Alimento probiótico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Los alimentos probióticos son alimentos con microorganismos vivos adicionados que permanecen activos en el intestino en cantidad suficiente como para alterar la microbiota intestinal del huésped, tanto por implantación como por colonización. Pueden tener efectos beneficiosos cuando son ingeridos en cantidades suficientes.[1]​ Pueden atravesar el aparato digestivo y recuperarse vivos en los excrementos, pero también se adhieren a la mucosa intestinal.

En el año 2002, la Organización Mundial de la Salud (OMS) definió los probióticos como «Microorganismos vivos que, cuando son suministrados en cantidades adecuadas, promueven beneficios en la salud del organismo anfitrión».[2]

Contienen esta clase de microorganismos y, por tanto, son alimentos probióticos, los yogures frescos, el kéfir, el jocoque, chucrut, kimchi y muchos otros productos lacto-fermentados.

Estos productos, que se han denominado «alimentos funcionales», han supuesto un enorme aumento en los ingresos de los fabricantes, los cuales afirman que poseen propiedades saludables.[3]​ Actualmente, semejantes declaraciones no están respaldadas por pruebas científicas[4][5]​ y los reguladores de Europa piden que se aporten.[3]

A pesar de que los probióticos son considerados seguros, en ciertos casos pueden causar interacciones bacteria-huésped y efectos secundarios adversos.[6][7][8]

Efectos sobre la salud[editar]

Beneficios[editar]

Aunque se especula que hay numerosos efectos beneficiosos sobre la salud derivados del uso de probióticos comerciales, tales como la reducción de molestias gastrointestinales o el fortalecimiento del sistema inmunitario, tales afirmaciones no están respaldadas por pruebas científicas.[4][5]

Riesgos[editar]

Los probióticos se consideran generalmente seguros, pero actualmente se conoce que pueden causar efectos secundarios adversos en casos raros, que pueden llegar a ser graves.[6][7][8]

La manipulación de la microbiota intestinal es compleja y puede causar interacciones bacteria-huésped.[8]​ Algunas personas, como aquellas con inmunodeficiencia, síndrome del intestino corto, catéteres venosos centrales, enfermedad valvular cardíaca y bebés prematuros, pueden estar en mayor riesgo de efectos secundarios adversos.[6]​ En personas gravemente enfermas con enfermedad inflamatoria intestinal existe el riesgo de que las bacterias del tracto gastrointestinal pasen a los órganos internos (translocación bacteriana) y provoquen una bacteriemia, lo que puede causar consecuencias graves sobre la salud.[8]​ En casos raros, el consumo de probióticos por niños con una deficiencia inmunitaria o que ya están gravemente enfermos puede resultar en bacteriemia o fungemia (es decir, bacterias u hongos en la sangre), lo que puede conducir a la sepsis (una enfermedad potencialmente mortal).[7]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Olveira Fuster G, González-Molero I (mayo de 2007). «[Probiotics and prebiotics in clinical practice].[Article in Spanish]». Nutr Hosp (Revisión). 22 Suppl 2: 26-34. PMID 17679291. 
  2. FAO/WHO Working Group (abril-mayo de 2002). «Guidelines for the Evaluation of Probiotics in Food». Consultado el 10 de marzo de 2017. 
  3. a b OMS (septiembre de 2009). «Europa exige pruebas de las declaraciones de propiedades saludables». Boletín de la Organización Mundial de la Salud 87 (2009): 645-732. 
  4. a b Rijkers GT, de Vos WM, Brummer RJ, Morelli L, Corthier G, Marteau P (noviembre de 2011). «Health benefits and health claims of probiotics: bridging science and marketing». Br J Nutr (Revisión) 106 (9): 1291-6. PMID 21861940. doi:10.1017/S000711451100287X. 
  5. a b Slashinski MJ, McCurdy SA, Achenbaum LS, Whitney SN, McGuire AL (30 de octubre de 2012). «"Snake-oil," "quack medicine," and "industrially cultured organisms:" biovalue and the commercialization of human microbiome research». BMC Med Ethics (Revisión) 13: 28. PMC 3512494. PMID 23110633. doi:10.1186/1472-6939-13-28. 
  6. a b c Doron S, Snydman DR (15 de mayo de 2015). «Risk and safety of probiotics». Clin Infect Dis (Revisión). 60 Suppl 2: S129-34. PMC 4490230. PMID 25922398. doi:10.1093/cid/civ085. 
  7. a b c Singhi SC, Kumar S (29 de marzo de 2016). «Probiotics in critically ill children». F1000Res (Revisión). 5. pii: F1000 Faculty Rev-407. PMC 4813632. PMID 27081478. doi:10.12688/f1000research.7630.1. 
  8. a b c d Durchschein F, Petritsch W, Hammer HF (2016). «Diet therapy for inflammatory bowel diseases: The established and the new». World J Gastroenterol (Revisón) 22 (7): 2179-94. PMC 4734995. PMID 26900283. doi:10.3748/wjg.v22.i7.2179. 

Enlaces externos[editar]