectos al respecto, ya que se encuentra sobre un acuífero altamente sobreexplotado, y la conversión de terrenos con usos actualmente agrícolas a urbanos acentuará este problema.[14]

El costo de mantenimiento por pista en un periodo de 5 años para el nuevo aeropuerto se estima máximo 350 millones de pesos mexicanos por los 5 años es decir 70 millones de pesos anuales, mientras que el costo de mantenimiento anual por pista del viejo aeropuerto es de 460 millones, por lo que la operación del nuevo aeropuerto significará un ahorro considerable, en comparación con los costos de mantener abierto el viejo aeropuerto.[15]

Hundimiento del suelo y aeropuertos del valle de México

Concurso de selección[editar]

En noviembre del 2013, el gobierno federal invitó a diversos despachos de arquitectura a que presentaran propuestas arquitectónicas para el diseño del NAICM.[16]​ Los siguientes consorcios presentaron propuestas:

Arquitecto mexicano Arquitecto extranjero Consultor de tecnología aeroportuaria Ingeniería estructural
Fernando Romero Foster and Partners Netherlands Airport Consultants Arup
Bernardo Gómez Pimienta Gensler TransSolutions Walter P. Moore y Aguilar Ingenieros Consultores
Teodoro González de León y Alberto Kalach Fentress Architects Landrum & Brown DITEC/URS
Ricardo Legorreta Vilchis Rogers Stirk Harbour + Partners Stantec Stantec
Francisco López-Guerra Almada Helmut Jahn WSP Group Werner Sobek Stuttgart y Postensa
Enrique Norten Skidmore, Owings and Merrill Leo A. Daly CTC Ingenieros Civiles
Serrano Arquitectos y Asociados Zaha Hadid Architects Ricondo and Associates Izquierdo Ingenieros y Asociados, García Hermanos y Asociados, Javier Alonso y WSP
Sordo Madaleno Arquitectos Pascall + Watson Logplan Grupo Riobóo

La propuesta ganadora se seleccionó con base en criterios tales como funcionalidad y eficiencia, sustentabilidad, factibilidad técnica, financiera y del plan de trabajo, flexibilidad de crecimiento futuro e innovación tecnológica, entre otros.[16]​ El jurado incluyó a funcionarios públicos y directivos de organizaciones civiles nacionales e internacionales.[cita requerida]

Fernando Romero con un modelo del nuevo aeropuerto

Diseño[editar]

El edificio terminal fue diseñado por una colaboración entre Foster and Partners, FR-EE y Netherlands Airport Consultants con ingeniería estructural de Arup. El diseño contempla un área de 743,000 metros cuadrados en cuatro niveles interiores, y está compuesto por una estructura gridshell ligera (una estructura que debe su resistencia a su doble curvatura). Al no usar trenes internos o túneles peatonales, el diseño interior de la terminal está pensado para que los pasajeros no tengan que caminar distancias largas o cambiar muchas veces de nivel.[cita requerida]

Con una separación entre columnas (foniles) superior de hasta 140 m, el edificio terminal contará con espacios interiores más flexibles y eficientes. Su estructura ligera de acero y vidrio está especialmente diseñada para las condiciones del suelo de la Ciudad de México y, debido al empleo de un sistema de componentes prefabricados, podrá construirse rápidamente y sin requerir sistemas masivos de andamiaje.[cita requerida]

La terminal está diseñada para alcanzar una certificación LEED Platino aprovechando el clima templado y con poca humedad de la ciudad de México. La mayor parte del año se mantendrán temperaturas agradables en el interior del edificio terminal usando casi exclusivamente aire externo con un empleo mínimo de equipo de enfriamiento o calentamiento adicional. Así mismo el techo del edificio colectara agua de lluvia captada por los 21 foniles que será utilizada para las operaciones del aeropuerto y aprovecha la luz solar para reducir la energía consumida para iluminar el edificio.[17]

Características y comparación con el viejo aeropuerto[editar]

El Nuevo Aeropuerto se está construyendo en 4,430 hectáreas, dentro de terrenos que son propiedad del gobierno federal, 5 kilómetros al noreste del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. El sitio se encuentra dentro de los municipios de Texcoco y Atenco, en el estado de México.[cita requerida]

El Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México cuenta con una capacidad de diseño de 34 millones de pasajeros y 420 mil operaciones anuales; sin embargo, en el 2017 transitaron por él 44.7 millones de pasajeros (30 por ciento por encima de su capacidad de diseño). El viejo aeropuerto esta compuesto por:

En su primera etapa (2022), el aeropuerto contará con una capacidad de 70 millones de pasajeros y 540 500 operaciones (aterrizajes o despegues) anuales, al estar compuesto por:

  • 1 terminal de 743 000 m2, con 96 puertas de contacto más 68 posiciones remotas;
  • 1 torre de control de 90 m de alto;
  • 1 terminal de carga con capacidad para 2 millones de toneladas anuales;
  • 3 pistas con longitudes de 4 a 5 km que permitan 3 despegues o aterrizajes simultáneos;
  • espacio aéreo libre de interferencias.[cita requerida]

En su etapa final (2024+), el aeropuerto contará con una capacidad de 135 millones de pasajeros y 1 millón de operaciones anuales, por medio de la eventual construcción de:

  • 2 terminales y 2 terminales satélites;
  • 6 pistas que permitan 3 despegues y 3 aterrizajes simultáneos.[cita requerida]

Espacio aéreo[editar]

La Ciudad de México se encuentra rodeada por cuatro elevaciones naturales: al poniente, por la sierra de las Cruces; al norte, por la sierra de Guadalupe; al sur, por la sierra del Ajusco, y al oriente, por la sierra Nevada (que incluye los volcanes Popocatépetl, Iztaccíhuatl y monte Tláloc). La existencia de estas sierras obliga a que solo exista una ruta de aproximación a las pistas 05R y 05L del viejo aeropuerto, lo que, combinado con la separación de apenas 250 m entre tales pistas, limita la capacidad del AICM a solamente 58 operaciones por hora (número de aterrizajes y despegues por hora). En contraste, el sitio del nuevo aeropuerto tiene una capacidad de espacio aéreo de 142 operaciones por hora, con una configuración de tres pistas con operación triple simultánea.[6]

El sitio donde se construye el nuevo aeropuerto ha sido certificado con factores de disponibilidad, debido a vientos cruzados de entre 96.3% y 99% con reglas de vuelo visual,[6]​ lo que supera el requerimiento de la OACI de un factor de disponibilidad de 95%. Para permitir operaciones en situaciones de visibilidad limitada, el nuevo aeropuerto contará con un sistema de aterrizaje instrumental (ILS) categoría IIIb. Cabe mencionar que el viejo aeropuerto no pudo equiparse con este sistema, debido a la imposibilidad de construir un sistema de luces de aproximación, por la cercanía de sus pistas a las zonas habitacionales, lo que obliga a suspender las operaciones en el viejo aeropuerto cuando se presenta neblina.[cita requerida]

La menor densidad del aire debido a la altitud de la Ciudad de México obliga a que las pistas del nuevo aeropuerto sean aproximadamente 40% más largas que las de aeropuertos comparables a nivel del mar. Con una longitud de 5 km, las pistas 2 (35R/17L) y 3 (36L/18R) del nuevo aeropuerto serán las pistas comerciales más largas del continente americano y las más largas a nivel mundial en un aeropuerto internacional.

Interferencia con aves[editar]

Las pistas del nuevo aeropuerto se encuentran separadas 3 km del lago Nabor Carrillo de acuerdo con recomendaciones internacionales (FAA 150/5200-33B[18]​) para minimizar el riesgo de que las aves crucen las regiones de aproximación y despegue.[6]​ Esta separación provee un nivel de seguridad mayor al existente en el viejo aeropuerto, debido a que este último no cumple con estas recomendaciones, por su cercanía a rellenos sanitarios.[cita requerida]

El primer estudio respecto a la interferencia con aves de un aeropuerto en Texcoco lo llevaron a cabo de 1996 al 2002 científicos de la UNAM, FAA y USDA, [19]​ y concluyó que es factible construir un aeropuerto al norte de la carretera Peñón-Texcoco cumpliendo los criterios de separación entre las pistas y el lago Nabor Carrillo. Este estudio y otros del Programa Universitario del Medio Ambiente (PUMA) continuaron hasta el 2005.[cita requerida]

Los estudios fueron retomados en 2013 por parte de grupos de especialistas del Colegio de Biólogos de México, UNAM e IPN, quienes recomendaron estrategias para la conservación de aves, a las cuales el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México se comprometió a llevar a cabo como parte de la manifestación de impacto ambiental. Entre estas estrategias se encuentran acciones de conservación, y restauración de hábitats en los lagos o presas de Zumpango, Tláhuac, Xochimilco, Nabor Carrillo, de Guadalupe, Cuevecillas, Tecocomulco, Requena, El Manantial, Piedad, Taxhimay, Carretas, Concepción, Espejo, Madín, Cristo y Aragón. [20]

Estudios independientes respecto a impactos ambientales señalan que el lago Nabor Carrillo es uno de los principales receptores de aves migratorias del centro del país, pues en febrero de 2018 se registró el arribo de más de 330 mil aves, donde el 94% son de la familia de patos, una ave de alta peligrosidad para la aviación no significando con esto afectaciones a las aves.[21]

Financiamiento[editar]

Flujos financieros del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México - 2018

El NAICM está estructurado para ser un proyecto autofinanciable, al obtener recursos para su construcción con una combinación de fondos gubernamentales y privados, manteniendo al aeropuerto como patrimonio del gobierno federal pero minimizando su impacto en las finanzas públicas.[22]

El financiamiento privado del NAICM se ha obtenido por medio de la emisión de bonos garantizados por los ingresos obtenidos por la Tarifa de Uso de Aeropuerto (TUA). La primera etapa (2016) de financiamiento consistió en la obtención de líneas de crédito revolvente por 3 mil millones de dólares. La segunda etapa (2017) consistió en la emisión de bonos a 10 y 30 años por 6 mil millones de dólares y la cancelación del financiamiento obtenido en la primera etapa, debido a las menores tasas de interés pagadas por los bonos de la segunda etapa. La tercera etapa (2018) de financiamiento consistió en Fideicomisos de Infraestructura y Bienes Raíces (FIBRA), que obtuvo 30 mil millones de pesos de inversionistas institucionales. Los flujos financieros del NAICM están estructurados de manera tal que los remanentes del aeropuerto generarán para el gobierno federal ganancias superiores a mil millones de dólares anuales en la década de 2030.[cita requerida]

En agosto del 2018, se había obtenido financiamiento para el 70 por ciento de la obra, garantizando los recursos necesarios para cubrir las necesidades del proyecto durante el 2018, el 2019 y la primera mitad del 2020 sin requerir fondos públicos ni privados adicionales.[23]

Costos y cronograma[editar]

Al ser anunciado en el 2014, se estimaba una fecha de apertura para octubre del 2021 y un costo de construcción de 13,300 millones de dólares estadounidenses (168,880 millones de pesos mexicanos). Sin embargo, el cronograma[24]​ y el plan financiero actualizados en el 2018 marcan una fecha de apertura de mediados del 2021 y un costo de 14,300 millones de dólares estadounidenses (285 mil millones de pesos mexicanos). Estas diferencias se han atribuido a incrementos en costos, debido a la devaluación del peso mexicano y al replanteamiento del plan maestro para que el aeropuerto pueda atender una mayor demanda en su primera fase.[25]

Construcción[editar]

Las obras del nuevo aeropuerto comenzaron en septiembre del 2015, con trabajos de preparación del terreno que incluían obras masivas de mejoramiento del suelo para controlar los hundimientos del sitio.[cita requerida]

Al 22 de enero del 2019, se ha concluido el hincado de pilotes de cimentación de la Torre de Control, del Edificio Terminal y del Centro de Transporte Terrestre, la construcción de la barda perimetral del polígono y del camino perimetral, los caminos temporales internos, el drenaje pluvial temporal, el campamento de obra, la limpieza y nivelación del terreno. Las pistas 2 (35R/17L) y 3 (36L/18R) llevan un avance del 60 por ciento y se han colado el 100% por ciento de las losas de cimentación del Edificio Terminal.[cita requerida]

En el Edificio Terminal se tienen fabricadas las 21 bases de foniles de las cuales 15 se encuentran montadas y las otras 6 por procesos constructivos no se han montado, así como la fabricación de los 21 foniles se encuentra al 100% en diferentes etapas de monntaje como la se prevé que la estructura metálica y la fachada interna de la torre de control también se concluyan en el 2018.[26]

Parsons Corporation, el supervisor del proyecto, estima que las pistas 2 (35R/17L) y 3 (36L/18R) se concluirán a finales de 2018, y la pista 6 (01R/19L), en 2019.[27]

Licitaciones[editar]

Para la construcción y planeación del aeropuerto, se han firmado contratos por 155,732 millones de pesos mexicanos,[28]​ divididos en:

Tipo de contrato Monto Porcentaje
Licitación pública $ 142,414,258,874 91.3%
Adjudicación directa $ 10,942,238,047 1.6%
Invitación a cuando menos 3 personas $ 2,484,422,638 91.3%
Convenios de colaboración $ 162,078,392 0.1%

La siguiente tabla enumera algunas de las principales licitaciones que se han realizado para la construcción del NAICM.[cita requerida]

Licitación Constructores Monto (sin IVA) Ofertas recibidas
Pista 2[29] Coconal, S.A.P.I. de C.V. y Constructora y Pavimentadora VISE, S.A. de C.V. $7,926,299,964.90 18
Pista 3[30] Operadora CICSA, S.A. de C.V., Constructora y Edificadora Gia+A, S.A. de C.V., Promotora y Desarrolladora Mexicana, S.A. de C.V., La Peninsular Compañía Constructora, S.A. de C.V. $7,359,204,570.23 16
Supervisión de la construcción del edificio terminal[31] Cal y Mayor y Asociados, S.C.; Ingeniería y Economía del Transporte, S.A. (Ineco); Ingeniería y Economía Transportmex, S.A. de C.V. (Inecomex); Aecom Technical Services, Inc. (Ats); Urs Corporation México, S. de R.L. de C.V. (Urs); Supervisión e Ingeniería de Proyectos, S.A.S. (Supering); Ayesa Ingeniería y Arquitectura, S.A., y Ayesa México, S.A. de C.V. $1,157,439,746.36 8
Losa de cimentación del edificio terminal[32] ICA Constructora de Infraestructura, Impulsora de Desarrollo Industrial, Construcciones y Trituraciones, Constructora El Cajón, Constructora y Operadora de Infraestructura $7,555,647,477.04 16
Losa de cimentación del centro de transporte[33] EPCOR, S.A. de C.V., SACYR Construcción México, S.A. de C.V. y SACYR Construcción S.A.U. $1,399,983,017.99 14
Supervisión técnica y administrativa de la infraestructura del NAICM[34] Consultoría, Supervisión Técnica y Operación en Sistemas, SIFRA y Asociados, RAM Ingeniería y Servicios, MC Consorcio de Ingeniería, GEOSOL, INEPS y PACCSA Ingeniería. $371,518,951.92 11
Construcción del edificio terminal[35] Operadora CICSA, Constructora y Edificadora GIA+A, Promotora y Desarrolladora Mexicana, Promotora y Desarrolladora Mexicana de Infraestructura, La Peninsular Compañía Constructora, Operadora y Administración Técnica, Acciona Infraestructuras, Acciona Infraestructuras México, FCC Construcción, FCC Industrial e Infraestructuras Energéticas, ICA Constructora de Infraestructura $84,828,377,320.13 3
Torre de control[36] Construcciones Aldesem, Jaguar Ingenieros Constructores y Aldesa Construcciones $1,242,171,349.64 7
Entronque vial hacia el nuevo aeropuerto[37] Coconal SAPI, S.A. de C.V. $132,134,899.83 29
Conservación de caminos y drenes provisionales[38] Construcciones, Pavimentos y Servicios y MAQZAR de Tulancingo $421,630,442.30 39
Entronque de ingreso al campus sureste[39] Coconal S.A.P.I. de C.V. $265,339,850.76 10
Red de distribución eléctrica de media tensión[40] ICA Fluor Daniel, S. de R.L. e Industria del Hierro, S.A. de C.V. $3,656,005,432.32 10
Entronque Ingreso a la Terminal desde la Autopista Peñón–Texcoco[41] FAVMA Construcción, S.A. de C.V., y Compañía Constructora MAS, S.A. de C.V. $253,859,994.02 26
Plataformas[42] ICA Constructora, ICA Constructora de Infraestructura, Compañía Constructora Más e ICA Fluor Daniel $7,145,534,912.17 11
Centro Intermodal de Transporte Terrestre Astaldi SPA y Proc Mina, S de RL de CV $6,498,409,900.80 10

Controversias[editar]

Controversias ecológicas[editar]

En enero del 2015, el análisis del grupo de activistas antitransgénicos [43]​ denunció deficiencias en el documento de la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental (DGIRA) que declaraba procedente, en términos ambientales, el proyecto del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México.[44]​ Entre los principales puntos en contra que menciona el análisis, está el hundimiento del terreno, que en promedio desciende 21 a 30 centímetros anualmente, deficiencias en el abastecimiento de agua en la zona, el riesgo de desaparición del lugar como sitio de descanso de aves migratorias y la denuncia en la siembra de más de 264 mil plantas de cinco especies no endémicas que, además de comportarse como invasoras, pertenecen a un tipo de hoja que pondría a la zona en riesgo de incendios. También hace énfasis en la falta de estudios realizados por la Comisión Nacional del Agua para solucionar el abastecimiento del agua.[cita requerida]

José Luis Luege Tamargo, quien fue titular de la Secretaría de Medio Ambiente de la administración de Vicente Fox Quesada y luego director de la Comisión Nacional del Agua durante la administración del presidente Felipe Calderón Hinojosa, describió el proyecto como "inconstitucional, incompatible y muy costoso", y sostuvo que el aeropuerto provocaría enormes inundaciones y hundimientos de suelo en la ciudad siendo esto una opinión ya que se cuenta con los estudioos, al encontrarse en el vaso del exlago de Texcoco. Además, propuso que, dada la necesidad de la construcción de un aeropuerto para la ciudad, habría que buscar una locación alternativa, mencionando que, aunque la mejor opción sería Tizayuca, en el Hidalgo, también respaldaba la opción propuesta por Andrés Manuel López Obrador, consistente en utilizar la base aérea de Santa Lucía, en Zumpango, estado de México, que fue descalificada por el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, por medio de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes ya que así lo determino la OACI. Sin embargo, y en contradicción con sus posiciones más recientes, Luege Tamargo informó a MITRE, en el 2011, que las obras hidráulicas requeridas para el aeropuerto eran posibles.[45]

El lago Nabor Carrillo es un cuerpo de agua artificial, una reserva ambiental y hogar de aves migratorias y otras especies.

Controversias políticas[editar]

Andrés Manuel López Obrador, cuando era el candidato presidencial por el partido político Morena en las elecciones del 2018, se pronunció en contra del proyecto en múltiples ocasiones, calificándolo de “(obra) faraónica, costosísima, antiecológica, técnicamente inviable y (que) huele a corrupción” y mencionando en entrevistas, que, llegando a la presidencia, buscaría mecanismos para cancelar el proyecto en el área, proponiendo como alternativa la construcción de una terminal en la actual Base aérea de Santa Lucía, en Zumpango, estado de México, y con una conexión a la ciudad a través de un tren rápido.[cita requerida]

Esta postura ha sido criticada por sus adversarios a lo largo de varias campañas políticas y en algunos medios. Diversos expertos en aeronáutica han descalificado la propuesta de construir en la Base Militar de Santa Lucía diseño de grupo Riobo que participó y perdió en la licitación del NAICM, por incompatibilidad del espacio aéreo, lo que en un plazo de cinco años volvería a saturar el espacio aéreo del Valle de México, además de que dos aeropuertos duplicarían costos para aerolíneas nacionales. En mayo del 2017, José Manuel Cadena, un regidor del Ayuntamiento de Texcoco, anunció a través de un evento público la creación de un frente ciudadano en defensa del aeropuerto "Luchando por Texcoco", una iniciativa para defender el proyecto por medio de las redes sociales y manifestaciones de orden pacífico. Otros políticos, como Gabriel Quadri, han defendido el proyecto, así como el expresidente del Partido Revolucionario Institucional, Enrique Ochoa Reza, criticando la postura de Andrés Manuel López Obrador como "una nueva ocurrencia absurda", también el líder parlamentario de Morena apoyo el proyecto de Texcoco.

Controversias sociales[editar]

Marcha contra el NAICM

La percepción de falta de información sobre el proceso de compraventa de terrenos a los ejidatarios para el proyecto hidráulico, su exclusión en las ganancias de la inversión debido a que una vez que venden los predios ya no pueden obtener ganancias de estos y las licitaciones públicas de construcción a empresas privadas se ha interpretado por ciertos sectores de la sociedad como un arrebato de tierras de las comunidades aledañas al NAICM.[46]​ El arrebato de tierras es entendido por estos activistas como un proceso mediante el cual pequeños propietarios venden o rentan sus terrenos agrícolas a personas o empresas con mayor poder económico. Se le denomina “arrebato” porque las personas pierden el control sobre el territorio y beneficios producto de la inversión.[cita requerida]

A raíz de esta percepción, han surgido grupos de resistencia, los cuales han tomado posturas legales (denunciando violaciones constitucionales que el gobierno provocó, debido a la construcción del aeropuerto) o posturas de movilización social. Entre estos, destaca el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT).[47]

En 2017, el FDPT aseguró que continuarían en resistencia, debido a que argumentan un despojo de tierras a los campesinos y las medidas de represión implementadas por el gobierno que pretenden ponerle fin a esta oposición. Además, los campesinos y estudiantes de diferentes universidades indicaron que ya existen afectaciones ambientales sin presentar pruebas cuando por su parte el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) presento el manifiesto de impacto ambiental que se cumple, sociales y económicas en la región de Texcoco.[48]​ Uno de los poblados donde habitantes denuncian afectaciones es Tezoyuca, que aloja a minas que proveen tezontle y basalto para el aeropuerto y para otras obras de la región. Los pobladores han denunciado afectaciones en sus casas, debido a su cercanía a estas minas.[49]

Consulta popular[editar]

Siendo aún presidente electo de los Estados Unidos Mexicanos, Andrés Manuel López Obrador declaró que la decisión de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México dependería de una consulta popular.[cita requerida]

La consulta se realizó durante cuatro días: del jueves, 25 de octubre al domingo, 28 de octubre de 2018, de ocho de la mañana a seis de la tarde, en mesas instaladas en 538 municipios del país, de acuerdo con lo informado por Jesús Ramírez, el vocero de López Obrador.[cita requerida]

Las opciones de respuesta en dicha consulta fueron:

  • Reacondicionar el actual aeropuerto y el de Toluca y construir dos pistas en la base aérea militar de Santa Lucía.
  • Continuar con la construcción del nuevo aeropuerto en Texcoco y dejar de utilizar el actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Los resultados se dieron a conocer el 29 de octubre, y resultó ganadora la opción de reacondicionar el aeropuerto ya existente, el de Toluca y el de Santa Lucía. El gobierno de AMLO afirmó que sería esta misma la opción que ellos elegirán al momento de asumir el poder el 1 de diciembre de 2018. Sin embargo, expertos cuestionaron la legalidad de la consulta, desde ignorar el artículo 35 de la Constitución, que establece las bases para llevar a cabo este procedimiento, hasta la falta de rigor metodológico y de transparencia. [50][51]


Argumento en favor de Santa Lucía Cuestionamiento
Menor costo de construcción y mantenimiento El costo del aeropuerto en Texcoco será de 285,000 mdp. Sin embargo, el dictamen independiente del Colegio de Ingenieros Civiles de México estimó que el costo verdadero de Santa Lucía será de 385,738 mdp, calificando al estimado de costos de Grupo Riobóo como "poco realista y subestimado", haciendo notar que "el costo por metro cuadrado se está considerando en la terminal por 4,600 pesos, cuando en el mercado anda alrededor de 20,000 pesos y de 15,000 pesos para construcciones muy económicas."[52]
Mejores condiciones para operar y bajo impacto ambiental El Colegio de Pilotos Aviadores de México rechaza que Santa Lucía tenga mejores condiciones para operar.[53]​ Activistas han señalado que abandonar el aeropuerto en construcción en Texcoco más el impacto ambiental de construir Santa Lucía generará un impacto ambiental más grande que continuar con Texcoco.[54]
Operaría en menos tiempo La fecha de apertura del aeropuerto en construcción en Texcoco sería mediados de 2022.[55]Grupo Riobóo, a pesar de no contar con ningún diseño a detalle, promete construir un aeropuerto civil en Santa Lucía en dos años; sin embargo, el Instituto de Ingeniería de la UNAM estima que tardarían mínimo dos años los estudios de suelo necesarios para empezar a construir en Santa Lucía, debido a que su suelo también es lacustre,[56]​ retrasando la fecha de apertura a mínimo 2023.
La Organización de Aviación Civil Internacional ratificó su viabilidad La OACI nunca evaluó la viabilidad de Santa Lucía. El documento[57]​ citado por los organizadores de la consulta para respaldar esa afirmación de hecho califica a la alternativa de Santa Lucía como insuficiente, y valida Texcoco como el mejor lugar para construir un aeropuerto.[58]

Cancelación[editar]

El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que el proyecto del NAIM de Texcoco se cancelaría en favor de un proyecto de ampliación y modernización del actual AICM y de la construcción de dos pistas en la base aérea militar de Santa Lucía; tal decisión no fue ratificada legalmente cuando tomó posesión el 1 de diciembre de 2018.

Tras la publicación de los resultados de la consulta, el GACM emitió un comunicado en el que aseguró que los trabajos en el NAICM continuarían, respetando los contratos y compromisos adquiridos durante la administración del expresidente Enrique Peña Nieto.[59]

Por su parte, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) señaló que, por la cancelación de contratos, el gobierno federal deberá pagar entre 100 y 120 mil millones de pesos en compensación, adicionalmente a la pérdida de lo ya invertido sin considerar los gastos de la construcción de Santa Lucía.

El 2 de diciembre el gobierno federal comunicó que continuarían las obras del aeropuerto, ya que si suspendían el proyecto de manera inmediata, violarían los contratos establecidos y esto generaría incumplimiento de las condiciones contractuales con los tenedores de bonos; generando una serie de demandas contra el gobierno mexicano. Para contrarrestar este problema, el gobierno de México a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público anunció una oferta de recompra de bonos (de los cuales esta financiado el nuevo aeropuerto, con el propio dinero de los bonos) por una cantidad de 1,800 millones de dólares. Se realizaron tres ofertas, las dos primeras estuvieron por debajo de las expectativas de inversión; ambas fueron rechazadas por los los inversionistas en su momento debido a que era menor el monto ofrecido que lo inicialmente invertido ofreciendo solo el 90% del valor es decir ni siquiera el monto inicial por lo que el gobierno el 19 de diciembre de 2018 la Secretaría de Hacienda y Crédito Público informó que la tercera oferta de recompra de los bonos fue aceptada por una gran mayoría de los inversionistas sin mencionar a que precio se pacto dicha recompra; por este suceso, la obra avanzó en su primera etapa de cancelación oficial.

El 3 de enero de 2019, el secretario de comunicaciones y transportes Javier Jiménez Espriú, anunció la suspensión definitiva de las obras del aeropuerto, formalizando así la cancelación oficial del NAICM, abriendo camino a la construcción del Aeropuerto Internacional de Santa Lucía, que estará a cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional, aún sin contar con un proyecto ejecutivo ni estudios que lo avalen.[60]

A pesar de que no se construirá el NAICM, el gobierno mexicano mantiene una deuda de 4,200 millones de dólares que se pagará durante los próximos 20 años con recursos provenientes de la TUA del AICM mas lo acordado por la recompra de los bonos monto que no ha sido revelado.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. https://www.diariodemexico.com/construcción-del-naicm-una-amenaza-para-habitantes-de-la-cdmx-especialista
  2. «Gobierno anuncia oficialmente la cancelación de las obras del NAIM». El Financiero. 3 de enero de 2019. Consultado el 3 de enero de 2019. 
  3. «La construcción del aeropuerto, en Texcoco o Tizayuca, afectaría el medio ambiente: expertos». La Jornada. 
  4. «Cancela el gobierno su proyecto de construir en Texcoco el nuevo aeropuerto metropolitano». La Jornada. agosto del 2002. Consultado el 21 de octubre de 2014. 
  5. «Peña anuncia la construcción de un aeropuerto y obras del Metro en el DF». CNN México. septiembre del 2014. Consultado el 21 de octubre de 2014. 
  6. a b c d «Resumen Ejecutivo del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México». Consultado el 29 de abril de 2018. 
  7. «Necesidad e Idoneidad de la Solución Propuesta para el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México». OACI. 
  8. «Proyecto hidráulico de la zona oriente del valle de México». Comisión Nacional del Agua (Con Agua). Consultado el 23 de octubre de 2018. 
  9. «Sistemas de abastecimiento y recarga del acuífero». GACM. Consultado el 23 de octubre de 2018. 
  10. «Respuesta a inquietudes del equipo de transición». GACM. 
  11. Robles Montero, Tania Paola. Implementación de modelos unidimensionales para la simulación del funcionamiento hidráulico de sistemas de lagunas y canales. p. 49. 
  12. Auvinet, Gabriel. «Recent information on Mexico City subsidence». Proceedings of the 19th International Conference on Soil Mechanics and Geotechnical Engineering, Seoul 2017. 
  13. «Sistemas de abastecimiento y recarga del acuífero». GACM. Consultado el 23 de octubre de 2018. 
  14. Galindo, Eric (Octubre del 2010). «Balance hídrico en el acuífero Cuautitlán-Pachuca, México: proyecciones para 2021». Revista Internacional de Ciencia y Tecnología de la Información Geográfica. 
  15. «Mantenimiento a pistas del NAIM costará 350 mdp». El Universal. 27 de septiembre de 2018. 
  16. a b «8 propuestas arquitectónicas - Nuevo Aeropuerto Internacional de México». Consultado el 15 de julio de 2018. 
  17. «New International Airport Mexico City - Foster + Partners». Consultado el 16 de marzo de 2018. 
  18. «AC 150/5200-33B Hazardous wildlife attractants on or near airports». FAA. Consultado el 29 de junio de 2018. 
  19. Cleary, Dolbeer y Ramírez Bastida (21 de octubre de 2002). «Evaluation and Mitigation of Bird Hazards in Ex-Vaso de Texcoco: The Proposed Site of a New International Airport for Mexico City». 
  20. «Aspectos Ambientales del Nuevo Aeropuerto Internacional de México». Consultado el 22 de octubre de 2018. 
  21. «El impacto ambiental que advierten por nueva terminal | La Silla Rota». lasillarota.com. Consultado el 3 de octubre de 2018. 
  22. «Costos y financiamiento». 
  23. «Costos y financiamiento». 
  24. «Cronograma - 2018». 
  25. «Costos y financiamiento». 
  26. «Cinco retos técnicos del Nuevo Aeropuerto». El Economista. marzo de 2018. Consultado el 12 de marzo de 2018. 
  27. IATA. «5th Mexico City Airport Consultative Committee - Meeting Notes». 
  28. «Torre de control - Contratos». Consultado el 23 de octubre de 2018. 
  29. «Emite GACM fallos para la construcción de pistas 2 y 3 del nuevo aeropuerto». 2 de septiembre de 2016. Consultado el 29 de abril de 2018. 
  30. «Emite GACM fallos para la construcción de pistas 2 y 3 del nuevo aeropuerto». 2 de septiembre de 2016. Consultado el 29 de abril de 2018. 
  31. «Se emite fallo de licitación para la supervisión de la construcción del edificio terminal del nuevo aeropuerto». 19 de septiembre de 2016. Consultado el 29 de abril de 2018. 
  32. «Emite GACM fallo para construir la losa de cimentación del edificio terminal del nuevo aeropuerto». 21 de octubre de 2016. Consultado el 29 de abril de 2018. 
  33. «GACM adjudicó la licitación para construir la losa de cimentación del centro de transporte del NAICM». 13 de diciembre de 2016. Consultado el 29 de abril de 2018. 
  34. «Se emite fallo de licitación para la supervisión técnica y administrativa de la infraestructura del NAICM». 18 de noviembre de 2016. Consultado el 29 de abril de 2018. 
  35. «El nuevo aeropuerto, una realidad en construcción». 6 de enero de 2017. Consultado el 29 de abril de 2018. 
  36. «Se adjudica la construcción de la torre de control del nuevo aeropuerto». 7 de febrero de 2017. Consultado el 17 de marzo de 2018. 
  37. «Emite GACM fallo para construir un [[entronque vial]] hacia el nuevo aeropuerto». 7 de marzo de 2017. Consultado el 17 de marzo de 2018.  Wikienlace dentro del título de la URL (ayuda)
  38. «Se adjudica licitación para conservación de caminos y drenes provisionales del Nuevo Aeropuerto». 19 de junio de 2017. Consultado el 17 de marzo de 2018. 
  39. «Emite GACM fallo para construir un entronque de ingreso al campus sureste del NAICM». 23 de noviembre de 2017. Consultado el 17 de marzo de 2018. 
  40. «Emite GACM fallo de licitación para construir la red de distribución eléctrica de media tensión del NAIM». 26 de enero de 2018. Consultado el 17 de marzo de 2018. 
  41. «Emite GACM fallo de licitación para construir el entronque de ingreso al NAIM». 31 de enero de 2018. Consultado el 17 de marzo de 2018. 
  42. «GACM emiten fallo para construir plataformas del Nuevo Aeropuerto Internacional de México». 6 de marzo de 2018. Consultado el 17 de marzo de 2018. 
  43. sitio web de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad
  44. «Análisis del resolutivo SGPA/DGIRA/DG/09965 del proyecto “Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, S. A. de C. V.”». Análisis del resolutivo SGPA/DGIRA/DG/09965 del proyecto “Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, S. A. de C. V.”. 
  45. «Memorandum: Visit by officials from ASA, SEMARNAT, and CONAGUA to MITRE». 
  46. García, Verónica Vázquez (2018). «Género y arrebato de tierras: el caso del nuevo aeropuerto internacional de Ciudad de México». Región y Sociedad XXX (73). ISSN 1870-3925. Consultado el 3 de octubre de 2018. 
  47. Kuri Pineda, Edith (2010-12). «El movimiento social de Atenco: experiencia y construcción de sentido». Andamios 7 (14): 321-345. ISSN 1870-0063. Consultado el 3 de octubre de 2018. 
  48. Javier Salinas Cesáreo (miércoles 15 de noviembre del 2017). «Continúa la resistencia contra el NAICM, hay despojo de tierra: FPDT». Consultado el Mmartes 2 de octubre del 2018. 
  49. País, Ediciones El. «NAICM: El impacto ambiental del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México». elpais. Consultado el 3 de octubre de 2018. 
  50. «Arriesga confianza de capitales la indecisión sobre el NAIM». 
  51. «Limitada consulta de AMLO para NAIM, excluye al 80% del país». 
  52. «Terminal de Santa Lucía, opción 66% más cara que el NAIM». El Economista. 
  53. «Comunicado - Colegio de Pilotos Aviadores de México». 
  54. «Lago sí, ¿aeropuerto también?... es posible». Aristegui Noticias. 
  55. «Nuevo Aeropuerto - Cronograma». GACM. 
  56. «Mantenimiento a pistas del NAIM costará 350 mdp». El Universal. 
  57. «Necesidad e idoneidad de la solución propuesta para el nuevo aeropuerto». OACI. 
  58. «¿Respaldó realmente la OACI a Santa Lucía?». El Financiero. 
  59. «Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México cumplirá sus compromisos y obligaciones respecto al proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México». 
  60. El Financiero. «Suspenden oficialmente aeropuerto». Consultado el 31 de enero de 2019. 

Enlaces externos[editar]