Lactobacillus reuteri

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Symbol question.svg
 
Lactobacillus reuteri
Taxonomía
Dominio: Bacteria
Filo: Firmicutes
Clase: Bacilli
Orden: Lactobacillales
Familia: Lactobacillaceae
Género: Lactobacillus
Especie: L. reuteri
Kandler et al., 1982

Lactobacillus reuteri es una bacteria Gram-positiva que de forma natural habita en el intestino de los mamíferos y las aves. Descrito por primera vez en la década de 1980, algunas cepas de L. reuteri  son utilizadas como probióticos.

Descubrimiento[editar]

A principios del siglo 20, L. reuteri fue incluida en clasificaciones científicas de las bacterias del ácido láctico,[1]​ aunque durante un tiempo fue erróneamente agrupada como un miembro de Lactobacillus fermentum. En la década de 1960, gracias al trabajo del microbiólogo Gerhard Reuter, de quien tomó finalmente su nombre, se comenzó a distinguir L. reuteri de L. fermentum. Reuter reclasificó a la especie como "Lactobacillus fermentum biotipo II".[2]

L. reuteri fue finalmente identificada como especie distinta en 1980 por Kandler et al.[3]​ Encontrándose diferencias significativas entre L. reuteri Y otros biotipos de L. fermentum, y por lo tanto se le propuso una identidad formal como especie. L. reuteri Era entonces reconocido como especie separada dentro de Lactobacillus.

Distribución[editar]

A principios de los 1980s científicos empezaron a encontrar L. reuteri en muchos entornos naturales. Ha sido aislada en muchos alimentos, especialmente carne y leche.[4][5]

El interés acerca de L. reuteri empezó a aumentar cuándo los científicos la encontraron colonizando los intestinos de animales sanos. Reuter primero aisló L. reuteri en heces humanas y muestras intestinales en los 1960s.[6]​ Los mismos experimentos se hicieron para aislar L. reuteri de heces e intestino de animales sanos, demostrando que L. reuteri parece estar presente a través el reino animal. Por ejemplo, L. reuteri se ha descubierto que se encuentra naturalmente en los intestinos de oveja, pollos, cerdos[7]​ y roedores sanos[8][9]

Además, en un estudio buscando las 18 especies más importantes en la flora intestinal, incluyendo L. acidophilus. En una variedad de animales se encontró que L. reuteri era la especie que constituye un "componente importante" de los Lactobacillus presentes de  en los intestinos de cada uno de los animales anfitriones testados.[10]​ Es uno del más omnipresentes miembros de la flora intestinal en los mamíferos.

En un descubrimiento relacionado, cada anfitrión parece tener una variedad concreta de L. reuteri, p. ej. una variedad de rata para las ratas, una variedad de cerdo para los cerdos, etc.[11]​ La universalidad de L. reuteri, conjuntamente con su evolución acerca de su especificidad con cada anfitrión, dirigió a los científicos a hacer investigaciones sobre su importancia en promover la salud del organismo anfitrión.[12]

Desarrollo[editar]

L. reuteri es comercializada por compañía sueca BioGaia AB, el cual posee patentes en distintas cepas así como otras patentes con respecto a uso comercial de L. reuteri.

Efectos[editar]

Antimicrobial[editar]

L. reuteri es conocido por producir reuterina,[13]​ reutericin 6[14]​ y reutericyclin.[15]

Reuterin o Reuterina[editar]

A finales de los 1980s, Walter Dobrogosz, Ivan Casas y otros colegas descubrieron que L. reuteri produce una nueva sustancia antibiótico de amplio espectro vía fermentación de glycerol del organismo. Llamaron a esta sustancia reuterin, por Reuter. Reuterin Es un compuesto múltiple de equilibrio dinámico (sistema HPA, HPA) constando de 3-hydroxypropionaldehyde, su hidrato, y su dímero.[16][17]​ A concentraciones por encima de 1.4 M, el dímero de HPA era predominante. Sin embargo, a concentraciones relevantes para sistemas biológicos, HPA el hidrato era el más abundante, seguido por la forma de aldehído.[18]


Reuterin inhibe el crecimiento de algunas bacterias Gram-negativas y Gram-positivas, junto con levaduras, fungi y protozoo.[19]​ Los investigadores encontraron que L. reuteri puede segregar cantidades suficientes de reuterin para conseguir el deseado efectos anti-microbial. Además, es necesario aproximadamente de cuatro a cinco veces esta cantidad de reuterin para matar "bacterias" de flora intestinal (p.e. otras  especies Lactobacillus), esto permitiría a  L. reuteri  eliminar micro-organismos invasores sin hacer daño a la flora intestinal.

Algunos estudios cuestionan si la producción de reuterin  es esencial para la actividad beneficiosa de L. reuteri sobre la salud. El descubrimiento de que produce una sustancia antibiótico produjo más investigaciones. A principios de 2008, se confirmó que L. reuteri es capaz de producir reuterin en el tramo gastrointestinal, mejorando su capacidad de inhibir el crecimiento de E. coli.[20]

El clúster de gen que controla el biosynthesis de reuterin y cobalamin en el genoma de L. reuteri  es una isla genómica adquirida de una fuente anómala.[21]

Resultados clínicos en humanos[editar]

A pesar de que L. reuteri está presente naturalmente en humanos, no se encuentra en todos los individuos. La suplementación dietética puede sostener niveles altos de él en aquellas personas con deficiencias. Ingestiones de L. reuteri se muestran eficaces para colonizar los intestinos de individuos sanos. La colonización empieza a los pocos días de la ingestión, y prevalece a pesar de que meses después se deje de tomar poco a poco.[22]L. reuteri se encuentra en la leche materna.[23]​ Ingestiones por parte de la madre aumenta la cantidad de L. reuteri presente en su leche, y la probabilidad de que sea transferida al niño.[24]

L. reuteri beneficia a su anfitrión en diferentes maneras, particularmente por luchar con infecciones nocivas mediando el sistema inmunitario.[cita requerida]

Seguridad[editar]

La manipulación de la flora microbiana es compleja y puede causar interacciones con las bacterias naturales anfitrionas.[25]​ A pesar de que los probióticos, en general, está considerado seguro, las preocupaciones existen sobre su uso en ciertos casos.[26]​ Algunas personas, como aquellas con sistemas inmunitarios comprometidos, síndrome de intestino corto, sondas venosas centrales, enfermedad de válvula del corazón y niños prematuros, pueden tener un riesgo más alto de acontecimientos adversos.[27]​ Raramente, el consumo de probióticos puede causar bacteremia, fungemia y sepsis, potencialmente infecciones fatales, en niños con deficiente sistema inmunitario o quienes ya están críticamente enfermos.[28]

Salud intestinal[editar]

Uno de los efectos mejor documentados de L. reuteri es en el tratamiento de enfermedades diarreicas en niños, donde disminuye significativamente la duración de los síntomas.[29][30]​ El tratamiento de la diarrea rotavírica con L. reuteri acorta significativamente la duración de la enfermedad cuando es comparado con placebo. Este efecto es dosis -dependiente: más L. reuteri Consumido, más rápido termina la diarrea.[31]L. reuteri es eficaz como prophylactico para esta enfermedad; los niños lo consumen mientras están sanos tienen menos probabilidad de caer enfermos con diarrea.[32]​ Respecto a prevención de infecciones de intestinos, la búsqueda comparativa encontró L. reuteri es más potente que otros probioticos.[33][34]​ La investigación en animales encontró que reduce la motilidad intestinal.[35]

L. reuteri puede ser eficaz para el tratamiento de la enterocolitis necrotizante en prematuros. Meta-análisis de estudios aleatorizados en esta población,  sugieren que L. reuteri puede reducir la incidencia de la sepsis y acortar la duración requerida del tratamiento en el hospital.[36]

L. reuteri es un tratamiento eficaz contra el cólico[37][38]​infantil. Los estudios sugieren que los cólicos de los bebés tratados con L. reuteri experimentan una reducción en el tiempo de llanto en comparación con los tratados con simeticona[39]​ o placebo.[40]​ Sin embargo, el efecto sobre el cólico es todavía poco conocido, y no está claro por qué o cómo L. reuteri mejora sus síntomas. Una teoría sostiene que los bebés afectados lloran a causa de molestias gastrointestinales; si este es el caso, es plausible que L. reuteri de alguna manera actúa para disminuir esta molestia, ya que su habitat principal está en el interior del intestino.

La creciente evidencia indica L. reuteri es capaz de luchar contra el patógeno Helicobacter pylori, que causa úlceras pépticas y es endémica en partes del mundo en desarrollo. Un estudio mostró que la suplementación dietética de L. reuteri solo reduce, pero no erradica  H. pylori en el estómago.[41]​ Otro estudio encontró que la adición de L. reuteri a la terapia con omeprazol aumenta drásticamente (de 0% a 60%) la tasa de curación de H. pylori en pacientes infectados en comparación con el fármaco solo.[42]​ Sin embargo, otro estudio demostró que L. reuteri efectivamente suprime la infección de H. pylori y disminuye la aparición de los síntomas dispépticos, pero parece que no mejora el resultado de la terapia con antibióticos.[43]

Salud Oral[editar]

L. reuteri puede ser capaz de mejorar la salud dental, ya que se ha demostrado que puede eliminar Streptococcus mutans, una bacteria responsable de la caries dental. Una prueba con varios probióticos encontró que L. reuteri era la única de las especies capaces de bloquear S. mutans. Antes de la prueba en los seres humanos comenzaron, otro estudio que demostró que L. reuteri no tiene ningún efecto perjudicial sobre los dientes. Los ensayos clínicos demostraron que las personas cuyas bocas son colonizados con L. reuteri (a través de la suplementación de la dieta) tienen significativamente menos S. mutans.[44]​ debido a que estos estudios fueron a corto plazo, no se sabe si L. reuteri evita la aparición de caries. Sin embargo, ya que es capaz de reducir notoriamente el número de la bacterias causantes, esto sería de esperar.

La Gingivitis puede ser mejorado por el consumo de L. reuteri. Pacientes que sufren de gingivitis severa mostraron una disminución del sangrado de las encías, formación de la placa y otros síntomas asociados a la gingivitis  en comparación con el placebo después de masticar goma de mascar que contiene L. reuteri.[45]

Salud general[editar]

Mediante la protección contra muchas infecciones comunes, L. reuteri promueve el bienestar general, tanto en niños y adultos. Estudios Doble-ciego, aleatorizado en los centros de cuidado de niños han encontrado que niños amamantados con L. reuteri enferman con menos frecuencia, requieren menos visitas al médico y están ausentes menos días desde el centro en comparación con el placebo y la competencia del probiótico Bifidobacterium lactis.[46]

Resultados similares han sido encontrados en los adultos; los consumidores de L. reuteri a diario caen enfermos un 50% con menos frecuencia, datos medidos por la disminución de las bajas por enfermedad.[47]

Resultados en modelos animales[editar]

Los estudios científicos que requieren perjudicar a los sujetos (por ejemplo, exposiciones a un peligroso virus) no puede ser llevado a cabo en los seres humanos. Por lo tanto, muchos de los beneficios de L. reuteri han sido estudiados solo en diferentes especies animales, tales como cerdos y ratones.

En general, los estudios con animales en L. reuteri se hacen usando la cepa específica de la bacteria para tal animal.

Protección contra los agentes patógenos[editar]

L. reuteri confiere un alto nivel de resistencia a los patógenos Salmonella typhimurium, reduce a la mitad las tasas de mortalidad en los ratones.[48]​ lo mismo es cierto para los pollos[49]​ y pavos; L. reuteri modera mucho la morbilidad y la mortalidad causadas por este peligroso patógeno transmitido por los alimentos infectados.

L. reuteri es eficaz en parar las cepas nocivas de E. coli que afectan a sus anfitriones. Un estudio efectuado en los pollos mostraron que L. reuteri era tan potente como el antibiótico gentamicin en impedir las muertes relacionadas con E. coli.[50]

El protozoo parásito Cryptosporidium parvum que causa grave de diarrea acuosa, y que puede ser mortal en pacientes inmunocomprometidos (como en los individuos infectados con el VIH). L. reuteri es conocida por reducir los síntomas de C. parvum en infección en ratones[51]​ y cerdos.

Un cierto efecto protector contra la levadura Candida albicans ha sido encontrado en ratones, pero en este caso, L. reuteri no funciona tan bien como otros organismos probióticos, tales como L. acidophilus y L. casei.[52]

En crías comerciales de ganado, tales como lechones, el peso corporal y la tasa de crecimiento son buenos indicadores de la salud. Los animales criados en la suciedad, hacinamiento son menos saludables (y por lo tanto pesan menos) que sus contrapartes nacidos y criados en espacios limpios. En los pavos, por ejemplo, este fenómeno es bien conocido.[53]

Complementar la dieta de estos animales jóvenes con L. reuteri les ayuda a superar en gran medida las tensiones impuestas por el ambiente insalubre. Pavos alimentados con L. reuteri , desde el nacimiento, consiguen casi un 10% más de peso en adulto que sus compañeros de cría en las mismas condiciones.[54]​ Un estudio similar en los lechones mostró que L. reuteri es al menos tan eficaz como los  antibióticos en la mejora de peso corporal en condiciones de hacinamiento.[55]

El mecanismo por el que L. reuteri es capaz de apoyar el crecimiento saludable no es completamente entendido. Es posiblemente que sirve para proteger contra la enfermedad causada por S. typhimurium y otros patógenos (ver arriba), que son mucho más comunes en las granjas comerciales. Sin embargo, otros estudios han encontrado que puede ayudar cuando la disminución en el crecimiento  es causado enteramente por una falta de proteína en la dieta, y no por enfermedad contagiosa.[56]​ Esto plantea la posibilidad de que L. reuteri de alguna manera mejora la capacidad de los intestinos de absorber y procesar los nutrientes.

Lesión inducida por trauma o por química.[editar]

Cuando se tratan los tejidos del colon de las ratas con ácido acético causa una lesión similar a la condición humana en la colitis ulcerosa. El tratamiento de la herida de tejido con L. reuteri inmediatamente después de la extracción del ácido casi completamente revierte los efectos de la enfermedad,[57]​ lo que conduce a la posibilidad de que L. reuteri puede ser beneficioso en el tratamiento de la colitis en pacientes.

Además de su papel en la digestión, la pared intestinal es también de vital importancia en la prevención de la filtración de las bacterias dañinas y sus toxinas, "fugas" al torrente sanguíneo, etc. Esta filtración, conocida como "translocación" bacteriana, puede conducir a condiciones letales, tales como la sepsis. En los seres humanos, la filtración es más probable que ocurra siguiendo a eventos tales como lesiones del hígado y de la ingestión de algunos venenos. Después de la extirpación quirúrgica del hígado, en estudios con roedores o de la inyección con D-galactosamina,[58]​ una sustancia química que causa daños en el hígado, se ve que L. reuteri reduce significativamente la cantidad de translocación bacteriana[59]​.

El efecto anticáncer de la droga metotrexato causa grave de enterocolitis en dosis altas. L. reuteri mitiga mucho los síntomas de metotrexato-enterocolitis inducida en ratas, uno de los cuales es la translocación bacteriana.[60]

Relación con la dieta de los ratones, y reversibilidad de síntomas de anormalidades en el comportamiento[editar]

En ratones, carencia de L. reuteri causada por la dieta materna.[61]​ El desequilibrio microbiano del intestino, falta de L. reuteri, estaba relacionado con anormalidades en el comportamiento consistente con el autismo en los seres humanos. Estos síntomas fueron reversibles al complementar L. reuteri.

Referencias[editar]

  1. Orla-Jensen, S. 1919. The lactic acid Bacteria. Det Kongelige Danske Videnskasbernes Selskab. Naturvidenskabelige mathematiske Afdeling, NS 8.5.2
  2. Reuter G. (1965). «Das vorkommen von laktobazillen in lebensmitteln und ihr verhalten im menschlichen intestinaltrakt». Zbl. Bak. Parasit. Infec. Hyg. I Orig. 197 (S): 468-87. 
  3. «Lactobacillus reuteri sp. nov. a new species of heterofermentative lactobacilli». Zbl. Bakt. Hyg. Abt. Orig. C1: 264-9. 1980. 
  4. «Das vorkommen aerob wachsender grampositiver stabchen des genus Lactobacuillus beijerinck im darminhalt erwachsener menchen». Zbl. Bak. Parasit. Infec. Hyg. I Orig. 185 (S): 446-81. 1965. 
  5. «Classification of citratefermenting lactobacilli isolated from lamb stomach, sheep milk, and pecorino romano cheese». Zbl. Bakt. Hyg. Abt. Orig. C2: 349-56. 1981. 
  6. «Numerical taxonomy of Lactobacillus spp. associated with healthy and diseased mucosa of the human intestines». J. Appl. Bacteriol. 74 (3): 314-23. March 1993. PMID 8468264. doi:10.1111/j.1365-2672.1993.tb03031.x. 
  7. «Development of intestinal lactobacilli in normal piglets». J. Appl. Bacteriol. 79 (2): 230-6. August 1995. PMID 7592119. doi:10.1111/j.1365-2672.1995.tb00940.x. 
  8. «Taxonomy of lactobacilli isolated from the alimentary tract of chickens». Syst Appl Microbiol 6: 86-9. 1985. doi:10.1016/s0723-2020(85)80017-5. 
  9. «Systematics of the Lactobacillus population on rat intestinal mucosa with special reference to Lactobacillus reuteri». Antonie van Leeuwenhoek 61 (3): 175-83. April 1992. PMID 1325752. doi:10.1007/BF00584224. 
  10. Mitsuoka T (1992). «The human gastrointestinal tract». En Wood BJB, ed. The lactic acid bacteria in health and disease. 1. The lactic acid bacteria. New York: Elsevier Applied Science. pp. 69-114. 
  11. «Lactobacillus reuteri: An overview of a new probiotic for humans and animals». Microecol Therap 25: 221-31. 1997. 
  12. «Validation of the Probiotic Concept: Lactobacillus reuteri Confers Broad-spectrum Protection against Disease in Humans and Animals». Microbial Ecology in Health and Disease 12 (4). 2000. doi:10.3402/mehd.v12i4.8196. 
  13. «Production and isolation of reuterin, a growth inhibitor produced by Lactobacillus reuteri». Antimicrobial Agents and Chemotherapy 32 (12): 1854-8. 1988. PMC 176032. PMID 3245697. doi:10.1128/aac.32.12.1854. Consultado el 19 de enero de 2015. 
  14. «Production, purification and characterization of reutericin 6, a bacteriocin with lytic activity produced by Lactobacillus reuteri LA6». International Journal of Food Microbiology 34 (2): 145-56. 1997. PMID 9039561. doi:10.1016/s0168-1605(96)01180-4. Consultado el 19 de enero de 2015. 
  15. «Characterization of reutericyclin produced by Lactobacillus reuteri LTH2584». Applied and Environmental Microbiology 66 (10): 4325-33. 2000. PMC 92303. PMID 11010877. doi:10.1128/aem.66.10.4325-4333.2000. Consultado el 19 de enero de 2015. 
  16. «Acid-catalysed hydration of acrylalde. Kinetics of the reaction and isolation of β-hydroxypropionaldehyde». J Chem Soc: 490-8. 1950. doi:10.1039/jr9500000490. 
  17. «13C and 1H NMR study of formaldehyde reactions with acetaldehyde and acrolein. Synthesis of 2-(hydroxymethyl)-1,3-propanediol». Pol J Chem 55: 1393-1403. 
  18. «Purification and structural characterization of 3-hydroxypropionaldehyde and its derivatives». J. Agric. Food Chem. 51 (11): 3287-93. May 2003. PMID 12744656. doi:10.1021/jf021086d. 
  19. «Chemical characterization of an antimicrobial substance produced by Lactobacillus reuteri». Antimicrob. Agents Chemother. 33 (5): 674-9. May 1989. PMC 172512. PMID 2751282. doi:10.1128/aac.33.5.674. 
  20. «Glycerol induces reuterin production and decreases Escherichia coli population in an in vitro model of colonic fermentation with immobilized human feces». FEMS Microbiol. Ecol. 63 (1): 56-64. January 2008. PMID 18028400. doi:10.1111/j.1574-6941.2007.00412.x. 
  21. «Comparative genome analysis of Lactobacillus reuteri and Lactobacillus fermentum reveal a genomic island for reuterin and cobalamin production». DNA Res. 15 (3): 151-61. June 2008. PMC 2650639. PMID 18487258. doi:10.1093/dnares/dsn009. 
  22. «Safety and tolerance of Lactobacillus reuteri in healthy adult male subjects». Microbial Ecol Health Dis 8 (2): 41-50. 1995. doi:10.3109/08910609509141381. 
  23. «Occurrence of Lactobacillus reuteri, lactobacilli and bifidobacteria in human breast milk». Pediatr Res 58 (2): 415, abstract 353. 2005. doi:10.1203/00006450-200508000-00381. 
  24. «Intestinal microbiota in infants supplemented with the probiotic bacterium Lactobacillus reuteri». J Ped Gastroenterol Nutr 40 (5): 692, abstract PN 1-17. 2005. doi:10.1097/00005176-200505000-00232. 
  25. «Diet therapy for inflammatory bowel diseases: The established and the new». World J Gastroenterol 22 (7): 2179-94. 2016. PMC 4734995. PMID 26900283. doi:10.3748/wjg.v22.i7.2179. 
  26. «Probiotic use in clinical practice: what are the risks?». Am J Clin Nutr 83 (6): 1256-64; quiz 1446-7. 2006. PMID 16762934. 
  27. «Risk and safety of probiotics.». Clin Infect Dis. 60 Suppl 2: S129-34. 2015. PMC 4490230. PMID 25922398. doi:10.1093/cid/civ085. 
  28. «Probiotics in critically ill children». F1000Res 5: 407. 2016. PMC 4813632. PMID 27081478. doi:10.12688/f1000research.7630.1. 
  29. «Systematic review with meta-analysis: Lactobacillus reuteri DSM 17938 for diarrhoeal diseases in children». Aliment Pharmacol Ther 43 (10): 1025-34. May 2016. PMID 26991503. doi:10.1111/apt.13590. 
  30. Szajewska, H; Urbańska, M; Chmielewska, A; Weizman, Z; Shamir, R (September 2015). «Meta-analysis: Lactobacillus reuteri strain DSM 17938 (and the original strain ATCC 55730) for treating acute gastroenteritis in children». Benef Microbes 5 (3): 285-93. PMID 24463209. doi:10.3920/BM2013.0056. 
  31. «Bacteriotherapy with Lactobacillus reuteri in rotavirus gastroenteritis». Pediatr. Infect. Dis. J. 16 (12): 1103-7. December 1997. PMID 9427453. doi:10.1097/00006454-199712000-00002. 
  32. «Feeding of a probiotic for the prevention of community-acquired diarrhea in young Mexican children». Pediatr Res 39 (4 Part 2): 184A, abstract 1089. 1996. doi:10.1203/00006450-199604001-01111. 
  33. Romeo MG, Betta P, Oliveri S. (2006) Presented at the 5th Annual meeting of the Italian Society of Perinatal Medicine, Parma, Italy, 15–17 June 2006. Abstract published in J Perinat Med 34(Suppl 1): A9, abstract MSL_24.
  34. Guerrero M, Dohnalek M, Newton P, Kuznetsova O, Ruiz-Palacios G, Murphy T, Calva J, Hilty M, Costigan T., 1st World Congress of Pediatric Infectious Diseases, Dec. 1996, abstract no. 610:45-2.
  35. Wang, B.; Mao, YK.; Diorio, C.; Pasyk, M.; Wu, RY.; Bienenstock, J.; Kunze, WA. (Oct 2010). «Luminal administration ex vivo of a live Lactobacillus species moderates mouse jejunal motility within minutes». FASEB J 24 (10): 4078-88. PMID 20519636. doi:10.1096/fj.09-153841. 
  36. Athalye-Jape, G; Rao, S; Patole, S (9 de junio de 2015). «Lactobacillus reuteri DSM 17938 as a Probiotic for Preterm Neonates: A Strain-Specific Systematic Review.». JPEN J Parenter Enteral Nutr 40: 783-94. PMID 26059900. doi:10.1177/0148607115588113. 
  37. Schreck, Bird A; Gregory, PJ; Jalloh, MA; Risoldi Cochrane, Z; Hein, DN (2 de marzo de 2016). «Probiotics for the Treatment of Infantile Colic: A Systematic Review.». J Pharm Pract. PMID 26940647. doi:10.1177/0897190016634516. 
  38. Harb, T; Matsuyama, M; David, M; Hill, RJ (May 2016). «Infant Colic-What works: A Systematic Review of Interventions for Breast-fed Infants». J Pediatr Gastroenterol Nutr 62 (5): 668-86. PMID 26655941. doi:10.1097/MPG.0000000000001075. 
  39. «Lactobacillus reuteri (ATCC strain 55730) versus simethicone in the treatment of infantile colic: a prospective randomized study». Pediatrics 119 (1): 124-130. 2007. PMID 17200238. doi:10.1542/peds.2006-1222. 
  40. «Lactobacillus reuteri DSM 17938 in Infantile Colic: A Randomized, Double-Blind, Placebo-Controlled Trial». Pediatrics 126 (3): e526-e533. 2010. PMID 20713478. doi:10.1542/peds.2010-0433. 
  41. «Lactobacillus reuteri tablets suppress Helicobacter pylori infection—a double-blind randomised placebo-controlled cross-over clinical study». Kansenshogaku Zasshi 81 (4): 387-93. July 2007. PMID 17695792. 
  42. «Helicobacter pylori eradication with Lactobacillus reuteri. A double blind placebo-controlled study». Dig Liver Dis 37 (Suppl 1): S88, abstr. PO1.49. 2005. 
  43. «Inhibition of Helicobacter pylori infection in humans by Lactobacillus reuteri ATCC 55730 and effect on eradication therapy: a pilot study». Helicobacter 13 (2): 127-34. April 2008. PMID 18321302. doi:10.1111/j.1523-5378.2008.00593.x. 
  44. «Lactobacillus reuteri in bovine milk fermented decreases the oral carriage of mutans streptococci». Int. J. Food Microbiol. 95 (2): 219-23. September 2004. PMID 15282133. doi:10.1016/j.ijfoodmicro.2004.03.006. 
  45. «Decreased gum bleeding and reduced gingivitis by the probiotic Lactobacillus reuteri». Swed Dent J 30 (2): 55-60. 2006. PMID 16878680. 
  46. «Effect of a probiotic infant formula on infections in child care centers: comparison of two probiotic agents». Pediatrics 115 (1): 5-9. January 2005. PMID 15629974. doi:10.1542/peds.2004-1815. 
  47. «Increasing work-place healthiness with the probiotic Lactobacillus reuteri: a randomised, double-blind placebo-controlled study». Environ Health 4: 25. 2005. PMC 1298318. PMID 16274475. doi:10.1186/1476-069X-4-25. 
  48. Carbajal N, Sriburi A, Carter P, Dobrogosz W, Casas, I. Probiotic administrations of Lactobacillus reuteri protect mice from Salmonella typhimurium infection. Proceedings of the 36th Annual Meeting of the Association for Gnotobiotics. 1998 Jun 14–16; Bethesda (MD): Association for Gnotobiotics; 1998.
  49. Casas IA, Edens FW, Dobrogosz WJ. Lactobacillus reuteri: an effective probiotic for poultry and other animals. Lactic acid bacteria, 2nd ed. New York: Marcel Dekker, 1998: 475–518.
  50. «Principles of ex ovo competitive exclusion and in ovo administration of Lactobacillus reuteri». Poult. Sci. 76 (1): 179-96. January 1997. PMID 9037704. doi:10.1093/ps/76.1.179. 
  51. «Effect of Lactobacillus reuteri on intestinal resistance to Cryptosporidium parvum infection in a murine model of acquired immunodeficiency syndrome». J. Infect. Dis. 175 (1): 218-21. January 1997. PMID 8985225. doi:10.1093/infdis/175.1.218. 
  52. «Biotherapeutic effects of probiotic bacteria on candidiasis in immunodeficient mice». Infect. Immun. 65 (10): 4165-72. October 1997. PMC 175599. PMID 9317023. 
  53. Barnes JH (1993). «Evaluating poult growth and productivity during brooding». Turkeys 41: 23-4. 
  54. «Probiotic treatment with Lactobacillus reuteri protects commercial turkeys from avian growth depression». Biosci Microflora 17 (2): 141-7. 1998. doi:10.12938/bifidus1996.17.141. 
  55. Blanchard P, Gill P, Schulze H. Efficacy of Lactobacillus reuteri 1063-IA in pre- and post-weaning pigs. Hertfordshire SG5 4JG (UK): MLC Stotfold Pig Development Unit; 1998. Study Reference No. FF9801.
  56. «Avian growth depression in chickens induced by environmental, microbiological, or nutritional stress is moderated by probiotic administrations of Lactobacillus reuteri». Biosci Microflora 17 (2): 133-9. 1998. doi:10.12938/bifidus1996.17.133. 
  57. «The effect of exogenous administration of Lactobacillus reuteri R2LC and oat fiber on acetic acid-induced colitis in the rat». Scand. J. Gastroenterol. 28 (2): 155-62. February 1993. PMID 8382837. doi:10.3109/00365529309096063. 
  58. «Effect of Lactobacillus supplementation with and without arginine on liver damage and bacterial translocation in an acute liver injury model in the rat». Hepatology 25 (3): 642-7. March 1997. PMID 9049212. doi:10.1002/hep.510250325. 
  59. «The role of oral administration of oatmeal fermented by Lactobacillus reuteri R2LC on bacterial translocation after acute liver failure induced by subtotal liver resection in the rat». Scand. J. Gastroenterol. 30 (2): 180-5. February 1995. PMID 7732342. doi:10.3109/00365529509093259. 
  60. «The effects of Lactobacillus strains and oat fiber on methotrexate-induced enterocolitis in rats». Gastroenterology 111 (2): 334-44. August 1996. PMID 8690198. doi:10.1053/gast.1996.v111.pm8690198. 
  61. Buffington, Shelly A.; Prisco, Gonzalo Viana Di; Auchtung, Thomas A.; Ajami, Nadim J.; Petrosino, Joseph F.; Costa-Mattioli, Mauro. «Microbial Reconstitution Reverses Maternal Diet-Induced Social and Synaptic Deficits in Offspring». Cell 165 (7): 1762-1775. PMC 5102250. PMID 27315483. doi:10.1016/j.cell.2016.06.001. 

Enlaces externos[editar]