Síndrome de alienación parental

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El síndrome de alienación parental (SAP) es un término que fue acuñado por el profesor de psiquiatría Richard Gardner en 1985 para referirse a lo que él describió como un desorden psicopatológico en el cual un niño, de forma permanente, denigra e insulta sin justificación alguna a uno de sus progenitores, generalmente, pero no exclusivamente, el padre y se niega a tener contacto con él.[1]​ Dentro de la comunidad académica, el síndrome de alienación parental (SAP) carece de consenso científico por no reunir los criterios metodológicos científicos necesarios para ser aceptado y por eso se lo considera pseudocientífico.[2]​ El SAP ha sido rechazado como entidad clínica por las dos instituciones más reconocidas en el mundo en términos de salud y trastornos mentales: la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Asociación Americana de Psicología (APA). Es por eso que no aparece en las listas de trastornos patológicos de ningún manual, ni en el CIE-10 de la OMS ni en el DSM-5 publicado por la Asociación Americana de Psiquiatría.[3]​ El SAP no se reconoce como un síndrome o un trastorno por las comunidades médicas y legales, y la teoría de Gardner y los estudios relacionados con ella han sido ampliamente criticados por los estudiosos de salud mental y leyes por carecer de validez científica y fiabilidad.[4][5][6][7][8]

El SAP cuenta con el apoyo de grupos de padres que han sido alejados de sus hijos por causas judiciales, por los abogados que los defienden en casos de divorcio y utilizan el SAP como defensa y, por un grupo de profesionales que trabajan como peritos de parte en estos casos frente a los juzgados. Gardner trabajaba como perito en casos de divorcios conflictivos o destructivos y con el término SAP se refirió al proceso por el cual según él un progenitor, generalmente la madre, mediante distintas estrategias, realizaría una especie de «lavado de cerebro» para transformar la conciencia de sus hijos con objeto de impedir, obstaculizar o destruir sus vínculos con el otro progenitor, hasta hacerla contradictoria con lo que debería esperarse de su condición amorosa.[9][10]​ El diagnóstico del SAP no puede ser separado de su aplicación,[11]​ la cual generalmente consiste en el cambio de custodia y modificación de conducta tanto del progenitor como de los niños diagnosticados.[12]​ Por otra parte, la Asociación Americana de Psiquiatría confirmó que, a pesar del pedido de algunos grupos, no incluirá el SAP en su actualización del DSM 5 porque no lo reconoce como síndrome.[3]

Introducción[editar]

Existen publicaciones por profesionales en la materia que apoyan los postulados de Gardner,[13][14][15][16][17]​ pero el síndrome no es reconocido como tal o como trastorno alguno por las comunidades médicas legales.[18][19]​ Según el doctor William Bernet, profesor emérito de psiquiatría en la Escuela de Medicina de la Universidad de Vanderbilt y uno de los propulsores de que el SAP sea reconocido por el DSM V, el SAP sería un estado mental de un niño cuyos padres están involucrados en un divorcio altamente conflictivo y es influido fuertemente por uno de ellos rechazando relacionarse con el otro sin justificación legítima.[3]​ Según el doctor Miguel Lorente Acosta, profesor de Medicina Legal de la Universidad de Granada, «lo que hace el SAP es evitar que se investigue cuáles pueden ser las verdaderas razones para que los hijos e hijas muestren ese rechazo al padre».[20]

El SAP cuenta con el apoyo de grupos de padres que han sido alejados de sus hijos por causas judiciales y hacen lobby en las legislaturas para que aprueben leyes que protejan a los progenitores restringiendo la labor de los servicios de protección y asistencia de la infancia.[21][22][23][24]​ También lo defienden abogados que atienden casos de divorcio, los cuales han reunido un cuerpo de literatura, argumentos estandarizados y razonamientos en los que basan la defensa de estos padres alejados de sus hijos.[25][26][27]

Una encuesta realizada por internet sobre la opinión de los abogados y jueces con respecto a la salud mental mostró que la gran mayoría de los encuestados se mostraba muy reacio a apoyar el concepto de Síndrome de Alienación Parental y consideraba que el SAP no reúne criterios mínimos de admisibilidad para ser aceptado en la Corte.[28][29]

En tercer lugar defienden la existencia del síndrome un grupo de profesionales que trabajan como peritos de parte en casos de divorcios controvertidos sosteniendo que los niños son manipulados por sus madres para realizar o consentir falsas denuncias de abuso o maltrato.[30][31][32][33][34][35]

El rechazo de un niño hacia su progenitor o la presencia de conflicto entre los padres en casos de divorcio no le otorga categoría de diagnóstico clínico al SAP y por ese motivo no es reconocido como un síndrome o un trastorno entre las comunidades académicas médicas y jurídicas. Los postulados de Richard Gardner y los estudios relacionados con ellos han sido ampliamente criticados por los estudiosos de la salud mental y de las leyes por carecer de validez científica y fiabilidad. Estos planteos sostienen que el SAP pretende hacer pasar por investigación lo que es opinión poco rigurosa.[11][5][6][7][8]

Por otra parte, los partidarios de las postulaciones de Richard Gardner sostienen que existe un desconocimiento por parte de los terapeutas y falta de recursos de los profesionales para tratar el problema de forma adecuada.[36][4][37][38][39]

También reclaman un endurecimiento de las leyes y solicitan que alejen de sus hijos y encarcelen a aquellas madres que no permitan al padre tener contacto con los mismos.[40][41][42][43]

En su página web la APA, American Psychological Association o Asociación Estadounidense de Psicología hace una declaración oficial oponiéndose al SAP, expresando los peligros de descreer de los niños abusados y criticando a la corte cuando no los escuchan. Aseguran que los estudios empíricos demuestran que no existe tal incremento de acusaciones falsas durante los divorcios.[44]

Hasta el momento Brasil es el único país que reconoce, regula y condena el SAP.[45]​ En el resto de los países, excepto casos aislados de jueces concretos, en el ámbito judicial el SAP es rechazado como argumento de prueba pericial en los juzgados de familia.[46][47][48][49][50][51][52][53][54][55]

El objetivo pragmático del tratamiento es doble: conseguir el cambio de custodia y modificar a través del tratamiento la conducta del progenitor y de los niños que son diagnosticados.[12]

Etiología[editar]

Richard Gardner expuso que, habitualmente, es un fenómeno desencadenado por uno de los progenitores respecto del otro. Gardner dice que, a pesar de que el trastorno puede darse en ambos progenitores, generalmente se trata de madres paranoicas que están profundamente obsesionadas con el odio hacia sus maridos.[nota 1]​ Este odio aparece luego de la ruptura del matrimonio en el contexto de un juicio de divorcio o por la custodia de los hijos. Estas madres pueden creer en las situaciones más absurdas, incluso que sus hijos han sido abusados sexualmente por el padre y, aunque se les explique en el tratamiento que esto es imposible, no responden a la lógica o a las apelaciones a la razón. Los hijos, en los casos más graves, a menudo comparten estas fantasías paranoides y llegan al extremo de ser presas del pánico ante la perspectiva de tener que visitar a su padre. Se trata de un vínculo patológico entre la madre y los niños que no puede ser cambiado por el tratamiento mientras estos niños continuen conviviendo con su madre.[56]

Cuadro clínico[editar]

Richard Gardner distingue tres grados de SAP: leve, moderado y grave, aconsejando diversas formas de actuación para cada uno de ellos y destacando la importancia de distinguir como se debe proceder en cada caso.

Es característico que los hijos estén involucrados en el proceso de deterioro, hecho que logra provocar el progenitor «alienador» mediante un mensaje y un programa constituyendo lo que normalmente se denomina «lavado de cerebro». Los hijos que sufren este síndrome, desarrollan un odio patológico e injustificado hacia el progenitor alienado que tiene consecuencias devastadoras en el desarrollo físico y psicológico de éstos.[57]​ Algunas veces, sin llegar a sentir odio, el SAP provoca en el niño un deterioro de la imagen que tiene del progenitor «alienado», resultando de mucho menos valor sentimental o social que la que cualquier niño tiene y necesita de sus progenitores, consecuentemente el niño no se siente orgulloso de su padre como los demás niños. Esta forma más sutil, que se servirá de la omisión-negación de todo lo referente a la persona «alienada» (padre o madre) no producirá daños físicos en los menores, pero sí en su desarrollo psicológico a largo plazo, cuando en la edad adulta ejerzan su rol de progenitores. El síndrome de alienación parental es considerado por Gardner como una forma de maltrato infantil.

Síntomas[editar]

Para diagnosticar se proponen ocho síntomas recurrentes:[58]

  1. Una campaña de denigración al otro progenitor (un progenitor lesiona la imagen que tiene el niño del otro).
  2. Racionalizaciones débiles, frívolas o absurdas para esta descalificación. El niño puede manifestar rabia intensa y quejarse que el padre alienado lo trata mal, aduciendo, por ejemplo, que lo manda a acostarse temprano, o que no lo deja ver su programa favorito.
  3. Ausencia de ambivalencia. Todo es bueno en uno de los progenitores y todo malo en el otro.
  4. El niño adopta como propias las descalificaciones hacia el padre alienado, y niega la influencia de otros en sus creencias. Este fenómeno se ha denominado "pensador independiente".
  5. El niño apoya incondicionalmente a la madre alienante, sin cuestionar la validez de sus juicios hacia el padre rechazado.
  6. El niño manifiesta ausencia de culpa por la crueldad esgrimida hacia el padre alienado, comportamiento que no sería permitido en otras circunstancias. "Mi papá me mandó un regalo para mi cumpleaños y yo lo tiré a la basura. Si me llama por teléfono, no le contesto". La madre avalaba esta conducta.
  7. Hay presencia de argumentos "prestados" (o adultizados).
  8. La animosidad hacia el padre alienado se extiende hacia amigos o parientes de la familia.

Diagnóstico[editar]

El diagnóstico diferencial del Síndrome de Alienación Parental requiere que no exista maltrato previo, psicológico o físico, a la madre y los hijos, por parte del progenitor alienado[59]​ Estos son algunos indicadores típicos que permitirían detectar si existen síntomas del Síndrome de Alienación Parental:

  • Insultar o desvalorizar al otro progenitor en presencia del hijo, aludiendo cuestiones de pareja que no tienen nada que ver con el vínculo parental.
  • Impedir el derecho de convivencia con sus hijos al otro progenitor.
  • Implicar al entorno familiar y a los amigos en los ataques al ex-cónyuge.
  • Subestimar o ridiculizar los sentimientos de los niños hacia el otro progenitor.
  • Incentivar o premiar la conducta despectiva y de rechazo hacia el otro progenitor (basta con que los niños vean que esa actitud hace feliz a la madre o al padre, para ofrecer su dolor y así reconfortar al adulto alienador).
  • Influir en los niños con mentiras sobre el otro llegando a asustarlos. En los niños, el Síndrome de Alienación Parental puede detectarse cuando intentan justificar el rechazo con explicaciones o razones absurdas e incoherentes. En ocasiones, también pueden usar diálogos o frases propias de su progenitor alienador, y palabras o comentarios impropios de su edad.

Epidemiología[editar]

Se desconoce en qué porcentaje de divorcios (o separaciones) se produce el Síndrome. En la literatura hay pocos datos. Clawar y Rivlin, mencionan un estudio de 12 años, de 700 a 1 000 niños con Síndrome, pero afirman que el sistema legal en Estados Unidos no tiene mecanismos adecuados para dar cifras claras al respecto.[60]

Johnston, argumenta que un porcentaje pequeño de familias en divorcio (alrededor de 1,5% de los casos) requieren intervenciones que determinen judicialmente la custodia de los niños en casos de graves conflictos.[61]

Cartié, reporta que el SAP, en un estudio realizado en las provincias de Barcelona y Tarragona, España, se presentó en el 10% de los casos de divorcio.[62]

Tratamiento[editar]

El enfoque se centra en cambiar las cognición del niño sobre el padre[63][nota 2][64][65][10]​ y en abordar la forma que los padres llevan a cabo su divorcio.ara Gardner se trata de «desprogramar» al niño[66][nota 3]​ y obligarlo a aceptar al padre rechazado.[64][67]

Para esto sugiere visitas obligatorias al padre y, en los casos más extremos, el cambio de custodia y la mudanza del niño a la casa de éste. El diagnóstico del SAP se basa en el grado de éxito que tuvo la madre en «adoctrinar» a su hijo: cuanto mayor es la hostilidad del niño hacia su padre y más lo rechaza, más severo es el SAP y más extremo debe ser el tratamiento.[68][nota 4][nota 5][nota 6]​ Según Gardner no solo la madre puede ser la programadora y la que le lava el cerebro a sus hijos, a veces la hermana mayor, con la falsa creencia de haber sido ella misma abusada puede serlo. Gardner da el ejemplo de una niña de seis años (Sally) adoctrinando a sus hermanitos.[nota 7][nota 8][nota 9]

Pero como, según Gardner, en la mayoría de los casos es la madre la favorecida y el padre el denigrado[69][nota 10][nota 11][nota 12]​ no se debe permitir a la madre elegir terapeuta porque elegirá una terapeuta femenina que será antagonista de los hombres[nota 13][nota 14]​ y desarrollará una folie-à-deux o Trastorno psicótico compartido o incluso una «folie-à-trois» tomando partido por el niño y la madre.[nota 15]​ Esto debe ser prohibido por la corte y la madre debe ser obligada a tratarse con el terapeuta de la corte porque su propia terapeuta podría servirle de apoyo.[nota 16][nota 17]

El único terapeuta aceptado tiene que ser el psicólogo o psiquiatra que diagnosticó el SAP, el mismo que en muchos casos propuso la medida de cambio de custodia del padre a la madre durante el litigio.[70][65][71]

Gardner propone que la corte impida que la terapeuta de la madre, que siempre será otra mujer, sea la que trate al niño o a la niña.[72]​ porque en muchos casos no es posible realizar ningún tratamiento mientras estos niños continúen viviendo con su madre.[73]​ En los casos de mayor gravedad el elemento más importante del tratamiento es la inmediata transferencia del niño al hogar del así llamado padre odiado.[74][75]​ Esto se recomienda tanto para casos de SAP severo como para algunos de SAP moderado para impedir que el SAP progrese hacia el tipo severo.[76]

La presencia de SAP es lo que determina la recomendación que el terapeuta le hace a la corte de cambio de custodia.[77]

El padre «alienado» debe seguir estrictamente las indicaciones del terapeuta. Para Gardner la mudanza permanente al hogar paterno es fundamental en los casos en los que la única manera de que el niño tenga relación con su padre es forzándolo.[78][64]​ Es fundamental para darle solución al síndrome de alienación parental que los padres tomen consciencia del profundo daño que les pueden hacer a sus hijos, ya que en la mayoría de los casos no son conscientes de las repercusiones que esto puede traerles a corto y a largo plazo.

  1. Es necesario que el padre alienador reciba ayuda de un profesional para sanar esas heridas emocionales que probablemente tenga desde la infancia.
  2. Promover la mejora de la relación entre ambos progenitores. Para ello, se puede recurrir a un profesional para que puedan llevarse lo mejor posible y actuar en beneficio de los hijos.
  3. Mejorar la comunicación con los hijos para que tengan la confianza de expresar lo que sienten abiertamente y, así mismo, ayudarlos a superar sus miedos y resolver sus dudas.
  4. Cada vez que se pretenda hablar mal de la expareja, recordar el profundo daño que esto le hace a los hijos y evitar hacerlo.
  5. Mantener el contacto con los hijos, detectar y cubrir sus necesidades.
  6. Llevar a los hijos a que sean evaluados por un psicólogo para detectar sus necesidades y resolver esos conflictos internos generados por el mismo síndrome.
  7. Mantener claro y firme el objetivo de velar por el bienestar físico y psicológico de los hijos.
  8. Conversar con el padre alienador de manera pacífica e insistir para que tome consciencia del daño que le está provocando a sus hijos y mantenerse firme en cuanto a que se lleven a cabo las reglas y normas establecidas como las visitas, el contacto telefónico frecuente con ellos, el mantenerse al tanto de lo que les ocurre, etc.

En muchos casos lo que sucede es que al padre le resulta imposible lograr la aceptación del niño para llevárselo a su casa. Estos niños, si se los lleva a la fuerza, suelen escaparse y hacer todo lo posible por volver con su madre.[79]​ Entonces la única esperanza de que el niño sea protegido de la mala influencia de su madre es el traslado o mudanza de éste a la casa del padre.[80]

Según Gardner el enfoque terapéutico implica un grado significativo de manipulación de la gente.[81][82][83]​ Los terapeutas que trabajan con niños del SAP deben sentirse cómodos con métodos alternativos de terapia, una terapia que implica un enfoque autoritario al tratamiento.[84][85][86]

Los terapeutas deben saber exactamente qué amenazas pueden utilizar para dar apoyo a sus sugerencias, instrucciones e incluso manipulaciones.[87]​ Ellos deben reconocer que hacer lo que los niños piden puede no ser lo mejor para ellos. Lo que es el mejor interés en los casos de SAP es que los niños sean forzados a visitar al padre alienado.[88]​ Los terapeutas que no se sientan cómodos con lo que él denomina la terapia de la amenaza (después de todo, dice Gardner, la vida está llena de amenazas)[89][90]​ no deben trabajar con las familias de SAP.[91][92][93][94][95]​ Terapeutas que reconocen como válidos los deseos de sus pacientes y consideran que es terapéuticamente contraindicado presionar o realizar coerción sobre el paciente no son buenos candidatos para este tipo de terapia.[96][65]

Lo mismo sucede con los custodios de la corte quienes muchas veces no apoyan las maniobras coercitivas del terapeuta.[97]

Antes de solicitar el cambio de custodia, como las madres siempre se resisten a las visitas del padre, se pueden utilizar diferentes recursos. Una posibilidad es amenazar a la madre con que la única manera de que ella pueda ver a sus hijos es que ella permita que visiten al padre en su casa, sino se los sacarán. Gardner llama a esto: «intercambio de prisioneros».[98]​ Si no da resultado, finalmente propone la amenaza económica y de la cárcel para la madre,[99]​ y la amenaza de internar al niño en un hospital psiquiátrico convencen a la mayoría de estas mujeres a aceptar el traslado.[100][101][102]

Si esta etapa no diera resultado y el niño siguiera sin aceptar plenamente a su progenitor otra consideración, si el niño insiste en escaparse y sobre todo para niños más pequeños, sería una internación en una casa de acogida o refugio temporal primero, en un hospital psiquiátrico en segundo lugar o en un centro reformatorio para delincuentes si éstos no funcionaran.[103][104][105][106][107]

Esto tiene un sentido punitivo y podría ayudar a tales niños a replantear su decisión de no visitar al padre.[64][108][109]

El propósito principal de este programa terapéutico es reforzar la separación de la madre y el niño para proteger al niño de la campaña de manipulación y programación de ésta. Durante esta fase se debe evitar todo contacto con la madre incluyendo llamadas telefónicas o correo.[110][111][112]​ Cuando se reinician las visitas al hogar del padre se debe prohibir todo acercamiento de la madre so pena de encarcelamiento u hospitalización para la misma.[113][64]

En casos extremos conviene separar del todo al niño de la madre por meses incluso años.[114]​ El darse cuenta de que no podrán volver a su hogar y que, si insisten en rebelarse, su permanencia durará más tiempo fuera de casa, ayudará a que los niños se den por vencidos y finalmente acepten mudarse a la casa del padre.[115][64]

Los terapeutas que creen que deben respetar los reclamos del niño cuando llora que quiere ver a su madre en realidad lo están perjudicando porque verla contribuye al afianzamiento de la alienación.[65]​ Gardner sostiene que un terapeuta debe tener la piel bien curtida para soportar los reclamos del niño sin acceder a sus caprichos.[116][117][118][119]​ No se debe respetar al niño cuando se opone a visitar al padre alienado. No se lo debe escuchar pues tomar en serio las acusaciones de maltrato o abuso sexual hechas por un niño SAP es un grave error.[120]​ No se les debe permitir insistir en sus acusaciones de abuso sexual porque el terapeuta sabe que son falsas.[121]​ Es antiterapéutico escuchar estas falsas acusaciones. Lo terapéutico es decirle al niño que eso no ocurrió.[122]​ Los niños pueden haber fabricado estas acusaciones y fantasías sexuales por sí mismos o haber sido programados por su madre.[123]​ Una manera que tiene el terapeuta de confirmar que la acusación es falsa es carear al niño denunciante con su padre porque en el enfrentamiento cara a cara estos niños no logran sostener su acusación y suelen retractarse.[124]

Para Gardner no se puede prestar atención a las quejas del niño sobre la crueldad del terapeuta que lo obliga a visitar al padre «alienado»[125][126]​ porque en realidad los niños quieren ser obligados a visitar al padre.[127]

El problema con estos niños radica en que comparten las mismas fantasías paranoides de sus madres con respecto a sus padres y también creen que fueron abusados. Al llevarlos a la casa del padre algunos llegan a tener un ataque de pánico o quedan tan paralizados de terror al verlo que se escapan corriendo.[128]​ Estos niños no sienten ningún remordimiento por como tratan a su padre y muestran una completa falta de gratitud por los regalos recibidos y la manutención económica que reciben de él,[129]​ llegando al extremo de presentar características psicopáticas por su ausencia de culpa y su insensibilidad ante el sufrimiento de su progenitor[130]​ al punto de rechazar o destruir sus regalos.[131][132]

En el tratamiento del SAP según Gardner, a diferencia del resto de los tratamientos psicoterapéuticos, la confidencialidad no existe,[65]​ el terapeuta puede darle información del paciente a los abogados[133][134]​ y también puede solicitar al juzgado la aplicación de sanciones[135]​ para la madre que se resista sugiriendo al juez la reducción de la cuota alimentaria (aunque no funciona en los casos en que el padre no pasa dinero o no paga alimentos),[136]​ la aplicación de multas, arresto domiciliario,[137]​ servicios comunitarios obligatorios o la encarcelación.

Gardner lamenta no haber logrado convencer a los jueces de encarcelar a las madres reacias al tratamiento.[138][139][140]

Muchas veces no alcanza con las amenazas y es necesario que las sanciones sean aplicadas para que tanto la «alienadora» como sus hijos entiendan que la amenaza de la corte es en serio.[141]​ entonces responderán positivamente a las sanciones y al programa terapéutico del SAP.[142]​ Sin embargo, el objetivo del tratamiento no es alejar definitivamente a los hijos de sus madres sino desprogramarlos, razón por lo cual si se logran reducir las manipulaciones se pueden realizar visitas a la madre supervisadas por el terapeuta para evitar un nuevo adoctrinamiento.[143]

El SAP es un excelente ejemplo de un desorden psiquiátrico en el cual los profesionales tanto de la salud mental como de la ley deben trabajar en conjunto para ayudar a estos niños. Ninguna de estas disciplinas puede hacerlo si la otra no está involucrada. Los trabajadores de la salud mental necesitan del apoyo del poder de la corte para implementar sus recomendaciones y la corte necesita de la ayuda de los profesionales de la salud mental para conducir una terapia adecuada.[144]​ Si el juzgado no impone sanciones la terapia no funciona. Sin el poder de la corte el terapeuta no podría manipular al paciente ni forzarlo y esta terapia no sería posible.[145][146]

Para mostrarnos como funciona el tratamiento, en su artículo «Terapia familiar en el tipo moderado de síndrome de alienación parental» , Gardner publica una viñeta clínica de lo que él describe como un diálogo típico en la terapia del SAP. Se trata de una niña de seis años que se niega a visitar a su padre en su casa durante un fin de semana entero aunque acepta verlo durante una o dos horas en presencia de un asistente social:[147]

Gardner: - ¿Qué harías si el juez te dice que si no vas a pasar el fin de semana con tu padre, él dejará de pasar la cuota de alimentos a tu madre durante una semana?

Paciente: - Igual no iría a visitarlo, conseguiría un trabajo y le daría yo el dinero a mi madre.

Gardner: - ¿Qué harías si el juez te dice que si no vas le dejaría de pasar dinero a tu madre para siempre y ella se quedara sin nada de dinero?

Paciente: - Si es necesario yo y mis dos hermanos pequeños saldríamos a trabajar para mantenernos pero no vería a mi padre.

Gardner: - ¿Qué harías si el juez te dice que si no vas este fin de semana a ver a tu padre el juez llevaría a tu madre a la cárcel todo el fin de semana?

Paciente: - Mi madre dice que, si yo no quiero ir y me siento incómoda con él, ella soportaría ir a la cárcel antes que yo me vea obligada a hacer algo que no quiero.

Gardner: - ¿Qué harías si el juez dice que la va a dejar en la cárcel el tiempo que sea necesario hasta que tu vayas a ver a tu padre y te quedes con él?

Paciente: - Iría a verlo.

Otros autores comparten este criterio de Gardner de que es necesario quitarle la custodia a la madre «alienante» y dársela al padre «alienado».[33]​ Como la indicación de los terapeutas que trabajan con el síndrome suele ser esta, existen pedidos explícitos de que el cambio de custodia se haga efectivo.[148]

Consecuencias[editar]

Según el SAP los niños que sufren este síndrome padecen perturbaciones y disfunciones debido a que sus propios procesos de razonamiento han sido interrumpidos o coaccionados. Los menores que sufren esto, relacionan sus frustraciones con los pensamientos o recuerdos asociados al progenitor alienado, y por tanto desarrollarán conforme vayan creciendo, tendencia a proyectar toda su negatividad psicológica sobre la imagen que tienen de tal progenitor, lo que termina por destruirla y por extensión a la relación. Para ello, el progenitor «alienante», trae a colación la persona del «alienado», sólo en los momentos en que el menor sufre alguna frustración; lo hacen sistemáticamente, es decir, en todas las ocasiones posibles antes explicadas, al tiempo que omiten toda referencia a la misma persona, sistemáticamente en todos los momentos en que el niño esté de buen ánimo. Esta polarización de frustraciones que asocia toda la negatividad mental del menor con su progenitor alienado o su imagen, es dirigida por manipulación consciente del alienante, sirviéndose de su prevalencia sobre el niño/niña.

El Departamento de Justicia de Canadá declara que no existen evidencias empíricas sobre la existencia del SAP y, aclara que en circunstancias en las que uno o ambos de los progenitores activamente intentan disponer al niño en contra del otro, aunque efectivamente esto causa al niño sufrimiento emocional, la observación empírica indica que el niño procura por el contrario mantener la relación con ambos progenitores. También indica que, en aquellos casos en los que finalmente toma partido, lo suele hacer por aquel progenitor que se muestra más afectivo y cercano.[149]

Controversia[editar]

Para la Asociación Mundial de Psiquiatría (World Psychiatric Association), la Asociación Médica Americana (American Medical Association), la Organización Mundial de la Salud y la Asociación Americana de Psiquiatría - que publica el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales - el SAP no constituye una entidad médica ni clínica y por eso las dos principales categorizadoras del diagnóstico psicopatológico profesional a escala mundial el CIE-10 y el DSM rechazaron su inclusión en la lista de síndromes. No ha sido reconocido ni en el DSM-III-R (1987), ni por el DSM-IV, (1994) ni por el DSM-IV-R (2000). Gardner siguió insistiendo hasta su muerte en el pedido de inclusión en el DSM-V.[19]

Profesionales que consideran al SAP (PAS) un invento acientífico para enmascarar el abuso sexual infantil, han mostrado su preocupación por el intento de incorporarlo junto al PCD (Paraphilic Coercive Disorder para los violadores, el cual reclasificaría un acto de violencia sexual punible judicialmente en una enfermedad mental con el riesgo de que los perpetradores se declaren inimputables) proponiéndolo desde el DSM-III-R y nuevamente en el DSM V.[150][151]

Los puntos controversiales son los siguientes:

  • Método científico: El principal cuestionamiento que le hacen al SAP es que Gardner no aporta ningún dato empírico para demostrar su existencia y apela exclusivamente a su autoridad y experiencia.
  • Diagnóstico del SAP: El SAP contradice todos los criterios metodológicos y médicos de diagnóstico.
  • El diagnóstico del SAP no es médico sino jurídico: Este cuestionamiento se basa en que el SAP nunca fue diagnosticado fuera de un litigio por custodia.
  • Acusaciones de abuso sexual: Se refiere a los motivos por los cuales el menor rechaza a uno de sus padres. En vez de investigar las causas del rechazo el SAP da por sentado que las acusaciones de maltrato o de abuso sexual por parte del niño son falsas. Gardner no explica en que se basa para diferenciar falsas acusaciones de verdaderas.
  • Transgresiones a la ética profesional: El secreto profesional no es protegido. El psicólogo decide si las acusaciones del niño son falsas. El tratamiento lo realiza el mismo perito judicial que diagnostica el SAP.
  • Misoginia: Se le cuestiona la adjudicación del papel de progenitor alienador siempre a las madres. Su antecedente es el “síndrome de la madre maliciosa”.
  • Vulneración de los derechos del niño: El concepto de niño del SAP no es el de un sujeto con derechos sino el de un ser sin deseos, sentimientos o palabra propia y sin derecho a ser escuchado o respetado.

Método científico[editar]

El principal cuestionamiento que le hacen al SAP es que Gardner no aporta ningún dato empírico para demostrar su existencia y apela exclusivamente a su autoridad y experiencia. El método científico implícitamente requiere la existencia de la comunidad científica, donde el proceso de revisión por pares es llevado a cabo. Gardner publicó sus propias obras, ya con sus conclusiones, pero sus supuestas investigaciones nunca fueron publicadas ni revisadas en revistas científicas por sus pares.
Gardner plantea que en una explosión de disputas por custodia de niños en los últimos años ha observado un trastorno en los niños que aparece exclusivamente durante estas disputas[152]​ pero se basa exclusivamente en una percepción personal y no presenta estudios estadísticos fiables.
El concepto de SAP fue elaborado a través de argumentos que no son válidos para el método científico sino que pueden ser considerados falacias: la aplicación de analogías, el pensamiento circular y la apelación constante a la autoridad.[11]​ La Escala de Validación del abuso o SAL que ideó Gardner adolece de muchos problemas metodológicos, en sus parámetros y en sus puntuaciones los cuales miden un único enfoque. Esto es: está basada enteramente en la observación personal del autor de un desconocido número de casos observados en una práctica forense. Aunque las referencias aluden a estudios llevados a cabo entre 1982 y 1987 estos nunca fueron publicados, no fueron reportados, no fueron validados por pares (peer review) y son de validez desconocida.[153]

En ciencias médicas solo una precisión correlativa y laboriosa de los síntomas y las causas permite realizar un diagnóstico. Sutilezas no coordenadas no pueden pretender determinar una estructura psicológica. El verdadero espíritu científico no se satisface simplemente ligando elementos descriptivos de un fenómeno conocido otorgándole un nombre científico para definir un diagnóstico médico.[154]

Gardner plantea que en una explosión de disputas por custodia de niños en los últimos años ha observado un trastorno en los niños que aparece exclusivamente durante estas disputas[155]​ pero se basa exclusivamente en una percepción personal y no presenta estudios estadísticos fiables. El concepto de SAP fue elaborado a través de argumentos que no son válidos para el método científico sino que pueden ser considerados falacias: la aplicación de analogías, el pensamiento circular y la apelación constante a la autoridad.[11]​ Por eso sus trabajos sobre el SAP nunca fueron aceptados para su publicación por ninguna universidad o sociedad científica. Gardner publicó todos sus libros en una editorial de su propiedad, Creative Therapeutics. Esta editorial nunca publicó libros de otros autores.

El conocimiento científico es abstracto mientras que el precientífico, acientífico, anticientífico o pseudocientífico, es básico e intuitivo. Para éste una hipótesis se apoya en una experiencia personal, en una profunda convicción, en un prejuicio y no en evidencias racionales. Le basta con encontrar una actividad sustancial para explicar todas las particularidades, hace un medio absoluto de explicación de un fenómeno aislado sofocando cualquier pregunta. Para el espíritu precientífico la malignidad es sustantificada y las investigaciones obturadas. Las respuestas y certidumbres están dadas a priori.[154]​ Este es el caso del SAP.

La Escala de Validación del abuso o SAL que ideó Gardner adolece de muchos problemas metodológicos, en sus parámetros y en sus puntuaciones los cuales miden un único enfoque. Esto es: está basada enteramente en la observación personal del autor de un desconocido número de casos observados en una práctica forense. Aunque las referencias aluden a estudios llevados a cabo entre 1982 y 1987 estos nunca fueron publicados, no fueron reportados, no fueron validados por pares (peer review) y son de validez desconocida.[153]​ El SAP sería, entonces, el producto de pruebas anecdóticas recogidas por Gardner en su consulta privada.[47][48]​ Además junto a la falta de evidencia científica se muestra la presencia de secuencias lógicas inválidas en los argumentos.[11]

Diagnóstico del SAP[editar]

Según el doctor Antonio Escudero Nafs, presidente de la Asociación Española de Neuropsiquiatría y ex presidente de la Asociación Madrileña de Salud Mental, la hipótesis del SAP entra en conflicto con varias cuestiones metodológicas importantes:[11]​ • Los criterios diagnósticos del SAP son ambiguos e indefinidos. • Describe un conjunto de signos plurívocos, es decir, que no responden a una etiología u origen común y por tanto a una enfermedad definida que los cause. • Para definirlo como síndrome recurre, sin ninguna secuencia lógica, a analogías con enfermedades orgánicas. Pero el método científico no admite analogías - la propiedad de un concepto, objeto o suceso que se aplica a otro - como prueba argumental. El razonamiento por analogía no es una inducción válida en ciencias. • El mecanismo de acción se da por probado y es a su vez una premisa para una deducción lógica, por lo tanto se trata de una falacia.• Gardner no incorpora definiciones operativas de los síntomas sino descripciones sobre la función que representan en la campaña de denigración. • Las manifestaciones del niño se traducen falsamente como síntomas clínicos.• Gardner encuentra una sola causa del rechazo de un progenitor por parte de un niño: el lavado de cerebro. La frontera con otras patologías es clara y precisa, el cuadro, según sus palabras, es obvio, uno de los más puros en psiquiatría[156]​ y muy fácil de diagnosticar ya que cualquiera que lo vea lo reconocería inmediatamente.[157]

  • La atribución de pureza pertenece al campo de lo evidente, al mundo natural. El pronóstico es siempre el mismo. Esto contradice todos los criterios médicos de la imposibilidad de univocidad en la interpretación de un síntoma en la conducta: para la medicina el síndrome siempre plurietiológico, es decir que un mismo síntoma puede ser producido por diversas causas.
    Ante un mismo síntoma distintos médicos pueden diagnosticar diferentes enfermedades porque la clínica es cambiante y las fronteras con otras patologías siempre difusas por eso los diagnósticos diferenciales son siempre discutibles y el pronóstico es variable.
  • Para la psiquiatría los procesos mentales están en continuo movimiento y nunca fijos, pero para el SAP la alienación es tratada como un proceso mental crónico, sin movimiento y fijo.
  • El conjunto de ocho síntomas del SAP se considera válido para todas las edades obviándose el complejo desarrollo cognitivo del niño.
  • En ningún momento se contemplan variables básicas como la capacidad de representación, el desarrollo del lenguaje, el papel del juego, el desarrollo de la capacidad de pensamiento, la comprensión de la realidad y la fantasía, la construcción de hipótesis sobre la realidad, las relaciones con los otros, el desarrollo moral o el progresivo conocimiento del mundo social. El niño que se evalúa en el SAP es el mismo desde su nacimiento.
  • Si a diferencia del resto de los síndromes psiquiátricos el SAP es fácilmente diagnosticable, puro y tiene una causa única, toda la complejidad de la psique humana ha sido simplificada al máximo borrando las contribuciones de Jean Piaget, Lev Vygotski, René Spitz, Margaret Mahler, Melanie Klein, Anna Freud , Mary Ainsworth, Donald Winnicott, John Bowlby, Serge Lebovici, Julián de Ajuriaguerra, René Diatkine, Didier Anzieu, Erik Erikson, y todos los autores que han contribuido al conocimiento del desarrollo infantil.
  • El mecanismo patógeno de adoctrinamiento y lavado de cerebro no se explica. Se lo da por sentado como premisa básica a partir de la cual se asume deductivamente una conclusión, sin ninguna secuencia lógica previa.

El diagnóstico del SAP no es médico sino jurídico[editar]

El SAP no es diagnosticado fuera de un litigio por custodia.[158][156]

Su argumentación tiene como primer objetivo pragmático la aceptación de sus ideas en los tribunales y no un tratamiento médico. Se supone al SAP un intento de medicalizar lo que es una lucha de poder por la custodia de un hijo.[159]​ Según Andrés Montero, Presidente de la («Sociedad española de psicología de la violencia». ) y profesor de la Universidad Autónoma de Madrid[160]​ la perdurabilidad del SAP en contra de toda evidencia científica responde a que es un artefacto psico-jurídico diseñado con propósitos misóginos instrumentado por maltratadores en relaciones de violencia para desacreditar el rechazo justificado que sienten ciertos niños hacia su agresor.[161]
Gardner propone que siempre que un menor realice una acusación de abuso sexual contra su padre el profesional que lo atiende averigüe si sus padres se están divorciando en cuyo caso posiblemente la denuncia sea falsa.[162]
En este contexto el SAP se convierte en una herramienta para litigar que desacredita las acusaciones de abusos sexuales a los menores lanzándose al ataque en contra del progenitor inductor[47][48]​ culpabilizando a las madres de las conductas de sus hijos dando por hecho que las mujeres y los niños mienten.[163]
El diagnóstico diferencial entre SAP leve, moderado y severo respecto al alienador se basa fundamentalmente en si se opone judicialmente a las solicitudes del progenitor alienado. El objetivo al definirlo como síndrome médico es justificar su admisión en juicios como diagnóstico pericial. La aceptación del diagnóstico, pone en marcha automáticamente la terapia de la amenaza, fin último del SAP. Es condición para su utilidad judicial que el síndrome sólo pueda ser atribuible a una causa única. Paradójicamente cualquier intento del progenitor diagnosticado de actuar legalmente o de probar la inexistencia de su SAP confirma su condición de alienador. La identificación de un único progenitor y un niño como patológicos sirven de justificación judicial para el cambio de custodia como terapia.[11]​ Juristas, psiquiatras y asociaciones de mujeres alertan sobre las consecuencias que tiene aceptar la existencia del SAP en los expedientes jurídicos. A partir de ahí, cualquier cosa que diga la persona diagnosticada será considerada un síntoma y, por tanto, deja de tener validez.

Acusaciones de abuso sexual[editar]

La veracidad de las acusaciones de maltrato o de abuso sexual infantil es algo que debe decidir un juez en un juicio. Los peritos psiquiátricos no estarían en condiciones de decidir si el hecho ocurrió realmente o no.[cita requerida] Se le cuestiona a Gardner que confundió un rechazo infantil hacia un progenitor con un síndrome médico, un problema de relación y vínculo paterno-filial con un trastorno psiquiátrico infantil. En vez de investigar los motivos del rechazo del niño hacia su padre, Gardner (y el SAP) da por supuesto que este niño fue influenciado por un adulto ya que no considera natural que un niño pueda rechazar a su progenitor.[156]​ La bondad del padre alienado es una premisa dada y necesaria para el cambio de custodia y no se cuestiona.[11]

Gardner se muestra preocupado por el alarmante aumento de acusaciones de abuso sexual contra los pares biológicos sin aportar ningún estudio estadístico, solo basándose en la percepción de su propia experiencia. Un extenso estudio de Thoennes, Pearson y Tjaden de la Association of Family and Conciliation Courts Research Unit concluye que no se puede decir que las denuncias de abuso aumenten durante los divorcios y cuestiona que sean más frecuentes las acusaciones de abuso sexual en los divorcios.[164]

Las hipótesis de Gardner se basan en el supuesto de que en casos de disputa por la custodia existe una alta incidencia de acusaciones de falsas de abuso sexual infantil mientras que las estadísticas conocidas hasta el momento prueban lo contrario: solo en el 2% de los divorcios controvertidos aparecen acusaciones de abuso sexual, tasa mucho menor que la que aparece en matrimonios no divorciados.
El estudio de Thoennes, Pearson y Tjaden muestra que de este 2% aparecieron falsas acusaciones solo en un 5% de los casos.[nota 18][nota 19]​ En un exhaustivo estudio del Departamento de Trabajo Social y Servicios Humanos de la Universidad de Monash (Clayton, Victoria, Australia), llevado a cabo en Australia en el Tribunal de familia de Canberra y Melbourne, concluyeron que no se puede decir que las denuncias de abuso aumenten durante los divorcios.[165][nota 20]

Según Merrilyn McDonald los profesionales que dicen que aumentan las denuncias durante un divorcio no han aportado data empírica y por lo tanto no pueden ser tomados en cuenta ya que la investigación científica muestra lo contrario.[166]
La doctora Kathleen C. Faller sostiene que los autores y la prensa que han afirmado que las acusaciones de abuso sexual son más frecuentes durante los divorcios no presentan ninguna información, investigación o estudio sobre el tema. Ella revisa ampliamente la bibliografía científica sobre el tema y demuestra que no aumentan las falsas denuncias y ni siquiera las denuncias durante los divorcios controvertidos.[167]​ Otros autores que han revisado la bibliografía científica y la literatura empírica al respecto llegan a las mismas conclusiones.[168][169][170]
[171]

Organizaciones que trabajan en temas de abuso sexual infantil o violencia doméstica en distintos países alertan sobre los riesgos de la utilización del SAP en los juicios por custodia en divorcios debido a las consecuencias que acarrea no por el mal uso del SAP sino por sus fundamentos teóricos mismos: El descreimiento de la palabra de los niños y la demonización de las mujeres.[172]​ En declaraciones a Europa Press, la pediatra Dolores Aguilar dijo que el SAP lo único que hace es negar las causas reales del rechazo hacia el padre, que muchas veces están en las propias vivencias negativas del menor.[173]

Transgresiones a la ética profesional[editar]

Para Gardner la discriminación de la verdad o falsedad del abuso queda a criterio del perito psicólogo o psiquiatra. Gardner propone que el tratamiento del SAP lo realice el mismo perito que diagnostica el SAP. El secreto profesional no existe para el SAP. Que el mismo profesional realice el tratamiento y la falta de confidencialidad se consideran graves faltas a la ética. Según los códigos de ética de los psicólogos y psiquiatras en los países occidentales el profesional que testifica como perito en un juicio debe ser imparcial y no puede realizar un tratamiento psicoterapéutico a las partes del juicio. Cuando un psicólogo testifica como perito en un caso de maltrato o abuso sexual informa sobre lo que observó en el niño pero no puede expedirse sobre la veracidad o no del abuso sexual ni a favor de quien debería ser otorgada la custodia. La Guía para evaluaciones en custodia infantil durante litigios en divorcios de la Asociación Psicológica de los Estados Unidos también afirma que el psicólogo debe ser un experto profesional que debe mantenerse imparcial y no actuar como juez. Además el psicólogo debe recabar información de otros adultos cercanos al niño, algo que Gardner prohíbe estrictamente alegando que el síndrome afecta también al entorno del niño.[174]
Según el Código Internacional de Ética Médica[nota 21]​el médico debe guardar el secreto absoluto de todo lo que conoce acerca de su paciente, incluso después de que éste haya muerto.[175]
Está prohibido revelar datos del tratamiento que se encuentran bajo estricto secreto profesional, el profesional que lo infringe es expulsado de las sociedades de pares y puede perder su licencia.[176][nota 22]
Las amenazas sobre los niños, la coacción y la coerción legal, los punitivos de encierro o aislamiento, la prohibición de contacto entre un niño pequeño y su madre, la eliminación de sus derechos y la falta de confidencialidad son motivos suficientes como para que profesionales de la salud mental consideren el tratamiento del SAP una mala praxis.[177]​ Para la Asociación de Psiquiatras Argentinos (APSA), los psiquiatras deben cumplir las normas nacionales e internacionales para llevar a cabo sus investigaciones. Una investigación que no se lleva a cabo de acuerdo con los cánones de la ciencia no es ética.[178]​ Las supuestas investigaciones de Gardner nunca fueron publicadas ni validadas por pares.[153]

Misoginia[editar]

Se le cuestiona la adjudicación del papel de progenitor alienador siempre a la madre y no al padre. Se le critica la identificación de un único progenitor y un niño como patológicos (el padre siempre es asumido como la parte sana, sin ninguna evaluación psicológica) y la justificación judicial del cambio de custodia de la madre hacia el padre como terapia. Para algunos autores el SAP colabora en la construcción de un estereotipo social de la madre malvada, manipuladora y vengativa dispuesta a todo con tal de separar a un padre bondadoso de sus hijos.

Se cuestiona que el SAP sostiene el principio de inocencia para los acusados de abuso pero el de culpabilidad para las acusadoras.[159]​ La mujer aparece como el factor etiológico del SAP y su causa principal. Todo lo que se diga la parte alienadora, hable o actúe se considera síntoma y confirmación constante del propio diagnóstico.

El SAP presenta a las madres como constantes inventoras y generadoras de denuncias de abuso sexual.

Sin embargo, según un informe oficial de denuncias de abuso sexual infantil en los Estados Unidos[179]​ el 78% de las denuncias de abuso fueron realizadas por profesionales, organismos estatales, docentes y trabajadores de la salud mientras que solo el 28% fueron realizadas por el padre, la madre, otros familiares, vecinos o anónimos. Las madres realizaron una ínfima cantidad de las denuncias.

Vulneración de los derechos del niño[editar]

La utilización del SAP como argumento puede tener graves consecuencias para los niños que buscan protección y defensa legal en los juzgados.[47][48]

El diagnóstico presupone que los menores mienten, no se respeta sus manifestaciones y se minimizan situaciones de abuso y maltrato. No se da credibilidad a las manifestaciones de los niños ni de sus madres.[159]​ Se da por sentado que los buenos recuerdos del padre son verdaderos y los malos recuerdos del niño son falsos.[11]​ Son motivo de diagnóstico del SAP tanto que el niño de razones muy vagas sobre su rechazo como si da motivos específicos y describe abusos horribles de una forma muy convincente.[180]​ Se le critica al SAP que se fundamente en una concepción pre patronal del niño sin palabra propia, alienable y proclive a renunciar a sus afectos por presión de otros.[181]

Aunque la realidad psíquica de los padres modela la de sus hijos ésta nunca es modelada en forma pasiva.[182]​ A pesar de la fundamental influencia materna en la mente de un niño éste no es una tabla rasa y no es posible que ella tenga el poder de borrar de la memoria de su hijo recuerdos agradables e insertar falsos recuerdos desagradables. Cuando existe un padre que ha brindado cariño y protección no se puede lograr que un hijo deje de amarlo. Se critica la terapia propuesta por vejatoria de la concepción del niño como sujeto de derechos. Se le cuestiona que vulnera los derechos aprobados por la Convención sobre los Derechos del Niño al promover el aislamiento y la coerción como técnica terapéutica.[181]​ La salida de los niños del hogar materno para ir a vivir con un padre al que temen deja una huella traumática que dura muchos años.[183]
Los psicólogos alertan sobre los intentos inadecuados de revinculación con el progenitor incestuoso que coloca al niño en situación de vulnerabilidad y desprotección.[184]

Crítica desde el feminismo[editar]

Se le cuestiona la adjudicación del papel de progenitor alienador siempre a las madres y no al padre. Se le critica la identificación de un único progenitor y un niño como patológicos (el padre siempre es presupuesto, sin ninguna evaluación psicológica, la parte sana) y la justificación judicial del cambio de custodia de la madre hacia el padre como terapia. Para algunos autores el SAP colabora en la construcción de un estereotipo social de la madre malvada, manipuladora y vengativa dispuesta a todo con tal de separar a un padre bondadoso de sus hijos. Se cuestiona que el SAP sostiene el principio de inocencia para los acusados de abuso pero el de culpabilidad para las acusadoras.[159]

  • La mujer aparece como el factor etiológico del SAP y su causa principal.
  • Todo lo que se diga la parte alienadora, hable o actúe se considera síntoma y confirmación constante del propio diagnóstico.
  • El SAP presenta a las madres como constantes inventoras y generadoras de denuncias de abuso sexual.

Según un informe oficial de denuncias de abuso sexual infantil en los Estados Unidos el 78% de las denuncias de abuso fueron realizadas por profesionales, organismos estatales, docentes y trabajadores de la salud mientras que solo el 28% fueron realizadas por el padre, la madre, otros familiares, vecinos o anónimos.[185]

Algunos grupos feministas cuestionan la aplicación del concepto como un invento del «neomachismo». Denuncian que, en la mayoría de los casos, las situaciones donde se alega SAP suelen tener como causa la violencia de género o contra la mujer (en este caso las madres), y que los hijos no hacen sino expresar la situación que viven ellos por causa de las agresiones de los padres (varones). Por otro lado, arguyen que no es sino una estrategia de los grupos antifeministas para defender la idea tradicional de familia donde el padre varón ejerce poder sobre las mujeres y niños (el patriarcado).[186][187]

Primer caso en Chile[editar]

El síndrome alienación parental (SAP) fue reconocido en 1984, va de un estado de ligero al crítico. El caso de Lucas Abuhadba, fue el primero en Chile, en donde fue probado con antecedentes este odio injustficado al padre, en este caso la justicia determinó el cuidado para ambos padres. Lucas es el hijo de David Abuhadba fundador de la agrupación "Amor de Papá", quienes en 2008, después de seis meses de trabajo, crearon una dirección legislativa para redactar el texto de una ley que considerara la Tuición Compartida como nueva figura legal, que es conocida como Ley Amor de Papá, que permite a los padres acordar la Tuición Compartida de sus hijos. [188]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. The mothers of these children are often fanatic. They will use every maneuver at their disposal (legal and illegal) to obstruct visitation. They are obsessed with hatred of their husbands. In many cases, they are paranoid. Sometimes the paranoid thoughts and feelings about the husband are focused on him alone; in other cases, this paranoia is just one example of many types of paranoid thinking. Often the paranoia did not exhibit itself before the breakup of the marriage and is a manifestation of the psychiatric disintegration that often results from protracted divorce (especially custody) disputes. Central to the paranoid mechanism is projection. These mothers see in their husbands many objectionable characteristics that actually exist within themselves characteristics that they do not wish to recognize. By projecting these unacceptable qualities onto their husbands, they can consider themselves innocent victims.(Richard Gardner, Legal and psychotherapeutic approaches to the three types of parental alienation syndrome families:When Psychiatry and the Law Join Forces, 1991)
  2. «The therapist does well to view one aspect of the children's treatment as a kind of debriefing and deprogramming». (Gardner, 1999)
  3. «The therapist does well to view one aspect of the children's treatment as a kind of debriefing and deprogramming». (Gardner, 1999)
  4. «The diagnosis of PAS is not made on the basis of the programmer's efforts but the degree of success in each child. The treatment is based not only on the degree to which the child has been alienated but also on the mother's degree of attempted indoctrinations» (Gardner, 1998).
  5. «It is the resultant PAS manifestations in the child that determine the categorization» (Gardner, 1998).
  6. «(...) the severe type, visitation may be impossible, so hostile are the children, hostile even to the point of being physically violent toward the allegedly hated parent» (Gardner, 1998).
  7. «An older sister may be programming her two younger brothers into believing that their father is dangerous and noxious» (Gardner, 1999).
  8. «The older children are especially likely to program the younger children during visits with the targeted parent» (Gardner, 1999).
  9. «The therapist must also appreciate that older children may promulgate the programming down to younger ones» (Gardner, 1999).
  10. «In the majority of cases of parental alienation syndrome, it is the mother who is favored and the father who is denigrated» (Gardner, 1991).
  11. «My experience has been that this is much more often the case for female alienators than male alienators» (Gardner, 1999).
  12. «Most often mothers are the initiators of such programming, and fathers are the victims of the campaigns of deprecation» (Gardner, 1998).
  13. «Such programming mothers choose a female therapist-especially a woman who is generally antagonistic toward men The alienating parent» ("The alienating parent» (Gardner, 1999).
  14. «Most often, the mother chooses a woman as a therapist, especially a woman who is herself antagonistic toward men» (Gardner, 1991).
  15. «The mother and the therapist often develop a folie-à-deux relationship. However, when one, considers the fact that the programming parent already has a folie-à-deux relationship with the child, the addition of such a therapist justifies the term folie-à-trois for the arrangement» (Gardner, 1999).
  16. «The court should order the mother to see the court's therapist, even though her maneuvers to obstruct the court-ordered therapy may be significantly supported by her own therapist» ("The alienating parent", Gardner, 1999).
  17. «Even if the court were to order the mother's therapist to stop treating her, it is likely that she would find another person who would support her position» ("Moderate Cases of the Parental Alienation Syndrome", Gardner, 1991).
  18. « Refieren que de cerca de un millón de divorcios anuales en los Estados Unidos 600.000 correspondían a matrimonios con niños pequeños de los cuales solo 90.000 tenían disputas por custodia. Los investigadores examinaron estos 9.000 casos en los que había disputa por la tenencia durante un divorcio en 12 estados en sus jurisdicciones judiciales. De los 9.000 solamente 169 casos (el 1,9%) incluyó acusaciones de abuso sexual de las cuales 48% de las acusaciones provenían de las madres, 28% de los padres y el resto de terceros. Los padres fueron acusados en 51% de los casos, pero también hubo acusaciones contra las madres, las nuevas parejas de las madres y los miembros de la familia extendida. La cifra es ínfima comparada con el total de denuncias de abuso en el general de la población. » (Thoennes 1990 ).
  19. « Los estudios en hospitales canadienses mostraron que la cantidad de niños que presentaban síntomas de abuso sexual era casi la misma en niños envueltos en divorcios controvertidos que los de familias unidas. Hallazgos similares son señalados por McIntosh y Prinz (1993) quienes estudiaron casos de un tribunal en un solo condado: de los 1.675 casos solo el 2% de las disputas incluyeron denuncias de abuso sexual. En Australia menos del 1,7% de los divorcios controvertidos incluyen denuncias de abuso según S. Bordow, A Survey of Sexual Child Abuse Cases, Sydney, Counselling Service, Family Court of Australia, 1987.
  20. «Hallaron que los casos de denuncias de abuso sexual infantil se habían duplicado entre 1993 y 1997 pero de estos solamente un 5% pertenecían a casos de abuso sexual en divorcio y de este 5% solo el 2% resultaron ser falsas.» (Brown 2000 )
  21. “ Adoptado por la 3a Asamblea General de la Asociación Médica Mundial Londres, Inglaterra, Octubre 1949, enmendado por la 22a Asamblea Médica Mundial, Sydney, Australia, Agosto 1968 y la 35a Asamblea Médica Mundial, Venecia, Italia, Octubre 1983 “
  22. “La confidencialidad y la obligación de guardar el secreto profesional están presente en las leyes del ejercicio profesional así como en los códigos de ética del psicólogo en todos los países, v.g: artículo 7 de la Ley 10306 del ejercicio profesional del psicólogo en la Argentina, inciso 5 capítulo tercero del código de ética del Colegio de Psicólogos de Chile , artículo 40 del Código Deontológico del Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos de España, artículo 31 del título 7 del Código Deontológico y ético del psicólogo colombiano, el artículo 5: Privacidad y confidencialidad del Código de ética y principios de conducta para los psicólogos de la Ethical Principles of Psychologists and Code of Conduct

Referencias[editar]

  1. Lorandos, D., W. Bernet and S.R. Sauber (2013). Overview of Parental Alienation. In Lorandos, D., W. Bernet and S.R. Sauber (2013) Parental alienation. The Handbook for Mental Health and Legal Professionals. Charles C Thomas, Springfield.
  2. Meier (2009). «Scientific and professional rejection of PAS». Consultado el 9 de noviembre de 2012. 
  3. a b c «Psychiatric group: Parental alienation no disorder» (en inglés). The Washington Times. Consultado el 27 de septiembre de 2012. 
  4. a b Bernet, W (2008). «Parental Alienation Disorder and DSM-V». The American Journal of Family Therapy 36 (5): 349-366. doi:10.1080/01926180802405513. 
  5. a b Faller, KC (1998). «The parental alienation syndrome: What is it and what data support it?» (pdf). Child Maltreatment 3 (2): 100-115. doi:10.1177/1077559598003002005. 
  6. a b Bruch, CS (2001). «Parental Alienation Syndrome and Parental Alienation: Getting It Wrong in Child Custody Cases» (pdf). Family Law Quarterly 35 (527): 527-552. 
  7. a b Wood, CL (1994). «The parental alienation syndrome: a dangerous aura of reliability». Loyola of Los Angeles Law Review 29: 1367-1415. Consultado el 12 de abril de 2008. 
  8. a b Hoult, JA (2006). «The Evidentiary Admissibility of Parental Alienation Syndrome: Science, Law, and Policy». Children's Legal Rights Journal 26 (1). 
  9. Pedrosa, Susana; José María Bouza. «Síndrome de alienación parental. Proceso de obstrucción del vínculo entre los hijos y uno de sus progenitores». García Alonso. Consultado el 1 de octubre de 2008. 
  10. a b Gardner, Richard (1991). When Psychiatry and the Law Join Forces (en inglés) 28 (1). Court Review. pp. 14-21. Consultado el 24 de julio de 2011. 
  11. a b c d e f g h i Escudero, Antonio; Aguilar, Lola; De la Cruz, Julia (2008). «La lógica del Síndrome de Alienación Parental de Gardner». Revista de la Asociación Española de Neuropsiquiatría XXVIII (102): 285-305. ISSN 0211-5735. 
  12. a b Vaccaro, Sonia. «Análisis sobre las bases científicas del Síndrome de Alienación Parental». Asociación Española de Neuropsiquiatría. Consultado el 30 de julio de 2011. 
  13. M. Cartié; R. Casany (2005). Equipo de Asesoramiento Técnico de Cataluña adscrito a los Juzgados de Familia de Barcelona y partidos judiciales de Barcelona y Tarragona, ed. «Análisis descriptivo de las características asociadas al síndrome de alienación parental» (pdf). Consultado el 18 de enero de 2010. 
  14. David Van Nuys (16 de noviembre de 2007). «About Amy Baker, Ph.D.» (en inglés). CenterSite. Consultado el 20 de junio de 2011. 
  15. Amy J. L. Baker (2009). amyjlbaker.com, ed. «Adult Children of Parental Alienation Syndrome». Consultado el 18 de enero de 2010. 
  16. Ramón J. Vilalta Suárez. «Descripción del síndrome de alienación parental en una muestra forense». Psicothema. Consultado el 28 de diciembre de 2011. 
  17. Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos de España (2008). «Consideraciones en torno a la pertinencia del síndrome de alienación parental en la evaluación psicológica». Infocop. Consultado el 28 de diciembre de 2011. 
  18. Miguel Ángel Rosales Leal (13 de abril). centroesperi.com, ed. «Custodia compartida» (documento de msword). Consultado el 14 de diciembre de 2009. 
  19. a b «El Síndrome de Alienación Parental no existe, tampoco en el caso de Rocío Carrasco». www.publico.es. Consultado el 27 de marzo de 2021. 
  20. Miguel Lorente Acosta. «Síndrome de Alienación Parental (SAP)». Consultado el 1 de abril de 2013. 
  21. Virginia Berlinerblau. Querencia Revista de Psicoanálisis, ed. «El "Backlash" y el abuso sexual infantil» (7). Consultado el 18 de enero de 2010. 
  22. Anasap. «Asociación Nacional de Afectados del Síndrome de Alienación Parental». 
  23. S.O.S Papá. «Asociación pro derechos del niño». 
  24. Apadeshi. «Asociación de Padres Alejados de sus Hijos». 
  25. Richard Warshak (2004). «References Relevant to Parental Alienation Syndrome» (en inglés). Consultado el 20 de junio de 2011. 
  26. Lorando Joshi attorney. «Parental Alienation Syndrome FAQs» (en inglés). Consultado el 20 de junio de 2011. 
  27. Miguel Ángel Rosales Leal. «Custodia compartida». Archivado desde el original el 2 de diciembre de 2015. Consultado el 14 de diciembre de 2009. 
  28. Bow, JN; Gould JW; Flens JR (2009). "Examining Parental Alienation in Child Custody Cases: A Survey of Mental Health and Legal Professionals". The American Journal of Family Therapy 37 (2): 127–145.
  29. Bala, N; Fidler B; Goldberg D; Houston C (2007). "Alienated Children and Parental Separation: Legal Responses from Canada's Family Courts"
  30. Baker, Amy (2009). «Adult Children of Parental Alienation Syndrome». Consultado el 18 de enero de 2010. 
  31. Ramón J. Vilalta Suárez. «Descripción del síndrome de alienación parental en una muestra forense». Psicothema. Consultado el 28 de diciembre de 2011. 
  32. José Manuel Aguilar Cuenca (2008). «Síndrome de alienación parental». Infocop. Consultado el 28 de diciembre de 2011. 
  33. a b Lena Hellblom Sjögren. «Making a parent dangerous. PAS in Sweden and Norway» (en inglés). Consultado el 21 de junio de 2011. 
  34. Javier Urra. «Las consecuencias de la alienación parental en los hijos de padres separados». GuiaInfantil. Consultado el 21 de junio de 2011. 
  35. Lena Hellblom Sjögren. «Making a parent dangerous. PAS in Sweden and Norway» (en inglés). Archivado desde el original el 2 de diciembre de 2015. Consultado el 21 de junio de 2011. 
  36. Arantxa Coca y Mariano Betés (2008). «Hijos manipulados tras la separación». Espasa. Consultado el 21 de junio de 2011. 
  37. Rohrbaugh, Joanna Bunker (2008). A comprehensive guide to child custody evaluations: mental health and legal perspectives. Berlin: Springer. pp. 399-438. ISBN 0-387-71893-1. 
  38. Warshak, RA (2001). «Current controversies regarding parental alienation syndrome» (pdf). American Journal of Forensic Psychology 19 (3): 29-59. 
  39. Cartié, M; R. Casany (2005). Equipo de Asesoramiento Técnico de Cataluña adscrito a los Juzgados de Familia de Barcelona y partidos judiciales de Barcelona y Tarragona, ed. «Análisis descriptivo de las características asociadas al síndrome de alienación parental» (pdf). Consultado el 18 de enero de 2010. 
  40. «Asociación de Padres Alejados de sus Hijos». Archivado desde el original el 2 de diciembre de 2015. Consultado el 30 de julio de 2011. «APADESHI impulsó en el Congreso de la Nación Argentina el proyecto que dio origen a la Ley penal 24.270 que sanciona al padre o tercero que impidiere u obstruyere el vinculo con los hijos, y variados proyectos a nivel legislativo y ejecutivo, tanto nacionales, como provinciales como la Ley de registro de obstructores de vinculo (Prov. de Santa Cruz) y la Ley de Registro de obstructores de lazos familiares (Prov. de Mendoza) y otras iniciativas destinadas a a sancionar y/o limitar la obstaculización del vínculo por parte de uno de los progenitores». 
  41. «Top judge says mothers should have children taken away if they don't let fathers see them» (en inglés). AssociatedNewspapers. 27 de noviembre de 2010. Consultado el 20 de junio de 2011. 
  42. Coleridge, Paul (2010). «Justicia londinense advierte que encarcelará a madres que no permitan a los padres ver a sus hijos.». Anasap Costa Rica. Consultado el 2010. 
  43. Tim Ross (11 de mayo de 2011). «Judge demands review of damaging divorce laws» (en inglés). Telegraph Media Group Limited. Consultado el 20 de junio de 2011. 
  44. «Report of the American Psychological Association» (en inglés). Consultado el 12 de agosto de 2011. «Some professionals assume that accusations of physical or sexual abuse of children that arise during divorce or custody disputes are likely to be false, but the empirical research to date shows no such increase in false reporting at that time. In many instances, children are frightened about being alone with a father they have seen use violence towards their mother or a father who has abused them. Sometimes children make it clear to the court that they wish to remain with the mother because they are afraid of the father, but their wishes are ignored.» 
  45. «A nova lei da alienação parental». Psicología jurídica y forense. 20 de febrero de 2011. Consultado el 28 de diciembre de 2011. 
  46. Departamento de Justicia de Canadá. «Evaluación de denuncias de violencia familiar, punto 4.3.4 Parental Alienation». Consultado el 28 de diciembre de 2011. 
  47. a b c d Rivera Ragland, Erika y Fields, Hope (2003). Sindrome de alienación parental, lo que los profesionales necesitan saber, parte 1 16 (6). American Prosecutors Research Institute (APRI). Consultado el 27 de setiembre de 2011. 
  48. a b c d Rivera Ragland, Erika y Fields, Hope (2003). Sindrome de alienación parental, lo que los profesionales necesitan saber, parte 2 16 (6). American Prosecutors Research Institute (APRI). Consultado el 27 de setiembre de 2011. 
  49. National Council of Juvenile and Family Court Judges. «A judge guide: Navigation custody and visitation evaluation in cases with domestic violence». Consultado el 28 de diciembre de 2011. 
  50. «New York State Office for Prevention of Domestic Violence, Bulletin Summer 2009». Archivado desde el original el 2 de diciembre de 2015. Consultado el 28 de diciembre de 2011. 
  51. «Rechazo a la aceptación del SAP en los juzgados, Estado de Tennessee». Consultado el 28 de diciembre de 2011. 
  52. Oficina de prevención de la violencia familiar del estado de Nueva York. «Boletin de concientización». Consultado el 28 de diciembre de 2011. 
  53. Mujeres juristas. «Juristas y sociedad civil ante el fenómeno del SAP». Consultado el 28 de diciembre de 2011. 
  54. Joan S. Meier,. «Parental Alienation Syndrome and Parental Alienation». Office for the Prevention od Domestic Violence, State Agency of the New York Estate. Consultado el 28 de diciembre de 2011. 
  55. Joan Zorza (jULY 2006). «Child custody cases, incest allegations and domestic violence». Comission on Domestic Violence, American Bar Association 4. 
  56. Gardner, Richard. «Enfoques jurídicos y psicoterapéuticos del SAP». Consultado el 30 de julio de 2011. 
  57. Deirdre Conway Rand (1977). «El espectro del Síndrome de Alienación Parental». Periodico americano de psicología forense. Consultado el 1 de octubre de 2008. 
  58. Escudero, Antonio, Aguilar, Lola, & Cruz, Julia de la. (2008). La lógica del Síndrome de Alienación Parental de Gardner (SAP): "terapia de la amenaza". Revista de la Asociación Española de Neuropsiquiatría, 28(2), 285-307. Recuperado en 13 de octubre de 2019, de http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0211-57352008000200004&lng=es&tlng=es
  59. «Síndrome de Alienación Parental en niños: diagnóstico». 
  60. Allegations and Substantiations of abuse in custody disputing families. Family Court Review. 2005. p. 283-94. 
  61. Children Held Hostage: Dealing with Programmed and Brainwashed Children. American Bar Association. 1991. 
  62. Análisis descriptivo de las características asociadas al síndrome de alienación parental (SAP). Psicopatología clínica legal y forense. 2005. p. 5-29. 
  63. Gardner, Richard (1999). (The children), Family Therapy of the Moderate Type of Parental Alienation Syndrome (en inglés) 27. The American Journal of Family Therapy. pp. 195-212. Consultado el 31 de julio de 2011. 
  64. a b c d e f Gardner, Richard (1992). «Therapeutic program». Parental Alienation Syndrome, A Guide for Mental Health and Legal Professionals. Cresskill, New Jersey: Creative Therapeutics, Inc. ISBN 0-933812-24-8. 
  65. a b c d e Gardner, Richard (2001). Therapeutic interventions for children with parental alienation syndrome. Cresskill, New Jersey: Creative Therapeutics, Inc. ISBN 0-933812-46-9. 
  66. Gardner, Richard (1999). (The children), Family Therapy of the Moderate Type of Parental Alienation Syndrome (en inglés) 27. The American Journal of Family Therapy. pp. 195-212. Consultado el 31 de julio de 2011. 
  67. Gardner, Richard. «Aproximaciones legales y psicoterapéuticas al SAP». Consultado el 30 de julio de 2011. 
  68. Gardner, Richard (1998). «(Further Comments on the Transitional Site Program), Recommendations for Dealing with Parents who Induce a Parental Alienation Syndrome in their Children» (en inglés) 28 (3/4). Journal of Divorce & Remarriage. Consultado el 26 de julio de 2011. 
  69. Gardner, Richard (1991). When Psychiatry and the Law Join Forces (en inglés) 28 (1). Court Review. pp. 14-21. Consultado el 24 de julio de 2011. 
  70. Gardner, Richard (1999). (Basic structure of the therapeutic program), Family Therapy of the Moderate Type of Parental Alienation Syndrome (en inglés) 27. The American Journal of Family Therapy. pp. 195-212. Consultado el 30 de julio de 2011. «When working with PAS families, it is important that only one therapist be used». 
  71. Gardner, Richard (1991). (Moderate Cases of the Parental Alienation Syndrome) Legal and psychotherapeutic approaches to the three types of parental alienation syndrome families (en inglés) 28 (1). Court Review. pp. 14-21. «It is important that one therapist be used. I cannot emphasize this point strongly enough. (…) It is crucial that the therapist be court ordered and have direct input to the judge.» 
  72. Gardner, Richard (1999). (The alienating parent), Family Therapy of the Moderate Type of Parental Alienation Syndrome, (en inglés) 27. The American Journal of Family Therapy. pp. 195-212. Consultado el 30 de julio de 2011. «(The court) it does well to prohibit the children from being "treated" by her (as mentioned, the therapist is rarely a man». 
  73. Gardner, Richard (1991). When Psychiatry and the Law Join Forces (en inglés) 28 (1). Court Review. pp. 14-21. Consultado el 24 de julio de 2011. «It is important for judges to appreciate that treatment for the children is most often not possible while the children are still living in the mother's home». 
  74. Gardner, Richard (1985). Recent Trends in Divorce and Custody Litigation (en inglés) 29 (2). Academy Forum. pp. 3-7. Consultado el 28 de julio de 2011. «The most important element in the treatment of these children is immediate transfer to the home of the so-called hated parent». 
  75. Gardner, Richard (1991). Legal and psychotherapeutic approaches to the three types of parental alienation syndrome families (en inglés) 28 (1). Court Review. pp. 14-21. Consultado el 27 de julio de 2011. «The children must be removed from the mother's home and placed in the home of the father, the allegedly hated parent.» 
  76. Gardner, Richard (1998). «(Psychotherapeutic Approaches), Recommendations for Dealing with Parents who Induce a Parental Alienation Syndrome in their Children,» (en inglés) 28 (3/4). Journal of Divorce & Remarriage. Consultado el 26 de julio de 2011. «Transfer of custody is necessary in order to protect the children from progressing down the road to the severe type of PAS.» 
  77. Gardner, Richard (1998). «(Concluding comments) Recommendations for Dealing with Parents who Induce a Parental Alienation Syndrome in their Children.» (en inglés) 28 (3/4). Journal of Divorce & Remarriage. Consultado el 26 de julio de 2011. «The presence of a PAS is crucial if one is to make a proper custodial recommendation in families where it is present”». 
  78. Gardner, Richard (1998). «(Further Comments on the Transitional Site Program ) Recommendations for Dealing with Parents who Induce a Parental Alienation Syndrome in their Children,» (en inglés) 28 (3/4). Journal of Divorce & Remarriage. Consultado el 26 de julio de 2011. «It is crucial to reiterate that the only hope these children have for bonding with their father and being protected from the induction of their mother's severe psychopathology is permanent transfer to the home of the father and his designation as the primary custodial parent». 
  79. Gardner, Richard (1998). «(Severe cases of PAS: Legal Approaches) Recommendations for Dealing with Parents who Induce a Parental Alienation Syndrome in their Children,» (en inglés) 28 (3/4). Journal of Divorce & Remarriage. Consultado el 26 de julio de 2011. «The father is generally unable to get the children out of the mother's home and, even if they are transferred to his home by force, they are likely to run away and do everything possible to return to their mother's home.» 
  80. Gardner, Richard (1991). (Severe Cases of the Parental Alienation Syndrome) Legal and psychotherapeutic approaches to the three types of parental alienation syndrome families (en inglés) 28 (1). Court Review. pp. 14-21. Consultado el 27 de julio de 2011. «It is important for judges to appreciate that treatment for the children is most often not possible while the children are still living in the mother's home. No matter how frequently they are seen in treatment, no matter how skilled the therapist, the time in therapy is only a small fraction of the total exposure time to the mother's vilification of the father. There is a pathological psychological bond here between the mother and children that is not going to be changed by therapy as long as the children live with the mother.» 
  81. Gardner, Richard (1991). When Psychiatry and the Law Join Forces (en inglés) 28 (1). Court Review. pp. 14-21. Consultado el 24 de julio de 2011. «The therapist must appreciate that more of the therapy relates to manipulating and structuring situations than to providing people with insight». 
  82. Gardner, Richard (1991). When Psychiatry and the Law Join Forces (en inglés) 28 (1). Court Review. pp. 14-21. Consultado el 24 de julio de 2011. «The therapeutic approach must first involve a significant degree of people manipulation». 
  83. Gardner, Richard (2001). (The central question: should PAS children be coercerd?), Should Courts Order PAS Children to Visit/Reside with the Alienated Parent? A Follow-up Study (en inglés) 9 (3). The American Journal of Forensic Psychology. pp. 61-106. Consultado el 29 de julio de 2011. «Therapists who work with PAS children must be comfortable with alternative methods of therapy, therapy that involves an authoritarian approach to the treatment». 
  84. Gardner, Richard (1999). (Basic structure of the therapeutic program), Family Therapy of the Moderate Type of Parental Alienation Syndrome (en inglés) 27. The American Journal of Family Therapy. pp. 195-212. Consultado el 30 de julio de 2011. «Therapists who work with PAS families must be comfortable with authoritarian approaches». 
  85. Gardner, Richard (1991). (Moderate Cases of the Parental Alienation Syndrome) Legal and psychotherapeutic approaches to the three types of parental alienation syndrome families (en inglés) 28 (1). Court Review. pp. 14-21. «I am a psychoanalyst myself and involve most of my adult patients in psychoanalytic therapy. However, when a parental alienation syndrome is present, the therapeutic approach must first involve a significant degree of people manipulation». 
  86. Gardner, Richard (1999). (The court sanctions program), Family Therapy of the Moderate Type of Parental Alienation Syndrome (en inglés) 27. The American Journal of Family Therapy. pp. 195-212. Consultado el 30 de julio de 2011. «Such therapists must know exactly what threats they can use to lend support to their suggestions, instructions, and even manipulations.» 
  87. Gardner, Richard (1991). (Moderate Cases of the Parental Alienation Syndrome) Legal and psychotherapeutic approaches to the three types of parental alienation syndrome families (en inglés) 28 (1). Court Review. pp. 14-21. Consultado el 30 de julio de 2011. «Doing what children profess they want is not always the same as doing what is best for them.» 
  88. Gardner, Richard (1999). (The court sanctions program), Family Therapy of the Moderate Type of Parental Alienation Syndrome (en inglés) 27. The American Journal of Family Therapy. pp. 195-212. Consultado el 30 de julio de 2011. «I have no hesitation using the word threats. Life is filled with threats.» 
  89. Gardner, Richard (2001). (The central question: should PAS children be coercerd?) , Should Courts Order PAS Children to Visit/Reside with the Alienated Parent? A Follow-up Study (en inglés). The American Journal of Forensic Psychology. Consultado el 29 de julio de 2011. «Such parents also need threats (and I do not hesitate to use the word) of imposition of one or more of the aforementioned sanctions». 
  90. Gardner, Richard (2001). (The central question: should PAS children be coercerd?) , Should Courts Order PAS Children to Visit/Reside with the Alienated Parent? A Follow-up Study (en inglés). The American Journal of Forensic Psychology. Consultado el 29 de julio de 2011. «Such people should not work with PAS families.» 
  91. Gardner, Richard (1999). (Basic structure of the therapeutic program), Family Therapy of the Moderate Type of Parental Alienation Syndrome (en inglés) 27. The American Journal of Family Therapy. pp. 195-212. Consultado el 30 de julio de 2011. «The therapist who cannot switch roles and be comfortable with a stringent, authoritarian approach should not be treating such families.» 
  92. Gardner, Richard (1999). (The court sanctions program), Family Therapy of the Moderate Type of Parental Alienation Syndrome (en inglés) 27. The American Journal of Family Therapy. pp. 195-212. Consultado el 30 de julio de 2011. «Without threats there would be no organized civilized society.» 
  93. Gardner, Richard. (The central question: should PAS children be coercerd?) , Should Courts Order PAS Children to Visit/Reside with the Alienated Parent? A Follow-up Study (en inglés). The American Journal of Forensic Psychology, 2001. Consultado el 29 de julio de 2011. «(Therapists) must be comfortable threatening alienating parents as well as children». 
  94. Gardner, Richard (1999). (The court sanctions program), Family Therapy of the Moderate Type of Parental Alienation Syndrome (en inglés) 27. The American Journal of Family Therapy. pp. 195-212. Consultado el 30 de julio de 2011. «It is in the treatment of PAS families that threats are crucial. Empty threats are not only a waste of time but also compromise the treatment. Threats that have little if any possibility of implementation provide the therapist with a reputation of being weak and impotent and significantly compromise the likelihood that the treatment will be effective. In order for the threats to have clout, the therapist must be court ordered. Otherwise, the therapist's threats are going to be meaningless.» 
  95. Gardner, Richard (1991). Legal and psychotherapeutic approaches to the three types of parental alienation syndrome families (en inglés) 28 (1). Court Review. pp. 14-21. «Therapists who accept as valid the patient's wishes (whether child or adult) and consider it therapeutically contraindicated to pressure or coerce a patient are also not good candidates to serve such families.» 
  96. Gardner, Richard (1991). Legal and psychotherapeutic approaches to the three types of parental alienation syndrome families (en inglés) 28 (1). Court Review. pp. 14-21. Consultado el 27 de julio de 2011. «Some have great difficulty supporting coercive maneuvers». 
  97. Gardner, Richard (1999). (The children), Family Therapy of the Moderate Type of Parental Alienation Syndrome (en inglés) 27. The American Journal of Family Therapy. pp. 195-212. Consultado el 30 de julio de 2011. «If the mother wants to see the children who live in the father's home, then she must allow the children in her home to visit with the father, (…), I sometimes refer to this as a trade-of-prisoners program.» 
  98. Gardner, Richard (1991). (Moderate Cases of the Parental Alienation Syndrome) Legal and psychotherapeutic approaches to the three types of parental alienation syndrome families (en inglés) 28 (1). Court Review. pp. 14-21. Consultado el 27 de julio de 2011. «The judge must be willing to impose sanctions, such as fines or jail». 
  99. Gardner, Richard (1998). (Severe cases of PAS: Legal Approaches) Recommendations for Dealing with Parents who Induce a Parental Alienation Syndrome in their Children (en inglés) 28 (3/4). Journal of Divorce & Remarriage. Consultado el 26 de julio de 2011. «The threat of fine and incarceration can help most such women cooperate. Another issue relevant here is the power of the court to hospitalize the children.» 
  100. Gardner, Richard (1999). (The children), Family Therapy of the Moderate Type of Parental Alienation Syndrome (en inglés) 27. The American Journal of Family Therapy. pp. 195-212. Consultado el 30 de julio de 2011. «They appreciate that the court is serious and that they will actually suffer serious consequences (including house arrest and even incarceration) if the children do not visit. Accordingly, it is not only the children who are likely to respond to threats of court sanctions but also the alienator."». 
  101. Gardner, Richard (1998). «(Legal Approaches), Recommendations for Dealing with Parents who Induce a Parental Alienation Syndrome in their Children» (en inglés) 28 (3/4). Journal of Divorce & Remarriage. pp. 1-21. Consultado el 26 de julio de 2011. «In most cases, recalcitrant mothers need to be warned by the court that if the children do not visit with the father, for whatever reason, court sanctions will be imposed. These not only serve to remind the recalcitrant mother to cooperate with visitation but are very useful for the children as well.”». 
  102. Gardner, Richard (1998). (The Three Levels of Transitional Sites), Recommendations for Dealing with Parents who Induce a Parental Alienation Syndrome in their Children (en inglés) 28 (3/4). Journal of Divorce & Remarriage. pp. 1-21. Consultado el 26 de julio de 2011. «A possible site in this category would be a community shelter, the kind of setting where are placed delinquents, abandoned children, abused children, and otherswarranting removal from their homes.”». 
  103. Gardner, Richard (1998). (The Three Levels of Transitional Sites), Recommendations for Dealing with Parents who Induce a Parental Alienation Syndrome in their Children (en inglés) 28 (3/4). Journal of Divorce & Remarriage. pp. 1-21. Consultado el 26 de julio de 2011. «It would also be necessary if the children continued to run away.”». 
  104. Gardner, Richard (1998). (The Three Levels of Transitional Sites), Recommendations for Dealing with Parents who Induce a Parental Alienation Syndrome in their Children (en inglés) 28 (3/4). Journal of Divorce & Remarriage. pp. 1-21. Consultado el 26 de julio de 2011. «Here there would be much more stringent surveillance and control of the children's behavior, especially when the father visits, as well as the mother's potential to visit and/or communicate with the children». 
  105. Gardner, Richard (1998). (The Three Levels of Transitional Sites), Recommendations for Dealing with Parents who Induce a Parental Alienation Syndrome in their Children (en inglés) 28 (3/4). Journal of Divorce & Remarriage. pp. 1-21. Consultado el 26 de julio de 2011. «Another type of transition site in this category would be a foster home”». 
  106. Gardner, Richard (1998). (The Three Levels of Transitional Sites), Recommendations for Dealing with Parents who Induce a Parental Alienation Syndrome in their Children (en inglés) 28 (3/4). Journal of Divorce & Remarriage. pp. 1-21. Consultado el 26 de julio de 2011. «The less restrictive environments should be tried first, using the most restrictive as a lass resort”». 
  107. Gardner, Richard (1998). Recommendations for Dealing with Parents who Induce a Parental Alienation Syndrome in their Children (en inglés) 28 (3/4). Journal of Divorce & Remarriage. pp. 1-21. Consultado el 26 de julio de 2011. «I generally recommend that the first level of such sanctions be financial, e.g., reduction of alimony payments. If this does not serve to bring about visitation, then house arrest for short periods should be ordered by the court. At the first level of house arrest, the woman would merely be required to remain in her home throughout the prescribed time frame of the sentence, with none of the traditional monitoring by police. Generally a sentence of a few days will suffice, e.g., the time frame of a child's weekend visitation. The woman should be put on notice that if during that time frame she will be arrested. If this fails, then a more formal arrangement should be made with electronic transmitters placed on the woman's ankle and telephone calls from the police to the home, randomly made throughout the 24-hour time frame. If, then actual incarceration for limited periods should be utilized.» 
  108. Gardner, Richard (1998). (Further Comments on the Transitional Site Program ), Recommendations for Dealing with Parents who Induce a Parental Alienation Syndrome in their Children, (en inglés) 28 (3/4). Journal of Divorce & Remarriage. Consultado el 26 de julio de 2011. « It may serve this purpose if it is inhospitable enough for the children. I am not recommending that one go out of one's way to select the most inhospitable sites for these children; but I am not recommending that one search for the most plush arrangements either.» 
  109. Gardner, Richard (1998). Recommendations for Dealing with Parents who Induce a Parental Alienation Syndrome in their Children, Severe cases of PAS: Legal Approaches (en inglés) 28 (3/4). Journal of Divorce & Remarriage. Consultado el 26 de julio de 2011. «The main purpose of the program presented here is to enforce the mother's separation from the children pending upon the case-in order to protect the children from the mother's ongoing campaign of manipulation and programming. Accordingly, during this early phase it contact at all between the children and their mother, either or indirectly, e.g., via telephone or mail.”». 
  110. Gardner, Richard (1991). Legal and psychotherapeutic approaches to the three types of parental alienation syndrome families (en inglés) 28 (1). Court Review. pp. 14-21. Consultado el 27 de julio de 2011. «Following this transfer there must be a period of decompression and debriefing in which the mother has no contact at all with the children». 
  111. Gardner, Richard (1991). Legal and psychotherapeutic approaches to the three types of parental alienation syndrome families (en inglés) 28 (1). Court Review. pp. 14-21. Consultado el 27 de julio de 2011. «Even telephone calls must be strictly prohibited». 
  112. Gardner, Richard (1998). (The Three Levels of Transitional Sites), Recommendations for Dealing with Parents who Induce a Parental Alienation Syndrome in their Children (en inglés) 28 (3/4). Journal of Divorce & Remarriage. pp. 1-21. Consultado el 26 de julio de 2011. «No mail or telephone calls from the mother should be allowed. If she is seen in the area of the father's home, this is to be reported immediately to the court, after which serious sanctions, such as a fine, a reduction in alimony payments, and even incarceration or hospitalization in selected cases should be seriously considered.» 
  113. Gardner, Richard (1991). (Severe Cases of the Parental Alienation Syndrome) Legal and psychotherapeutic approaches to the three types of parental alienation syndrome families (en inglés) 28 (1). Court Review. pp. 14-21. Consultado el 27 de julio de 2011. «In extreme cases one may have to sever the children entirely from the mother for many months or even years.» 
  114. Gardner, Richard (1998). (Further Comments on the Transitional Site Program ) Recommendations for Dealing with Parents who Induce a Parental Alienation Syndrome in their Children, (en inglés) 28 (3/4). Journal of Divorce & Remarriage. Consultado el 26 de julio de 2011. «Recognizing that they cannot return to their mother and appreciating that their antics may prolong their stay in the transitional site, may enhance their motivation to move rapidly into the home of their father». 
  115. Gardner, Richard (1991). Legal and psychotherapeutic approaches to the three types of parental alienation syndrome families (en inglés) 28 (1). Court Review. pp. 14-21. Consultado el 27 de julio de 2011. « The court's therapist must have a thick skin and be able to tolerate the children's shrieks and claims of maltreatment». 
  116. Gardner, Richard (1991). Legal and psychotherapeutic approaches to the three types of parental alienation syndrome families (en inglés) 28 (1). Court Review. pp. 14-21. Consultado el 27 de julio de 2011. «Therapists of the persuasion that they must respect their child patients and accede to their wishes will be doing these children a terrible disservice.» 
  117. Gardner, Richard (1991). Legal and psychotherapeutic approaches to the three types of parental alienation syndrome families (en inglés) 28 (1). Court Review. pp. 14-21. Consultado el 27 de julio de 2011. «They must have thick skins to tolerate the children's antics as they claim that they are being exposed to terrible traumas and indignities in their fathers' homes. They must also be comfortable with taking a somewhat dictatorial position. This is especially important in their relationship with the mothers of these children.» 
  118. Gardner, Richard (1999). (Discussion), Family Therapy of the Moderate Type of Parental Alienation Syndrome (en inglés) 27. The American Journal of Family Therapy. pp. 195-212. Consultado el 30 de julio de 2011. «The Mr. (Mrs.)-good-guy' approach, so important in traditional individual and family therapy, has no place in the treatment of PAS families. Only therapists who are comfortable with stringent and authoritarian treatment procedures should be involved in conducting therapy with PAS families."». 
  119. Gardner, Richard (1999). (The children), Family Therapy of the Moderate Type of Parental Alienation Syndrome (en inglés) 27. The American Journal of Family Therapy. pp. 195-212. Consultado el 30 de julio de 2011. «To take the allegations of maltreatment seriously, is a terrible disservice to PAS children."». 
  120. Gardner, Richard (1999). (The children), Family Therapy of the Moderate Type of Parental Alienation Syndrome (en inglés) 27. The American Journal of Family Therapy. pp. 195-212. Consultado el 30 de julio de 2011. «When a fabricated sex abuse allegation has been introduced (the terapist) does well not to allow the children to dwell on these allegations."». 
  121. Gardner, Richard (1999). (The children), Family Therapy of the Moderate Type of Parental Alienation Syndrome (en inglés) 27. The American Journal of Family Therapy. pp. 195-212. Consultado el 30 de julio de 2011. «It is antitherapeutic to listen to these. Rather, it is therapeutic to say: That didn't happen! So let's go on and talk about real things, like your next visit with your father."». 
  122. Gardner, Richard (1985). Recent Trends in Divorce and Custody Litigation (en inglés) 29 (2). Academy Forum. pp. 3-7. Consultado el 28 de julio de 2011. «It is no longer true that the child does not possess the information to make a credible accusation. Children who are looking for excuses for vilification and/or ammunition for alienation now have a wealth of information for the creation of their sexual scenarios. And there are even situations in which there has been no particular sexual abuse indoctrination or prompting by the parent; the child him or herself originates the complaint.» 
  123. Gardner, Richard (1985). Recent Trends in Divorce and Custody Litigation (en inglés) 29 (2). Academy Forum. pp. 3-7. Consultado el 28 de julio de 2011. «Another way of finding out whether the child is telling the truth is to place the child and the accused parent in the same room. The adversary system does not allow itself this important method for obtaining information that could be useful to it in determining "the truth." When the accused and the accuser are in the same room together, with the opportunity for an "eyeball-to-eyeball confrontation," there is a much greater likelihood that the two individuals will be honest with one another». 
  124. Gardner, Richard (1999). (The children), Family Therapy of the Moderate Type of Parental Alienation Syndrome (en inglés) 27. The American Journal of Family Therapy. pp. 195-212. Consultado el 30 de julio de 2011. «When forced by the therapist to visit with the alienated parent, PAS children can say to the programmer that the therapist is mean, cruel, and so on, and that they really do not want to see the despised parent, but the therapist makes them."». 
  125. Gardner, Richard (1999). (The children), Family Therapy of the Moderate Type of Parental Alienation Syndrome (en inglés) 27. The American Journal of Family Therapy. pp. 195-212. Consultado el 30 de julio de 2011. «The children actually want to be forced to visit so that they have an excuse to do so, and such an excuse necessarily involves complaints about the therapist's coercions and cruel manipulations.» 
  126. Gardner, Richard (1999). (The children), Family Therapy of the Moderate Type of Parental Alienation Syndrome (en inglés) 27. The American Journal of Family Therapy. pp. 195-212. Consultado el 30 de julio de 2011. «Therapists should express incredulity over the children's vilification of the targeted parent. They should not take seriously the children's allegations, quickly refute and discount allegations that are patently false, and should then move on to other subjects."». 
  127. Gardner, Richard (1991). When Psychiatry and the Law Join Forces (en inglés) 28 (1). Court Review. pp. 14-21. Consultado el 24 de julio de 2011. «The children of these mothers are similarly fanatic. They often share her paranoid fantasies about the father. They may become panic-stricken over the prospect of visiting their father. Their blood-curdling shrieks, panicked states, and hostility may be so severe that visitation may seem impossible. If placed in the father's home they may run away, become paralyzed with morbid fear, or be so destructive that removal becomes necessary.» 
  128. Gardner, Richard (1991). Legal and psychotherapeutic approaches to the three types of parental alienation syndrome families (en inglés) 28 (1). Court Review. pp. 14-21. Consultado el 27 de julio de 2011. «The child may exhibit a guiltless disregard for the feelings of the hated parent. There will be a complete absence of gratitude for gifts, support payments». 
  129. Gardner, Richard (1998). (Moderate cases of PAS), Recommendations for Dealing with Parents who Induce a Parental Alienation Syndrome in their Children, (en inglés) 28 (3/4). Journal of Divorce & Remarriage. Consultado el 26 de julio de 2011. «The child's absence of guilt is so great that the child may appear psychopathic in his (her) insensitivity to the grief being visited upon the father.» 
  130. Gardner, Richard (1985). Recent Trends in Divorce and Custody Litigation (en inglés) 29 (2). Academy Forum. pp. 3-7. Consultado el 28 de julio de 2011. «Presents sent to the child's home are refused, remain unopened, or even destroyed.» 
  131. Gardner, Richard (1985). Recent Trends in Divorce and Custody Litigation (en inglés) 29 (2). Academy Forum. pp. 3-7. Consultado el 28 de julio de 2011. «The child may exhibit a guiltless disregard for the feelings of the hated parent. There will be a complete absence of gratitude for gifts, support payments and other manifestations of the hated parent's continued involvement and affection. Often these children will want to be certain the alienated parent continues to provide support payments but at the same time adamantly refuse to visit. Commonly they will say that they never want to see the hated parent again.» 
  132. Gardner, Richard. (Basic structure of the therapeutic program), Family Therapy of the Moderate Type of Parental Alienation Syndrome (en inglés). 27, pp195-212, 1999. The American Journal of Family Therapy. Consultado el 30 de julio de 2011. «The therapist must be comfortable with a treatment program in which there is a modification of traditional confidentiality. Specifically the therapist must have free access to reveal, at his or her discretion, any and all information disclosed in the treatment to specific outside parties, such as attorneys on both sides, the guardian ad litem, and the court.”». 
  133. Gardner, Richard. (The central question: should PAS children be coercerd?) , Should Courts Order PAS Children to Visit/Reside with the Alienated Parent? A Follow-up Study (en inglés). The American Journal of Forensic Psychology, 2001. Consultado el 29 de julio de 2011. «(Therapists) must be comfortable working without the traditional confidentiality so necessary to standard treatment. They must be comfortable threatening alienating parents as well as children». 
  134. Gardner, Richard. “Should Courts Order PAS Children to Visit/Reside with the Alienated Parent?” (en inglés). The American Journal of Forensic Psychology, 2001. Consultado el 29 de julio de 2011. «Such possible sanctions include: posting a bond, fines, community service, probation, house arrest, and even short-term incarceration.» 
  135. Gardner, Richard. (The court sanctions program), Family Therapy of the Moderate Type of Parental Alienation Syndrome (en inglés). 27, pp195-212, 1999. The American Journal of Family Therapy. Consultado el 30 de julio de 2011. «A higher level threat might involve a court-ordered reduction in the payments the alienated parent is required to provide to the alienator “, pero “ This threat is not viable when the alienated parent is not giving any money at all to the alienator.”». 
  136. Gardner, Richard. Family Therapy of the Moderate Type of Parental Alienation Syndrome (en inglés). 27, pp195-212,1999. The American Journal of Family Therapy. Consultado el 30 de julio de 2011. «The court must be willing to impose sanctions for recalcitrants, for example, fines, transfer of custody, or even jail. If the court is unwilling to impose such sanctions, then the therapy is likely to prove futile.» 
  137. Gardner, Richard. (The court sanctions program), Family Therapy of the Moderate Type of Parental Alienation Syndrome (en inglés). 27, pp195-212, 1999. The American Journal of Family Therapy. Consultado el 30 de julio de 2011. «Although I have repeatedly recommended such a ruling or rulings to courts, I have thus far not been successful in convincing judges that this is the only treatment that is likely to work. One could start with house arrest, in which the alienator would be put to jail if discovered out of the home during a prescribed period”,…, “The next step would be the more traditional house arrest, in which there is random telephone monitoring by the police and an electronic ankle band that communicates with the local police station. The next step is more formal incarceration in the local jail.”». 
  138. Gardner, Richard (1998). (Moderate cases pf PAS: Legal Approaches) Recommendations for Dealing with Parents who Induce a Parental Alienation Syndrome in their Children, (en inglés) 28 (3/4). Journal of Divorce & Remarriage. Consultado el 26 de julio de 2011. « Unfortunately, my experience has been that courts are not generally willing to impose these sanctions, and so mothers in the moderate category have not been meaningfully deterred from continuing the promulgation of a PAS in their children.» 
  139. Gardner, Richard (1998). (Severe cases of PAS: Legal Approaches) Recommendations for Dealing with Parents who Induce a Parental Alienation Syndrome in their Children, (en inglés) 28 (3/4). Journal of Divorce & Remarriage. Consultado el 26 de julio de 2011. «My frustration, resulting from the unreceptivity of courts to implement this recommendation, has been made especially poignant by the recognition that the children's remaining in the mother's home dooms their relationship with their father and predictably results in their developing longstanding psychopathology.» 
  140. Gardner, Richard (1999). (The children), Family Therapy of the Moderate Type of Parental Alienation Syndrome (en inglés) 27. The American Journal of Family Therapy. pp. 195-212. Consultado el 31 de julio de 2011. «Often, the threats are not enough, and an implemented sanction can get the alienator and children to appreciate the fact that the court means business. If the court is not willing to order such sanctions, and if the court is not willing to impose them if court warnings are not complied with, then the therapist's position is considerably weakened, and the total treatment program is likely to prove futile. "». 
  141. Gardner, Richard (1998). (Moderate cases of PAS: Psychotherapeutic Approaches), Recommendations for Dealing with Parents who Induce a Parental Alienation Syndrome in their Children, (en inglés) 28 (3/4). Journal of Divorce & Remarriage. Consultado el 26 de julio de 2011. «The majority, whose tendencies are not deep-seated and longstanding, may respond to the sanctions and special PAS therapeutic program.» 
  142. Gardner, Richard (1998). (Further Comments on the Transitional Site Program ), Recommendations for Dealing with Parents who Induce a Parental Alienation Syndrome in their Children, (en inglés) 28 (3/4). Journal of Divorce & Remarriage. Consultado el 26 de julio de 2011. «In most cases there will ultimately be varying degrees of maternal access, depending upon the mother's ability to reduce the PAS-inducing manipulations. Supervised visitations with the mother are often indicated in order to protect the children from her indoctrinations.» 
  143. Gardner, Richard (2001). (Differential diagnosis of the three tyes of parental alienation syndrome), Should Courts Order PAS Children to Visit/Reside with the Alienated Parent? A Follow-up Study (en inglés) 19 (3). The American Journal of Forensic Psychology. pp. 61-106. Consultado el 29 de julio de 2011. «The PAS is an excellent example of a disorder in which mental health and legal professionals must work together if these children are to be helped. Neither discipline can help these children without the significant involvement of the other. Mental health professionals need the court’s power to implement their recommendations and the court needs the mental health professionals to conduct the appropriate therapy». 
  144. Gardner, Richard (1991). When Psychiatry and the Law Join Forces (en inglés) 28 (1). Court Review. pp. 14-21. Consultado el 24 de julio de 2011. «Without the therapist's having the court's power to bring about the various manipulations and structural changes, the therapy is not likely to be possible.» 
  145. Gardner, Richard (1991). (Moderate Cases of the Parental Alienation Syndrome) Legal and psychotherapeutic approaches to the three types of parental alienation syndrome families (en inglés) 28 (1). Court Review. pp. 14-21. «Here again, the therapist must have the court's authority to implement such psychotherapeutic structuring.». 
  146. Gardner, Richard (1999). (The children), Family Therapy of the Moderate Type of Parental Alienation Syndrome (en inglés) 27. The American Journal of Family Therapy. pp. 195-212. Consultado el 31 de julio de 2011. «The following interchange took Place in the context of a discussion I had with Sally, a 6-year-old PAS child who refused to visit with her father for a whole weekend (as ordered by the court) but agreed to see him for,hour or two. This decision, of course, represented a compromise between her two parents' requests of her. Gardner: What would you do if the judge said that if you don't see your father for a full weekend, he'll stop your mother's money for that week? Sally: I wouldn't see him. I'd get a job and give her all the money I have. Gardner: Suppose he said that if you don't see him, he'll stop your mother's money forever. She'd have no money. What would you do? Sally: All of us (Sally and her two brothers) would get jobs. Gardner: Suppose the judge said that if you don't see your father for a full weekend, he'll put your mother in jail for that weekend? Sally: My mother said she'd go to jail for me if I was that uncomfortable with him and didn't want to go. Gardner: Suppose the judge said, "I'll keep her in jail unless you go and I'll keep her in jail until you go. Sally: I guess I'd go! This is a classical PAS interchange."». 
  147. Coleridge, Paul (2010). «Justicia londinense advierte que encarcelará a madres que no permitan a los padres ver a sus hijos.». Anasap Costa Rica. Consultado el 2010. 
  148. «Barriers and Challenges to Making Parenting Arrangement Decisions». Department of Justice. Consultado el 30 de julio de 2011. 
  149. «PAS another alarming DSM 5 proposal» (en inglés). Consultado el 12 de agosto de 2011. 
  150. «Science Isn't Golden» (en inglés). Consultado el 12 de agosto de 2011. 
  151. Gardner, Richard (1991). Legal and psychotherapeutic approaches to the three types of parental alienation syndrome families (en inglés) 28 (1). Court Review. pp. 14-21. Consultado el 20 de setiembre de 2011. 
  152. a b c Berliner, Lucy y Conte, Jon Robert (1993). Sexual abuse evaluations: Conceptual and empirical obstacles (17). Child Abuse & Neglect. pp. 111-125. ISSN 0145-2134. 
  153. a b Bachelard, Gastón (1985). La formación del espíritu científico. Buenos Aires: Editorial Siglo XXI. pp. 116-121. ISBN 968-23-0164-5. 
  154. Gardner, Richard (1991). Legal and psychotherapeutic approaches to the three types of parental alienation syndrome families (en inglés) 28 (1). Court Review. pp. 14-21. Consultado el 20 de setiembre de 2011. 
  155. a b c Gardner, Richard (2001). Parental Alienation Syndrome (PAS):Sixteen Years Later (en inglés). 45 número 1, pp10-12. Academy Forum: The American Academy of Psychoanalysis. Consultado el 27 de setiembre de 2011. 
  156. Gardner, Richard (1991). Legal and psychotherapeutic approaches to the three types of parental alienation syndrome families (en inglés) 28. Court Review. pp. 14-21. Consultado el 28 de agosto de 2011.  Texto «número 1 » ignorado (ayuda)
  157. Gardner, Richard (2001). Should Courts Order PAS Children to Visit/Reside with the Alienated Parent? A Follow-up Study (en inglés) 9 (3). The American Journal of Forensic Psychology. pp. 61-106. Consultado el 27 de setiembre de 2011. 
  158. a b c d Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad (2010). «Informe del grupo de trabajo de investigación sobre el supuesto síndrome de alienación parental». Centro de Publicaciones, Pº del Prado, nº 18. 28014 MADRID. Consultado el 27 de setiembre de 2011. 
  159. «Andrés Montero Gómez». 
  160. Montero, Andres. «Síndrome de alienación patriarcal». 03 diciembre 2007. 
  161. Gardner, Richard (1985). Recent Trends in Divorce and Custody Litigation (en inglés) 29 (2). Academy Forum. pp. 3-7. 
  162. «Un tratamiento que es una negligencia». 15 de agosto 2009. 
  163. Thoennes, Nancy and Tjaden, Patricia G. (1990). «The extent, nature, and validity of sexual abuse allegations in custody/visitation disputes» 14 (2). Child abuse & neglect. pp. 151-63. ISSN 0145-2134. Consultado el 27 de setiembre de 2011. 
  164. Brown, Frederico, Hewitt y Sheehan (2000). «Revealing the existence of child abuse in the context of marital breakdown and custody and access disputes» 24 (6). Child abuse & neglect. pp. 849-859. 
  165. McDonald, Merrilyn (2001). «The Myth of Epidemic False Allegations of Sexual Abuse in Divorce Cases». Court Review Volumen 35, issue 1, 1998 y 2001. Consultado el 12 de setiembre de 2011. 
  166. Faller, Kathleen C., Sage, Thousand, Oaks (2003). «Understanding and assessing child sexual maltreatment». ISBN 0-7619-1996-1. 
  167. L.J. Hlady & E.J. Gunter (1990). «Alleged Child Abuse in Custody Access Disputes». Child abuse & neglect. pp. 591-592. 
  168. Humphreys, C (1997). «Child sexual abuse in the context of divorce: issues for mothers» 27 (4). The British Journal os Social Work. pp. 529-544. 
  169. Penfold, P S (1995). «Mendacious moms or devious dads? Some perplexing issues in child custody/sexual abuse allegations disputes» 40 (6). Canadian Journal of Psychiatry. pp. 337-341. 
  170. «A Judge's Guide. Making Child-Centered Decisions in Custody Cases, pp. 134, Allegations of Sexual Abuse». Center on Children and the Law, American Bar Association. 2008. ISBN 978-1-60442-148-4 y 1-60442-148-7 |isbn= incorrecto (ayuda). 
  171. Lic. Creus Ureta, Mónica Laura. «Un perverso y su estafa». 18 de mayo 2007. 
  172. «Profesionales alertan sobre la reiterada aplicación del sindrome de alienacion parental». Europa Press. 2010. Consultado el 29 de setiembre de 2011. 
  173. «Guidelines for child custody in divorce proceedings B-1» 49 (7). American Psychological Association, 1994. 1994. pp. 677-680. Consultado el 27 de setiembre de 2011. 
  174. «Código Internacional de Ética Médica». Asociación Médica Mundial. 1949. Consultado el 30 de setiembre de 2011. 
  175. American Psychological Association (1992). «Ethical principles of psychologists and code of conduct». 47, 1597-1611. American Psychologist. Consultado el 30 de setiembre de 2011. 
  176. «Profesionales de Medicina y Salud Mental ante el Fenómeno Psicológico-Legal del Pretendido SAP». 2007. Consultado el 17 de setiembre de 2011. 
  177. «Criterios de investigacion». APSA. Consultado el 17 de setiembre de 2011. 
  178. «Reporting child abuse and neglect». 2, issue 2. Child Trends: Early childhood hightlights. 2001. Consultado el 20 de setiembre de 2011. 
  179. Gardner, Richard (1987). Judges Interviewing Children in Custody/Visitation Litigation (en inglés) VII. New Jersey Family Lawyer. p. 26.  Texto «número 2 » ignorado (ayuda)
  180. a b Garaventa, Jorge (2006). «Análisis crítico del síndrome de alienación parental y otras co-construcciones». Abusos, excesos, violencias y maltratos contra niños. Fundación San Javier, Colecciones Psicoanálisis y Comunidad. ISBN 978-987-23594-0-9. 
  181. Calvi, Bettina (2007). «Efectos psíquicos del abuso sexual en la infancia». Los nombres de la niñez abusada. Fundación San Javier, Colecciones Psicoanálisis y Comunidad. ISBN 978-987-23594-2-3. 
  182. «Profesionales de Medicina y Salud Mental ante el Fenómeno Psicológico-Legal del Pretendido SAP». 2007. Consultado el 18 de setiembre de 2011. 
  183. Bringiotti, María Inés (2007). «Cuando la familia no es familia». Los nombres de la niñez abusada. Fundación San Javier, Colecciones Psicoanálisis y Comunidad. ISBN 978-987-23594-2-3. 
  184. «Reporting child abuse and neglect». 2, issue 2. Child Trends: Early childhood hightlights. 2001. Archivado desde el original el 11 de enero de 2012. Consultado el 20 de setiembre de 2011. 
  185. Gallego, Haydée. Red Uruguaya contra la Violencia Doméstica y Sexual, ed. «DESENMASCARANDO AL “SÍNDROME DE ALIENACIÓN PARENTAL”». 
  186. Marien, Bajar, (2015). El síndrome de alienación parental: un mito construido por la lógica patriarcal. Consultado el 8 de octubre de 2018. 
  187. dice, Juan Carlos Pino (26 de diciembre de 2018). «Primer Caso de Síndrome de Alienación Parental (SAP) reconocido en la justicia chilena – Amor de Papa». Consultado el 20 de agosto de 2021.