Movimiento derechos del hombre

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Derechos del hombre»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Movimiento derechos de los hombres en Bengala. Muestra a un hombre preguntando si es un pecado nacer hombre.

El movimiento derechos del hombre (MDH) es una parte del movimiento de hombres. Nace del movimiento de liberación de los hombres a principios de 1970. El movimiento derechos del hombre se compone de una variedad de grupos y personas que se preocupan por lo que consideran problemas, tales como la desventaja masculina, la discriminación de género y la opresión.[1] [2] El movimiento se centra en cuestiones de numerosos ámbitos de la sociedad (incluyendo la legislación familiar, la paternidad, la reproducción, la violencia doméstica) y los servicios del gobierno (incluyendo la educación, el servicio militar obligatorio, las redes de seguridad social y las políticas de salud) que creen que discriminan a los hombres.

Entre ellos, se pueden mencionar discriminaciones como el rechazo en los sectores de salud o de educación,[3] [4] bajo el pretexto de que pueden ser acosadores sexuales o que pueden maltratar a los niños, discriminación en los divorcios, donde generalmente se les da preferencia a las mujeres en lo que es custodia de los niños, aunque el hombre represente una mejor figura paterna,[5] [6] o en cualquier otro problema legal penal, donde muchas veces por el simple hecho de ser hombre recibe una condena más larga.[7]

Algunos estudiosos, como los que se referencian, consideran que todo el movimiento derechos de los hombres o partes del mismo son un contragolpe al feminismo.[8] Activistas de los derechos de los hombres niegan las afirmaciones de que los hombres tienen mayor poder, privilegio o ventaja que las mujeres y sostienen que el movimiento de mujeres ha "ido demasiado lejos" y perjudicado los hombres, sobre todo en áreas relacionadas con la custodia de los hijos, pensiones alimenticias y en la división de los bienes matrimoniales durante el divorcio.

Reclamos y actividades asociadas con el movimiento derechos del hombre han sido criticados por los estudiosos, el Southern Poverty Law Center y comentaristas. Algunos sectores del movimiento han sido descritos como misóginos.[9] [10] [11] [12] [13] [14]

Objetivo[editar]

El movimiento en su forma más pura, busca una igualdad de género e igualdad de oportunidades, donde nadie pueda ser excluido.[15]

Historia[editar]

Precursores[editar]

Marcha del Movimiento derechos de los hombres en India.

El término "derechos de los hombres" se utilizó por lo menos ya en febrero de 1856, cuando apareció en la Putnam's Magazine.[16]

Tres organizaciones de derechos de los hombres vagamente conectadas se formaron en Austria en el período de entreguerras. La Liga de los Derechos de los hombres fue fundada en 1926 con el objetivo de "combatir todos los excesos de la emancipación de la mujer".[17] [18] [19] [20] En 1927, el Liga Justitia para la Reforma del Derecho de Familia y la Liga Mundial Aequitas por los Derechos de los Hombres se separaron de la Liga de los Derechos de los hombres .[17] [18] Los tres grupos de derechos de los hombres se opusieron a la entrada de las mujeres al mercado laboral y a lo que vieron como la influencia corrosiva del movimiento de mujeres en las instituciones sociales y jurídicas. Criticaron la legislación sobre matrimonio y familia, especialmente la obligación de pagar la manutención conyugal y de los hijos a los ex esposas e hijos ilegítimos y apoyaron el uso de análisis de sangre para determinar la paternidad.[17] [18] Justitia y Aequitas publicaron sus propias revistas de corta vida, el Periódico de los derechos de los hombres y Autodefensa, en los que expresaron sus puntos de vista, fuertemente influenciados por las obras de Heinrich Schurtz, Otto Weininger y Jörg Lanz von Liebenfels. Las organizaciones dejaron de existir antes de 1939.[17] [18]

Formación de los movimientos[editar]

El moderno movimiento derechos del hombre surgió del movimiento de liberación de los hombres, que apareció en la primera mitad de la década de 1970 cuando algunos pensadores comenzaron a estudiar las ideas y las políticas feministas.[21] [22] El movimiento de liberación de los hombres reconoció el poder institucional de los hombres, mientras que hacía el examen crítico de los costos de la masculinidad tradicional.[21] A finales de la década de1970, el movimiento de liberación de los hombres se dividió en dos ramas separadas con puntos de vista opuestos: el movimiento de los derechos de los hombres pro-feministas y el antifeminista.[21] Activistas de los derechos de los hombres habían rechazado los principios feministas y se centraron en las áreas en las que creían los hombres estaban en desventaja, eran oprimidos o eran discriminados.[21] [22] [23] En los años 1980 y 90, activistas de los derechos de los hombres se opusieron a los cambios sociales perseguidos por las feministas y defendieron el orden de género tradicional en las familias, las escuelas y los lugares de trabajo.[24] Activistas de los derechos de los hombres veían a los hombres como un grupo oprimido[25] [26] [27] [28] y creían que la sociedad y los hombres habíán sido "feminizados" por el movimiento de mujeres.[25] [12] Sarah Maddison, una autora australiana, ha afirmado que Warren Farrell y Herb Goldberg "argumentan que, para la mayoría de los hombres, el poder es una ilusión y que las mujeres son las verdaderas detentadoras del poder en la sociedad a través de sus papeles como las cuidadoras primarias y como encargadas de la crianza de los niños ".[25]

Una de las primeras grandes organizaciones de derechos de los hombres fue la Coalición estadounidense de reforma de elementos del divorcio, fundada por Richard Doyle en 1971, de la que la Asociación de Derechos de los Hombres se escindió en 1973. [22] [29] Hombres Libres Inc. fue fundada en 1977 en Columbia, Maryland, generando varios capítulos en los años siguientes, los que finalmente se fusionaron para formar la Coalición Nacional de Hombres Libres[30] (ahora conocida como la Coalición Nacional de Hombres). Derechos de los Hombres, Inc. también se formó en 1977.[31] [30] En el Reino Unido, un grupo de derechos de los hombres que se autodenominaba Movimiento de Hombres del Reino Unido comenzó a organizarse a principios de la década 1990. [32] La Save Indian Family Foundation (SIFF) fue fundada en 2005 y en 2010 afirmó tener más de 30.000 miembros.[33] [34] [35]

Grupos de derechos de los hombres se han formado en algunos países europeos durante períodos de conservadurismo y de políticas de apoyo a las relaciones familiares y de género tradicionales.[36] En los Estados Unidos, el movimiento de los derechos de los hombres tiene lazos ideológicos con el neoconservadurismo.[37] [38] Activistas de los derechos de los hombres han recibido el apoyo mediante cabildeo de organizaciones conservadoras [39] y sus argumentos se han cubierto ampliamente en los medios neoconservadores.[40]

El movimiento de los derechos de los hombres se ha vuelto más ruidoso y más organizado desde el desarrollo de internet.[41] [42] Ha surgido la manósfera y sitios web de los derechos de los hombres han proliferado en Internet.[41] Los activistas se organizan principalmente en línea.[43] [44] El sitio más popular de los derechos de los hombres es A Voice for Men.[45] [46] Otros sitios dedicados a los temas de derechos de los hombres son el Retorno de los Reyes de Roosh V, la Fundación de Derechos de los Padres, MGTOW (Hombres que siguen su propio camino, por sus siglas en inglés), y los subreddits /r/MensRights y /r/TheRedPill.[47] [48] [49] Activistas de los derechos de los hombres a menudo utilizan la metáfora de la píldora roja y píldora azul de una escena en Matrix para identificarse entre sí en línea y en referencia al momento en que se dieron cuenta de lque los hombres del mundo están oprimidos.[43] [45] [46] [47]

Se han formado partidos políticos que se centran en los derechos de los hombres incluyendo el australiano Partido de los padres sin custodia (Igualdad parental)[50] y el israelí Partido derechos del hombre en la familia.[51] [52] [53]

La mayoría de los activistas de derechos de los hombres en los Estados Unidos son hombres blancos, de clase media y heterosexuales.[54] [55] [56] [44] Entre los activistas prominentes se incluyen Warren Farrell, [25] Herb Goldberg, [25] el autor de La Violación del Hombre Richard Doyle, [57] el miembro de A Voice for Men Paul Elam[45] y Asa Baber.[58] [59] Recientemente, varias mujeres se han convertido en voceras importantes del MDH, entre ellas Karen Straughan, Helen Smith y Erin Pizzey.[60]

Relación con el feminismo[editar]

Los estudiosos consideran al movimiento de los derechos de los hombres un contragolpe[8] o un contramovimiento[61] al feminismo. Bob Lingard y Peter Douglas sugieren que el ala conservadora del movimiento de los derechos de los hombres, antes que la posición en general de los movimientos de los derechos de los hombres, es una reacción antifeminista.[62] El estudioso de la masculinidad Jonathan A. Allan describió al movimiento de los derechos de los hombres como un movimiento reactivo que se define por su oposición a las mujeres y al feminismo, pero que aún no ha formulado sus propias teorías y metodologías fuera del antifeminismo.[63]

El movimiento de los derechos de los hombres consiste en diversos puntos de vista que rechazan las ideas feministas y profeministas.[64] Activistas de los derechos de los hombres han dicho que creen que el feminismo ha sobrepasado sus objetivos y perjudicado a los hombres.[21] [25] [56] [65] Creen que a los hombres se les han quitado derechos y que son víctimas del feminismo y las influencias feminizantes en la sociedad. [63] Ellos niegan que los hombres como grupo tengan poder institucional y privilegio[66] [64] y creen que los hombres son a menudo víctimas y están en desventaja con respecto a las mujeres.[67] [68] [21] [69] Grupos de derechos de los hombres en general, rechazan la idea de que el feminismo está interesado en los problemas de los hombres[64] y algunos activistas de los derechos de los hombres perciben el movimiento de mujeres como un complot para ocultar la discriminación contra los hombres.[21] [70] [71]

Reacciones y críticas[editar]

Sectores del movimiento de derechos del hombre han sido percibidos presentando tendencias misóginas.[9] [10] [25] [72] [12] [13] [14] [73] [74] [75] El Southern Poverty Law Center ha dicho que, si bien algunos de los sitios web, blogs y foros relacionados con el movimiento "dan voz a quejas legítimas y a veces inquietantes sobre el tratamiento dado a los hombres, lo que es más notable es el tono misógino que impregna a muchos de ellos".[11] [76] [77]

Cuestiones de las que se ocupa[editar]

El movimiento derechos del hombre se ocupa de una amplia variedad de temas, algunos de los cuales han generado sus propios grupos o movimientos, como el movimiento derechos de los padres, que se ocupa específicamente del divorcio y custodia de los hijos.[78] Algunos, si no muchos, de los temas de los derechos de los hombres se originan en cuestiones tales como doble estándar, roles de género y, según el sociólogo Allan Johnson, patriarcado.[79]

Adopción[editar]

Activistas de los derechos de los hombres buscan ampliar los derechos de los padres solteros en caso de adopción de sus hijos.[80] [81] Warren Farrell afirma que al no informar al padre de su embarazo, una mujer embarazada priva a un niño adoptado de una relación con el padre biológico. Propone que las mujeres pueden ser obligadas legalmente a hacer todos los esfuerzos razonables para notificar al padre de su embarazo dentro de los cuatro a cinco días.[81] En respuesta, el filósofo James P. Sterba se manifiesta de acuerdo en que por razones morales una mujer debe informar al padre del embarazo y la adopción, pero esto no debería aplicarse como un requisito legal, ya que podría dar lugar a una presión indebida, por ejemplo, la de tener un aborto.[82]

Leyes contra las dotes[editar]

Las organizaciones de derechos de los hombres, como Save Indian Family Foundation (SIFF) afirman que las mujeres hacen mal uso de la legislación destinada a protegerlas de la muerte de dote y de las novias quemadas vivas.[83] SIFF es una organización de derechos de los hombres en la India que se centra en el abuso de las leyes anti dote contra los hombres.[84] SIFF ha hecho campaña para abolir Sección 498A del Código Penal de India, que protege a las esposas de ser acosados por negarse a pagar la dote.[85] [86] SIFF afirma que las leyes antidote están siendo regularmente abusadas para resolver pequeños conflictos en el matrimonio[87] y que regularmente reciben llamadas de muchos hombres cuyas esposas han utilizado reclamos falsos de dotes para encarcelarlos.[88]

Custodia de los hijos[editar]

Dos manifestantes del grupo de derechos de padres Fathers 4 Justice en el Reino Unido protestando en Peterborough en 2010.

El derecho de familia es un área de profundo interés entre los grupos de derechos de hombres. Activistas de los derechos de los hombres argumentan que el sistema legal y las cortes de familia discriminan a los hombres, sobre todo en lo que respecta a la custodia de los hijos después del divorcio.[89] [90] [91] Creen que los hombres no tienen los mismos derechos de contacto o derechos equitativos de custodia que su ex cónyuge y utilizan estadísticas de las custodias otorgadas como prueba de parcialidad judicial contra los hombres.[92] Defensores de los derechos de los hombres tratan de cambiar el clima legal para éstos a través de cambios en el derecho de familia, por ejemplo, mediante el cabildeo para dictar leyes que harían a la custodia compartida el acuerdo de custodia por defecto, excepto en los casos en que uno de los padres no es apto o no desea ejercerla.[93] [92] Adoptaron la retórica feminista de los "derechos" y la "igualdad" en su discurso, que enmarca las cuestiones de custodia como una cuestión de derechos civiles básicos.[21] [61] [94] [95] Algunos activistas de los derechos de los hombres sugieren que la falta de contacto con sus hijos hace que los padres estén menos dispuestos a pagar las pensiones alimenticias.[96] Algunos otros citan el síndrome de alienación parental como una razón para conceder la custodia a los padres.[97]

Los críticos argumentan que la investigación empírica no apoya la noción de parcialidad judicial contra los hombres[89] y que los defensores de los derechos de los hombres interpretan las estadísticas en una forma que ignora el hecho de que la mayoría de los hombres no cuestiona la custodia.[92] Los académicos critican el encuadre retórico que se da a las decisiones de custodia, afirmando que los defensores de los derechos de los hombres apelan a "la igualdad de derechos", sin especificar que derechos constitucionales creen que han sido violados.[98] Los críticos afirman que la retórica de los grupos de los derechos de los hombres sobre las "necesidades" de los niños, que acompaña a su alegato en favor de la igualdad de derechos, ayuda a desviar las críticas de que está motivada por el interés propio y enmascara las propias reclamaciones de los defensores de los derechos de los hombres.[61] [99] Deborah Rhode sostiene que, contrariamente a las afirmaciones de algunos de los activistas de derechos de los hombres, la investigación muestra que la custodia legal conjunta no aumenta la probabilidad de que los padres pagarán la manutención de los hijos o permanecerán como padres involucrados.[100]

Circuncisión[editar]

Activistas de los derechos de los hombres ven la circuncisión, especialmente la circuncisión neonatal de rutina como una violación de la integridad genital de los hombres.[63] Critican que la mutilación genital femenina ha recibido más atención que la circuncisión masculina.[101]

Algunos médicos y académicos han argumentado que la circuncisión es una violación del derecho de los hombres a la salud y la integridad corporal,[102] [103] [104] [105] mientras que otros se muestran en desacuerdo.[106] [107] [108] [109]

Divorcio[editar]

Grupos de derechos de los hombres en los Estados Unidos comenzaron a organizarse en contra de la reforma del divorcio y problemas de custodia alrededor de la década de 1960. Los hombres que participaron en la organización temprana afirmaron que las leyes de familia y de divorcio los discriminaban y favorecían a sus esposas.[110] Richard Doyle escribió sobre el punto de vista del movimiento de derchos de los hombres en relación con el manejo en las cortes de los divorcios y los procesos de custodia de los hijos:

Los tribunales de divorcio son con frecuencia como el matadero, con casi la misma compasión y talento. Funcionan como las agencias de cobro de los honorarios de los abogados, que son indignantes, robando niños y extorsionando a los hombres de maneras flagrantemente inconstitucionales ... Los hombres son considerados como meros invitados en sus propios hogares, de los que pueden ser expulsados en cualquier momento sujetos a los caprichos de las esposas y los jueces. Los hombres son expulsados de su casa y alejados de sus hijos contra su voluntad; luego, cuando no pueden emitir suficientes cheques de pago como para mantener a dos familias se los denomina "padres fugitivos." En contra de todos los principios de la justicia, los hombres son arrojados a la cárcel por no poder pagar la pensión alimenticia y la manutención, sin importar cuan irrazonable o injusta sea la "obligación".[78]

Activistas de los derechos de los hombres afirman que los hombres están consciente o inconscientemente optando por no contraer matrimonio y participando en una "huelga de matrimonios", como resultado de la falta de beneficios en el matrimonio y las consecuencias emocionales y financieras del divorcio, incluyendo las pensiones alimenticias y las custodias de los hijos y las manutenciones.[111] [112] [113] Activistas de los derechos de los hombres han argumentado que las leyes de divorcio y custodia violan los derechos individuales de los hombres a igual protección. Gwendolyn Leachman escribió que este tipo de encuadre "resta importancia a los sesgos sistémicos que enfrentan las mujeres que justifican las leyes de protección de divorcio y custodia."[114]

Violencia doméstica[editar]

Defensores de los derechos de los hombres describen la violencia doméstica cometida por mujeres contra los hombres como un problema que es ignorado y se sub denuncia, [115] [116] en parte porque los hombres son reacios a describirse a sí mismos como víctimas.[116] Afirman que las mujeres son tan o más agresivas que los hombres en las relaciones[117] y que la violencia doméstica es simétrica, sin importar el sexo.[118] [119] Citan con frecuencia la investigación de conflictos de familia hecha por Murray Straus y Richard Gelles como evidencia de simetría de género. [120] [121] [119] [122] [123] Defensores de los derechos de los hombres sostienen que los sistemas judiciales aceptan con demasiada facilidad falsas acusaciones de violencia doméstica formuladas por mujeres contra sus parejas masculinas.[124] Christina Hoff Sommers ha comentado que "afirmaciones falsas acerca de la violencia doméstica masculina son omnipresentes e inmunes a la refutación."[125] Defensores de los derechos de los hombres han sido críticos de las protecciones legales, políticas y prácticas de las mujeres maltratadas, [119] [126] [127] haciendo campaña en pro de refugios de violencia doméstica para hombres maltratados[115] [116] y para que el sistema legal reciba educación acerca de la violencia de las mujeres contra los hombres.[115]

Algunos críticos han rechazado la investigación citada por activistas de derechos de los hombres y discuten sus afirmaciones de que este tipo de violencia de género sea simétrica,[11] [21] [117] [117] [128] [129] [130] argumentando que el enfoque en la violencia de las mujeres se debe a una agenda política para minimizar el problema de la violencia de los hombres contra las mujeres[128] y socavar los servicios a las mujeres maltratadas.[117] [130] Donileen Loseke, Mary Cavanaugh y Richard Gelles citan como ejemplo la oposición a la Ley de mujeres maltratadas de Minnesota, sostenida por la Asociación de Defensa de los Hombres, alegando que era discriminatoria porque protegía a las mujeres, pero no a los hombres.[119]

Educación[editar]

Activistas de los derechos de los hombres describen la educación de los niños como en crisis, con los niños que tienen reducido el rendimiento escolar y la motivación en comparación con las niñas.[131] Los partidarios culpan a la influencia del feminismo en la educación por la discriminación y la opresión sistemática de los niños en el sistema educativo.[132] Critican lo que describen como la "feminización" de la educación, afirmando que el predominio de profesoras, el enfoque en las necesidades de las niñas, así como planes de estudio y métodos de evaluación que favorecen a las niñas han resultado represivas y restrictivas para hombres y niños.[131] [133]

Grupos de derechos de los hombres piden un mayor reconocimiento de la masculinidad, un mayor número de modelos masculinos a seguir, más deportes competitivos y las mayores responsabilidades para los niños en el entorno escolar. También han defendido rutinas escolares claras, estructuras escolares más tradicionales, incluyendo clases de un solo sexo y disciplina más estricta.[133]

Los críticos sugieren que los grupos de derechos de los hombres ven a los niños como un grupo homogéneo que comparte experiencias comunes en la escolarización y que no tienen suficientemente en cuenta en su análisis cómo las respuestas a los planteamientos educativos pueden ser diferentes según la edad, la cultura, la etnia, la sexualidad, la religión y clase.[133]

En Australia, el discurso del movimiento de los derechos de los hombres ha influido en los documentos de política del gobierno; menor impacto se ha notado en el Reino Unido, donde las feministas han tenido históricamente menos influencia en la política educativa.[132]

Privilegio femenino[editar]

El movimiento derechos del hombre niega que los hombres sean privilegiados en relación con las mujeres.[134] El movimiento se divide en dos bandos: los que consideran que los hombres y las mujeres son perjudicados por igual por el sexismo y los que ven que la sociedad brinda respaldo a la degradación de los hombres y a la defensa de privilegio femenino.[134]

Estructuras gubernamentales[editar]

Grupos de derechos de los hombres han pedido la creación de estructuras gubernamentales enfocadas en asuntos masculinos, destinadas a abordar los problemas específicos de los hombres y niños, incluyendo la educación, la salud, el trabajo y el matrimonio.[135] [136] [137] Grupos de derechos de los hombres en India han pedido la creación de un Ministerio de bienestar de los hombres y de una Comisión nacional para los hombres, así como la abolición de la Comisión nacional de la mujer.[135] [138] [139] En el Reino Unido, la creación de un Ministerio de hombres análogo al existente Ministerio de la Mujer, ha sido propuesta por David Amess, miembro de la Cámara de los Comunes y Lord Northbourne, pero fueron rechazadas por el gobierno de Tony Blair.[136] [140] [141] En los Estados Unidos, Warren Farrell encabeza una comisión se centra en la creación de un "Consejo de la Casa Blanca sobre Niños y Hombres" como contrapartida al "Consejo de la Casa Blanca sobre Mujeres y Niñas", que se formó en marzo de 2009.[131] [137]

Salud[editar]

Activistas de los derechos de los hombres ven los problemas de salud que enfrentan los hombres y sus ciclos de vida más cortos en comparación con las mujeres como evidencia de la discriminación y la opresión.[78] [142] Afirman que el feminismo ha dado lugar a que los problemas de salud de las mujeres sean privilegiados a expensas de los de los hombres.[143] Apuntan a mayores tasas de suicidio en los hombres en comparación con las mujeres, [142] [143] y destacan la financiación de los problemas de salud de los hombres en comparación con las de las mujeres, señalando que la investigación del cáncer de próstata recibe menos fondos que la investigación del cáncer de mama.[142] [144] David Benatar ha sugerido que debe invertirse más dinero en la investigación de salud de los hombres con el fin de reducir la disparidad entre hombres y mujeres en cuanto a esperanza de vida se refiere.[145]

Algunos han criticado estas afirmaciones,[128] [142] [146] indicando, como Michael Messner dice, que sus peores resultados de salud son los altos costos pagados por los hombres "de conformidad con las definiciones estrechas de la masculinidad que prometen llevarlos a obtener estatus y privilegio" "[146] y que estos costos caen desproporcionadamente sobre los hombres marginados social y económicamente.[146] Desde este punto de vista, y de acuerdo con Michael Flood, la salud de los hombres mejoraría "derribando nociones destructivas de la masculinidad, un sistema económico que valora los beneficios y la productividad sobre la salud de los trabajadores y la ignorancia de los proveedores de servicios" en lugar de culpar al movimiento feminista de la salud. [128]

Servicio militar[editar]

Activistas de derechos de los hombres en los EE.UU. han sostenido que el servicio militar obligatorio para los varones es un ejemplo de discriminación contra los hombres.[78] [2]

En 1971, los opositores a la guerra en los Estados Unidos iniciaron una demanda colectiva alegando que el reclutamiento solo de varones violaba sus derechos a igual protección bajo la Constitución de Estados Unidos.[147] [148] Cuando el caso, Rostker v. Goldberg , llegó a la Corte Suprema en 1981, fueron apoyados por un grupo de derechos de hombres y varios grupos de mujeres, entre ellas la Organización Nacional de la Mujer (NOW por sus siglas en inglés. [148] Sin embargo, la Corte Suprema confirmó la Ley de Servicio Militar Selectivo, afirmando que "el argumento para reclutar a las mujeres se basa en consideraciones de equidad, pero el Congreso tenía derecho, en el ejercicio de sus facultades constitucionales, a centrarse en la cuestión de la necesidad militar, en lugar de en la equidad." [147] [149]

Fraude de paternidad[editar]

Grupos de derechos de hombres y de padres han declarado que existen altos niveles de paternidad mal atribuída o "fraude de paternidad", donde los hombres están criando y/o manteniendo financieramente niños que no son biológicamente suyos.[150] Ellos tienen puntos de vista biológicos sobre la paternidad, con énfasis en el imperativo de que la paternidad es de base genética, en lugar de basarse en los aspectos sociales.[150] [151] Afirman que los hombres no deben ser obligados a mantener a los niños engendrados por otro hombre[152] y que los hombres se ven perjudicados porque se crea una relación entre un hombre y sus hijos no biológicos al tiempo que niega a los niños y su padre biológico la experiencia y el conocimiento de su historia genética. Además, a los padres no biológicos se les niegan los recursos necesarios para tener sus propios hijos biológicos en otra relación.[150] Activistas de los derechos de los hombres apoyan el uso de pruebas de paternidad para tranquilizar a los padres presuntos sobre la paternidad del niño;[152] grupos de derechos de los hombres y de los padres han solicitado se efectúen pruebas de paternidad obligatorias a todos los niños.[150] [153] [154] Han hecho campaña enérgicamente en apoyo de los hombres que se ha demostrado mediante pruebas genéticas no ser el padre biológico de los niños, pero que sin embargo están obligados a ser financieramente responsables de los mismos.[151] Impulsados por estas preocupaciones, los legisladores en ciertas jurisdicciones han apoyado este punto de vista biológico y han aprobado leyes que proporcionan alivio en los pagos de manutención de niños, cuando se demostró que determinado hombre no era el padre biológico.[150] [151] Grupos de derechos de los hombres australianos se han opuesto a las recomendaciones de un informe de la Comisión de Reforma Legislativa de Australia y del Consejo Nacional de Salud y de Investigación Médica que requeriría el consentimiento de ambos padres para la prueba de paternidad de los niños pequeños[152] y a las leyes que harían ilegal obtener una muestra para la prueba de ADN, sin el consentimiento de la persona muestreada.[155] El sociólogo Michael Gilding afirma que los activistas de derechos de los hombres han exagerado la magnitud de la paternidad mal atribuída, que él estima en alrededor del 1 al 3%.[153] [156] [157] Se opuso por innecesarias a los llamados de efectuar pruebas de paternidad obligatorias a todos los niños.[153]

Prisión[editar]

Activistas de los derechos de los hombres señalan la aplicación de penas de prisión distintas para hombres y mujeres como evidencia de discriminación.[158] [159] [160] Warren Farrell cita evidencia de que los hombres reciben penas de prisión más severas y son más propensos a ser condenados a muerte en Estados Unidos. Él critica la creencia de la sociedad de que las mujeres son más inocentes y creíbles, así como las defensas basadas en las mujeres maltratadas y el infanticidio.[160] Critica las condiciones de los hombres en las cárceles y la falta de atención por las autoridades a la violación en prisión de hombre a hombre.[160]

Violación[editar]

Acusaciones falsas contra los hombres[editar]

Algunos activistas de los derechos de los hombres se ocupan de las falsas acusaciones de violación y de asalto sexual[161] con el deseo de proteger a los hombres de las consecuencias negativas de las mismas.[162] Citando investigaciones, incluyendo la de Eugene Kanin y la de la Fuerza Aérea de los EE.UU., afirman que entre el 40 al 50% o más de las acusaciones de violación pueden ser falsas.[163] [164] [165] Sostienen que las acusaciones falsas son una forma de violación psicológica.[163] [166] Afirman que la posibilidad de dar el nombre del acusado mientras que el acusador cuenta con el anonimato, alienta el abuso.[167] [168] [169] Robert O'Hara de Una voz para los hombres afirmó en una entrevista de junio 2014 que "esta es una de esas cuestiones sobre las que es fácil crear tanta histeria, porque tenemos esta inclinación natural de querer proteger a las mujeres, sobre todo de la violación, que todo este tema ha sido utilizado por las feministas para reunir el poder político, mucho, y dinero. Todo el asunto se ha utilizado como una estafa ".[170]

Criminalización de la violación marital[editar]

Algunos grupos de derechos de los hombres se oponen a la legislación y a las decisiones judiciales que penalizan a violación conyugal en el Reino Unido,[171] [172] [173] [174] , en los Estados Unidos[119] [175] y en India.[176] Las razones de la oposición incluyen preocupaciones sobre falsas acusaciones relacionadas con procesos de divorcio,[177] [178] [179] la creencia de que el sexo dentro del matrimonio es parte de la institución[180] [181] y en India la ansiedad acerca de las relaciones [182] y acerca del futuro del matrimonio con tal legislación, que da a las mujeres "derechos groseramente desproporcionados".[183] Virag Dhulia de la Save Indian Family Foundation, una organización de derechos de los hombres, se ha opuesto a los esfuerzos recientes de criminalidad la violación conyugal en la India, con el argumento de que "ninguna relación funcionará si se aplican estas reglas."[182]

Derechos reproductivos[editar]

En 2006, el Centro Nacional de Hombres estadounidense respaldó una demanda conocida como Dubay v. Wells. El caso trataba sobre si los hombres debían tener la oportunidad de rechazar todos los derechos y responsabilidades de paternidad en caso de un embarazo no planeado. Los partidarios dijeron que esto permitiría a la mujer contar con el tiempo para tomar una decisión informada y dar a los hombres los mismos derechos reproductivos que a las mujeres. [184] El caso y la apelación fueron desestimados; la Corte de Apelaciones de los Estados Unidos (Sexto Circuito) indicó que ningún padre tiene derecho a cortar sus responsabilidades financieras para con un niño, y que "la afirmación de Dubay de que el derecho de un hombre a negar la paternidad sería análogo a un derecho de la mujer al aborto se basa en una falsa analogía ".[185] [186]

Seguridad social y seguros[editar]

Grupos de derechos de los hombres sostienen que las mujeres reciben prestaciones de seguridad social y fiscales superiores que los hombres.[64] Warren Farrell afirma que hombres en los Estados Unidos pagan más por la seguridad social, pero que las mujeres en total reciben más en beneficios y que esa discriminación contra los hombres en los seguros y las pensiones no ha sido reconocida.[187]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Gavanas, Anna (2004). Fatherhood Politics in the United States: Masculinity, Sexuality, Race, and Marriage. Urbana: University of Illinois Press. p. 11. ISBN 0-252-02884-8. «All these cases of perceived discrimination make up the men's rights view that men are considered, by government and society, to be more expendable than women.» 
  2. a b Stephen Blake Boyd, W. Merle Longwood, Mark William Muesse, ed. (1996). Redeeming men: religion and masculinities. Westminster John Knox Press. p. 17. ISBN 978-0-664-25544-2. «In contradistinction to profeminism, however, the men's rights perspective addresses specific legal and cultural factors that put men at a disadvantage. The movement is made up of a variety of formal and informal groups that differ in their approaches and issues; Men's rights advocates, for example, target sex-specific military conscription and judicial practices that discriminate against men in child custody cases.» 
  3. Cappon, Paul (2011). «Exploring the ‘Boy Crisis’ in Education» (en inglés). Alemania. Consultado el 23 de marzo de 2015. 
  4. «The New Gender Gap: Exploring the ‘Boy Crisis’ in Education» (en inglés). enero de 2011. Consultado el 23 de marzo de 2015. 
  5. «Divorce and Fatherhood Statistics» (en inglés). Consultado el 23 de marzo de 2015. 
  6. Kuhn, Richard; Guidubaldi, John (1997). «Study: Child custody policies and divorce rates». Proactive Change (en inglés) (Washington D.C.). Consultado el 23 de marzo de 2015. 
  7. Lee, Gang. Gender Differences in Criminal Sentencing: Do Effects Vary Across Violent, Property, and Drug Offenses?. 
  8. a b See, for example:
  9. a b Ruzankina, E.A. (2010). «Men's Movements and Male Subjectivity». Archeology of Eurasia 49 (1): 8–16. 
  10. a b Glenn, Sacks. «Confronting Woman-Bashing in the Men's Movement». glennsacks.com. Consultado el 13 August 2014. 
  11. a b c Potok, M; Schlatter S (Spring 2012). «Men's Rights Movement Spreads False Claims about Women». Intelligence Report (Southern Poverty Law Center) 145. Consultado el 2013-03-07. 
  12. a b c Chris Beasley (2005). Gender and Sexuality: Critical Theories, Critical Thinkers. Thousand Oaks, CA: SAGE Publications. p. 180. ISBN 978-0-7619-6979-2. Consultado el 10 April 2015. 
  13. a b Kimmel, Michael; Kaufman, Michael (1997). «Weekend Warriors». En Mary R. Walsh. Women, Men and Gender. Yale University Press. p. 407. ISBN 978-0-300-06938-9. 
  14. a b Menzies, 2007, p. 71.
  15. Zohrab, Peter (2002). Sex, Lies & Feminism (en inglés). Nueva Zelanda. Consultado el 23 de marzo de 2015. 
  16. Putnam's Magazine, Volume 7 Issue 38 published February 1856, pages 208–214 "A Word for Men's Rights"
  17. a b c d {Malleier, Elisabeth (2003). «Der 'Bund für Männerrechte'. Die Bewegung der 'Männerrechtler' im Wien der Zwischenkriegszeit». Wiener Geschichtsblätter 58 (3): 208–233. 
  18. a b c d Wrussnig, Kerstin Christin (2009). «'Wollen Sie ein Mann sein oder ein Weiberknecht?' Zur Männerrechtsbewegung in Wien der Zwischenkriegszeit». Master's thesis: University of Vienna. 
  19. «Men's Rights League in Vienna». The New York Times. 10 March 1926. p. 20. Consultado el 6 June 2013. «A 'League for Men's Rights' was founded today to protect men against Austrian feminism, which has grown rapidly since the war.» 
  20. Healy, Maureen (2004). Vienna and the Fall of the Habsburg Empire: Total War and Everyday Life in World War I. Cambridge UP. p. 272. ISBN 9780521831246. «As historians Sigrid Augeneder and Gabriella Hauch explain, legally removing women from traditional male jobs constituted one facet of the return to a 'healthy order' (gesunde Ordnung) in the postwar period. Hauch discusses the somewhat comical 'League for Men's Rights' founded in the 1920s to "protect the endangered existence of men.» 
  21. a b c d e f g h i Messner, Michael A. (1998). «The Limits of the "Male Sex Role": An Analysis of the Men's Liberation and Men's Rights Movement's Discourse». Gender & Society 12 (3): 255–276. doi:10.1177/0891243298012003002. 
  22. a b c Newton, 2004, p. 190–200.
  23. de Castella, Tom (2 May 2012). «Just who are men's rights activists?». BBC News Magazine. Consultado el 7 March 2015. 
  24. Lingard, Bob; Mills, Martin; Weaver-Hightower, Marcus B (2012). «Interrogating recuperative masculinity politics in schooling». International Journal of Inclusive Education 16 (4): 407–421. doi:10.1080/13603116.2011.555095. «The concept of recuperative masculinity politics was developed by Lingard and Douglas (1999) to refer to both mythopoetic (Biddulph 1995, 2010; Bly 1990) and men's rights politics (Farrell 1993). Both of these rejected the move to a more equal gender order and more equal gender regimes in all of the major institutions of society (e.g. the family, schools, universities, workplaces) sought by feminists and most evident in the political and policy impacts in the 1980s and 1990s from second-wave feminism of the 1970s. 'Recuperative' was used to specifically indicate the ways in which these politics reinforced, defended and wished to recoup the patriarchal gender order and institutional gender regimes.» 
  25. a b c d e f g Maddison, Sarah (1999). «Private Men, Public Anger: The Men's Rights Movement in Australia». Journal of Interdisciplinary Gender Studies 4 (2): 39–52. 
  26. Pease, Bob; Camilleri, Peter (2001). «Feminism, masculinity and the human services». Working with men in the human services. Crow's Nest, N.S.W.: Allen & Unwin. pp. 3–4. ISBN 978-1-86508-480-0. 
  27. Kahn, Jack S (2009). An introduction to masculinities. Chichester, U.K.: Wiley-Blackwell. p. 202. ISBN 978-1-4051-8179-2. 
  28. Williams, Gwyneth I (2001). «Masculinity in Context: An Epilogue». En Williams, Rhys H. Promise Keepers and the New Masculinity: Private Lives and Public Morality. Lanham: Lexington Books. p. 107. ISBN 978-0-7391-0230-5. 
  29. Lee, Calinda N. (2003). «Fathers' Rights». En Carroll, Bret E. American Masculinities: A Historical Encyclopedia One. Thousand Oaks, Calif.: SAGE Publications. p. 167. ISBN 978-0-7619-2540-8. 
  30. a b Ashe, 2007, p. 63.
  31. Chafetz, Janet Saltzman (2006). Handbook of the sociology of gender. New York: Springer Science+Business Media. p. 168. ISBN 0-387-32460-7. 
  32. Dunphy, 2000.
  33. Karnad, Raghu (3 December 2007). «Now, Is That Malevolence?». Outlook magazine. Consultado el 28 March 2013. 
  34. Polanki, Pallavi (17 July 2010). «Men Who Cry». OPEN. Archivado desde el original el July 21, 2010. Consultado el May 3, 2013. 
  35. «Members of men's rights body meet». The Times of India. October 8, 2008. Consultado el May 3, 2013. 
  36. Ruxton, Sandy; van deer Gaag, Nikki (2013). «Men's involvement in gender equality – European perspectives». Gender & Development (Routledge) 21 (1): 161–175. doi:10.1080/13552074.2013.767522. 
  37. Menzies, 2007, p. 77.
  38. Flood, 2007, p. 430–433.
  39. Berman, Judy (November 5, 2009). «"Men's rights" groups go mainstream». Salon. Consultado el March 21, 2013. 
  40. Connell, R. W. (2005). «Change among the Gatekeepers: Men, Masculinities, and Gender Equality in the Global Arena». Signs (University of Chicago Press) 30 (3): 1801–1825. doi:10.1086/427525. Consultado el March 21, 2013. 
  41. a b Kimmel, Michael (2013). Angry White Men: American Masculinity as the End of an Era. New York: Nation Books. pp. 113–115. ISBN 978-1-56858-696-0. 
  42. Chowdhury, Romit (2014). «Conditions of Emergence: The Formation of Men's Rights Groups in Contemporary India». Indian Journal of Gender Studies 21 (1): 27–53. doi:10.1177/0971521513511199. 
  43. a b «Men's rights movement: why it is so controversial?». The Week. February 19, 2015. Consultado el April 1, 2015. 
  44. a b Katz, Jackson (2015). «Engaging men in prevention of violence against women». En Johnson, Holly; Fisher, Bonnie; Jaquier, Véronique. Critical issues on violence against women: international perspectives and promising strategies. New York: Routledge. p. 237. ISBN 978-0-415-85624-9. 
  45. a b c Serwer, Adam; Baker, Katie J.M. (February 6, 2015). «How Men's Rights Leader Paul Elam Turned Being A Deadbeat Dad Into A Moneymaking Movement». BuzzFeed. Consultado el March 31, 2015. 
  46. a b Sharlet, Jeff (March 2015). «Are You Man Enough for the Men's Rights Movement?». GQ. Consultado el April 1, 2015. 
  47. a b Kelly, R. Todd (October 20, 2013). «The Masculine Mystique». The Daily Beast. Consultado el April 1, 2015. 
  48. Tracy Clark-Flory, “Feminism is a sexual strategy”: Inside the angry online men’s rights group “Red Pill”, Salon.com, 1 July 2014
  49. Hanna Rosin, "Dad’s Day in Court: The perception that family law is unfair to fathers is not exactly true", slate.com, 13 May 2014.
  50. Sawer, Marian (2002). «In safe hands? Women in the 2001 election». En Warhurst, John; Simms, Marian. 2001: The centenary election. St Lucia, Qld.: University of Queensland Press. p. 255. ISBN 978-0-7022-3303-6. 
  51. Weitz, Udo (26 December 2003). «Run-up to election shows Israelis are as fragmented as ever». USA today. Consultado el 23 April 2013. 
  52. Bennet, James (19 January 2003). «Israeli Parties Clamor for Votes in Divided Society». The New York Times (New York: NYTC). ISSN 0362-4331. Consultado el 23 April 2013. 
  53. «Israel's fringe parties take root». Eugene Register-Guard. January 2, 2003. Consultado el 23 April 2013. 
  54. Gavanas, Anna (2004). Fatherhood Politics in the United States: Masculinity, Sexuality, Race, and Marriage. Urbana: University of Illinois Press. p. 11. ISBN 0-252-02884-8. «Despite their claims of victimhood, men's and fathers' rights advocates are usually white, middle-class, heterosexual men who tend to overlook their institutional and socioeconomical advantages in work and the family...» 
  55. Coston, Bethany M.; Kimmel, Michael (2013). «White Men as the New Victims: Reverse Discrimination Cases and the Men's Rights Movement». Nevada Law Journal 13 (2): 368–385. Consultado el March 31, 2015. «Where are the Men's Rights guys when it comes to 'other' men? Men's Rights is almost entirely a movement of angry, straight, white men.» 
  56. a b Cahill, Charlotte (2010). «Men's movement». En Chapman, Roger. Culture Wars: An Encyclopedia of Issues, Viewpoints, and Voices. Armonk: M.E. Sharpe. pp. 354–356. ISBN 978-1-84972-713-6. 
  57. Mason, Christopher P. (2006). Crossing Into Manhood: A Men's Studies Curriculum. Youngstown: Cambria Press. ISBN 978-1-934043-30-1. 
  58. Goldberg, Stephanie B. (1995). «Make Room for Daddy». American Bar Association Journal 83 (2): 48–52. 
  59. Kimmel, Michael S. (2006). Manhood in America: A Cultural History (2nd edición). New York: Oxford University Press. p. 302. ISBN 978-0-19-518113-5. 
  60. Blake, M. (2014). The Men's Rights Movement and the Women Who Love It. Mother Jones, Mon Aug. 11, 2014.
  61. a b c Williams, Rhys H. (1995). «Constructing the Public Good: Social Movements and Cultural Resources». Social Problems (University of California Press) 42 (1): 134–135. doi:10.2307/3097008. Consultado el March 4, 2013. «Another example of contractual model rhetoric is in the language of the Men's Rights movement. As a countermovement to the feminist movement, it has concentrated on areas generally thought of as family law—especially divorce and child custody laws. The movement charges that maternal preference in child custody decisions is an example of gender prejudice, with men the ones who are systematically disadvantaged... Men's Rights groups... have adopted much of the rhetoric of the early liberal feminist movement... Similarly, along with the appeal to "equal rights for fathers"... the Men's Rights movement also uses a rhetoric of children's "needs"... The needs rhetoric helps offset charges that their rights language is motivated by self-interest alone.» 
  62. Lingard, Bob; Douglas, Peter. Men engaging feminisms: pro-feminism, backlashes and schooling. p. 36. «While conservative elements of the men's rights position overtly describe themselves as a 'backlash' to feminism, their more liberal counterpart’s self-proclaimed commitment to 'the true equality of both sexes and to the liberation of both sexes from their traditional roles' (Clatterbaugh 1997: 89) make it problematic to describe the men's rights position in general as nothing more than a backlash against feminism.» 
  63. a b c Allen, Jonathan A. (March 9, 2015). «Phallic Affect». Men and Masculinities. doi:10.1177/1097184X15574338. 
  64. a b c d Flood, 2007, p. 430–433.
  65. Allen, Jonathan A. (March 9, 2015). «Phallic Affect». Men and Masculinities. doi:10.1177/1097184X15574338. «The men's rights movement is distinct from other explorations of masculinity insofar as the movement itself is fundamentally situated in opposition to feminist theory and activism.» 
  66. Kimmel, Michael S. (1987). «Men's Responses to Feminism at the Turn of the Century». Gender & Society 1 (3): 261–283. doi:10.1177/089124387001003003. 
  67. Dunphy, 2000, p. 88.
  68. Flood, 2007, p. 418–422.
  69. Flood, 2007, p. 21.
  70. Whitaker, Stephen (2001). «Gender Politics in Men's Movements». En Vannoy, Dana. Gender Mosaics: Social Perspectives. New York: Oxford University Press. pp. 343–351. ISBN 978-0-19-532998-8. 
  71. Flood, 2007, p. [ 418–422].
  72. Clatterbaugh, 1997, pp. 77, 88.
  73. Brod, Harry; Kaufman, Michael, eds. (1994). Theorizing masculinities. Thousand Oaks, Calif.: SAGE Publications. p. 162. ISBN 978-0-8039-4903-4. 
  74. Pease, Bob (2000). Recreating men: postmodern masculinity politics. Thousand Oaks, Calif.: SAGE Publications. p. 140. ISBN 978-0-7619-6205-2. 
  75. «CAUT Statement on December 6». Canadian Association of University Teachers. Consultado el May 7, 2015. «Disturbingly, we have seen in the past year the rise of misogynist men's rights groups on campuses and in communities across the country – an alarming trend that requires our attention and action.» 
  76. Goldwag, A (Spring 2012). «Leader's Suicide Brings Attention to Men's Rights Movement». Intelligence Report (Southern Poverty Law Center) 145. Consultado el 2013-03-07. 
  77. Shira Tarrant (11 February 2013). Men Speak Out: Views on Gender, Sex, and Power. Routledge. p. 174. ISBN 978-1-135-12743-5. Consultado el 19 April 2013. 
  78. a b c d Messner , 1997, p. 41–48.
  79. Johnson, Allan G. (2005). The Gender Knot: Unraveling our Patriarchal Legacy. Philadelphia: Temple University Press. p. 220. ISBN 978-1592133833. «Such problems are prominent in many men's lives, but this is no organized male response to the patriarchal system whose dynamics produce much of men's loss, suffering, and grief. Contrary to Bly's claim, it is not a parallel to the women's movement that is merely on a "different timetable." It may be a response to genuine emotional and spiritual needs that are met by bringing men together to drum, chant, and share stories and feelings from their lives. It may help to heal some of the damage patriarchy does to men's lives. But it is not a movement aimed at the system and the gender dynamics that actually cause that damage.» 
  80. Williams, Gwyneth (1 January 2002). «Fathers' rights movement]]». En Judith A. Baer. Historical and Multicultural Encyclopedia of Women's Reproductive Rights in the United States. Greenwood Publishing Group. p. 83. ISBN 978-0-313-30644-0. 
  81. a b Warren Farrell; James P. Sterba (2008). Does feminism discriminate against men?. Oxford University Press, Incorporated. pp. 79–80. ISBN 978-0-19-531282-9. 
  82. Warren Farrell; James P. Sterba (2008). Does feminism discriminate against men?. Oxford University Press, Incorporated. pp. 193–94. ISBN 978-0-19-531282-9. 
  83. Ramesh, Randeep (December 13, 2007). «Dowry law making us the victims, says India's men's movement». The Guardian. Consultado el March 27, 2015. 
  84. «Men demand fair play». Times of India. 20 November 2009. Consultado el 20 October 2011. 
  85. Buncombe, Andrew (March 2, 2011). «Dowry wars: The big issue that has India divided». The Independent. Consultado el March 27, 2015. 
  86. Chowdhury, Romit (2014). «Family, Femininity, Feminism: 'Structure of Feeling' in the Articulation of Men's Rights». En Nielsen, Kenneth Bo; Waldrop, Anne. Women, Gender and Everyday Social Transformation in India. London: Anthem Press. p. 189. ISBN 978-1-78-308269-8. 
  87. Gilani, Iftikhar (6 April 2010). «Shoaib Malik controversy to hit Pakistan-India relations». Daily Times. Consultado el 20 October 2011. 
  88. Dhillon, Amrit (24 December 2007). «Men say wives use India's pro-women laws to torment them». The Age. Consultado el 20 October 2011. 
  89. a b Melville, Angela; Hunter, Rosemary (2001). «'As everybody knows': Countering myths of gender bias in family law». Griffith Law Review 10 (1): 124–138. «Several authors have observed that men's rights groups claim that the family law system and the Family Court are biased against men, despite the lack of supporting empirical research.» 
  90. Messner, 1997, pp. 41–48.
  91. Pease, Bob (2002). Men and gender relations. Croydon, Vic.: Tertiary Press. p. 36. ISBN 978-0-86458-218-8. 
  92. a b c Crean, Susan M. (1988). In the name of the fathers: the story behind child custody. Toronto: Amanita. pp. 107–108. ISBN 978-0-921299-04-2. 
  93. Clatterbaugh, 1997, p. 77.
  94. Williams, Gwyneth I.; Williams, Rhys H (1995). «"All We Want Is Equality": Rhetorical Framing in the Fathers' Rights Movement». En Best, Joel. Images of Issues: Typifying Contemporary Social Problems (2nd edición). New York: A. De Gruyter. pp. 201–202. ISBN 978-0-202-30539-4. 
  95. Coltrane, Coltrane; Hickman, Neal (1992). «The Rhetoric of Rights and Needs: Moral Discourse in the Reform of Child Custody and Child Support Laws». Social Problems (University of California Press) 39 (4): 400–420. doi:10.2307/3097018. 
  96. Kamerman, SB; Kahn, AJ, eds. (1997). Family change and family policies in Great Britain, Canada, New Zealand, and the United States. New York: Oxford University Press. p. 182. ISBN 978-0-19-829025-4. 
  97. Cabrera, NJ; Tamis-LeMonda, CS, eds. (2013). Handbook of father involvement: multidisciplinary perspectives (2nd edición). London: Routledge. p. 425. ISBN 978-0-415-87867-8. 
  98. Williams, Gwyneth I.; Williams, Rhys H. (2003). «Framing in the fathers' rights movement». En Loseke, Donileen R.; Best, Joel. Social problems: constructionist readings. New York: de Gruyter. p. 96. ISBN 978-0-202-30703-9. 
  99. Ryrstedt, Eva (2003). «Joint decisions – a prerequisite or a drawback in joint parental responsibility?». Australian Journal of Family Law 17 (2): 155–206. «Research has highlighted that it is usually disaffected fathers and men's rights groups, who have masked their own claims behind the rhetoric of the rights of the child to know and be cared for by both parents.» 
  100. Rhode, DL (1997). Speaking of sex: the denial of gender inequality. Cambridge, Mass.: Harvard University Press. p. 194. ISBN 978-0-674-83177-3. 
  101. Ros, Julianne (June 10, 2014). «The 8 Biggest Lies Men's Rights Activists Spread About Women». Mic.com. Consultado el May 7, 2015. 
  102. Denniston, George C. (1999). Male and female circumcision medical, legal, and ethical considerations in pediatric practice. New York: Kluwer Academic/Plenum Publishers. p. 348. ISBN 0-306-46131-5. 
  103. El-Salam, Seham Abd (2002–2003). «The Importance of Genital Mutilations to Gender Power Politics». Al-Raida (Institute for Women's Studies in the Arab World) 20 (99): 42. «Women's defense of men's right to bodily integrity and their work against MGM will not have a negative impact on their struggle against FGM.» 
  104. Somerville, M. «Altering baby boys' bodies: the ethics of infant male circumcision». The Ethical Canary: Science, Society and the Human Spirit. Toronto: Viking Press. ISBN 0-670-89302-1. 
  105. Green, James (2007). The Male Herbal: The Definitive Health Care Book for Men & Boys (2nd edición). Berkeley, Calif.: Crossing Press. ISBN 1-58091-175-7. «Circumcision: A Common Form of Disregard for Men's Rights… Glick emphasizes that infants are persons with full civil rights, and therefore no one has the right to impose circumcision on them—not even parents.» 
  106. Benatar M, Benatar D (2003). «Between prophylaxis and child abuse: the ethics of neonatal male circumcision». Am J Bioeth 3 (2): 35–48. doi:10.1162/152651603766436216. PMID 12859815. 
  107. Clark PA, Eisenman J, Szapor S (December 2007). «Mandatory neonatal male circumcision in Sub-Saharan Africa: medical and ethical analysis». Med. Sci. Monit. 13 (12): RA205–13. PMID 18049444. 
  108. Patrick K (December 2007). «Is infant male circumcision an abuse of the rights of the child? No». BMJ 335 (7631): 1181. doi:10.1136/bmj.39406.523762.AD. PMC 2128676. PMID 18063641. 
  109. Brusa M, Barilan YM (October 2009). «Cultural circumcision in EU public hospitals—an ethical discussion». Bioethics 23 (8): 470–82. doi:10.1111/j.1467-8519.2008.00683.x. PMID 19076127. 
  110. Ashe, 2007, p. 57.
  111. Glenn Sacks; Dianna Thompson (2002-07-09). «Have Anti-Father Family Court Policies Led to a Men's Marriage Strike?». ifeminists.com. Consultado el 2013-07-15. 
  112. Helen Smith (4 June 2013). «The Marriage Strike: why men don't marry». Men on Strike: Why Men Are Boycotting Marriage, Fatherhood, and the American Dream-And Why It Matters. ENCOUNTER BOOKS. pp. 1–39. ISBN 978-1-59403-675-0. 
  113. Wendy McElroy (2003-08-12). «The Marriage Strike». Fox News – Opinion. Consultado el 2013-07-15. 
  114. Leachman, G (2013). «Legal Framing». Studies in Law, Politics, and Society 61: 25–59. doi:10.1108/S1059-4337(2013)0000061005. Consultado el November 1, 2013. 
  115. a b c Susan L. Miller (October 2005). Victims as offenders: the paradox of women's violence in relationships. Rutgers University Press. p. 16. ISBN 978-0-8135-3671-2. Consultado el October 22, 2011. 
  116. a b c Doward, Jamie (21 December 2003). «Battered men get their own refuge». The Observer (London: GMG). ISSN 0261-3077. OCLC 60623878. Consultado el October 22, 2011. 
  117. a b c d Susan L. Miller; Terry G. Lilley (2008). «Female perpetrators of intimate partner violence». En Claire M. Renzetti and Jeffrey L. Edleson. Encyclopedia of interpersonal violence. SAGE Publications. pp. 257–58. ISBN 978-1-4129-1800-8. 
  118. Molly Dragiewicz (12 April 2011). Equality with a Vengeance: Men's Rights Groups, Battered Women, and Antifeminist Backlash. University Press of New England. pp. 84–5. ISBN 978-1-55553-739-5. Consultado el October 22, 2011. 
  119. a b c d e Donileen R. Loseke; Richard J. Gelles; Mary M. Cavanaugh (2005). Current controversies on family violence. SAGE Publications. p. 92. ISBN 978-0-7619-2106-6. Consultado el October 22, 2011. 
  120. Haugen, David M. Domestic violence: opposing viewpoints. Detroit: Greenhaven Press. p. 41. ISBN 978-0-7377-2224-6. 
  121. Menzies, 2007, pp. 86–87.
  122. Meloy, Michelle L.; Miller, Susan L. (2011). The victimization of women: law, policies, and politics. New York: Oxford University Press. p. 34. ISBN 978-0-19-976510-2. 
  123. Ferraro, Kathleen J. (2006). Neither angels nor demons: women, crime, and victimization. Lebanon, NH: Northeastern University Press. p. 270. ISBN 978-1-55553-662-6. 
  124. Menzies, 2007, p. 85.
  125. Sommers, Christina Hoff (February 4, 2011). «Domestic violence myths help no one». USA Today. Consultado el 17 October 2011. 
  126. Molly Dragiewicz (12 April 2011). Equality with a Vengeance: Men's Rights Groups, Battered Women, and Antifeminist Backlash. University Press of New England. pp. 3–4, 29. ISBN 978-1-55553-739-5. Consultado el October 22, 2011. 
  127. Michael Kimmel (15 June 2010). Misframing Men: The Politics of Contemporary Masculinities. Rutgers University Press. pp. 1–. ISBN 978-0-8135-4762-6. Consultado el 3 November 2012. 
  128. a b c d Flood, Michael (7 July 2004). «Backlash: Angry men's movements». En Stacey Elin Rossi. The Battle and Backlash Rage on. Xlibris Corporation. pp. 261–342. ISBN 978-1-4134-5934-0. Consultado el 29 December 2011. 
  129. Dobash, Russell P.; R. Emerson Dobash; Margo Wilson; Martin Daly (February 1992). «The Myth of Sexual Symmetry in Marital Violence». Social Problems 39 (1). doi:10.1177/107780102237407. 
  130. a b Kimmel, M. S. (2002). «"Gender Symmetry" in Domestic Violence: A Substantive and Methodological Research Review». Violence Against Women 8 (11): 1332–1363. doi:10.1177/107780102237407. ISSN 1077-8012. Consultado el May 3, 2013. 
  131. a b c Rahim Kanani (May 9, 2011). «The Need to Create a White House Council on Boys to Men». Forbes. Consultado el 22 December 2011. 
  132. a b Mills, Martin; Francis, Becky; Skelton, Christine (8 June 2009). «Gender policies in Australia and the United Kingdom». En Wayne Martino, Michael Kehler, and Marcus B. Weaver-Hightower. The problem with boys' education: beyond the backlash. Taylor & Francis. pp. 38–55. ISBN 978-1-56023-683-2. 
  133. a b c Becky Francis; Christine Skelton (27 September 2005). Reassessing gender and achievement: questioning contemporary key debates. Psychology Press. pp. 18–19, 141. ISBN 978-0-415-33324-5. Consultado el 26 December 2011. 
  134. a b Clatterbaugh, Kenneth (1996). Contemporary perspectives on masculinity: Men, women, and politics in modern society (Reissued 2nd. edición). Boulder, Colorado: Westview Press. p. 11. ISBN 978-0813327013. «Indeed the premise of all men's rights literature is that men are not privileged relative to women... Having denied that men are privileged relative to women, this movement divides into those who believe that men and women are equally harmed by sexism and those who believe that society has become a bastion of female privilege and male degradation.» 
  135. a b «What about tax, and father's custody rights?». The Times of India. May 17, 2011. Consultado el 22 December 2011. 
  136. a b «FHM: For Him Minister?». BBC News. 2004-03-03. Consultado el 22 December 2011. 
  137. a b Cheryl, Wetzstein. «Guys got it made? Think again, say advocates». Washington Times. Consultado el 22 December 2011. 
  138. «Indian husbands want protection from nagging wives |». Reuters. November 20, 2009. Consultado el 22 December 2011. 
  139. Manigandan KR (Aug 9, 2009). «Boys fight for freedom!». Times of India. Consultado el 22 December 2011. 
  140. Kallenbach, Michael (2000-06-16). «Yesterday in Parliament». The Daily Telegraph (London). Consultado el May 5, 2010. 
  141. Minister for Men. Hansard, UK Parliament. Retrieved November 24, 2011.
  142. a b c d Christian Haywood; Máirtín Mac an Ghaill (1 January 2003). Men and masculinities: theory, research, and social practice. Open University Press. pp. 134–5. ISBN 978-0-335-20892-0. Consultado el 30 December 2011. 
  143. a b Menzies, 2007, p. 86.
  144. Zernike, Kate (1998-06-21). «Feminism Has Created Progress, But Man, Oh, Man, Look What Else». Chicago Tribune. Consultado el 2011-12-30. 
  145. Benatar, D (2012). The Second Sexism: Discrimination Against Men and Boys. John Wiley & Sons. pp. 190. ISBN 1118192303. 
  146. a b c Messner, 1997, p. 6–7.
  147. a b Martin Binkin (1993). Who will fight the next war?: the changing face of the American military. Brookings Institution Press. p. 53. ISBN 978-0-8157-0955-8. Consultado el 12 November 2011. 
  148. a b Carelli, Richard (March 23, 1981). «Supreme Court to begin hearing male-only military draft case». Toledo Blade. Consultado el 12 November 2011. 
  149. Rostker v. Goldberg at Cornell University Law School.
  150. a b c d e Cannold, Leslie (July–August 2008). «Who's the father? Rethinking the moral ‘crime’ of ‘paternity fraud’». Women's Studies International Forum, special issue: Women and Technologies of Reproduction (Elsevier) 31 (4): 249–256. doi:10.1016/j.wsif.2008.05.011.  Pdf.
  151. a b c Majumber, Mary Anderlik (12 September 2005). «Disestablishment Suits». En Mark A. Rothstein; Thomas H. Murray; Gregory E. Kaebnick. Genetic Ties and the Family: The Impact of Paternity Testing on Parents and Children. JHU Press. pp. 172–79. ISBN 978-0-8018-8193-0. 
  152. a b c Salah, Anna (14 December 2005). «Teens may be forced to have paternity test». abc.net.au. Consultado el 27 October 2012. 
  153. a b c Shepherd, Tory (6 June 2012). «Men flock online for 'peace of mind' paternity tests». news.com.au. Consultado el 27 October 2012. 
  154. «Who's your daddy?». Philadelphia Daily News. 5 October 2005. «"I think the best solution is DNA testing at birth," said Glenn Sacks, a syndicated radio talk-show host who focuses on men's issues». 
  155. Dayton, Leigh (12 November 2008). «Fathers 'disrupt debate on DNA'». The Australian. Consultado el 27 October 2012. 
  156. Horrin, Adele (30 June 2005). «The myth behind paternity fraud». Sydney Morning Herald. Consultado el 27 October 2012. 
  157. Marinos, Sarah (2 December 2012). «What you need to know about paternity tests». Herald Sun. Consultado el 28 August 2013. 
  158. Rhys H. Williams (1 January 2001). Promise Keepers and the New Masculinity: Private Lives and Public Morality. Lexington Books. p. 107. ISBN 978-0-7391-0231-2. Consultado el 10 June 2013. 
  159. Menzies, 2007, p. 73.
  160. a b c Warren Farrell; James P. Sterba (2008). «Does the criminal justice system discriminate against men?». Does feminism discriminate against men?. Oxford University Press, Incorporated. pp. 49–56. ISBN 978-0-19-531282-9. Consultado el 10 June 2013. 
  161. Brotman, Barbara (October 30, 1992). «Sex Contract Shares Intimate Knowledge». The Chicago Tribune. Consultado el 1 November 2012. 
  162. Michael Kimmel (1992), «Anti-Feminism», en Michael S. Kimmel and Amy Aronson, Men and Masculinities: A Social, Cultural and Historical Encyclopedia, ABC-CLIO, 2003, pp. 35–37, ISBN 978-1-57607-774-0, http://books.google.com/books?id=jWj5OBvTh1IC&pg=PA37, consultado el 23 December 2011 
  163. a b «False Accusations». National Coalition For Men. Consultado el 6 May 2013. 
  164. Farrell, Warren; Svoboda, Steven; Sterba, James P. (2008). Does feminism discriminate against men? A Debate. New York: Oxford University Press. p. 45. ISBN 978-0-19-531282-9. 
  165. McElroy, Wendy (2 May 2006). «False Rape Accusations May Be More Common Than Thought». Fox News. Consultado el 6 May 2013. 
  166. Farrell, Warren; Svoboda, Steven; Sterba, James P. (2008). Does feminism discriminate against men? A Debate. New York: Oxford University Press. p. 44. ISBN 978-0-19-531282-9. 
  167. Wendy, McElroy (2011). «Privacy Rights Eroding Down Slippery Slope &#124». foxnews.com. Consultado el 23 December 2011. 
  168. Farrell, 1994, p. 161.
  169. «Rape case protection bid rejected». BBC News (BBC). 7 January 2004. Consultado el 3 November 2012. 
  170. «Men's rights activist: Feminists have used rape 'as a scam'». Al Jazeera America (Al Jazeera). 6 June 2014. Consultado el 11 June 2014. 
  171. Ashe, Fidelma (2007). The New Politics of Masculinity: Men, Power and Resistance. London: Routledge. p. 60. ISBN 9781134414376. 
  172. Wykes, Maggie; Welsh, Kirsty (2009). Violence, Gender and Justice. London: SAGE. pp. 29–37. ISBN 9781412923361. 
  173. Diduck, Allison; O'Donovan, Katherine, eds. (2007). Feminist Perspectives on Family Law. London: Routledge. pp. 160–164. ISBN 9781135309633. 
  174. Dunphy, 2000, p. 142 excerpt: "The conservative and unashamedly patriarchal nature of the men's rights lobby .. is well illustrated by some statements by one of its self-proclaimed spokesmen in the UK, Roger Whitcomb .. he reserved particular anger for the House of Lords ruling on marital rape in 1991 ('a long-standing feminist dream')".
  175. Segal, Lynne (1994). Straight Sex: Tethinking the Politics of Pleasure. Berkeley: University of California Press. p. 276. ISBN 978-0-520-20001-2. «It is there that 7 February has been declared International Men's Day by the men's rights groups, celebrated in Kansas City in 1994 as a day for campaigning against the legal recognition of 'marital rape'...» 
  176. «Why men's rights activists are against inclusion of marital rape». First Post. February 6, 2013. Consultado el March 10, 2013.  excerpt: "The Government has not included marital rape in its anti-rape ordinance appealing that it is a complex issue that involves multiple stakeholders... mens rights activists are constantly clamouring that Section 498(A), the Domestic Violence Act is being misused"
  177. Millar, Stuart A (2002). «Marital Rape – What a Can of Worms!». Strike at the Root. Consultado el 11 October 2012. 
  178. Farrell, 1994, p. 338. :"Spousal rape legislation is blackmail waiting to happen. If a man feels he needs to file for divorce, his wife can say 'If you do, I'll accuse you of spousal rape.' Spousal rape legislation is worse than government-as-substitute-husband. It's government in the bedroom"
  179. «Spousal Rape Laws». CNN. July 31, 1992. «Tom Williamson, President National Coalition of Free Men: "I don't think that there should be anything called marital rape laws. I don't deny that the elements involved with rape can occur in a marriage. They certainly do. But the problem with the concept of having something called marital rape is that it makes every man vulnerable in a bad situation to blackmail. It makes them vulnerable to false accusations for a variety of motivations that we know exists"». 
  180. Young, Cathy (August 1, 1994). «Complexities cloud marital rape case; William Hetherington has spent nine years in a Michigan prison, but proclaims his innocence – controversial case that pits one person's word against another in accusations of spousal rape». Insight on the News. «Much of his support has come from men's rights organizations and conservative Christian groups, which tend to argue that a crime such as marital rape should not be on the books because consent to sex is part of the marriage covenant.» 
  181. Nielsen, Kenneth Bo; Waldrop, Anne, eds. (2014). Women, Gender and Everyday Social Transformation in India. London: Anthem Press. p. 193. ISBN 978-1-78-308269-8. 
  182. a b Pandey, Vineeta (8 March 2010). «Husbands can't get away with marital rape: Government». DNA. Archivado desde el original el 31 March 2010. Consultado el 30 September 2012. «no relationship will work if these rules are enforced.» 
  183. Dhillon, Amrit (1 November 2006). «Women confident law will end culture of abuse». South China Morning Post. Consultado el 11 October 2012. «The All India Harassed Husbands Association protested last week at the law. 'It gives such grossly disproportionate rights to women that men won't want to get married,' said member Akhil Gupta». 
  184. Traister, R (2006-03-13). «Roe for men?». Salon. Consultado el 2007-12-17. 
  185. «U.S. Court of Appeals for the Sixth Circuit, case No. 06-11016» (PDF). 
  186. Jessica Valenti (2012). Why Have Kids?: A New Mom Explores the Truth About Parenting and Happiness. Houghton Mifflin Harcourt. pp. 103–5. ISBN 978-0-547-89261-0. Consultado el 11 May 2013. 
  187. Farrell, 1994, p. 350.

Bibliografía[editar]

Bibliografía ampliada[editar]

Enlaces externos[editar]