Anticiencia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Anticiencia es una actitud crítica contra la ciencia y el método científico. Los anticientíficos, por lo general, objetan al reduccionismo en el que se basa la ciencia y consideran que esta ni es objetiva ni es universal. La anticiencia critica la percepción de poder y la influencia de la ciencia, y se opone a lo que perciben como una arrogante o cerrada actitud mental entre los científicos. La anticiencia se ha utilizado para referirse tanto a la Nueva Era y los movimientos posmodernos asociados con la izquierda política, y los socialmente conservadores movimientos fundamentalistas relacionados con la derecha política.

Historia[editar]

Quienes participaron en los inicios de la revolución científica, como físico, químico y filósofo irlandés Robert Boyle (1627-1691) se encontraron en la inmediata y directa confrontación con escritores tales como Thomas Hobbes (1588-1679), que eran sumamente escépticos con respecto a si lo que ahora ven como el método científico es un modo satisfactorio para obtener el conocimiento auténtico de la naturaleza del mundo. La postura de Hobbes es hoy considerada por muchos como una anticiencia.

El escritor francés Jean-Jacques Rousseau (1712-1778), en el Discurso sobre las artes y las ciencias, señaló que reivindicar a la ciencia conduce a la corrupción moral.

Las cuestiones de la anticiencia son vistas como una consideración fundamental en la transición de la "preciencia" o "protociencia", como las evidentes en la alquimia. Muchas disciplinas que adoptaron y aceptaron el método científico, tales como la geometría y la astronomía, no se pueden considerar anticiencia.

No obstante, algunas de las ortodoxias dentro de esas disciplinas antes de la fecha de un enfoque científico (como las ortodoxias repudiadas por los descubrimientos de Galileo) se ven como un producto de una postura anticientífica.

En ocasiones el término «reduccionismo» se utiliza de manera peyorativa (como un ataque sutil a los científicos), aunque los científicos pueden ahora reconocer que puede haber deficiencias conceptuales y filosóficas del reduccionismo, sin sentirse cómodos, no obstante, al ser etiquetados como reduccionistas.

William Blake en sus pinturas y escritos, reaccionó enérgicamente contra la obra de Isaac Newton y se considera quizás el primer (y casi con toda seguridad el más relevante y perdurable) ejemplo de lo que es visto por los historiadores como la respuesta estética de la anticiencia.

Las tres áreas de la anticiencia[editar]

Históricamente, la anticiencia surgió por primera vez como una reacción contra el materialismo científico. El siglo XVIII trajo en la época de la Ilustración "el ideal de un sistema unificado de todas las ciencias", pero fueron temerosos de esta noción, "sentían que las constricciones de la razón y la ciencia, de un solo aspecto de todos los sistemas... eran de algún modo restrictivo, un obstáculo para su visión del mundo, las cadenas en su imaginación o sentimiento". La anticiencia es, entonces, un rechazo del modelo científico (o paradigma)... con su fuerte implicación de que solo lo que es cuantificable, o en todo caso, mensurable... es real". En este sentido, está formada por un "ataque decisivo al nuevo método científico para dominar el campo entero del conocimiento humano".

Tres grandes áreas de anticiencia pueden verse en la filosofía, la sociología y la ecología. La siguiente cita estudia este aspecto del tema.

Filosofía[editar]

Las objeciones filosóficas contra la ciencia son contra el reduccionismo. Además, "el antirreduccionismo epistemológico sostiene que, sabiendo que nuestra capacidad mental es finita, no seríamos capaces de captar la máxima explicación física de muchos fenómenos complejos, aun cuando sabemos las leyes que los rigen". Algunos ven a las anticiencias como "comunes en los ámbitos académicos...la mente de muchas personas confunden la ciencia, la pseudociencia y el cientificismo, que dio lugar a una postura anticientífica. Algunos sostienen que nada puede ser conocido con certeza".

Muchos eruditos están "divididos en cuanto a si la reducción debería ser la estrategia central para comprender el mundo". Sin embargo, muchos están de acuerdo en que "hay, sin embargo, razones por las que queremos la ciencia para descubrir propiedades y explicaciones que no sean de reducidas". Estas cuestiones se derivan "desde una preocupación antireduccionista de que no haya una concepción absoluta de la realidad, es decir, una caracterización de la realidad... la ciencia tiene reclamaciones para ofrecer".

Sociología[editar]

El sociólogo Thomas Gieryn dice que "algunos sociólogos pueden parecer anticientíficos". Algunos "filósofos y personas anticientíficas", sostiene, pueden haber presentado "irreales imágenes de la ciencia que ponen en peligro la credibilidad del conocimiento científico", o parecen haber ido "demasiado lejos en su destrucción anticientífica". Por desgracia, "los científicos no siempre se ajustan... los científicos son demasiado apasionados por sus teorías mascota; se confían en la reputación de un científico por su trabajo; y persiguen y ganan fama a través de la investigación". Por lo tanto, se muestran inherentes a su trabajo. Muchos "científicos no son tan racionales y lógicos como su leyenda dice, ni son tan ilógicos o irracionales relativamente como algunos podrían decir".

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]