Tezontle

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El tezontle es una roca roja de origen volcánico (ígnea) que se ubica en las laderas de los cerros, volcanes y depresiones. En Estados Unidos se lo puede encontrar en el Valle de la Muerte, en Europa en el Volcan Stromboli y en México se lo encuentra en las sierras Oriental y Occidental y en volcanes como el Popocatépetl e Iztaccíhuatl.

Se produce a partir de piedra pómez, arena y magma. Su aspecto es deteriorado y esponjoso y algunas veces se convierte en una piedra dura. Se emplea en la construcción de casas o diques, y en la industria minera por ser rico en minerales como calcio y zinc.

El tezontle tiene componentes a partir del bióxido de hierro, de ahí de su color rojizo. Es una piedra que no pesa, su textura es vesicular, burbujeada y porosa, de ahí de su esponjosidad. Entre sus propiedades se encuentra la de guardar el calor, pero no es permeable ni aislante. Algunos de los usos que se le da a esta roca son: arreglos florales, como cubierta en jardines xerófilos y/o cactarium, construcción de baños de temazcal, construcción de hornos de barbacoa y de pan, fabricación del tabicón negro. Molido se usa para relleno de calles de terracería y como fachada de algunas casas.

México[editar]

Se dice que en el pueblo de San Juan Tezontla (del municipio de Texcoco en el Estado de México), en épocas remotas el rey poeta Nezahualcóyotl mandó construir pasadizos en las montañas que rodeaban el [[Tetzcuco|reino texcocano];, algunas de ellas tienen como componente el tezontle (de ahí el nombre de dicha comunidad).

Estos pasadizos o cuevas eran utilizados por algunos dirigentes o gente de la nobleza que acudían a los baños del rey poeta, ubicados en el cerro de Tezcutzingo en lo que hoy es la comunidad de San Nicolás Tlaminca. Con el paso del tiempo y durante la época colonial se originaron otras leyendas, como la que narra que el espíritu de Nezahualcoyotl se aparecía en estas cuevas.

En la actualidad, estas cuevas se han cerrado, debido a que algunas personas se han perdido sin razón alguna y han sido halladas muertas, mucho tiempo después.