Alimento prebiótico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Los prebióticos son una clase de alimentos funcionales,[1]​ definidos como: "Ingredientes no digeribles que benefician al organismo", mediante el crecimiento y/o actividad de ciertos microorganismos del colon (microbiota intestinal), mejorando la salud".[2]​ El significado literal de prebiótico es "promotor de vida" (contrario a antibiótico), ya que los prebioticos promueven el crecimiento de bacterias beneficiosas para la salud, tales como Lactobacillus y Bifidobacterium y otras. Hace más de 20 años se identificaron ciertos hidratos de carbono no digeribles por el humano, tales como fructooligosacáridos (FOS), inulina y galactooligosacáridos (GOS), capaces de enriquecer la microbiota intestinal con bacterias de los géneros Lactobacillus y Bifidobacterium. Desde entonces, otros hidratos de carbono no digeribles, tales como lactulosa y xilooligosacáridos (XOS) fueron reconocidos como prebioticos.[3]

Características[editar]

Las característica fundamentales que deben cumplir los alimentos para considerarse prebióticos son:[4]

  • Resistencia a la acidez gástrica, a la hidrólisis por enzimas de mamíferos y a la absorción gastrointestinal.
  • Capacidad de ser fermentados por la microbiota intestinal.
  • Estimulación selectiva del crecimiento y/o actividad de aquellas bacterias (u otros microorganismos) intestinales que contribuyen a la salud y bienestar. Aquellos microorganismos intestinales que contribuyen a la salud y bienestar se denominan probioticos.

Es así que los prebióticos estimulan a los probióticos y estos confieren beneficios a la salud del hospedador.

En general los prebioticos son hidratos de carbono, sin embargo existen recientes evidencias de que ciertos polifenoles podrían poseer características de prebióticos. Uno de los mejores hidratos de carbono 'no digestibles' investigados es la lactulosa (se trata de un azúcar compuesto por los azúcares naturales fructosa y galactosa). La lactulosa es en sí misma una sustancia prebiótica. En esta categoría de alimentos prebióticos se encuentran las fibra alimenticia, los fructooligosacáridos y la inulina. Todas estas moléculas pueden formar parte de la composición intrínseca de los alimentos o añadirse a los mismos (alimentos funcionales). Los alimentos prebióticos que mejor definen esta función son los hidratos de carbono similares a la inulina y se usan en la industria alimentaria como sustitutos de azúcares y grasas; suelen aportar a los alimentos textura, estabilizan la formación de espuma, mejoran las cualidades sensoriales (propiedades organolépticas) de los productos lácteos fermentados, galletas, mermeladas, el pan y la leche. La estructura molecular de la inulina resiste a la digestión en la parte superior del intestino, lo que evita su absorción y le permite continuar su recorrido intestinal hasta que llega al colon, donde se convierte en alimento para las bacterias allí presentes.

Temas relacionados[editar]

Referencias[editar]

  1. Recio Sánchez, I. «Alimentos funcionales». Diapositivas - Instituto de Fermentaciones Industriales (CSIC), España. Archivado desde el original el 28 de septiembre de 2007. Consultado el 2018. 
  2. Gibson GR, Roberfroid MB. Dietary modulation of the human colonic microbiota: introducing the concept of prebiotics. J Nutr. 1995 Jun;125(6):1401-12. PMID
  3. Vázquez, M.J; Alonso, J.L; Domı́nguez, H; Parajó, J.C (2000). «Xylooligosaccharides: manufacture and applications». Trends in Food Science & Technology 11 (11): 387-393. doi:10.1016/s0924-2244(01)00031-0. 
  4. Roberfroid, Marcel (2007). «Prebiotics: the concept revisited». The Journal of Nutrition 137 (3 Suppl 2): 830S-7S. ISSN 0022-3166. PMID 17311983. 

Enlaces externos[editar]